Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 26 de noviembre de 2013

DEL ABUSO DE LA MISERICORDIA DE DIOS PARA OBSTINARSE EN EL PECADO, POR SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

DEL ABUSO DE LA DIVINA MISERICORDIA
 
Ignóras quóniam benígnitas Dei ad Pœniténtiam te addúcit? (¿No sabes que la benignidad de Dios te convida a penitencia?)- Romanos 2, 4.
 
Punto 1
 
Refiérese en la parábola de la cizaña que, habiendo crecido en un campo esa mala hierba mezclada con el buen grano, querían los criados ir a arrancarla. Pero el amo les replicó: «Dejadla crecer: después la arrancaremos para echarla al fuego» (Mateo 13, 29- 30). Infiérase de esta parábola, por una parte, la paciencia de Dios para con los pecadores, y por otra, Su rigor con los obstinados. Dice San Agustín que el enemigo engaña de dos maneras a los hombres: «con desesperación y con esperanza.» cuando el pecador ha pecado ya, le mueve a desesperarse por el temor de la divina Justicia; pero antes de pecar le anima a que caiga en tentación por la esperanza de la divina Misericordia. Por eso el santo nos amonesta diciendo: «Después del pecado ten esperanza en la Misericordia; antes del pecado teme la divina Justicia». Y así es, en efecto. Porque no merece la Misericordia de dios el que se sirve de ella para ofenderle. La Misericordia se usa con quien teme a Dios, no con quien la utiliza para no temerle. El que ofende a la Justicia —dice San Juan de Ávila—, puede acudir a la Misericordia; mas el que ofende a la Misericordia, ¿a quién acudirá?
 
Difícilmente se hallará un pecador tan desesperado que quiera expresamente condenarse. Los pecadores quieren pecar, mas sin perder la esperanza de Salvación. Pecan, y dicen: Dios es la misma Bondad; Aunque ahora peque, yo me confesaré más adelante. Así piensan los pecadores, dice San Agustín (Trac., 33, In Jn.). Pero, ¡Oh Dios Mío!, así pensaron muchos que ya están condenados.
 
«No digas —exclama El Señor— La Misericordia de Dios es grande: Mis innumerables pecados, con un acto de contrición me serán perdonados» (Eclesiástico 5, 6). No habléis así —nos dice el Señor—. ¿Y por qué? «Porque su Ira está tan pronta como su Misericordia; y su Ira mira a los pecadores» (Eclesiástico, 5, 7).
 
La Misericordia de dios es infinita; pero los actos de ella, o sea los de conmiseración, son finitos. Dios es clemente, pero también Justo. «Soy Justo y Misericordioso; —dijo el Señor a Santa Brígida—, y los pecadores sólo atienden a la Misericordia». «Los pecadores —escribe San Basilio— no quieren ver más que la mitad». «Bueno es el Señor; pero, además, es Justo. No queramos considerar únicamente una mitad de Dios».
 
Sufrir al que se sirve de la Bondad de Dios para más ofenderle —decía el santo Ávila—, antes fuera injusticia que Misericordia. La clemencia fue ofrecida al que teme a Dios, no a quien abusa de ella. Et Misericordia ejus timentibus eum, como exclamaba en su Cántico la Virgen Santísima. A los obstinados los amansa la Justicia, porque, como dice San Agustín, la Veracidad de Dios resplandece aun en sus amenazas (1).
 
«Guardaos —dice San Juan Crisóstomo (2)— cuando el demonio (no Dios) os promete la divina Misericordia con el fin de que pequéis.» «¡Ay de aquel —añade San Agustín— que para pecar atiende a la esperanza!...(In Sal. 144). ¡A cuántos ha engañado y perdido esa vana ilusión!» (3).
 
¡Desdichado del que abusa de la piedad de Dios para ofenderle más!... Lucifer —como afirma San Bernardo— fue con tan asombrosa presteza castigado por Dios, porque al rebelarse esperaba que no recibiría castigo. El rey Manases pecó; convirtióse luego, y Dios le perdonó. Mas para Amón, su hijo, que, viendo cuan fácil había conseguido el perdón su padre, llevó mala vida con esperanza de ser también perdonado, no hubo Misericordia. Por esa causa —dice San Juan Crisóstomo— se condenó Judas, porque se atrevió a pecar confiado en la benignidad de Jesucristo (4).
 
En suma: si Dios espera con paciencia, no espera siempre. Pues si el Señor siempre nos tolerase, nadie se condenaría; pero la opinión más común es que la mayor parte de los cristianos adultos se condena. «Ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por él» (Mateo 7, 13).
 
Quien ofende a Dios, fiado en la esperanza de ser perdonado, «es un escarnecedor y no un penitente» —dice San Agustín—. Por otra parte, nos afirma San Pablo que «Dios no puede ser burlado» (Gálatas 6, 7). Y sería burlarse de Dios el ofenderle siempre que quisiéramos y luego ir a la Gloria.
 
Quien siembra pecados no ha de esperar otra cosa que el eterno castigo del Infierno (Gálatas 6, 8). La red con que el demonio arrastra a casi todos los cristianos que se condenan es, sin duda, ese engaño con que los seducía diciéndoles: pecad libremente, que a pesar de todo ello os habéis de salvar. Mas el Señor maldice al que peca esperando perdón (5).
 
La esperanza después del pecado, cuando el pecador de veras se arrepiente, es grata a Dios; pero la de los obstinados le es abominable (Job 11, 20). Semejante esperanza provoca el castigo de Dios, así como provocaría a ser castigado el siervo que ofendiese a su señor precisamente porque éste es bondadoso y amable.
 
Afectos y súplicas
 
¡Ah Dios mío! ¡Mirad cómo soy uno de los que os han ofendido porque erais bueno con ellos!... ¡Oh Señor!, esperadme aún. No me abandonéis todavía, que yo espero, con el auxilio de vuestra Gracia, no provocaros más a que me dejéis.
 
Me arrepiento, ¡Oh Bondad Infinita!, de haberos ofendido y de haber tanto abusado de vuestra paciencia. Os doy gracias porque hasta ahora me habéis tolerado; y de hoy en adelante no volveré a ser, como he sido, un miserable traidor. Os amo sobre todas las cosas; aprecio vuestra Gracia más que a todos los reinos del mundo, y antes que perderla preferiría perder mil veces la vida.
 
Dios mío, por amor de Jesucristo, concededme, con vuestro santo amor, el don de la perseverancia hasta la muerte. No permitáis que de nuevo os haga traición ni deje de amaros.
 
Y Vos, Virgen María, en quien espero siempre, alcanzadme la perseverancia final, y nada más pido.
 
Punto 2
 
Dirá, quizá, alguno: «Puesto que Dios ha tenido para mi tanta clemencia en lo pasado, espero que la tendrá también en lo venidero». Mas yo respondo: «Y por haber sido Dios tan misericordioso contigo, ¿quieres volver a ofenderle?»
 
«¿De ese modo —dice San Pablo— desprecias la bondad y paciencia de Dios? ¿Ignoras que si el Señor te ha sufrido hasta ahora no ha sido para que sigas ofendiéndole, sino para que te duelas del mal que hiciste?» (Romanos 2, 4). Y aun cuando tú, fiado en la divina Misericordia, no temas abusar de ella, el Señor te la retirará. «Si vosotros no os convirtiereis, en tensará su arco y le preparará» (Salmo 7, 13).
 
Mía es la venganza, y Yo les daré el pago a su tiempo (Deuteronomio 32, 35). Dios espera; mas cuando llega la hora de la Justicia, no espera más y castiga.
 
Aguarda Dios al pecador a fin de que se enmiende (Isaías 30, 18); pero al ver que el tiempo concedido para llorar los pecados sólo sirve para que los acreciente, válese de ese mismo tiempo para ejercitar la Justicia (Lamentaciones 1, 15). De suerte que el propio tiempo concedido, la misma misericordia otorgada, serán parte para que el castigo sea más riguroso y el abandono más inmediato. «Hemos medicinado a Babilonia y no ha sanado. Abandonémosla» (Jeremías 51, 9).
 
¿Y cómo nos abandona Dios? O envía la muerte al pecador, que así muere sin arrepentirse, o bien le priva de las gracias abundantes y no le deja más que la gracia suficiente, con la cual, si bien podría el pecador salvarse, no se salvará.
 
Obcecada la mente, endurecido el corazón, dominado por malos hábitos, será la salvación moralmente imposible; y así seguirá, si no en absoluto, a lo menos moralmente abandonado. «Le quitará su cerca, y será talada...» (Isaías 5, 5).
 
¡Oh, qué castigo! Triste señal es que el dueño rompa el cercado y deje que en la viña entren los que quisieren, hombres y ganados: prueba es de que la abandona.
 
Así, Dios, cuando deja abandonada un alma, le quita la valla del temor, de los remordimientos de conciencia, la deja en tinieblas sumida, y luego penetran en ella todos los monstruos del vicio (Salmo 103, 20). Y el pecador, abandonado en esa oscuridad, lo desprecia todo: la Gracia Divina, la Gloria, Avisos, Consejos y Excomuniones; se burlará de su propia condenación (Proverbios 18, 3).
 
Le dejará Dios en esta vida sin castigarle, y en esto consistirá su mayor castigo. «Apiadémonos del impío...; no aprenderá (jamás) Justicia» (Isaías 26, 10). Refiriéndose a ese pasaje, dice San Bernardo (6): «No quiero esa misericordia, más terrible que cualquier ira».
 
Terrible castigo es que dios deje al pecador en sus pecados y, al parecer, no le pida cuenta de ellos (Sal. 10, 4). Diríase que no se indigna contra él (Ezequiel 16, 42) Y que le permite alcanzar cuanto de este mundo desea (Salmo 80, 13).
 
¡Desdichados los pecadores que prosperan en la vida mortal! ¡Señal es que Dios espera a ejercitar en ellos su Justicia en la vida eterna! Pregunta Jeremías (Jeremías 12, 1): «¿Por qué el camino de los impíos va en prosperidad?» Y responde enseguida (Jeremías 12, 3): «Congrégalos como el rebaño para el matadero».
 
No hay, pues, mayor castigo que el de que Dios permita al pecador añadir pecados a pecados, según lo que dice David (Salmo 68, 28-29): «Ponles maldad sobre maldad... borrados sean del Libro de los vivos»; acerca de lo cual dice San Roberto Belarmino: «No hay castigo tan grande como que el pecado sea pena del pecado». Más le valiera a alguno de esos infelices que cuando cometió el primer pecado el Señor le hubiera hecho morir; porque muriendo después, padecerá tantos infiernos como pecados hubiere cometido.
 
Afectos y Súplicas
 
Bien veo, Dios mío, que en este miserable estado he merecido que me privaseis de vuestras luces y gracias. Mas por la inspiración que me dais, y oyendo que me llamáis a penitencia, reconozco que todavía no me habéis abandonado. Y puesto que así es, acrecentad, Señor mío, vuestra piedad en mi alma, aumentadme la divina luz y el deseo de amaros y serviros. Transformadme, ¡Oh Dios mío!, y de traidor y rebelde que fui, mudadme en fervoroso amante de vuestra bondad, a fin de que llegue para mí el venturoso día en que vaya al Cielo para alabar eternamente vuestras misericordias.
 
Vos, Señor, queréis perdonarme, y yo sólo deseo que me otorguéis vuestro perdón y vuestro amor. Duéleme, ¡Oh Bondad Infinita!, de haberos ofendido tanto.
 
Os amo, ¡Oh Sumo Bien!, porque así lo mandáis y porque sois dignísimo de ser amado. Haced, pues, Redentor mío, que os ame este pecador tan amado de vos, y con tal paciencia por Vos esperado. Todo lo espero de vuestra piedad inefable.
 
Confío en que os amaré siempre en lo sucesivo, hasta la muerte y por toda la Eternidad (Sal. 83, 3), Y que vuestra clemencia, Jesús Mío, será perdurable objeto de mis alabanzas.
 
Siempre también alabaré, ¡Oh María!, Vuestra Misericordia, por las gracias innumerables que me habéis alcanzado. A vuestra Intercesión las debo. Seguid, Señora mía, ayudándome y alcanzadme la santa Perseverancia.
 
Punto 3
 
Refiérese en la vida del padre Luis de Lanuza que cierto día dos amigos estaban paseando juntos en Palermo, y uno de ellos, llamado César, que era comediante, notando que el otro se mostraba pensativo en extremo, le dijo: «Apostaría a que has ido a confesarte, y por eso estás tan preocupado... Yo no quiero acoger tales escrúpulos... Un día me dijo el padre Lanuza que Dios me daba doce años de vida y que si en ese plazo no me enmendaba tendría mala suerte. Después he viajado por muchas partes del mundo; he padecido varias enfermedades, y en una de ellas estuve a punto de morir... Pero en este mes, cuando van a terminar los famosos doce años, me hallo mejor que nunca...». Y luego invitó a su amigo a que fuese, el Sábado inmediato, a ver el estreno de una comedia que el mismo César había compuesto... Y en aquel Sábado, que fue el 24 de Noviembre de 1668, cuando César se disponía a salir a escena, dióle de improviso una congestión y murió repentinamente en brazos de una actriz.
 
Así acabó la comedia.
 
Pues bien, hermano mío; cuando la tentación del enemigo te mueva a pecar otra vez, si quieres condenarte puedes libremente cometer el pecado; mas no digas que deseas tu Salvación. Mientras quieras pecar, date por condenado, e imagina que Dios decreta su Sentencia, diciendo: «¿Qué más puedo hacer por ti, ingrato, de lo que ya hice?» (Isaías 5. 4). Y ya que quieres condenarte, condénate, pues... Tuya es la culpa.
 
Dirás, acaso, que en dónde está ese modo de misericordia de Dios... ¡Ah, desdichado! ¿No te parece misericordia el haberte Dios sufrido tanto tiempo con tantos pecados? Prosternado ante Él y con el rostro en tierra debieras estar dándole gracias y diciendo: «Misericordia del Señor es que no hayamos sido consumidos» (Lamentaciones 3, 22).
 
Al cometer un solo pecado mortal incurriste en delito mayor que si hubieras pisoteado al Primer Soberano del Mundo. Y tantos y tales has cometido que si esas ofensas de Dios las hubieses hecho contra un hermano tuyo, no las hubiera éste Sufrido... Mas Dios no sólo te ha esperado, sino que te ha llamado muchas veces y te ha ofrecido el perdón. ¿Qué más debía hacer? (Isaías 5, 4).
 
Si Dios tuviese necesidad de ti, o si le hubieses honrado con grandes servicios, ¿podría haberse mostrado más clemente contigo? Así, pues, si de nuevo volvieras a ofenderle, harías que su divina Misericordia se trocara en indignación y castigo.
 
Si aquella higuera hallada sin frutos por su dueño no los hubiera dado tampoco después del año de plazo concedido para cultivarla, ¿quién osaría esperar que se le diese más tiempo y no fuese cortada? Escucha, pues, lo que dice San Agustín: «¡Oh árbol infructuoso!, diferido fue el golpe de la segur. ¡Mas no te creas seguro, porque serás cortado! Fue aplazada la pena —expresa El Santo—, pero no suprimida. Si abusas más de la divina Misericordia, el castigo te alcanzará: Serás cortado».
 
¿Esperas, por tanto, a que el mismo Dios te envíe al Infierno? Pues si te envía, ya lo sabes, jamás habrá remedio para ti. Suele el Señor callar, mas no por siempre. Cuando llega la hora de la Justicia, rompe el silencio. Esto hiciste y callé. Injustamente creíste que sería tal como tú. Te argüiré y te pondré ante tu propio rostro (Salmo 49, 21). Te pondrá ante los ojos los actos de divina Misericordia, y hará que ellos mismos te juzguen y condenen.
 
Afectos y Súplicas 
  
¡Ah Dios mío! desventurado de mí si, después de haber recibido la luz que ahora me dais, volviese a ser infiel haciéndoos traición. Esas luces, señales son de que deseáis perdonarme. Me arrepiento, ¡Oh Sumo Bien!, de cuantas ofensas hice a vuestra Infinita Bondad. Por vuestra Preciosísima Sangre esperó el perdón ciertamente. Mas si de nuevo me apartara de Vos, reconozco que merecería un infierno a propósito creado para mí.
 
Tiemblo, Dios de mi alma, por la posibilidad de volver a perder vuestra Gracia. Porque muchas veces he prometido seros fiel, y luego nuevamente me he rebelado contra Vos... No lo permitáis, Señor; no me abandonéis en esa inmensa desgracia de verme otra vez convertido en un enemigo vuestro. Dadme otro castigo; pero ése, no. «No permitáis que me aparte de Vos».
 
Si veis que he de ofenderos, haced que antes pierda la vida. Acepto la muerte más dolorosa antes que llorar la desdicha de verme privado de vuestra Gracia. Ne permitas me separari a Te. Lo repito, Dios mío, y haced que lo repita siempre: «No permitáis que me separe de Vos. Os amo, carísimo Redentor mío, y no quiero separarme de Vos».
 
Concededme, por los merecimientos de vuestra Muerte, amor tan fervoroso que con Vos me una estrechamente y jamás pueda alejarme de Vos.
 
Ayudadme, ¡Oh Virgen María!, con vuestra Intercesión y alcanzadme la santa Perseverancia y el amor a Cristo Jesús.
  
San Alfonso María de Ligorio, Preparación para la muerte, Consideración 17
  
NOTAS
 
(1) Qui verus est in promittendo, verus est in minando.
(2) Hom., 50 Ad Pop. Antioch.
(3) Dinumerari non possunt quantos haec inanis spei umbra deceperit.
(4) Fidit In Lenitate Magistri.
(5) Maledictus homo qui peccat in spe. 
(6) Serm. 42, In Cant. 

LA MASONERÍA, UNA ESPECIE DE JUDAÍSMO ABIERTO

Desde SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS

 
"La Masonería gentil inconscientemente nos sirve de careta que nos oculta a nosotros y a nuestros objetivos, pero el plan de acción de nuestro poder, continuará siendo para la gente un misterio insoluble." Protocolo IV de los Sabios de Sión.
 
La asociación masónica ha sido un cuadro donde han entrado muchas categorías de hombres que se han reconocido allá por una especie de medianía común maléfica: los perezosos, los vanidosos, los perversos, hasta temerosos para obrar solos, y que una idea de garantía personal llevada a no aventurarse a sabiendas.
 
Dirigida la Masonería por dueños invisibles y que nadie sospecha, fue una especie de judaísmo abierto, una especie de habitación de mozo, de oficina, de agencia, donde los judíos fraternizaron con personas que no hubieran querido recibir en su casa. Al abrigo el judío de esta máquina de guerra que le ocultaba, pudo realizar el mal sin ser responsable…”
 
Eduardo Drumont, La Francia judía, página 427

sábado, 23 de noviembre de 2013

FRANCISCO BERGOGLIO, EL PAPA... PAYASO

Desde MILES CHRISTI

Salió finalmente a relucir: Payaso Francisco, director del Circo Vaticano

El miércoles 6 de noviembre, tras su habitual audiencia en el Vaticano, el Papa Francisco se encontró con una pareja de recién casados, y delante de los periodistas no se le ocurrió otra cosa al pretendeinte Vicario de Cristo que ponerse una nariz de payaso, supuestamente para solidarizarse con el trabajo que realiza la pareja en hospitales con niños enfermos.

Ha sido muy evidente durante estos primeros meses de su reinado que, atendiendo a los hechos, Francisco está desacralizando el papado. Con el pretexto de la humildad, ha ido eliminando ornamentos y ceremonias que establecía el protocolo, que lejos de ser para su glorificación personal, ensalzaban la figura del Papa, como cargo instituido por Nuestro Señor para regir Su Iglesia. Los honores que se rinden al Papa son honores rendidos a Dios. Por eso es muy grave, y hiere toda sensibilidad auténticamente católica, que el Papa pose en situaciones indignas de su posición, propias del mundo de la farándula. La dignidad del papado debería estar por encima de la ideología personal de Jorge Bergoglio.

LAS SIETE IGLESIAS DEL APOCALIPSIS, PARTIENDO DEL PADRE LEONARDO CASTELLANI (Descripción gráfica)

Idea original: LA HONDA DE DAVID. Vía ECCE CHRISTIANUS (Imágenes y reflexiones al pie, de MILES CHRISTI)

I- EFESO
Éfeso significa ímpetu. Representa la primera edad de la Iglesia, la Iglesia Apostólica, hasta Nerón.
 
Por mandato de Jesús, los Apóstoles predicaban valerosamente el Evangelio donde quiera que iban, organizaban la Iglesia y administraban los Sacramentos.
 
II- ESMIRNA
Es la edad de las persecuciones, desde Nerón a Diocleciano. Smyrna en griego significa mirra, símbolo en la Escritura de dolores corporales y de embalsamamiento.
 
Por profesar la Fe Católica, miles de creyentes fueron martirizados a manos del paganismo decadente y del judaísmo vencido. Pero su entereza atrajo muchas conversiones.

III- PERGAMO
Por los libros, Pergamino. Es la Iglesia de los Doctores y de las Herejías, hasta Carlomagno.
 
 Ya libres de persecuciones, el problema que afrontó la Iglesia era la herejía. Se convocaron concilios como el de Nicea, en donde los Padres defendieron la Ortodoxia de la Fe.

IV- THYATIRA
Thyatira (triunfo) es la Iglesia del Dominio, desde Carlomagno hasta Carlos V de Alemania y I de España.
 
 De Dios procede toda autoridad espiritual y terrenal. La Iglesia legitimaba el gobierno de los reyes, y éstos salvaguardaban la Fe.

V- SARDES
Sardes (sardio, sardónica, riqueza) es la edad llamada del Renacimiento, desde Carlos V hasta la Revolución Francesa. Sardes, capital del reino de Lydia, era proverbial en la antigüedad por sus riquezas: el nombre de su rey Creso, todavía se usa hoy día para designar a los multimillonarios. Tiene nombre de viviente pero está “muerta” ya que comienza a ser carcomida por las filosofías liberales.
 
 Desde el Renacimiento clásico, la sed de riquezas y el afán por las nuevas ideas invadieron el corazón de las personas, olvidándose de Dios.
 
VI- FILADELFIA
Filadelfia significa amor a los hermanos. Es la Iglesia misionera que va desde la Revolución francesa hasta el papado de Pío XII. Tiene “poca fuerza” porque es combatida por las ideologías liberales, modernistas y ateas, pero sin embargo “guarda la palabra”. Durante la misma se convierten “algunos de los que se dicen judíos pero no lo son” (Lehmann, Cohen, Ratisbona, Zolli, etc).
 
A pesar de verse combatida por los enemigos, la Iglesia Católica conserva la Pureza de la Fe. Los Papas (hasta Pío XII inclusive), prefirieron perder el poder terrenal y hasta la libertad antes que claudicar en el Dogma.

VII- LAODICEA
Laodicea (gr. Laodíkeia, quizá “corte [de justicia] del pueblo”, “juicio [justicia] del pueblo” o “un pueblo juzgado”) es la Iglesia actual, desde el Concilio Vaticano II hasta la Parusía en su fase de “juicio de vivos”. Esta Iglesia es un Iglesia tibia, “ni fría ni caliente”, que se “cree rica” pero necesita “colirio para ver”. Es la Iglesia del Anticristo y Cristo está “a las puertas”.
 
Son los tiempos de la Gran Apostasía: Una “iglesia” que se aparenta Católica sin serlo, y se prostituye con el mundo; combate a la Iglesia que, desde el exilio, clama por el Triunfo Final de Cristo.

DE LA FARMACÉUTICA VATICANA: MISERICORDINA

Después de trasnochar en las oraciones y de preparar la traducción de algunos cuantos artículos para el blog, releí los diarios (que por falta de tiempo y de contenido no me gustan). Y encuentro la última bergogliada: MISERICORDINA.
 
Me refregué los ojos (tenía sueño, eran las 2:00), no lo podía creer. Pero era cierto: Francisco I, en su Ángelus del 17 de Noviembre, recetó (cual farmaceuta), la cual contiene:
 
  • 59 grageas ensartadas (curiosamente, un rosario con la Cruz rota).
  • La Corona de la Divina Misericordia (devoción conciliar): 50%
  • Imagen de Jesús de la Misericordia (sustituto del Sagrado Corazón de Jesús): 50%
 
Presentación estándar de la Misericordina
 
En verdad, digo: Tras llevarse por delante el Rosario de la Virgen (con los Misterios illuminati y el proyecto Misterios ocultistas), rechazar rosarios, novenas y otras prácticas pías de la Iglesia de siempre (al tacharlas de supersticiones de beatas); vemos a Bergoglio promover un rosario en caja, como un antiinflamatorio o panacea.
 
"Lo triste es así", dijo Peter Altemberg. Y cito esto porque pienso que para los deutero-vaticanos, el Rosario que la Virgen le dictó a Santo Domingo de Guzmán fuera insuficiente, o el Sagrado Corazón de Jesús fuera un llamado a "hacer lío" (siendo que es la bandera de la Contrarrevolución). Estas dos devociones fueron alentadas por Papas y santos, y aún, en ellas se cifra toda salud y esperanza de conversión y de paz (sin tanto mercadeo). 
 
Quizá penséis que hablo como un amargado sacristán desempleado, pero hago expresar: Esto es puro miserabilismo al estilo hortera. Equiparar las Virtudes católicas a las máximas del mundo, cristocentrismo exacerbado (Luther's way), eliminar la Tradición para asistir al circo ecumenista... ¡He ahí el programa desde Roncalli Marzolla/Juan XXIII hasta Bergoglio Sívori/Francisco I! No nos olvidemos del "Dejáte misericordear, que eso no duele".
 
 
Como hablamos de "medicamentos", la Lex Artis (los lineamientos comunes) de las Ciencias de la Salud establece que deben especificarse claramente las contraindicaciones, efectos secundarios y qué hacer en casos de intoxicación. En este orden, definimos:
 
Contraindicaciones: No tome misericordina si está usted cerca de algún Franciscano de la Inmaculada, o de alguien que haya optado por la misa en latín, o si está usted en contacto con cualquier otro síntoma de tradicionalismo. Precaución especial si es devoto de Nuestra Señora de Fátima. En tal caso, consulte a su párroco o a su psicólogo. 
Efectos secundarios: Olvido de la Justicia de Dios. Adormecimiento de la conciencia. Juanpablolatría extrema. Recibir la comunión en la mano. Sensación de "sálvese usted mismo". 
Primeros Auxilios: En caso de intoxicación, lea y escuche el discurso del "Cardenal" Rouco Varela en la Asamblea de Obispos Españoles.

PRIMERO SE PELEABA POR EL DERECHO AL TRABAJO Y A UN SALARIO, AHORA ES POR UN SALARIO SIN TRABAJAR

De niños nos decían: “La pereza es madre de todos los vicios”. Y la Biblia dice: “El que no trabaje, que no coma”. Pero, al parecer, las cosas van a cambiar: En Suiza, se busca que el Estado le pague a la gente sin tener ésta que trabajar (es decir, el “Derecho a no trabajar”).
 
Pero dejemos que la noticia hable por sí sola. 
 
EN SUIZA, SE HARÁ UN REFERÉNDUM POR EL DERECHO A NO TRABAJAR
 
Desde SIGNOS DE ESTOS TIEMPOS-FOROS DE LA VIRGEN
 
Los ciudadanos de Suiza decidirán en un referéndum sobre un ingreso pagado por el Estado a todos los ciudadanos cada mes, prescindiendo de sus condiciones económicas y su situación de trabajo. Un ingreso mínimo “incondicional” de por vida, en definitiva, que el New York Times lo comentó como:

La propuesta de Suiza de pagar a la gente por estar viva”.
 
Este es un movimiento nuevo en Europa, porque también se propuso en Italia. Es más radical que las normas del estado de bienestar de Suecia, y de hecho, se consagra el derecho a no trabajar, o, en palabras de los organizadores,

“la existencia en condiciones de dignidad, independientemente de la actividad realizada o no realizada”.
 
O sea que los organizadores no tienen en cuenta que el trabajo dignifica y que están introduciendo vicios en la sociedad. En Latinoamérica, por ejemplo, han crecido los “ni ni” o sea los jóvenes que ni estudian ni trabajan, y eso ha generado una gran delincuencia juvenil, con rasgos violentos.

DERECHO A NO TRABAJAR

Los organizadores de la iniciativa popular, denominada “Por una renta básica incondicional”, recogieron 126.000 firmas válidas, más de los 100.000 necesarias para validar la propuesta, según ha informado el TMNews. La población debe expresarse en el año 2015 o 2016.

Si se aprueba, la Asamblea Federal de Suiza se verá obligada a legislar. Según uno de los organizadores, un profesor de ciencias políticas en la Universidad de Zurich y diputado del partido socialista, Nenad Stojanovic,

Mientras que a menudo hablamos del derecho al trabajo, en este caso sería establecer el derecho de no trabajar: el derecho a existir en dignidad independientemente de la actividad o no actividad que lleva a cabo la persona”.
 
Esta propuesta es fijar ingresos, que habrán de recibir todos los suizos mayores de 18 años, una suma de 2.500 francos suizos al mes, unos 2.000 euros. Una cantidad no estratosférica, según los organizadores, si se compara con el costo de vida en Suiza, donde la cuota mensual de una guardería pública cuesta miles de euros, y el salario medio es igual a 6.000 euros. Estamos hablando de cifras brutas.

220 MIL MILLONES DE EUROS AL AÑO

La renta básica incondicional, una especie de derecho económico fundamental, sería para Stojanovic “una verdadera revolución”.

Pero ¿a qué precio? Si la propuesta de los organizadores pasa como está, cada año el Estado deberá pagar € 220 mil millones, casi la mitad del PIB de Suiza, que asciende a 471 mil millones.

La propuesta, sin embargo, puede no ser tan absurda porque la renta básica debe ser sustituida por cualquier otro ingreso.

TMNews escribe:

“Por ejemplo, el que recibe un sueldo de su empresa de € 6.000 brutos al mes seguirían recibiendo ese dinero, pero la empresa sólo le pagaría € 4.000. Quién recibe una pensión de € 4.000 sólo debería recibir € 2.000. El resto de las arcas federales. Obviamente, si uno perdiera su puesto de trabajo continuaría recibiendo € 2.000 de base, de acuerdo con la propuesta de los promotores”.
 
ESCEPTICISMO

Según los promotores, desde el momento que estos ingresos sustituirían también todas las formas de subsidios, asistencia social y las pensiones, el gobierno federal podría reducir drásticamente el gasto público a cerca de 10 mil millones, 30 como máximo.

El texto de la consulta, sin embargo, no contendrá la figura del salario mínimo, que si se aprueba, será decidido por el Parlamento.

Contrariamente a lo que se piensa, hay muchos que se han pronunciado en contra de la propuesta, incluidos los sindicatos: de hecho, se teme que el trabajo puede ser desalentado y las pensiones abolidas.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

ÚLTIMAS PALABRAS DEL GENERALÍSIMO

Francisco Franco Bahamonde

Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida que ya sé próximo.

[...] Os pido que perseveréis en la unidad y la paz.

[...] Mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la Patria. Quisiera, en mi último momento, unir los nombres de Dios y de España y abrazaros a todos para gritar juntos, por última vez, en los umbrales de mi muerte: ¡Arriba España! ¡Viva España!
Francisco Franco, Mensaje póstumo

ORACIÓN POR LOS CAÍDOS EN LA SANTA CRUZADA ESPAÑOLA

HOMENAJE A JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA, MÁRTIR; AL CAUDILLO FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, Y A LOS 300.000 SACERDOTES, MONJAS Y SEGLARES MARTIRIZADOS A MANOS DE LA REPÚBLICA ATEA Y COMUNISTA

Desde TRADICIÓN DIGITAL


Señor, acoge con piedad en tu seno a los que mueren por España y consérvanos siempre el santo orgullo de que solamente en nuestras filas se muera por España y de que solamente a nosotros honre el enemigo con sus mayores armas. Víctimas del odio, los nuestros no cayeron por odio, sino por amor, y el último secreto de sus corazones era la alegría con que fueron a dar sus vidas por la Patria.

Ni ellos ni nosotros hemos conseguido jamás entristecernos de rencor ni odiar al enemigo, y tú sabes, Señor, que todos estos caídos mueren para libertar con su sacrificio generoso a los mismos que les asesinaron, para cimentar con su sangre joven las primeras piedras en la reedificación de una Patria libre, fuerte y entera.

Ante los cadáveres de nuestros hermanos, a quienes la muerte ha cerrado sus ojos antes de ver la luz de la victoria, aparta, Señor, de nuestros oídos las voces sempiternas de los fariseos, a quienes el misterio de toda redención ciega y entenebrece, y hoy vienen a pedir con vergonzosa ingencia delitos contra los delitos y asesinatos por la espalda a los que nos pusimos a combatir de frente.

Tú no nos elegiste, Señor, para que fuéramos delincuentes contra los delincuentes sino soldados ejemplares, custodios de valores augustos, números ordenados de una guardia puesta a servir con amor y con valentía la suprema defensa de una Patria. Esta ley moral es nuestra fuerza. Con ella venceremos dos veces al enemigo, porque acabaremos por destruir no sólo su potencia sino su odio.

A la victoria que no sea clara, caballeresca y generosa preferimos la derrota, porque es necesario que, mientras cada golpe del enemigo sea horrendo y cobarde, cada acción nuestra sea la afirmación de un valor y una moral superiores. Aparta así, Señor, de nosotros, todo lo que otros quisieran que hiciésemos y lo que se ha solido hacer en hombre de vencedor impotente de clase, de partido o de secta, y danos heroísmo para cumplir lo que se ha hecho siempre en nombre de una Patria, en nombre de un Estado futuro, en nombre de una cristiandad civilizada y civilizadora. Tú sólo sabes con palabra de profecía para qué deben estar” aguzadas las flechas y tendidos los arcos” (Isa. V, 28).

Danos ante los hermanos muertos por la Patria perseverancia en este menosprecio hacia las voces farisaicas y oscuras, peores que voces de mujeres necias. Haz que la sangre de los nuestros, Señor, sea el brote primero de la redención de esta España, en la unidad nacional de sus tierras, en la unidad social de sus clases, en la unidad espiritual en el hombre y entre los hombres, y haz también que la victoria final sea en nosotros una entera estrofa española del canto universal de tu gloria.

(RAFAEL SÁNCHEZ MAZAS, Falange Española, 22 de febrero de 1934)

domingo, 17 de noviembre de 2013

LAS LINDURAS QUE DICE KIKO ARGÜELLO, FUNDADOR DEL NEOCATECUMENALISMO

Desde MILES CHRISTI
 
La “Deesis” del Camino Neocatecumenal: Mario, Kiko y Carmen
 
De los catequistas
«No se puede murmurar de los catequistas. Porque entonces, si yo murmuro de los catequistas dejo de creer que son enviados de Dios, porque han hecho esto mal; y esto; y esto; ya no se puede crecer en la fe, ya el Camino no viene de Dios»
 
De la formación de los sacerdotes
«Tenemos el problema de que en muchas parroquias a las que vienen curas nuevos, que han sido educados muy clericalmente, no soportan que en la parroquia haya un grupo que él no lo dirija, sino que lo lleve gente de fuera.»
 
De la libre opinión en y sobre el Camino
«¿Puedo hablar en el Camino? -No, en el Camino se obedece y si no te gusta te vas, esto es así.»

«Si nos juzgáis se acabó, tenéis que dejar inmediatamente el Camino. Además, Dios os corregirá, porque yo no vengo aquí a hablar por mi cuenta, yo hablo en nombre de otro. ―El que a vosotros escucha a mí me escucha —dice Cristo—, el que a vosotros acoge a mí me acoge.»
 
De la renuncia de Benedicto XVI y la elección de Francisco I
«Yo quisiera, después de los milagros que va a hacer este Papa con nosotros, mandarle a Benedicto XVI una carta dándole las gracias. Porque gracias a que ha dimitido, la Iglesia se va a reformar»
 
A los que antes lo seguían y ahora lo critican
«Y si alguno empieza a criticarme, como les ha pasado a algunos con esto de las communitates in misionem, diciendo: -¡No nos dicen nada y nos envían así! ¿Pero esto qué es? ¡Ah! ¿No has visto suficientes milagros? Yo no me tengo que justificar contigo. Vosotros siempre me habéis obedecido, me habéis excusado, porque habéis visto nuestra buena intención, nuestro amor. »
 
A los jóvenes sobre las redes sociales
«Así Dios nos ha inspirado, según el Directorio catequético aprobado por la Santa Sede: cómo en el Camino se pasa al año nuevo. Así que este año vais a obedecer, y los jóvenes no se van a bailar con los amiguitos y las amiguitas después de que se han puesto de acuerdo en Facebook. Primero porque no van a tener Facebook, que vais a echar a la basura Facebook y el ordenador, si hace falta»
 
Del comunismo
«Ya quisieras tener una vida tranquila; pues no estamos aquí para tener una vida tranquila, no somos unos burgueses —una palabra hecha por los comunistas-, entendiendo por burgués, decían, un cerdo con tirantes, una persona que solamente piensa en pasarlo bien, pasarlo bien y nada más, uno que le tienen sin cuidado las injusticias, los pobres, ni el mundo. Ellos, los comunistas, intentan hacer un mundo socialmente mejor, tiene buena intención en ese sentido»
 
 Otros grupos exigen lealtad y secreto de parte de los miembros; los propósitos son dudosos, sin embargo lo hacen para controlar. Esto es fascinante para muchos jóvenes, y se unen a estos grupos. Mucha gente quiere unirse a grupos donde están sus amigos. ¡Por favor! ¡Hijos míos!, no permitan que estos grupos los alejen de la verdadera fe. (Mensaje de Nuestra Señora a Mary Jane Even, Septiembre de 2000).

SECRETARIO PERSONAL DE WOJTYLA: "ÉL NO FUE SANTO"

Traducción del artículo original publicado en TRADITIO
  
Wojtyla Katzorowski/Juan Pablo II, bendiciendo al pederasta de Marcial Maciel
 
Estanislao Dziwisz estaba muy asociado con Wojtyla-JPII. Sirvió a Wojtyla por 13 años cuando Wojtyla fue Arzobispo de Cracovia (Polonia), y fue cuando se mudó con Wojtyla al Palacio Apostólico, donde participó de los secretos de 26 años de papado. Cuando murió Wojtyla, Dziwisz fue supuestamente promovido al Cardenalato para guardar silencio sobre las conexiones de Wojtyla con pedófilos, particularmente con el más notorio de ellos, Marcial Maciel, el fundador y cabeza de los Legionarios de Cristo, al cual Wojtyla otorgó grandes honores públicos y acceso personal. 
 
Estanislao Dziwisz, Cardenal Arzobispo de Cracovia. Seretario personal de Juan Pablo II
 
En 2004 Wojtyla se reunió públicamente con el pedófilo Maciel, lo alabó y lo bendijo. Dziwisz, en un libro lanzado en Noviembre de 2013, declaró categóricamente: Wojtyla "no debió recibir a ese individuo". Maciel había estado sodomizando a seminaristas abandonados, violando a hombres, mujeres y niños, aún a sus propios hijos ilegítimos, y tuvo el descaro de presentarse ante Wojtyla en Roma.
 
Dziwisz admitió la extendida creencia de que Wojtyla "no hizo lo suficiente para proteger a las víctimas y castigar a los presbíteros culpables". Dziwisz intenta en ese libro descubrir parte de la culpa del neo-papado de Wojtyla en la corrupción moral por señalar que su "compañero en el crimen", el neo-cardenal Josef Ratzinger, fue cómplice en el encubrimiento de "esta horrible plaga." En una época cuando los jefes de las organizaciones están expectantes en asumir respunsabilidad pública sobre lo hecho en su administración, Dziwisz muestra que Wojtyla fue más un incompetente ignaro que por ninguna razón puede ser "santo". [Alguna información para este comentario fue aportada por el Catholic Herald de Reino Unido.] 
 
Ratzinger Tauber/Benedicto XVI, cuando era cardenal, encubrió muchos casos de pedofilia en la secta conciliar.
 
Buenos Católicos, el hecho que Francisco-Bergoglio, el tercer antipapa pedófilo, haya anunciado que canonizará al Primer antipapa pedófilo, Wojtyla, os dice todo lo que necesitáis saber sobre cómo el neovaticano y su neo-papado han caído, en la más agria denuncia de Nuestro Señor: "parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre. [...] Por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad." (Mateo 23: 27-28).

sábado, 9 de noviembre de 2013

VATICANO ADVIERTE A OBISPOS NORTEAMERICANOS: LAS "APARICIONES" DE MEDJUGORJE SON FALSAS...

Y decían que Nos estábamos contra la Virgen María... ¿QUÉ SE LES DEJA A ELLOS?
 
Carta enviada por Carlo María Viganò, Nuncio vaticano en Estados Unidos
 
TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL (negrillas nuestras)
Nunciatura Apostólica
Estados Unidos de América
Número Postal 3980 
21 de Octubre de 2013 
(Recibido el 23 de Octubre de 2013)
Reverendo Monseñor Jenkins,
Yo escribo a solicitud de Su Excelencia el Reverendo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que pregunta, si los obispos de EUA. fueron avisados nuevamente de la siguiente (cf. mi carta del 27 de Febrero del 2013, con el mismo número de protocolo). A través de ella, Su Excelencia desea informar a los obispos que uno de los auto-llamados "visionarios" de Medjugorje, el señor Ivan Dragicevic, estaba programado para una gira en ciertas parroquias alrededor del país, durante la cual hará presentaciones acerca del fenómeno de Medjugorje. Además, como se anticipó, durante dicha gira, el señor Dragicevic, recibirá "apariciones".
Como bien sabéis, la Congregación para la Doctrina de la Fe está en el proceso de investigar ciertos aspectos doctrinales y disciplinarios sobre el fenómeno de Medjugorje. Por esta razón la Congregación afirmó que de acuerdo a la credibilidad de estas cuestionadas "apariciones", se acepta la declaración que dieron los Obispos de la antigua República de Yugoslavia el 10 de Abril de 1991, que aseveran: "A partir de las investigaciones hechas, no es posible establecer que hubieran apariciones o revelaciones supernaturales". Como sigue, en consecuencia de ello, a los clérigos y los fieles no se les permite participar en encuentros, conferencias o celebraciones públicas donde se garantice la credibilidad de dichas "apariciones"
En orden a esto, para evitar escándalos y confusión, el arzobispo Müller solicita que los obispos sean informados sobre esta materia lo más pronto posible.
Tomo esta oportunidad para presentarle a Vd. mis sentimientos de profunda estima, y queda,
Sinceramente suyo en Cristo,
(FIRMA)
+Carlo María Viganò
Nuncio Apostólico
______________________
Mons. Ronny Jenkins
Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos
3211 Fourth Street NE
Washington, DC 20017
 
Medjugorje: Las llamas de la apostasía asolando la fe de los creyentes