Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 6 de mayo de 2017

LUCIFER DETRÁS DE LOS RITUALES MASÓNICOS; Y LA CONTINUIDAD POLÍTICA ZETAPÉ-RAJOY

Noticia tomada de ACTUALL
 
Alberto Bárcena, profesor de Historia, autor de «Iglesia y Masonería», sostiene que la ONU y otros organismos menos transparentes como el club Bilderberg son empleados para imponer leyes de carácter anticristiano al margen de los distintos parlamentos nacionales.
 
Autor de «Iglesia y masonería» (editorial San Román), el profesor de Historia Alberto Bárcena incide una y otra vez en la misma idea: lo importante no es saber quién pertenece a la masonería, sino atender a los hechos. Por sus frutos los conoceréis, dice el evangelio. Y ahí está lo nuclear, advertir cuáles son las ideas y postulados diseñados para acabar con veinte siglos de tradición judeocristiana (sic).
 
No es, desde luego, una tarea fácil. Pero Bárcena sostiene que la masonería cuenta con el apoyo de organismos internacionales como la ONU y otros menos transparentes como el club Bilderberg. Para lograr el objetivo final -la destrucción de la familia- la masonería cocina y más tarde impone su ingeniería social saltándose la soberanía nacional de los distintos parlamentos.
 
Una macabra jugada antidemocrática que impone una nueva moral al castigar sin tapujos al que se opone a los postulados del mundialismo y el nuevo orden mundial. De esta asfixia ideológica no se libran ni los colegios concertados o privados. ¿Les suena de algo la sanción al director de un colegio concertado por criticar la Ley Cifuentes?
 
Una estrategia aplicada en España (ideología de género y leyes LGTB, intromisión en la educación de los menores al margen de los padres, asignaturas como Educación para la ciudadanía…) desde hace al menos una década.
 
Este profesor de la Universidad CEU San Pablo de Madrid advierte, asimismo, de quienes desde dentro de la Iglesia reivindican la doble pertenencia, algo imposible, sostiene, por cuanto la pertenencia a la masonería implica la negación del cristianismo.
 
JAVIER TORRES: Escribe en su libro que quieren sustituir a Dios por el demonio. ¿Por qué les seduce el demonio?
ALBERTO BÁRCENA: Viendo los rituales masónicos acabas comprendiendo que dentro de la masonería se adora a Lucifer, aunque nunca lo llamen Satanás. El reclamo de la masonería es el ‘reclamo oculto’ que suministran al iniciado para hacerlo superior. Y en ese viaje iniciático se encuentran con Lucifer. Le pueden cambiar el nombre, pueden camuflarlo detrás de algunos rituales, pero en algunos queda muy claro, como cuando pisan el crucifijo.
 
J. T.: ¿Pisar un crucifijo?
A. B.: Un día tuve una conversación con el nieto de un masón de grado 33 que quería iniciarle. Le hablé de los rituales y me respondió: ‘Esta parte ya me la sé, Lucifer es quien trae la sabiduría al hombre en el paraíso y Dios es quien expulsa a los dos’. Para ellos Lucifer es el aliado del hombre. Le cuento otra anécdota.
 
J. T.: Adelante.
A. B.: Durante una conferencia en la que participé con un antiguo gran maestre de la Gran Logia de España, Tom Sarobe, leí el ritual masónico con pelos y señales porque me lo pidió una señora del público. Y al acabar, Sarobe, que se había presentado como masón, no dijo ni una palabra. Ahí supe que aquello que leí era verdad. Él había ido en representación de la masonería y si no dijo nada tras oírme suponemos que lo da por bueno.
 
J. T.: En estos ritos se habla de adoración al diablo. ¿Eso implica odiar a la Iglesia?
A. B.: No hay término medio y además está en el evangelio: o conmigo o contra mí. No se puede servir a dos señores: no se puede servir a Satanás, que se rebela contra Dios, y a Cristo. No hay posible doble pertenencia. Si no fuera así, ¿por qué pisan los crucifijos? ¿Por qué dicen en ese ritual ‘esta cruz, símbolo de muerte y destrucción, salga del mundo?’ ¿Por qué han perseguido a la Iglesia católica siempre? ¿Por qué han impuesto una moral completamente contraria a la doctrina social a la iglesia? La imposibilidad de doble pertenencia es manifiesta.
 
J. T.: ¿Es más eficaz actuar desde la sombra?
A. B.: Ahora ya están saliendo a la superficie. El parlamento balear votó una resolución a favor de la masonería hace unos días. El colegio de abogados de Madrid convocó una conferencia bajo el título «Católicos y masones» en la que invitaron al presidente del Supremo Consejo del grado 33 que iba acompañado de un jesuita que apoyaba sus tesis masónicas.
 
J. T.: Hay quien dice que las condenas de la Iglesia a la masonería están superadas.
A. B.: No es verdad: un masón francés pidió al Papa Francisco que derogue la última condena (sic) de 1983, aún en vigor. Los masones que piden la derogación dicen que van en la línea de monseñor Ravasi (al frente del Consejo de la Cultura del Vaticano). Este obispo mantiene que hay que abrirse al diálogo con los masones. Pero ese diálogo ya se mantuvo de 1974 a 1980 entre la Conferencia Episcopal de Alemania y la Gran Logia alemana. Los obispos concluyeron que era imposible la doble pertenencia.
 
J. T.: ¿Acaso hay dentro de la Iglesia una infiltración masónica?
A. B.: Claro. Es más fácil demoler la Iglesia desde dentro que desde fuera. Algunos lo hacen de forma consciente y otros son colaboradores que quizá no sean conscientes del alcance, gente equivocada. Han jugado al relativismo y la confusión es tan grande que ha sido caldo de cultivo para que eso suceda.
   
J. T.: ¿Y en la política? ¿Qué porcentaje de los españoles son masones?
A. B.: Actualmente el porcentaje es altísimo y no se corresponde con un partido en concreto. Si descartamos a ERC, que siempre lo ha sido, hay que destacar las políticas de Zapatero, que son promasónicas. Hizo una política laicista casi dictada por la logia el Gran Oriente de Francia. Zapatero reconoce en su biografía autorizada (la de Suso de Toro) que lo único digno de adoración es el hombre. Eso revela una gnosis antropocéntrica, la masónica.
  
J. T.: ¿La Fundación Ferrer Guardia fue la que diseñó la asignatura Educación para la Ciudadanía aprobada por Zapatero?
A. B.: Sí. Esta fundación parte de la exaltación de un personaje como Ferrer Guardia al que presentan como un mártir de la libertad cuando fue el que estuvo detrás de la Semana Trágica de Barcelona y del atentado contra Alfonso XIII y la reina Victoria.
 
J. T.: Volvamos a la asignatura, ¿qué supone?
A. B.: Esta asignatura supone formar en contravalores a los niños, lo que entra en colisión con el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus creencias. No tiene que ser el Estado el que los forme en valores, pero siempre han perseguido esta enseñanza laica. No olvidemos que en la Segunda República prohibieron a las órdenes religiosas impartir la docencia. Ahora incluso quieren formar a los niños en este nuevo sistema de valores.
 
J. T.: ¿Pero Zapatero es masón?
A. B.: Él dijo que no. Su abuelo sí, y eso no significa que él lo fuera. Pero más allá de nombres hay que analizar las políticas que aplica cada uno. La de Zapatero era una ingeniería social anticristiana y masónica que hoy sigue en pie porque Rajoy la ha consolidado. Lo que inició Zapatero es hoy ley en mucha comunidades autónomas. No hay que olvidar que el recurso que presentó Rajoy contra el matrimonio homosexual años después no le impidió mantener vigente esa misma ley.
 
J. T.: Dicen que el cambio de Rajoy obedece a un viaje a México en 2008.
A. B.: Se habla mucho de ese viaje a México, no sé realmente si se inició allí en la masonería o lo había hecho previamente. Pero no me gusta hablar sin comprobar las cosas. Lo único que sé de verdad es que se fue librando de los miembros del partido que eran abiertamente provida y poco después el partido comenzó a cambiar, ahora el PP es un partido tan relativista como el PSOE. A las pruebas me remito.
 
J. T.: O sea, lo esencial es qué política y no tanto la pertenencia de cada uno.
A. B.: Exacto. Igual sucede con Cifuentes. Aunque en Madrid haya una ley LGTB no quiere decir que ella pertenezca a una logia. Lo que hay que mirar es quiénes siguen sus políticas por carrerismo u otro motivo. Esto lo explica muy bien el obispo Reig Plá sobre la retirada de la reforma de la ley del aborto del PP. A su juicio ‘el PP está al servicio de la gobernanza transnacional del imperialismo económico que tiene una clara influencia del lobby gay’. Lo que se pretendía era que España no diera un paso adelante desmarcándose de políticas abortistas.
 
J. T.: ¿Por qué trabajan en la sombra? ¿Es más eficaz?
A. B.: Cuando se implantan determinadas políticas está muy estudiado el lenguaje con el que hay que hacerlo. Los expertos en Naciones Unidas de los que habla Marguerite Peeters en su libro «Marion-Ética» imponen su ley sin contar con los ciudadanos. Estos expertos crean los ‘consensos’ con las propias agencias de la ONU y celebran cumbres al margen de los parlamentos nacionales, así que esta implantación no tiene nada de democrático.
 
J. T.: Dice que el lenguaje es fundamental…
A. B.: Los expertos de los organismos internacionales les enseñan a introducir las palabras talismán: tolerancia, libertad, reconocimiento de derechos… Es un discurso construido aparentemente con un mensaje positivo. Saben muy bien como envolver el mensaje para que parezca un paso hacia adelante cuando en realidad son leyes antidemocráticas porque sancionan a quienes no están de acuerdo con ellas.
 
J. T.: ¿Cómo se une un político a la masonería, cuando ya está arriba o se les forma previamente para llegar allí?
A. B.: Hay de todo, algunos se inician en la logia pensando que les irá mejor en su carrera política; otros siguen las políticas dictadas desde las organizaciones pantalla de la masonería. El porcentaje de funcionarios masones en estas instituciones es altísimo y en los años 80 los laboristas británicos denunciaron que las carreras de sus diputados no prosperaban como debían porque promocionaban antes los que pertenecían a las logias al margen de antigüedad o méritos.
 
J. T.: Manuel Azaña sí lo reconoció.
A. B.: Él se inició una vez en el poder en 1932 y aunque en sus memorias ridiculiza los rituales masónicos, lo cierto es que se quedó.
 
J. T.: ¿Hasta qué punto los que participaron en el Pacto de San Sebastián sabían que la Constitución del 31 eran anticlerical?
A. B.: En las Cortes de la Segunda República llegó a haber hasta un 40% de diputados masones. Quien preside la comisión que redacta la Constitución de 1931, Luis Jiménez de Asúa, pertenecía a la Gran Logia Regional del Centro. En esa época casi todos los masones estaban en la izquierda, pero no en la derecha, ya que entonces era católica y consecuente con las condenas de los Papas.
 
J. T.: Se habla que en aquella época Franco quiso hacerse masón dos veces. ¿Es cierto?
A. B.: Es algo que se repite en los últimos años porque es una manera de descalificarle. Es obvio que es mentira, ¿alguien se puede creer que rechazaran a un general de su influencia? Más tarde, ya en el poder, Franco creó un tribunal para reprimir la masonería y el comunismo entre 1940 y 1963. Depuró a los masones y les prohibió que tuvieran cargos públicos. Su hermano Ramón sí fue masón.
 
J. T.: ¿Por qué sólo hay constancia de un único político español reciente, el socialista Jerónimo Saavedra?
A. B.: En los últimos años Saavedra lo ha manifestado dentro de la ‘campaña de normalización’. Pero hay muy pocos políticos que reconozcan serlo, quizá porque siguen pensando que tiene un coste. A Sagasta, cuando le acorrala en las Cortes Vázquez de Mella a finales del XIX y le pregunta si es masón, le cuesta reconocerlo, pero al final cede: «Lo fui, pero al ver que los Papas lo condenaban, lo dejé». En España han tenido mucho cuidado de reconocerlo.
 
J. T.: ¿No es un poco infantil creer que todos los ataques a la Iglesia vienen desde la masonería?
A. B.: Al menos la masonería ha estado siempre involucrada en esos ataques y en ocasiones incluso ha ido por delante. En el siglo XIX la masonería ya pedía el divorcio y el matrimonio civil. León XIII lo denunció en su encíclica «Humanum Genus». En Francia cuando se aprueba el aborto la ministra echó mano de un consejero masón, Pierre Simon, gran maestro del Gran Oriente francés, autor de «La vida ante todo», una obra para nada provida. En este libro reconoce que la ley del aborto es una victoria de la masonería sobre el pensamiento judeocristiano (sic).
 
J. T.: ¿Qué relación hay entre la masonería y el Nuevo Orden Mundial? ¿Está la masonería detrás de Soros, Rockefeller o Hillary Clinton?
A. B.: El proyecto mundialista está en la masonería desde siempre. En algunas logias con más intensidad, pero siempre han sido mundialistas y mesiánicos a su manera. Esa acumulación de poder es un proyecto masónico. Quieren llegar a una reforma de todo el sistema de valores en occidente que, en parte, ya han demolido desde los años 90. Para ello utilizan las grandes cumbres de la ONU sobre población, mujer… El Cairo y Pekín van enseñando el camino de lo que hay que hacer para acabar con el concepto de familia e implantar nuevos modelos, es una operación anticristiana.
 
J. T.: ¿Qué relación tiene el club Bilderberg en todo esto?
A. B.: Para entender este club hay que entender otra organización pantalla de la masonería: el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) -paralelo al Tratado de Versalles-, que impulsó el club Bilderberg en los años 50. El asistente principal del presidente Wilson que estaba en París a propósito del Tratado de Versalles en 1919, el coronel Edward Mendel House, masón y de enorme poder, convocó a los representantes de las delegaciones americana e inglesa para los tratados, pero no a todos, sino a los que pertenecían a una organización pantalla de la masonería llamada ‘La tabla redonda’.
 
J. T.: ¿Qué sucedió en esa reunión?
A. B.: Se fundó el Consejo de Relaciones Exteriores, que en teoría se funda para mejorar el conocimiento del mundo en Estados Unidos. En realidad desde su origen ha sido un centro de poder oculto fundamental para entender la política norteamericana. La mitad de sus miembros son masones y la otra mitad sigue al pie de la letra sus políticas. Bilderberg es lo mismo pero a otro nivel. En el fondo tiene más poder el CFR. Ambos son foros de encuentro en el que se impulsan políticas entre financieros y políticas pro masónicas. Pero siempre al margen de los intereses nacionales y los parlamentos. Son poderes no elegidos, es una gobernanza transnacional por mucho que se disfracen de libertad y democracia.
 
J. T.: ¿Hay alguna manera eficaz de contrarrestar la masonería?
A. B.: Mi experiencia es que quien conoce estos datos, y lo digo por mis libros y conferencias, muestra un claro rechazo a la masonería. A nadie le gusta que le manipulen como marionetas ni saber que no tenemos control de nuestro futuro en tanto que país diseñado acorde a un sistema de valores contrario. Es fundamental darlo a conocer. Y el que sea creyente, que rece.

4 comentarios:

  1. Señor Bárcena, ¿cuál “tradición judeo-cristiana”, si los judíos son diametralmente opuestos y enemigos mortales de la Iglesia Católica, hasta el punto que ellos fundaron la masonería? ¿Cuál “condena a la masonería” después del V2, si ellos mismos son masones probados?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Bárcena es neocón que todavía defiende el conciliábulo masón vaticano dos. No lo quieren entender.

      Eliminar
  2. ¿Leyes anticristianas? y porqué wojtila firmó un concordato con el Estado Italiano para quitar la nominalidad católica de su constitución y envió a varios países católicos nuncios para quitar también dicha confesionalidad???
    los peores ENEMIGOS DENTRO don profesor.

    ResponderEliminar
  3. ¿y montini no estuvo lamiendo calcetines en la ONU institución masónica si las hay? ¿y roncalli con su pacem in terris elogiada por los masones al igual que su obituario? ay ay ay profesor.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)