Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 25 de septiembre de 2009

SEDEVACANTISMO

Par ser un sedevacantista como Dios manda, es necesario saber de qué se trata, para evitar errores y decepciones. Por ello presento la definición de Sedevacantismo dada por Mons. Mark A. Pivarunas, CMRI.


El Sedevacantismo es la posición teológica de aquellos católicos tradicionales que muy ciertamente creen en el papado, en la infalibilidad papal y en la primacía del Romano Pontífice, y pero no obstante, no reconoce a Juan Pablo II como legítimo sucesor de Pedro en el primado. En otras palabras, no reconocen a Juan Pablo II como un verdadero papa. La palabra “sedevacantismo” está compuesta de dos palabras latinas que juntas significan “la Silla está vacante”. A pesar de varios argumentos alzados contra esta posición —basados en la falsa idea de que el papa no puede hacer nada malo, o que es una reacción emocional a los problemas de la Iglesia— la posición sedevacantista se fundamenta en las doctrinas católicas de la infalibilidad e indefectibilidad de la Iglesia, y sobre la opinión teológica del gran teólogo eclesiástico San Roberto Belarmino.








Como introducción a este a artículo, dejemos que el católico tradicional se pregunte primeramente a sí mismo por qué es un católico tradicional. ¿Por qué no asiste a la Misa del Novus Ordo? ¿Por qué rechaza las enseñanzas del II Concilio Vaticano sobre Ecumenismo y Libertad Religiosa? ¿Por qué rechaza el nuevo código de Derecho Canónico (1983) en el cual, bajo ciertas circunstancias, los cismáticos y herejes pueden, sin abjurar de sus errores y una profesión de la Fé Católica, recibir de un sacerdote católico los sacramentos de Penitencia, Extremaunción, y Sagrada Eucaristía? Si el católico tradicional responde correctamente la primera pregunta, declararía de la manera más simple que la Nueva Misa es, sin duda alguna, un peligro para su fe y que debido a los cambios radicales en el Ofertorio y en la Consagración, es cuestionable que la transubstanciación siquiera tome lugar. En respuesta a la segunda pregunta, el católico tradicional declararía apropiadamente que las instrucciones que se hallan en los decretos sobre Ecumenismo y Libertad Religiosa del Vaticano II han sido condenadas por otros papas anteriores, particularmente por el Papa Pío IX en el Syllabus de Errores. Por último, a la tercera pregunta, el católico tradicional seguramente respondería que semejante ley del nuevo código jamás podrá considerarse como una verdadera legislación a seguir, ya que los sacramentos serían sacrílegamente administrados a herejes y cismáticos.






Cuán apropiadamente el finado Arzobispo Marcel Lefébvre, en ocasión de su Suspension a divinis por Pablo VI, escribiera la siguiente reflección el 29 de junio de 1976:






“Que la iglesia conciliar es una iglesia cismática, porque rompe con lo que la Iglesia Católica que siempre fuera. Tiene sus nuevos dogmas, su nuevo sacerdocio, sus nuevas instituciones, su nuevo culto, todo condenado ya por la Iglesia en muchos documentos oficiales y definitivos.






“Esta Iglesia Conciliar es cismática, porque ha tomado como base para su actualización principios que se oponen a los de la Iglesia Católica, tales como un nuevo concepto de la Misa expresado en los números 5 del Prefacio (decreto) al Missale Romanum y 7 de su primer capítulo, los cuales confiere a la asamblea un rol sacerdotal que no puede ejercer; de igual manera el derecho natural — es decir, divino — de cada persona y de cada grupo de personas a la libertad religiosa.






“Este derecho a la libertad religiosa es blasfemo, porque atribuye a Dios propósitos que destruyen Su Majestad, Su Gloria, Su Reinado. Este derecho implica libertad de conciencia, libertad de pensamiento, y todas las libertades Masónicas.






“La Iglesia que afirma tales errores es por completo cismática y hereje. Esta Iglesia Conciliar no es, por lo tanto, Católica. En la medida en que el Papa, los obispos, sacerdotes o fieles se adhieran a esta nueva Iglesia, se separan ellos mismo de la Iglesia Católica”.






Dejemos que los Católicos tradicionales, especialmente los miembros de la Sociedad de San Pío X, se pregunten a sí mismos hasta qué punto el Papa, los obispos, sacerdotes, y laicos se han adherido a esta nueva iglesia que, como reflejó el Arzobispo Lefébvre, los habría separado de la Iglesia Católica. Juan Pablo II se adhiere por completo a la Iglesia Conciliar. Él mismo respalda la Misa del Novus Ordo y las falsas enseñanzas del Vaticano II. Él mismo ha promulgado el Nuevo Código de Derecho Canónico (1983). Él mismo ha practicado el falso ecumenismo y el herético indiferentismo religioso en Asís, Italia, el 27 de octubre de 1986, ¡por la atroz convocación de todas las falsas religiones del mundo para orar a sus falsos dioses por la paz mundial!






Tan desagradaable como resulte este tema, los católicos tradicionales se encuentran confrontados por terribles y candentes preguntas:






  • ¿Es la Iglesia Conciliar, la Iglesia Católica?




  • ¿Es Juan Pablo II, como cabeza de la Iglesia Conciliar, un verdadero papa?




El sedevacantista respondería sin vacilación e inequívocamente que NO.






Pensar de otro modo, responder que sí a las preguntas anteriores, sería implicar que la Iglesia Católica ha fallado en su propósito, que la Iglesia de Cristo no es infalible e indefectible, que el Papa no es la roca sobre la cual Cristo fundó su Iglesia, que la promesa del Cristo de estar con Su Iglesia “todos los días hasta la consumación del mundo”, y que la asistencia especial del Espíritu Santo le ha fallado a la Iglesia —conclusiones que ningún católico tradicional podría jamás mantener—. Consideren la siguiente cita del Concilio Vaticano I (1870):






“Porque los padres del Cuarto Concilio de Constantinopla, siguiendo fielmente los pasos de sus predecesores, hicieron esta solemne profesión: ‘La primera condicion para la salvación es mantener la norma de la verdadera Fe. Porque es imposible que las palabras de nuestro Señor Jesucristo, quien dijo: “Tú Eres Pedro, y sobre esta roca construiré mi Iglesia” (Mateo 16:18) no sean ciertas. Y su verdad ha sido probada por el curso de la historia, porque en la Sede Apostólica la religión católica siempre se ha mantenido pura y sus enseñanzas sagradas’. ...porque ellos se dieron cuenta de que esta Sede de San Pedro siempre se mantiene libre de cualquier error, de acuerdo con la divina promesa de nuestro Señor y Salvador hecha al príncipe de sus discípulos: ‘He rogado por ti para que tu fe no perezca, y tú, una vez conviertido, confirma a tus hermanos’ (Lucas 22:32)”.




El Papa León XIII, en su encíclica Satis Cognitum, enseñó que la Autoridad Docente de la Iglesia no puede estar jamás en el error:






"Si (el magisterio viviente) pudiera de alguna manera ser falso, le seguiría una evidente contradicción, porque entonces Dios mismo sería el autor del error."




¿Cómo puede un católico tradicional rechazar por una parte la Nueva Misa, las enseñanzas heréticas del Concilio Vaticano II y del Nuevo Código de Derecho Canónico (1983), y por otro lado continuar reconociendo como papa al mismo que oficialmente promulga e impone tales errores?






Para considerar otro asunto más, ¿son la fe y el gobierno del católico tradicional los mismos que el de Juan Pablo II y su Iglesia Conciliar? ¿Creen los católicos tradicionales en las mismas doctrinas que Juan Pablo II y su Iglesia Conciliar acerca de la Nueva Misa, el falso ecumenismo y la libertad religiosa?






¿Están los católicos tradicionales sujetos a la jerarquía local y, por último, a Roma?






El Papa Pío XII, en su encíclica El Cuerpo Místico de Cristo, enseñó:






“Se entiende que todos aquellos que están divididos por la fe y el gobierno no pueden convivir en este único Cuerpo, y no pueden vivir la vida de su único Espíritu Divino”.




¿Están los católicos tradicionales unidos o divididos por la fe y el gobierno con la Iglesia Conciliar?






El sedevacantista reconoce honestamente que su fe NO ES LA MISMA que la de Juan Pablo II y su Iglesia Conciliar. Reconoce que NO ESTÁ SUJETO NI SUMISO a Juan Pablo II. Como católico tradicional, el sedevacantista cree y profesa todas las enseñanzas de la Iglesia Católica, y esta profesión de la verdadera Fé incluye un rechazo de las falsas enseñanzas del Vaticano II (“todas ya condenadas por la Iglesia en muchos documentos, oficiales y definitivos” — Arzobispo Marcel Lefébvre (29 de junio de 1976).






Durante la primera oración del Canon de la Misa tradicional, que comienza el Te igitur, el sacerdote, en tiempos normales, recitaría una cum papa nostro N. (Uno con nuestro papa N.). ¿Qué significado tiene esta corta frase —una cum, uno con? Uno en la fe, uno en el gobierno, uno en la Misa y los Sacramentos— unidos —¡éste es el significado! ¿Puede un sacerdote tradicional honestamente recitar en el Canon de la Misa que él es una cum Juan Pablo II? ¿En qué es él una cum Juan Pablo II? En las enseñanzas conciliares, en el gobierno, en la Nueva Misa oficial y los Sacramentos— ¿es realmente una cum?






Una última consideración sobre este tema del sedevacantismo es la manera en que han ocurrido todas estas cosas. ¿Cuándo tuvieron lugar? ¿Cómo tuvieron lugar? Este es un asunto en que los mismos sedevacantistas difieren. Algunos sostienen que las elecciones pontificias fueron inválidas basadas en la Bula del Papa Pablo IV en 1559, Cum ex apostolatus:






“Si alguna vez, en algún momento pareciera que... el Romano Pontífice se desviara de la Fe Católica o cayera en alguna herejía antes de asumir el Papado, dicha asunción, aún si fue hecha con el consentimiento unánime de todos los cardenales, quedará nula, inválida, y anulada; tampoco podrá decirse que se torne válida o se considere legítima en modo alguno, ni se piense dar a tales personas el poder de administrar asuntos temporales o espirituales, sino que todo lo dicho, hecho, y administrado por ellos carecerá de toda fuerza y no tendrá autoridad en lo absoluto ni derecho sobre persona alguna, y que tales personas por ese mismo hecho (eo ipso) y sin ninguna declaración requerida sea privado de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, oficio y poder”.




Algunos sedevacantistas citan el Código de Derecho Canónico (1917), Canon 188, No. 4:






“Todos los puestos quedarán vacantes ipso facto (sin que se requiera una declaración) por renuncia tácita... #4 por abandono público de la Fe Católica”.




Otros sostienen la opinión de San Roberto Belarmino en De Romano Pontifice (Capítulo XXX):






“La quinta opinión (concerniente a un papa hereje) es por tanto verdadera; un papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho (per se) cesa de ser papa y cabeza (de la Iglesia), así como por lo mismo deja de ser cristiano (sic) y miembro del cuerpo eclesiástico. Este es el juicio de todos los primeros Padres, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”.




El Papa Inocencio III, citado por el teólogo Billot en su Tract. de Ecclesia Christi, pág. 610, dice:






“La fe es para mí necesaria hasta el punto de que, teniendo a Dios como único juez en otros pecados, puedo sin embargo ser juzgado por la Iglesia por pecados que pueda haber cometido en asuntos de la fe”.


Basta decir que el tema del papa es difícil, desagradable, y causa temor; sin embargo es un asunto importante y necesario que no puede evadirse.






En conclusión, que no se diga que el sedevacantista rechaza el papado, el primado, o la Iglesia Católica. Por el contrario, es a causa de su creencia en el papado y el primado, la infalibilidad e indefectibilidad de la Iglesia Católica, que rechaza a Juan Pablo II y a su Iglesia Conciliar.






Para el sedevacantista, la Iglesia Católica no puede fallar, ni ha fallado. La gran apostasía anunciada por San Pablo en su Epístola a los Tesalonicenses ha tenido lugar:






“Que nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá el día del Señor sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios.... Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; con tal que quien ahora lo detiene, siga deteniendo, hasta que sea a su vez quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo...” (2 Tes. 2:3-8).




¿Quién es éste “que ahora lo detiene... hasta que sea a su vez quitado de en medio, y entonces se manifestará aquel inicuo”? Quizás el Papa León XIII tiene la respuesta en su Motu Proprio del 25 de septiembre de 1888, cuando escribió en su invocación a San Miguel:






“Estos enemigos tan mañosos han llenado y embriagado con hiel y amargura a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, y han colocado manos impías en sus posesiones más sagradas. En el mismo lugar santo, donde se alza la Sede del más santo Pedro y la Silla de la Verdad para luz del mundo, han levantado el trono de su más abominable impiedad con el inicuo concepto de que cuando al Pastor se le derribe, las ovejas podrán dispersarse

5 comentarios:

  1. APELACIÓN EN CONTRA DE LA BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II: Innumerables fueron los méritos de nuestro querido pontífice. Su mayor mérito fue su contribución al desmantelamiento de la Cortina de Hierro. En su peregrinaje trasmitió un mensaje de paz y esperanza a las multitudes de los pueblos cristianos que visitó. Sin embargo, estos méritos del mejor de los pontífices, no son suficientes para su santificarlo, a pesar de haber llevado una vida virtuosa y ejemplar, a causa de haber promovido la judaización sutil del cristianismo. En estos momentos en los que la lucha intestina entre conservadores y modernistas, promovida encubiertamente por los esbirros de la Sinagoga, amenaza abrogar la doctrina milenaria y la autoridad pontificia, dejando intacto el profetismo judío. Las implicaciones judaizantes post Conciliares alcanzaron su clímax en el pontificado de Juan Pablo II y Benedicto XVI, causando la oposición de los sedevacantistas que desconocen los cambios modernistas tratando de evitar la abrogación sutil de los dogmas de la divinidad de Cristo, la divina Trinidad, la Nueva Alianza, y los Evangelios y Canones antisemitas, y la liturgia tridentina, que convierten a la Iglesia Católica en una escuela bíblica portavoz de la moral natural dictada por Dios a Noe (noaquida) para gobernar a las bestias humanas (los pueblos no judíos). La opinión expresada ante los medios por Juan Pablo II de que “los judíos son nuestros hermanos mayores en la fe”, es una grave apostasía tendente a abrogar sutilmente la doctrina milenaria de la Iglesia, que a merita la revisión jurídica del diferendo pontificio {opuesto a la sentencia dictada por Cristo [Mateo XXIII, 1 al 35] en su diatriba contra el puritanismo hipócrita de los rabinos señalando como reos de castigo eterno a los seguidores de la doctrina (ethos supremaciíta) y la conducta (ethos criminal y genocida serial) de Israel. A la luz de los genocidios bíblicos e históricos cometidos por el pueblo judío, a fin de determinar la vigencia del ad quem recurrido}. También amerita la revisión del proceso de beatificación por tratarse de una gravísima apostasía, por lo cual mediante el presente conducto apelo y objeto la beatificación de Juan Pablo II. Esperando que la presente apelación se dirima públicamente ante los medios por ser un asunto de interés jurídico para todos los cristianos.

    ResponderEliminar
  2. Si bien Pivarunas es sedevacantista, no obstante es igual como los modernistas de hoy. Pivarunas sostiene que un pagano, judío o hereje y cismático, puede salvarse creyendo en su religión. ¿Por qué? Porque el es jefe de una organización que publica este tipo de herejía. Además Pivarunas y su “congregación” sostienen la herejía de la Planificación Natural Familiar.
    Le recomiendo a toda persona que tenga alguna honestidad que mire este artículo que publicamos sobre la herética CMRI. Mire Uds. con sus propios ojos que esta herética CMRI rechaza el dogma fuera de la Iglesia no hay salvación:
    La Herética CMRI

    No creo que se pueda ser católico tradicional sedevacante si sostiene a este hereje como católico. Toda persona que siga llamándolos católicos después de ver la evidencia, será un mentiroso y los seguirá en el camino al infierno, a menos que se conviertan, que es lo que deseamos.
    Para el autor Jorge: he visto varios de sus artículos, y aunque ud. ha dicho (casi al mero abajo del blog) que no esta en “comunión” con estos grupos (tales como FSSPX, etc.) no obstante, está promoviendo grupos que sostienen herejía.
    Le recomiendo que mejor vea la información así como es: la verdad. Tenemos muchos artículos de temas variables que tratan sobre las herejías del Vaticano II, el falso ecumenismo, etc. etc.
    Aunque este articulo sobre el sedevacantismo no tiene nada de malo, pero si hay algo de malo si se pone a pensar que las personas que lleguen a su blog y ven este post sobre el “Sedevacantismo” y luego dice: “Quiero convertirme, ¿A dónde voy? ¿Por qué no con este obispo Pivarunas?” Y en vez de abjurar de todos sus errores, serán engañados por las mismas herejías que sostiene la secta del Vaticano II y sus antipapas: que hay salvación fuera de la Iglesia Católica.

    Yo sé que me ha dicho apenas está aprendiendo, y comprendo muy bien, y veo el celo de tratar de sacar a la gente del error y que se conviertan a la fe católica, pero hay una manera adecuada que las personas deben tomar sin que lleguen al error otra vez. Por eso nuestro material es lo mejor que puede encontrar en todo el mundo y, de hecho, así es porque promovemos la pura verdad. Ahorita tenemos más de un millón de copias de libros, DVDs, folletos, etc. [en inglés] distribuidos por todo el mundo. Y ahora estamos tratando de promover el material en español para que la gente que es de buena voluntad se salve.

    Por eso le recomiendo que comience a ponerse más pensativo de lo que publica [aunque últimamente no he visto nada malo, oración a San Miguel, etc.] pero aun así, estos post y otros permanecen.

    Estamos viviendo la Gran Apostasía y por eso es que dice N. S. Jesucristo que cuando viniere el hijo del Hombre, ¿ud. cree que encontrara fe sobre la tierra? La verdad es que muy pocos, pero muy pocos (en comparación con la población mundial) tendrá la fe católica de todos los tiempos.

    Ahora, no sé si ud. sostiene la herejía del “bautismo de deseo” o “de sangre” o la “ignorancia invencible” pero es muy importante que si en un momento sostuvo esas herejías, que haga una profesión de fe, renunciando esas herejías.

    Sinceramente,
    www.vaticanocatolico.com

    ResponderEliminar
  3. Si bien Pivarunas es sedevacantista, no obstante es igual como los modernistas de hoy. Pivarunas sostiene que un pagano, judío o hereje y cismático, puede salvarse creyendo en su religión. ¿Por qué? Porque el es jefe de una organización que publica este tipo de herejía. Además Pivarunas y su “congregación” sostienen la herejía de la Planificación Natural Familiar.
    Le recomiendo a toda persona que tenga alguna honestidad que mire este artículo que publicamos sobre la herética CMRI. Mire Uds. con sus propios ojos que esta herética CMRI rechaza el dogma fuera de la Iglesia no hay salvación:
    La Herética CMRI

    No creo que se pueda ser católico tradicional sedevacante si sostiene a este hereje como católico. Toda persona que siga llamándolos católicos después de ver la evidencia, será un mentiroso y los seguirá en el camino al infierno, a menos que se conviertan, que es lo que deseamos.
    Para el autor Jorge: he visto varios de sus artículos, y aunque ud. ha dicho (casi al mero abajo del blog) que no esta en “comunión” con estos grupos (tales como FSSPX, etc.) no obstante, está promoviendo grupos que sostienen herejía.
    Le recomiendo que mejor vea la información así como es: la verdad. Tenemos muchos artículos de temas variables que tratan sobre las herejías del Vaticano II, el falso ecumenismo, etc. etc.
    Aunque este articulo sobre el sedevacantismo no tiene nada de malo, pero si hay algo de malo si se pone a pensar que las personas que lleguen a su blog y ven este post sobre el “Sedevacantismo” y luego dice: “Quiero convertirme, ¿A dónde voy? ¿Por qué no con este obispo Pivarunas?” Y en vez de abjurar de todos sus errores, serán engañados por las mismas herejías que sostiene la secta del Vaticano II y sus antipapas: que hay salvación fuera de la Iglesia Católica.

    Por eso le recomiendo que comience a ponerse más pensativo de lo que publica [aunque últimamente no he visto nada malo, oración a San Miguel, etc.] pero aun así, estos post y otros permanecen.

    Estamos viviendo la Gran Apostasía y por eso es que dice N. S. Jesucristo que cuando viniere el hijo del Hombre, ¿ud. cree que encontrara fe sobre la tierra? La verdad es que muy pocos, pero muy pocos (en comparación con la población mundial) tendrá la fe católica de todos los tiempos.

    Ahora, no sé si ud. sostiene la herejía del “bautismo de deseo” o “de sangre” o la “ignorancia invencible” pero es muy importante que si en un momento sostuvo esas herejías, que haga una profesión de fe, renunciando esas herejías.

    Sinceramente,
    www.vaticanocatolico.com

    ResponderEliminar
  4. Si bien Pivarunas es sedevacantista, no obstante es igual como los modernistas de hoy. Pivarunas sostiene que un pagano, judío o hereje y cismático, puede salvarse creyendo en su religión. ¿Por qué? Porque el es jefe de una organización que publica este tipo de herejía. Además Pivarunas y su “congregación” sostienen la herejía de la Planificación Natural Familiar.
    Le recomiendo a toda persona que tenga alguna honestidad que mire este artículo que publicamos sobre la herética CMRI. Mire Uds. con sus propios ojos que esta herética CMRI rechaza el dogma fuera de la Iglesia no hay salvación:
    La Herética CMRI

    ResponderEliminar
  5. Hermanos del Vaticano Católico:

    Quisiera repaséis mis artículos desde el principio hasta el final, para saber más a fondo cuáles son los que debo eliminar.

    Por otro lado, eso de "bautismo de sangre o deseo" y de"ignorancia invencible" para mí es un disparate (desde que estaba en la secta del CV2). Fuera de la Iglesia Católica no hay salvación, es lo que sé y creo.

    Por caridad, ayudadme.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)