Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 10 de diciembre de 2019

BERGOGLIO PIENSA QUE SU REINADO PRONTO ACABARÁ

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
  
Presentamos este artículo publicado en el blog de Marco Tosatti titulado “¿EL PAPA BERGOGLIO PIENSA QUE EL PONTIFICADO ESTÉ PARA FINALIZAR?”. Se trata de sugerencias interesantes y curiosas: 
   
El nombramiento de Luis Antonio Tagle y Gokim como Prefecto de la Congregación de Propaganda Fide es una señal importante por muchos motivos. Pero sobre todo porque se inserta en un cuadro que puede hacer sospechar que el papa Bergoglio piensa en un no lontanísimo final de su pontificado. Una sospecha, naturalmente; pero legítimo, si se considera otra decisión, aparentemente sin motivo, tomada en las semanas pasadas. 

Hablamos del fin del servicio que Fabián Edgardo Marcelo Pedacchio Leániz, secretario particular del Pontífice, ha desempeñado en los últimos seis años, luego de la elección de Jorge Mario Bergoglio el 13 de marzo de 2013. Fabián Pedacchio en todo este tiempo ha mantenido su puesto en la Congregación para los Obispos; y agendo di conserva con su grandísimo amigo íntimo Ilson de Jesús Montanari, nombrado por el papa Bergoglio Secretario de la misma Congregación, con un trampolín absolutamente extraordinario, ha de hecho desautorizado al Prefecto, Marc Ouellet, haciéndose a menudo portavoz de la voluntad superior en la elección de los obispos.

Por tanto, el abandono del puesto de secretario se presenta como un punto de interrogación, si no se encuentran explicaciones diferentes. Pedacchio, se ha dicho, volverá a la Congregación; que sin embargo nunca dejó. Pero, si son verdaderas las indiscreciones recogidas en las semanas pasadas, el cuadro sería muy diferente. De hecho, según estas voces, el actual Secretario de la Congregación, Ilson Montanari, sería destinado al Brasil, en una diócesis importante (¿Salvador de Bahía? El obispo Murilo Sebastião Ramos Krieger CSJ ha cumplido más allá del límite de los 75 años), para volverse Primado del Brasil. Y el puesto de Secretario de la Congregación sería tomado precisamente por Fabián Pedacchio; que naturalmente devendría en obispo titular.

Es una práctica frecuente en tiempos modernos que el secretario particular del Pontífice venga, cuando se piensa que el reinado está dirigiéndose al fin, nombrado obispo; un agradecimiento al servicio prestado, y también un modo para ponerlo a salvo de eventuales represalias. El oficio de un secretario particular de un papa crea amistades, pero genera también sentimientos menos amigables y positivos. Benedicto XVI había nombrado en este rol a Georg Gänswein en diciembre de 2012, pocos meses antes de anunciar su dimisión, en febrero de 2013.

Veremos si estas voces se realizarán en los próximos meses.

Pero entre tanto, hay el nombramiento improvisado de Tagle en Roma. El actual Prefecto de Propaganda Fide (que si y cuando la Reforma de la Curia sea aprobada deberá volverse el primer dicasterio de la nueva lista, primero que la de la Doctrina de la Fe, que Bergoglio nunca ha amado…) Fernando Filoni tiene setenta y tres años. Lo que quiere decir que su tiempo de entregar el mandato sería el 15 de abril de 2021. Es prefecto de la Congregación desde mayo de 2011; por tanto su segundo mandato llegaría a terminar en mayo del 2021. Luego se trata de un desplazamiento que no encuentra explicación en los números.

Así como es difícil de descifrar el nombramiento de Luis Tagle (62 años) en aquel puesto. No es el primer asiático en guiar a Propaganda (fue precedido por Ivan Dias). Pero es difícil escapar a la idea que dando a Tagle un cargo en Roma, para conocer la Curia, y para alargar su platea de contactos y relaciones, el papa Bergoglio no quiera dar una clara señal para la sucesión, para la cual se están preparando, en su campo, otros candidatos, com el actual Secretario de Estado, Parolin, o el Prefecto de los Obispos Ouellet. Pero también esta señal, si fuese justa esta interpretación, indica que hay un sentimiento de fin de reinado que comienza a serpentear tras de los Muros.

MENTIRAS “ORTODOXAS”: EL CASO DE PEDRO EL ALEUTA

Traducción del artículo publicado por Charlie Bunga Banyangumuka en RADIO SPADA.

    
Con la crisis actual del Modernismo, siempre más almas, descontentas del nuevo rito y de las derivas rahnerianas de buena parte de los vértices eclesiásticos, miran con simpatía a Oriente, a los llamados “ortodoxos”, los cuales desde un milenio niegan algunas de las más fundamentales verdades de fe testificadas por la Escrituras, por los Padres y por la Tradición.
 
Su perpetuo asedio a la Cátedra de San Pedro se apoya además en hechos mentirosos y ficticios acerca del comortamiento de los católicos frente a ellos.
 
Una de estas mentiras respecta al martirio, o presunto tal, de algunos “santos” que ellos veneran como mártires del cisma contra el Papado.
 
“San” Pedro el Aleuta es uno de esos casos.
 
Los sucesos de este joven aleuta (tribu piel roja) se desarrollan en el Alaska del XIX, precisamente en 1815, territorio entonces contenido entre el Imperio Español, ahora en decadencia, y el Imperio Ruso, que tenía mucho interés en el área.
 
Cungagnaq, cuyo es el nombre del joven, fue bautizado por los cismáticos de la misión “San Germán”. Como muchos, se dedicaba a la caza.
 
Según el relato, él fue capturado durante una batida ilegal en los territorios españoles y llevado a la misión de San Pedro donde, entre varias cosas, le pidieron hacerse católico. Pedro se negó y por esto fue torturado y destripado por los Jesuitas, ayudados por los nativos locales.

¿Dónde está el error?
 
Antes que todo, no existían misiones en San Pedro.
  
Segundo: el relato, redactado por Simeón Ivánovich Yanovski, está basado sobre pesadas incongruencias. Los Jesuitas apenas fueron reconstituidos en 1814 con la bula “Sollicitúdo ómnium ecclesiárum” del Papa Pío VII [y no los había en California, toda vez que en el Virreinato de la Nueva España, la Compañía de Jesús fue restablecida en 1816, N. del T.]. Muchos, en defensa del relato, objetan que el cronista pudo haberse confundido con otras órdenes religiosas.
 
Ahora bien, también esta es una objeción falaz puesto que en Rusia los Jesuitas sobrevivieron a la supresión, ocupando sus puestos acostumbrados que tenían antes de la letra apostólica “Dóminus ac Redémptor”.
 
Finalmente, Yanovski asegura de haber comunicado enseguida el hecho a sus superiores, pero la primera mención que él hace es en la carta a la Oficina central de la compañía rusa, datada a 15 de febrero de 1820.
 
En resumen, Pedro –admitido y no concediendo que haya existido realmente– fue víctima de un trágico interrogatorio por caza furtiva que acabó mal.
  
Pero su tremendo suceso no autoriza a los enemigos de la Iglesia, culpables tantas veces de símiles atrocidades contra los creyentes, a empuñar sus vidas para combatir su vana batalla contra el Catolicismo.

MISA DE LA TRASLACIÓN DE LA SANTA CASA DE NUESTRA SEÑORA

Del Misal Romano de San Pío V.
 
Die 10 Decembris
In Translatione Almæ Domus Lauretanæ Beatæ Mariæ Virginis
Duplex Majus
 
Introitus. Gen. 28, 17. Terríbilis est locus iste: hic domus Dei est et porta cœli: et vocábitur aula Dei. (T.P. Allelúja, allelúja.) Ps. 83, 2-3. Quam dilécta tabernácula tua, Dómine virtútum! concupíscit, et déficit ánima mea in átria Dómini. ℣. Glória Patri.
 
Et dicitur Glória in excélsis.

ORATIO
Deus, qui beátæ Maríæ Vírginis domum per incarnáti Verbi mystérium misericórditer consecrásti, eámque in sinu Ecclésiæ tuæ mirabíliter collocásti: concéde; ut, segregáti a tabernáculis peccatórum, digni efficiámur liabitatóres domus sanctæ tuæ. Per eúndem Dóminum.
 
Commemoratio S. Melchiade Papa et Mart.
ORATIO
Gregem tuum, Pastor ætérne, placátus inténde: et, per beátum Melchíadem Mártyrem tuum atque Summum Pontíficem, perpétua protectióne custódi; quem totíus Ecclésiæ præstitísti esse pastórem. 
  
Léctio libri Sapiéntiæ.
Eccles. 24, 11-13, 15-20.
 
In ómnibus réquiem quæsívi, et in hæreditáte Dómini morábor. Tunc præcépit, et dixit mihi Creator ómnium: et qui creávit me, requiévit in tabernáculo meo, et dixit mihi: In Jacob inhábita, et in Israël hæreditáre, et in eléctis meis mitte radíces. Et sic in Sion firmáta sum, et in civitáte sanctificáta simíliter requiévi, et in Jerúsalem potéstas mea. Et radicávi in pópulo honorificáto, et in parte Dei mei hæréditas illíus, et in plenitúdine sanctórum deténtio mea. Quasi cedrus exaltáta sum in Líbano, et quasi cypréssus in monte Sion. Quasi palma exaltáta sum in Cades, et quasi plantátio rosæ in Jericho. Quasi oliva speciósa in campis, et quasi plátanus exaltáta sum juxta áquam in pláteis. Sicut cinnamómum, et bálsamum aromatízans odórem dedi: quasi myrrha elécta dedi suavitátem odóris.
 
Graduale. Ps. 20, 4. Unam pétii a Dómino, hanc requíram, ut inhábitem in domo Dómini ómnibus diébus vitæ meæ.
℣. Ut vídeam voluptátem Dómini, et vísitem templum ejus.
    
Allelúja, allelúja. ℣. Ps. 83, 5. Beáti, qui hábitant in domo tua, Dómine: in sǽcula sæculórum laudábunt te. Allelúja.
 
Post Septuagesimam, omissis Allelúja et Versu sequenti, dicitur:
Tractus. Ps. 83, 5 et 11. Beáti, qui hábitant in domo tua, Dómine: in sǽcula sæculórum laudábunt te.
℣. Mélior est dies una in átriis tuis super mília.
℣. Elegi abjéctus esse in domo Dei mei: magis quam habitáre in tabernáculis peccatórum.
  
Tempore autem Paschali omittitur Graduale, et ejus loco dicitur:
Allelúja, allelúja.
℣. Ps. 83, 5 et 11. Beáti, qui hábitant in domo tua, Dómine: in sǽcula sæculórum laudábunt te. Allelúja.
℣. Mélior est dies una in átriis tuis super mília. Allelúja.
  
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
Luc. 1, 26-38.
 
In illo témpore: Missus est Ángelus Gábriel a Deo in civitátem Galilǽæ, cui nomen Názareth, ad Vírginem desponsátam viro, cui nomen erat Joseph, de domo David, et nomen Vírginis María. Et ingréssus Ángelus ad eam, dixit: Ave, grátia plena; Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus. Quæ cum audísset, turbáta est in sermóne ejus: et cogitábat, qualis esset ista salutátio. Et ait Ángelus ei: Ne tímeas, María, invenísti enim grátiam apud Deum: ecce, concípies in útero et páries fílium, et vocábis nomen ejus Jesum. Hic erit magnus, et Fílius Altíssimi vocábitur, et dabit illi Dóminus Deus sedem David, patris ejus: et regnábit in domo Jacob in ætérnum, et regni ejus non erit finis. Dixit autem María ad Ángelum: Quómodo fiet istud, quóniam virum non cognósco? Et respóndens Ángelus, dixit ei: Spíritus Sanctus supervéniet in te, et virtus Altíssimi obumbrábit tibi. Ideóque et quod nascétur ex te Sanctum, vocábitur Fílius Dei. Et ecce, Elísabeth, cognáta tua, et ipsa concépit fílium in senectúte sua: et hic mensis sextus est illi, quæ vocátur stérilis: quia non erit impossíbile apud Deum omne verbum. Dixit autem María: Ecce ancílla Dómini, fiat mihi secúndum verbum tuum.
 
Et dicitur Credo.
 
Offertorium. Ps. 5, 8. Introíbo in domum tuam, adorábo ad templum sanctum tuum, et confitébor nómini tuo. (T.P. Allelúja.)
 
SECRETA
Áccipe, quǽsumus, Dómine, múnera in hac sacra domo dignánter obláta: et, beátæ Maríæ Vírginis suffragántibus méritis, ad nostræ salútis auxílium proveníre concéde. Per Dóminum.
 
Commemoratio S. Melchiade Papa et Mart.
SECRETA
Oblátis munéribus, quaesumus, Dómine, Ecclésiam tuam benígnus illúmina: ut, et gregis tui profíciat ubique succéssus, et grati fiant nómini tuo, te gubernánte, pastóres.
 
Præfatio de B. Mariæ Virginis: Et te in Festivitáte.
Vere dignum et justum est, ǽqum et salutáre, nos tibi semper, et ubíque grátias ágere: Dómine sancte, Pater omnípotens, ætérne Deus. Et te in Festivitáte beátæ Maríæ semper Vírginis collaudáre, benedícere, et prædicáre. Quæ et Unigénitum tuum Sancti Spíritus obumbratióne concépit, et virginitátis glória permanénte, lumen ætérnum mundo effúdit, Jesum Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Ángeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes cœli cœlorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
 
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus, Deus Sábaoth. Pleni sunt cœli et terra glória tua. Hosánna in excélsis. Benedíctus, qui venit in nómine Dómini. Hosánna in excélsis.
 
Communio. Prov. 8, 34-35. Beátus, qui audit me, et qui vígilat ad fores meas cotídie, et obsérvat ad postes óstii mei. Qui me invénerit, invéniet vitam, et háuriet salútem a Dómino. (T.P. Allelúja.)

POSTCOMMUNIO
Quǽsumus, Dómine, Deus noster: ut sacrosáncta mystéria, quæ pro reparatiónis nostræ munímine contulísti, intercedénte beáta María semper Vírgine, et præsens nobis remédium esse fácias et futúrum. Per Dóminum.
 
Commemoratio S. Melchiade Papa et Mart.
POSTCOMMUNIO
Refectióne sancta enutrítam gubérna, quaesumus, Dómine, tuam placátus Ecclésiam: ut, poténti moderatióne dirécta, et increménta libertátis accípiat et in religiónis integritáte persístat.

Si hæc Missa dicatur Feria IV Quatuor Temporum Adventus, in fine legitur Evangelium S. Joannis In princípio.

lunes, 9 de diciembre de 2019

CONSEJOS DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO SOBRE LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Tomado de TESOROS DE LA FE.

   
Papel insustituible del ejemplo paterno
Es de lo más cierto que la buena o mala conducta de los hijos proviene la mayoría de las veces de la buena o mala educación que recibieron de sus padres.
   
Dios instituyó el matrimonio para que los hijos, guiados y formados por sus padres, lo sirvan y se salven. De otro modo, permanecerían entregados a sí mismos, no teniendo a nadie para instruirlos sobre lo que deben hacer, para advertirles cuando cometen un error, o hasta para castigarlos, si no quieren corregirse; pues, muchas veces, el temor del castigo produce lo que no pudieron hacer las advertencias.
   
Se ve por la experiencia que los padres virtuosos hacen virtuosos a sus hijos. Santa Catalina de Suecia era hija de Santa Brígida. San Luis, Rey de Francia, era hijo de una gran sierva de Dios, la reina Blanca de Castilla. Esta excelente madre decía a su hijo: «Mi querido hijo, yo preferiría verte caer muerto, a verte cometer un solo pecado mortal». Otra buena madre, me recuerdo de esto, ponía todos sus cuidados en que sus hijos viviesen santamente; ella decía: «Yo no quiero ser madre de hijos réprobos».
    
Los padres son frecuentemente causa de la mala conducta de sus hijos
Por otro lado, existen padres a quienes parece no importarles de que sus hijos sean buenos o malos, se salven o se condenen. Sin embargo, los padres son normalmente causa de la mala vida de sus hijos, y deben prestar cuentas a Dios por esto, como decía Orígenes: “¡Todas las cosas que cometan los hijos, a los padres se les pedirá razón!”. Y esto es de lo más cierto.
    
Algunos padres, temiendo contristar a sus hijos por reprensiones y castigos, son la causa de su perdición.
    
A esos padres crueles les preguntaría: si un padre, viendo a su hijo caído en un río, y pudiendo salvarlo cogiéndolo por los cabellos, lo dejase morir para no causarle un dolor ligero y momentáneo, ¿no cometería un acto de crueldad? Pues bien, es una crueldad aún mayor dejar de reprender, y hasta de castigar, a un niño vicioso, por miedo de causarle algún dolor.
    
¿No sería cruel el padre que diese una navaja a un hijo suyo, aún niño, con la cual el pobre inocente correría el riesgo de cubrirse de heridas? Bien más crueles son los que dan dinero a sus hijos para que lo gasten conforme a su fantasía, o que les permitan frecuentar compañías o lugares peligrosos.
   
Los padres deben, sobre todo, tener el cuidado de apartar a sus hijos de las malas ocasiones, porque de éstas son de donde provienen luego todos los males.
   
La manera católica de corregir a los hijos
Cuando las buenas palabras y las reprimendas no fueren suficientes, es preciso recurrir a los castigos, y no esperar que los niños se vuelvan grandes; visto que, después de alcanzar cierta edad, no es más posible corregirlos. De donde la afirmación del Sabio: “Quien ahorra la vara de la corrección, odia a su hijo; pero quien lo ama, se aplica en corregirlo prontamente” (Prov. 13, 24). No ama verdaderamente a sus hijos quien no los castiga cuando es necesario. Y después de esto viene el castigo de Dios: el Sumo Sacerdote Helí, por no haber corregido a sus hijos como debía, fue, por orden de Dios, alcanzado de muerte con ellos el mismo día (cf. I Reyes 2, 22-36 y 4, 10-18).
    
Pero se debe castigar a los niños con moderación, y no con furor, como lo hacen ciertos padres. Al actuar de esta manera los padres no producen bien alguno, pues los niños quedan aún más estimulados a pervertirse.
   
Es preciso comenzar por advertir; después, amenazar; por fin, llegar al castigo. Pero castigar como padre, y no como jefe de galera. Hacerlo con discreción, sin insultos, sin palabras que hieran. Bastará muchas veces encerrar al culpable en un cuarto, no servirle el postre apetecible, privarlo de sus ropas preferidas. Cuando fuera necesario, emplear la vara, pero no el bastón.
   
La regla a seguir en esto es de nunca tocar en un niño en un momento de exacerbación; es preciso, antes de todo, calmarse, y después aplicar el castigo.
   
Cómo pecan los padres en la educación de sus hijos
Los padres pecan si no enseñan a sus hijos las cosas de la fe y de la salvación eterna.
   
No deben imitar a ciertos padres y madres que mantienen a sus hijos ocupados durante el tiempo en que deben dedicarle a su formación cristiana en el catecismo. De donde sucede que tales infelices no saben confesarse, no conocen siquiera las principales verdades de Fe, ignorando lo que es la Santísima Trinidad, la encarnación de Jesucristo, el pecado mortal, el juicio, el infierno, el paraíso, la eternidad. Ellos se condenan debido a esta ignorancia, y sus padres darán por esto cuenta a Dios.
   
Los padres pecan si no corrigen a sus hijos, como se dijo arriba, cuando blasfeman, roban o profieren palabras obscenas.
   
También hace parte de los deberes de los padres indagar la vida que llevan sus hijos, conocer los lugares, las horas y las personas que frecuentan. ¿Cómo, pues, se puede excusar a las madres que autorizan la frecuencia asidua de los enamorados junto a sus hijas, a fin de verlas pronto casadas, y no se preocupan en verlas en pecado? Son ésos los padres de los cuales habla el Salmista. Padres que, por los intereses de su casa, llegan hasta sacrificar a sus hijas al demonio: “E inmolaron sus hijos e hijas al demonio” (Sal. 105, 37).
    
Hay madres que introducen a muchachos en su casa para que tengan familiaridad con sus hijas, a fin de que sean obligados a desposarlas, unidos por las cadenas del pecado. Por ventura ¿no perciben tales infelices que ellas mismas se encuentran cargadas de tantas cadenas del infierno, cuantos son los pecados cometidos en esas funestas ocasiones?
    
«¡Oh! —dicen ellas— no hay mal en eso». ¡Como si la estopa pudiese ser colocada en el fuego sin quemarse!
   
¡Ay, cuántas madres veremos condenadas en el día del Juicio por haber querido acelerar por este medio el casamiento de sus hijas!
   
Los padres también pecan si no cuidan de que sus hijos reciban los Sacramentos en tiempo conveniente, así como que observen las Fiestas y los demás preceptos de la Iglesia.
   
Pecan los padres que dan mal ejemplo...
Ellos pecan doblemente, si les dan escándalo, ya sea profiriendo delante de sus hijos blasfemias, obscenidades u otras palabras escandalosas, sea haciendo bajo sus ojos alguna acción mala.
    
Los padres son obligados a dar buen ejemplo a los hijos. A éstos, sobre todo cuando son jóvenes, les gusta imitar todo lo que ven hacer. Pero con una particularidad; ellos imitan antes el mal, al cual nuestra naturaleza corrompida tiende, que el bien, al cual esta misma naturaleza resiste.
  
¿Qué se puede esperar de bueno de un niño que ve a su padre pasar todo el día en el bar, regresar a casa tomado, frecuentar algún mal lugar, confesarse cuando mucho en el tiempo pascual, o raramente durante el año?
    
¿Cómo podrían los jóvenes tener una buena conducta, cuando ven con qué frecuencia sus padres blasfeman, maldicen, injurian al prójimo, lanzan imprecaciones, hablan de venganzas, de obscenidades, y repiten ciertas máximas pestilenciales, como un padre que dice al hijo: «No hace falta torturarse a sí mismo; Dios es misericordioso, Él tolera ciertos pecados»; o una madre que insinúa a las hijas: «Hay que ser sociables, y no ser hurañas»?
  
...pues de cierto modo los obligan a pecar
Santo Tomás dice que los padres obligan de alguna manera a sus hijos a pecar (in Ps. XVI). Ahí está un mal que causa la ruina de muchas almas: los hijos toman el mal ejemplo de sus padres y los transmiten después a sus propios hijos, de manera que, padres, hijos, nietos, se siguen los unos a los otros en el infierno.
    
Hay padres que se lamentan de tener malos hijos; mas Jesucristo dijo: “¿Alguna vez cosecharon uvas de espinos?” (Mt. 7, 16). ¿Cómo pueden ser buenos los hijos, si tienen malos padres? Sería preciso un milagro.
   
También el hecho de que los padres, cuando llevan mala vida, ni siquiera corrigen a sus hijos, porque no osan reprenderlos de pecados que ellos mismos cometen. Y si hacen alguna amonestación, los hijos no la toman en serio. Se cuenta que un cangrejo, al ver sus hijos andando de lado, pretendió corregirlos diciendo: «¿Por qué ustedes caminan tan feo?». Pero ellos respondieron: «Muéstranos cómo tú mismo andas». El cangrejo, que andaba aun más feo que ellos, se calló...
   
Es lo que sucede con todos los padres que dan mal ejemplo: no osan corregir a los hijos que se conducen mal; y sin embargo sepan que pecan, al no corregirlos.
   
¿Qué deben entonces hacer? Santo Tomás dice que en este caso un padre debe, por lo menos, pedir a su hijo que no siga el mal ejemplo que le da. Pero, pregunto yo, ¿de qué puede servir tal consejo, si el padre continúa dando malos ejemplos?
   
En cuanto a mí, sólo tengo que decir lo siguiente: cuando los padres dan mal ejemplo, no hay ningún fruto a esperar, ni de las advertencias, ni de las oraciones, ni de los castigos.

SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO CSSRIstruzione al popolo, Parte I, Cap. IV § 2. En Œuvres Complétes – Œuvres Ascétiques, Éditions Casterman, Tournai, 1877, 2ª ed., tomo XVI, págs. 474-480.

SANTA LEOCADIA, VIRGEN Y MÁRTIR

Aparición de Santa Leocadia ante San Ildefonso de Toledo
  
La España ha sido en todos tiempos un campo fértil en grandes Santos. y la sangre de los muchos gloriosos Mártires con que fue regada desde los primeros siglos de la Iglesia, ha aumentado considerablemente su número. Entre tantos héroes cristianos que regaron el jardín de la Iglesia con su sangre, se vió un prodigioso número de tiernas vírgenes que, elevándose sobre la delicadeza de su edad y sexo, insultaron la fiereza de los más crueles tiranos, siendo unos milagros de la gracias. Una de éstas fué santa Leocadia, natural de la ciudad de Toledo y de las más nobles y antiguas familias del país. Nació a fines del siglo tercero, y sus padres la educaron según los principios de la religión cristiana. Prevenida con las dulces impresiones de la gracia, su virtud se había anticipado a la edad de la razón, y desde sus más tiernos años manifestó un juicio superior. Su principal diversión era la oración; no conoció más galas que las de la virtud, y su mayor atractivo era el retiro.
  
Vivía en su casa Leocadia como verdadera religiosa, y hallándose en la más alta reputación de prudencia y de virtud, fué cuando Daciano vino a Toledo con título de gobernador de España terraconense, por los emperadores Diocleciano y Maximiano. Nunca hubo tirano más cruel, más bárbaro, ni más enemigo de la fe católica entonces.
  
Luego que entró a Toledo hizo publicar los edictos de los emperadores y prohibió con pena de la vida adorar a otro Dios que a los suyos. Mandó hacer una exacta pesquisa de todos los cristianos y que se le diese una lista de ellos. Como Leocadia era conocida hasta de los paganos, fue puesta la primera en cabeza de esta lista.
 
Desde luego advirtió Daciano que si podía pervertirla, sería ésta su mayor conquista, y mandó que compareciese en su tribunal. Apenas oyó Leocadia el nombre del gobernador, se preparó para el martirio; renovó el voto de su virginidad, y con fervor ofreció a Dios su vida. Animada del valor que sólo Dios puede inspirar, se presentó a Daciano, el cual quedó prendado de su hermosura y modestia: se levantó para hacerle este honor, y le dijo en tono dulce y afable:
“Estoy informado de la nobleza de tu nacimiento del mérito de tus abuelos y de las bellas cualidades de tu persona. Yo veo que, aunque el retrato que me han hecho de ti sea brillante, es inferior aún a tu propio mérito. Daré parte a los emperadores del tesoro que está oculto en Toledo. No dudes que irás en breve a la corte y que hallarás un partido digno de tu nacimiento: No he querido dar crédito a una calumnia que me han dicho, porque tienes bastante entendimiento y prudencia para seguir una secta tan despreciada de todos y que está prohibida en todo el imperio romano”.
  
Oyó la santa este discurso con los ojos bajos, sin la menor alteración, y le respondió con tono firme sin faltar jamás a su modestia:
“Muy reconocida estoy, señor, al concepto que habéis formado de mí y a la honra que hacéis a mi familia; pero permitidme, señor, que os diga que me causa gran dolor la prevención que tenéis contra los cristianos y el desprecio que hacéis de la religión cristiana. Sólo puede no estimarla el que no la conoce; pero basta ser racional para persuadirse que esta religión es sólo la verdadera; los dioses que llaman del imperio son unos dioses fabulosos: sola la religión cristiana nos hace conocer al verdadero Dios, y nos enseña que la verdadera nobleza no se halla sino en el que le sirve; jamás reconoceré a otro Dios que a éste, y pondré toda mi gloria en ser cristiana”.
  
Pareció que toda la asamblea aplaudió éstas razones, y al mismo Daciano le dió golpe una intrepidez tan bien fundada; pero haciéndose cargo que era cosa vergonzosa ceder a las razones de una doncella cristiana, toda su admiración se trocó en furor, y mirando a la santa con ojos terribles, le dijo: “anda, vil esclava, indigna de la familia de que has nacido”. Luego, volviéndose a los verdugos, les dijo: “Supuesto que esa mujerzuela profesa la lay de un galileo que murió en una cruz, tratadla como a una esclava y moledla a palos”. La orden se ejecutó con crueldad. No quería el tirano que muriera en este suplicio, y mandó luego encerrarla en un obscuro calabozo, a fin de reservarla para mayores tormentos.
  
Viendo la santa que lloraban los cristianos por verla en un estado tan lastimoso, les dijo: “Bien podéis tenerme envidia y dar gracias a Dios por el favor que me hace de que padezca por mi divino Esposo Jesucristo”. Alababa a Dios la santa en el calabozo noche y día, y prefería su prisión a los palacios más magníficos del mundo. Supo los horribles tormentos que había padecido en Mérida santa Eulalia, noticia que la enterneció mucho, y la horrible persecución que se encendía contra los siervos de Jesucristo. Suplicó entonces al Señor que la sacase de una tierra tan feliz, en la que su divino nombre iba a estar en execración, y besando una cruz que había grabado con una piedra en su dedo, expiró luego. Esta preciosa muerte sucedió el día 9 de diciembre del año 303. Los paganos arrojaron el cuerpo al campo; pero los cristianos lo enterraron en un sitio muy cercano, donde se edificó una magnífica iglesia en su nombre. En ella sucedió aquél milagro referido por los doctores antiguos.
  
Estando en oración San Ildefonso, arzobispo de Toledo, en el sepulcro de esta santa, en presencia del rey Recesvinto y de toda su corte, se levantó la lápida del sepulcro, de donde salió santa Leocadia cubierta con un gran velo, y le dijo al santo arzobispo: “Eres dichoso Ildefonso, en tener una devoción tan tierna a María Santísima; y por haber defendido con tanto valor su gloria y prerrogativas insignes contra sus enemigos, te aseguro que todo lo debes esperar de su poder y bondad”. Durante esta milagrosa aparición, tomó San Ildefonso un pedazo de velo de la santa, el que cortó con el cuchillo que el rey llevaba; esta preciosa reliquia permanece actualmente en el sagrario de la santa iglesia de Toledo. Hay en ésta ciudad tres iglesias con el nombre de la santa: una en el sitio donde nació, otra donde estuvo presa, y la tercera donde fue enterrada. En una de las iglesias de Santa Leocadia se han celebrado la mayor parte de los concilios de Toledo, lo que prueba la gran veneración que siempre se ha tenido a ésta gran santa.
  
Dr. JUAN JULIÁN CAPARROS. Año Cristiano - Diciembre. Imprenta de Benito Cano, Madrid, 1791.
 
ORACIÓN
Te suplicamos, Señor, nos ayuden las oraciones y méritos de tu virgen y mártir Santa Leocadia, para que, quien por la confesión de tu Nombre afrontó prisiones y muerte, por su patrocinio nos defienda de la cárcel eterna. Por J. C. N. S. Amén.

sábado, 7 de diciembre de 2019

BERGOGLIO RECULÓ SOBRE FULTON SHEEN: QUIZÁ NO SEA NUNCA UN BEATO CONCILIAR

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO, ampliado en algunas partes.
  
El cadáver de Fulton Sheen fue desenterrado inceremoniosamente de la catedral de San Patricio (NYC) para trasladarlo a Peoria, Illinois, el 27 de Junio de 2019.
Sólo los embalsamadores estaban presentes: ninguna señal de un presbítero conciliar, ningún crucifijo, ningún clérigo cantando el Oficio de Difuntos.
El ardid para beatificarlo
“súbito” ha fracasado: ahora Francisco Bergoglio ha omitido su nombre.
La especulación es que Sheen puede no haber pasado el veto de pedófilos en la precipitación de la iglesia conciliar para beatificar a la reconocida personalidad de la televisión.
  
En una movida sorprendente, el día 2 de Diciembre de 2019, Francisco Bergoglio borró el nombre de la reconocida personalidad de la televisión y orador obispo Fulton Sheen de la lista de los que van a ser beatificados del Novus Ordo. Se informó que varios obispos en los Estados Unidos han pedido a Bergoglio detener la beatificación, que había sido previamente planeada para suceder el 21 de Diciembre de 2019.
  
La especulación es que Sheen puede no pasar el veto de pedófilos, y que los obispos querían estar seguros de que la iglesia conciliar no fuera avergonzada por otra canonización cuestionable. Ya se han hecho llamadas para des-canonizar al seudopapa JPII-Wojtyla Katzorowski por información reciente de que él había coludido con los pedófilos, en violación del principio paulino expresado en Romanos 1, 32. Francisco Bergoglio fue el único que canonizó a Wojtyla, como también al notorio arzobispo marxista Óscar Romero, un proponente de la condenada “Teología de la Liberación”. Sheen, quien fue arzobispo de Rochester, NY, entre 1966-1969, pudo haber estado involucrado en casos de pedofilia que se espera sean acusados en un informe venidero de la Fiscal General del Estado de Nueva York, Letitia Ann James.

Significativamente, los boletines de prensa del Vaticano y del obispo Daniel Robert Jenky CSC, de Peoria, Illinois, donde el cadáver de Sheen ahora reside desde que fue desenterrado ignominiosamente de la neoyorquina catedral de San Patricio tras una escandalosa y ácida batalla sobre quién debería tomar posesión del cadáver, difiere en cuántos obispos estadounidenses pidieron detener la beatificación Novus-Ordo. El boletín de prensa vaticano habla de “varios” obispos pidiendo su detención. El boletín de Peoria habla de “unos pocos”. Una fuente de la Secretaría de Estado del Vaticano le reveló a CNA que Salvatore Ronald Matano Santaniello, obispo de Rochester (una de las diócesis que han quebrado por las múltiples demandas por casos de abuso sexual) expresó al Nuncio Christophe Pierre su preocupación porque Sheen sea incluido en el informe, o acusado de mal manejo de casos como el de Gerard J. Guli, presbítero laicizado en 1967 por su mala conducta.

Hubo también una sospechosa negación a garganta completa por el obispo de Peoria de que Sheen haya estado involucrado en “abuso de un menor”. Jenky fue a pontificar el mantra acostumbrado: que el sujeto era un “modelo ejemplar de conducta cristiana”, un “modelo de santidad y virtud”. En el pasado, tales negaciones a garganta llena de cualquier conducta equivocada regularmente se han vuelto en su contra por subsiguientes revelaciones de que el sujeto ha estado involucrado. Es revelador que el Vaticano no haya anunciado una re-agenda de la beatificación del Novus Ordo. Sospechosamente, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos se negó a comentar sobre el asunto. [Parte de la información para este Comentario proviene del National Catholic Register].
  
Verdaderos Católicos, todo esto apesta hasta el alto Cielo. ¿Por qué el cuerpo de Sheen fue extraído bajo el manto del amanecer, sin ceremonia y removido a Peoria? ¿Por qué el propio testamento de Sheen, que ordenaba que fuera enterrado en el Cementerio Calvario de Nueva York, fue completamente ignorado mientras los prelados corruptos disputaban sobre el cadáver? ¿Por qué la única pariente viva de Sheen, Joan Sheen Cunningham, una mujer anciana, intimidada por la iglesia conciliar en la extracción del cadáver? ¿Por qué todo el secreto sobre la razón para suprimr el nombre de Sheen de la beatificación novusordiana? ¿Quiénes son los obispos que pidieron que se detuviera, y por qué? La saga del cadáver desecrado de Sheen es un ejemplo particularmente flagrante de la corrupción y sacrileio que es la iglesia conciliar del Vaticano II, sus seudopapas y sus seudoprelados. Ninguna de estas acciones tienen nada que ver con el Catolicismo.

SCHÖNBORN ABUSA DE LA VIRGEN, Y SUFRE EMBOLIA PULMONAR

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   
  
El cardenal Schönborn abrió su blasfemo show homosexual el 30 de noviembre en la catedral de Viena con una referencia blasfema a un “milagro”.

Confesó que eso “me tocó mucho”, “espero que también los toque a ustedes”.

El “milagro” resultó ser un cuento de hadas homosexual, presentado por la oligarca periodista austríaca Chris Lohner (nacida Chistine Kepdra-Staw).

Según Schönborn/Lohner, dos hombres fueron atados desnudos a un árbol y abandonados hasta morir en 1256 en Montevergine (Italia), por haber practicado la fornicación homosexual.

Pero “la Virgen” envió rayos de sol para calentarlos y los liberó milagrosamente. El pueblo fue “impactado” por esto y aceptó a los homosexuales.

Este cuento de hadas no es Cristiano, sino que se refiere a prácticas que se originaron en el culto a la diosa Cibeles y a sacerdotes paganos que se castran como sacrificio por Cibeles.

El abad de Montevergine se ha opuesto reiteradamente a la explotación de este santuario para propaganda homosexual.

Tres días después del show homosexual, Schönborn fue hospitalizado el 3 de diciembre por emergencia, y tuvo que cancelar todos los compromisos hasta Navidad. Se dijo que sufrió una embolia pulmonar. En marzo fue tratado por cáncer de próstata.
  

“SANTOS” NOVUSORDIANOS EN LA “MISA INDULTADA”

Por Petrus Romanus, corresponsal de TRADITIO en Roma. Imagen propia.
   
NOTICIAS DE ROMA: EL MISAL DE 1962 ESTARÁ EN CONFORMIDAD AL NOVUS ORDO EN ENERO DE 2020
 
La novísima ¿“Misa latina de 1962”?, también conocida erróneamente como la “Misa extraordinaria”.
En Enero de 2020, partes del inválido servicio Novus Ordo de 1969 van a ser importadas en la Nueva Misa Latina. Quizá para incluir misas para el comunista Óscar Romero o el seudopapa JPII-Wojtyla.
El marxista/modernista/pagano Francisco Bergoglio odia la Misa Latina Tradicional y hará cualquier cosa para minarla, incluso su progenie bastarda, la “Misa de 1962”.
  
Ahora sabemos por qué ha sido pospuesto el retiro del neo-cardenal Robert Sarah como Prefecto de la Congregación para el Culto Novus Ordo. El titular en la Roma modernista es que en Enero de 2020 la bomba de tiempo de Benedicto Ratzinger, el Motu Proprio Summórum pontíficum, explotará. Lejos de ser un documento tradicionalista que provee el permiso para que la Nueva Misa Latina sea simulada por presbíteros no ordenados del Novus Ordo, Ratzinger específicamente incluyó muchas bombas de tiempo en su Carta que acompañaba el Motu Proprio del 7 de Julio de 2007. Una de esas bombas de tiempo era la siguiente: «las dos Formas del uso del Rito romano pueden enriquecerse mutuamente: en el Misal antiguo se podrán y deberán inserir nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios».
  
En otras palabras, la Nueva Misa Latina de 1962 (a veces llamada erróneamente “Extraordinaria”) no solamente puede ser -sino que debe ser- significativamente corrompida con adiciones del falso (inválido) servicio Novus Ordo. En Enero de 2020, siete non sanctos Novus Ordo serán agregados a la Nueva Misa Latina de 1962. No sabemos los nombres de los siete non sanctos todavía -tal vez el comunista Óscar Romero o el pedófilo seudopapa JPII-Wojtyla-. La práctica típica es agregar nuevos “Santos” al calendario y luego incorporarlos en la siguiente edición del Misal. Esta práctica implica que una novísima Misa de 1962 vendrá pronto. ¿Qué otra se impondrá?
  
De hecho, no hay rito “Extraordinario” en la Iglesia Católica Romana. El único Rito Romano es el que llamamos ahora la “Misa Latina Tradicional”, que en todo lo esencial ha pasado desde San Pedro, el primer Papa, a la Iglesia. Los mismos Apóstoles, según San Ambrosio, trabajaron en su elaboración, y logró su completa perfección con los Papas San Dámaso (siglo IV) y San Gregorio Magno (siglo V).
  
Los conciliares que van a la seminovusordiana Misa deuterovaticana de 1962 están engañándose ellos mismos. No sólo no es la Misa Latina Tradicional, sino que está siendo simulada por presbíteros Novus Ordo que nunca fueron ordenados como sacerdotes católicos, sino meramente “instalados” como “presbíteros” (ministros) para “presidir la asamblea del pueblo” bajo el protestantizado Nuevo Ordinal de 1968. Lo que sabemos es que el marxista/modernista/pagano Francisco Bergoglio odia la Misa Latina Tradicional y hará cualquier cosa para minarla, incluso su progenie bastarda, la Misa de 1962.

LA FIESTA DE LA INMACULADA ES INTRANSFERIBLE

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   
El Calendario Católico Tradicional especifica que el 8 de Diciembre, la fiesta de la Inmaculada Concepción remplaza al II Domingo de Adviento.
El Novus Ordo toma el paso pervertido de mover la fiesta de precepto al lunes siguiente, y trata de hacer de ese lunes una fiesta de precepto.
Esta perversión litúrgica, junto con otras miles, demuestra cuán anticatólico es el servicio Novus Ordo, y cómo denigra a la Santísima Virgen María, los Santos Ángeles y los Santos en su calendario.
  
Queridos Padres de TRADITIO: Pensaba que estaba asistiendo a una iglesia católica tradicional, pero ahora encuentro que está moviendo la fiesta de la Inmaculada Concepción, que cae en un domingo en 2019, al lunes siguiente. Además, el sacerdote (¿?) anunció que ese lunes se había convertirdo en una fiesta de precepto porque los Domingos en Adviento no pueden ser remplazados por una festividad. Sé de un sitio que usa la semi-novusordiana Misa de 1962, y ese sitio no transfiere el día de precepto.
     
Estoy perplejo por todo esto porque en el pasado había asistido a la Misa de la fiesta de la Inmaculada Concepción en domingo y nunca había tenido que asistir a Misa en otro día que el 8 de Diciembre para cumplir el precepto por la Inmaculada Concepción. (James)
  
RESPUESTA DE LOS PADRES DE TRADITIO.
Parece que no estás realmente asistiendo a una Misa Latina Tradicional, sino a un sitio que está, al menos en parte, siguiendo el herético Nuevo Orden. el Ordo Católico tradicional (pre-1950) especifica que la Fiesta de la Inmaculada Concepción remplaza al II Domingo de Adviento. La anterior es una Fiesta Doble de I Clase; el último es un Domingo de II Clase. Tal Domingo cede a una Fiesta Doble de I Clase, con una conmemoración del Domingo y el Último Evangelio del Domingo (San Mateo XI, 2-10). Ítem, no hay provisión para mover una Fiesta Doble de I Clase (la mayoría de las cuales son días de precepto) al lunes siguiente.
  
Lo que has encontrado es todavía otra perversión anticatólica de la secta novusordiana. Incluso la autodenominada “Misa de 1962”, como tú indicas, celebra la fiesta del 8 de Diciembre el domingo. El 7 de Diciembre es la Vigilia de la Inmaculada Concepción, y por tanto es un día de ayuno y abstinencia de carne, como lo son la mayoría de las vigilias de los días de precepto. Esta perversión litúrgica, junto con otras miles, solo demuestra cuánthe anticatólico es el Novus Ordo, No solamente la Misa Latina Tradicional fue mayormente corrompida para inventar la protestante-masónico-pagana “Nueva Misa”, sino que también el Divino Oficio fue completamente recortado, el leccionario fue cambiado a una forma protestante, y el Calendario Católico tradicional fue sustancialmente cambiado, como has descubierto. En el calendario novusordiano, las fiestas de la Santísima Virgen María, los Santos Ángeles, y los Santos son denigrados a un estatus inferior.
  
Para más información, clic en la sección Calendario Litúrgico Tradicional de TRADITIO Network.

jueves, 5 de diciembre de 2019

DE LA INTERPRETACIÓN DE LA LEY Y EPIQUEYA

La Justicia entre los arcángeles Miguel y Gabriel (Jacobello del Fiore)
  
P. ¿Qué es interpretación? R. Que es: Declarátio verbórum legis. Es en tres maneras, es a saber; auténtica, usual, y doctrinal. La auténtica es la que hace el Legislador en cuanto tal; y por lo mismo, teniendo fuerza de ley, requiere sea promulgada. La usual es la que resulta del común uso y costumbre, y por eso se dice: Consuetúdo est óptima legum intérpres. La doctrinal es la que dan a la ley los hombres doctos. Aunque ésta no tenga fuerza de ley, no puede desecharse sin imprudencia, siendo común entre ellos.
  
P. ¿Puede alguno interpretar auténticamente la ley natural y divina? R. Que no; porque siendo Dios su Autor, todos los hombres deben sujetarse a ella como inferiores. Por la misma razón no puede algún inferior interpretar del modo dicho la ley del Superior, a no concederle éste facultad para ello, como se puede presumir se la concede en las cosas más mínimas y fáciles, por la dificultad que hay en recurrir al Príncipe a cada paso. Cuando el Legislador prohibe la interpretación de la ley, como San Pío V prohibió la del Concilio de Trento en su Bula confirmatoria de él, ni aun doctrinalmente se puede interpretar, álias quedaría la prohibición sin efecto; pues la auténtica ninguno la puede hacer, sino el Legislador aun cuando éste no la prohiba.
  
P. ¿Qué reglas han de observarse en la interpretación doctrinal de las leyes? R. Que principalmente las cinco siguientes, que brevemente propondremos. Primera, que se atienda a la mente del Legislador, y si constare de ésta, ha de interpretarse según ella la ley, aunque parezca tener otro sentido las palabras materiales. S. Tom. 2. 2. q. 120. Art. 1. Segunda, si las expresiones fueren ambiguas, se mirará a la naturaleza de la cosa sobre que recaen, según la regla del Derecho leg. 66. ff. de reg. jur. Quóties idem sermo duas senténtias exprimit, ea potíssime accípietur, quæ rei geréndæ áptior est.
  
Tercera, que en caso de dudarse de la mente del Legislador se hayan de tomar las palabras de la ley en su propia y genuina significación, sea la ley odiosa, o sea favorable; pues ni aquella se debe restringir, ni ésta ampliar, violentando el sentido propio de sus palabras. Cuarta, que la ley positiva no siempre ha de extenderse a los casos semejantes, aun cuando en ellos milite la misma razón; porque dependiendo la obligación de la ley, de la voluntad del Superior, pudo éste comprehender unos y no otros. Se extenderá sí a los correlativos, por la identidad de razón que hay entre ellos. Por eso, lo que se dispone del marido en orden al débito conyugal, se dispone también de su consorte, y así en otros correlativos.
  
Quinta, que siendo la ley penal, ha de interpretarse stricte, sin hacer extensión a casos en ella no expresados, aun cuando parezcan más graves. Por esta causa, la censura impuesta contra los que hurtan, no se extiende a los que lo aconsejan, a no expresarse. Al contrario la ley favorable, ha de interpretarse late, y así se pueden entender sus palabras, aun en sentido civil, lo que no sucede en la penal, en la que han de tomarse tan solamente en el propio y natural.
  
P. ¿Qué es epiqueya? R. Que es: Emendátio legis, o excéptio casus particuláris. O se puede más propiamente decir, que es justítia misericórdiæ dulcédine temperáta. No es propiamente justicia, sino una virtud que la dirige, y una quasi supérior régula humanórum áctuum, como dice S. Tom. loc. cit. art. 2. ad 2.
    
P. ¿Tiene la epiqueya lugar cuando la conciencia es dudosa? R. Que no; porque como advierte S. Tom. 1. 2. q. 95. art. 6. ad. 2, cuando interviene ésta, debe obrarse vel secúndum verba legis, vel Superiórem consúlere. La razón de nuestra resolución es, porque en caso de duda no recae ésta, por lo que mira a la pregunta propuesta, sobre la ley, sino sobre la causa excusante de su observancia, y así posee la ley.
  
P. ¿En qué manera, y respecto de qué leyes tiene lugar la epiqueya? R. Que no sólo tiene lugar en orden a las leyes humanas, sino aun respecto de algunas naturales y divinas. De facto es de derecho natural no matar; guardar el secreto natural; y no obstante, no siempre obliga el no matar; pues puede uno quitar al prójimo la vida en su propia defensa, cum moderámine inculpátæ tutélæ; y también puede revelar el secreto, habiendo causas legítimas para ello, aquel que estaba alias obligado a él. La razón es; porque la epiqueya tiene lugar en un caso singular, que sale de la regla común, y éste no sólo puede verificarse respecto de las leyes humanas, sino también en las naturales y divinas algunas veces. Para que tenga lugar la epiqueya, no basta que la ley falte sólo negatíve en algún caso particular, sino que ha de faltar contrárie, haciéndose su observancia, o nociva o demasiadamente gravosa. Véase a S. Tom. 2. 2. q. 120. art. 1.
  
FRAY MARCOS DE SANTA TERESA OCD. Compendio Moral Salmaticense, tomo I, tratado tercero, cap. V, punto 3º. Pamplona, Imprenta de José Rada, 1805, págs. 100-102

DE LA DIVISIÓN Y PENAS DE LA HEREJÍA

La Religión destruyendo a la herejía (Pierre Legros el Joven. Roma, iglesia del Gesù)

P. ¿De cuántas maneras es la herejía? R. Que en primer lugar se divide en material y formal. La material es, cuando alguno cree o pronuncia alguna cosa contra la fe, ignorando que lo sea. Esta propiamente no es pecado de herejía, aunque alguna vez podrá haber en ella culpa; como si un católico ignorase venciblemente alguna verdad de fe, y por esta ignorancia errase acerca de ella. La formal se verifica, cuando alguno cree o habla alguna cosa contraria a la fe, sabiendo serlo.
Lo segundo se divide la herejía en pure interna, pure externa, y mixta de interna y externa. Si el error queda sólo en la mente, sin que en manera alguna se manifieste en lo exterior, será pure interna. Si se manifiesta en lo exterior error que no hay en la mente, será pure externa. Y finalmente será mixta de interna y externa, cuando el error interno se manifiesta suficientemente en lo exterior del modo que después diremos.
Lo tercero puede ser la herejía manifiesta per se y oculta per áccidens, y manifiesta ómnibus modis. Esta última se verificará, cuando el error mental se manifiesta a la presencia de alguno o algunos, y aquélla cuando aunque se manifieste exteriormente, no hay testigo alguno de esta manifestación; como si Pedro estando a solas cerrado en su aposento dijese en voz sumisa, y sin que nadie le oyera: Cristo no es verdadero Dios, y así lo creyese en su mente.
  
P. ¿Qué penas hay impuestas contra los herejes? R. Que hay contra ellos impuestas gravísimas penas temporales y espirituales. Las temporales son confiscación de bienes, infamia, inhabilidad para obtener honores, dignidades, u oficios, cárcel perpetua, y pena capital. Las espirituales son irregularidad, privación de potestad espiritual, no de orden sino de jurisdicción, inhabilidad para obtenerla en adelante; y siendo la herejía pública, privación de sepultura eclesiástica. La más notoria es la excomunión mayor lata promulgada contra el hereje, y así sólo trataremos aquí de ella.
   
P. ¿Incurre en esta excomunión el hereje pure interno? R. Que no; porque la Iglesia non júdicat de ocúltis. Tampoco la incurre el pure externo, por no ser verdadero hereje; ni asimismo el que aunque manifieste su error mental, no peca absolutamente, o no comete grave culpa en su manifestación, como si lo manifiesta en la confesión, o fuera de ella para tomar consejo. Sólo aquel, pues, que juntamente es hereje interno y externo incurre en dicha excomunión; porque él solo lo es perfectamente.
   
P. ¿Incurre en esta excomunión el hereje que es manifiesto per se, y oculto per áccidens? R. Que la incurre; porque su herejía ya queda sujeta al juicio de la Iglesia por su manifestación; aunque per áccidens, y por falta de testigos no pueda probarse, ni castigarse. Con esto fácilmente puede responderse a los argumentos que suelen ponerse en contra, sin necesidad de detenernos en ellos.
  
P. ¿Qué palabras o señales serán suficientes para que sea el hereje o herejía mixta de interna y externa? R. Que para serlo se requieren dos cosas, es a saber; que la señal sea completa y adecuada, capaz de sí a manifestar el error interior, o que lo manifieste atentas las circunstancias del lugar, tiempo o persona; y que las señas o palabras sean de su naturaleza culpa grave en materia de herejía. Teniendo presentes estas dos reglas, será fácil la resolución de muchos casos que proponen los autores sin que sea preciso detenernos en su individuación.
  
P. ¿Excusa la ignorancia de la herejía, y de la excomunión? R. 1. Que la ignorancia crasa y supina excusa de esta culpa, y de la excomunión que se incurre por ella, porque el que así ignora no se opone con pertinacia a la autoridad de la Iglesia, ni a las verdades reveladas. R. 2. Que no excusa de la censura la ignorancia afectada, si proviene de una voluntad prava de errar más libremente en la fe, y oponerse más desembarazadamente a la autoridad de la Iglesia; porque el que así quiere ignorar, repugna sujetarse a ésta, y desprecia su autoridad; y por consiguiente es hereje. Mas si la dicha ignorancia sólo procediese de tedio o negligencia en saber la verdad, excusará de la herejía, y excomunión, por cuanto el que la tiene no se declara pertinaz contra la autoridad de la Iglesia, sino que antes bien se supone dispuesto para deponer su error, y abrazar su doctrina, en entendiendo ser ésta de fe.
  
P. ¿Quiénes se entienden por credentes, fautores, receptatores y defensores de los herejes? R. Que credentes se llaman los que asienten a sus errores en común o en particular, con tal que manifiesten exteriormente su asenso. Son verdaderos herejes y así quedan, como estos, sujetos a la excomunión. Fautores se dicen los que con la comisión u omisión dan favor a los herejes; como el que no denuncia al que lo es, y el que preguntado sobre ello, calla la verdad, y el que alaba al hereje de hombre bueno y arreglado. Mas para ser propiamente fautores, han de favorecer al hereje en cuanto tal, y no por otro distinto respeto. Receptatores se llaman los que los hospedan en sus casas, o dan acogida en la ajena, aun cuando no lo hagan sino una vez. Finalmente por defensores se entienden aquellos que defienden a sus personas o errores. Todos los dichos incurren en la excomunión y demás penas impuestas, cuando con efecto creen, favorecen, reciben, o defienden a los herejes en cuanto tales, pero no si lo hacen por otros títulos, como de parentesco, amistad, urbanidad u otros, que no tengan conexión con la Religión.
  
P. ¿Quién puede absolver de la herejía? R. Que de la formal externa solamente el Papa, a excepción del artículo o peligro de la muerte, en cuyo caso puede hacerlo cualquier Sacerdote, aunque esté excomulgado o degradado, no habiendo otro que lo haga, como más de propósito diremos tratando del Sacramento de la Penitencia. Si el hereje comparece ante el Obispo, o ante los Inquisidores donde los haya, podrán absolverlo en ambos fueros, como dice Benedicto XIV. De Synod. Diœces. cap. 4. a n. 5.
  
P. ¿Qué debe hacer el hereje para conseguir ser absuelto en cuanto al fuero interno? R. Que debe recurrir a la Sagrada Penitenciaría, ocultando su nombre, para obtener facultad de poder ser absuelto por cualquier Confesor aprobado del Ordinario: o debe comparecer ante el Obispo, o ante los Inquisidores donde los hubiere, para que abjurando su herejía, pueda después ser absuelto de cualquier Confesor. De otra manera no podrá serlo ni por el Obispo, ni por los Inquisidores, como en el lugar citado advierte el mismo Benedicto XIV. Ni la Bula de la Cruzada, ni otro algún Jubileo, aunque sea plenísimo, conceden facultad para absolver del crimen de la herejía a no expresarlo claramente, como lo declaró Gregorio XIII en su Motu proprio: Offícii nostri partes. Lo mismo declaró también Alejandro VII, omitiendo otros Sumos Pontífices que han hecho lo mismo.
  
FRAY MARCOS DE SANTA TERESA OCD. Compendio Moral Salmaticense, tomo I, tratado séptimo, cap. II, punto 4º. Pamplona, Imprenta de José Rada, 1805, págs. 188-191

miércoles, 4 de diciembre de 2019

RETABLO HOMOSEXUAL EN CATEDRAL SUECA

Traducción de la noticia publicada en GLORIA NEWS. Comentario propio.

   
La catedral luterana de San Pablo en Malmö, Suecia, instaló el domingo el primer retablo homosexual del país.

“Paradiset” es una guasa del “Adán y Eva” de Lucas Cranach (1528), pero presenta en vez de Adán y Eva a homosexuales blancos y negros en poses lascivas.

La pieza, pintada por la profesa lesbiana Elisabeth Ohlson Wallin, de 59 años, fue considerada “demasiado política” para la catedral de Santa María en Skara, Suecia, en 2012.

En 2014, la pastora Helene Myrstener lo quiso para San Pablo de Malmö, pero la administración de la iglesia lo rechazó. Sin embargo, cinco años después fue puesto en el coro de San Pablo.
 
Sofia Tunebro, otra pastora de San Pablo, recibió la pieza “con orgullo y alegría”.

   
COMENTARIO: No hay que olvidar que en el año 2007 (en tiempos del “Emérito”), el arzobispo conciliar Vincenzo Paglia (presidente de la Pontificia Academia para la Vida y gran canciller del Pontificio Instituto “Juan Pablo II” para el Estudio del Matrimonio y la Familia, presidente de la Conferencia Bíblica Católica Italiana, obispo emérito de Terni-Narni-Amelia y arzobispo ad persónam –nombrado por el “Emérito”, como cosa rara, cuando le nombró presidente del Pontificio Consejo para la Familia–, fundador -con el historiador Andrea Riccardi- de la Asociación Internacional de Fieles “Comunidad Sant’Egidio” y postulador de las causas de canonización de Óscar Arnulfo Romero y Gáldamez y de Félix Varela y Morales)  encargó al artista homosexual argentino Ricardo Cinalli el mural “La pesca mística” en la contrafachada de la catedral Santa María Asunta de Terni (y por ende, a la vista del presbítero que celebre el inválido y sacrílego servicio novusordiano), donde él y su representante para los bienes culturales, el presbítero Fabio Leonardis aparecen representados junto a homosexuales, transexuales, prostitutas y traficantes de droga desnudos y semidesnudos en actitudes claramente eróticas (Cinalli quería representarlos teniendo relaciones sexuales, pero Paglia no aceptó), siendo llevados en sendas redes por un “Salvador” cuya cara se basó en la de un conocido peluquero homosexual de la ciudad llamado Emiliano, hacia una Jerusalén rodeada de hombres y mujeres en actitudes nada seráficas y donde hay más minaretes de mezquitas que torres de iglesias.
   

Recordar que hace mil años, la sodomía era un mal tan extendido en el clero que San Pedro Damián exigía que a los culpables de ese crimen no se les confiriera las Órdenes Sagradas ni se les admitiera en estado monástico (y si lo habían recibido, se les expulsara) y en su Libro Gomorriano dice sin medias tintas:
«Este vicio no puede compararse en absoluto con ningún otro, pues a todos los supera enormemente. Este vicio es la muerte del cuerpo, perdición del alma; infecta la carne, apaga las luces de la mente, expulsa al Espíritu Santo del templo del corazón, hace que entre el diablo fomentador de la lujuria; induce al error, hurta la verdad de la mente, engañándola; prepara trampas al que camina, cierra la boca del pozo a quien en él cae; abre el infierno, cierra las puertas del Paraíso, transforma al ciudadano de la Jerusalén celeste en habitante de la Babilonia infernal: secciona un miembro de la Iglesia y lo arroja a las codiciosas llamas de encendida Gehenna.

Este vicio busca abatir los muros de la patria celeste y busca reedificar lo que fueron incendiados en Sodoma. Es algo que atropella la sobriedad, que asesina el pudor, que degüella la castidad, que destroza la virginidad con la hoja de una repugnante infección. Todo lo ensucia, todo lo ofende, todo lo mancha y como no tiene en sí nada de puro, nada exento de indecencia, no soporta que nada sea puro. Como dice el apóstol, “todo es puro para los puros, pero para los infieles y contaminados nada es puro” (Tito 1, 15). Este vicio expulsa del coro de la familia eclesiástica y obliga a rezar con los endemoniados y con aquellos que sufren a causa del demonio; separa el alma de Dios para unirla al Diablo».

martes, 3 de diciembre de 2019

FRANCISCO BERGOGLIO COMIENZA EL ADVIENTO CON UNA MISA EN LA JUNGLA AFRICANA

Noticia tomada de GLORIA NEWS.

  
El primer domingo de Adviento Francisco presidió en la Plaza San Pedro una Misa para la comunidad congoleña. Se llevó a cabo en el rito Zaire de 1988, el cual incorpora elementos africanos para promover la “inculturación”.
  
La Misa del Congo de Francisco marcó el 25º aniversario del establecimiento de la primera capellanía congoleña en Roma.
   
En el Ofertorio, hubo una música estilo Congo y una procesión con baile que transformó la basílica de San Pedro en una especie de jungla. Francisco pareció aburrido en los momentos en que se ululaba y se balanceaba (ver vídeo debajo).
   
Usuarios de Twitter están haciendo bromas sobre el show, pidiendo integrar jirafas, elefantes y danzas folklóricas en futuras celebraciones.
   
La Santa Comunión fue con frecuencia distribuida en la mano, aunque esta práctica es generalmente restringida o incluso negada en el interior del Vaticano.
  
DEL RITO ZAIREÑO (Por Jorge Rondón Santos)
El rito zaireño (en francés Rite zaïrois, oficialmente «Misal Romano para las diócesis del Zaire») es la adaptación congolesa del rito montiniano siguiendo la declaración Ad Gentes, fue promovido por el cardenal Joseph-Albert Malula, arzobispo de Kinshasa y padre conciliar (hizo parte de la Comisión de Liturgia), desde 1972 (en otras regiones del Zaire -antiguo Congo Belga, hoy Rep. Dem. del Congo). Fue aprobado mediante el decreto Zairénsium Diœcésium, del 30 de Abril de 1988 [Tomado de CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO, Notitiæ 264 (año 1988), pág. 457 En CONFERENCIA EPISCOPAL DEL ZAIRE (actual REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO), Présentation de la liturgie de la Messe. Supplément au Missel Romain pour les Diocèses du Zaïre, Kinshasa/Gombe, Editions du Secrétariat Général, 1989, pág. 4. Traducción propia]:
CONGREGATIO PRO CULTU DIVINO
 
Prot. 1520/85
  
DECRETO ZAIRÉNSIUM DIŒCÉSIUM, CONFIRMANDO EL MISAL ROMANO PARA LAS DIÓCESIS DEL ZAIRE
  
Después de largos años, los Obispos del Zaire, en aplicación de las normas del Concilio Vaticano II (cf. Sacrosánctum Concílium, n. 30) y en vista de promover una mejor participación en la celebración de la Eucaristía, alimentando el deseo de adaptar el Ordo Missæ a las costumbres y al genio del pueblo que les es confiado.
  
Un minucioso estudio de los dones de la tradición ha conducido a discernir, considerando bien todas las cosas, los elementos susceptibles de ser integrados en la Santa Liturgia.
  
Este estudio ha permitido a los Obispos proponer a la Sede Apostólica una nueva estructura de los ritos a fin de introducirlos, con su consentimiento, en la Liturgia de la Misa, quedando intacta la unidad fundamental del rito romano.
  
A la petición instante de Su Excelencia Monseñor Laurent MONSENGWO PASINYA, Obispo titular de Aquæ novæ in Proconsulári, Presidente de la Conferencia de los Obispos del Zaire, formulada en su carta del 24 de Septiembre de 1987, la Congregación para el Culto Divino, en virtud de las facultades concedidas a ella por el Soberano Pontífice JUAN PABLO II, aprobó voluntariamente y confirmó el texto del Ordinario de la Misa en su redacción en lengua francesa con anexo a los Preliminares, el Calendario y las Misas propias, cuyo texto está junto a este Decreto.
  
La edición hará mención de la confirmación concedida por la Sede Apostólica. Además, dos ejemplares de esta edición serán remitidos a esta Congregación. No obstando nada en contrario.
  
En la sede de la Congregación para el Culto Divino, en este Año Mariano, a 30 de Abril de 1988.
  
Paul Augustin Card. MAYER
                   Prefecto

                + Virgilio NOÈ, Arzobispo tit. de Voncaria
                   Secretario
Hay que tener en cuenta que en Bélgica (y por ende, en el Congo-Léopoldville), el Movimiento Litúrgico tuvo su mayor auge después de la guerra, y su epicentro era el monasterio de Mont-César, con su llamado a la participación activa de los fieles, y que en 1961, los obispos del Congo se quejaban de que la liturgia existente y llevada por los misioneros belgas era ajena a las culturas locales:
«La liturgia introducida en África todavía no está adaptada al carácter propio de nuestros pueblos, y por tanto ha quedado como extraña a ellos. El retorno a las auténticas tradiciones de la liturgia abre ampliamente el camino a una adaptación fundamental de la liturgia al ambiente africano. Así, una adaptación es muy necesaria para la edificación de la comunidad tradicional (pagana) en el terreno religioso, puesto que el culto es el elemento más importante que une a toda la comunidad. Solo una forma viva y adaptada de culto puede generar la indispensable profundidad de la fe que no puede ser dada por la sola instrucción… Un estudio elaborado y crítico de las costumbres religiosas como también un vivo contacto con la gente revelará las necesidades culturales fundamentales, y proporcionará los elementos necesarios para la elaboración de una liturgia africana viviente que sea sensible a las aspiraciones de los pueblos». [NWAKA CHRIS EGBULEM OP. The Power of Africentric Celebrations: Inspirations from the Zairean Liturgy. (New York: A Crossroad Publishing Company, 1996, págs. 33-34, traducción propia]
Es esencialmente el rito novusordiano, con las siguientes particularidades (todo cuanto sigue es sobre la versión solemne del rito zairense):
  • Antes de la celebración, hace presencia un anunciador diciendo: «Venid a la iglesia, traiga cada uno su ofrenda», que tocando una campana o un gong, insta a los fieles a hacer silencio. Luego anuncia el inicio de la celebración, presenta al presbítero, al diácono y los demás ministros, e invitan a los fieles y al coro a cantar.
  • El presbítero y los monaguillos (portando la cruz procesional, los ciriales y el turíbulo), ingresan danzando al templo hasta llegar al altar. El presbítero, con los brazos en U, besa la mitad de cada lado, y los ministros permanecen profundamente inclinados.
  • Hecha la señal de la cruz, se reza una letanía de los Santos, que incluye la invocación de los ancestros, así: 
    «℣. Pueblo santo del Cielo. ℟. Estad con nosotros»
    «℣. Vosotros que veis a Dios. ℟. Estad con nosotros»
    «℣. Venid, glorifiquemos juntos al Señor. ℟. Con todos los que celebramos esta Misa en este momento»
    «℣. Vosotros, nuestros antepasados con sincero corazón [N. del T. los que, sin conocer el Evangelio, vivieron según su conciencia y la ley natural]. ℟. Estad con nosotros»
    «℣. Vosotros, que ayudados por Dios le servisteis fielmente. ℟. Estad con nosotros»
    «℣. Venid, glorifiquemos juntos al Señor. ℟. Con todos los que celebramos esta Misa en este momento».
  • El Gloria es cantado y danzado (el presbítero y los ministros danzan alrededor del altar, los fieles en sus puestos). Acabado este, se canta la Oración colecta (todos con las manos levantadas).
  • Cada lector pide la bendición del celebrante antes de proclamar las perícopas correspondientes diciendo: «Padre, por favor bendíceme:/ que el Señor pueda ayudarme con su gracia,/ para que pueda proclamar bien la palabra de Dios».
    A lo que el sacerdote responde: «Que el Señor venga en tu auxilio/, para que tus ojos brillen/, para que la palabra proclamada por tu boca/ pueda consolar los corazones del pueblo».
    Y el lector dice «Amén». (El anunciador hace la introducción de la lectura).
  • Cuando el evangeliario es llevado al ambón, el que lo lleva baila. El presbítero entroniza el libro y dice:
    Presidente. Hermanos y hermanas, el Verbo se hizo carne.
    Asamblea. Y viene a habitar en medio de nosotros.
    P. Escuchémosle.
    Todos permanecen en silencio por unos instantes.P. La Buena Noticia, como San N. la ha escrito
    A. Gloria a ti, Jesucristo, gloria a ti. O: Se anuncia, se anuncia, estamos escuchando.
      
    Los fieles oyen el Evangelio sentados (en África Subsahariana, los mensajes importantes se oyen sentados, en señal de atención y respeto). Concluida la lectura:
    P. El que tenga oídos para oír,
    A. Oiga.
    P. El que tenga corazón para asentir,
    A. Asienta.
  • La homilía la hace o el presbítero o un laico, a la cual sigue el Credo (danzado también).
  • El acto penitencial (que se hace con la cabeza inclinada y las manos cruzadas sobre el pecho en forma de X, y cuya fórmula propia es la siguiente:
    «Hermanos y hermanas, la palabra de Dios nos ha iluminado. Sabemos que no siempre la hemos seguido. Pidamos al Señor que nos dé la fuerza que necesitamos para llevar una vida mejor.
      
    Señor Dios nuestro, como el insecto que se pega a nuestra piel y succiona nuestra sangre, el mal ha venido sobre nosotros. Nuestro poder de vida está debilitado. ¿Quién nos puede salvar? Nadie sino tu, oh Padre, Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
      
    Ante ti, oh Padre, ante la Virgen María, ante todos los Santos confesamos que hemos cometido errores: danos la fuerza que necesitamos para llevar una vida mejor. Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
      
    Ante nuestros hermanos, ante nuestras hermanas, confesamos que hemos hecho mal: dadnos la fuerza para llevar una vida mejor, preservadnos de recaer en la sombra. Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
       
    Beatísimo Padre, restablece en nosotros lo que gastamos en el mal, perdona nuestras culpas a causa del sacrificio de tu Hijo Jesucristo, tu Espíritu pueda tomar posesión de nuestros corazones y puedan ser anegados nuestros pecados en las aguas profundas y silenciosas de tu misericordia»)
    es trasladado al finalizar el Evangelio o el Credo (según el caso). Durante el mismo, el presbítero celebrante asperja a los fieles con agua bendita, al son de los tambores tam tam. Le sigue el gesto de la paz, en el que la gente generalmente sacuden sus dos manos como signo de total apertura o aceptación. A veces esta sacudida de manos es precedida por el lavado de las manos en un recipiente común.
  • La oración de fieles (que por lo general es hecha según la localidad) la hace el anunciador, y durante la misma se quema incienso.
  • Los fieles hacen procesión de ofrendas, las cuales son entregadas al celebrante, quien las presenta cantando o hablando. Primero se entregan las que no sean pan o vino, luego el pan y el vino, con estas palabras: «Oh sacerdote de Dios,/ he aquí nuestras ofrendas,/ recíbelas:/ Ellas manifiestan nuestro espíritu / de solidaridad y compartir,/ y muestran que nos amamos unos a otros,/ como el Señor nos ama».
  • Antes de la liturgia eucarística, el anunciador hace sonar tres veces la campana o el gong diciendo: «Hermanos, hermanas, escuchad atentos».
  • Aunque se pueden usar los prefacios del misal romano, el Rito Zaireño cuenta con un prefacio y plegaria eucarística propias (adaptadas de la “Plegaria Eucarística II”): 
    P. Verdaderamente, Señor Es bueno que te demos gracias, que te glorifiquemos. A ti, Dios nuestro, A ti, nuestro Padre, A ti, el sol en el cual no podemos fijar nuestros ojos, A ti, que lo ves, A ti, dominador de todos los pueblos, A ti, dueño de todas las cosas. Te damos gracias por tu Hijo Jesucristo, nuestro mediador.
    A. Amén. Él es el único mediador.
    P. Padre Santo, te alabamos por tu Hijo Jesucristo nuestro mediador. Él es tu Palabra que da vida. Por él creaste el cielo y la tierra; Por él creaste las fuentes del mundo, los ríos, las fuentes, los lagos y todos los peces que viven en ellos. Por él creaste las estrellas, las aves del cielo, los bosques, las sabanas, las llanuras, las montañas y todos los animales que viven allí. Por él creaste las cosas que vemos y las que no vemos.
    A. Amén. Por él creaste todas las cosas.
    P. Tú lo estableciste como Señor de todas las cosas. Tú lo enviaste a nosotros para que pudiera ser nuestro Redentor y nuestro Salvador. Él es el Dios hecho hombre. Por el Espíritu Santo, Él se encarnó de la Virgen María. Creemos que es así.
    A. Amén. Creemos que es así.
    P.  Tú lo enviaste para reunir a todos los hombres para que ellos puedan formar un solo pueblo. Él obedeció, Él murió en la cruz, Él venció a la muerte, Él resucitó de entre los muertos.
    A. Amén. Él resucitó. Él venció a la muerte.
    P. Por eso es que con todos los Ángeles, con todos los Santos, con todos los muertos que están contigo, te decimos (cantamos) que eres santo.
    A. Santo,…
    El sacerdote continúa solo, con las manos extendidas: Tú eres santo, Señor, Dios nuestro. Tu único Hijo, Jesucristo, es santo. Tu Espíritu, el Paráclito, es santo. Tú eres Santo, Dios omnipotente, te suplicamos, escúchanos.
      
    El [Los] sacerdote[s] extiende[s] sus manos sobre la oblata, diciendo: Mira este pan, mira este vino, míralos: Santifícalos, que el Espíritu Santo descienda sobre estas ofrendas que te hemos traído: Que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, que en la misma noche en que fue arrestado, tomó pan (toma el pan y lo sostiene para que el pueblo lo vea. Luego él[los] continúa[n]), te dio gracias, rompe el pan: y lo dio a sus discípulos, diciendo: TOMAD Y COMED, TODOS VOSOTROS, ESTE ES MI CUERPO, ENTREGADO POR VOSOTROS.
       
    Algún repique de campanas puede acompañar todas las palabras de la institución. El sacerdote muestra la hostia consagrada a los fieles. Los fieles pueden romper en aclamación a Cristo presente en el altar con una fórmula como: Oh Cristo, tú eres Dios, tú eres Señor o Señor mío y Dios mío.
       
    Luego, el sacerdote pone la hostia en el corporal. Luego el presidente (y los concelebrantes) se arrodillan o se inclinan un poco sin tocar el altar. Levantándose, continúa[n]: Así también, acabada la cena, tomó el cáliz. El presidente toma el cáliz. Dándote gracias, lo dio a sus discípulos diciendo: TOMAD Y BEBED, TODOS VOSOTROS, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, SERÁ PARA VOSOTROS Y PARA MUCHOS LA REMISIÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN MEMORIA MÍA.
      
    El sacerdote muestra el cáliz a los fieles. Los fieles pueden romper en aclamación a Cristo presente en el altar con una fórmula como: Oh Cristo, tú eres Dios, tú eres Señor o Señor mío y Dios mío.
      
    Luego, el sacerdote pone el cáliz en el corporal. Luego el presidente (y los concelebrantes) se arrodillan o se inclinan un poco sin tocar el altar. Levantándose, el presidente dice (o canta): Es grande, el misterio de la fe.
    A. Tú has muerto, Señor. Lo creemos. Tú has resucitado. Lo creemos. Tú volverás en gloria. Lo creemos.
      
    El [Los] sacerdote[s] dice[n] con las manos extendidas: Señor Dios nuestro, recordamos la muerte y resurrección de tu Hijo. Te ofrecemos el pan de vida, te ofrecemos el cáliz de salvación, te agradecemos, por hacernos tus elegidos dignos de estar en tu presencia y servirte, Señor, Dios de misericordia: He aquí que comeremos el cuerpo de Cristo; comeremos la sangre de Cristo. Te pedimos: ten misericordia de nosotros, y envía tu Espíritu sobre nosotros, que tu Espíritu nos congregue, que todos seamos uno.
    A. Señor, que tu Espíritu nos congregue, que todos seamos uno.
      
    El [Los] sacerdote[s] dice[n] con las manos extendidas: Señor, recuerda a tu Iglesia. Está extendida por todo el mundo. Que todos los cristianos se amen unos a otros como tú nos amas. Recuerda a nuestro Papa N. Recuerda a nuestro Obispo N. Recuerda a los que están fielmente guardando la fe apostólica; que vivan en justicia y santidad.
    A. Señor, recuérdalos a todos ellos.
    P. Señor, recuerda a nuestros hermanos que han muerto en la esperanza de la resurrección o para ser salvos. Recuérdalos a todos ellos. Recuerda a todos los que han dejado esta tierra, de los cuales conoces la rectitud de sus corazones. Recuérdalos a todos ellos. Recíbelos en tu presencia, que puedan ver tu rostro.
    A. Señor, recuérdalos a todos ellos.
    P. Señor, te rogamos, acuérdate de todos nosotros, para que podamos ser recibidos en tu presencia algún día. Donde moras con la Santísima Virgen María, madre de Dios, su esposo San José, los Apóstoles y los santos de todos los tiempos, todos los que amas, y los que te han amado. Que podamos estar en tu presencia para alabarte y glorificarte por tu Hijo, Jesucristo, Nuestro Señor.
    Los fieles se levantan y toman la postura de oración. El sacerdote toma la patena con la hostia y el caliz, y elevándolos al nivel de los ojos, dice o canta con los concelebrantes: Señor, que podamos glorificar tu nombre, tu honorable nombre: Padre, Hijo, Espíritu Santo.
    A. Que podamos glorificar tu nombre, hoy, mañana, y por los siglos de los siglos. Amén.
       
    O cuando cantan la doxología:
    P. Señor, que podamos glorificar tu nombre.
    A. ¡Amén!
    P. Tu nombre.
    A. ¡Amén!
    P. Muy honorable.
    A. ¡Amén!
    P. Padre.
    A. ¡Amén!
    P. Hijo.
    A. ¡Amén!
    P. Espíritu Santo.
    A. ¡Amén!
    P. Que podamos glorificar tu nombre.
    A. ¡Amén!
    P. Hoy.
    A. ¡Amén!
    P. Mañana.
    A. ¡Amén!
    P. Y por los siglos de los siglos.
    A. ¡Amén!
       
    O:
    P. Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
    A. Amén.
  • Los fieles reciben la “comunión” en la mano y se van, danzando, a sus puestos, donde la consumen.
  • Después de la oración post-comunión, se dan los anuncios y la bienvenida a los huéspedes.
  • Acabado el servicio (que puede durar 2½ horas), salen en procesión hasta fuera del templo.
  • Los ornamentos y mobiliario (y en algunos casos, hasta los vasos sagrados) se basan en la idiosincracia local. Los ornamentos tienen un arreglo cromático donde el color de fondo es dominante, y la decoración es de los colores complementarios.
Aunque se ha presentado como un intento de acercar la liturgia a la mentalidad del congoleño, la realidad es que este ritual fue el aspecto litúrgico de la “Zairenización” llevada a cabo por el dictador cleptócrata Joseph-Désiré Mobutu Sese Seko durante los 70, que produjo gran miseria en su nación (Mobutu llegó a decir: «la clave del éxito es robar poco a poco, para que los demás no se den cuenta»). Y en cuanto al mismo Mulala, cuando fue consagrado como obispo auxiliar de Léopoldville (actual Kinshasa), en Julio de 1959, prometió
«una Iglesia congoleña en un Estado congoleño, una Iglesia que se revista de un rostro verdaderamente congoleño, en su expresión teológica y filosófica, en la evangelización e igualmente en su liturgia. El hecho de que los valores congoleños los valores africanos sean insertados en la liturgia, a fin de que el pueblo comprenda de qué trata, algo que pruebe que la Iglesia es su Iglesia, y no alguna cosa importada, sino al contrario, que es algo encarnado».