Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 6 de julio de 2009

POEMA "Exclamaçión e querella de la gobernaçión"

Quando Roma prosperava,
Quinto Fabio la regía
e Çipión guerreava
Tito Libio descrivía.
"Las donzellas e matronas
por la onra de su tierra
desguarnían sus personas
para sostener la guerra".
 
En un pueblo donde moro
al nezio facen alcalde;
hierro preçian más que oro,
la plata danla de balde,
la paja guardan los tochos
e dexan perder los panes,
caçan con los aguilochos
cómense los gavilanes.
 
Queman los nuevos olivos,
guardan los espinos tuertos;
condenan a munchos bivos
quieren salvar a los muertos.
Los mejores valen menos:
¡mirad qué governaçión,
ser governados los buenos
por los que tales no son!

La fruta por el sabor
se conoçe su natío,
e por el governador
el governado navío.
Los cuerdos fuir devrían
de do locos mandan más,
que quando los çiegos guían,
¡guay de los que van detrás!

Que villa sin regidores
su triunfo será breve,
la casa sin moradores
muy prestamente se llueve.
De puercos que van sin canes
pocos matan las armadas,
las huestes sin capitanes
nunca son bien governadas
 
Los çapatos sin las suelas,
mal conservarán los pies;
sin las cuerdas las viyuelas
fazen el son que sabés.
El que da oro sin peso
más pierde de la fechura,
quien se guía por su seso,
no va lueñe de locura
 
En arroyo sin pescado,
yerro es pescar con çesta,
e por monte traqueado
trabajar con la ballesta.
Do no punen malefiçios
es gran locura bevir,
e do no son los serviçios
remunerados, servir.
 
Quanto más alto es el muro,
más fondo çimiento quiere;
de caer está seguro
aquel que nunca subiere.
Donde sobra la codiçia
todos los bienes falleçen;
en el pueblo sin justiçia
los que son justos padeçen.
 
La iglesia sin letrados
es palaçio sin paredes;
no toman grandes pescados
con las muy sotiles redes.
Los mançebos sin los viejos
es peligroso metal;
grandes fechos sin consejos
sienpre salieron a mal.
 
En el cavallo sin freno
va su dueño temeroso;
sin el governalle bueno
el barco va peligroso.
Sin secutores las leyes
maldita la pro que traen,
los reinos sin buenos reyes
sin adversarios se caen.
 
La mesa sin los manjares
no farta los conbidados;
sin vezinos los lugares
presto serán asolados.
La nao sin el patrón
no puede ser bien guiada;
do rigen por afiçión
es peligrosa morada.
  
Las ovejas sin pastor
destruyen las heredades;
religiosos sin mayor
grandes cometen maldades.
Las viñas sin viñaderos
lógranlas los caminantes;
las cortes sin cavalleros
son como manos sin guantes.
  
El golpe fará liviano
la mano sin el espada;
el espada sin la mano
no dará gran cuchillada.
Las gentes sin los caudillos
muy flacamente guerrean;
los capitanes senzillos
por sendos onbres pelean.
 
Es peligro navegar
en galea sin los remos,
mas mayor es conversar
con quien sigue los estremos.
Pues si la conversaçión
es con los tales dañosa,
por çierto la sojuçión
muncho será peligrosa.
  
Onbres d'armas sin ginetes
perezosa fazen guerra;
las carracas sin barquetes
mal se sirven de la tierra.
Los menudos sin mayores
son corredores sin salas;
los grandes sin los menores
como falcones sin alas.
 
Que bien como dan las flores
perfeçión a los frutales,
así los grandes señores
a los palaçios reales;
e los prinçipes derechos
luzen sobr'ellos sin falla,
bien como los ricos techos
sobre fermosa muralla.
 
Al tema quiero tornar
de la çibdad que nombré,
cuyo duró prosperar
cuanto bien regida fue,
pero después que reinaron
cobdiçias particulares,
sus grandezas se tornaron
en despoblados solares.
 
Todos los sabios dixeron
que las cosas mal regidas
quanto más alto subieron
mayores dieron caídas.
Por esta causa reçelo
que mi pueblo con sus calles
avrá de venir al suelo
por falta de governalles.
  
Diego Gómez Manrique

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)