Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 25 de agosto de 2010

ORACIÓN A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, JUSTO JUEZ



¡Oh! Divino y Justo Juez, nacedor del cielo y tierra. Rey de Reyes sin igual, Juez de suprema virtud que a las almas dáis salud, con tu poder paternal.

¡Oh! Señor Redentor mío, Salvador del Universo, por vuestro infinito amor defiéndeme del adverso, vos me guiaréis, sois mi luz, mi protector y mi gloria, por vuestro infinito amor defiéndeme en toda hora.

¡Oh! Señor Ominipotente Clementísimo Jesús, mándame una buena muerte por la que tú padeciste y tormentos que sufriste clavado en la santa cruz, prepárame un santo padre, igual al que convirtió a tus amados apóstoles Santo Tomás y San Pablo, líbranos como libraste a Santa María Magdalena y a otras vírgenes varias, haz que mi vida sea buena sin ser de obras temerarias, favoréceme de cuestas de caminos peligrosos, de las muy crueles prisiones y de los ríos caudalosos, de todos mis enemigos, de perturbación de demonios, de ladrones, malas lenguas y de falsos testimonios, líbrame oh Supremo Ser de caer en pecado mortal, pues este es el mayor mal que en el mundo puede haber, haz que en mí mis enemigos no tengan ningún poder, sean visibles o invisibles, nunca me puedan vencer, no me hayan de ver sus ojos ni de alcanzarme sus pies, no me toquen con sus manos y puesto que eres mi Juez, haz que no me hablen blasfemias y si quieren herirme se hagan pedazos las lanzas, que se les rompan los sables, que se doblen los cuchillos, armas de fuego no disparen. A vos Señor os suplico que ningún enemigo mío tenga que dañarme a mí, solamente Tú Señor, porque tu eres mi Juez, mi Padre, mi Redentor. Tenedme vos escondido en esa llaga sagrada de tu Divino Costado, y en aquel velo Sagrado del Santísimo Sacramento os suplico Padre amado que sea mi cuerpo cubierto, que no sea herido, ni muerto, ni preso, ni cautivo, ni puesto en las manos de ningún enemigo, sean mis enemigos vencidos.


El Padre + me libre,

el Hijo + me guarde,

el Espíritu Santo + me acompañe y por mi hable.

Amén Jesús.


Esta Sagrada oración es del Arco Iris de Paz. Es tomada y aprobada por la Santa Inquisición, y dada a reconocer por S. Santidad León XII que la mandó extender en años del siglo V.

lunes, 23 de agosto de 2010

"LLAMA DE AMOR VIVA", POR SAN JUAN DE LA CRUZ



San Juan de la Cruz describe en "Llama de Amor viva" el anhelo que tiene el alma de encontrarse con su Esposo (Dios)

¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!
Pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
¡rompe la tela de este dulce encuentro!

¡Oh cauterio suave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado,
que a vida eterna sabe,
y toda deuda paga!
Matando. Muerte en vida la has trocado.

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores
calor y luz dan junto a su Querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras
y en tu aspirar sabroso,
de bien y gloria lleno,
cuán delicadamente me enamoras!

¡EL ACABÓSE! EL "CURA HIPPIE"

Un ‘cura rockero’ ha convertido su iglesia en una sala de conciertos
“Dios nos dió el Rock and Roll”
El sacerdote se declara “hippie” confeso

El cura rockero, en su parroquia para conciertos

Bob Dylan, Neil Young y Fairport Convention, si las plegarias del sacerdote Bob Hollings fueran escuchadas, estas tres estrellas actuarían en su parroquia. Y aunque sus oraciones puedan parecer poco habituales, la iglesia de St. John en Newhall ya ha acogido algunos grupos musicales bastante conocidos.

El reverendo ha quitado los bancos de su iglesia, los ha remplazado por asientos para poder recibir a bandas locales, que ayuden a mantener unida la comunidad.

Hollings y otros miembros de la iglesia, tuvieron la idea de utilizar la iglesia como ‘sala de conciertos’ cuando buscaban formas de llegar a un sector mayor de la comunidad.

Pero la idea no es tan innovadora como parece: “Antes de la época victoriana, la iglesia solía ser el punto de reunión donde la gente cantaba y tocaba música”, dice el párroco. “No sé porque no vamos a poder hacer lo mismo ahora”.

El sacerdote de 62 años y ‘hippie confeso’ lleva ocho años en ésta iglesia pero hasta ahora no se había decidido a modernizarla. Gracias a la buena acústica del lugar y sus propios gustos musicales, la iniciativa está teniendo un gran éxito y ahora el ‘cura rockero’ espera que las grandes estrellas comiencen a pasar por su parroquia

(Rd/Agencias)
 
Cristo dice: ¡Mi Casa me la respetan!

ORACIÓN POR LOS CAIDOS DE LA FET-JONS

Desde Tradición y Patria 1492


Señor, acoge con piedad en tu seno a los que mueren por España y consérvanos siempre el santo orgullo de que solamente en nuestras filas se muera por España y de que solamente a nosotros honre el enemigo con sus mayores armas. Víctimas del odio, los nuestros no cayeron por odio, sino por amor, y el último secreto de sus corazones era la alegría con que fueron a dar sus vidas por la Patria.

Ni ellos ni nosotros hemos conseguido jamás entristecernos de rencor ni odiar al enemigo, y tú sabes, Señor, que todos estos caídos mueren para libertar con su sacrificio generoso a los mismos que les asesinaron, para cimentar con su sangre joven las primeras piedras en la reedificación de una Patria libre, fuerte y entera.

Ante los cadáveres de nuestros hermanos, a quienes la muerte ha cerrado sus ojos antes de ver la luz de la victoria, aparta, Señor, de nuestros oídos las voces sempiternas de los fariseos, a quienes el misterio de toda redención ciega y entenebrece, y hoy vienen a pedir con vergonzosa ingencia delitos contra los delitos y asesinatos por la espalda a los que nos pusimos a combatir de frente.

Tú no nos elegiste, Señor, para que fuéramos delincuentes contra los delincuentes sino soldados ejemplares, custodios de valores augustos, números ordenados de una guardia puesta a servir con amor y con valentía la suprema defensa de una Patria. Esta ley moral es nuestra fuerza. Con ella venceremos dos veces al enemigo, porque acabaremos por destruir no sólo su potencia sino su odio.

A la victoria que no sea clara, caballeresca y generosa preferimos la derrota, porque es necesario que, mientras cada golpe del enemigo sea horrendo y cobarde, cada acción nuestra sea la afirmación de un valor y una moral superiores. Aparta así, Señor, de nosotros, todo lo que otros quisieran que hiciésemos y lo que se ha solido hacer en hombre de vencedor impotente de clase, de partido o de secta, y danos heroísmo para cumplir lo que se ha hecho siempre en nombre de una Patria, en nombre de un Estado futuro, en nombre de una cristiandad civilizada y civilizadora. Tú sólo sabes con palabra de profecía para qué deben estar" aguzadas las flechas y tendidos los arcos" (Isa. V, 28).

Danos ante los hermanos muertos por la Patria perseverancia en este menosprecio hacia las voces farisaicas y oscuras, peores que voces de mujeres necias. Haz que la sangre de los nuestros, Señor, sea el brote primero de la redención de esta España, en la unidad nacional de sus tierras, en la unidad social de sus clases, en la unidad espiritual en el hombre y entre los hombres, y haz también que la victoria final sea en nosotros una entera estrofa española del canto universal de tu gloria.

(F.E., 22 de febrero de 1934) RAFAEL SÁNCHEZ MAZAS

ECUMENISMO: TRAICIÓN A LA VERDAD

Desde Apostolado Eucarístico


José Andrés Segura Espada

En el ecumenismo actual cuando se dice: todos sean uno, se está indicando un deseo de unidad y, para que esto pueda darse, el grupo que formaría esta unidad debería tener una misma y sola fe, un solo régimen de gobierno y magisterio, y unos mismos sacramentos.

Porque no se puede olvidar que no sólo peca gravemente quien rechaza todas las verdades de fe, sino también el que rechaza una sola, ofende a Dios y se pone en enemistad con Él y al margen de su Ley.

El falso ecumenismo trae consigo el indiferentismo religioso, la pérdida de la fe, la desconfianza de los fieles en la palabra revela y el desprestigio de la Iglesia.

¿Quién promueve el falso ecumenismo? Los falsos apóstoles, obreros tramposos que, a fuerza de años, han ido adulterando la verdad, corrompiendo la doctrina, eliminando todo vestigio y señal de piedad y de adoración, preparando así el camino de un falso ecumenismo que trae muchos males a la Iglesia y una espantosa confusión a muchas almas. Un falso ecumenismo que acaba destruyendo la verdad.

¿Cuándo suceden todos estos males? Cuando, por atraer a otras religiones, se desvirtúan los sacramentos, se ocultan los dogmas y se manipula la verdad revelada. Es decir, cuando se trata con otras religiones, las verdades de fe reveladas sufren violencia, porque o se calla aquello que suscita polémica o no se dice toda la verdad: suavizando aquello que hiere y postergando aquello que separa, dejando que la verdad no resplandezca y ocultando la luz debajo del celemín.

El falso ecumenismo es una mezcla del bien con el mal.

La mentira la convierten en verdad, y a la verdad en mentira; y de esta terrible deformación, nace la confusión de ideas, que lleva al paganismo y a la incredulidad.

Insisten en este concepto: “Es más lo que nos une que lo que nos separa”, cuando deberían ser conscientes, no de la cantidad de lo que une, sino la calidad de lo que los separa; y como están de acuerdo en alguna verdad, ésta les basta; en las demás verdades que no comparten y que son esenciales para un hombre de fe, no quieren pronunciarse para no suscitar contiendas; por eso, unos callan, y otros no dicen toda la verdad; y por un deseo de unidad adecuan la verdad a la mentira.

Transigir con el mal es como consentirlo, y esto es como tomar parte de las obras de las tinieblas, lo que no es bueno y, por tanto, no puede agradar a Dios. Aquellos que transigen con el mal son tan culpables como los que lo ejecutan.

La mayor confusión de ideas se origina cuando se pretende que la mentira se convierta en verdad, y la verdad en mentira.

La verdad y la mentira son antagónicas, no puede existir entre ambas una unión ni pacífica ni justa, porque la virtud mal se aviene con el vicio.

No se puede aceptar como verdad lo que es mentira, ni acoger el error como camino para encontrar la verdad.

Una verdad a medias o la verdad incompleta se convierte en mentira; una verdad entre un cúmulo de mentiras, no basta como principio de unidad.

La verdad siempre ha sufrido violencia, la verdad es combatida y a la verdad se le hace la guerra.

Es totalmente necesario renunciar a la mentira y abrazar la verdad para que brille la luz esplendorosa del Evangelio. No es posible construir la verdad sobre la mentira, ni la mentira puede convivir con la verdad; la una a la otra se hacen la guerra, porque la mentira tiene por padre a Satanás.

Una sola mentira corrompe la verdad.

Los que viven en la verdad son hijos del Padre, de quien procede la luz verdadera. No es posible ser hijos de Dios, y al mismo tiempo, ser hijos del diablo.

La mentira del error es como el veneno.

El amor cubre multitud de faltas pero el amor no puede ocultar la verdad: si lo hiciera, no sería un verdadero amor. Quién corrompe o mutila la verdad está atentando contra Aquel que es el Amor y la Verdad.

No hay caridad sin verdad.

Por último, no se debe olvidar que quien está en la verdad no lo está por méritos propios, sino por la misericordia de Dios.

Satanás, padre del error, no da tregua a los hijos de la luz en su lucha a muerte contra la Verdad; pero él, como sus inicuos siervos de las tinieblas, saben que la victoria final es de Cristo Dios: la única y todopoderosa Verdad.

¡Gloria y adoración sólo a Ti, Santísima Trinidad único y verdadero Dios!

De la revista: Tradición Católica nº 202

domingo, 22 de agosto de 2010

"¿DISCUSIONES ELUDIDAS?": COMENTARIO AL ELEISON CLXII DE MONS. RICHARD WILLIAMSON

Desde Non Nisi Te, Dómine

Mons. Richard Williamson

ELEISON COMMENTS CLXII (Aug.21, 2010) : DISCUSSIONS BLIND-SIDED?

While the Rome-Society of St Pius X discussions are, by accounts from both sides, running into a doctrinal brick wall, reports from France and Germany together with a rumour from Rome spell danger for Catholics. That danger is a political deal which would simply go round the side of the doctrinal blockage. Politics threaten to circumvent doctrine.

From France and Germany, I was told me a few weeks ago that a large proportion of Catholics attending SSPX Mass centres are only hoping and waiting for some agreement to come out of the discussions. If - repeat, if -- this is true, it is very serious. Such Catholics may get full marks for wishing not to be cut off from what appears to be Rome, but they get low marks for not grasping that as long as the discussions remain doctrinal, there is no way in which the neo-modernist teaching of Vatican II can be reconciled with the Catholic doctrine of the true Church. Such Catholics may venerate and love Archbishop Lefebvre as they see him, but they have not understood what he was all about. They had best wake up if they are not in one way or another to fall into the arms of the neo-modernist Romans.

Agreement in front of doctrine means politics before religion, unity before truth, man before God. God before man means truth before unity, religion before politics and doctrine being more important than any non-doctrinal agreement. Only dreamers could not foresee the Rome-SSPX discussions running into a doctrinal brick wall. Only politicians can wish for any non-doctrinal agreement to come out of them.

Alas, to all appearances Benedict XVI sincerely believes in the Newchurch of Vatican II which is to unite in its bosom all men absolutely, regardless of whether they believe or not in the one true doctrine of the Faith. Therefore he sincerely wishes to gather in the SSPX as well - and he does not normally have too much longer to live ! So the blockage of doctrinal discussions should not unduly worry him. He must be looking to cut a political deal with the SSPX, in order to unite it with the rest of the Newchurch. It follows that he must ask of the SSPX neither too much, or it would refuse the deal, nor too little, because then the rest of the Newchurch would rise up in protest.

The rumour from Rome is precisely that he is thinking of a "Motu Proprio" which would accept the SSPX "back into the Church" once and for all, yet require from the SSPX no explicit acceptance of Vatican II or the New Mass, but only, for instance, the acceptance of John-Paul II's 1992 "Catechism of the Catholic Church", which is substantially modernist but in a quiet way. Thus the SSPX would not appear to its followers to be accepting the Council or the New Mass, yet it would be softly, softly, beginning to go along with the substance of neo-modernism.

Thus all seekers of unity would be content. Only not believers in Catholic doctrine.

DANGER !

Kyrie eleison.
 
***

COMENTARIOS ELEISON 162 (21-VIII-2010) : ¿DISCUSIONES ELUDIDAS?

Mientras las discusiones entre Roma y la Fraternidad de San Pio X se están topando, de acuerdo a comentarios de ambos lados, contra una pared doctrinal, informes de Francia y Alemania unidos a un rumor que llega desde Roma alerta peligro para los Católicos. Ese peligro es un acuerdo político el cual simplemente rodeará por un lado el bloqueo doctrinal. La Política amenaza con eludir a la doctrina.

Hace algunas semanas me comentaron, desde Francia y Alemania, que una parte importante de los Católicos que asisten a las misas de la FSSPX únicamente están esperando a que salga de las discusiones alguna clase de acuerdo. Si - lo repito, si --- esto es verdad, es muy grave. Esos Católicos pueden recibir la mejor calificación por desear no ser separados de lo que parece ser Roma, pero estarían reprobados por no darse cuenta de que mientras las discusiones se mantengan en el plano doctrinal, no existe manera en la que la enseñanza neo-modernista del Vaticano II pueda ser reconciliada con la doctrina Católica de la verdadera Iglesia. Esos Católicos pueden venerar y amar a Monseñor Lefebvre tal como lo perciben, pero no han entendido la esencia de su lucha por la Iglesia. Les convendría despertar si no quieren en una manera u otra caer en los brazos de los Romanos neo-modernistas.

Un acuerdo por delante de la doctrina significa la política antes que la religión, la unidad antes que la verdad, el hombre antes que Dios. Dios antes que el hombre significa verdad antes que unidad, religión antes que política y la doctrina siendo más importante que cualquier acuerdo no-doctrinal. Solamente los soñadores podían no haber previsto que las discusiones doctrinales Roma-FSSPX toparían contra un muro doctrinal. Únicamente los políticos pueden desear que cualquier acuerdo no-doctrinal se desprenda de estas.

¡Dios mío! por lo visto Benedicto XVI sinceramente cree en la Nueva Iglesia del Vaticano II, la cual debe de unir en su seno absolutamente a todos los hombre, sin importar si creen o no en la única verdadera doctrina de la Fe. Por lo tanto él sinceramente desea acoger también a la FSSPX - ¡y naturalmente no le queda mucho tiempo más por vivir! Así es que el bloqueo de las discusiones doctrinales no debería de preocuparle tanto, si busca llegar a un acuerdo político con la FSSPX y de esta manera poder unirla con el resto de la Nueva Iglesia. Por lo tanto, ni debería de pedir demasiado a la FSSPX, o se negaría al acuerdo, ni muy poco, porque entonces el resto de la Nueva Iglesia se levantaría en protesta.

El rumor desde Roma consiste precisamente en que él está pensando en un "Motu Proprio" que aceptaría a la FSSPX "de regreso en la Iglesia", de una vez por todas, sin requerir de la FSSPX una aceptación explícita del Vaticano II o de la Misa Nueva, sino solamente la aceptación, por ejemplo, del "Catecismo de la Iglesia Católica" de 1992 de Juan Pablo II, el cual es sustancialmente modernista pero de una manera discreta. Por lo tanto la FSSPX no parecería ante sus seguidores como aceptando el Concilio o la Nueva Iglesia, sin embargo comenzaría poco a poco, discretamente, a tragar la substancia del neo-modernismo.

De este modo todos los que buscan la unidad estarían contentos, salvo los que creen en la doctrina Católica.

¡PELIGRO!

Kyrie eleison.

MÁS DEL SÚBITO: UN ALTAR EN SU HONOR

A ponerle velas a San Juan Pablo II, para que interceda por nosotros. ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJA!

SERMÓN DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, POR EL PADRE JUAN CARLOS CERIANI

Desde Radio Cristiandad


Solemnizamos hoy con gran gozo y confianza la Fiesta del Corazón Inmaculado de María Santísima.
No hay duda que el objeto de esta devoción del Corazón Purísimo
de la Santísima Virgen, puede considerarse de dos maneras: su objeto material y su objeto formal, de suerte que en esta hermosísima devoción debemos distinguir y reconocer bien, para luego unirlos y no separarlos nunca, los dos elementos que la forman.
De otro modo, no llegaremos jamás a penetrar en lo que es y vale esta devoción al Corazón Inmaculado de la Virgen Santísima.
Pues bien, de estos dos elementos, el primero es el material, que es el mismo Corazón físico, real, palpitante, de la Santísima Virgen. Un Corazón de carne, humano, en todo semejante al de los demás hombres, pero Inmaculado desde su misma Concepción.
Y el otro elemento, el formal, es invisible e inmaterial, y consiste en el Amor, en la Caridad de la Virgen Madre, encerrada y simbolizada en ese Purísimo Corazón.
Si llegásemos a separar estos dos elementos, destruiríamos esta devoción, o tendríamos una devoción parcial e incompleta del Corazón de María.
Por tanto, siempre que hablemos, pensemos, meditemos o tengamos alguna devoción a este Purísimo Corazón, entendamos que lo hacemos para honrar el amor de la Virgen Purísima, pero encerrado en su Corazón como en un vaso precioso.
Su Amor es la joya, su Corazón es el cofre que la encierra.
Consideremos primero el objeto material. Y pensemos: a tal joya, tal cofre; a tal perla, tal nácar.
¿Cuál y cómo es el Corazón de la Santísima Virgen? Sabemos que la hermosura física de María es sólo superada por la de su divino Hijo. Sabemos que Dios la hizo la más hermosa de todas sus criaturas pues iba a ser la Madre del “más hermoso de todos los hijos de los hombres”
¿No debió serlo aún más en su Corazón?
Imaginemos esa belleza y hermosura condensada en aquel Corazón Inmaculado. Si todo el Purísimo Cuerpo de la Virgen es digno de devoción, mucho más aún debe serlo su Corazón.
Los cuerpos de los Santos, sus reliquias; especialmente en algunos, como en Santa Teresa de Jesús, su corazón, ¡qué apreciados son de las almas devotas!
¿Qué comparación puede haber entre esas santas reliquias, entre la veneración que merece el corazón de los Santos y el de la Santísima Virgen? Tanto más, cuanto que todo acto de culto que se tributa a este Corazón de María, es un acto que redunda en toda la Persona de la Virgen; son todas sus virtudes, toda su pureza y santidad, las que se veneran y honran.
Así pasamos ya al objeto formal. Esas virtudes, esa santidad, ese amor sobre todo contenido en ese Corazón nobilísimo.
Tengamos en cuenta el Corazón de la Virgen Madre, y no olvidemos que es la Madre de Dios. ¿Qué Corazón habrá puesto en Ella? Si Él se lo dio, ¿cómo será? Y ¿cómo ama este Corazón? Si tiene que amar a Dios y a los hombres con un amor sólo inferior al de Dios, ¿cómo será el Corazón que encierra este amor?
Esta devoción, bien practicada nos debe hacer penetrar en su Corazón, estudiar sus movimientos, conocer sus latidos, descubrir su amor.
Sólo cuando entremos de lleno en Él, podremos comenzar a conocer a nuestra Madre. Pare conocer y entender a María hay que encontrar su Corazón.
Cuanto más estudiemos su caridad, más conoceremos a María. ¡Qué dulce es este pensamiento!… ¡Qué suave y dulcísima esta devoción!
El mismo Dios conoce también así a la Virgen María, así la aprecia y estima, por el amor de su Corazón; porque es Él el autor del uno y del otro.
Pidamos al Señor un poco de esta luz con la que Él penetra en el interior de ese Corazón Inmaculado. Y con esa luz divina tratemos de mirar el Corazón de nuestra Madre.
Penetremos más en particular en los motivos que deben movernos a tener esta devoción al Purísimo Corazón de la Santísima Virgen.
Y sea el primero lo excelente que es en sí misma esta devoción. En cuanto a su objeto material, ¡el Corazón mismo de la Virgen!, salta a la vista cuan digno es de Ella.
Es el instrumento del que se valió el Espíritu Santo para la obra de la Encarnación. De aquel Purísimo e Inmaculado Corazón brotó la Sangre preciosísima de la que se formó el Cuerpo sacrosanto y hasta el mismo Corazón Sacratísimo de Jesucristo. De allí tomó el Señor aquella Sangre que había de ofrecer en la Cruz por la salvación de la humanidad.
En cuanto a su objeto formal, era aquel Corazón el centro y el foco de la vida de la Santísima Virgen; todos sus latidos y pulsaciones, todos sus más mínimos movimientos participaron de los méritos incalculables que en cada instante de su vida mereció María.
Recorramos los pasos principales de esta vida y contemplemos a la vez el Corazón de la Virgen, acusando todas sus impresiones. ¡Cómo se estremecería en la Anunciación!… ¡Qué emoción en la Noche Buena, cuando contempló el rostro de Jesús por primera vez!… ¡Qué encogimientos y ahogos cuando el anciano Simeón le clavó aquella espada de dolor y en los sobresaltos de la huida a Egipto!… ¡Cómo hubieron de acrecentarse estos latidos en la pérdida del Niño… y, sobre todo, en la Pasión y muerte de su Hijo!…
¿No es más que suficiente todo esto para hacer amable y excelente esta devoción?
Y, sin embargo, sube de punto este razonamiento, si contemplamos el Corazón de la Virgen como el órgano sensible de su amor, como al instrumento que recibía todas las impresiones de su cuerpo y de su alma para convertirlas en amor, para encenderse y abrasarse más y más en el fuego del amor.
A esto debemos sumar que esta devoción es voluntad misma del Cielo.
El 13 de junio de 1917, durante la segunda aparición en Fátima, Nuestra Señora dijo a Lucía: “Tú quedas aquí por más tiempo. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado”.
El 13 de julio de 1917, luego de la visión del Infierno, Nuestra Señora les dijo: “Visteis el infierno, adonde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado”.
El 10 de Diciembre 1925, en Pontevedra, tuvo lugar una aparición de la Santísima Virgen con el Niño Jesús, que le dijo a Sor Lucía: “Ten piedad del Corazón de tu Santa Madre circundado de espinas, que los hombres ingratos le clavan a cada momento”.
En mayo de 1943, en Tuy, Nuestro Señor dijo a Sor Lucía: “Deseo ardientemente que se propague en el mundo el culto y la devoción al Corazón Inmaculado de María, porque este Corazón es el imán que atrae todas las almas a Mí, y el fuego que irradia sobre la tierra el rayo de mi Luz y de mi Amor, es la fuente inagotable que hace brotar sobre la Tierra el agua viva de mi misericordia”.
Entrando en la consideración más particular de este Corazón Inmaculado, descubrimos que es un Corazón de Madre.
Y con eso está dicho todo lo que acerca del amor natural de María puede decirse. ¿Qué cosa más grande, más sublime que el corazón de una madre? ¿Dónde encontrar, en la tierra, un amor que merezca mejor este nombre? ¿Dónde habrá un amor que más se parezca al amor de Dios?
Podemos decir que todo lo que es amor en la tierra está resumido en el corazón de una madre; y que el corazón de madre es la obra maestra salida de las manos del Creador.
El mismo Dios, cuando quiere hablar de su amor a los hombres, se compara a una madre y nos dice “Pues qué, ¿puede quizás una madre olvidar a su hijo?”
¡Cuántas maravillas ha encerrado Dios en el corazón de una madre! Por lo tanto, ¿qué habrá hecho con el Corazón de María? ¿Quién más madre que la Virgen María?
Siendo Madre de Dios y Madre de todos los hombres, ¿qué será entonces ese Corazón? ¿Qué amor habrá en Él?
Corazón de Madre de Dios María, ¡Madre de Dios! ¡Qué cosa más grande y más incomprensible! Tanto de parte de Dios, que haya querido tener a una mujer por Madre suya verdadera, como por parte de María, para llegar a ser ciertamente la Madre de Dios.
Este pensamiento encierra infinitas maravillas. Según él, María fue el principio de la vida terrena de Dios, pues eso es ser madre, dar vida a otro ser. Luego María tuvo que dar la vida humana al Hijo de Dios, que, por lo mismo, comenzó a ser verdadero hijo suyo.
San Agustín pensaba en esto y se extasiaba con esta idea; y trataba de comprender cómo podía ser esta dulcísima realidad de que “la carne de Cristo fuera la carne de María”, como él decía. Y, efectivamente su Carne, su Sangre, su Vida, su Corazón fueron en verdad, la Carne y la Sangre, la Vida y el Corazón de Dios.
¡Un solo Corazón para la Madre e Hijo!…, como solía decir San Juan Eudes…
¡Un solo Corazón dando la misma vida a Dios y a la Virgen!…
¿No es esto el colmo de las maravillas y de las grandezas, de María? El Hijo de Dios era exclusivamente Hijo suyo, sin intervención de ninguna otra paternidad más que la de Dios; por eso es más madre que ninguna otra madre.
De suerte que debemos comprender bien que si Cristo fue Hombre verdadero, si tuvo un Cuerpo pasible capaz de padecer y sufrir como el nuestro, si tuvo un Corazón humano semejante a nuestro corazón, capaz de enternecerse y sentir como propias nuestras penas y miserias, fue por María.
Y aún podemos añadir que todo esto fue por el Corazón Inmaculado de María, pues, como el mismo San Agustín dice, “María es Madre de Jesús, Madre de Dios, mucho más según el espíritu que según la carne”. María, por tanto, concibió a Jesús en su Corazón.
Corazón de Madre de los hombres. Con este mismo amor, verdaderamente divino, nos ama a nosotros la Virgen Santísima.
No puede ser de otra manera. ¡Somos sus hijos! ¡Ella es, en realidad, nuestra Madre!
¡Qué Madre tenemos! ¡Qué amor el de su Corazón maternal para con nosotros! Esta Madre tanto ama a sus hijos que no duda en sufrir y en sacrificarse por ellos.
Debemos tener un corazón filial para con esa Madre que Dios nos ha dado. Sería un contrasentido y el mayor absurdo el que exigiéramos a la Virgen que nos amara con Corazón de Madre, y nosotros no la amásemos con amor de hijos.
Pero nuestra obligación aumenta, si consideramos el principal atributo del Corazón Inmaculado de María: la Misericordia.
La misericordia, lo hemos considerado el Décimo Domingo después de Pentecostés, es el atributo más dulce de Dios, el que más arrastra nuestro corazón y le infunde aliento y confianza.
Dios es un Padre amantísimo, dulcísimo, con entrañas llenas de compasión y misericordia. Una de las mayores pruebas de que esto es así la tenemos en el Corazón Misericordiosísimo de la Santísima Virgen María.
Este Corazón es un efecto de la bondad y del amor de Dios a los hombres…
La misericordia… Tenemos tanta necesidad de ella. Difícilmente encontraremos nada que mejor entendamos y más apreciemos que esta cualidad de la misericordia…
Un corazón compasivo que siente como propias las necesidades y miserias ajenas, un corazón misericordioso que llora con los que lloran y sufre con los que sufren, ¿a quién no encanta y seduce?
Y, si además de sentir así las desgracias ajenas como si fueran propias, se esfuerza y trabaja por remediarlas, ¡mucho más aún!
Pues así, y en un grado de intensidad verdaderamente divina, es el Corazón de la Santísima Virgen. Su Corazón está adornado de todos los caracteres de la más perfecta y sublime misericordia. Su Corazón es el más compasivo de todos los corazones; y cualquier desgracia o tribulación que ve a su alrededor halla eco en él.
Lo hemos contemplado el domingo pasado.
¡En cuántos casos habrá intervenido la Santísima Virgen en favor nuestro!, consiguiéndonos de Jesús algo que nos hacía falta, algo que nos venía muy bien y que nosotros ni nos ocupábamos de pedirlo, sea por ignorar el peligro, sea por tibieza o por malicia de nuestro corazón…
Y es que la misericordia de María, como su Corazón de donde brota, es de una Madre.
El corazón de una madre sentirá palpitar sus entrañas con nuevo cariño, con nuevo y más encendido amor, cuando vea más y más desgracias y miserias en su hijo.
El corazón de una madre nunca desmaya, ni se cansa, siempre espera, siempre confía poder remediar la situación de su hijo.
Y ahora penetremos en el Corazón de la Virgen, más madre que ninguna otra madre, con una bondad y misericordia que resumen todo lo que Dios derramó sobre todas las demás madres de la tierra.
¿Cómo sería y cómo es actualmente su Corazón?
Por otra parte, no es ésta una compasión estéril, como tiene que ser muchas veces la de una madre que quiere, pero no sabe o no puede remediar a su hijo.
María posee la omnipotencia del mismo Dios; y toda ella la emplea generosamente para socorrer a sus hijos.
Y lo más maravilloso es que esta misericordia maternal de la Virgen no se terminó como termina naturalmente la de la madre de la tierra con su muerte.
Ahora que está en el Cielo, su Corazón es el mismo. A pesar de la elevación de su trono tan cercano al de Dios, Ella no se olvida de sus hijos miserables.
Y si hay algún cambio en el Corazón de la Virgen, es para ser aún, desde el Cielo, más compasiva, más clemente y más misericordiosa, y para aprovecharse mejor de su Corazón de emperatriz en bien de los desgraciados de aquí abajo.
En el Cielo, su misericordia es activísima, trabajando sin cesar por las almas, inclinándola unas veces a pedir e interceder por nosotros, derramando otras con sus manos piadosas torrentes de gracias sobre nuestros corazones.
¡Cuántas veces los Ángeles del Cielo habrán sido los mensajeros de paz, de consuelo, de esperanza que la Virgen envía a los que en la tierra la invocan!
Por lo tanto, debemos arrojarnos con una confianza ilimitada en su Corazón Maternal.
Vayamos a los pies de la Virgen. Ante su bondadosísimo Corazón Inmaculado no caben temores ni desconfianzas. ¡Si precisamente para eso le dio Dios ese Corazón!
Como dice el Introito de esta Misa: Lleguémonos confiadamente al trono de la Gracia, a fin de alcanzar Misericordia y hallar el auxilio de la gracia en el tiempo oportuno.
¡Qué nada ni nadie nos arranque esta dulcísima esperanza!
¡Oh Clementísima!… ¡Oh Piadosísima!… ¡Oh Dulcísima, Virgen María!
Corazón Inmaculado de María, ¡sed la salvación del alma mía!

MISA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Del Misal Romano de San Pío V
  
Die 22 Augusti
In Festo Immaculáti Cordis Beátæ Maríæ Vírginem
Duplex II classis

De die Octava Assumptionis B. Mariæ Virg. nihil fit in Missa Immaculati Cordis. Sicubi tamen hac die celebretur aliquod Festum, duplex I vel II classis, quod non sit B. Mariæ Virg., de ipsa die Octava fit Commemoratio per Orationes diei Festi, juxta Rubricas, et dicitur Præfatio de B. Maria Virg. Et te in Assumptióne, nisi ipsa Missa occurrens, aut Commemoratio prius habita, aliam Præfationem exigant.

Introitus. Hebr. 4, 16. Adeámus cum fidúcia ad thronum grátiæ, ut misericórdiam consequámur, et grátiam inveniámus in auxílio opportúno. Ps. 44, 2. Eructávit cor meum verbum bonum: dico ego ópera mea regi. ℣. Glória Patri.
  
ORATIO
Omnípotens sempitérne Deus, qui in Corde beátæ Maríæ Vírginis dignum Spíritus Sancti habitáculum præparásti: concéde propítius; ut ejúsdem immaculáti Cordis festivitátem devóta mente recoléntes, secúndum cor tuum vívere valeámus. Per Dóminum ... in unitáte ejúsdem.
 
Et, in Missis privatis tantum, fit Commemoratio Ss. Timothei, Hippolyti et Symphoriani Martirum, ut in Missa sequenti.
 
Léctio libri Sapiéntiæ
Eccli. 24, 23-31.
 
Ego quasi vitis fructificávi suavitátem odóris: et flores mei, fructus honóris et honestátis. Ego mater pulchræ dilectiónis, et timóris, et agnitiónis, et sanctæ spei. In me grátia omnis viæ et veritátis: in me omnis spes vitæ, et virtútis. Transíte ad me omnes qui concupíscitis me, et a generatiónibus meis implémini. Spíritus enim meus super mel dulcis, et heréditas mea super mel et favum. Memória mea in generatiónes sæculórum. Qui edunt me, adhuc esúrient: et qui bibunt me, adhuc sítient. Qui audit me, non confundétur: et qui operántur in me, non peccábunt. Qui elúcidant me, vitam ætérnam habébunt.
 
Graduale. Ps. 12, 6. Exsultábit cor meum in salutári tuo: cantábo Dómino, qui bona tríbuit mihi: et psallam nómini Dómini altíssimi.
℣. Ps. 44, 18. Mémores erunt nóminis tui in omni generatióne et generatiónem: proptérea pópuli confitebúntur tibi in ætérnum.
 
Allelúja, allelúja. ℣. Luc. 1, 46, 47. Magníficat ánima mea Dóminum: et exsultávit spíritus meus in Deo salutári meo. Allelúja.
 
In Missis votivis post Septuagesimam, omissis Allelúja et Versu sequenti, dicitur:
Tractus. Prov. 8, 32, 35. Nunc ergo, fílii, audíte me: Beáti qui custódiunt vias meas. Audíte disciplínam et estóte sapiéntes, et nolíte abjícere eam.
℣. Beátus homo qui audit me, et qui vígilat ad fores meas quotídie, et obsérvat ad postes óstii mei.
℣. Qui me invénerit, invéniet vitam, et háuriet salútem a Dómino.
 
Tempore autem Paschali omittitur Graduale, et ejus loco dicitur:
Allelúja, allelúja.
℣. Luc. 1, 46-47. Magníficat ánima mea Dóminum: et exsultávit spíritus meus in Deo salutári meo.
  
Allelúja. ℣. Beátam me dicent omnes generatiónes, quia ancíllam húmilem respéxit Deus. Allelúja.
 
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
Joann. 19, 25-27.
  
In illo témpore: Stabant juxta crucem Jesu mater ejus, et soror matris ejus María Cléophæ, et María Magdaléne. Cum vidísset ergo Jesus matrem, et discípulum stantem, quem diligébat, dicit matri suæ: Múlier, ecce fílius tuus. Deinde dicit discípulo: Ecce mater tua. Et ex illa hora accépit eam discípulus in sua.
  
Credo.
  
Offertorium. Luc. 1, 46, 49. Exsultávit spíritus meus in Deo salutári meo; quia fecit mihi magna qui potens est, et sanctum nomen ejus.
 
SECRETA
Majestáti tuæ, Dómine, Agnum immaculátum offeréntes, quǽsumus: ut corda nostra ignis ille divínus accéndat, cui Cor beátæ Maríæ Vírginis ineffabíliter inflammávit. Per eundem Dóminum.
 
Et fit Commemoratio Ss. Mm., ut in Missa sequenti. 
  
Præfatio de Beatæ Mariæ Virginem: Et te in Festivitate.
Vere dignum et justum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubique grátias ágere: Dómine sancte, Pater omnípotens, ætérne Deus:  Et te in Festivitate Pilar beátæ Maríæ semper Vírginis collaudáre, benedícere et prædicáre. Quæ et Unigénitum tuum Sancti Spíritus obumbratióne concépit: et virginitátis glória permanénte, lumen ætérnum mundo effúdit, Jesum Christum Dóminum nostrum. Per quem Majestátem tuam láudant Ángeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes, Cœli, cœlorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
  
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus, Deus Sábaoth. Pleni sunt cœli et terra glória tua. Hosánna in excélsis. Benedíctus, qui venit in nómine Dómini. Hosánna in excélsis.

Communio. Joann. 19, 27. Dixit Jesus matri suæ: Múlier, ecce fílius tuus: deinde dixit discípulo: Ecce mater tua. Et ex illa hora accépit eam discípulus in sua.

POSTCOMMUNIO
Divínis refécti munéribus te, Dómine, supplíciter exorámus: ut beátæ Maríæ Vírginis intercessióne, cujus immaculáti Cordis solémnia venerándo égimus, a præséntibus perículis liberáti, ætérnæ vitæ gáudia consequámur. Per Dóminum.
 
Et fit Commemoratio Ss. Mm.
 
Si hodie fuerit Sabbatum, ubi adest obligatio Chori, in Choro post Tertiam dicitur Missa conventualis de Festo, ut supra, et extra Chorum post Nonam legitur Missa de Vigilia anticipata S. Bartholomæi Apostoli, ut sequenti die notatur; de qua tamen prohibentur Missæ provatæ.

sábado, 21 de agosto de 2010

MARÍA, ARCA DE LA SALVACIÓN PARA EL FINAL DE LOS TIEMPOS

Desde Final de los Días


Comenzamos una breve exposición de porque la Theotokos es arca para la salvación de la humanidad, ante la inminente Parusía del Cordero Divino.

El futuro triunfo del Inmaculado corazón de María, fue revelado por la misma Virgen en Fátima, esto nos lleva a entender a la luz de la Sagrada Escritura y las profecías, que si el Inmaculado Corazón de María triunfa en el mundo, es porque ella se ha establecido como Reina de este mundo pues como es la Reina del Universo y de los Ángeles, es Reina del mundo junto con todo lo que contiene incluyendo toda la humanidad y han de servirle, todo reinado, tiene un Rey y una Reina, he aquí a Jesucristo y a su Madre reinando sobre todo el Cosmos, por lo tanto es obvio que este reinado es postrero osea después de la segunda venida de Cristo al mundo, será pues un Reinado conjunto de los dos corazones el de Cristo Rey de Reyes y el de su madre Reina de las Reinas, es evidente que el Reino es conquistado por el Verbo Divino, que derrota al Anticristo y sus secuaces con el resplandor de su venida, con sus ojos como llama de fuego y con el aliento de su boca, ¡ay¡ pobres de los que se enfrenten al Dios Vivo. Si esto es así podemos razonar que como vino Cristo al mundo la primera vez, de manera semejante vendrá la segunda, su Santa Madre, será la encargada de preparar y guardar a la esposa su Santa Iglesia, para recibir al Esposo, si ella se preparó para recibir a Cristo en su seno y preparó el pesebre para su nacimiento, así lo hará con el remanente que Dios haya escogido y con el mundo para la Venida del Esposo; así pues María habitación pulcrísima de la divinidad, guardará al final de los tiempos en su sagrado seno y en su Inmaculado corazón como Arca de Salvación a sus elegidos, a los que no han recibido la marca de la bestia ni el número de su nombre, la Virgen guardará a estas almas escogidas por Dios antes de su venida para luchar, para dar testimonio de la verdad, para ser los testigos de Jesucristo durante el Reinado Tenebroso del Anticristo, pues ella ha de librar la última batalla en la tierra contra la serpiente antigua antes de la Gloriosa venida de su Divino Hijo Jesucristo Pantocrator.

DE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS, POR SAN ALONSO MARÍA DE LIGORIO

Desde El Cruzado

"Los padres pecan si no enseñan a sus hijos las cosas de la Fe y de la salvación"



“Los padres pecan si no enseñan a sus hijos las cosas de la Fe y de la salvación. No deben imitar a ciertos padres y madres que no cumplen ese deber por el afán de mantener ocupados a sus hijos en otras cosas. La consecuencia es que los desdichados no saben confesarse, no conocen las principales verdades de la Fé, ignoran lo que es la Santísima Trinidad, la Encarnación de Jesucristo, el pecado mortal, el juicio, el infierno, el paraíso la eternidad. Muchas veces esa ignorancia es causa de condenación y sus padres deberán prestar cuentas a Dios por ello.

También es deber de los padres vigilar la conducta de los hijos, conocer los lugares y las personas que frecuentan.

Los padres también pecan si no cuidan que sus hijos reciban los Sacramentos, observen las Fiestas y los otros preceptos de la Iglesia.

Pecan doblemente, si les causan escándalo al proferir delante de sus hijos blasfemias, obscenidades, u otras palabras culposas, o haciendo delante de ellos alguna mala acción.

Los padres están obligados a dar buenos ejemplos a los hijos.

¿Como podrían los jóvenes tener una buena conducta, cuando ven con frecuencia que sus padres blasfeman, maldicen, injurian al prójimo, profieren ofensas, hablan de venganzas, de obscenidades, y repiten ciertas máximas pestíferas como: ‘No es necesario preocuparse tanto; Dios es misericordioso, Él tolera ciertos pecados’?

Santo Tomás dice que, de alguna manera, tales padres obligan a pecar a sus hijos.

Hay padres que se lamentan de tener malos hijos; Jesucristo dice: ¿Alguna vez crecieron uvas de espinas? ¿Cómo pueden los hijos ser buenos si tienen malos padres? Sería necesario un milagro.

También es verdad que a veces los padres que dan un mal ejemplo no corrigen a sus hijos aún cuando saben que pecan por no corregirlos.

Santo Tomás dice que, en este caso, un padre debe, por lo menos, pedir a su hijo que no siga el mal ejemplo que le da.

Cuando los padres dan mal ejemplo, digo yo por mi cuenta, no puede esperarse ningún fruto ni de las advertencias, ni de las oraciones ni de los castigos.”

_______________________________
San Alfonso María de Ligorio, Oeuvres Complétes - Oeuvres Ascétiques, Casterman Tournai, 1877, 2a. ed., t. XVI, pp. 474-480.

SALVEMOS A LA JUVENTUD DE CAER EN LAS TRIBUS URBANAS (IV)

ESTAS SON LAS NUEVAS MODAS QUE ATRAPAN A LOS ADOLESCENTES Y LOS LLEVAN AL SUICIDIO; EN ESPECIAL SI CONSTITUYEN UN GRUPO DE AMIGOS CON LA MISMA “ONDA”. LOS PELIGROS DE INTERNET Y DE LA MÚSICA.

4º Las "Tweens"

Probablemente no hayas oído hablar del concepto Tweens, pero te sorprenderá saber que son uno de los motores que mueven la economía mundial y sostienen la sociedad de consumo (y más ahora en los tiempos de crisis). Son el target nº1 de las campañas de moda, cine y TV; Tienen toda una industria e iconos dedicados a ellas; y ni siquiera tienen edad de tener una tarjeta de crédito. Son como un ejército, ellas son las tweens.

 Una ejemplar de tween

Es de sobra conocido que la sociedad de consumo tiende a expandirse hasta el infinito. En la búsqueda por colonizar nuevos sectores de mercado, las empresas de marketing han estirado la edad de adolescencia/juventud hacia arriba y hacia abajo. Hacia arriba mediante el diseño de productos específicos para que la tercera edad se sienta joven (p.ej. la Nintendo DS) y hacia abajo acelerando cada vez más la entrada de los niños/niñas en la adolescencia. Fruto de esto último son las tweens.

Las tweens son chicas preadolescentes de 9 - 15 años, demasiado mayores para ser niñas pero todavía lejos de la adolescencia ("Too old for toys, too young for boys"). Ven Disney Channel, cantan las canciones de Hannah Montana y Justin Bieber (aunque también les gusta One Direction, Selena Gomez y Lady Gaga), tienen teléfono móvil y acceso a internet, y se interesan por la moda y el maquillaje. Pero vayamos por partes.

Campañas publicitarias: El origen

Como las tweens se fijan en las chicas un poco más mayores que ellas, las campañas publicitarias destinadas a las adolescentes también tienen un potente efecto sobre ellas, ya que al ser todavía inmaduras, tienen una mayor ansia de satisfacción inmediata. Interiorizan todos los estereotipos del adolescente (preocupación por la imagen corporal, rebeldía, intensa autoafirmación, rechazo de lo infantil, etc) mucho antes de lo que deberían. Se mueven por tanto en un terreno peligroso.

Como cualquier tribu urbana, las tweens son influenciadas por los medios de comunicación masiva.

Nuevas tecnologías

Son la primera generación que nación con internet en casa. Se enganchan a las redes sociales para buscar la popularidad y reconocimiento de los demás, pero a un nivel más intenso que la gente de más edad (una vez más, su inmadurez). Todas tienen teléfono móvil, el cual utilizan constantemente, y mp4.

Tal es la inmadurez de las tweens, que viven en función del teléfono móvil, el mp3 y las redes sociales

Iconos

Uno de los estandartes de las tweens es Disney Channel y todos sus subproductos. Hannah Montana, Jonas Brothers, Demi Lobato, Selena Gomez y compañía marcan los ritmos a los que se mueve este sector de la población. Y Disney lo sabe. Películas, series, discos, giras de conciertos, revistas, etc. Fuera de esa compañía, el ídolo tween por excelenecia es Justin Bieber.

Este chaval con cara de emo arrepentido, Justin Bieber, es el ídolo Nº 1 de las tweens

Moda

Desde el año 2003, las grandes firmas de moda contemplan a las tweens como potenciales compradoras de ropa. En el momento que entran en la vorágine de la sociedad de consumo, las tweens buscan en la ropa un elemento más de autoafirmación e independencia. La venta de ropa preadolescente mueve 280.000 millones de dólares al año en USA. Paralelo a esto, las tweens empiezan a consumir revistas de moda, algunas de ellas dirigidas a mujeres muchos años mayores.

Miranda Cosgrove es un modelo de ropa para "tweens"

Las consecuencias

Las tweens son un sector peligroso para ellas mismas, ya que están excesivamente expuestas a los vaivenes de la sociedad de consumo. Interiorizan las modas sin digerir, y sin saber discernir lo que es correcto y lo que no. Todo esto les lleva a coquetear precozmente con lo prohibido.

Las tweens empiezan a preocuparse por su imagen corporal cuando todavía tienen cuerpos de niña en sus inicios del desarrollo puberal. No es raro pues que a esta edad pueden verse los primeros desórdenes alimenticios, inicio demasiado precoz de las relaciones sexuales, o la publicación en internet de fotos sexualmente explícitas.

Las tweens tienden hacia el hedonismo, llegando a subir por internet fotos sugerentes
Pronto coquetean con el alcohol y las drogas, como parte de su rito iniciático adolescente. Una vez más antes de tiempo. No es raro ver fumando a las chicas de 12-13 años. Quién sabe en un futuro cuáles serán las consecuencias de estos consumos tan precoces.


Es común que las "tweens" se aproximen al alcohol y las drogas desde ¡los 12 años!

En fin, las tweens mueven el mundo. O al menos una parte de él. Es dificil predecir hacia donde nos lleva este fenómeno. Quizás la sociedad de consumo estire todavía más la edad de inicio de la adolescencia y tengamos que hablar de las pretweens? Sinceramente, yo creo que la burbuja explotará por algun lado mucho antes...

viernes, 20 de agosto de 2010

LA OTRA CARA DE DILMA ROUSSEFF

Fragmento del artículo "El neo-comunista sonriente y el mediocre de hoy", por Jorge Zamora; visto en La Denuncia Profética
 
En Brasil, la delfina de Lula, Dilma Rousseff es candidata a dirigir los destinos de la nación más importante del continente. La escalada neo-guerrillera tiene en Brasil una exponente del comunismo sonriente, que tanto tranquiliza al burgués que esconde la cabeza como la avestruz.
 
¿Quién es Dilma Rousseff en realidad? Respuesta simple: una ex guerrillera comunista. Claro que una neo-guerrillera que cambió la metralleta por un notebook, la selva y los campamentos por las oficinas de lujo, el discurso incendiario y la vida clandestina por la imagen cercana y cálida, para así ganarse el apoyo de las masas desinformadas y el voto de los optimistas moderados.
 
Las víctimas de Dilma Rousseff

Su nueva cara (o máscara)

En los años 60, Dilma Roussef ya militaba (con poco menos de 20 años) en una célula terrorista que se alzó contra el gobierno militar de la época. Comenzó su “carrera” guerrillera en la “Organización Revolucionaria Marxista Política Operaria”, conocida como Polop. Se casó con Claudio Galeno, especialista en fabricación de bombas, en aquella época. A inicio de los años setenta, fue detenida por las fuerzas de seguridad, que la buscaban por aglutinar movimientos guerrilleros comunistas en la Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares. Fue detenida en 1970 y liberada en 1972. Fue entonces cuando partió a entrenarse en técnicas guerrilleras a Uruguay y luego regresó para participar en recaudaciones de fondos para los movimientos subversivos, intentos de secuestro (como el del entonces titular de Hacienda, Delfim Netto), además de participar en robos, etc.

Si Dilma gana la elección, necesariamente –la matemática lo demuestra– es con el voto católico. Se estima que el 75% de los brasileros profesan la verdadera fe. Si Dilma gana la elección, sólo fue con el voto de ellos.

Y mientras esta foresta latinoamericana se incendia, el burgués acomodado, lee el diario, toma café, va a misa y disfruta de la prédica. Dilma lo conoce bien. Ella le habla al oído también y se muestra alegre, con “madurez política”, con la sagacidad de Chávez.

Pero, la lógica exige preguntarse lo siguiente: ¿hasta cuándo durará la risa del neo-guerrillero comunista? ¿cuánto duró la de Chávez? ¿Y la de Fidel Castro? ¿Qué ocurrirá cuando los neo-guerrilleros dejen definitivamente de sonreír? El mediocre venezolano que votó por Chavez, puede contestar la pregunta para nosotros.

Nota del autor: Vea el video que sigue a continuación http://www.youtube.com/watch?v=Qjwj6PAzWP4

SOBRE EL EX-PRÍNCIPE CARLOS HUGO

FARO distribuyó ayer, día del óbito del ex Príncipe Carlos Hugo, la nota hecha pública por la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón. Recogida ayer y hoy por varios medios, otros sin embargo han optado por versiones incompletas o incluso fantásticas, moviéndose entre la mala información y la desinformación completa. Proporcionamos a continuación una breve biografía del finado.

Carlos Hugo de Borbón-Parma

Carlos Hugo (de Borbón Parma) nació en el exilio en París el 8 de abril de 1830, segundo de los hijos y primero de los varones de Don Francisco Javier de Borbón y Braganza y de su esposa Doña Magdalena de Borbón Busset. Don Javier, su padre, se convirtió en jefe de la Junta Suprema Carlista de Guerra en 1936 y pocos meses después en Príncipe Regente, a la muerte del Rey Don Alfonso Carlos. La conspiración, el Alzamiento Nacional, la guerra, nuevamente el exilio y en éste su captura por los nacionalsocialistas alemanes y su internamiento en campos de concentración --sería liberado del de Prax, con la salud quebrantada, en mayo de 1945-- no permitieron a Don Javier ocuparse personalmente de la educación de su primogénito; de lo cual habría de lamentarse años más tarde.

Don Javier de Borbón Parma, padre de Carlos Hugo y Sixto Enrique

Tras un período de apartamiento de la Familia Real y de la Causa carlista, el entonces Príncipe de Asturias, Don Carlos Hugo, retornó a las mismas en 1956, y en mayo 1957 fue presentado en el anual acto de Montejurra por don Rafael Gambra Ciudad (quien años más tarde se convertiría en Jefe de la Secretaría Política de Don Sixto Enrique, hermano de Carlos Hugo y actual Abanderado del Carlismo).

Los años que siguieron fueron de entusiasmo y de fortalecimiento del Carlismo, de la Comunión Tradicionalista, que salió con fuerza de la semiclandestinidad en que vivía desde 1937. Don Carlos Hugo, de personalidad atractiva y aparentemente entregado a la Causa, ganaba apoyos por todas partes. Muchos pensaron que el General Franco se vería obligado a reconocerlo como su sucesor, ya que había rechazado a su padre, Don Javier (legítimo Rey de las Españas desde 1952). Esta creencia marca la primera de las desviaciones de la ortodoxia carlista promovidas por Carlos Hugo: el colaboracionismo franquista, que gradualmente se fue intentando imponer a los carlistas.

El 29 de abril de 1964, en las Basílica de Santa María la Mayor de Roma, Carlos Hugo casó con la Princesa Irene de Lippe-Biesterfield, hija de la Reina Juliana de Holanda. De este matrimonio nacieron cuatro hijos: Carlos Javier (1970), los gemelos Margarita y Jaime (1972) y María Carolina (1974).

Matrimonio de Carlos Hugo con Irene de Holanda

La década de mil novecientos sesenta trajo la gran tragedia para la Cristiandad que supuso el Concilio Vaticano II, especialmente grave para una causa estrictamente católica como el Carlismo. Amparados en la confusión de aquellos momentos, Carlos Hugo y el equipo que se formó alrededor --en el cual el papel de ideóloga quedó en manos de su hermana la ex Infanta María Teresa, convertida al marxismo más radical, y el de asesor "espiritual" en las del jesuita ultramodernista Arturo Juncosa-- pasó rápidamente del tradicionalismo al franquismo con ribetes demócrata-cristianos, y de éstos a un extraño "socialismo autogestionario". Apartando a quienes habían sido colaboradores y hombres de confianza de su padre el Rey Don Javier, y aprovechando la cada vez más delicada salud de éste, intentó cambiar por completo al Carlismo, poniéndolo al servicio de ideologías y de caprichos diametralmente opuestos a los principios que dicha Causa venía sosteniendo ininterrumpidamente desde 1833.

El Vaticano II tuvo trágicas consecuencias a la Causa

Para cuando se produjo la ruptura definitiva, en 1975, se había pasado de cientos de miles de militantes entusiastas a unos pocos miles, divididos entre quienes, engañados, creían permanecer fieles a la Dinastía intentando seguir los constantes cambios de Carlos Hugo, y quienes de verdad permanecieron fieles al viejo lema de Dios, Patria, Fueros y Rey legítimo. En 1976 Carlos Hugo provocó graves incidentes en el acto anual de Montejurra, al invitar a toda la extrema izquierda de la llamada Transición, terroristas incluidos. El 7 de mayo de 1977 murió el Rey Don Javier, cuyos últimos meses fueron amargados por el maltrato moral y hasta físico que sufrió a manos de su hijo Carlos Hugo y las hermanas solteras de éste, María Teresa, María de las Nieves y Cecilia, convertidas en sus cómplices. La Reina viuda, Doña Magdalena, denunció todo esto, y su condena llegó hasta a prohibir la presencia en su propio velatorio y funeral, en 1984, de otros hijos que no fueran Doña Francisca y Don Sixto Enrique.

Mientras tanto, Carlos Hugo, erigido en "presidente" del sospechosamente legalizado y mal llamado "Partido Carlista", ya completamente escindido de la Comunión Tradicionalista Carlista, recibió un vergonzoso otorgamiento de la nacionalidad española legal por parte del Usurpador Juan Carlos, con quien se reunió en numerosas ocasiones, y se presentó a las elecciones generales de 1979, en las que obtuvo resultados insignificantes. En 1980 abandonó sin más explicación el "Partido Carlista" que había creado, dejando considerables deudas a quienes quedaban. Poco después se separó de él su esposa, la Princesa Doña Irene. Hoy prácticamente ha desaparecido aquel "Partido Carlista", cuyos escasos miembros se caracterizaron por detestar a Carlos Hugo, después de su defección, más aún que los verdaderos carlistas.

Tras residir en varios países, Carlos Hugo fijó en Bruselas su residencia habitual. En el año 2002 añadió a su larga lista de felonías la de entregar al Gobierno liberal de Madrid el archivo del Rey Don Alfonso Carlos que se conservaba en Puchheim (Austria), incrementado con el que la ex Infanta Cecilia custodiaba en París. Antes y después reiteró en numerosas ocasiones su reconocimiento de Juan Carlos como "rey", y llegó a enviar a hijos suyos a actos de la familia del actual Jefe de Estado.

Ayer ha muerto Carlos Hugo en la barcelonesa Clínica Quirón, la misma a la que al parecer acude con frecuencia el propio Juan Carlos. La corte holandesa se ha hecho cargo de las exequias, que resultan algo extrañas: indignamente dejado primero el cadáver en el Tanatorio San Gervasi, se anuncia su posterior traslado a La Haya, para luego ser llevado a Parma y sepultado en la cripta de la iglesia de la Stecatta. Es necesario recordar que Carlos Hugo nunca llegó a ser legítimo Duque de Parma, y que desde 1975 no ostentaba legítimamente título alguno, por rebeldía contra su Rey y padre y por rechazar los principios fundamentales de la legitimidad española.

El Carlismo, la Comunión Tradicionalista, sigue su historia, bajo el mando de Don Sixto Enrique de Borbón. Que Dios, en su infinita misericordia, se haya apiadado de Carlos Hugo y consuele y guíe a sus hijos. Requiescat in pace.