NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 4 de mayo de 2016

SALUTACIÓN DE SAN JUAN EUDES A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Cortesía de Humberto Jesús Guillén y Morales
  


Ave María, Fília Dei Patris.
Ave María, Mater Dei Fílii.
Ave María, Sponsa Spíritus Sancti.
Ave María, Templum tótius Divinitátis.
Ave María, Cándidum lílium fúlgidæ sempérque tranquílla Trinitátis.
Ave María, Rosa præfúlgida, cǽlica amœnitátis.
Ave María, Virgo Vírginum, Virgo Fidélis, de qua nasci, et de cujus lacte pasci, Rex cælórum voluit.
Ave María, Regína mártyrum, cujus ánimam dolóris gládius pertransívit.
Ave María, Dómina mundi, cui data est omnis potéstas in cælo et in terra.
Ave María, Regína cordis me, Mater, vita, dulcédo et spes mea caríssima.
Ave María, Mater amábilis.
Ave Maria, Mater admirábilis.
Ave María, Mater misericórdiæ.
Grátia plena, Dóminus tecum;
Benedícta tu in muliéribus;
Et benedíctus fructus ventris tui, Jesus;
Et benedíctus sponsus tuus, Joseph;
Et benedíctus pater tuus, Joáchim;
Et benedícta mater tua, Anna;
Et benedíctus fílius tuus, Joánnes;
Et benedíctus Ángelus tuus, Gábriel;
Et benedíctus Pater ætérnus, qui te elégit;
Et benedíctus Fílius, qui te amávit;
Et benedíctus Spíritus Sanctus, qui te sponsávit;
Et benedícti in ætérnum omnes qui benedícunt tibi, et qui díligunt te. Amen.
Nos cum prole pia, benedícat Virgo María. Amen.

lunes, 2 de mayo de 2016

EL PROVECHO DE PROFUNDIZAR EN LA FE CATÓLICA TRADICIONAL

San Atanasio el Grande
 
"Siempre resultará provechoso esforzarse en profundizar el contenido de la antigua tradición, de la doctrina y la fe de la Iglesia católica, tal como el Señor nos la entregó, tal como la predicaron los apóstoles y la conservaron los santos Padres. En ella, efectivamente, está fundamentada la Iglesia, de manera que todo aquel que se aparta de esta fe deja de ser cristiano y ya no merece el nombre de tal".
  
San Atanasio, Epístola a Serapión.

domingo, 1 de mayo de 2016

SOBRE EL DIVORCIO, LOS FARISEOS DECIDÍAN CASO POR CASO

Por Francesco Agnoli para LA NUOVA BUSSOLA QUOTIDIANA - Traducción nuestra.
 
Fariseos sentados en la cátedra de Moisés
 
Se lee a menudo, que en estos tiempos, entre los defensores de la indisolubilidad del matrimonio habrían muchos fariseos, los cuales eligieron una posición "rigorista" porque, privados de misericordia, les gustaría afirmar así su superioridad moral sobre el prójimo, cerrándoles así la puerta. Una Iglesia "abierta" sería entonces una Iglesia que rechaza el legalismo farisaico y establece una nueva visión de la misericordia y, en el caso del matrimonio, de la fidelidad y del adulterio.

Ciertamente hay, entre aquellos que se profesan ser defensores de la verdad, fariseos. La verdad puede, de hecho, convertirse en un ídolo, y una porra para usar contra los otros. No lo es cuando el que la afirma, lo hace con amor, en primer lugar por sí mismo, y convencido que debe ser testimoniada y anunciada, con humildad, por el bien de todos (ni como un privilegio, ni come motivo de orgullo). Pero aparte de juicios, a menudo temerarios, sobre los motivos que movieron a muchos "padres" sinodales a mantener la doctrina tradicional respecto a la tesis de los obispos del norte de Europa, es interesante ir al Evangelio, y observar realmene el comportamiento de los fariseos.
 
¿Los encontramos intentando defender la indisolubilidad matrimonial, muy claramente anunciada por Cristo, en el nombre de la ley? No, sucede todo lo contrario. Los fariseos son propiamente los opositores de la doctrina matrimonial evangélica. Son ellos quienes se aproximan a Jesús y buscan empañar su claridad, al preguntarle «¿Es lícito repudiar la propia mujer por cualquier cosa?» (Matteo 19,3). Por la ley de Moisés, de hecho, era concedido al hombre el libelo de repudio, esto es, el divorcio y la relativa posibilidad de volver a contraer nupcias. Jesús no entra en la casuística rabínica, no se pierde en los casos singulares, Él que ciertamente los tiene presentes, en su misericordia, pero recuerda que «en el principio no era así»; que Moisés «a causa de vuestra dureza de corazón os concedió repudiar vuestras mujeres» y que el plan originario de Dios es que los esposos sean «una sola carne».
    
«Lo que Dios unió», afirma Jesús, sabiendo que su palabra será dura y difícil de entender, «no lo separe el hombre». Archívase de esta manera la ley de Moisés, que había generado una gran casuística (abriendo al discernimiento de los rabinos sobre cuál sería el posible elenco de causas del repudio) y viene enunciada la nueva ley del amor. «Terminada la lección a los fariseos», escribe Giuseppe Ricciotti, en su Vida de Jesús, «los discípulos volvieron sobre la cuestión dolorosa de la mujer, interrogando privadamente a Jesús en casa». Sí, la indisolubilidad no gusta tanto a nadie, pero Jesús no encuentra palabras diferentes, menos claras, más livianas, para evitar que alguien exclame: «Si en tal modo es la condición del hombre con la mujer, no conviene casarse».
 
Si todo esto es verdad, para un católico queda una sola posibilidad: reconocer que el adulterio y la casuística, amada de los fariseos, no tienen espacio en la visión evangélica, de la cual la doctrina tradicional es simple trascripción, porque petenecen al reino de la ley, sobre la cual los fariseos han siempre se han aprovechado para atacar a Jesús. La única ley de Cristo, en cambio, es el amor, tal como Dios lo ha querido desde el principio. Este amor, he aquí el escándalo, para todos, también para los discípulos, contempla además la presencia de la Cruz: y es por esto que al mundo y a muchos hombres de Iglesia "buena nueva" parece muy dura, y quisieran introducir la excepción, la casuística, en una religión en la que Dios va hasta el fondo, con su fidelidad y su amor, hasta ser acusado de violar la ley de Moisés; hasta ser clavado en la Cruz, porque dice cosas incomprensibles, y no quiere disminuirlas.
 
Cristo manifiesta así su misericordia: non viniendo al encuentro de la pretensión de los Fariseos, ni a la de los Apóstoles (algunos de los cuales, casados, no estaban contentos de verse despojados de la tradicional posibilidad del repudio), sea cual sea, ni a las componendas que disminuirían el número de sus enemigos, sino dando todo su Corazón a la humanidad (misericordia, de hecho deriva da míseris cor dare: dar el corazón a los míseros): a fin de que los hombres aprendan a dar el suyo a sus seres queridos, a sus propios hijos, a la esposa, a sus amigos. Si los cristianos anuncian la posibildad de un amor así, anuncian no la ley, sino el amor de Cristo.
 
Y a quienes repiten que el amor indisoluble es un anuncio nada realista, en el Occidente actual, se les puede recordar en primera instancia que tampoco parecía realista hace 2000 años, cuando el divorcio y el repudio, en el Imperio romano, eran la norma, y en segundo lugar, que Cristo no es Maquiavelo: no vino a explicar la "realidad efectual", ni a recordarnos cuán frágil y débil es el hombre (a eso llegamos por nosotros mismos), sino a indicar las elevaciones de la santidad, el camino para la felicidad. Él vino a decirnos: «Sed perfectos como perfecto es vuestro Padre que está en los Cielos» (Mateo 5, 48): ¿Él también ambicionaba demasiado alto? Todo anuncio que no le recuerde al hombre esta divina filiación, esta posibilidad de grandeza y de amor total, es un anuncio humano, muy humano; mas no es la "buena nueva".

jueves, 28 de abril de 2016

HA MUERTO LA FRATERNIDAD SACERDOTAL, ¡VIVA LA PRELATURA PERSONAL!

Notas tomadas de NON POSSUMUS
  

1° LA PRELATURA PERSONAL, EL ATAUD DE LA FSSPX
El inminente acto jurídico por el que Roma reconozca a la FSSPX, además de declarar que los clérigos y fieles lefebvristas están en plena comunión, y de levantar suspensión a divinisque supuestamente pesa sobre sus clérigos; forzosamente tendrá que disponer la precisa forma organizativa que adoptará la Fraternidad, de entre las posibilidades que ofrece el Código de Derecho Canónico de 1983, el que, a partir el reconocimiento, regirá en la FSSPX con exclusión de toda norma del Código de 1917, pese que el nuevo Código es la expresión jurídica del "espíritu conciliar" y algo "peor que la Misa Nueva", como dijo Mons. Lefebvre. Desde el año 2013 sabemos que esa forma de organización será la de prelatura personal (ver el proyecto de prelatura para la Fraternidad publicado en el Cor Unum 15, de junio de 2013).
 
Ahora bien, se cree erróneamente que una prelatura personal sólo depende del Papa, y que por eso la futura “Prelatura Personal San Pío X” quedará a salvo de la nociva influencia de los Obispos diocesanos, pudiendo seguir “siendo tal como es”. Aunque el someterse voluntariamente al Papa Francisco con exclusión de toda otra autoridad en la Iglesia, para los tradicionalistas no es sino algo demencial y suicida; no tratamos acá acerca de eso, sino de lo relativo a la supuesta autonomía que tendría la FSSPX respecto de los Obispos.
  
I
La Prelatura personal es una circunscripción eclesiástica, delimitada por criterios personales, que se erige para la realización de obras pastorales o misioneras peculiares. Se trata de una figura jurídica prevista en el derecho de la Iglesia Católica «con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales en favor de varias regiones o diversos grupos sociales» (canon 294). Su normativa básica se encuentra en los cánones 294 a 297.
 
La figura de la prelatura personal tiene sus antecedentes próximos en el Concilio Vaticano II. En efecto, el Decreto Presbyterorum Ordine de este Concilio pidió que se establecieran, junto a otras figuras («diócesis peculiares, seminarios internacionales, y otras instituciones semejantes»), un tipo peculiar de prelatura para facilitar, por razones de apostolado, «no solo una más adecuada distribución de los presbíteros, sino también la realización de peculiares obras pastorales, en favor de distintos grupos sociales, en una región o nación o incluso en todo el mundo» (n. 10).
Las características de las prelaturas personales, por lo tanto, son:
a) Es una circunscripción eclesiástica.
b) El criterio de delimitación de sus fieles no es el territorial (como es común en la Iglesia) sino el personal.
 
LA PRELATURA COMO CIRCUNSCRIPCIÓN ECLESIÁSTICA
La prelatura personal es una circunscripción eclesiástica estructurada en torno al oficio capital de un prelado con potestad propia cuasiepiscopal. Se organiza a semejanza de una Iglesia particular, de la que la diócesis es el modelo.
 
La prelatura personal se encomienda a un prelado, que la gobierna como Ordinario propio (c. 295 § 1) con jurisdicción propia cuasiepiscopal, como ya hemos indicado. La praxis de la Santa Sede respecto a la única prelatura personal existente hasta ahora —la prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, erigida en 1982— ha sido la ordenación episcopal de los prelados que se han sucedido en su gobierno.
 
El prelado tiene como misión la atención de esos fieles en orden al fin peculiar para el que la prelatura se ha constituido. A su vez, los fieles tienen al prelado como pastor propio, siempre en lo que se refiere a los fines de la prelatura.
 
En el seno de la Santa Sede, las prelaturas dependen de la Congregación para los Obispos o de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (cf. Const. Ap. Pastor Bonus, arts. 80 y 89).
  
Al igual que en las diócesis y las demás Iglesias particulares, el prelado cuenta con presbíteros incardinados en la prelatura para la atención pastoral de sus fieles. Para atender a la formación de su propio clero el prelado puede erigir un seminario propio, nacional o internacional, y llamar a las órdenes a los alumnos para el servicio a su misión pastoral (cf. canon 295). No se excluye, sin embargo, que otros clérigos, seculares o religiosos, puedan trabajar en la misión pastoral de una prelatura personal sin incardinarse en ella, según los procedimientos previstos por el Derecho.
 
LOS LAICOS DE LA PRELATURA PERSONAL
Como veremos después, estos fieles al incorporarse a la prelatura no dejan de ser fieles de su propia diócesis.
 
En cuanto a las relaciones de las prelaturas con las Iglesias locales, esta figura se establece como una ayuda que ofrece el Romano Pontífice a las Iglesias particulares a través de la labor pastoral o misional peculiar que es su fin. Es, por ello, una manifestación de la Sollicitudo omnium Ecclesiarum (solicitud por todas las Iglesias) del Romano Pontífice.
 
Para coordinar adecuadamente las relaciones entre la prelatura personal y las diócesis y demás Iglesias particulares, se establecen dos disposiciones: por un lado, las Conferencias Episcopales interesadas serán consultadas (cf. canon 294) y por otro lado, las prelaturas personales antes de ejercer su trabajo pastoral o misional en un lugar han de contar con el consentimiento del Ordinario (cf. canon 297).
 
EL FIN PECULIAR DE LAS PRELATURAS
Lo que caracteriza a las prelaturas personales es su fin peculiar. Este puede ser la mejor distribución del clero o la realización de una peculiar tarea pastoral o misional.
 
La misión pastoral se califica de peculiar respecto al modo común y ordinario de organizarse la Iglesia para su misión: puede tratarse de un aspecto peculiar de la misión de la Iglesia, de un modo peculiar de llevarla a cabo, o de unos destinatarios peculiares.
 
Como ejemplo, se puede citar el fin del Opus Dei. Según el art. 2 § 1 de sus Estatutos el fin de esta prelatura personal es «la santificación por el ejercicio en el propio estado de cada uno, en su profesión y en su condición de vida, de las virtudes cristianas, según su específica espiritualidad, totalmente secular»
 
Es el fin lo que determina la relación de dependencia jerárquica de los fieles (clérigos y laicos) con el prelado. Esto es, los fieles son súbditos del prelado en lo que se refiere al fin peculiar. No se altera, por lo tanto, la dependencia jerárquica con el Ordinario del lugar. Un fiel que se incorpora a la prelatura sigue siendo fiel de su obispo en la misma medida que antes, con las salvedades debidas a los clérigos por lo que se refiere a la incardinación en la prelatura.
 
CLASES DE PRELATURAS
El Código de Derecho Canónico cita dos tipos de prelaturas:
a) Las prelaturas que tienen como fin la mejor distribución del clero. No existe ninguna de este tipo, pero se podrían dar prelaturas para el envío de sacerdotes a países con escasez de clero o para atender a emigrantes en la lengua del país de origen.
b) Las prelaturas que tiene como fin el desarrollo de peculiares obras apostólicas pastorales o misionales. A este tipo pertenece la única prelatura personal existente, el Opus Dei.
Se puede citar otra clasificación de las prelaturas, como las universales y las que se constituyen en beneficio de varias regiones o diversos grupos sociales.
  
Extracto del artículo titulado “Las Prelaturas Personales en el Derecho de la Iglesia”, por Pedro María Reyes Vizcaíno en IUSCANONICUM.
  
II
Esta es una opinión muy generalizada: desde que el Opus Dei fue transformado de instituto secular en prelatura personal (noviembre de 1982), ha adquirido dentro de la Iglesia –se dice– una autonomía muy grande respecto de los obispos diocesanos; algunos periodistas hablan incluso de que es como una iglesia dentro de la Iglesia, en el sentido de que, siendo prelatura personal, la Obra depende directamente del Papa, escapando así a la autoridad de los obispos diocesanos, ya que la figura jurídica de prelatura personal viene a ser en la práctica como una verdadera diócesis sin limitación territorial.
  
Pues bien, no estoy totalmente de acuerdo con esta exposición. Mi parcial desacuerdo se limita a la descripción de lo que es una prelatura personal y de cómo puede actuar dentro de la Iglesia: dependiendo sola y directamente del Papa y sustrayéndose a la autoridad y a la intervención de los obispos diocesanos. Una prelatura personal no es así exactamente; si leemos bien los cánones 294-297 del Código de Derecho Canónico referentes a las prelaturas personales, nos daremos cuenta de que una prelatura personal no es eso.
  
En la legislación de la Iglesia católica no puede haber figuras jurídicas que rompan la comunión con los obispos diocesanos; eso sería una aberración inadmisible desde todos los puntos de vista. En el plano teológico y eclesiológico, todas las figuras jurídicas están al servicio de la communio o comunión eclesial, la cual abarca la comunión no sólo con el Papa, sino también y necesariamente con los obispos y con los demás creyentes. En el plano legal, crear figuras jurídicas sin comunión eclesial sería como echarse piedras contra el propio tejado, esto es, sería como consentir, en un Estado civil, que un ejército estuviera autorizado por la Constitución a organizar golpes de estado o que hubiera empresas autorizadas a escabullirse del pago de impuestos: ¡ridículo y absurdo! En definitiva, todas las figuras jurídicas que contempla el actual Código de Derecho Canónico son figuras de plena comunión eclesial, incluidas las prelaturas personales.
 
Prueba de lo que estoy afirmando es el canon 297, que dice: “Los estatutos (de una prelatura personal) determinarán las relaciones de la prelatura personal con los Ordinarios locales de aquellas Iglesias particulares en las cuales la prelatura ejerce o desea ejercer sus obras pastorales o misionales, previo consentimiento del Obispo diocesano”. Una prelatura personal sólo está autorizada a trabajar en una diócesis territorial previo consentimiento del obispo del lugar, el cual dará su aprobación si está conforme con lo establecido en los estatutos de esa prelatura.
 
Más todavía. Una prelatura personal presta, por esencia, un servicio pastoral a las diócesis territoriales (y a sus obispos) en las que trabaja. La relación entre prelatura personal y servicio pastoral a una iglesia particular es esencial en la constitución misma y en la razón de ser de la prelatura. Así se desprende de lo que afirma el canon 294: “Con el fin de promover una conveniente distribución de los presbíteros o de llevar a cabo peculiares obras pastorales o misionales a favor de varias regiones o diversos grupos sociales, la Sede Apostólica, oídas las Conferencias Episcopales interesadas, puede erigir prelaturas personales que consten de presbíteros y diáconos del clero secular”.
  
Según los cánones 294-297 del Código de Derecho Canónico, las prelaturas personales son asociaciones de clérigos pertenecientes al clero secular, las cuales son erigidas por la Sede Apostólica para el cumplimiento de peculiares tareas apostólicas bajo una propia dirección, la del prelado personal, y con unos propios estatutos. Por tanto, una prelatura personal es un equipo de sacerdotes especializados en la resolución de tareas apostólicas “peculiares”, algo así como un equipo de sacerdotes especialistas (como una patrulla de bomberos, por poner un ejemplo proveniente de la sociedad civil). Cuando el Código de Derecho Canónico establece que las prelaturas personales tienen como finalidad “peculiares obras pastorales o misionales a favor de varias regiones o diversos grupos sociales” (canon 294), los legisladores de la Iglesia piensan en problemas pastorales que, por estar cargados de una peculiar dificultad, no suelen ser bien cubiertos por el clero diocesano normal; entonces puede convenir que unos sacerdotes especializados en una peculiar tarea se incardinen en una prelatura personal para intentar abordar mejor esos difíciles retos. Veamos unos ejemplos: la atención pastoral de sordomudos, de gitanos, de inmigrantes, de navegantes, de presos, de obreros, etc.
  
Esa serie de dificultades pastorales de diversos grupos sociales (sordomudos, gitanos, inmigrantes, navegantes, presos, etc.) suelen ser cubiertas en la actualidad mediante la fórmula de “delegación episcopal” o la de “capellanías” específicas o la de “parroquia personal”; es decir, un obispo diocesano nombra a uno de sus sacerdotes “delegado episcopal para la pastoral gitana”, o “delegado episcopal para los inmigrantes”, o “capellán de una determinada prisión”, o “párroco personal para los sordomudos de una ciudad o zona”, etcétera. Pero, si una o varias conferencias episcopales así lo determinasen, podrían solicitar a la Sede Apostólica de Roma la erección de una prelatura personal, nacional o internacional, para que los sacerdotes incardinados en ésta cubrieran algunos de estos objetivos peculiares bajo la dirección de un prelado personal, sabiendo que la autoridad de ese prelado, nombrado por el Papa, no estaría exenta de la autoridad de los obispos diocesanos, a cuyo servicio trabajaría esa prelatura personal.
  
Al mismo tiempo, los clérigos de esa prelatura personal, aunque trabajen bajo el gobierno y la autoridad del prelado personal, no están exentos de la autoridad ni de la jurisdicción del obispo del lugar; es más, esos clérigos han de ser plenamente conscientes de que su ministerio pastoral es, esencialmente, un servicio a las diócesis territoriales en las que ellos trabajan, es decir, un servicio a los obispos diocesanos. Y esto es así por una sencilla razón, a saber, los fieles laicos a quienes los sacerdotes de la prelatura prestan su servicio sacerdotal son laicos de la diócesis territorial. El prelado personal no tiene sobre esos fieles ninguna jurisdicción, sino sólo la tiene el obispo del lugar (los laicos de que hablo no son los laicos “cooperantes” a los que se refiere el canon 296, sino los fieles laicos de una diócesis territorial a los que los sacerdotes de una prelatura personal atienden pastoralmente, siempre con la conformidad y la autorización del obispo del lugar exigidas por el canon 297). Para que quede más clara esta afirmación, hay que recordar que una prelatura personal, puesto que sólo es una asociación de sacerdotes y no pertenece a la estructura jerárquica de la Iglesia, no tiene pueblo propio; los fieles laicos a quienes sirven sacerdotalmente los clérigos de una prelatura personal pertenecen al pueblo de la iglesia particular en la que residen, la cual es su diócesis territorial. Las prelaturas personales no segregan a los feligreses de sus diócesis territoriales ni de sus parroquias territoriales; son una ayuda de tipo “personal” que complementa la labor diocesana y parroquial, a la cual sirven.
 
A tenor de la anterior descripción, queda claro lo exagerado y erróneo que es afirmar que las prelaturas personales están exentas de la autoridad de los obispos diocesanos y que sólo obedecen a los dictámenes del Papa. ¡Todo lo contrario! Después de que el Papa erija una prelatura personal, tanto el prelado personal como su equipo sacerdotal pasan automáticamente al servicio de los obispos diocesanos. Éstos son los que en realidad deben dirigir y supervisar la labor evangelizadora que ese equipo de sacerdotes especializados, bajo el gobierno de su prelado personal, realice con una parte de los fieles laicos de su diócesis, de la cual el obispo del lugar es el pastor y en la cual tiene toda la jurisdicción. Yo me atrevería a afirmar que el obispo diocesano tiene jurisdicción incluso sobre aquellos sacerdotes de una prelatura personal que trabajen en su diócesis. En cambio, en mi opinión, el prelado de una prelatura personal no tiene propiamente jurisdicción sobre los sacerdotes de su prelatura, sino sólo autoridad. Bienvenido, en su escrito del 11.02.08, aborda con detalle esta dudosa cuestión de si el prelado de una prelatura personal tiene o no potestad de jurisdicción. 
 
Extractos del artículo “¿Qué es una prelatura personal?”, por Josef Knecht, publicado en OPUSLIBROS
     
2° BREVES COMENTARIOS SOBRE DOCUMENTOS CLASIFICADOS
En esta entrada hacemos unos comentarios breves (en color rojo) acerca de algunos puntos de dos documentos publicados, en calidad de secretos, en el Cor Unum n° 105 (junio de 2013) y en Non Possumus el 14 de septiembre de 2013 (acá): “Elementos de información en vista de una solución canónica para la Fraternidad Sacerdotal San Pío X” y proyecto de“Constitución Apostólica sobre la Prelatura Personal San Pío X”.
 
Mons. de Galarreta ha revelado que Mons. Fellay recibió una propuesta de prelatura personal y de declaración doctrinal en julio pasado. Pensamos que esa propuesta no puede ser sustancialmente diferente de la anterior, a la que se refieren los dos documentos señalados.
Por tanto, interesa volver a considerar los términos más relevantes de la capitulación (*) de la FSSPX, es decir, lo peor de esa propuesta de prelatura:
  • “El Ordinario propio de la Prelatura San Pio X es su Prelado personal, quien es elegido por el Pontífice romano sobre la presentación de una terna establecida por el Consejo de gobierno de la Prelatura. Un reglamento especial determina la forma de establecimiento de la terna”. Lo que equivale a decir que los futuros superiores de la FSSPX serán del agrado de los modernistas y anticristos que ocupan Roma. Así de simple y así de terrible. Es obvio que el Consejo de gobierno de la Prelatura, para no causar un impasse con el Papa liberal de turno, no propondrá a éste ningún clérigo que pueda parecer “políticamente incorrecto”. Todo quedará entregado a los manejos políticos y a las artes diplomáticas propias del mundo enemigo de Dios
  • “Como norma de ley y con el permiso escrito -requerido ad valitatem- del obispo diocesano que le concierne, el Prelado podrá erigir nuevas iglesias y lugares de culto para la carga pastoral de los fieles de la Prelatura” Dicho al revés y de modo más sencillo: la Prelatura San Pío X no podrá erigir ninguna nueva iglesia u otro lugar de culto si no cuenta con la autorización escrita del respectivo Obispo diocesano. Esto es un problema grave porque la Prelatura no será popular. Si el Opus Dei (única prelatura personal que existe hasta ahora) ha tenido grandes dificultades con esta norma, ¿qué queda para la Prelatura lefebvrista? ¿Cómo hará para que la inmensa y aplastante mayoría de Obispos liberales le abran las puertas? Pues deberá ganarse a los Obispos mediante manejos políticos y artes diplomáticas.
  • “Los sacerdotes y los diáconos que hasta el presente pertenecen a la Fratenidad Sacerdotal San Pio X, están incardinados en la Prelatura Personal. Los sacerdotes forman el Presbiterio de la Prelatura Personal. Ellos pertenecen en todos los aspectos al clero secular, es por eso que ellos mantienen relaciones de profunda unidad con el Presbiterio de las Diócesis respectivas”. Esa “profunda unidad” entre legiones de clérigos liberales y un puñado de clérigos antiliberales, dará como resultado que los de uno de los grupos irá adoptando gradualmente el espíritu de los del otro grupo. Adivinen cuál grupo va a ceder y cuál va a dominar.
  • “Cada seminario de la Prelatura posee un Reglamento propio aprobado por el Prelado, de conformidad a las normas de la Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis de la Congregación para la Educación Católica, respetando su especificidad propia”. Como comentario basta esta citar esta alabanza (en el mismo texto del link): "El documento está totalmente impregnado del espíritu del Concilio Vaticano II". Así que lo de la “especificidad propia” no significa absolutamente nada.
  • “Los sacerdotes que, después de consultar al Obispo diocesano, sean nombrados rectores de las iglesias de la Prelatura (cf. CIC. can. 557 §1) reciben de su propio Prelado la missio canonica y todas las facultades necesarias para administrar los sacramentos a los fieles inscritos en la Prelatura. Para asistir al matrimonio de otros fieles, el Rector de una iglesia de la Prelatura deberá obtener delegación del Cura del lugar o del Ordinario diocesano”. Nueva traba grave.
  • “En las iglesias de la Prelatura, la jurisdicción del Prelado es acumulativa con la del Obispo diocesano respectivo, el cual usará su propia jurisdicción solamente de una manera subsidiaria, sin pasar por alto lo que está establecido en el artículo III, y las otras normas de la presente Constitución Apostólica”. Ambos, el Prelado y el Obispo diocesano tienen jurisdicción en esas iglesias, pero la del Obispo diocesano se ejerce en defecto de la del Prelado. Esta concurrencia de poderes jurisdiccionales es fuente segura de fricciones entre el Prelado y los Obispos diocesanos, salvo que el Prelado sepa -como Mons. Fellay- ceder ante los modernistas a fin de evitar esos choques.
  • “Las casas autónomas y los monasterios de los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica (…) existentes actualmente, son recibidas canónicamente en las Diócesis respectivas. Para la erección de nuevas casas, los superiores respectivos o la autoridad de la Prelatura deberán recibir permiso escrito del Obispo diocesano”. Otra traba grave. La FSSPX se pondrá una verdadera camisa de fuerza cuando acepte ser una Prelatura en la Iglesia oficial.
  • “En lo que concierne a la disciplina canónica, las escuelas y los centros de estudio actualmente dependientes de la Fraternidad Sacerdotal San Pio X, pasan bajo la dependencia de la Prelatura Personal y son confirmados por la presente Constitución Apostólica en sus Diócesis respectivas. Los mencionados lugares permanecen sometidos a la legislación común de la Iglesia, estando siempre a salvo la autoridad eclesiástica del lugar, con la cual debe ser establecido el protocolo que rige las relaciones mutuas”. Sobran los comentarios.
  • “Según las normas del derecho y con el consentimiento del Obispo diocesano respectivo (cf. CIC, can. 801), la Prelatura podrá fundar nuevas escuelas y centros de estudio”. De nuevo sobran los comentarios.
  • “Los sacerdotes que, después de consultar al Obispo diocesano, ejercerán la función de capellanes de dichos centros, recibirán la missio canónica del Prelado”. Como se aprecia, las garras de los modernistas estarán sobre los hijos de los fieles de la Prelatura.
  • “Las causas matrimoniales de los fieles adheridos a la Prelatura son competencia de los tribunales diocesanos”. Gravísimo peligro para los matrimonios de los fieles de la Prelatura. Los malos pastores de la FSSPX entregarán las ovejas a los lobos.
  • “Con el fin de asegurar la necesaria coordinación con los Ordinarios del lugar, según los términos del can. 297 del Código de Derecho Canónico, el Prelado y sus Vicarios mantendrán, directamente o a través de otros sacerdotes de la Prelatura, contactos regulares con el Presidente y los organismos de la Conferencia episcopal así como, de manera frecuente, con los Obispos de las Diócesis en las cuales se encuentra la Prelatura”. Y de esos contactos nada bueno cabe esperar.
_________________
 
(*): "Convenio en que se estipula la rendición de un ejército, plaza o punto fortificado" (dicc. RAE).

MÁS "CANONIZACIONES" NOVUS ORDO: AHORA LE TOCA A UNA MARXISTA

Traducción de los Comentarios de los Padres de TRADITIO
  

¿"CANONIZARÁ" FRANCISCO BERGOGLIO AL PRIMER MARXISTA? SU CAMARADA MARXISTA DOROTHY DAY ESTÁ AHORA PARA LA "SANTIDAD" NOVUS ORDO.
  
La marxistófila Dorothy Day está cerca de la "canonización" si su camarada marxista Francisco Bergoglio decidiera proclamarla "santa" del Novus Ordo.
Ella sería la primera marxista en ser non sancta.
Como Bergoglio, Day fue una abierta defensora del comunista Fidel Castro, apoyando públicamente los pelotones de fusilamiento castristas en los campos que Castro tenía "para los pobres".
Ella apoyó varios regímenes ateos y anticatólicos vinculados a la Unión Soviética.
 
El 19 de Abril de 2016, una investigación canónica fue abierta bajo el régimen de Francisco Bergoglio sobre la vida de Dorothy Day, la simpatizante del marxismo y fundadora de  autollamado Catholic Worker Movement, con la mira en la "canonización" de Day como santa de la Iglesia del Nuevo Orden. El non sancto Wojtyla-JPII ya la había declarado escandalosamente en el 2000 como "Sierva de Dios". SIERVA DEL DIABLO más parece.
   
De hecho, Dorothy Day fue una virtual marxista, quien apoyó a la extrema izquierda en los conflictos del siglo XX. El periódico de Day, el autollamado Catholic Worker, fue la única publicación católica en ese tiemp que apoyaba las anticatólicas milicias republicanas durante la Guerra Civil Española, cuando los sacerdotes fueron asesinados, y las monjas fueron violadas por los republiquetos españoles. Pudiera uno concluir que si Day estuviera viva hoy, apoyaría la persecución y matanza de cristianos a manos del Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIL) con su mismo guiño inmoral.
 
La simpatizante del comunismo Dorothy Day fue defensora acérrima del comunista Fidel Castro. Llegó tan lejos como para excusar el uso frecuente de los escuadrones de fusilamiento del asesino de Castro en esos inmorales campos que la revolución castrista tenía "para los pobres". Day públicamente abogó por varios regímenes comunistas vinculados a la Unión Soviética, incluso aunque ellos consistiesen en gobiernos ateos y anticatólicos que tenían los escuadrones de fusilamiento como política pública. A despecho de lo anterior, ¡la Conferencia de Obispos Católicos [sic] de los Estados Unidos, que se está volviendo cada vez más izquierdista, ha laureado el "trabajo por la paz y la justicia" llevado por Day, que incluyó su aprobación de asesinatos masivos por revolucionarios marxistas! [Alguna información para este comentario proviene de la Catholic News Agency]
  
Verdaderos Católicos, aparentemente Dorothy Day sería la non sancta perfecta para Francisco Bergoglio. Sus credenciales marxist son impecables. Para Bergoglio, marxista en palabras y obras, él podría estar promoviendo a una camarada renegada.

martes, 26 de abril de 2016

EL "PAPA MUSULMÁN", O EL DIÁLOGO PROFÉTICO DE OCKHAM

Tomado de MILES CHRISTI
  
  
Ante la persecución contra los Cristianos en Medio Oriente y Norte de África y la creciente ola de inmigrantes musulmanes (que no son más que la cortina de humo para que el Estado Islámico invada Europa), y el favorecimiento que Francisco Bergoglio mostrara a los musulmanes durante su "pontificado", superando incluso a su antecesor Juan Pablo II, conviene traer a la memoria que la posibilidad de que un reclamante al Papado definiese como verdad el error y la herejía fue tratada en la Edad Media por muchos teólogos, entre los cuales Guillermo de Ockham es digno de mención.
  
Guillermo de Ockham, el "Doctor Invencible" (Vidriera de la iglesia de Todos los Santos, Surrey-Inglaterra)
  
Guillermo de Ockham fue un teólogo franciscano que es famoso entre los filósofos por postular que la hipótesis más simple explica satisfactoriamente una situación determinada de la realidad. Ockham estaba implicado en el conflicto entre los Dominicos y los Franciscanos, y entre éstos el Papa, donde acusó al Papa Juan XXII de hereje por rechazar la Pobreza Apostólica que predicara San Francisco de Asís, siendo Ockham excomulgado en 1328 por abandonar Aviñón sin permiso (y aunque se censuraron en otro tiempo ciertas afirmaciones, su excomunión NO FUE PORQUE EN SUS ESCRITOS HUBIERA HEREJÍA; aunque fue rehabilitado póstumanente en 1359). Él escribió un tratado llamado Diálogus inter magístrum et discípulum de imperatórum et pontíficum potestáte (Diálogo entre un maestro y su discípulo sobre la potestad del Emperador y del Pontífice), versado sobre la herejía y la posibilidad de que un Papa podía caer en herejía (de donde se infiere que el auxilio de la Infalibilidad no es sino por el oficio papal y en favor de la defensa de la Fe), situación ante la cual queda ipso facto y latæ senténtiæ depuesto de su autoridad y sus súbditos tienen la obligación de resistirle y combatir contra él (recuérdese que desde el siglo XI, los teólogos debatían la posibilidad de un Papa hereje).
  
Guillermo de Ockham, Diálogus inter magístrum et discípulum de imperatórum et pontíficum potestáte. Parte I, Libro Sexto, Capítulo XIX "De la apelación contra un Papa incurso en herejía" (Fragmento)
  
Maestro: Asumamos que alguno acuse a otra persona ante el Papa de ser un hereje porque el acusado supuestamente sostiene y afirma que la Fe Cristiana es falsa, que debe ser abrazada la ley de los sarracenos, y que Cristo ha sido un falso profeta y está condenado. Después de la acusación y de afrontar el proceso judicial, el Papa emite una sentencia definitiva señalando que la persona acusada no es hereje porque todas las tesis señaladas y sostenidas por él son verdaderas.
   
Discípulo: Aunque este es un caso que nunca ha acontecido y que quizá nunca sucederá, encuentro difícil asegurar que raye en lo imposible. Porque parece que uno no puede demostrar claramente por la Sagrada Escritura o por la Doctrina de la Iglesia que ningún Papa en el futuro llegue a ser el Anticristo. Ciertamente es probable que muchos Cristianos a través de sus antepasados convertidos a la Fe tienen raíces establecidas con la tribu de Dan, de la cual algunos creen que nacerá el Anticristo. E incluso en nuestro tiempo es casi posible que alguien de esa tribu que acepte la Fe Cristiana llegue a tener un hijo, que luego llegará a ser Papa, y posteriormente se manifieste claramente de que él es el Anticristo. Y por eso no puede saberse si algún Cristiano o un futuro Papa, cuyo linaje se remonte a la tribu de Dan, será el Anticristo. Sin embargo, está definido que el Anticristo enseñará sin ambigüedades que la ley de los Cristianos es falsa y que Cristo fue un falso profeta. Y el caso descrito no parece imposible porque no se sabe si algún futuro Papa se someterá a la secta de los sarracenos. De hecho, puede llegar a suceder que incluso un Papa que primero fue Católico pueda comenzar a considerar que la secta de los sarracenos es mejor que la ley de los Cristianos. Este Papa pudiera inicialmente desarrollar secretamente una fuerte amistad con los sarracenos, y habiendo convocado su poderío militar a su favor, pudiera atreverse a aseverar abiertamente que la ley Cristiana fue falsa e injusta, y forzar a los Cristianos a aceptar la ley de los sarracenos. Dado que es cierto y definido el hecho de que muchos Cristianos (incluso clérigos y religiosos) se han convertido a la secta de los sarracenos, no parece inverosímil que un Papa pueda llegar a cometer semejante locura. Porque si un Papa no está confirmado en la Fe (como tampoco lo están otros), el mismo punto puede ser debatido en este caso ante la posibilidad de que él, al igual que otros, puede convertirse a los sarracenos. Habiendo sido por tanto presentado este caso como ejemplo, proceded a argumentar a favor de la afirmación antes presentada.

lunes, 25 de abril de 2016

UNA EXHORTACIÓN PARA LOS SACERDOTES ANTES DE DECIR MISA

Presbyter, in Christi mensa
Quid agis, bene pensa:
Aut tibi vita datur,
Aut mors ætérna parátur.
Dum candéla luit
Se destrúit officiándo,
Presbyter ita ruit,
Si sit reus, celebrándo.
Mors tua, mors Christi,
Fraus mundi, glória Cœli,
Et dolor Inférni,
Sunt memoránda tibi.
 
TRADUCCIÓN
Oh sacerdote, piensa bien
Cuanto haces en la Mesa de Cristo:
O te dará la vida eterna,
O te obtendrá la muerte eterna.
Como la vela sufre
Destruyéndose al arder,
El sacerdote se condena
Si celebra siendo reo.
Tu muerte, la Muerte de Cristo,
El engaño del mundo, la gloria del Cielo
Y las penas del Infierno,
Sean tu continua meditación.
 
Advertencia para el Sacerdote antes de oficiar Misa, contenida en el antiguo Misal de Sarum de 1526.

HABÉMUS PAPAM PALMARIÁNUM: PETRUS III PP., OCSFAJMJ

En el Palmar de Troya hay un nuevo Papa: Se trata de Pedro III. No, no nos equivocamos en la redacción. Así se llama.
  
De acuerdo al profesor Magnus Lundberg de la Universidad de Upsala (Suecia), y a las pocas fuentes que conocen de la Iglesia Católica Palmariana y/o están dentro de la misma, el Papa Gregorio XVIII dejó el Pontificado el pasado 22 de Abril. Al día siguiente, se hizo el anuncio oficial de su sucesor (en el Palmar de Troya no existe el Cónclave, sino que el Secretario de Estado es sucesor del Papa), el obispo Eliseo María de la Santa Faz (en el siglo Markus Josef Odermatt), de nacionalidad suiza. Él asumió el nombre pontificio de Pedro III.

Gregorio XVIII (Sergio María de la Santa Faz), el Pontífice palmariano renunciante
  
No se conoce a ciencia cierta las razones de la renuncia de Gregorio XVIII (en el siglo Ginés Jesús Hernández y Martínez), un exmilitar simpatizante del carlismo que antes de ingresar a la Iglesia Palmariana era seminarista del Arzobispado de Toledo. Rumores dentro de la Orden Carmelita de la Santa Faz apuntan que aparentemente, la renuncia de Gregorio XVIII se dio por el amor de una mujer, con la que se fue a vivir a alguna ciudad del sur de España, por lo que el anuncio dado en el Altar mayor de la Archibasílica de Nuestra Madre del Palmar Coronada no sería más que la confirmación oficial de una situación que llevaba gestándose algo más de tiempo. Se sabe que en los últimos meses, Gregorio XVIII había constituido un nuevo cuerpo de seguridad que lo rodeaba a cada momento. Quizás se sentía amenazado por algún factor interno.
  
Como Papa palmariano, Gregorio XVIII convocó en el 2011 un nuevo concilio para el año siguiente, "Año Santo en honor del Espíritu Santo", y decretó que la Pascua se celebrara el 27 de Marzo, independientemente del día de la semana y del Cómputus basado en las fases de la luna. Durante su pontificado pareció que la orden resurgía económicamente, toda vez que las obras de la Basílica se reanudaron y sobre la fachada de la misma se erigieran varias estatuas de santos católicos tradicionales y canonizados por sus antecesores Gregorio XVII y Pedro II. Recientemente han habido ciertos cambios en las normas de vida diaria de los fieles palmarianos, a fin de que sus actividades cotidianas no sean tan sacrificiales como su espiritualidad, sorprendiendo incluso a quienes afirmaban que con él aumentaría el radicalismo y rigidez de su secta. En su octava encíclica, el Pontífice reglamentó el uso de teléfonos móviles en caso de urgencia, algunas cuestiones sobre la ropa y permitió la conversación y trato con personas no palmarianas (salvo en materia religiosa), ¡hasta sobre el consumo de tabaco, permitiendo hasta seis pitillos diarios! Se cree que su sucesor, Pedro III, continuará esa línea reformista.
   
El nuevo Papa palmariano: Pedro III (Eliseo María de la Santa Faz - Markus Josef Odermatt).
  
La Iglesia Católica Palmariana (registrada en España como Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz en Compañía de Jesús, María y José) surgió a partir de las apariciones de la Bienaventurada Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora del Monte Carmelo en un lentisco de la finca "La Alcaparrosa" (actual Santa Sede Palmariana), sita en la pedanía del Palmar de Troya, adscrita al municipio español de Utrera, en la comunidad autónoma de Andalucía, acaecidas desde el 30 de Marzo de 1968 a cuatro niñas. Luego hubo otros videntes más, entre los cuales se destacó el contador Clemente Domínguez Gómez, que desde el 30 de Septiembre del mismo año asumió el rol de vidente principal, recibiendo mensajes y visiones de más de sesenta personajes celestiales, entre ellos Santo Domingo, la Santísima Virgen María, el Padre Pío de Pietrelcina Dios Padre Todopoderoso, exhortando a la penitencia y a la defensa de la Tradición Católica frente a las irrupciones modernistas, y promoviendo la devoción al Rosario y la Santa Faz de Jesucristo como salvaguardia y divisa contra los castigos advenientes
  
En Diciembre de 1975, Clemente fundó la Orden Carmelita de la Santa Faz, y al año siguiente fue ordenado por Mons. Pierrre Martin Ngô-dinh-Thuc como sacerdote y obispo, junto a varios religiosos de la orden, entre ellos su amigo y futura mano derecha, el abogado Manuel Alonso Corral, asumiendo los nombres de Fernando e Isidoro María de la Santa Faz. Mons. Thuc tomará distancia del Palmar tiempo después.
  
A la muerte de Pablo VI (a quien Clemente consideraba mártir y prisionero de la masonería vaticana encabezada por Villot), Clemente es consagrado místicamente como Papa en la ciudad de Bogotá, por Nuestro Señor, tomando el nombre Papa Gregorio XVII (quizá refiriéndose a la teoría del "Papa de rojo" Giuseppe Siri). Gregorio XVII canonizó, entre otros, a Francisco Franco, a Isabel la Católica, a José Antonio Primo de Rivera, a Josemaría Escrivá de Balaguer y a todos los mártires de la Fe durante la Guerra Civil (300 mil en total); además de proclamar como dogmas de fe la Inmaculada Concepción de San José y su Asunción corpórea al Cielo, la Presencia eucarística de Nuestra Señora (a quien proclamaron Medianera de las Gracias y Corredentora del Género Humano). Excomulgó a Juan Pablo I y al segundo, a Juan Carlos de Borbón y a toda la Familia Real española, a Mons. Lefebvre, a los masones y comunistas, a cuantos se oponen y atacan al Palmar, y a todos los que vieren la película "Jesucristo Superstar"; y declaró desacradas todas las reliquias y templos en poder de la iglesia conciliar, prohibiéndole a los fieles palmarianos visitarlas, así sea en plan turista, so pena de excomunión. Consagró Rusia al Inmaculado Corazón de María en 1978, restableció la Misa Romana Tradicional (aunque la cambiaría por un nuevo rito de su autoría en 1983) y el uso de la sotana; anatematizó el Catecismo Holandés, alentando en cambio la lectura del Evangelio, de los Doctores de la Iglesia (entre ellos Santa Teresa de Ávila) y el Magisterio, el Catecismo de Trento y de San Pío X, y demás escritos de y sobre la Sana Doctrina Tradicional.
  
Gregorio XVII murió el 21 de Marzo de 2005, durante una Misa en su Rito Palmariano, donde aparentemente tuvo una visión extática. Fue sucedido por su Secretario de Estado, el Cardenal Isidoro María de la Santa Faz (Manuel Alonso Corral), quien asumió como Pedro II, en medio de una crisis económica y teológica en el Palmar: Las donaciones internacionales disminuyeron, causando una parálisis en las obras de la Basílica y la venta de unas propiedades en Sevilla. Aunado a ello, una facción de obispos, sacerdotes y monjas palmarianos al mando del Padre Isaac se rebeló acusando a Gregorio y a Pedro II de herejes y proclamaron la Sede Vacante desde 1995, marchándose a Archidona, en Málaga (el asunto era de plata, parece ser: Isaac se robaba los donativos que llegaban del extranjero, y Gregorio lo excomulgó). Pedro II respondió a ello mediante cartas apostólicas donde fomentaba la obediencia a la Iglesia Palmariana y sus reglas de vida.
  
Pedro II murió el 15 de Julio de 2011, luego de una larga y grave enfermedad. Dos días más tarde fue coronado su Secretario de Estado, el Obispo Sergio María, como Gregorio XVIII, quien a su vez nombró como Secretario de Estado al citado Eliseo María.
  
Los cuatro papas de la Iglesia Palmariana: Gregorio XVII (1978-2005), Pedro II (2005-2011), Gregorio XVIII (2011-2016) y Pedro III (desde 2016).
 
De todo lo anterior podemos concluir que si bien se puede tener la buena intención de fundar una sociedad religiosa o pía unión de fieles para defender la Fe Católica tradicional frente a la Gran Apostasía, es menester la precisión teológica sobre el hecho de la Sede Vacante y la sagacidad apocalíptica para rechazar cualquier solución que no sea la Gran Parusía de Nuestro Señor Jesucristo, pues proceder de otro modo y creer en algo diferente significará necesariamente una decepción total y mayor confusión entre los fieles y la hilaridad ante nuestra enemiga, la Ramera Deuterovaticana:
  
"Así dice Yahveh: Maldito sea aquel que se fía en el hombre, y hace de la carne su apoyo, y de Yahveh se aparta en su corazón. Pues es como el tamarisco en la Arabá, y no verá el bien cuando viniere. Vive en los sitios quemados del desierto, en saladar inhabitable. Bendito sea aquel que confía en Yahveh, pues no defraudará Yahveh su confianza" (Jeremías XVII, 5-7)
  
FUENTES CONSULTADAS
JEAN-FRANÇOIS MEYER: "Église palmarienne: le nouveau pape annonce un concile et une année sainte en 2012". En http://www.orbis.info/2011/11/eglise-palmarienne-le-nouveau-pape-annonce-un-concile-et-une-annee-sainte-en-2012/#more-326
MAGNUS LUNDBERG: "Unexpected changes in the Palmarian Church". En https://magnuslundberg.net/2016/04/17/unexpected-changes-in-the-palmarian-church/ (Consultado: 24 de Abril de 2016)
.......................................: "The Palmarian Pope has resigned and is succeeded by Peter III". En https://magnuslundberg.net/2016/04/22/the-palmarian-pope-has-resigned/ (Consultado: 24 de Abril de 2016)
CARLOS BARRIO: "Ginesin, el antipapa español": Revista INTERVIÚ, 15 de Julio de 2011. En http://www.interviu.es/reportajes/articulos/ginesin-el-antipapa-espanol (Consultado: 24 de Abril de 2016)
  
___________________________________________
   
ACTUALIZACIONES: (a 28 de Abril)
  • El alcalde de El Palmar de Troya, Juan Carlos González, declaró en el Diario de Sevilla: "Me da la impresión de que el nuevo papa puede abrir un poco más las puertas de aquello". Asegura que el padre Eliseo es una persona cordial y amable, recordando las veces que lo ha visto en el Ayuntamiento: "A Eliseo lo recuerdo yo de siempre. Lleva mucho tiempo en la iglesia, desde Clemente. Habla un andaluz perfecto". 
  • Se supo que la novia del expapa se llama Nieves Triviño Girela, separada y madre de dos hijos. Ella es muy querida en Monachil porque organiza las fiestas del Ayuntamiento. Ella presentó al renunciante en la romería de San José, y según el diario IDEAL de Granada, habría boda «a finales de agosto o principios de septiembre».
  • Ante ABC SEVILLA, Ginés Hernández (antes Gregorio XVIIII), dijo: "Es un paso que libremente y voluntariamente he dado en la vida. Ya no creo en aquello en absoluto. Yo no he huido como han dicho algunos medios (eso es un tema de una revista rosa), sino que escribí una carta de despedida por la falta de fe y todo se ha hecho ante notario. [Llegué] a un punto en el que ni puedo ni debo continuar. Quedarme allí como un administrador, como un empresario... creo que no debía. Aún así, no he querido echar mierda sobre nada y sobre nadie, he salido libre y voluntariamente y nadie me ha coaccionado ni obligado". 
     
    Sobre el estado financiero en que quedó la Orden (a la cual dice conservar gran respeto), afirmó: "He dejado todo aquello en superávit económico, fiscal y contable. Tengo extractos de las cuentas de cómo quedaban. Nadie puede acusarme de nada". 
     
    Negó haberse marchado llevándose el «papamóvil», un BMW X7 de alta gama valorado en 70.000 euros: "Ese coche es mío y está a mi nombre por donación, firmado así. No me interesa entrar en el debate. Hay grupos de gente que en el año 2000 se fueron o fueron echados de allí y son los queestán levantando toda la basura".
     
    "Quiero pasar página, empezar una nueva vida. Yo he dejado aquello bien y un cambio de vida radical no se hace de un día para otro, pero yo estoy satisfecho porque ha sido una decisión muy meditada. Estoy tranquilo, desayunando ahora y tomando el sol, no tengo nada de temor porque soy un ciudadano más".
     
    Sobre su sucesión: "En las leyes eclesiásticas, el papa anterior podía nombrar un sucesor, el cual muerto o dimitido el que está, puede aceptar o no el cargo. Como parece ser, lo ha aceptado".

sábado, 23 de abril de 2016

APOLOGÍA DEL MACHISMO

Por Gabriele Colosimo para RADIO SPADA


Quiero decirlo inmediatamente: el título y la foto son provocadores a propósito. Espero que la provocación pueda ayudar a hacer llegar este breve artículo también a quienes tienen poco claros los roles en el interior de la familia, por el momento que asistimos a una siempre más martellante propaganda a favor de las mismas batallas que han lentamente construido la sociedad de los gises.
 
La foto que está encima es un clarísimo ejemplo de la deshonestidad intelectual que caracteriza a los detractores del orden natural, como fue creado por Dios.
 
Tenemos un hombre con sobrepeso sobre el sofá, portando una camiseta de Star Wars, la conocida saga de películas de fantaciencia, que tiene con una correa una mujer ligera de ropa que plancha y que no parece estar particularmente contenta del tratamiento (y desearía ver...).

Aparece clarísima la referencia a la “sociedad patriarcal”, así como es definida por el activismo LGBT, en la  cual la mujer no será otra que la esclava del marido, el cual, a sentir suyo, tendría derecho de vida y de muerte sobre la pobre desventurada. Probablmente a fuerza de hacer entrar mahometanos debió haber un poco de confusión.
  
Me doy cuenta que la expresión “las mujeres sean sumisas a los maridos” en tiempos de grave decadencia moral pueda ser entendida como una humillación cotidiana de la pobre esposa, o, peor aún, como una opresióne psicológica y física, una suerte de contínuo assoggettamento cotidiano, para intendersi.
 
El matrimonio cristiano no es esto. Empezamos con la cita completa: 
“Las casadas estén sujetas a sus maridos, como al Señor; por cuanto el hombre es cabeza de la mujer, asi como Cristo es cabeza de la Iglesia, que es su cuerpo místico, del cual Él mismo es salvador. De donde así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así las mujeres lo han de estar a sus maridos en todo”. (Ef. 5, 22)
 
Cualquiera que esté en sus cabales podría pensar que la Iglesia deba estar sometida a Cristo en el modo en el cual Nuestro Señor la humilla o la oprime? Es por esto que juzgo particularmente deshonestas las conjeturas de los “progresistas” de la familia. Porque nada de lo que dicen tiene fundamento. Pudo caber exclusivamente con una cita parcial y mal interpretada, desnaturalizando la sana sumisión que existe en el orden natural. Cuanto afirman no se asemeja en nada a cuanto se pide a los esposos en el matrimonio sacramental. Y no es nada que tenga mínimamente qué hacer con la luz que es la civilización cristiana.

Quiero citar a Chesterton para hacer comprender dónde se insidia el cortocircuito del feminismo y de la emancipación femenil en general, el escritor dice: “El feminismo está mezclado con la idea tan absurda de que la mujer es libre si sirve a su jefe y esclava si ayuda a su marido”.

Para las feministas son deseables los compromisos laborales, la sumisión (esta sí en el peor sentido del término) al empresario o al jefecito de turno, es deseable que eduquen los hijos después de ocho horas pasadas en la oficina. Más aún, no sólo está bien, sino que ¡la llaman realización! He aquí el grave error.
  
Mientras escribo estas palabras pienso en las mujeres casadas con hijos que he conocido en ambientes laborales. Recuerdo que ninguno tenía dificultad en creerme si digo que el denominador común entre ellos no era exactamente la realización personal. El feminismo que quizá profesaban a los 20 años, imaginándose en un rascacielos de Manhattan impartiendo órdenes y ganar un imprevisto, a los 40 es trasformado en lamentos y ojeras. Quizá la estadística que expongo es falaz, por estar casi solamente basada sobre mi experiencia personal, pero extrañamente en las pausas del trabajo la totalidad de las mujeres de mediana edad con hijos que he conocido muchas veces han dejado traslucir que se hallaban allí más por necesidad que por otra cosa y que si no starebbero volentieri a casa a educar a los hijos.

No pretendo, con mi experiencia, de entrar en las intenciones de todas las mujeres con hijos que trabajan, pero no puedo no tenerlas en cuenta. Por lo menos dejadme juzgar como absurda la lógica por la cual se levanta la mujer, en lo posibile, de las cargas laborales para hacerla dedicar a la educación de los hijos tenidos de los bigotosaurios medievales machistas.
   
Concluyo dejando al Catecismo de San Pío X la respuesta a cualquier acusación contra nuestra santa religión y contra el orden querido por Dios:
413. ¿Qué deberes tienen los esposos? Los esposos tienen el deber de convivir santamente, de ayudarse con afecto constante en las necesidades espirituales y temporales, y de educar bien a los hijos, cuidando el alma no menos que el cuerpo, y formándoles sobre todo en la religión (católica) y en la virtud con la palabra y con el ejemplo.
  
I. Preparación al matrimonio. Quien aún no sabe a qué camino el Señor lo había predestinado, debe buscar conocer la divina voluntad y orar asiduamente y humildemente, aconsejarse y estudiar la propia vocación. En el caso que no se sienta llamado a un estado más perfecto (sacerdocio, vida religiosa o instituto secular), se prepara al estado conyugal. Quien se prepara al matrimonio debe primero que todo debe orar para llegar casto y rico en gracia al altar, y hacer de todo para conservar sus fuerzas para la futura familia. Pedir a Dios que le haga encontrar el compañero o la compañera digna, con quien deberá convivir santamente y formar una buena familia cristiana. Nella scelta del novio o de la novia los jóvenes no deben dejarse guiar del capricho ni de las pasiones pasajeras, che li attira verso i piaceri puramente animaleschi o li spinge a buscar solamente el interés material y el dinero. Durante el noviazgo los jóvenes deben buscar conoscerse mutuamente, comprenderse, aprender a soportarse y ayudarse, prepararse en la oración, en el mutuo respeto, en la unidad del espíritu y de la caridad sobrenatural, a formar una sola carne y una familia cristiana. Antes de celebrar el matrimonio reciban devotamente los sacramentos de la Penitencia y de la Comunión, y vayan al altar de Dios animados de viva fe, profunda devoción y recta intención.
  
II. Deberes de los esposos. 1) Los esposos tienen el deber de convivir santamente, sin imitar a aquellos cónyuges que en las nupcias buscan solamente la satisfacción de sí mismos o el interés material, que traicionan la unidad y la indisolubilidad del sacramento; que quieren solo los placeres evitando los pesos, especialmente de los hijos. 2) ... de ayudarse con afecto constante en las necesidades espirituales y temporales. Del amor nacido espontáneamente en sus corazones y hecho sagrado a los pies del altar con la bendición de Dios: debe nacer el respeto y la ayuda recíproca entre los cónyuges. El marido debe proveer a la mujer cuanto le es necesario para la comida, el vestido y la habitación; debe tratarla no como una sierva, sino como la compañera de su vida y la madre de sus hijos, usando con ella delicadeza amorosa, especialmente en el período de la maternidad. A su vez la mujer debe amar al marido, respetarlo como jefe de la familia y padre de sus hijos, obedecerlo, ayudarlo, custodiar la casa como un santuario, procediendo en modo que el esposo encuentre la mayor felicidad y encanto entre los muros domésticos, dándose con generosidad y sacrificio. 3) ... y de educar bien a los hijos, cuidando el alma no menos que el cuerpo, y formándoles sobre todo en la religión y en la virtud con la palabra y con el ejemplo. El Sumo Pontífice Pío XI, en la Encíclica «De la cristiana educación de la juventud» (31 de Diciembre de 1929) enseña que spetta prima di tutto a los padres la educación natural de los hijos y a la Iglesia la educación sobrenatural. Lo expresado no puede ni debe contrastar los deberes de los padres y de la Iglesia, ni tanto menos impartir la autollamada educación «laica», que en realidad es irreligiosa. Es su culminación el ayudar los padres y la Iglesia en la educación de la juventud. Los padres no sólo deben enseñar los primeros elementos de la ciencia a los hijos y avviarli a los estudios, al trabajo y al ejercicio de una honesta y decorosa profesión; sino que deben instruirles sobre el camino de la piedad cristiana y de la fe, haciendo de ellos buenos ciudadanos y sobretodo buenos cristianos, sirviéndose para esto de la ayuda del estado y de la Iglesia. Para la educación de los hijos tiene ciertamente mucha eficacia la palabra que exhorta, aconseja, manda, reprende y castiga: pero mucho más eficaces son el ejemplo de una vida laboriosa y honesta y la práctica integral de la vida cristiana. Sin el buen ejemplo todas las fatigas y todos los discursos serán desperdiciados.

UN SONETO CONTRA LAS BODAS DE SODOMA

Traducción del poema publicado en RADIO SPADA
  
 
Si mientras el mundo arde, estais atentos
Solamente a los matrimonios de dos “gais”,
Entonces, francamente, yo os diré
Que temo bastante para el 2020.
 
Temo la dictadura de las gentes
Correctas como son los Fariseos,
Dóciles, todas buenas, los nuevos dioses,
No como nosotros, con los cerebros apagados.
 
Por lo tanto, si el mundo arde, no temais:
No critiqueis y no lanceis rayos,
Porque la prioridad no la sabeis.
 
Dejadles las pensiones, y los males
De quienes tienen una mujer, e hijos, y hambre y sed:
¡Demos un marido a los homosexuales!
  
FEDERICO CLAVESANA

LA SANGRE LLAMA: LAZOS JUDÍOS DE JP2 Y B16

1° JUAN PABLO II TIENE ANTEPASADOS JUDÍOS
Por Riazat Butt para METRO NEWS.

 
El historiador judío Yaakov Wise afirmó estudiar los antepasados maternos de Karol Josez Wojtyla (nombre seglar de Juan Pablo II) y reveló varias conclusiones.
  
Wise, investigador en historia y filosofía judía ortodoxa, afirmó que la madre, la abuela y la bisabuela de Wojtyla fueron probablemente judías y proceden de una pequeña ciudad no lejana a Cracovia, ciudad donde éste fuera sacerdote y cardenal arzobispo.
 
El doctor Wise dijo:
"De acuerdo al judaísmo ortodoxo, la identidad personal judía se transmite por vía materna. Vi una fotografía de la madre de Wojtyla, y la mostré a gentes que no saben quién era ella. Todos ellos dijeron que les parecía judía. Así que comencé a profundizar sobre ello".
 
Aunque cree que el padre de Juan Pablo II era polaco étnico, Wise piensa que la madre de éste, Emilia Kaczorowski -Emily Katz en inglés- era judía y que ella fue hija de Feliks Kaczowski, un hombre de negocios de Biala-Bielsko en Polonia. Katz es un apellido común entre las familias judías de Europa del Este.
  
La madre de Emilia (y por tanto, abuela de Juan Pablo II) era Maria Anna Scholz. Scholz, o Schulze, es también un apellido común entre los judíos, como también lo es Rybicka, o Ryback, el apellido de la bisabuela materna, Zuzanna.
  
Todos los nombres o sus variantes aparecen en lápidas del viejo cementerio judío de Biala, como también el apellido de la madre de Felikz, Urszula Maklinowska. Wise afirmó:
"Los ancestros de Juan Pablo II han sido investigados por un historiador estadounidense, pero nadie ha trazado el nombre familiar a través de la comunidad judía, y como judío historiador, tengo acceso a información que un historiador no judío no podría conocer. No hago ninguna conclusión categórica, pero lo que quiero decir es que existen muchas evidencias circunstanciales para afirmar que él era judío: La madre de Juan Pablo II se apartó de la comunidad judía para casarse con un católico. Sus hijos nacieron y se educaron como católicos, y como tal fue bautizado Karol. Eso puede dar luces sobre el por qué tuvo que esconderse de los nazis en Noviembre de 1940. Si él hubiera sido un polaco étnicamente puro, no habría sido necesario el esconderse".
 
"Eso también puede explicar por qué tuvo un fuerte deseo de establecer relaciones entre su iglesia y el pueblo judío", concluyó el historiador.
  
LOS OTROS VÍNCULOS DE WOJTYLA CON LOS JUDÍOS
No sólo la ascendencia vincula a Wojtyla con los judíos, sino también diversas situaciones contextuales y acciones propias las que permiten inferir su pertenencia al Gueto, toda vez que no se es tanto por los antepasados, sino por las decisiones personales, por insignificantes y baladíes que sean:
  • Wojtyla jugaba fútbol en el equipo judío de su escuela, supliendo como portero. 
  • Un buen amigo de él, Jerzy Kluger, era judío también.
  • Su primer amor fue una chica judía: Hacia 1934, llegó a tener cierto interés hacia Regina (Ginka) Beer, una joven dos años mayor que él. Ambos vivían en la misma casa: el N°2 de la calle Rynek (actual N°7 de la calle Kościelna), en Cracovia, propiedad del judío Chaim Balamuth. Años después, él la describirá como "una excelente actriz, de bellos ojos y cabello negro azabache, muy esbelta". Departían mucho, y coincidieron en el grupo teatral de la escuela; sin embargo, su padre no veía complacido esa relación tan cercana: "Antes que me muera, le dijo, me gustaría que te dedicaras completamente a Dios" (en otras palabras, "Quiero que seas sacerdote"). Por otro lado, los Beer decidieron migrar a la Palestina Británica tras ser Ginka expulsada de la facultad de medicina, temiendo una probable invasión a Polonia. Corría el año 1938. Lolek ("Carlitos") la acompañó hasta la estación de trenes. No volvieron a verse hasta cincuenta años después, en una Audiencia General de los miércoles. Ginka concedió una entrevista, en la cual, si bien no habló del asunto, tampoco negó la posibilidad.
  • Las visitas a las sinagogas que realizaba antes y después de su elección "pontificia", y las que recibía de importantes rabinos.
  • El constante uso de la expresión "Hermanos mayores" al referirse a los judíos.
  • Y ni hablar de su oración en el Muro de los Lamentos, que es hacia donde los judíos dirigen sus oraciones y el sitio predilecto para muchas ceremonias y eventos especiales.

2° LOS ANTEPASADOS JUDÍOS DE BENEDICTO XVI
Por Aaron ben Gilad

  
La madre de Wojtyla/Juan Pablo II fue descendiente de los Litvak (judíos de Lituania), y la abuela de Ratzinger/Benedicto XVI, María Tauber-Peintner de Bolzano, Italia (entonces parte del Imperio Austro-Húngaro) pudo también haber sido descendiente de judíos porque la familia Tauber de Moravia y  Hungría desciende de Aaron Tauber de Moravia. Al parecer, la madre de Aaron, Elizabeth Maria (Betty) Tauber (nacida en Moravia en 1834) fue una judía morava cuyos vínculos familiares fueron cortados cuando se convirtió al catolicismo. Moravia y Hungría fueron regiones de la Austro-Hungría gobernada por los Habsburgo hasta la Gran Guerra.
 
Betty se mudó al Tirol meridional (ahora parte de Italia) donde tuvo una hija con Anton Peintner. Anton no se casaría con ella hasta 3 años después de que naciera su hija María, en la ciudad de Rasa en 1855. Betty era la hija de Jacob Tauber (1811-1845) y Josefina (Peppi/Josefa) Knopfelmacher (1819-1886). Jacob Tauber fue hijo de Jonás Tauber y su esposa Rebekah Zerkowitz. La familia Zerkowitz reclama estatus de Kohen (linaje sacerdotal).
  1. Rabino Yehuda Loew (Leib) ben Bezalel [el MaHaRal de Praga] (c.1512-1609), casó con Perla Shmelkes-Reich (c.1516-1610)
  2. Vogele Loew (c.1556-1629), casó con Rabbi Isak Ha-Cohen (c.1550-1624)
  3. Chava [Eva] Ha-Cohen (1580-1651), casó con Rabbi Abraham Samuel Bachrach (1575-1615), Rabino en Worms.
  4. Rabbi (Moses) Samson / “Simson” / Bachrach (1607-1670), Rabino en Goding, Lipník, Praga, y Worms, casó con Dobrusch Phobus (c.1610-1662).
  5. Rabbi Jair Chayim Bachrach, alias “Chavas Yoir” (1638-1702), Rabino en Worms, casó con Sarah [Dinah Sorle] Brillin (c.1638-1703).
  6. Rabbi Samson / “Simson” / Bachrach (nacido hacia 1657), se desconoce el nombre de su esposa.
  7. Malka Bachrach (nacida hacia 1680), casó con Rabbi Zalman Shpitz, presidente del Beit Din en Eisenstadt.
  8. Sarl [Sarah] Shpitz (nacida en 1703), casó con el Rabino Jacob Knoepflmacher (c.1700-1739), “el maestro”, “rabino jefe en Mehrin”.
  9. Nissel Knoepflmacher (nacida hacia 1722), casó con el hermano menor de su padre, el Rabino Moses Knoepflmacher (1718-1798) de Holesov.
  10. Jacob Knopfelmacher (nacido en 1739), casó con Katharina (nacida en 1740).
  11. Joachim Knopfelmacher (nacido en 1764), casó con Anna (nacida en 1764).
  12. Markus Knopfelmacher (nacido en 1786), casó con Betty.
  13. Josefina (Peppi/Josefa) Knopfelmacher (nacida en 1809), casó con Jacob Tauber (nacido en 1811).
  14. Betty (Elisabeth Maria) Tauber (nacida en 1834 en Mährisch Weißkirchen, Moravia), casóse en 1858 en Rio de Pusteria con Anton Peter Peintner.
  15. Maria Tauber Peintner (1855-1930), casó con Isidor Rieger.
  16. Maria Peinter Rieger (nacida en 1884), casó con Joseph Ratzinger Sr.
  17. Joseph Alois Ratzinger (Papa Benedicto XVI)
 
Georg Ratzinger, en su libro Mi hermano, el Papa (Mein Bruder, der Papst, Herbig 2011), recuerda que sus abuelos maternos, María Tauber-Peintner e Isidor Rieger, panadero, tuvieron cerca de Bressanone (en alemán Brixen), en el Trentino-Alto-Adigio un molino que se llevó una inundación del río Rienza. Fue entonces cuando la familia emigró a Baviera.
 
Genealogía Tauber
Aaron Tauber pudo descender de la comunidad judía del valle de Tauber en Baviera, de donde tomó su apellido. Más tarde se mudó a Moravia. El emblema de la familia Tauber es la paloma ligada al nombre Jonás (Jonás en hebreo se escribe יוֹנָה y significa paloma). El padre de Aaron era Jonás de los Tauber quien fue descendiente del Rabino Jonah Gerondi. Parece ser que los ancestros de los Tauber tomaron identidades y nombres católicos durante la persecución de los judíos bávaros y más tarde regresaron al judaísmo en Moravia.
  1. Aaron Tauber de Lipník nad Bečvou, Moravia (nacido en 1658).
  2. Isaac Tauber de Lipník, Moravia (nacido en 1690), hermano mayor de Joachim Lobl (Leopoldo) Tauber de Holesov, Moravia.
  3. Jacob Tauber de Lipník, Moravia (nacido en 1715).
  4. Jonas Tauber de Mährisch Weißkirchen (Hranice), Moravia (1739-1822). Su segunda esposa fue Rebekah Zerkowitz (nacida en 1788).
  5. Jacob Tauber (nacido en 1811). Su segunda esposa fue Josefina Knopfelmacher.
  6. Betty Tauber (nacida en 1834).
  
Es importante mencionar el significado de que Joseph Alois Ratzinger Peintner-Tauber descienda de una de las ramas cabalistas más importantes de la Sinagoga (el Rabinato de Praga) y el esfuerzo que realiza esa tribu hebrea en particular (la de Neftalí) desde hace al menos 500 años, por usurpar la Sede de Pedro, tal y como lo afirmó John Retcliffe en el capítulo “El Cementerio Judío de Praga y el Concilio de los Representantes de las Doce Tribus de Israel” de su libro “Biarritz” que se puede consultar en los Protocolos de los Sabios de Sión edición especial (completa): http://web.archive.org/web/20131212100418/http://es.scribd.com/doc/29330547/Los-Protocolos-de-los-Sabios-de-Zion-Edicion-especial-Contenidos-Adicionales-Profusamente-Ilustrado-412-pgs-13400-Kb
 
El Shebet Náftali (DE PRAGA) dijo:
“Jamás aceptaremos puestos subalternos. De la más gran importancia para nosotros es la justicia y la abogacía. Nos entrega la posibilidad de enterarnos de la posición de nuestros enemigos y de su verdadero poder. Ya hemos entregado a muchos Estados Ministros de Finanzas, también Ministros de Justicia. NUESTRO OBJETIVO DEBE SER EL MINISTERIO DEL CULTO (el clero y Papado católicos, por supuesto). Debemos conseguirlo reclamando la paridad civil y la igualdad...” (Nota: ESE ERA EL PROPÓSITO DEL RABINATO DE PRAGA HACE 160 AÑOS)
  
Entre sus antepasados, el hebreo Joseph Alois Ratzinger Peintner (en realidad TAUBER) proviene de una sucesión de 9 destacados rabinos de Austria-Hungría y Alemania, pero muy particularmente desciende del MAHARAL (Judah Loew ben Bezalel), considerado uno de los sabios ocultistas más importantes de la historia.
 
El Maharal, como se le conoce entre los kabalistas satánicos, adquirió su mayor fama como jefe espiritual de la comunidad judía de Praga. Allí estableció la Gran Academia Talmúdica llamada Klaus:
“El Maharal, abreviatura de Moreinu HaRav Loeb con la que se lo conoce, adquirió también gran renombre entre los no-judíos por sus insignes conocimientos seculares de matemáticas, astrología y otras ciencias (ocultas)… Era un profundo conocedor de la Cabalá, pues en ellas se ponen de manifiesto los secretos de la Creación Divina y los ocultos senderos de Dios.
  
Al Maharal se le atribuían, y con razón, poderes especiales, y lo llamaban “el hacedor de milagros”. La historia más famosa es la del Golem (demonio invocado por los hechiceros hebreos), atestiguada por el monumento erigido en Praga que demuestra que se trató de algo más que de una simple leyenda popular.
  
El rabino Loew y su Golem

Cuadro "El Maharal y el Golem"
  
Tras realizar los rituales prescritos, el Rabbi desarrolló el Golem y lo hizo venir a la vida recitando los conjuros especiales en hebreo. Cuando el Golem de Rabbi Loew creció más, también se puso más violento y empezó a matar a las personas y difundir el miedo. Al Rabino Loew le prometieron que la violencia en contra de los judíos pararía si el Golem era destruido. El Rabbi estuvo de acuerdo. Para destruir el Golem, eliminó la primera letra de la palabra “Emet” (אֱמֶת, verdad) de la frente del golem para formar la palabra hebrea que representaba la muerte (מֵת, met). (De acuerdo con la leyenda, los restos del Golem de Praga están guardados en un ataúd en el ático del Altneuschul en Praga, y puede ser devuelto a la vida de nuevo si es necesario.
  
Años más tarde, una estatua titulada Der Hohe Rabí Loeb -el gran Rabí Loeb- (obra de un famoso escultor checoslovaco) fue erigida frente a la nueva Alcaldía de Praga, como homenaje y tributo a tan ilustre personalidad.
 
En el año 2005 la historia del Golem regresó a sus raíces judías en una nueva tira cómica del periódico israelí Yedioth Ahronoth que lo presentaba como un superhéroe patrocinado por el gobierno que protege a Israel de sus problemas internos y existenciales.
 
Rabí Shneur Zalman de Liadí -fundador del Movimiento Jabad- era un descendiente directo, por vía paterna, del Maharal.
   
OTRAS SEÑALES DEL JUDAISMO RATZINGERIANO (A partir del análisis del padre J. Jesús, CRSA).
En la Profecía de los Papas de San Malaquías de Armagh, a Joseph Ratzinger le correspondió el lema La gloria de la Oliva. Ese lema se ha interpretado oficiosamente en círculos conciliares como la referencia a los Benedictinos Olivetanos (cosa imposible e impensable, porque Ratzinger fue sacerdote diocesano; aunque el fundador de dicha comunidad religiosa, el Beato Bernardo Tolomei, fue "canonizado" en 2009 por Benedicto XVI), pero la realidad es que esta divisa trata sobre los judíos (al ser el olivo un árbol muy frecuente en la Judea). Antiguamente, se debatían dos posibilidades sobre el portador del lema: 
  1. Durante su pontificado se convertirían los judíos al Catolicismo.
  2. El propio reclamante será de ascendencia y religión judía, y durante su reinado los judíos serán grandemente encumbrados sobre la Iglesia.
Como es señalado tantas veces en nuestro blog, las palabras y obras de Ratzinger Tauber contribuyeron al ensalzamiento de los judíos y a profundizar en su perfidia, pisoteando la Oración y Creencia Católica.
  • La mitra cabalista: En el Sínodo de los Obispos realizado en Roma en octubre de 2009, Ratzinger llevaba una mitra que llevaba por todo adorno cuatro hexagramas (el símbolo de los judíos). Además, también se destacaban en ella 11 gemas en la parte delantera, más otras 11 gemas en la parte posterior, y aunque no es claro en la fotografía, quizá en las cintas traseras aparezca otro grupo de 11 gemas, para completar las 33 gemas correspondientes a la kabalah hebrea-masónica.
     
    Estudio de la simbología detrás de la Mitra llevada por Benedicto XVI en el Sínodo de los Obispos en octubre de 2009 (Fuente: Chiesa Viva, Marzo de 2012)
     
    De acuerdo al libro La Sinagoga de Satanás, escrito en el siglo XIX por el sabio obispo León Meurin, el número 11 es la base de la numerología kabalista que sirve de soporte a la masonería. La masonería tiene tres niveles: masonería azul (11 grados); masonería roja (11 grados) y masonería negra (11 grados).
     
    Meurin fue el experto que sirvió al Papa León XIII para desenmascarar el verdadero origen y dirección hebrea de la masonería y de cuyos estudios surgió la Humanum Genus y la excomunión a los masones y a quienes apoyaran la masonería. También fue posible gracias a sus investigaciones, desenmascarar en 1903 al cardenal Mariano Rampolla, masón y miembro de la Ordo Templi Oriéntis, justificándose el veto que el Cardenal Puzyna de Cracovia presentara contra Rampolla en nombre del Sacro Emperador Francisco José de Austro-Hungría, veto que evitará así su elección y ascenso al Papado, y la entronización masónica en el mismo.
    Ratzinger utiliza el hexagrama de Salomón y las gemas por su evidente devoción al hebraísmo, pero más allá, al kabalismo que exige este tipo de simbología para brindar sus "poderes" a sus seguidores, como lo explica el jesuita irlandés Malachi Martin en su "novela" histórica "El último Papa".
     
  • Los saludos a Riccardo di Segni (Gran Rabino de Roma), por el Rosh Hashaná (el Año nuevo judío), el Yom Kippur y Succot (los Tabernáculos)
    "Por ocasión del Rosh Ha-Shanah 5771, Yom Kippur y Sukkot, me complace expresaros mi felicitación más cordial y sincera a ti y a toda la comunidad judía de Roma, junto con la esperanza de que estas fiestas puedan traer abundantes bendiciones del Eterno y sean la fuente de una profunda alegría. Que la voluntad de promover la justicia y la paz, de las cuales tiene gran necesidad el mundo actual, se incremente en todos nosotros. Recuerdo con sentimientos de gratitud y afecto mi visita al 'Templo Mayor'. Que Dios en su bondad proteja a toda la comunidad y nos conceda podamos crecer en la amistad mutua en Roma y en el mundo entero"
     
    Este mensaje niega categóricamente a Jesucristo y a su Iglesia no sólo al formular buenos deseos y alentar a los judíos a celebrar sus fiestas anticristianas, sino tambien en que usa la datación judía del Anno Mundi (año de la Creación) en lugar de la datación cristiana. De todos modos, aún si usase en ese mensaje el año 2010 AD en vez de 5771 AM, la consecuencia es la misma: ¡RATZINGER TAUBER/BENEDICTO XVI ES JUDÍO DE SANGRE Y DE CREDO, UN APÓSTATA Y DESTRUCTOR DE LA FE CATÓLICA, PÉSELE O NO A SCHMIDBERGER Y A LOS "TRADIBOBOS" QUE LO OPONEN A BERGOGLIO/FRANCISCO I!
     
    Las celebraciones judías (y en general, la Ley judía) fueron derogadas desde que Nuestro Señor Jesucristo murió en la Cruz del Calvario, y como tal excluyen de la salvación eterna. El Concilio Jerosolimitano del año 48 (narrado en Hechos XV) prohíbe que los cristianos practiquen las rúbricas de la Ley judía, y la Bula Cantáte Dómino del Concilio de Florencia declara que la observancia de las ceremonias, leyes y prácticas del Antiguo Testamento, así no se haga poniendo en ellas la esperanza de salvación, ES PECADO MORTAL
     
  • La exoneración que hizo de los judíos con respecto a la Muerte de Jesucristo Nuestro Señor, y afirmar que ¡ésta no se dio dentro de las fiestas del Pésaj! De hecho, en el tercer libro de su trilogía "Jesús de Nazaret", recurre a un análisis bíblico y teológico para explicar por qué no existen bases para asegurar que los judíos fueron los principales responsables de la muerte de Jesús.
     
    Benedicto XVI indica que sobre la fecha de la Última Cena los evangelios sinópticos (Marcos, Lucas y Mateo) están equivocados y lleva razón Juan, ya que en el momento del proceso a Jesús las autoridades no habían celebrado la Pascua y debían mantenerse puras; y que la Última Cena no fue una cena pascual según el ritual judío y que Cristo fue crucificado no el día de la fiesta judía, sino en la vigilia. Afirma que si bien los Evangelistas y la Tradición coinciden en que la Crucifixión tuvo lugar un día viernes y que ésta se dio en el momento en que los corderos eran sacrificados, los evangelios sinópticos datan el día del Pascua entre la tarde del jueves y la tarde del viernes, en tanto que Juan lo hace entre la tarde del viernes y la tarde del sábado de esa semana del año 33.
    "Juan habría cambiado la datación de los hechos para crear esta conexión teológica que, sin embargo, no se manifiesta explícitamente en el Evangelio. Con todo, hoy se ve cada vez más claramente que la cronología de Juan es históricamente más probable que la de los Sinópticos, porque —como ya se ha dicho— el proceso y la ejecución en el día de la fiesta parecen difícilmente imaginables. Por otra parte, la Última Cena de Jesús está tan estrechamente vinculada a la tradición de la Pascua que negar su carácter pascual resulta problemático".
      
    Y siguiendo al judío John P. Meier, autor del libro El judío marginal: Repensando al Jesús histórico (donde llega a plantear que en la redacción de los Evangelios se mezclaron hechos e impresiones de tradiciones muy posteriores), Ratzinger asegura que 
    "Jesús era consciente de su muerte inminente. Sabía que ya no podría comer la Pascua. En esta clara toma de conciencia invita a los suyos a una Última Cena particular, una cena que no obedecía a ningún determinado rito judío, sino que era su despedida, en la cual daba algo nuevo, se entregaba a sí mismo como el verdadero Cordero, instituyendo así su Pascua".
      
    Acerca del proceso jurídico que condujo a la Crucifixión, Benedicto XVI se interroga entonces "¿Quiénes eran exactamente los acusadores? ¿Quién ha insistido en que Jesús fuera condenado a muerte?", y responde
    "Según Juan, fueron simplemente «los judíos», pero esa expresión no indica para nada que se tratase del pueblo de Israel como tal —como quizás podría pensar el lector moderno—, y menos que tuviera un carácter racista. A fin de cuentas, Juan mismo pertenecía al pueblo israelita, como Jesús y todos los suyos. [...] En Juan esa expresión tiene un significado preciso y rigurosamente limitado, se refiere a la aristocracia del templo (de Jerusalén)". [...]
    "En Marcos, en el contexto de la amnistía pascual (Barrabás o Jesús), el círculo de los acusadores se amplía: aparece el «ochlos», que opta por dejar libre a Barrabás. «Ochlos» [ὄχλος] significa ante todo simplemente un montón de gente, la «masa». No es raro que la palabra tenga una connotación negativa, en el sentido de «chusma». En cualquier caso, no indica el «pueblo» de los judíos propiamente dicho. [...]
    El ochlos de Marcos se amplía en Mateo con fatales consecuencias, pues habla del «pueblo entero» (27,25), atribuyéndole la petición de que se crucificara a Jesús. Con ello Mateo no expresa seguramente un hecho histórico: ¿cómo podría haber estado presente en ese momento todo el pueblo y pedir la muerte de Jesús? La realidad histórica aparece de manera notoriamente correcta en Juan y Marcos. El verdadero grupo de los acusadores son los círculos del templo [de Jerusalén] de aquellos momentos, a los que, en el contexto de la amnistía pascual, se asocia la «masa» de los partidarios de Barrabás.
     
    Dichas aseveraciones son por demás heréticas, temerarias y contrarias a la Revelación y al Magisterio infalible Tradicional, que enseñan que Jesucristo Nuestro Señor debía ser muerto el día del sacrificio del cordero (14 de Nisán, que en el año 33 correspondió al viernes 25 de Marzo) precisamente porque Él es el verdadero Cordero Pascual, del cual los millones de corderos que fueron sacrificados desde el 1461 AC hasta entonces fueron simples figuras.
     
    • La Última Cena celebrada antes de la Institución del Santo Sacrificio de la Misa fue verdaderamente una Cena Pascual, con todo el ritual establecido en la Ley de Moisés y las rúbricas generalmente observadas. Si se hizo la Cena antes que la generalidad de los judíos, ese era un indulto otorgado a los galileos desde antiguo, pero que en ella se observaron las reglas establecidas (así respondieron los santos Nicodemo y José de Arimatea ante el requerimiento de Caifás sobre el asunto, según refiere la beata Ana Catalina Emmerick).
    • Los judíos hipócritas no querían contaminarse entrando a la casa de Pilato ni dejando que los cadáveres de los ajusticiados permanecieran hasta el día siguiente, pero no les hizo mella el quebrantar su propia Ley con el proceso-farsa contra Jesús, del cual reclamaron el reato de su Sangre.
    • La Escritura prueba que los judíos son los culpables del pecado de Deicidio al condenar a Jesús, agravándolo con el odio que tienen contra su Cuerpo Místico que es la Iglesia Católica, y por ello su castigo durará para toda la eternidad.
      
    No nos cause extrañeza pues las blasfemas afirmaciones ratzingerianas, toda vez que ¡él NUNCA BESABA LA CRUZ EN LA ACCIÓN LITÚRGICA DEL VIERNES SANTO! SÓLO LA ALZABA COMO TROFEO. Esta es la de su último Viernes Santo como "Papa".
      
  • Al igual que su antecesor, visitó y oró en las sinagogas de Roma, Colonia y Nueva York; y recibía gustoso a importantes rabinos y personalidades judías.
  • Usaba también la expresión "Hermanos mayores" al referirse a los judíos y decía que judíos y cristianos tienen un mismo Dios y Padre.
  • También hizo oración en el Muro de los Lamentos.
  • Y la lista continúa...
APÓSTATAS, JUDÍOS Y JUDAIZANTES SON LOS DOS: WOJTYLA Y RATZINGER.