PON UNA CRUZ EN TU BLOG

PON UNA CRUZ EN TU BLOG
Será la Cruz nuestra bandera y el Evangelio nuestra ley.

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!
NO AL ABORTO

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

martes, 22 de julio de 2014

NOVENA A SAN IGNACIO DE LOYOLA, FUNDADOR DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

La Novena fue escrita por un sacerdote de la Compañía de Jesús, y recibió Imprímatur de la Archidiócesis de Madrid en 1829.
   
El fin de hacer esta Novena, ha de ser el que tuvo San Ignacio en todas sus empresas, pensamientos, palabras y obras: AD MAJOREM DEI GLORIAM, a la mayor gloria de Dios. Este fin nobilísimo se han de proponer sus devotos en pedir al Santo y conseguir la gracia que desearen, remitiendo al arbitrio del Santo lo que toca al propio interés, porque san Ignacio sabe mejor que nosotros lo que conviene y los que piden sus celestiales favores. Muchas veces si el Santo concediera la gracia que se le pide, sería para condenación de los que suspiran por ella; y no pueden los Santos desear a sus favorecidos desgracia eternamente lamentable. Pero asegúrense los que hicieren la Novena del glorioso Patriarca san Ignacio, que si no les conviene el favor que piden, les ha de conceder otra alguna gracia mucho más deseable, y que ellos mismos pedirían al Santo, si Dios les abriese los ojos del alma para conocer la necesidad que de ella tienen.
    
Advertencias para todos los días
   
Hincados de rodillas delante de algún altar o imagen de San Ignacio de Loyola, levantará el corazón a Dios, y se considerará presente a la Santísima Trinidad, a Cristo nuestro Señor, a María Santísima asistida de la celestial corte de innumerables Angeles y Santos, y especialmente pondrá los ojos del alma en san Ignacio, ofreciendo a Dios por medio del Santo todos sus pensamientos, palabras y obras con la Novena.
 
NOVENA A SAN IGNACIO DE LOYOLA, FUNDADOR DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS
 
     
Por la señal + de la santa cruz; de nuestros + enemigos líbranos, Señor + Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amen.
    
ACTO DE CONTRICIÓN- PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
   
Senor mio Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Criador y Redentor mio, por ser Vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido: propongo firmemente de nunca más pecar, y de apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, y de confesarme, y cumplir la penitencia que me fuere impuesta: ofrézcoos mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como os lo suplico, así confio en vuestra bondad y misericordia infinita me los perdonaréis por los merecimientos de vuestra preciosísima Sangre, Pasion y Muerte, y me daréis gracia para enmendarme, y para perseverar en vuestro santo servicio hasta la muerte. Amén.
   
ORACIÓN INICIAL- PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
   
Gloriosísimo Padre y Patriarca San Ignacio, Fundador de la Compañía de Jesús, y Padre mío amantísimo: si es para mayor gloria de Dios, honor vuestro, y provecho de mi alma que yo consiga la gracia que os pido en esta Novena, alcanzadla del Señor; y si no, ordenad mi petición con todos mis pensamientos, palabras y obras a lo que fue siempre el blasón de vuestras heroicas empresas: A mayor gloria de Dios.
   
DÍA PRIMERO - 22 DE JULIO
   
Jesús mío dulcísimo, que nos revelasteis los misterios sagrados de vuestra Fe, y por vuestra predicación deseasteis plantarla en los corazones humanos como raíz de todas las buenas obras, y de la eterna salvación: ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los de su iluminada fe, con la cual creería cuantos misterios están escritos en las santas Escrituras, aunque se perdiesen todos los libros sagrados; y de la cual animado, la defendió contra los herejes, la dilató entre los gentiles, y la avivó entre los católicos. Suplícoos, Padre amantísimo de mí alma, me deis una fe vivísima de vuestros divinos misterios, que me ilustre, para creerlos y estimarlos como verdadero hijo de la santa Iglesia con fervorosas obras de perfecto cristiano, y me concedáis la gracia que os pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Rezar tres Padre nuestros, y tres Ave Marías a la Santísima Trinidad, en obsequio de la devocion que nuestro Padre San Ignacio tuvo a este inefable e incomprensible Misterio.
   
ORACIÓN A SAN IGNACIO DE LOYOLA
  
Santísimo Padre y Patriarca San Ignacio, a quien Jesús escogió para Capitán de su sagrada Compañía, y adornó con todas las virtudes que pedía este supremo cargo: Ángel en la pureza de cuerpo y mente; Arcángel encargado de tantos negocios de la mayor gloria de Dios, y bien de las almas; Principado excelentísimo en la dirección de tantos millares de espíritus felices; Potestad poderosísima, para echar a los demonios de los cuerpos, y de las almas; Virtud prodigiosa en tantos y tan estupendos milagros; Dominación suprema de la Compañía, que formó tan dignos ministros evangélicos, y ahora continúa en formarlos desde el Cielo; Trono elevadísimo, en quien descansó la mayor gloria de Dios, corriendo en vuestra fogosa alma por todas las cuatro partes del mundo; Sapientísimo Querubín, cuya mente ilustrada por el Espíritu Santo, dictó sabiduría celestial a su pluma; Serafín fogosísimo, que aspiró en su vida, y aspira continuamente desde el Cielo, a encender todo el mundo en llamas del divino amor; abreviado paraíso de todas las virtudes y gracias que, a competencia formaron la heroicidad nunca bastantemente alabada de vuestra grande alma. Yo, Padre mío amantísimo, me gozo de veros tan superior a cuantos elogios puede daros mi balbuciente lengua, y concebir mi tardo entendimiento, aunque inspirado de una voluntad ansiosa de amaros, y de que os amen todos los hombres. Confiado en vuestras piedades, imploro vuestra benignísima caridad, para que me alcancéis que viva yo una vida verdaderamente cristiana, conforme a las obligaciones de mi estado, observando perfectamente la ley santa de Dios, y los consejos evangélicos, que me pertenecen; y que no buscando en todas mis acciones otra cosa que la mayor gloria de Dios, consiga una muerte dichosa en los brazos de Jesús, en el amparo de María Santísima, y en vuestra presencia. Espero, Padre mío dulcísimo y suavísimo, me concedáis estas gracias tan importantes para mi eterna salvación, y el favor que os pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, honor vuestro, y provecho de mi alma. Amén. (Aqui se hará la peticion al Santo, alentando la confianza de conseguir la gracia que se desea por los merecimientos de tan poderoso intercesor)
     
ORACIÓN DE ENTREGA
     
¡Oh Dios infinitamente liberal y misericordioso! Pues he recibido de vuestra Majestad todos los dones naturales y sobrenaturales que tengo, deseoso de ser en alguna manera agradecido a vuestras misericordias, os vuelvo cuanto me habéis dado con esta oferta familiar en el corazón, y en los labios de mi glorioso Padre San Ignacio: "Recibid, Señor, toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y mi voluntad. Cuanto tengo o poseo, de vuestra Divina Majestad lo he recibido; todo lo vuelvo a mi Dios, y lo consagro a vuestra Divina voluntad, para que me dirija y gobierne en todas las cosas. Dadme, Señor, vuestro Divino amor a continuo con vuestra Divina gracia, y con eso solo soy bastantemente rico, ni pido otra cosa alguna".
   
GOZOS EN HONOR A SAN IGNACIO DE LOYOLA
   
A Ignacio glorificado
Cante el Empíreo victoria:
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
   
Un fiero golpe espantoso
Del bronce que le combate
Le hiere, pero no abate
Su espíritu valeroso:
¡Oh corazón generoso,
Magnánimo y esforzado! 
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
         
Apenas a orar empieza,
Su plegaria al cielo sube,
Y baja en cándida nube
La Madre de la Belleza.
¿Qué don le trae? La Pureza,
Don precioso y regalado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
      
Desde entonces en ferviente
Caridad todo se inflama,
Y esta viva y dulce llama
Crecer en su pecho siente
Al orbe ya en fuego ardiente
Quisiera ver abrasado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Quien visto su ardor hubiera,
Su ternura, su desvelo
Ante la Reina del Cielo
Que Montserrat venera,
¿Un Serafín no dijera
Ser del Empíreo bajado?
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
  
En la caverna horrorosa
Que el Cardoner limpio baña,
Con admiración vio España
Su penitencia pasmosa,
Tan rígida y espantosa
Que al orbe dejó asombrado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
   
Pero en cambio allí gustará
Tan regalados favores,
Tantos deliquios y amores,
Que aunque otro bien no esperara
Ya su dicha no trocará
Por un palacio dorado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
   
Si la deja, va corriendo
A buscar la Palestina,
Donde su sangre Divina
Vertió el buen Jesús muriendo.
¡Cuánto allí crece el incendio
De su espíritu inflamado!
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Desde entonces de tal suerte
Arde su amor, que ni penas,
Ni cárceles, ni cadenas,
Ni el tormento, ni la muerte
Le entibian, porque más fuerte
Es el amor acendrado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
        
Mas si una vez este fuego
En un pecho noble prende,
¿Sofocarlo quién pretende
Que afuera no salga luego?
No hay paz, quietud ni sosiego
Hasta verlo propagado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Corre inflamado la tierra,
Busca nuevos compañeros,
Alista fuertes guerreros,
Declara al inferno guerra:
Ya el campo se ve, y la tierra
Y el mundo todo incendiado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
      
¡Oh que júbilo sentía
Su corazón generoso
Al ver que el nombre glorioso
De Jesús ya se veía
Por su amada compañía
En todo el orbe anunciado!
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
      
Mas ¡ay! que viendo cumplido
Su ardentísimo deseo,
Ansiar el cielo le veo
Más y más enardecido.
¡Oh fénix de amor herido,
Vuela, vuela arrebatado!
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Mueres de amor cual viviste:
Rompa ya el alma esos grillos,
Y júntese a los caudillos
Que acá en la tierra seguiste.
Venciste, Ignacio, venciste,
Tu amor, tu amor ha triunfado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Recibe, pues, mil albricias
En esas mansiones santas
Donde triunfas, donde cantas
Ventura, amor y delicias,
Y el gozo y tiernas caricias
En que te inunda tu amado.
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
     
A Ignacio glorificado
Cante el Empíreo victoria:
Gloria a Ignacio, eterna gloria
Cante el mundo alborozado.
    
Antífona: Como un hombre prudente, que construyó su casa sobre la roca.
    
V. Lo amó el Señor y lo adornó.
R. Lo revistió con una estola gloriosa.
     
ORACIÓN
Oh Dios, que, para la mayor gloria de vuestro Nombre, habéis dado por el bienaventurado Ignacio un nuevo socorro a vuestra Iglesia militante, haced, que después de haber combatido en la tierra, siguiendo su ejemplo y bajo su protección, merezcamos ser coronados con él en el cielo. Por J. C. N. S. Amén.
   
En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.  
    
DÍA SEGUNDO - 23 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, que prometisteis a vuestros siervos tendrían en vuestra esperanza todos los tesoros del mundo, y nada les faltaría de cuanto esperasen, confiados en vuestra liberalidad tan amorosa como infinita: ofrezcos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente aquella firmísima esperanza que le sirvió de tesoro inagotable en su pobreza, de áncora segura en las tormentas de tantas persecuciones, y de una gloria anticipada entre los riesgos de esta miserable vida. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, me concedáis una esperanza segura de salvarme, afianzada en las buenas obras hechas con vuestra gracia, y revestidas de vuestros méritos y promesas, y también de conseguir los bienes de esta vida, conducentes a mi eterna salvación, y proporcionados a mi estado, y la gracia que os pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, honor del Santo y provecho de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
   
DÍA TERCERO - 24 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
   
Jesús mío dulcísimo, que tanto deseasteis el amor de vuestras criaturas, que nos intimasteis, como máximo y principal precepto amar a nuestro Señor Dios con todo el corazón, con toda el alma, y con todas las fuerzas: Ofrézcoos los merecimientos de mi Glorioso Padre San Ignacio, y singularmente aquel inflamadísimo amor, con el cual abrasado en un Serafín humano, respiraba solo llamas de amor divino, refiriendo todas sus obras, palabras y pensamientos a la mayor gloria de Dios, y deseando por premio de su amor, más y más amor, y posponiendo la certeza de su eterna felicidad a la gloria de servir a Dios. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, me concedáis una centella de este fuego sagrado de mi Seráfico Padre san Ignacio, y la gracia que os pido en esta Novena, a mayor gloria de Dios, honor del Santo y provecho de mi alma. Amén.
      
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
    
DÍA CUARTO - 25 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
   
Jesús mío dulcísimo, que nos encomendasteis la caridad y amor a los prójimos, como el distintivo y señal de vuestra escuela, diciendo que en esto se habían de conocer vuestros discípulos: Ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente aquella ardentísima caridad, con que deseaba encender en el fuego del divino amor a todos los hombres del mundo, y con que hizo, y padeció tanto por su eterna salvación, y por asistirlos en todos sus trabajos. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, me concedáis una caridad inflamada, con la cual á imitación de mi Padre san Ignacio, trabaje continuamente en el bien y salvación de mis prójimos con mis palabras y ejemplos, y con cuanto necesitaren de mi caritativa asistencia, y la gracia que os pido en esta Novena, a mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
    
DÍA QUINTO - 26 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
   
Jesús mío dulcísimo, que nos encomendasteis la paciencia en los trabajos de esta vida, como la senda de la perfección, y el camino real de la gloría: ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los de aquella paciencia invicta con que sufrió desprecios, calumnias, cárceles y cadenas con un espíritu tan constante y alegre en los trabajos, que decía no tener el mundo tantos grillos y cadenas como deseaba padecer por Jesús. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, fortalezcáis la fragilidad de mi espíritu, para que con invencible paciencia resista a los trabajos, penas y angustias de esta miserable vida, pobreza, dolores y afrentas, fabricando de ellas escala para subir a la gloria, y la gracia que os pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
    
DÍA SEXTO - 27 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
   
Jesús mío dulcísimo, que con el ejemplo y las palabras nos ensenasteis el continuo ejercicio de la oración y a vivir con el cuerpo en la tierra, y en el cielo con el espíritu: Ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los de aquella continua y perfectísima oración con que vivió entre los ángeles, mientras moraba entre los hombres, para conducirlos con sus trabajos y fatigas a la patria bienaventurada. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, que me concedáis el don de la oración perfecta en aquel grado que me conviene para mi salvación, y para llevar a otros muchos a la gloria, y la gracia que os pido en esta Novena, si es para mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
     
DÍA SÉPTIMO - 28 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
      
Jesús mío dulcísimo, que con las austeridades de vuestra sacratísima vida, pasión y muerte procurasteis inspirarnos una vida austera, rígida, penitente y mortificada: ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los de su espantosa penitencia, con la cual convirtió la gruta de Manresa en un abreviado mapa de los rigores de Egipto, Tebaida, y Nitria, y venció todas sus pasiones, hasta reducirlas a ser instrumentos de la divina gracia. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, que me concedáis una mortificación interior y exterior tan perfecta, que sujete todas mis pasiones y apetitos a la gracia, y con austeridades y penitencias de la carne, mi cuerpo obedezca a las leyes de una castidad angélica, y la gracia que os pido en esta Novena, a mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
     
DÍA OCTAVO - 29 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
   
Jesús mío dulcísimo, que desde el instante de vuestra Encarnación en el seno purísimo de vuestra Madre Virgen, obedecisteis hasta morir obediente en la Cruz: ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los de su heroica obediencia, con que obedeció a todos sus superiores, especialmente al Sumo Pontífice de Roma, Vicario de Cristo en la tierra, consagrando toda su Religión la Compañía de Jesús, con particular voto a la obediencia de la Santa Sede. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, me concedáis una perfectísima obediencia a todos mis superiores, continuada todos los instantes de mi vida, y perfecta en los tres grados de obedecer en cuanto a la ejecución, en cuanto a la voluntad y en cuanto al entendimiento, y la gracia que os pido en esta Novena, a mayor gloria de Dios, honor del Santo, y bien de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días
     
DÍA NOVENO - 30 DE JULIO
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, que al morir nos mostrasteis el amor y deseo ardiente que teníais de que los hombres todos amasen, reverenciasen , y sirviesen a vuestra Santísima Madre, encomendándola al discípulo amado: ofrézcoos los merecimientos de mi glorioso Padre San Ignacio, y singularmente los que atesoró con la cordialísima devoción que profesaba a María Santísima, a quien escogió por madre desde su conversión; y después esta Señora hizo oficios de madre amorosa en todas las empresas, que para mayor gloria vuestra emprendió el Santo, iluminándole para que escribiese el libro admirable de los Ejercicios y el de las Constituciones y Reglas de la Compañía. Suplícoos, Padre amantísimo de mi alma, que me concedáis una sólida y cordial devoción para con María Santísima vuestra Madre, aquella que es señal cierta de predestinados; que yo sirva a esta Señora con los obsequios del más fiel y obediente hijo, y la gracia que os pido en esta Novena, a mayor gloria de Dios, honor del Santo y provecho de mi alma. Amén.
   
Las oraciones y gozos se rezarán todos los días

SE LE ACABAN LOS "AMIGOS" A BERGOGLIO

A Bergoglio se le van dañando los planes ascumenistas. El anglicano Tony Palmer murió pocos días antes de su encuentro con él.
   
El "Obispo" sudafricano nacido en Inglaterra, Anthony Joseph Palmer, más conocido como "Tony Palmer", perteneciente a la Comunión de Iglesias Episcopales Evangélicas (braña pentecostal de la herética Comunión Anglicana), este mismo Palmer, digo, con quien "Francisco I" almorzó el pasado 23 de Junio junto con otros herejes en el Vaticano, y con quien se volvería a encontrar en Caserta (Italia) el próximo 28 de Julio, falleció el día 20 de Julio en un hospital de Inglaterra luego de sufrir un accidente de tránsito. MURIÓ EN SUS PECADOS Y HEREJÍAS, POR TANTO, QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.
   
DÓMINE DEUS OMNIPOTENS, VERA ET JUSTA JUDICIA TUA

lunes, 21 de julio de 2014

¿DIOS CREA HOMOSEXUALES? ¡NO! Y LA BIBLIA LO CONFIRMA

Tomado de VATICANO CATÓLICO - Vía MILES CHRISTI

¿Dios crea homosexuales? La respuesta a esta cuestión es NO.
   
Destrucción de Sodoma y Gomorra
  
La secta del Vaticano II niega la verdad de que Dios no crea a personas homosexuales.
   
Antipapa Juan Pablo II, Nuevo Catecismo, #2357: “La homosexualidad… Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado”.
         
Hoy es una creencia común la falsa idea de que Dios crea homosexuales a ciertas personas (o que la homosexualidad es por un resultado de algún tipo de problema “psicológico”). De hecho, es evidente a través de nuestro contacto con las personas que la mayoría de aquellos que se consideran “católicos tradicionales” creen que no hay nada malo con la orientación homosexual, pero que sí lo hay en los actos homosexuales. La verdad es que Dios no crea a las personas con una orientación homosexual. Todos los que son verdaderos homosexuales (incluyendo los que no participan en actos homosexuales) lo son por una posesión demoníaca y por el pecado mortal. Quienes se burlen de esta afirmación simplemente son unos liberales infieles que no aceptan la verdad y no creen en la existencia del mundo sobrenatural.
    
Romanos 1- “Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; sino que devanearon en sus discursos, y quedó su insensato corazón lleno de tinieblas… ellos que habían colocado la mentira en el lugar de la verdad de Dios, dando culto y sirviendo a las criaturas en lugar de adorar al Creador, el cual es bendito por todos los siglos. Amén. Por eso los entregó Dios a pasiones infames. Pues sus mismas mujeres invirtiendo el uso natural, en el que es contrario a la naturaleza. Del mismo modo también los varones, desechado el uso natural de la hembra, se abrasaron en amores brutales de unos con otros, cometiendo torpezas nefandas varones con varones, y recibiendo en sí mismo la paga merecida de su obcecación… los que hacen tales cosas, son dignos de muerte, y no sólo los que las hacen, sino también los que aprueban a los que las hacen”.
   
Romanos 1 nos enseña claramente que las personas que “rendían culto y servían a las criaturas en lugar de adorar al Creador” y que “colocaban la mentira en el lugar de la verdad de Dios” era la razón por la que Dios las entregó a la homosexualidad, descrita como pasiones infames. Por otra parte, Romanos 1 claramente enseña que la homosexualidad es “contraria a la naturaleza”, es decir, que esta orientación es ajena a la naturaleza del hombre, por ende, que no es infundida por Dios.
  
Los hombres y las mujeres se entregan a la homosexualidad por sumergirse en los pecados de impureza —y, por lo tanto, por adorar la carne en lugar de adorar a Dios— y así son poseídos por el demonio de la lujuria, quien se apodera de ellos y corrompe toda su orientación. (Los homosexuales pueden ser curados de esto, por supuesto). Las personas también se hacen homosexuales por participar en la idolatría o por tener una atracción perversa por los seres humanos —adorando a la creatura en lugar de adorar al Creador— en vez de amar a Dios sobre todas las cosas. El hecho de que todos los homosexuales están poseídos espiritualmente por un espíritu demoníaco se confirma por el hecho de que la mayoría de los homosexuales varones pueden ser identificados por sus gestos externos afeminados. ¿Qué explicación tiene esto? Es evidente que se trata de la presencia del demonio que se manifiesta exteriormente en la persona, o sea, en las conductas externas y antinaturales que se revelan por la corrupción interna del alma.
     
Isaías 3, 9 – “El semblante que presentan da testimonio contra ellos; pues, como Sodoma, hacen alarde de su pecado, ni lo encubren: ¡Ay de su alma de ellos! porque se les dará el castigo merecido”.
      
Nótese que el profeta Isaías, refiriéndose a los homosexuales, dice que “se les dará el castigo merecido”. Esto es muy similar a Romanos 1 citado anteriormente, donde San Pablo dice que el homosexual recibirá “en sí mismo el pago [castigo] merecido de su obcecación”. La verdad de que todos los homosexuales están poseídos espiritualmente por un espíritu demoníaco también se prueba por el hecho de que la sociedad ha visto recientemente un aumento del número de personas que se consideran a sí mismas como homosexuales. Esto se explica fácilmente por la llegada y expansión masiva del internet y por otros medios tecnológicos que permiten un acceso más fácil a la pornografía y a la impureza (p. ej., la masturbación es pecado), lo que hace que millones y millones de personas cometan pecados de impureza, y por ende, millones más sean poseídos por el maligno, e innumerables personas se conviertan en homosexuales. (Por supuesto que no todos los que cometen pecados mortales de impureza se hacen homosexuales, por lo que si alguno cree que está bien lo que hace simplemente porque no es un homosexual, a pesar de que esté cometiendo pecados de impureza, se estará engañando gravemente y va en camino al infierno y es un esclavo del demonio).
    
Sin embargo, oímos de aquellos “católicos” y de casi todos los “católicos tradicionales” decir que los actos homosexuales son malos pero que la orientación homosexual está bien –es decir, que no por culpa propia que estas personas sean homosexuales. Esta es una falsedad que favorece la causa del demonio y la agenda homosexual. Ello tampoco les ayudará a los homosexuales. La idea tan difundida hoy en día de que no hay nada malo con la orientación homosexual (lo cual contradice Romanos 1) es debido por los siguientes hechos: (a) los seminarios del Novus ordo se están desbordando de homosexuales; (b) los homosexuales han adquirido una ascendencia en la sociedad donde básicamente sus estilos de vida y “las personas homosexuales” son aceptadas en la televisión y en los medios; y (c) el “matrimonio” gay ahora es legal en ciertos lugares del mundo. Si los que profesasen ser “católicos” no hubieran abandonado la verdad de que todos los homosexuales están poseídos espiritualmente –y que la homosexualidad es el resultado por el pecado mortal–, nada de esto hubiera pasado. También debe señalarse que las personas que se hacen homosexuales a una edad temprana se debe simplemente al hecho de que fueron poseídas espiritualmente por un espíritu demoniaco a una edad temprana de su vida.
     
La homosexualidad está condenada en toda la Biblia. La sodomía es uno de los pecados que clama venganza al cielo. Dios destruyó a Sodoma y Gomorra precisamente por este pecado.
      
Judas 1, 7: “Así como Sodoma, y Gomorra, y las ciudades comarcanas, siendo reas de los mismos excesos de impureza y entregadas al pecado nefando, vinieron a servir de escarmiento, sufriendo la pena del fuego eterno”.
   
Levítico 18, 22: “No cometas pecado de sodomía, porque es una abominación”.
      
Levítico 20, 13: “El que pecare con varón como si éste fuera una hembra, los dos hicieron cosa nefanda: mueran sin remisión: caiga su sangre sobre ellos”.
       
Deuteronomio 23, 17: “No haya entre las hijas de Israel ninguna ramera; ni hombre fornicador entre los hijos de Israel”.
      
1 Reyes 14, 24: “Y aun hubo también en el país hombres afeminados, que renovaron todas las abominaciones de aquellos pueblos que el SEÑOR había destruido al presentarse los hijos de Israel”.
        
1 Reyes 15, 11-12: “E hizo Asa lo que era justo delante del SEÑOR, como su padre David; y extirpó del país a los afeminados: y le limpió de todas las inmundicias de los ídolos fabricados por sus padres”.
      
Entonces cuando vemos la desenfrenada aceptación y promoción de la homosexualidad entre los miembros de la secta del Vaticano II, entiéndase que ellos están aceptando y promoviendo una abominación. Cuando los vemos tolerar y hasta elogiar la orientación homosexual en aquellas personas que no practican actos homosexuales, entiéndase que ellos están tolerando y celebrando una posesión demoníaca de un alma.
    
“La Congregación para la Doctrina de la Fe” del Vaticano sobre las uniones homosexuales: “En la Sagrada Escritura las relaciones homosexuales ‘están condenadas como graves depravaciones… (cf. Rm 1, 24-27; 1 Cor 6, 10; 1 Tim 1, 10). Este juicio de la Escritura no permite concluir que todos los que padecen esta anomalía sean personalmente responsables de ella; pero atestigua que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’. El mismo juicio moral se encuentra en muchos escritores eclesiásticos de los primeros siglos, y ha sido unánimemente aceptado por la Tradición católica” (Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, aprobada por Juan Pablo II el 28 de marzo de 2003 – http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20030731_homosexual-unions_sp.html).

Aquí vemos en este documento oficial del Vaticano afirmando que los actos homosexuales son malos, pero que la orientación homosexual no es necesariamente el resultado del pecado mortal. Este dicho de ellos es malo, falto de caridad, y totalmente falso. Esta tolerancia por la orientación homosexual es la razón por la cual los homosexuales son admitidos en los seminarios del Novus ordo (Vaticano II). Esta es la razón por la que, en definitiva, se leen esas cosas tan increíbles que tratan del estado de los seminarios del Novus ordo:
    
Según ex seminaristas y sacerdotes recién ordenados, esta ‘subcultura gay’ es tan prominente en ciertos seminarios que estas instituciones se han ganado apodos tales como Notre Flame [Nuestra amante] (para el seminario de Notre Dame en Nueva Orleans) y Closet Teológico (para el Colegio Teológico de la Universidad Católica de América en Washington, DC). El seminario de Santa María en Baltimore ha ganado el apodo de el ‘Palacio Rosa’. El ‘Padre’ Andrew Walter, ordenado en 2000 para la diócesis de Bridgeport, Connecticut, pasó varios semestres en la escuela de Baltimore como seminarista de la Diócesis de Paterson, Nueva Jersey. El problema [homosexual], explicó, era tan malo cuando él estuvo allí, que ‘algunos de los estudiantes y profesores solían vestirse de cuero para ir al ‘block’, [que es] el equivalente en Baltimore a la 42nd Street de Manhattan’. Walter explicó que los seminaristas, a veces acompañados por miembros de la facultad, lo hacían regularmente. ‘Se reunían en el hall de entrada, y después se dirigían a las cantinas gays’” (Michael Rose, Goodbye, Good Men, Washington, D.C.: Regnery Publishing, Inc., 2002, pp. 56-57).
    
“Trigilio se lamentaba haciendo alusión a la subcultura afeminada que impregnaba la atmósfera del seminario: ‘Solíamos decir que si llevabas una sotana, eras una hija reaccionaria de Trento’. Si usabas ropa interior femenina, ellos te nombrarían el seminarista de año. Había algunos muchachos que a veces usaban ropa de mujer, lencería, maquillaje, etc., y algunos eran lo más afeminados que hay… Los amanerados en el MIS [Seminario de María Inmaculada, Northampton, PA] se hacían llamar por nombres femeninos…’” (Michael Rose, Goodbye, Good Men, Washington, D.C.: Regnery Publishing, Inc., 2002, p. 171).
     
Tenemos otros artículos que dan más detalles sobre el estado absolutamente increíble de los seminarios de la secta del Vaticano II o novus ordo.
    
1 Corintios 6, 9-11: “¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No queráis cegaros, ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avarientos, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los que viven de rapiña, han de poseer el reino de Dios. Tales habéis sido algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, fuisteis santificados, fuisteis justificados, en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y por el Espíritu de nuestro Dios”.
   
Cuando les decimos la verdad a los homosexuales de que no es natural su orientación perversa, les hacemos una gran obra de caridad y les estamos demostrando un verdadero amor por sus almas. Les damos el conocimiento y los medios para que se curen. Y ellos no necesitan un exorcismo para que sean curados. Si un homosexual deja de cometer todo pecado mortal y cambia su vida para bien; si él o ella sostienen la fe católica sin transigencias, que incluye una profesión de fe; si él o ella hace una sincera confesión sacramental a un sacerdote válidamente ordenado de todos sus pecados mortales; si él o ella tiene un vida fervorosa de oración y una verdadera devoción a la Madre de Dios y al santo rosario, entonces no cabe duda que serán liberados de la homosexualidad. Nuestro Señor nos dice que: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8, 32). Porque al conocer la verdad y ejercer los medios para liberarse de esto, los homosexuales podrán y serán liberados de su orientación perversa.
   
Con respecto al Santo Rosario, la Hna. Lucía le dijo al Padre Fuentes en una famosa entrevista de 1957:
   
“Mire Padre que la Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, sea que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros o a la vida de nuestras familias, del mundo o comunidades religiosas, o a la vida de los pueblos y naciones. No hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas. Y luego, la devoción al Corazón Inmaculado de María, nuestra Santísima Madre, poniéndonosla como sede de la clemencia, de la bondad y el perdón; y como puerta segura para entrar al cielo”.

sábado, 12 de julio de 2014

BEATO ANDREAS VON RINN, NIÑO MÁRTIR

NOTA: En alemán y en latín, Andreas significa Andrés.
   
Beato Andreas von Rinn, mártir a manos de los judíos
   
El inocente mártir Beato Andreas von Rinn (1459-1462), patrono de los niños y de los nonatos, protector del Tirol y de la casa de Habsburgo, es venerado desde hace siglos por la Iglesia Católica Romana.
  
El gran canonista y codificador de las canonizaciones, Próspero Lambertini, Papa Benedicto XIV (1740-1758), tras minucioso examen personal de las actas del martirio, confirmó su culto el 17-12-1752, concediéndole una misa propia y oficio para su diócesis (entonces: Brixen Bressanone; hoy: Innsbruck). Al mes siguiente, el 15-1-1753, concedió indulgencia plenaria a los fieles que visitasen el día del aniversario de su martirio -12 de julio- la iglesia en donde se conservaban sus reliquias. Finalmente, el 22-2-1755, por la bula "BEATUS ANDREAS" confirmó y fundamentó una vez más la beatificación y el culto del niño mártir.
        
Interior de la iglesia Judenstein (Tirol austriaco), donde se veneraba al Beato Andreas. A la derecha, la piedra donde fue asesinado.
    
La "iglesia conciliar", bajo presión de algunos sectores judíos, ha declarado nula esa beatificación y prohibido su culto oficial, calumniando de "antisemitas" a quienes lo veneran, es decir, a toda la Iglesia católica desde el martirio del beato niño -1462- hasta 1962: ¡el corto tiempo de 500 años!, la cuarta parte de la vida de la Iglesia en la tierra.
   
Lápida erigida en honor del beato Andreas
   
Gottfried Melzer, sacerdote austríaco, en su libro "Das selige Andreas von Rinn, Ein wahrer Märtyrer der katholischen Kirche" (El Bienaventurado Andreas Von Rinn, un verdadero Mártir de la Iglesia Católica), deja expresamente de lado el tema de si el beato Andreas von Rinn fue o no víctima de un crimen ritual. Bástenos afirmar, con el gran Benedicto XIV en su bula precitada, que "el bienaventurado Andreas: (...) antes de cumplir su tercer año de vida, en el año 1462, fue asesinado de la manera más cruel POR LOS JUDÍOS EN ODIO CONTRA LA FE CRISTIANA". Y el mismo Papa Lambertini afirma que existe un extraordinario paralelismo con el martirio del beato SIMÓN DE TRENTO -martirizado por los judíos en la noche del Jueves Santo de 1475-, con la única diferencia de que este último fue introducido por el Papa Gregorio XIII en el Martirologio romano.
   
Beato Simón de Trento, otro niño martirizado por los judíos en odio a la Fe
   
Luego de reproducir los párrafos principales de la Bula "Beatus Andreas" de Benedicto XIV y los documentos "oficiales" de la iglesia conciliar que niegan y prohiben el culto del beato Andreas, el capellán Melzer presenta la historia de las principales fuentes y una extensa relación del martirio, según las "Actas Sanctorum" de los bolandistas: su circuncisión; su muerte por sofocación con los brazos extendidos, en claro escarnio a Nuestro Señor; su posterior degüello y vaciamiento de toda su sangre y la rotura de su vestidito, en abierta alusión a la herida de la lanza y a la escisión en cuatro partes de las vestiduras de Cristo (Juan 19, 23).
  
Historia luego, año por año, con precisión germánica, el desarrollo del culto al bienaventurado niño, hasta su definitiva "beatificatio aequipollens" (cfr. cánones 2.134-2135) por Benedicto XIV (1752).
   
Un extenso capítulo relata los milagros obtenidos por su intercesión: los seis iniciales reseñados en las "Acta Sanctorum" y los numerosos de siglos posteriores hasta época muy reciente (1988).
  
Las reliquias del niño mártir del Tirol eran veneradas en el altar mayor de la iglesia de Judenstein (a 2 km de Rinn, a media hora de Innsbruck). En 1985, el obispo de Innsbruck, pese a la fuerte oposición de los lugareños prohibió su culto y alejó sus reliquias, contraponiéndose así abiertamente a un decreto de la suprema autoridad de la Iglesia: el Papa Benedicto XIV. Sus reliquias fueron encofradas en un muro y se colocó una losa con la siguiente inscripción:
   
"Aquí descansa el inocente niño Anderl, el cual según la tradición fue asesinado en el año 1462 por desconocidos. Su muerte fue lamentablemente atribuida durante siglos a un crimen ritual de judíos en tránsito. Esta acusación entonces frecuente y totalmente infundada llevó a considerar a Anderl erróneamente como mártir de la Fe. El niño Anderl descansa aquí no por cierto como mártir de la Iglesia sino como recuerdo exhortatorio de los numerosos niños que hasta nuestros días han sido víctimas de la violencia y del desprecio de la vida. Con todos ellos Anderl von Rinn ha entrado en el gozo eterno de Dios".
   
Reinhold Stecher, "obispo" conciliar de Innsbruck, quien "desbeatificó" a Andreas von Rinn y prohibió su veneración
        
Lápida ordenada por Stecher para la tumba del beato Andreas, desbeatificándolo y exonerando a los judíos de su muerte.
     
El capellán Melzer señala varios hechos que indicarían el origen masónico-judaico (B'nai B'rith) de la campaña desatada en toda Austria contra el culto multisecular al Beato Anderl.
  
Su libro -con 16 páginas de ilustraciones y tapa en colores con la imagen del mártir- trae el texto completo de la misa del beato, y numerosas devociones tradicionales para invocar su intercesión.
  
¡Que el Beato Anderl, patrono de los niños, ABRA LOS OJOS a los que siguen aferrados por ignorancia a una "iglesia" apóstata de la Fe Católica!
  
Santo DOMINGUITO DEL VAL (31 de agosto), SANTO NIÑO DE LA GUARDIA (24 se septiembre), Beato SIMÓN DE TRENTO (24 de marzo), beato ANDREAS VON RINN (12 de julio), ¡intercedite pro nobis!
  
Por Thomas Mc Ian- Tomado de REVISTA ROMA, N° 113, Mayo de 1990

viernes, 11 de julio de 2014

POLÍTICOS DE ESTADOS UNIDOS: DESTITUIR A OBAMA, NO ESTÁ NADA MAL

Noticia tomada de RUSSIA TODAY (Disponible haciendo clic AQUÍ). Vía MILES CHRISTI
 
A Obama se le acabará el gobierno antes de lo previsto
    
La exgobernadora de Alaska, la republicana Sarah Palin, afirmó que llegó la hora de destituir al presidente de EE.UU., Barack Obama, que, según sus palabras, deliberadamente violó su deber. Esa idea ya parece estar ganando terreno entre otros políticos.
   
"Basta ya de los años de abusos de este presidente. Su crisis fronteriza es la última gota", escribió Palin en el portal 'Breitbart'.
    
La política sugirió que el presidente deliberadamente dejó la frontera entre México y EE.UU. sin la supervisión adecuada. Una teoría similar fue propuesta también por el gobernador de Texas, Rick Perry, quien se negó esta semana a recibir al mandatario en el aeropuerto de Austin.
        
"Sin fronteras, no hay nación. Obama lo sabe. La apertura de nuestras fronteras a una avalancha de inmigrantes ilegales es deliberada. Es su transformación fundamental de EE.UU. Es la única promesa que ha cumplido Obama", señala la política.
   
El año pasado, Palin propuso acusar a Obama de la crisis relacionada con la deuda pública, ya que asegura que el presidente del país norteamericano había causado un "daño irreparable".
   
"Es la hora de destituir [a Obama]; y en nombre de los trabajadores estadounidenses e inmigrantes legales de todas las clases de la sociedad, debemos oponernos vehementemente a cualquier político de la izquierda o de la derecha que dude en votar a favor de su destitución", continuó Palin.
   
La exgobernadora de Alaska cree que "los numerosos crímenes de Barack Obama ya no pueden ser ignorados".
   
Voces a favor de la medida
   
Ya en 2010, un cartel que llamaba a la destitución de Obama, apareció en las calles del estado de Wisconsin. En julio del mismo año, el excongresista de Colorado, Tom Tancredo, escribió un artículo en el diario 'Washington Times', en el que abogaba por la destitución de Obama.
   
Por su parte, el Partido Republicano de Dakota del Sur recientemente aprobó una resolución que llamaba a la destitución del presidente de EE.UU. porque "violó el juramento".

jueves, 10 de julio de 2014

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA, POR SAN TARASIO, PATRIARCA DE CONSTANTINOPLA

   
"Salve, oh Mediadora de todo lo que hay bajo el cielo; salve, reparadora de todo el universo; salve, oh llena de gracia, el Señor es contigo, él que existía antes que tú y nació de ti, para vivir con nosotros".

ROMA CATÓLICA Y ROMA PAGANA, POR EL PADRE BASILIO MÉRAMO

Estimado Jorge:
   
Con motivo de la reciente Fiesta del glorioso martirio de San Pedro y San Pablo, martirizados en el mismo día en Roma, creo que no estaría de más, publicar este escrito sobre Roma Católica, Roma Pagana, que hace cinco años difundí, aunque de una manera más reducida y creo que sería de alguna ayuda para un mayor número de fieles.
  
Basilio Méramo Pbro.
 
ROMA CATÓLICA Y ROMA PAGANA
   
 
La Roma pagana imperial y señora del universo logró su apogeo y hegemonía universal gracias a su política ecuménica al tener lazos religiosos con todas las divinidades y cultos más importantes del mundo antiguo, que eran el único vínculo entre los antiguos pueblos. No había otros lazos que los religiosos y Roma se aprovecha de esto para su expansión y gloria, es la primera en hacer de la religión, del vínculo religioso un factor (el principal) para el dominio político, por curioso y extraño que nos parezca hoy, pero que era normal según la mentalidad del hombre antiguo. Baste sólo recordar que en las guerras eran invocados los dioses, los oráculos, etc. El mundo pagano era religioso por asombroso que nos parezca. El pagano no es un ateo, de aquí el culto tan prolífico en divinidades, que intervenían en toda la vida de la sociedad pagana de la antigüedad.
  
Por esto decía el gran historiador Fustel de Coulanges: «Uno de los rasgos notables de la política de Roma consistía en atraer hacia sí todos los cultos de las ciudades vecinas, se preocupaba tanto de conquistar a los dioses como a las ciudades». (La Ciudad Antigua, Ed. Porrúa, México 1989, p. 270). La táctica de Roma es muy importante tenerla en cuenta pues esto le permitió fundar el imperio más poderoso en toda la historia de la humanidad.
  
Roma como dice Fustel: «era la única que se servía de la religión para su engrandecimiento. Mientras que la religión aislaba a las otras ciudades, Roma tuvo la habilidad o la buena fortuna de emplearla para absorberlo todo y todo dominarlo». (p. 271). El ecumenismo de Roma pagana la llevó a forjar el imperio más grande del mundo: «Pues era costumbre de Roma –dice un antiguo- el introducir en ella las religión de las ciudades vencidas.» (Ibídem, p. 270). «Quería poseer más cultos y más dioses titulares que cualquier otra ciudad». (Ibídem, p. 270). «Por otra parte, como la mayoría de esos cultos y dioses se tomaba a los vencidos, Roma estaba en comunión religiosa, por medio de ellos, con todos los pueblos». (Ibídem, p. 270). Aquí se ve con claridad la política y el genio romano que le permitió ser el mayor imperio del universo gracias a la modalidad religiosa ecuménica, y de su espíritu ecuménico.
  
Esto es importantísimo considerarlo y retenerlo pues la Roma católica al perder la fe que la llevó al apogeo espiritual universal, como lo expresó San León Magno: «Roma maestra del error se hizo discípula de la verdad» (Maitines, Lectura IV, 29 de junio Fiesta de San Pedro y San Pablo), y por un misterio de profunda iniquidad hoy cae en su ancestral barbarie pero sin perder su característica de la cual se valió para forjar su imperio universal, que será la gloria del Anticristo-Pseudoprofeta para propagar su falsa paz ecuménica religiosa, como está anunciado en las Escrituras.
  
Para poder entender y ver esto es necesario recordar lo que ya decía el Papa San León: «Esta ciudad ignorando al autor de su elevación, mientras dominaba por sobre casi todas las naciones, servía los errores de todas ellas, y por eso creía tener una gran religión puesto que no había rechazado ningún error». (Ibídem, Maitines, Lectura VI). Roma pagana así, reputábase grande cual Babilonia asumiendo toda religión, pues no rechazaba ninguna. 
  
El Panteón representaba bien este espíritu ecuménico de Roma pagana, reuniendo en un magnífico e inmenso templo todas las religiones más importantes, cada una con su altar. Y retornará a esto cuando deje de imperar la verdad como luz del mundo y de su Iglesia.
  
Roma modernista y Apóstata sede del Anticristo como dijo Nuestra Señora en La Salette, se caracterizará por aglutinar, cual Panteón, todas las falsas religiones en su seno, y su poder será el absorber todos los cultos no rechazando ninguno, como la Antigua Roma Pagana, poniendo en ello su grandeza y señorío; ésta será la gran obra del Pseudoprofeta (el Anticristo religioso) y la Gloria del Olivo, el triunfo de la Sinagoga de Satanás en la Iglesia, triunfo que nadie sospechaba que llegaría incluso a destruir, reabsorbiendo maquiavélicamente, la resistencia tradicionalista aglutinada alrededor de Monseñor Lefebvre, al punto de desactivar magistralmente a la Fraternidad por él fundada, con un «abrazo paternal y magnánimo».
  
Luego ante tal situación fina y sutilmente orquestada, no queda otra cosa que seguir el consejo de San Jerónimo: «huir de la perversión judaica y refugiarnos en las montañas eternas, de lo alto de las cuales Dios hace brillar su admirable luz» al hablar de la «abominación de la desolación que se puede entender también de toda doctrina perversa. Pues si vemos el error establecerse en lugar santo, es decir en la Iglesia, y hacerse pasar por Dios, debemos huir de Judea hacia las montañas, es decir abandonar la letra que mata y la perversidad judaica y refugiarnos sobre las montañas eternales». (Maitines, Lectura IX, Domingo XXIV y último después de Pentecostés), esto es de la Verdad Eterna, o con palabras del Apocalipsis de San Juan invitando a salir de Roma convertida en una Babilonia: «Babilonia la grande, la madre de los fornicarios y de las abominaciones de la tierra». (Ap. 17,5); pues: «Ha caído, ha caído Babilonia la grande, y ha venido a ser albergue de demonios y refugio de todo espíritu inmundo y refugio de toda ave impura y aborrecible… Salid de ella, pueblo mío, para no ser solidario de sus pecados y no participar en sus plagas». (Ap. 18, 2-4).
  
Y nadie puede dudar cual sea esta Babilonia apocalíptica, pues San Pedro mismo lo dice cuando desde Roma envía sus saludos junto con San Marcos su discípulo: «Os saluda la (Iglesia) que está en Babilonia, partícipe de vuestra elección, y Marcos, mi hijo». (1 Pedr. 5, 13), al igual que así lo entienden también los exégetas: «Por Babilonia se entiende Roma que constituía el centro del paganismo. La Roma pagana significaba para los cristianos el mismo peligro antes Babilonia para los judíos». (Biblia comentada por Monseñor Straubinger, nota 13).
  
Esta es hoy, la astuta maniobra de la dialéctica vaticana, cual Roma pagana, que con el pretexto de los dos presupuestos falsos: el motu proprio sobre la Misa, y la remisión (levantamiento) de las excomuniones, se reabsorbe en magnífica y magistral coagulación sintética o amalgama, insertando la Tradición con su altar en el gran Panteón Universal (ecuménico) cual la Roma anticristo, tal como la designa Monseñor Lefebvre en su famosa carta del 29 de junio de 1988 a los cuatro candidatos al episcopado. Pues con el motu proprio se enmascara la escisión (ruptura) reconociendo que la Misa Tridentina nunca fue abrogada, y la Nueva Misa es el desarrollo homogéneo (evolución homogénea y no heterogénea como pretende el modernismo) de la liturgia antigua, y ambos ritos, tanto el tradicional como el modernista, son dos expresiones válidas, legítimas y genuinas del culto romano de la Iglesia, siendo la Misa Tradicional el rito extraordinario (el ocasional) y la Misa Nueva el rito ordinario (el principal); lo cual es el culmen genial, sutil y perverso (diabólico) de la síntesis dialéctica gnóstico cabalística que nutre el ser y el pensar del mundo moderno, y con la remisión de la censura (pena) de las excomuniones a los cuatro obispos, que así lo pidieron con muestra filial y reconocimiento de la magnánima y benigna paternidad de Benedicto XVI, desistiendo por lo mismo de su pertinacia, y como lógica y natural consecuencia, se levantan las excomuniones (exclusiva y solamente a ellos que así lo solicitaron), aunque sin embargo no están total e íntegramente aceptados pues siguen suspensos (al igual que todos los sacerdotes de la Fraternidad), sin «posición canónica», y sin «ejercer legítimamente ministerio alguno en la Iglesia» (Carta de Benedicto XVI a los Obispos de la Iglesia del 10 de marzo de 2009), hasta tanto se limen (superen) las asperezas y reticencias aceptando el Concilio Vaticano II, aunque esto será gradual y paulatinamente mediante el diálogo doctrinal que al fin y al cabo dará el deseado resultado que espera pacientemente Roma modernista y apóstata, tal como lo afirma Benedicto XVI en la carta ya citada: «Con esto se aclara que los problemas que deben ser tratados ahora son de naturaleza esencialmente doctrinal, y se refieren sobre todo a la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas».
  
Así se llega incluso a hablar reconociendo, como lo hace Monseñor Fellay, que la situación de la Fraternidad si se mira según el derecho de la Iglesia es imperfecta, o también cuando se refiere a las necesarias conversaciones (diálogo) referentes al Concilio Vaticano II y sus novedades (Carta del 24 de marzo de 2009), del cual acepta el 95% (Entrevista a Monseñor Fellay publicada en Dici n°. 8). Ante todo lo cual se olvida la espantosa advertencia de Nuestra Señora de La Salette cuando afirma que: «Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo», quedando con esto la Iglesia totalmente eclipsada, como luz del mundo, ya que ha acontecido el eclipse del sol cual fue el significado de la divisa, de San Malaquías, del anterior pontificado «De Labore Solis» bajo Juan Pablo II, y ahora tenemos el triunfo de la Sinagoga de Satanás en la Iglesia, con la divisa del actual pontificado de Benedicto XVI «De Gloria Olivae». Este es el famoso misterio de Roma que «de maestra del error se convirtió en discípula de la verdad» como señala el papa San León Magno (Ibídem, Maitines, Lectura VI), pero que por su apostasía como señala Nuestra Señora en La Salette retornará, evidentemente, al error del que fuera antaño liberada. Este es el misterio de la Gran Ramera escarlata, cabalgando sobre la bestia, el Anticristo, que estremeció al puro y virginal San Juan Evangelista, el discípulo más amado, y por esto el apóstol San Judas en su epístola (17, 21) advertía: «Vosotros empero, carísimos, acordaos de lo que ha sido preanunciado por los apóstoles de Nuestro Señor Jesucristo que os decían: en los últimos tiempos vendrán impostores que se conducirán según sus impías pasiones, éstos son los que disocian, hombres naturales, que no tienen el Espíritu. Vosotros, empero, carísimos, edificándoos sobre el fundamento de la santísima fe vuestra, orando en el Espíritu Santo, permaneced en el amor de Dios, esperando la misericordia de Nuestro Señor Jesucristo, para la vida eterna».
  
P. Basilio Méramo
Orizaba, 25 de marzo de 2009
Fiesta de la Anunciación.

sábado, 5 de julio de 2014

ORDENAN "VISITA APOSTÓLICA" A LA DIÓCESIS DE CIUDAD DEL ESTE (PARAGUAY)

Noticia tomada de ABC COLOR (Paraguay)
  
El papa Francisco dispuso la realización de una “visita apostólica” a la diócesis de Ciudad del Este, luego de que hayan reflotado denuncias de pedofilia, y otros temas relacionados con la diócesis, como el manejo del Seminario Interdiocesano.
    
El Santo Padre enviará dos representantes quienes desde Roma llegarán a Asunción y luego irán a Ciudad del Este para evaluar todas las instituciones eclesiásticas de dicha diócesis, anunció hoy el nuncio apostólico Eliseo Ariotti, durante una conferencia de prensa.
      
Notificación de la Nunciatura en Paraguay sobre la visita a la diócesis de Ciudad del Este
   
Al ser consultado si el motivo principal de la visita son las denuncias de pedofilia, dijo: “Es para averiguar no sólo lo que paso últimamente, sino ver todo lo que está en la casa de Ciudad del Este”. La visita será del 21 al 26 de julio, precisó.
   
Tras la visita de los religiosos, se redactará una evaluación completa de la situación en la diócesis, que será acercada al papa Francisco, quien finalmente dispondrá de cambios o medidas, de ser necesarios.
     
Han sido designados el cardenal español Santos Abril y Castelló, arcipreste de la Basílica romana Santa María la Mayor, y el uruguayo Milton Luis Tróccoli Cebélio, obispo de Montevideo y rector del seminario Interdiocesano Cristo Rey.
    
“Es una visita que siempre se hace; en todas las diócesis del mundo reciben”, explicó el nuncio apostólico.
    
Ariotti resaltó que el obispo de Ciudad del Este, monseñor Rogelio Livieres Plano, ya fue notificado de la visita y que accedió sin problemas. “Livieres dijo que siempre pidió que se le visite”, agregó.
     
Caso Urrutigoity
   
Definitivamente lo que llama más la atención en la Diócesis de Ciudad del Este es el caso del sacerdote argentino Carlos Urrutigoity, quien llegó a Paraguay luego de sortear diversas denuncias de pedofilia y abuso sexual en distintos países. 
   
El caso central de la inspección es el del sacerdote Carlos Urrutigoity, acusado de abuso sexual en Aregntina y Estados Unidos, respectivamente dentro de la FSSPX y de la diócesis de Scranton (Pensilvania)
     
Sin embargo, Livieres sin problemas aceptó al religioso, e inclusive le encargó un ministerio con jóvenes. Dijo en reiteradas ocasiones que todas las denuncias son calumnias, y que Urrutigoity es un “perseguido”. 
   
Entredicho con Cuquejo
  
El caso del sacerdote sospechoso de abuso, revivió las diferencias entre Livieres y el arzobispo de Asunción, monseñor Pastor Cuquejo. Esta situación también sería otro de los motivos de la visita apostólica.
   
La visita se da en medio de la guerra a muerte entre el "obispo" de Ciudad del Este, Rogelio Livieres, y el "arzobispo" de Asunción, Pastor Cuquejo por causa de la defensa de aquél a Urrutigoity
     
El entredicho tomó fuerza luego de que Cuquejo, sugirió reabrir una investigación para averiguar si son ciertas las acusaciones contra Urrutigoity, a lo que el obispo de Ciudad del Este, respondió llamándole “homosexual” en actos públicos en la mencionada localidad y ante medios de comunicación.
   
También llama la atención de la Santa Sede las denuncias de mal manejo de los recursos financieros dentro de la diócesis, que inclusive llegaron a procesos judiciales. Los enviados del Papa Francisco también evaluarían las supuestas desprolijidades en el seminario de Ciudad del Este.

jueves, 3 de julio de 2014

EL "BAUTISMO" ANGLICANO DESTERRÓ AL DIABLO DE SU RITUAL

Desde SIGNOS DE ESTOS TIEMPOS-FOROS DE LA VIRGEN
   
La explicación es que "la gente se siente ofendida cuando le hablan de esas cosas", y además, los anglicanos piensan que es una muestra de que su fe ya no necesita de esos recursos, como satanás.
  
EL DEMONIO NO SE MENCIONARÁ MÁS EN EL BAUTISMO
  
Declarando que el demonio ha salido del servicio de bautismo de la iglesia de Inglaterra, The Guardian informó el 20 de junio que “un bautismo simplificado que omite la mención del diablo” es actualmente la fórmula preferida por los clérigos que han hecho un test market en todo el Reino Unido.
  
 
El nuevo bautismo anglicano, además de ser una mala parodia del Bautismo católico, es NULO, INVÁLIDO, ILÍCITO E INEFICAZ
    
Afirman que el tradicional rechazo del diablo y toda rebelión contra Dios “desanima a las personas que están ofendida al ser abordadas como pecadoras”, y por lo tanto el clero afirma que les resultaba mucho más fácil pedir a los padres y padrinos hacer los votos si no mencionan a satanás.
   
Es la respuesta a una población “que no ve ninguna razón imperiosa de pasar las mañanas de domingo o cualquier otro momento en la Iglesia”, informa The Guardian.
   
Y además, el nuevo y “mejorado” servicio de bautismo también borra la instrucción a los padrinos que el niño va a guardar los mandamientos de Dios, y a aprender lo que un cristiano “debe saber y creer que para la salud de su alma”, prometiendo sólo que la Iglesia “debe hacer todo lo posible para asegurarse de generar un lugar acogedor para él. Y hacer su parte para ayudar a guiar a estos niños a lo largo del camino de la fe”.
   
La propuesta de suprimir el diablo del ritual recibió la aprobación inicial por la Cámara de Obispos y será debatido por el Sínodo General anglicano en York este mes de julio. Si es aprobado, estos cambios pueden revelar que la iglesia de Inglaterra perdió su sentido del pecado -y su necesidad de salvación-.
   
SE VEÍA VENIR
  
Hace más de 60 años, T. S. Eliot escribió sobre el sentido de la alienación que se produjo cuando los reguladores sociales –como la iglesia– comenzaron a resquebrajarse y la autoridad moral de control de una sociedad ya no fue eficaz. Sugirió que el “sentido del pecado” estaba empezando a desaparecer.
  
En su obra “The Cocktail Party”, una joven perturbada confiesa a su psiquiatra que se siente “pecadora” a causa de su relación con un hombre casado. Ella está angustiada, no tanto por la relación ilícita, sino por el extraño sentido del pecado. Eliot escribe que “tener un sentido del pecado parece anormal, ella creía que había enfermado”.
    
Escrito en 1950, Eliot sabía que el lenguaje del pecado estaba disminuyendo incluso entonces. Sin embargo, la mayoría de nosotros podría suponer que el concepto de pecado todavía era fuerte porque las iglesias -como la Iglesia de Inglaterra- parecían muy fuertes.
   
Mirando hacia atrás, sin embargo, parece que el sentido del pecado ya estaba empezando a ser sustituido por una cultura terapéutica emergente.
    
DEL PECADO A LA TERAPIA
   
Dentro de una creciente cultura de liberación, las personas ya no se veían a sí mismas como pecaminosas cuando bebían demasiado, tomaban drogas, o estaban comprometidas en conductas violentas o abusivas. Más bien, este tipo de acciones se consideraban cada vez más como indicadores de que estas personas eran víctimas de una enfermedad de la que tenían poco control.
    
El sociólogo Philip Rieff advirtió en su libro ya clásico de la década de 1960, El Triunfo de la Terapéutica, que “el hombre psicológico empezaba a reemplazar al hombre cristiano” como el tipo de carácter dominante en nuestra sociedad.
    
A diferencia del cristianismo tradicional, que hacía demandas morales a los creyentes, el mundo secular del “hombre psicológico” rechaza tanto la idea del pecado como la necesidad de la salvación. La transformación se ha completado ahora en la Iglesia de Inglaterra.
    
EL ÉXITO DE SATANÁS
   
Satanás ha sido llamado un “genio del mal” porque ha sido capaz de convencer a muchos de que él no existe. En sus satíricas Screwtape Letters (Cartas de Escrutopo), C. S. Lewis crea un demonio veterano llamado Escrutopo que está instruyendo a su sobrino Ajenjo, su joven demonio protegido, sobre la mejor manera de capturar un alma para el infierno. Él le dice que la cosa más efectiva que puede hacer para traer almas al infierno es convencer a la gente de que satanás ni siquiera existe.
   
“El hecho de que los demonios son predominantemente figuras cómicas en la imaginación moderna te ayudará. Si alguna leve sospecha de su existencia empieza a surgir en su mente, sugiérele una imagen de algo con mallas rojas, y convéncelo que ya que no puede creer en eso, por lo tanto, no puede creer en ti”.
  
Uno se pregunta por qué la iglesia de Inglaterra se molesta en realizar ceremonias bautismales cuando ha perdido el verdadero propósito de este tipo de servicio. Los rituales son importantes, sin embargo, como la autora, P. D. James escribe en su escalofriante novela Hijos del Hombre.
    
Ambientada en un mundo distópico en el año 2021 en el que toda la raza humana se ha vuelto infértil, la autora describe una sociedad en la que el último hijo había nacido dos décadas antes, y donde la “nueva tendencia” en ciudades como Londres es mantener elaboradas ceremonias de bautizo para gatitos, con gorros de encaje para los recién nacidos felinos. En tal sociedad, el clero tiene el placer de presidir el ritual, ya que da mucha alegría a los “padres” –sin hijos– de los gatitos.
     
El rito bautismal revisado de la iglesia de Inglaterra será sometido a votación el próximo mes en Kent en su Sínodo General. Es probable que pase, ya que ha sido impulsado por una división de gran alcance dentro del clero, que está decidido a demostrar que la iglesia de Inglaterra es una iglesia progresista, que ya no tiene la necesidad de reconocer la necesidad de satanás, a fin de vivir en la “libertad de los hijos de Dios”.
   
“Negar al diablo es señal clara de estar poseído por él, y negar el Infierno no debilita su existencia”.

HORA SANTA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, POR EL PADRE MATEO CRAWLEY-BOEVEY (del mes de Julio)

Reparad por las ofensas que sufre el Sagrado Corazón de Jesús a manos de los gobernantes y jueces inicuos y por causa y en consecuencia de las leyes que se promulgan contra la Fe Católica. Reparad especialmente por los crímenes de la Revolución.
    
HORA SANTA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
     
   
XI Julio Ultraje público a Nuestro Señor
   
(Lento)
   
¡Mil veces felices los desgraciados que, al torcer de una senda estrecha, se encontraron a solas con Jesús!... ¡Qué bien pudieron, esos dichosos afligidos de Jerusalén, de Naím o de Betania, desahogar el alma en ese celestial instante, con libertad de súplica y de llanto, en el corazón de Jesús!...
   
“¡Así nos hemos encontrado contigo en esta Hora Santa venturosa, Jesús de Nazaret y del Sagrario, así!... Míranos: los que aquí estamos somos cabalmente esos dichosos desdichados que venimos en busca tuya, para olvidarnos, por un momento, de nosotros, acá a tus plantas, a tu sombra deliciosa. Sólo por ti venimos, llegamos en defensa tuya, porque un clamor de rabia y de blasfemia nos ha advertido que tus verdugos no se dan tregua con el propósito de desterrarte de la sociedad y de las almas. Y si has de sufrir, si has de agonizar, si has de morir, Jesús, ¡he aquí el rebaño que quiere ser herido al lado y por la causa del pastor! Tú lo dijiste con amargura del alma a tu sierva Margarita...: «¡Quiero compartir mi agonía, tengo necesidad de corazones víctimas!» Dispón, pues, de todos éstos, Señor, te amamos mucho, te amamos todos”...
       
(Breve pausa)
       
Descórrenos, Jesús, el velo de tu pecho, el Santo de los Santos, y consiente que tus hijos contemplemos, en esta Hora Santa, la pasión y ultraje, el dolor de la sentencia de los mismos que rescataste con tu sangre... Haz la luz en ese Tabernáculo y permítenos seguirte, paso a paso, en esta incruenta Vía Dolorosa, que comienza en las sombras de Getsemaní y ha de terminar, únicamente, en el postrer ocaso de la tierra... Y, aunque no somos dignos, permite que estos confidentes y consoladores tuyos, participemos del cáliz de tus oprobios y agonías... Déjanos, ¡oh amable Prisionero del altar!, un solo y único derecho: amarte en la ignominia de tu Cruz, unirnos en la Hora Santa a tu agonía, amarte hasta la muerte y morir amando con delirio la locura y el Getsemaní incesante de tu Corazón Sacramentado...
     
(Pidamos luz y amor para contemplar a Jesucristo en la misteriosa pasión de su Sagrario).
      
(Pausa)
            
JESÚS: Vivo, alma querida, envuelto en el silencio y mudo, porque estoy, aquí donde me ves, perpetuamente encadenado ante los modernos Herodes de la tierra... ¿No oyes cómo se levanta hasta el cielo su insolente interrogatorio, a mí, que soy el poder, la verdad y el único Maestro?... Callo por amor tuyo, pensando en ti, a quien redimo con la condenación ignominiosa de los gobernantes... jueces de los hombres, pero no de mi doctrina... ¡Oh!, ellos ambicionan autoridad de tiranía para descargarla en mí, y Yo soy su perpetua víctima... Para ellos el trono..., para mí el escaño de irrisión...; para ellos el cetro de oro... y Yo siempre con la caña de la burla...; para ellos séquito de aplausos e incensadores...; para mí la cohorte del desprecio y los sayones...; para ellos diadema y homenajes...; para mí una corona de espinas..., para mí el olvido, ¡siempre el olvido!
    
Y, si alguna vez, recuerdan a este Rey en las alturas ficticias de la tierra, mi solo nombre atrae la tempestad del odio, la persecución legal y la blasfemia... Aquí me tienes, puesto en tela de juicio por un mundo que vive de mi aliento... Enmudezco porque en el Sagrario soy la encarnación de la misericordia y del amor... Y ese desacato a mi soberanía, el desconocimiento de mi realeza en las leyes que rigen a los pueblos, es el ultraje directo, blasfemo, a mi persona, a mí, que vivo abatido, sacramentado entre los humanos. Esa injuria es el reto a este Jesús-Eucaristía, que te habla desde un altar, convertido con frecuencia en el pretorio de Pilatos... Aquí, alma consoladora, aquí en el Tabernáculo, recibo manso las afrentas del esclavo y la sentencia del villano...; de aquí, de este calabozo, en que vivo perdonando, se me saca únicamente cuando los tribunales de la tierra han decretado flagelarme, para presentarme luego, ensangrentado, a las iras populares... ¡Cómo se siente aliviado mi Divino Corazón con vuestro desagravio!... Ese escarnio de los poderosos lo compensa en esta Hora Santa el amor ardiente de los míos...; lo reparáis vosotros los ricos humildes y los pobres resignados... Desde aquí, desde el altar, Yo os bendigo, amigos fidelísimos... Por esto, hablad, hijos míos, exigid milagros de mi amor, vosotros los predestinados de mi Corazón... Hablad, soy el Rey de las misericordias infinitas.
   
(Pausa)
    
EL ALMA: Señor Jesús, tu alma enternecida por la adhesión de este rebaño pequeñito, nos ofrece ahora milagros y perdón. ¡Oh!, sobre todo, el mundo de los poderosos, de los gobernantes y de los ricos, necesita el gran prodigio de tu luz, necesita conocerte, Señor Sacramentado, conocerte en esa Hostia, y aceptar desde ahí la imposición de tu realeza salvadora.
     
Por la afrenta, pues, que padeciste ante el inicuo Herodes, en la mansión de los que se llaman magnates de la tierra:
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En el santuario de las leyes y en los tribunales tan falibles de la justicia humana...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En la conciencia tornadiza de aquellos que influyen en los destinos de los pueblos...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En los consejos de tantos gobernantes, levantados en oposición a tu Calvario...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En las sediciones populares explotadas en ultraje a tu doctrina redentora...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En el juego de tantos intereses de soberbia y de fortuna, de los desdichados gozadores de la tierra...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En el satánico complot, fraguado con sigilo, en ruina de tu sacerdocio y de tu Iglesia...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En la imprudente seguridad de tantos buenos, la apatía e indolencia de los que quisieran adorarte, pero lejos del Calvario...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
En la ambición desenfrenada de ganar alturas y dinero, a costa de tu sangre y de la condenación eterna de tantas almas infelices...
(Todos, en voz alta) Cumple tus promesas de victoria, ¡oh Divino Corazón!
    
(Pausa)
       
JESÚS: Yo soy la santidad, así me lo decís vosotros, de rodillas ante esta Hostia, así me lo canta el cielo, que repite en este templo el clamor de la Hora Santa... Sí, Yo soy la santidad, ¡y fui pospuesto, sin embargo, al asesino Barrabás!... ¡Ah, y soy pospuesto todavía, muchas veces, por odio, por desdén y por olvido!...
       
¡Qué angustia tan cruel la de mi Corazón, vejado en esta afrenta! Heme aquí, oculto en un Sagrario...; soy Jesús, el Dios de la humildad... El mundo vano vive de soberbia, y no perdona que Yo sea nazareno oscuro, nacido en un establo... Ved cómo pasan las almas orgullosas por delante de mi altar, cómo van desoladas, sedientas de ostentaciones, ambicionando estimación y aplausos... Pasan... y me posponen a un honor mentido... En esta penumbra de mi templo vivo relegado; desde aquí voy predicando estas palabras: “aprended de mí, que soy humilde y pobre”. ¡Ah, sí, soy pobre!, pues entregué los tesoros de la tierra para abriros a vosotros la inmortalidad del paraíso... Soy pobre, soy mendigo...; por eso vivo desdeñado del gran mundo, que necesita del oro, y si no lo tiene, de su brillo mentiroso... Yo ¿qué valgo para él, entre las pajas de Belén, en la oscuridad de Nazaret, en la desnudez y abatimiento del Calvario y de la Eucaristía?
   
¡Qué amarga decepción!... Me hice pobre por amor..., y soy un pobre repudiado, pospuesto a la fortuna miserable de este mundo.
    
(Breve pausa)
     
Estoy llagado... Mis manos, que llaman y bendicen, están atravesadas...; mis pies, heridos...; mi frente, destrozada; lívidos, mis labios; sin luz, mis ojos...; ensangrentado el cuerpo...; abierto, con ancha herida, el pecho enamorado... ¡Ah, cómo tiemblan los mortales al ver a este Dios perpetuamente ensangrentado!... Ellos quisieran las delicias de un edén anticipado en el desierto... ¿Quién me ha puesto así?... El amor que os tengo, y también el ansia del placer y la fiebre del gozar del mundo... Así estoy, así vivo en el Sagrario, ofreciendo paz y cielo, pero entre espinas y en la Cruz... Y ¿dónde están los amigos, los creyentes, los discípulos?... ¿Dónde?... Se han ido..., me han dejado, en busca de placeres; me han pospuesto al fango de la culpa... Barrabás, el villano, va triunfando por el mundo, y tras él, los soberbios engreídos, los livianos en costumbres; tras de Barrabás, aclamándolo en su libertad y en su delito, los licenciosos, los corruptores de la infancia, los que mienten a los pueblos, los que envenenan por la Prensa... Victorioso Barrabás, lo vitorean todos aquellos que me reniegan y maldicen en las leyes, los políticos que suben, escupiéndome en el rostro su blasfemia... Todos éstos van ufanos, libres; el mundo les arroja flores...; para ellos palmas de victoria... Y aquí, en mi solitario Tabernáculo, Yo, Jesús, atado por amor, abandonado de los buenos, negado de los débiles, olvidado de los más..., condenado por los gobernantes, flagelado por las turbas desencadenadas en mi contra... Yo amé a los míos, sobre todas las cosas del cielo y de la tierra..., y los de mi propio hogar me han pospuesto al polvo..., ¡ay!, al fango de los caminos... ¡Decid vosotros, mis amigos, si hay afrenta más quemante que la mía!... ¡Considerad y ved si hay dolor semejante a este dolor!...
    
(Pausa)
      
EL ALMA: El discípulo, Jesús divino, no ha de ser más que su Maestro... Tú, que nos has dado el ejemplo, quieres que, en seguimiento tuyo, nos neguemos, llevando con amor la Cruz que salva... Te lo pedimos en esta Hora Santa, con la caridad ardiente de María Dolorosa, te lo exigimos en consuelo tuyo y para la redención de los pecadores, con el entusiasmo de Margarita María; sí, nos abrazamos a la Cruz por el triunfo de tu corazón en la Santa Eucaristía... Escúchanos, Jesús, en esta Hostia...; te vamos a ofrecer la plegaria de Getsemaní, que es la oración de tu sacrificio de aniquilamiento en el altar. Óyenos, benigno y manso.

(Cortado y lento)
     
Te amamos, Jesús; concédenos la gloria de ser pospuestos, por tu entristecido Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos la dicha de ser confundidos, por tu amargado Corazón.
Te amamos, Jesús; concédenos la gracia de ser desatendidos, por causa de tu misericordioso Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos el honor inmerecido de ser burlados, por tu acongojado Corazón.
Te amamos, Jesús; concédenos la recompensa de ser despreciados, por la gloria de tu herido Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos la distinción preciosa de ser injuriados, por el triunfo de tu Sagrado Corazón.
Te amamos, Jesús; concédenos la fruición incomparable de ser algún día perseguidos, por el amor de tu Divino Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos la corona de ser calumniados, en el apostolado de tu Sagrado Corazón.
Te amamos, Jesús; concédenos la amable regalía de ser traicionados, en holocausto a tu Divino Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos la honra de ser aborrecidos, en unión con tu agonizante Corazón.
Te amamos, Jesús; concédenos el privilegio de ser condenados por el mundo, por vivir unidos a tu Sagrado Corazón.
Te amamos, Jesús; otórganos la amargura deliciosa de ser olvidados, por el amor de tu Sagrado Corazón.
    
¡Oh, sí!... Te suplicamos nos des la parte que de derecho nos corresponde en los vilipendios y agonías de tu Corazón Sacramentado... Consuélate, Maestro... cada uno de éstos, poniendo en tu Costado abierto una palabra de humildad y confidencia, te protesta, que Tú eres la única fortuna y su solo paraíso...
     
(Breve pausa)
    
¿Qué tengo yo, ¡oh, Divino Corazón!, que Tú no me hayas dado?
¿Qué sé yo, que Tú no me hayas enseñado?
¿Qué valgo yo, si no estoy a tu lado?
¿Qué merezco yo, si a ti no estoy unido?
Perdóname los yerros que contra ti he cometido.
Pues me creaste sin que lo mereciera.
Y me redimiste sin que te lo pidiera.
Mucho hiciste en crearme.
Mucho en redimirme,
Y no serás menos poderoso en perdonarme...
Pues la mucha sangre que derramaste,
Y la acerba muerte que padeciste,
No fue por los ángeles que te alaban,
Sino por mí y demás pecadores que te ofenden...
Si te he negado, déjame reconocerte,
Si te he injuriado, déjame alabarte,
Si te he ofendido, déjame servirte,
Porque es más muerte que vida la que no está empleada en tu santo servicio.
     
(Pausa)
     
JESÚS: Puesto que los que estáis aquí conmigo sois mis íntimos, dejad que en vosotros desahogue mi Corazón, tan amargado...; oídme. Hay en Él una pena honda, una herida que llega hasta la división de mi alma; ved por qué.
     
Israel, el pueblo de mis amores, Israel pidió la sentencia, exigió mi muerte y levantó la Cruz... Israel, por quien yo flagelé el Egipto, me flageló... Despedacé sus cadenas y las puso en manos de su Salvador...; le di maná en el desierto y me tejió una corona de espinas...; saqué el agua milagrosa de la roca, para apagar su sed, e insultó la fiebre abrasadora de mi agonía... Bajé del cielo, y en el arca misteriosa quise morar con ellos en el desierto... ¡Cuántas veces los tuve cobijados bajo mis alas!... Y vedme, herido de muerte por Israel...
      
¿Por qué mi pueblo sigue despojándome todavía de mi soberanía?... ¿Por qué sigue aún echando suertes sobre mis vestiduras y arrojando al viento de irrisión mi Evangelio de caridad y de consuelo?
      
¡Cómo se agitan las muchedumbres rugiendo en contra de mi ley!... ¡Cómo pueblos enteros, seducidos por la soberbia, han roto la unidad sacrosanta de mi doctrina, túnica inconsútil de mi Iglesia!... Mi corazón solloza dentro de mi pecho desgarrado, al oír cómo en el atrio de Pilatos, el clamoreo de tantas razas, de tantas sociedades, que, señalándome en este pobre altar, exclaman: “¡No queremos, no, que ese Nazareno reine sobre nuestro pueblo!”. Yo te perdono, ¡oh, Israel!
     
(Breve pausa)
     
Mi Vicario es perpetuamente víctima de la befa de esa turba enloquecida...; él es mi rostro terrenal..., en él sigo siendo abofeteado por los insultadores de mi Iglesia... Ese agravio me es particularmente doloroso; ¡ay de aquel que pone la mano en el Pontífice, el ungido de mi Padre!...
     
Detened su brazo justiciero..., interponed esta Hora Santa, en unión con mi ultrajado Corazón, pues quiero hacer piedad... Sí, por la apostasía cruel de tantos pueblos, por el descreimiento público en tantas sociedades, por la descarada afrenta a mi Vicario, por el odio abierto y legalizado a mi sacerdocio, por la inicua tolerancia y los favores de que gozan todos los modernos sanedritas, por todo ese cúmulo de pecados, por esa plebe y esa cohorte que me hieren... con una sola voz y un alma sola, pedid piedad a mi Corazón, pedidle misericordia...
     
LAS ALMAS: Prisionero de amor, Jesús Sacramentado, pase nuestra oración las rejas de tu cárcel, como un incienso de adoración y desagravio, que te ofrecemos por manos de María inmaculada...
   
Letanías al Sagrado Corazón de Jesús
      
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
       
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
      
Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros.
    
Corazón de Jesús, Hijo del Padre Eterno, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen María, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, unido substancialmente al Verbo Divino, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de majestad infinita, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, templo santo de Dios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del Cielo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Santuario de la justicia y del amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, lleno de amor y de bondad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, rey y centro de todos los corazones, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien están encerrados todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la divinidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien el Padre tiene todas sus complacencias, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de cuya plenitud hemos participado todos nosotros, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, deseado de los collados eternos, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, paciente y de gran misericordia, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, rico para con todos aquellos que te invocan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de la vida y de la santidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, saciado de oprobios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, despedazado por nuestras maldades, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, que te has hecho obediente hasta la muerte, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, traspasado con la lanza, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, nuestra paz y nuestra reconciliación, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, víctima de los pecadores, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, salud de los que en ti esperan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, esperanza de los que mueren en tu amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, delicia de todos los santos, ten piedad de nosotros.
    
Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.
   
V. Jesús manso y humilde de corazón.
R. Haz mi corazón semejante al tuyo.
  
Oración
Omnipotente y sempiterno Dios, pon los ojos en el Corazón de tu muy amado Hijo, y en las alabanzas y satisfacciones que te ha ofrecido a nombre de los pecadores, y aplacado con ellas, perdona a los que imploran tu misericordia en nombre del mismo Jesucristo, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Así sea.
   
(Pausa)
  
JESÚS: Todo, en mi amor por los humanos, está consumado ya por la Santa Eucaristía, todo. ¡Oh! pero la ingratitud humana ha consumado también conmigo, en este maravilloso Sacramento, la obra del dolor supremo...
    
Hijos míos, ¿dónde estabais vosotros cuando en el Calvario se me envolvió en el silencio de una soledad, más cruel que la de mi tumba?... Amigos de mi Corazón, ¿qué era de vosotros cuando mis ojos, nublados por el llanto postrero de la agonía, no contemplaban sino semblantes iracundos de verdugos?... ¿Dónde estabais?...
      
Y cuando, pensando en vosotros, los predestinados, tuve sed de que consolaran mi alma, infinitamente acongojada, ¿por qué entonces, se humedecieron mis labios, abrasados con hiel de ausencia... de olvido... de cobardía..., de tibieza de aquellos mismos que fueron los regalados del banquete de mi hogar?...
      
Bien lo sabéis: ésa no es, por desgracia, una historia de hace siglos; contempladme en esta Hostia, y decid si la ingratitud no es pan amargo y cotidiano de este Dios hecho Pan por los mortales... ¿Cuánto y en qué os he contristado en esta cárcel voluntaria, para que selléis sus puertas con el abandono en que se deja un sepulcro destruido y vacío?
     
¡Oh!, venid, rodeadme, estrechaos a mis plantas; quiero sentiros cerca, muy cerca, en la mística agonía de mi Corazón Sacramentado... ¡Hora ansiada, Hora venturosa la Hora Santa, en la que este Dios recobra su heredad, el precio de su sangre!...
       
Yo os bendigo, porque tuve hambre y, dejando el reposo, vinisteis a partirme el pan de la caridad...; os considero míos porque tuve sed y me disteis compasión y lágrimas; os abrazo sobre mi pecho lastimado, porque estuve tristísimo en la soledad de esta prisión y vinisteis a hacerme deliciosa compañía. En verdad, en verdad os digo, que vuestros nombres están escritos para siempre con letras de fuego y sangre en lo más recóndito de mi Corazón enamorado...
    
Descansad sobre él, como yo descanso ahora entre vosotros, los hijitos preferidos de mi amor.
    
(Pausa)
    
EL ALMA: Hemos venido, no a descansar, Maestro, sino a sufrir contigo, a compartir tu cáliz y a reparar pidiendo el reinado de tu Divino Corazón... Por esto no nos retiramos de tu lado, llevándote en el alma, sin haberte confiado antes un anhelo ardoroso, el único anhelo de tus consoladores y amigos... y es decirte que vengas, que te acerques triunfador por tu sagrado Corazón..., que te reveles a estos tus apóstoles humildes, porque sienten ardores inefables, que sólo tu posesión y tu reinado pueden mitigar. Accede, pues, Jesús amabilísimo, y en las naturales aflicciones y zozobras de la vida:
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En los afectos caducos y engañosos de la tierra...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las desilusiones de la amistad terrena, en las flaquezas del amor humano...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las seducciones brillantes de la vanidad, en los escollos incesantes del camino...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las castas y legítimas alegrías de los hogares que te adoran...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las veleidades de la adulación y de la fortuna seductora...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las horas de paz de la conciencia, en los momentos de un remordimiento saludable...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las tribulaciones de los nuestros, al ver sufrir a los que amamos...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En los desfallecimientos del amor terreno, al sentir la fatiga del destierro...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En las contradicciones incesantes, en los días de incertidumbre o de quebranto amargo...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
En el momento de la tentación y en la hora de la suprema despedida de la tierra y de la Hostia Santa...
(Todos, en voz alta) ¡Ven!... sentimos sed de tu adorable Corazón.
         
(Pausa)
      
LAS ALMAS: Al verte tan de cerca y tan benigno, lejos de exclamar como tu apóstol: “Apártate, Señor; aléjate, porque somos miserables pecadores...” queremos por el contrario, abalanzarnos a tu encuentro, acortar las distancias y estrechar la dichosa intimidad entre tu Corazón y los nuestros...
  
(Lento y cortado)
    
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor, cuando los soberbios gobernantes de la tierra maldigan de tu ley y de tu nombre... acuérdate que somos tuyos..., que estamos consagrados a la gloria de tu Divino Corazón...
   
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor cuando las muchedumbres, agrupadas por Luzbel y los sectarios sus secuaces, asalten tu santuario, y reclamen tu sangre... acuérdate que somos tuyos..., que estamos consagrados a la gloria de tu Divino Corazón...
    
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor...; cuando gimas por los vituperios y por las cadenas con que ultrajan a tu Iglesia santa, los poderosos y aquellos mentidos sabios, cuyo orgullo condenaste con dulcísima firmeza..., acuérdate que somos tuyos..., que estamos consagrados a la gloria de tu Divino Corazón...
    
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor; cuando millares de cristianos hagan caso omiso de tu persona adorable..., y te lastimen cruelmente con una tranquila prescindencia, que es un puñal de hielo clavado en tu pecho sacrosanto..., acuérdate que somos tuyos..., que estamos consagrados a la gloria de tu Divino Corazón...
    
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor; cuando tantos buenos y virtuosos te midan con avaricia su cariño, te den con mezquindad aborrecible su confianza... y te nieguen consuelo en sacrificio y santidad... acuérdate que somos tuyos..., que estamos consagrados a la gloria de tu Divino Corazón...
    
Ven, Jesús, ven a descansar en nuestro amor; cuando te oprima la deslealtad, cuando te amargue la tibieza de las almas predestinadas, que, por vocación, deberían ser enteramente tuyas, siendo santas..., entonces como nunca, en esa hora de sin par desolación, acuérdate que somos tuyos..., torna aquí los ojos atristados, suplicantes..., no olvides que estos hijos estamos consagrados para siempre a la gloria de tu Divino Corazón...
    
(Padrenuestro y Avemaría por las intenciones particulares de los presentes. Padrenuestro y Avemaría por los agonizantes y pecadores. Padrenuestro y Avemaría pidiendo el reinado del Sagrado Corazón mediante la Comunión frecuente y diaria, la Hora Santa, y la Cruzada de la Entronización del Rey Divino en hogares, sociedades y naciones).
   
(Cinco veces) ¡Corazón Divino de Jesús, venga a nos tu reino!
     
(Lento)
     
Tú eres, Jesús, el Dios oculto... Escóndete en mi alma, y convertido yo en una Hostia, en otra Eucaristía humilde, vámonos, Señor, vámonos, eternamente unidos, como en la Comunión, como en la Hora Santa... Tú en mi pobrecito corazón..., y yo perdido para siempre en el abismo de dolor, de luz de cielo, de tu Sagrado Corazón: ¡venga a nos tu reino!