Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 20 de septiembre de 2020

LOS OBISPOS CONCILIARES ESTÁN CONTRA LOS NIÑOS

Noticias tomadas de diversas fuentes.
  
1º. MEDIO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA DEFIENDE PELÍCULA PEDÓFILA “Cuties”.
   
     
Avvenire es el sitio informativo de la Conferencia Episcopal Italiana, fundado en Milán en 1968. Su crítico de televisión y cine Andrea Faggioli vio adecuado escribir una apología a la película pedófila “Cuties”, en respuesta a que fueran recogidas más de 600.000 firmas contra su emisión por la cadena Netflix, y que las desuscripciones han aumentando en las últimas semanas (negrillas propias del original):
EL BOICOT: Cuties ES UN FILM DURO, PERO EDUCATIVO
  
Los espectadores que están indignados con Netflix lanzando una campaña de sabotaje contra la plataforma online por el filme Mignonnes, conocido con el título internacional Cuties, o no la han visto o se han limitado solo al afiche. De otro modo no la han entendido o la han visto con ojos equivocados. El filme de la directora franco-senegalesa Maïmouna Doucouré no gira en torno a una «escandalosa sexualización de adolescentes» ni obviamente «incentiva la pedofilia», como en cambio han escrito algunos entre los 600 mil firmantes de una petición contra el coloso de la distribución de películas y series de televisión vía internet. Sin embargo, como ha revelado el domingo Massimo Calvi en un comentario en ‘Avvenire’la sospecha es que la obra fuera promovida por Netflix precisamente jugando ambiguamente sobre algunos contenidos específicosCuties es de hecho un film duro, muy duro. Es uno basado en una realidad, aquella de las chicas de 11–12 años dr las cuales a veces ni los padres se dan cuenta, o no quieren darse cuenta. Una reflexión insertada en un contexto mucho más complejo a través de la historia de Amy, chica de 11 años originaria del Senegal, que vive con la madre, la tía y el hermano en un suburbio de París esperando el retorno de su padre que, emtre tanto, se hizo polígamo al casarse con otra mujer.
    
Amy presencia los sufrimientos de su madre y sufre ella misma la ausencia del padre y por laa rígidas reglas impuestas por la religión islámica y por las tradiciones familiares. Tiene dificultades para integrarse en el ambiente escolar y en relacionarse con sus coetáneas, hasta que se hace amiga de Angélica, una vecina, que hace parte de un grupo de baile moderno formado por cuatro chavalas. Amy se convertirá en líder presionando al grupo hacia una danza siempre más audaz. Y en esto radica el punto controvertido porque la directora no fuerza para nada la mano sobre el aspecto sensual, sino que busca evidenciar con un cuadro contradictorio, su inocencia, el hecho que son niñas (una es fea, una es gorda, una tiene espinillas…) que hacen cosas fuera de su alcance, que no se atreven nunca a llegar a las últimas consecuencias.
    
Hablan, también con lenguaje vulgar, pero después demuestran no saber nada del sexo o de preocuparse si son consideradas equivovadas. Por lo demás Amy se encuentra en medio de dos culturas completamente diferentes, enfrentando presiones fuertemente contrarias en un momento de la vida particularmente complicado como es el paso de la infancia a la adolescencia. Advierte incluso un contraste sobre el ideal de belleza femenil. Para Amy todo lo que hace, sin tener plena conciencia, es una forma de rescate frente a su propia familia, su propia cultura y frente a quien la discrimina a través del racismo o el matoneo. Sin embargo, ella siempre es tremendamente combatida, hasta el bellísimo final en que, con el juego de saltar la cuerda, se descubre por lo que es: una niña todavía.
     
El problema, luego, no son estas chicas que por ciertas cosas crecen demasiado rápido sin tener la madurez suficiente o las necesarias defensas inmunitarias. El problema es el mundo que les hemos creado alrededor, con padres ausentes (todas las chicas tienen a cuestas familias complicadas), con las redes sociales que te empujan a creer existir y ser alguien sólo por el número de me gusta que recibes, con la facilidad con que pueden acceder en internet a formas (en aquel caso sí) de sexualidad equivocada y con el celular que se convierte en el único medio para crear igualdad. Todo esto lo deja claro la directora, incluso si el film no puede presentarse a todos. Pero, si se lee y se presenta correctamente, Cuties puede convertirse en un film educativo.
     
El problema es que en una de las muchas escenas de baile altamente sexualizadas de esta película, muestran a una bailarina que exhibe completamente su pecho desnudo (lo que por ley constituye pedopornografía ilegal). En otra escena Amy (Fathia Youssouf Abdillahi) observa un video musical de rap donde mujeres desnudas representan actos sexuales heterosexuales y lésbicos a través del baile. Estos actos son imitados por las niñas, mientras la cámara se acerca a sus partes íntimas.
   
Faggioli calla que las críticas no vienen solamente del círculo religioso o conservador. Por ejemplo, la representante del Estado de Hawái ante la Cámara por el Partido Demócrata Tulsi Gabbard trinó el 11 de Septiembre, día posterior al estreno de la película de marras:
«La pornografía infantil de “Cuties” ciertamente alentará el apetito de los pedófilos y animará el tráfico de niños. 1 de cada 4 víctimas de trata de personas son niños. Le pasó a la hija de 13 años de una amiga. Netflix, ahora eres cómplice».
Y la periodista Alyssa Rosenberg del Washington Post, aunque defiende la cinta, reconoce
«Puedo ver cómo los espectadores pueden ser desalentados por la forma en la que Doucouré (la directora) filma las rutinas de danza, usando acercamientos de los cuerpos de las jóvenes actrices para mostrarnos sus habilidades como bailarinas y hacernos sentir deliberadamente mareados».
   
Con todo esto, queda claro que sólo hay un tipo de individuos a quienes les puede parecer bueno este tipo de productos: LOS PEDÓFILOS. La Conferencia Episcopal Italiana defiende esta filmación. A buen entendedor…
  
2º. ARCHIDIÓCESIS DE VIENA PROMOCIONA INICIAR LOS NIÑOS EN LA INMORALIDAD (Fuente: GLORIA NEWS).
   
    
Durante casi tres años, el sitio web Familienallianz.net ha estado luchando contra la arquidiócesis de Viena a causa de materiales de enseñanza basados en la pederasta “Pedagogía de la Diversidad” del activista pedófilo Helmut Kentler.
   
La arquidiócesis administra sus jardines de infantes y centros de ayuda extraescolar –850 empleados y 6.000 niños– a través de la Fundación San Nicolás, la cual tiene su personal capacitado por la asociación de propaganda homosexualista Selbstlaut.org, que publica, por ejemplo, “materiales de enseñanza” para niños de 6-12 años que describen prácticas sexuales entres niños (NOTA DE MILES CHRISTI: En razón de la modestia, no mostramos la imagen).
   
De 16 “descripciones de familias” presentadas, solamente dos muestran la familia normal con padre, madre y niños: una familia con ocho niños calificada como “una familia sin control de la natalidad” y una familia con dos niños presentada como “la llamada familia ´normal´ o 'natural'”.
    
San Nicolás produjo con el sitio web Selbstlaut un “concepto de educación sexual” que es utilizado en las escuelas diocesanas. Este concepto está imbuido con la ideología de género y recomienda “auto-experiencia sexual” para los niños.
   
La liberal educadora y profesora de educación sexual Karla Etschenberg, a quien el sitio web FamilienAllianz.net le pidió que analizara el concepto, lo clasificó como “peligroso para los niños”.

sábado, 19 de septiembre de 2020

BERGOGLIO: «COMER Y TENER SEXO SON “ACCIONES DIVINAS”».

Imagen ilustrativa
      
El placer de comer y tener relaciones sexuales son acciones “divinas”, alega Francisco Bergoglio en “Tierra Futura: Conversaciones con el Papa Francisco sobre la ecología integral”, uno de sus libro-entrevista que fue publicado por el gourmet italiano Carlo Petrini (fundador del movimiento “Comida Lenta”, fundado en la década de los 80 en oposición a la “Comida Rápida”), dice el 9 de septiembre el sitio web Rte.ie.
   
«El placer deriva directamente de Dios, no es católico ni cristiano, ni otra cosa, es simplemente divino”, y “el placer de comer y el placer sexual provienen de Dios», dijo al escritor y gourmet italiano Carlo Petrini.
    
Él acusa injustamente a la Iglesia del pasado de “moralidad exacerbada” que “negaba el placer”, lo que Francisco llama «una equivocada interpretación del mensaje cristiano».
   
Piensa que el “placer” inhumano, brutal y vulgar debe ser condenado, mientras que el placer humano, simple y moral debe ser aceptado. Pero ésta es la posición de la Iglesia en el pasado.
       
«El placer de comer es para mantenerte saludable al comer, al igual que el placer sexual es para hacer al amor más hermoso y garantizar la perpetuación de la especie», agregó Francisco Bergoglio (quien ha engordado mucho desde que se convirtió en Papa). Según él, las opiniones contrarias «han causado un daño enorme, que en algunos casos todavía puede sentirse fuertemente».
   
Abundó Bergoglio en señalar como reflejo de su mensaje sobre el placer la película danesa de 1987 “El festín de Babette”, cuyo protagonista es un chef que se gana la lotería e invita a un grupo de protestantes ultrapuritanos a un suntuoso banquete: «Es un himno a la caridad cristiana, al amor», dijo.
   
En realidad, la alimentación y las actividades sexuales son en sí mismas buenas, humanas, naturales. Deben ser cultivadas, pero de ninguna manera son “divinas” (porque en el Cielo, los bienaventurados serán semejantes a los ángeles, cuyos cuerpos glorificados en Cristo no estarán sujetos a ninguna necesidad terrena). Además, el discurso de Bergoglio (reminiscencia del hedonismo y del milenarismo carnal o quiliasmo) va en línea con lo que dice San Pablo sobre las personas inmorales: 
«muchos andan por ahí, como os decía repetidas veces, (y aún ahora lo digo con lágrimas) que se portan como enemigos de la cruz de Cristo, el paradero de los cuales es la perdición; cuyo Dios es el vientre, y que hacen gala de lo que es su desdoro y confusión, aferrados a las cosas terrenas» (Efesios III, 18-19).
Y Santa Hildegarda ve en las divagaciones de Bergoglio el discurso del Anticristo:
«El Anticristo, poseído por el diablo, cuando abra la boca para predicar su perversa doctrina destruirá todo lo que Dios fundó en la antigua y en la nueva ley y afirmará que la impureza y los delitos parecidos no son pecados.
    
Dirá que no hay pecado si la carne busca el calor de la carne, como si el hombre se calentara al fuego. Afirmará que todos los preceptos que prescriben la castidad derivan de la ignorancia, porque si un hombre está caliente y otro frío, es obvio que se consuelen uno a otro. E irá repitiéndoles a los fieles: “Vuestra ley de la continencia es contra natura, porque manda no estar caliente a quien arde por el fuego, incendiando con ello todo el cuerpo. ¿Cómo se podría ser frío contra natura? ¿Y por qué debería abstenerse de calentar la carne de otro? Aquel hombre que llamáis vuestro maestro os ha dado una ley que está demasiado por encima de vosotros, mandándoos vivir así. Pero yo os digo en cambio: Vosotros estáis hechos de estos dos modos, unos calientes y otros fríos, así que daros tibieza unos a otros, y reconoced que aquel hombre os ha dado reglas injustas, ya que aunque haya mandado que los hombres no se den tibieza uno a otro, al hacerlo así honran a su propia naturaleza carnal. Por lo tanto, no os dejéis seducir por esa doctrina injusta, ya que está en mí decidir lo que puedo y lo que no puedo hacer. Vuestro maestro no os ha dado enseñanzas correctas, porque ha querido que fuerais como espíritus no revestidos de carne sino que no podéis actuar sin el cuerpo. La carne del hombre, que se le da en el nacimiento y que está invadida por el fuego que la da forma, no ha sido creada así, porque si los hijos de los hombres no fueran creados de este modo, no tendrían posibilidad de realizar sus obras. Sabed pues quien sois. El que os enseñó antes, os engañó y no os ayudó para nada. Yo os infundo el conocimiento de vosotros mismos, para que sepáis quienes sois, porque soy yo el que os he creado y soy todo en vuestro todo. Pero ese, que debe todas sus obras a otro, no habló por sí, porque por sí no tiene ningún poder, pero yo hablo de mí y tengo por mí mismo poder sobre todo”.
   
Con éstas y parecidas palabras el desgraciado hijo de la perdición engañará a los hombres, enseñándoles a vivir según el gusto ardiente de la carne y a consentir en todo deseo carnal, mientras que, tanto la antigua como la nueva ley invitan a los hombres a la castidad, practicada con justa medida. De este modo Lucifer, a través del Anticristo, renegará de la justicia de Dios, y creyendo poder cumplir por su medio todo lo que ha iniciado, creerá poder desviar hacia sí el Jordán, de modo que el bautismo ya no se nombre sino que más bien se rechace completamente, como a él se le rechaza con el bautismo. Y con estas palabras imperiosas creerá poder subyugar a mucha gente, para que en comparación con los suyos, el Hijo de Dios tenga solo un pequeño número de fieles» (Liber Divinórum Óperum –Rafael Renedo Hijarrubia, traductor–, libro tercero, visión 5ª, XXX).

SECUENCIA EN HONOR A SAN GENARO

    
De la Misa propia de San Genaro, Patrono de la Ciudad y Reino de Nápoles.

LATÍN
Salve potens urbis rector,
Salve pater et protéctor,
Januári, pátriæ.
   
Tu qui fidem Jesu Christi
Confiténdo, suscepísti
Láuream martýrii,
   
Ad agónem usque mortis
Triumphásti athléta fortis
De torméntis ásperis.
   
Caput Christo jam sacrátum,
Flore ætérno coronátum,
Præbuísti gládio.
    
Gloriósum tot porténtis,
Tot præclárum monuméntis
Nomen tuum cánimus.
   
Celebrémus exsultántes,
Collaudémus venerántes
Nostræ signum fídei.
    
Tu, nos inter, in fervénti,
Mirabíliter loquénti
Vivis adhuc sánguine.
    
Jure Custos qui vocáris,
Fáuste tegis et tutáris
Mœ́nia Neápolis.
   
Christo phíalam osténdis,
Quo placáto, nos deféndis
Tuo patrocínio.
   
Quotquot ímminent flagélla,
Motus terræ, pestem, bella,
Famem, citus compríme.
    
Tolle déxteram et sævi
Ignes, cíneres Vesévi
Arce, exstíngue, cóntere.
     
Dux ad astra nobis datus,
Apud Christum advocátus,
Ipse nos refrígeres.
    
Sancta Trínitas laudétur
Quæ Neápolim tuétur
Januárii sánguine. Amen. Allelúja.
 
TRADUCCIÓN
Salve Genaro, potente rector de la ciudad,
Salve padre y protector
De la patria.
   
Tú, que confesando la fe de Jesucristo
Has recibido
La corona del martirio.
   
En la agonía hasta la muerte
Triunfaste como atleta fuerte
De los ásperos tormentos.
    
Presentaste a la espada
La cabeza ya consagrada a Cristo
Y coronada por flores eternas.
    
Nosotros cantamos tu nombre
Glorioso por tantos portentos
Y preclaro por tantos monumentos.
    
Celebremos exultantes
Y alabemos venerantes
La señal de nuestra fe.
   
Tú, en medio de nosotros,
En la ferviente y admirable
Aún viva sangre.
   
Con derecho llamado Custodio,
benignamente protege y defiende
Los muros de Nápoles.
   
Muestra a Cristo la fíala,
Y aplacándolo, defiéndenos
Con tu patrocinio.

Aparta pronto cada vez que se agite furioso
El flagello del terremoto, la peste, la guerra,
Y el hambre.
    
Extiende la diestra y aleja
Y extingue el cruel fuego
Y las cenizas del Vesubio.
   
Tú que nos has sido dado por guía al Cielo
Y abogado ante Cristo,
Restáuranos.
   
Sea alabada la Trinidad Santa,
Que protege a Nápoles
Con la sangre de Genaro. Amén. Aleluya.

SE REPITE LA HISTORIA: OTRO PRESBÍTERO NO BAUTIZADO

Como si fuera poco, se presentó otro caso de un presbítero conciliar que descubre que su bautismo fue inválido por el uso de la fórmula «Nosotros te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo», declarada inválida por la conciliar Congregación para la Doctrina de la Fe (otrora Suprema y Sagrada Congregación del Santo Oficio) el pasado 6 de Agosto.
   
   
El turno le correspondió a Zachary Boazman (foto), de la Archidiócesis de Oklahoma City. Él pensaba que había sido “instalado” como presbítero-ministro el 29 de Junio de 2019, pero revisando el vídeo de su bautismo en 1992, se halló que el ministrante, el “diácono laico” Philip Webb (instalado para la Diócesis de Dallas, pero in illo témpore asignado para la parroquia Santa Catalina de Siena en Carrollton, Texas –jurisdicción de la diócesis de Fort Worth–) usó el plural y no el singular. De resto, el mismo libreto: comunicándose con su Ordinario, Paul Coackley, Boazman fue bautizado, “confirmado” y recibió la “primera comunión” nuevamente el 8 de Septiembre, y luego de una semana de retiro, instalado diácono y presbítero el 12 del mismo mes, TODO INFORMADO AL PÚBLICO DOS DÍAS DESPUÉS.
  
Ayer 18, el obispón Michael Olson de Forth Worth (Texas), mediante una carta pidió disculpas por la situación, y alertó a los fieles que fueron bautizados por Webb (actualmente retirado y gravemente enfermo) que se contactaran con la diócesis.
  
Para más empeorar la cuestión, salió a relucir una carta de un subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a una diócesis, reproducida en la edición de 2003 de “Respuestas romanas y opiniones consultivas de la Sociedad de Derecho Canónico de América”, la cual daba por válida sed illícita (válida pero ilícita) la fórmula con el “Nosotros”:
«Emplear la primera persona plural, en vez de la singular… no pone en duda la validez del Bautismo conferido. Esto es, si las tres divinas Personas son nombradas específicamente como Padre, Hijo y Espíritu Santo, el uso de la primera persona plural no invalida la administración del Sacramento.
    
Con todo, la licitud de tal celebración es otro asunto.
   
Es responsabilidad del celebrante del Bautismo conferir el Sacramento en una forma que es lícita y también válida, y cualquier infracción como la que Vd. describe debería ser llevada inmediatamente a la atención del Obispo local».
Tal situación de confusión (que hace reminiscencia del equipo de béisbol Mets de Nueva York de 1962 –del cual se quejaba su mánager Charles Dillon “Casey” Stengel diciendo «¿Aquí nadie puede jugar este juego?»–) en realidad corresponde al aforismo orwelliano «Una mentira se convierte en verdad, y entonces se convierte en mentira nuevamente». Por otra parte, la Iglesia Conciliar, pletórica de sujetos “llenos del espíritu” alérgicos a la letra (incluso algunos “tradicionalistas” sufren de dicha alergia), no gusta de la literalidad ni siquiera en materia sacramental, como se ve con el uso del “nosotros” en la fórmula bautismal, pero más con el “pro omnes” en el Novus Ordo Missæ (ahora reintroducido en la novel traducción italiana), causando en el proceso una pérfida muerte espiritual en sus miembros, quienes por años creyeron llevar una vida espiritual cuando NI SIQUIERA NACIERON A LA GRACIA.

viernes, 18 de septiembre de 2020

UNA PÁGINA DE LA HISTORIA QUE DESCRIBE EL PRESENTE (Y PREDICE EL FUTURO)

Destrucción (Thomas Cole, cuadro 4 de la serie “El curso del Imperio”. Sociedad Histórica de Nueva York)
   
«[…] Los Dioses, rezados en los templos e insultados en los teatros, devinieron en hazmerreír de los niños o pretexto para excusar cualquier mala acción. El temor de Dios no era más que un miedo angustioso del poder amenazante de seres superiores, pero caprichosos y tiránicos, los cuales se debían aplacar mediante el culto de ceremonias establecidas.
   
Ni la verdadera se distinguía de la falsa religiosidad; desaparecida en tiempos de los Césares la confianza popular en las antiguas divinidades, introducidas por cultos extranjeros, llenas en su mayoría de misterios, como el de Isis salvadoraLa más crasa superstición del pueblo aparecía en la adoración de los ídolos, casi como Dioses, en el pretendido arte de confinar divinidades en las estatuas (Teopoia), en el temor sumo de las imprecaciones y maldiciones, en la credulidad en las imposturas de los sacerdotes extranjeros, de los astrólogos, de los adivinos y de los charlatanes de toda clase (brujas), en los misterios obscenos, en amuletos, talismanes y similares, en la multitud de encantamientos, evocaciones de muertos, oráculos e iniciaciones teúrgicas.
   
A la superstición luego hacía frente la incredulidad, máxime entre las personas cultas. Con esto las condiciones sociales habían venido a un término verdaderamente horrendo. La esclavitud dilatada en manera espantosa: el esclavo privado de derechos y con todo esto, muchas veces hecho educador de la juventud noble, que él guiaba a la perversión. El sexo débil envilecido; el divorcio tan fácil, como frecuente el adulterio; los abortos, el abandono de los neonatos, el poder absoluto de los padres sobre los hijos; aparte de esto amores infames y cualquier otra sozura de abominables placeres, tendencia a la crueldad fomentada por los combates de fieras y las luchas de los gladiadores, con codiciosa avidez bramadas por el pueblo; desprecio de la pobreza, mientras crecía en la ciudad un proletariado ocioso, disminución de la antigua población libre de los campos, venalidad de los jueces, opresión y ordeño del pueblo por parte de los magistrados, libertinaje en las ceremonias religiosas, en las escenas y en las pantomimas, alabanza y multiplicación siempre mayor de los suicidios. […]».
    
JOSEPH Card. HERGENRÖTHERHistoria universal de la Iglesia, vol. I “La Iglesia naciente: Persecución y Triunfo”, parte 1, cap. I (Fragmento)

jueves, 17 de septiembre de 2020

FRENADO (POR AHORA) EL “PUTSCH” EN LA ORDEN DE MALTA

Como es sabido, la Soberana Orden de Malta ha sido un campo de batalla entre la “facción inglesa” (aunque también conformada por estadounidenses, canadienses e italianos) y la “facción alemana”, donde esta última quiere convertir a la Orden en una oenegé más. Lo que no se sabe es que la lucha es entre conservar el carácter religioso y su laicización.
  
Hasta hacía poco, la facción alemana (cuyo rostro más visible es el Gran Canciller Albretch conde de Boeselager, involucrado en el escándalo de la distribución de preservativos por parte de la la ONG Malteser International en sus misiones humanitarias en África y Mianmar) contaba con la posibilidad de reformar a su antojo la Orden vía Capítulo extraordinario (aunque contraviniendo la Carta y el Código de la Orden, que ordenan que tal capítulo se haga luego de elegido el Gran Maestre o su Lugarteniente) tras la muerte del Gran Maestre Frey Giacomo Benedetto Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto y para tal efecto, la semana pasada los presidentes de las asociaciones nacionales de los caballeros melitenses (de la Orden de Malta) tuvieron un Consejo en la abadía benedictina de Nuestra Señora de los Ángeles en la comuna suiza de Engelberg, donde fueron elegidos 15 delegados para el Capítulo general extraordinario a realizarse en Noviembre. Pero no contaban con que el Vaticano, en persona del cardenal Giovanni Ángelo Becciu (Comisario Apostólico de facto), por medio de una carta escrita el 11 de Julio al Lugarteniente general interino Frey Ruy Gonçalo do Valle Peixoto de Villas Boas, aboca conocimiento de dicha elección y de la decisión de posponer el capítulo, y pide «superar todo deseo de supremacía y revancha», añadiendo que las reformas «necesitan su tiempo».
  
La misiva, hasta hacía poco reservada, llegó a conocimiento de LA NUOVA BUSSOLA QUOTIDIANA, que la hizo pública. A continuación, su traducción:
Del Vaticano, 11 de Julio de 2020
  
𝓐𝓷𝓰𝓮𝓵𝓸 𝓒𝓪𝓻𝓭. 𝓑𝓮𝓬𝓬𝓲𝓾
  
Excelencia,
  
Querido Frey Ruy,
  
he sabido que, a fecha de hoy, Su Excelencia ha previsto convocar para el próximo 7 de noviembre el Consejo Completo de Estado, en cumplimiento de lo requerido por el art. 145 del Código. Me complazco por este importante acto deliberativo que no podrá no encontrar el consenso y el apoyo unánime de los miembros de la Orden.
   
Por otra parte, tomo en cuenta también la sabia decisión de posponer la indicción del Capítulo General Extraordinario a una fecha por definir. La posibilidad de aplazamiento, por otra parte, ya estaba prevista como posible eventualidad en la carta de convocación del mismo, vista la imprevisibilidad de la evolución del Covid-19 como también la imposibilidad de conocer en qué punto se encontrasen los trabajos de preparación de los textos de reforma de la Carta Constitucional y del Código Melitense. A tal respecto, puedo asegurarle que de parte mía y del grupo de consejeros jurídicos se está trabajando alacremente sobre los textos, pero, como S. E. bien puede comprender, me es difícil hacer hoy previsiones sobre tiempos tratándose de un trabajo complejo y apropiado.
   
En cuanto al cronograma, de hecho, se debe tener presente que en la fase de primera revisión de los textos por parte mía y de mis colaboradores y la comparación de los resúmenes con las dos Comisiones ad hoc instituidas por el Gran Maestre, seguirá, como por la praxis, una consulta sobre el plan de reforma con los Caballeros de Justicia y con los representantes de los Prioratos, Subprioratos y de las Asociaciones Nacionales. Solo entonces, terminado este trabajo preparatorio, se podrá poner mente a la celebración del Capítulo General Extraordinario, llamado a expresarse sobre los textos propuestos. Como ve, asistimos a un compromiso no indiferente que tendrá necesidad de sus tiempos.
   
Querido Frey Rui, estoy alegre de informarle que ayer, en la Audiencia a mí concedida por el Santo Padre, he podido presentarle las cuestiones inherentes a la Orden de Malta y su proceso de Reforma en capacidad que, como sabe, están particularmente en su corazón. Se ha alegrado por cuanto le he referido, particularmente por los pasos adelante que se han hecho, y al mismo tiempo me ha pedido que le transmita sus sentimientos de cercanía a la Orden, con la recomendación que siempre prevalezca el espíritu de concordia y de comunión en el único interés del bien supremo de la Orden.
   
Me hago defensor convencido de las palabras a mí consignadas por el Papa Francisco, e invito a todos a alargar la mirada, superando así todo sentimiento de supremacía o de revancha para poder sentir con ánimo pacificado el peso y la responsabilidad de la hora histórica que incumbe sobre la Orden. Una hora histórica que debe encontrarnos prontos y, diría, entusiastas de poder ofrecer nuestro aporte a fin que la imagen de la Orden de Malta sea recibida en su esencialidad de personas unidas por el compromiso evangélico de hacer conocer a Dios y manifestar el amor concreto hacia los menos afortunados, fieles al lema que por siglos ha iluminado a los juanistas: tuítio fídei et obséquium páuperum!
  
Con Vd., Excelencia, invoco a la Virgen de Filermo y el beato Gerardo para que nos asistan en esta ardua empresa, mientras Le dirigo los saludos más cordiales. 
   
(Fdo.) Angelo Card. Becciu
Delegado Especial ante la Orden de Malta
 ____________________ 
A Su Excelencia
Frey Ruy Gonçalo do Valle Peixoto de Villas Boas
Lugarteniente interino de la Soberana Militar Orden Hospitalaria de Malta
Vía dei Condotti, 66
00186 ROMA  
  
00120 Ciudad del Vaticano
   
La carta enfatiza la necesidad (según Becciu y Bergoglio –en un imprevisible giro–) de poner en término una reforma que resalte la naturaleza religiosa de la Orden y su centralidad en subordinación a la Iglesia Romana.

Centralidad representada en los Caballeros Profesos, que ha querido reafirmar Becciu en su homilía en la iglesia de San Pedro en Scala (Salerno) el 3 de Septiembre, fiesta del Beato Gerardo Sasso, fundador de la Orden de Malta:
«El Espíritu Santo ilumine vuestro camino, de vosotros aquí presentes y de cuantos dispersos en todo el mundo, en particular los hermanos Profesos, están unidos a nosotros, a fin que se pueda testificar entre vosotros la fraternidad evangélica y llevar al mundo, mediante vuestras iniciativas de bien y de solidaridad, el amor de Dios y la salvación de Cristo, deviniendo así en iconos de la misericordia del Padre celestial».
Irónicamente, los Profesos ni siquiera fueron invitados, esto para hacer comprender cómo el conflicto en la Orden de Malta sigue adelante, particularmente porque mientras Alemania cuenta con un sólo profeso (y por eso apuran la secularización), en Inglaterra, Italia, Estados Unidos y Canadá, los profesos aumentaron durante el gobierno de Frey Matthew Festing.
  

UN DÍA DEL PAPA PÍO IX

   
«El santo Padre se alza de buena mañana, y después de haber recitado sus oraciones, va a su capilla para celebrar la Santa Misa. Esta capilla es pequeña y vecina al apartamento del Papa. El Santísimo Sacramento está siempre conservado y Pío IX en su gran devoción hacia la Santísima Eucaristía él mismo toma cuidado del mantenimiento de las dos lámparas que arden perpetuamente ante el tabernáculo. El Papa Pio IX celebra la Misa lenta y santamente, frecuentemente su augusto rostro está bañado de lágrimas mientras tiene entre sus sagradas manos al Dios escondido, del cual él es su Vicario. Ordinariamente dice Misa a las siete y media, y asiste por acción de gracias a una segunda misa dicha por uno de sus capellanes. Luego él reza de rodillas, con uno de sus prelados de su corte, una parte del breviario, y acto seguido regresa a sus apartamentos.
  
La colación del Papa consiste en una simple taza de café negro. La sobriedad italiana es conocida: y esta es la primera comida de casi todos los romanos. Hasta cerca de las diez, el santo Padre trabaja todos los días con su primer ministro, que es un cardenal llamado el secretario de Estado, el cual es principalmente encargado de la administración temporal de los Estados de la Iglesia. A las diez comienzan las audiencias, oficio muy penoso y difícil, en el cual se tratan las cuestiones más importantes y los más graves intereses de la religión y de la sociedad. Cardenales, obispos, príncipes, embajadores, misioneros, sacerdotes y fieles vienen de todas partes del mundo para traer a los pies del Jefe de la Iglesia sus súplicas, sus homenajes o exponerle sus necesidades. El Papa está sentado durante todas estas audiencias; en su presencia se está de rodillas, o si él lo permite, de pie. Los cardenales y los príncipes tienen el derecho de estar sentados sobre un escabel. Entrando en la cámara del Papa se hacen tres genuflexiones: la primera sobre el umbral de la puerta, la segunda a mitad de camino y la tercera a los pies del Papa. Luego se besa su pie o su mano, y después comienza la audiencia. Cuando esta es terminada, el  santo Padre suena una campanilla, y llegada otra persona viene anunciada e introducida por uno de los prelados de servicio. Solamente los hombres son admitidos en esta guisa en los apartamentos del Papa; questa è una regola invariabile. En cuanto a las mujeres, ellas son recibidas en audiencia una o dos veces por semana, en una gran sala que hace parte de los museos públicos del Vaticano.
   
Ordinariamente las audiencias de la mañana duran más de cuatro horas contínuas. Cuando estas son terminadad, hacia las dos o dos y media, el Papa va a su sala por el almuerzo y se sienta a una frugal mesa, luego recita de nuevo de rodillas lo que sigue de su breviario, y después de algún momento de reposo sale en coche para hacer un poco de movimiento. A menudo el Papa escoge por objetivo de sus paseos o la visita de algún venerado santuario donde se celebre una fiesta, algún hospital o alguna prisión. Cuando hay mal tiempo, el Sumo Pontífice se contenta con pasear por algún momento en su biblioteca, o en una de las galerías del Vaticano.
   
Al caer el día (indicado en Italia por el llamado del Ángelus y por este motivo llamado el Ave María), el Papa regresa al Vaticano y reza a continuación la salutación Angélica, agregándole el [salmo] De profúndis por todos los fieles del mundo entero que murieron en el curso de aquel día, y luego reinician sus audiencias. Entonces se presentan al Papa los documentos por firmar, y se proponen a su soberana aprobación y a su última decisión los decretos de las diferentes congregaciones romanas que se dividen el examen de los asuntos religiosos de todo el mundo católico. Estas audiencias duran también hasta las diez u once de la tarde; después de esto el santo Padre hace una ligera colación compuesta de alguna fruta o de alguna legumbre; luego él termina el rezo de su breviario y va a tomar algunas horas de un reposo que se ganó con tanto trabajo y tan santamente». (De JOHN FRANCIS MAGUIRE, Historia del Soberano Roma).
   
SAN JUAN BOSCO. Los Papas desde San Pedro a Pío IX. Ejemplos y síntesis de hechos históricos, cap. XXX. Turín, imprenta del Oratorio de San Francisco de Sales, 1865, con aprobación eclesiástica.

LA FSSPX (DENUNCIADA POR LOS NOVUSORDIANOS), MULTADA EN RUSIA POR “ACTIVIDAD MISIONERA ILEGAL”

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   
Por primera vez Rusia procesó a un católico por “actividad misionera ilegal”.
   
El abogado Nikita Glazunov, un fiel de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, organizó una Misa Tridentina en el Hotel Regina, en Kazán (Tartaristán).
    

Según fuentes que hablan con Gloria.tv, es probable que fieles del Novus Ordo, que sabían del evento, llamaran al Servicio de Seguridad Federal, porque Glazunov es conocido como un creador de problemas en parroquias del Novus Ordo.
    
La primera vez el grupo recibió una advertencia, porque el sacerdote era un extranjero y no tenía permiso para trabajar en Rusia. La segunda vez Glazunov recibió una multa de 5.000 rublos (unos 70 dólares). Glazunov apeló contra esto en una corte en Kazán y perdió.
    
Un testigo dijo que el sacerdote de la FSSPX hablo del catolicismo en comparación con la Ortodoxia y llevó materiales impresos informando sobre el catolicismo.
    
Entre enero y junio de 2020 hubo al menos 42 acusaciones por actividad misionera ilegal en Rusia, contravención señalada en el Código de Ofensas Administrativas de la Federación Rusa, artículo 8.25 §4 (Actividad misionera conducida por rusos) y §5 (Actividad misionera conducida por extranjeros).
   

miércoles, 16 de septiembre de 2020

COVIDIOTEZ DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PEDRO

Noticias tomadas de GLORIA.TV.
   
1º ALEMANIA: “PATER COVIDIÓTICUS” REPARTE LA COMUNIÓN EN UN PLATO DE POSTRE.
  
   
Durante una Misa Tradicional en latín celebrada el 13 de septiembre por el sacerdote Christop Fuisting de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro (FSSP) en la iglesia de San Pedro Canisio en Saarlouis (Alemania), la Santa Comunión fue distribuida por medio de platos para postre.
   
El celebrante enmascarado colocó platos en el comulgatorio. Después puso una hostia consagrada en cada uno de ellos y volvió al altar, donde esperó desde una cierta distancia, mientras los fieles enmascarados se acercaron a los platos desde sus bancos para tomar la Hostia sagrada.
   
Luego del Dómine non sum dignus, Fuisting dijo:
«El “Santísimo Sacramento” debe ser tomado del platito con la lengua» (Das ‚Allerheiligste‘ wird mit der Zunge vom Tellerchen aufgenommen).
La “Comunión” fue recibida con la lengua desde el plato.
   
Después de la “Comunión”, el sacerdote retornó al comulgatorio y recogió los platos, como se hace en un restaurante.
   
Luego colocó un nuevo conjunto de platos sobre el comulgatorio y puso hostias en ellos.
   
Ver en el minuto 1:06:40
  
Los platos no fueron purificados durante la Misa.
   
La Fraternidad Sacerdotal San Pedro (FSSP) fue fundada el 18 de Julio de 1988 en la Abadía de Hauterive (Friburgo, Suiza) cuando un grupo de sacerdotes liderados por Josef Meinrad Bisig, escandalizados por las consagraciones episcopales realizadas por el arzobispo Marcel Lefebvre en Écône el 29 de Junio, abandonaron la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y se sometieron a la autoridad de Karol Józef Wojtyła Katzorowski. Si bien sus fundadores fueron sacerdotes válidos, los actuales, al ser “ordenados” por obispos “instalados” con el inválido rito montini-bugninianos, NO SON SACERDOTES VÁLIDOS; y sus “Misas” son inválidas por celebrar “una cum Papa N.”, y en el seminovusordiano rito roncalliano.
  
2º ESTADOS UNIDOS: «NUESTROS OBISPOS [NOVUSORDIANOS] SON MEJORES CATÓLICOS QUE NOSOTROS» (PATER COVIDIÓTICUS).
    
   
El padre James Fryar (izquierda), quien gobierna la parroquia situada en Los Ángeles (Estados Unidos), a cargo de la Fraternidad de San Pedro, se “impactó” por el hecho que su colega, el padre Daniel Nolan (derecha) pidió a sus fieles desobedecer las órdenes sobre las mascarillas rubricadas por sus obispos.
  
En un reciente “Pensamientos para el domingo” (ver a continuación), Fryar llamó a las mascarillas un “tema trivial”, comparable a los límites de velocidad, agregando que «deberíamos obedecer al obispo en todo lo que él requiere, excepto que sea un pecado».
   
   
Para él, negar a Cristo o la Misa sería “una batalla para pelear” e incluso “una batalla para morir por ella”. Pero Fryar obedeció todas las restricciones del coronavirus y dejó de celebrar Misa públicamente durante el confinamiento del corononavirus.
   
Él cree que «nuestros obispos no nos odian» y que «son mejores católicos que nosotros».
   
Para él, la ocasión en que deberíamos desobedecer a un obispo porque nos está diciendo que cometamos un pecado es tan rara, que «probablemente nunca ocurra a lo largo de nuestra vida».

VATICANA ACADEMIA PARA LA VIDA “ENNEGRECE” EL CRISTO DE LA PIEDAD DE MIGUEL ÁNGEL

Téngase claro lo siguiente:
  1. No estamos disponibles para recibir lecciones de antirracismo. Además, quien conozca así sea superficialmente la Iglesia, sabe que el Magisterio tiene por medio de Pío XI (cuyo segundo lema puede ser  “Ágere contra”) singulares piezas contra el liberalismo (“Quadragéssimo Anno”), el fascismo (“Non abbiamo bisogno”), el nacionalsocialismo (“Mit brennender sorge”) y el comunismo (“Divíni Redemptóris”), que son sistemas que (como muchas ideologías modernas) sostienen discrimen injusto por pretextos biológicos.
  2. La palabra “negro”, antes que cualquier sustituto de farisaica indignación, es una palabra en el vocabulario español (y otras lenguas romances) que no tiene per se connotaciones peyorativas, al menos para quien no la usa con malicia y segunda intención.
Con esto claro, véase hasta qué extremo ha caído ahora la Pontificia Academia para la Vida dirigida por el pro-sodomita y abogado de Judas Iscariote Vicenzo Paglia: un conformismo (ministerio de propaganda) que más que ridiculizar la inmortal obra de Miguel Ángel, ridiculiza la idea que ellos dicen defender con el trino de fecha 12 de Septiembre.
 
  
La imagen es UNA BLASFEMIA MAL HECHA, y que confirma que la Secta del Vaticano II se prostituye a los mismos poderes seglares que la aborrecen y que un día harán de su cuerpo desnudo y desolado pasto de las llamas (cf. Apocalipsis XVII, 18).
  
El epígrafe dice «Una imagen que merece un discurso»… y también lo merecen las fotografías del gobernador demócrata de Virginia Ralph Shearer Northam (anuario de la Eastern Virginia Medical School, 1984), el primer ministro canadiense Justin Pierre James Trudeau Sinclair (anuario de la Academia West Point Grey, 2000-2001), o el ex-alcalde pepé de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez (Desfile de Reyes, 2006), porque para la sociedad políticamente correcta de hoy, el “Blackface” es un insuylto para los negros.
   
  
De resto, aunque está claro que ante Dios no hay acepción de personas, Jesucristo NO ERA NEGRO.

ORACIÓN DE BARTOLO LONGO A LA VIRGEN DOLOROSA

Virgen Dolorosa (José de Páez, c. 1770-1790)

¿Y cuál espada fue a tu corazón materno, oh Madre nuestra desolada, luego que oíste de tu Hijo el llamarte con el nombre de Mujer? ¡Ya no eres Madre!… María, ¡Tú ya no tienes hijo! … ¿No escuchas su lamento: Padre mío, por qué me has abandonado? ¿Y cuando oíste de su ardiente sed, que Tú querías extinguir incluso con tu sangre, y que no te fue dado aliviar ni con una gota de agua?… ¿Y cuando viste presentarle la hiel y el vinagre; y cuando oíste aquel gran grito con el cual expiró; cuando viste su Corazón traspasado con la lanza; y cuando, depuesto de la cruz, lo recibiste en tus brazos ya cadáver, y lo encerraste en el sepulcro, y lo dejaste junto a tu Corazón?… ¿Y cuando cayendo la tarde entre aquellas calles bañadas por la Sangre inocente de tu Hijo, regresaste a casa sin Él, y en vano lo suspiraste toda la noche?… Tú obedeciste a la voluntad de tu Hijo; Tú aceptastena los hombres como tus hijos, donde sin ti ninguno puede volver a Él, porque Tú eres la medianera y tesorera de todas las gracias. Héme aquí a tus pies: ¡yo te he matado a tu Hijo!, piedad de mí, oh Madre mía desolada: quiero volver a su Corazón traspasado por mis pecados: preséntame Tú y acompáñame hasta que no lo haya recibido entre estos brazos, hasta que no haya expirado el último suspiro por Ti y por Él. Madre traspasafa, traspasa mi corazón, e imprímele tus penas y las del Señor crucificado. Así sea.
  
BIENAVENTURADO BARTOLO LONGO, I Quindici Sabati del Santissimo Rosario (Los quince sábados del Santísimo Rosario). Pompeya, 1950, págs. 322-323. Traducción propia.

martes, 15 de septiembre de 2020

EL CASO DE JUAN XXII (REFUTACIÓN DE LA OBJECIÓN ANTISEDEVACANTISTA «Un Papa hereje puede seguir siendo Papa»)

Uno de los argumentos (falacias) contra el Sedevacantismo es decir: «Juan XXII era hereje, y siguió siendo papa». Para muestra, el doctor en derecho y autor “tradicionalista” Christopher A. Ferrara dice:
«Pero incluso asumiendo en gracia de discusión que uno o más de los Papas (sic) desde Pío XII haya proclamado herejía manifiesta, ningún concilio general fue convocado para investigar tales declaraciones o determinar pertinacia por parte del Papa acusado. Pero la Empresa [sedevacantista] ni siquiera llega a la primera base, puesto que, como veremos, a pesar de sus esfuerzos tenaces, ha fallado en identificar alguna herejía “manifiesta” de entre las numerosas declaraciones ambiguas e inquietantes acciones (incluso escandalosas) de Juan Pablo II o Pablo VI, y mucho menos en el caso de Juan XXII o Juan Pablo I. […]
  
Recordar, estamos definiendo la herejía manifiesta como: Primero, la negación de un artículo de fe divina y Católica, como la Trinidad, no sólo cualquier error contra la doctrina de la Iglesia. Segundo: el papa debe, al proclamar esa herejía, debe ser culpable actual por el pecado personal de herejía en el cual con conocimiento y pertinacia (obstinación) niega un artículo de fe. Nuevamente, quien piensa que su falsa creencia es consistente con la fe Católica no puede ser culpable del pecado de herejía formal. Solamente es un hereje material que permanece como miembro de la Iglesia.
    
Comparad el fracaso de la Empresa [sedevacantista] por buscar herejías “manifiestas” en los pronunciamientos de los papas conciliares con el histórico ejemplo del papa Juan XXII. En 1331, algunos teólogos franceses y el cardenal [Napoleón] Orsini denunciaron como hereje a Juan XXII, cuando, en una serie de sermones, él enseñó que las almas de los bienaventurados difuntos, después de haber terminado su tiempo designado en el Purgatorio, no verían a Dios hasta después del Juicio final. El cardenal Orsini convocó un concilio general para denunciar al papa de hereje, precisamente siguiendo la enseñanza de San Alfonso de Ligorio y San Antonio (sic) de Florencia, ya señalados, que proponen tal concilio para bregar con una herejía papal verdaderamente manifiesta. Enfrentado de esta manera pública, Juan XXII le respondió que no fue su intención obligar con sus sermones a toda la Iglesia, y preparó una comisión de teólogos para examinar la cuestión. La comisión le informó al papa que estaba en un error, y él se retractó del error varios años después, el día antes de su muerte. Sin embargo, a pesar de ser denunciado como hereje y amenazado con un concilio general para declarar su herejía, Juan XXII nunca dejó de ser considerado como papa por la Iglesia, y la historia de la Iglesia debidamente lo registra como tal» (“Defending the Papacy: Opposing the Sedevacantist Enterprise” / Defendiendo el Papado: Oponiéndose a la Empresa Sedevacantista, parte I. Catholic Family News, edición de Septiembre de 2005, vol. XII, n. 9, pág. 21, cursivas del original; negrillas y subrayado añadidos).
   
Ferrara, como se ve, está midiendo con doble rasero, pues señala de hereje manifiesto al Papa Juan XXII, y disculpa las herejías de Juan Pablo II y Pablo VI (p. ej., sus enseñanzas sobre que hay santos en las otras religiones; cuando declaran que no debemos convertir a los acatólicos; etc.), aun cuando estas son evidentes con sus palabras y sus obras. Pero si se analiza a fondo, Juan XXII no era hereje porque no había dogma para negar (parafraseando el apotegma jurídico «nulla pœna sine lege», «nulla hæresía sine dógmata»).
   
Ítem a no aportar las citas que alega (y encima, inducir a error –lo cual es falta a la lealtad procesal, cosa que Ferrara debe saber como abogado– al mencionar a “Antonio de Florencia” –¿Antonio de Siena, San Antonio de Padua o San Antonino de Florencia?–), aplica mal la terminología, pues en Derecho canónico, la herejía es manifiesta no en cuanto a qué verdades de Fe niega, sino en cómo las niega públicamente (constat modo público) por sus palabras, gestos, obras y omisiones de obras (cf. BENEDICT HEINRICH MERKELBACH OP, Summa Theologíæ Morális ad mentem D. Thomæ et ad normam juris novi, vol. I De Princípiis. 8th ed. Montréal, Desclée De Brouwer 1949, pág. 746). Y en cuanto a un papa incurso en el delito de herejía, casi todos los teólogos y juscanonistas coinciden en que en tal caso, el hombre que funge de Romano Pontífice «por derecho divino, dejaría el oficio sin sentencia alguna, de hecho, incluso sin declaratoria» (MATEO CONTE DE CORONATA OFM Cap., Institutiónes Juris Canónici ad usum utriúsque cleri et scholárum, libro I, Turín, Marietti editrice 1936, pág. 316).
  
Juan XXII (Santiago Duèze / D’Euze, reinó entre 1316 y 1334) había escrito antes de ser elegido Papa un tratado en el cual afirmaba que las almas de los justos no gozarían de la visión beatífica de Dios hasta después del Juicio Final, y en varios sermones que pronunció en Aviñón lo decía así. En ese tiempo, era una materia discutida en las escuelas de teología de Oxford y París, hasta que en 1336 el Papa Inocencio XII en su Constitución Benedíctus Deus, definió dogmáticamente en sentido contrario, esto es, que los bienaventurados gozan de la visión beatífica desde antes del Juicio final:
«Por esta constitución que ha de valer para siempre, por autoridad apostólica definimos que, según la común ordenación de Dios, las almas de todos los santos que salieron de este mundo antes de la pasión de nuestro Señor Jesucristo, así como las de los santos Apóstoles, mártires, confesores, vírgenes, y de los otros fieles muertos después de recibir el bautismo de Cristo, en los que no había nada que purgar al salir de este mundo ni habrá cuando salgan igualmente en lo futuro, o si entonces lo hubo o habrá luego algo purgable en ellos, cuando después de su muerte se hubieren purgado; y que las almas de los niños renacidos por el mismo bautismo de Cristo o de los que han de ser bautizados, cuando hubieren sido bautizados, que mueren antes del uso del libre albedrío, inmediatamente después de su muerte o de la dicha purgación los que necesitaron de ella, aun antes de la reasunción de sus cuerpos y del juicio universal, después de la ascensión del Salvador Señor nuestro Jesucristo al cielo, estuvieron, están y estarán en el Cielo, en el reino de los cielos y paraíso celeste con Cristo, agregadas a la compañía de los santos Ángeles, y después de la muerte y pasión de nuestro Señor Jesucristo vieron y ven la divina esencia con visión intuitiva y también cara a cara, sin mediación de criatura alguna que tenga razón de objeto visto, sino por mostrárselas la divina esencia de modo inmediato y desnudo, clara y patentemente, y que viéndola así gozan de la misma divina esencia y que, por tal visión y fruición, las almas de los que salieron de este mundo son verdaderamente bienaventuradas y tienen vida y descanso eterno, y también las de aquellos que después saldrán de este mundo, verán la misma divina esencia y gozarán de ella antes del juicio universal; y que esta visión de la divina esencia y la fruición de ella suprime en ellos los actos de fe y esperanza, en cuanto la fe y la esperanza son propias virtudes teológicas; y que una vez hubiere sido o será iniciada esta visión intuitiva y cara a cara y la fruición en ellos, la misma visión y fruición es continua sin intermisión alguna de dicha visión y fruición, y se continuará hasta el juicio final y desde entonces hasta la eternidad.
Definimos además que, según la común ordenación de Dios, las almas de los que salen del mundo con pecado mortal actual, inmediatamente después de su muerte bajan al Infierno donde son atormentados con penas infernales, y que no obstante en el día del juicio todos los hombres comparecerán con sus cuerpos ante el tribunal de Cristo, para dar cuenta de sus propios actos, a fin de que cada uno reciba lo propio de su cuerpo, tal como se portó, bien o mal (II Cor. V, 10)» (Constitución Benedíctus Deus, sobre la Visión Beatífica y los Novísimos, 29 de Enero de 1336, negrillas agregadas).
Sobre la supuesta denuncia del cardenal Napoleón Orsini Frangipani (penitenciario mayor) contra Juan XXII, conviene recordar la historia: Durante el cónclave de 1316 realizado en Carpentras de Francia (en el que salió elegido Juan XXII, luego de dos años de pugna entre los cardenales italianos y gascones, y que el rey de Francia los obligara a reunirse en el convento de los dominicos de Lyon), Orsini hacía parte de la facción italiana, que se oponía a que la Sede Apostólica permaneciera en Aviñón (donde la había trasladado Clemente V). Juan XXII, que fue elegido como candidato de compromiso (tenía 72 años en su elección), le ‘salió general’: no solamente llegó a los 90 de edad (superando con creces la esperanza de vida de la época), sino que además de intervenir en la guerra de sucesión en el Sacro Imperio entre Luis IV de Baviera y Federico III de Habsburgo (donde Luis IV se impuso, pero el Papa se negó a coronarlo porque no había sido elegido como “Rey de Romanos” –título correspondiente a los emperadores electos–), condenó como herejes a Juan de Pouilly (Constitución Vas electiónis, 21 de Julio de 1321), Marsilio de Padua y Juan de Jandun (Constitución Licet juxta doctrínam, 23 de Octubre de 1327) y al Maestro Eckhart de Hochheim OP (Constitución In agro domínico, de 27 de Marzo de 1329. Eckhart –que se había retractado de sus errores el 13 de Febrero de 1327– había muerto para entonces), y los errores sobre el Infierno y el Limbo (Carta Nequáquam sine dolóre a los Armenios, 21 de Noviembre de 1321).
   
Particularmente, Juan XXII enfrentó a los “Fraticelli” o “Franciscanos Espirituales”, movimiento surgido tras la reforma de la regla franciscana en 1245 en oposición a los “Franciscanos Conventuales”. Los “Fraticelli” defendían un ideal de pobreza absoluta alegando que tanto Jesús como sus discípulos carecían de posesiones ni individuales ni comunitarios (doctrina del Capítulo de Perusa, condenada por las Constituciones Ad conditórem cánonum y Cum inter nonnúllos, del 8 de Diciembre de 1322 y 13 de Noviembre de 1323 respectivamente). El Papa, luego de exhortarlos a obediencia con la Bula Quorúndam éxigit (7 de Octubre de 1317), condenó sus errores mediante la Constitución Gloriósam Ecclésiam (26 de Enero de 1318). Adicional, citó al general de la Orden, Miguel de Cesena (que no era radical), a comparecer en la sede de Aviñón. Este no aceptó, sino que huyó a la corte de Luis IV de Baviera, por lo que el Papa los excomulgó, y a Miguel de Cesena lo expulsó de la Orden.
   
Volviendo a la disputa de la visión beatífica, los “Fraticelli” apoyaron al rey Luis IV de Baviera (que  tras recibir de manos del excomulgado obispo de Arezzo Guido Tarlati de Pietramala en Milán la Corona de Hierro de Lombardía –coronándose así Rey de Italia– el 31 de Mayo de 1327, había invadido Roma y se hizo (quizá con el consejo del hereje Marsilio de Padua) coronar Emperador en la basílica de San Pedro el 17 de Enero de 1328 de manos de los obispos Giacomo Alberti (de Castello), Gerardo Orlandi (de Aléria de Córcega) y Bonifacio Gherardesca (de Quirón de Creta),  prefecto laico Santiago Sciarra –el Pendenciero– Colonna, el mismo que participó en el atentado de Anagni en 1303) para convocar un concilio y (con apoyo de Guillermo de Ockham y Miguel de Cesena OFM –que postuló siguiendo a Ockham: «Todo papa puede errar en la fe o en las costumbres, pero la Iglesia considerada en su conjunto no yerra jamás»– y del citado cardenal Orsini) proclamó a Juan XXII depuesto por herejía el 18 de Abril y, con el apoyo del clero y del pueblo de Roma, eligió al franciscano espiritual Pedro Rainalducio de Corvara como antipapa Nicolás V el 12 de Mayo de 1328, siendo coronado por el obispo de Castello Giacomo Alberti el día de Pentecostés (22 de Mayo). Así lo recoge la Enciclopedia Católica:
«Los espirituales, siempre en una alianza íntima con Luis de Baviera, se aprovecharon de estos acontecimientos para acusar al papa de herejía, apoyados por el cardenal Napoleón Orsini. En unión con este último, el rey Luis le escribió a los cardenales, instándolos a convocar un concilio general y condenar al papa» (Enciclopedia Católica, voz “Juan XXII”, vol. 8, 1910, pág. 433. Negrillas añadidas).
Juan XXII fulminó la excomunión sobre la Urbe, lo que causó que el pueblo (cansado de la opresión imperial) expulsara a Luis IV el 4 de Agosto, dejando así a Nicolás V solo, quien después de ser excomulgado junto a los nueve cardenales que creó y de huir a Viterbo y a Pisa, se sometió a Juan XXII en Aviñón el 25 de Agosto de 1330 y se retractó públicamente el 6 de Septiembre. El ex-antipapa murió tres años y 40 días después, el 16 de Octubre de 1333.
  
Todo esto demuestra que en realidad, la acusación contra Juan XXII, lejos de ser por ocasión de la defensa de la Fe, era motivada por razones políticas, y así se ve obligado a reconocerlo el mismo Joseph Ratzinger Tauber, el “Papa Benedicto XVI” a quien Ferrara pretendió defender en su ensayo:
«El escándalo [de Juan XXII] fue utilizado con fines políticos en la acusación de herejía introducida por los franciscanos enemigos del papa [los espirituales] en el círculo de Guillermo de Ockham en la corte del emperador Luis de Baviera» (Teología dogmática, 1977, pág. 137. Negrilla y subrayado añadidos). 
Y en cuanto a Juan XXII, que en un sermón dijo:
«Dico cum Augustíno, quod si decípior hic, qui mélior sapit córrigat me. Mihi áliud non vidétur nisi ostenderétur determinátio Ecclésiæ contrária vel auctoritátes sacræ Scriptúræ quæ hoc clárius dicérent quam dicant supradícta [Digo con San Agustín que, si estoy engañado en este punto, que me corrija alguien que conozca mejor. Para mí, no me parece otra cosa, a menos que la Iglesia manifieste una declaración contraria, o que las autoridades sobre la Sagrada Escritura lo expresen más claramente de lo que he dicho antes]» (Sermón del III Domingo de Adviento –15 de Diciembre– de 1331, citado por XAVIER LE BACHELET, Dictionnaire de Théologie Catholique, tomo II, París: Letouzey 1910, col. 662, voz “Benedicto XII”).
Napoleón Orsini pretendía inclusive deponer al Papa (a quien llamaba despectivamente “Juan de Cahors”) y remplazarlo con Felipe de Mayorca (un príncipe infante de la depuesta Casa de Mayorca y devenido en líder de los Fraticelli). Pero sigue la misma Enciclopedia Católica:
«El papa Juan XXII le escribió al rey Felipe IV al respecto (Noviembre de 1333), y destacó el hecho que, siempre y cuando la Santa Sede no haya emitido una decisión, los teólogos podían gozar de una libertad perfecta sobre esta materia. En Diciembre de 1333, los teólogos de París, después de una consulta sobre la cuestión, decidieron en favor de la doctrina de que las almas de los Bienaventurados veían a Dios inmediatamente después de la muerte o después de que se cumpliera su purificación; señalaron al mismo tiempo que el papa no había emitido ninguna decisión sobre esta cuestión, sino sólo había dado su opinión personal, y que ahora le pedían al papa que confirmase su decisión. Juan XXII asignó una comisión en Aviñón para estudiar los escritos de los Santos Padres, y para discutir sobre la cuestión en disputa. En un consistorio celebrado el 3 de Enero de 1334 [mediante la Bula Ne super his] el papa declaró explícitamente que nunca tuvo la intención de enseñar algo contrario a la Sagrada Escritura o a la regla de fe y que de hecho no tenía la intención de emitir alguna decisión. Antes de su muerte, se retractó de su dictamen anterior, y manifestó su creencia de que las almas separadas de sus cuerpos gozan en el cielo de la visión beatífica».
Para más cargar las tintas, Juan XXII dice en su bula:
«Creemos que las almas purificadas separadas de sus cuerpos […] ven a Dios y la esencia divina cara a cara […]. Mas si se hubiere dicho por Nos otra cosa alguna sobre esta materia, afirmamos haberla dicho citando y reuniendo las palabras de las Sagradas Escrituras y de los Santos, y no determinando ni mucho menos adhiriendo (recitándo dicta Sacræ Scriptúræ et Sanctórum et conferéndo, et non determinándo, nec étiam tenéndo)»,
lo cual reconocen los teólogos de la Sorbona: «Nosotros, además, atendiendo lo que tenemos escuchado y sabido por el informe de varios testigos dignos de fe, que todo lo que Su Santidad dijo en este asunto, lo dijo no asegurándolo ni siquiera asintiendo, sino sólo citándolo».
 
Su sucesor Benedicto XII, habiendo reunido en consistorio el 7 de febrero de 1335 a quienes habían predicado la opinión minoritaria (aunque él estaba convencido de la opinión de la mayoría) y les pidió que presentaran sus argumentos, y el 17 de Marzo nombró a 20 expertos para preparar la definición ex cáthedra, entre los cuales estaba Gerardo Eudes, (¡partidario de la opinión minoritaria!) y tras un retiro de cuatro  meses en Pont-de-Sorgues, cerca de Aviñón, promulgó la Constitución Benedíctus Deus, cuyo preámbulo incluye la defensa de Juan XXII contra sus calumniadores bávaros y fraticelli, citando en su totalidad la Bula Ne super his, y las bulas de canonización de San Luis de Tolosa (de quien Juan XXII dice claramente que «subió al Cielo a contemplar gozoso la Faz revelada de Dios»), de Santo Tomás de Hereford y Santo Tomás de Aquino.
 
Inclusive, San Roberto Belarmino en su obra De Románo Pontífice, libro cuarto, cap. XIV, tras citar el § 28 del capítulo VII del libro IV de la Institución de la Religión Cristiana de Yohanán Cohen/Juan Calvino (donde adorna las calumnias de los fraticelli contra Juan XXII), exclamó: «Le digo a Calvino: has pronunciado, en muy pocas palabras, cinco mentiras descaradas», las cuales refutó enseguida. Cabe señalar que Juan XXII es el 36º entre cuarenta papas que San Roberto Belarmino rehabilitó en sus obras contra las calumnias de los herejes.
 
Por último, cabe resaltar que Juan XXII fue el Papa a quien la Santísima Virgen se le apareció en dos ocasiones: la primera durante el cónclave para anunciarle que él sería elegido Papa. Y la segunda, para pedirle que confirmara el Privilegio Sabatino para los carmelitas y quienes portan su Escapulario, cosa que hizo mediante la Bula Sacratíssimo uti cúlmine del 3 de Marzo de 1322. Si Juan XXII hubiese sido hereje (como pretendían sus detractores), ciertamente no hubiese obtenido semejantes favores del Cielo.
 
Aparición de la Virgen del Carmen a Juan XXII
       
Conclusión: Juan XXII sólo emitió como persona privada una opinión sobre una quǽstio disputáta como era en su tiempo el estado de los muertos antes del Juicio Final, declarando someterse a cuanto definiere la Iglesia sobre el particular. Y lejos de ser hereje (como pretenden Ferrara y más recientemente Roberto de Mattei y los autores de la Corréctio Filiális de hærésibus propagátis) Juan XXII exhibió celo contra los herejes y sus sostenedores (que son finalmente, quienes por odio, lo han calumniado). Todo lo contrario a Joseph Ratzinger, que sobre el mismo particular, y sin importarle que YA HAY DEFINICIÓN DOGMÁTICA SOBRE EL TEMA, ¡NIEGA LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS!:
«Esto indica claramente que la médula de la fe en la resurrección no consiste en la idea de la restitución de los cuerpos, a lo que nosotros la hemos reducido; todo esto es válido, aunque la Biblia haya cambiado la representación.
     
[…]
En pocas palabras, Pablo no enseña la resurrección de los cuerpos, sino de las personas…» (ANTIPAPA BENEDICTO XVI, Introducción al Cristianismo, 2004, págs. 349, 357-358).
Así, pretender hacer comparación entre los Papas católicos (por más pecadores que fueren) y los reclamantes del Vaticano II es no solamente ridículo, sino hasta diabólico. Y por más que se esfuercen los antisedevacantistas, la historia, la teología y el derecho canónico los refuta de plano.
  
JORGE RONDÓN SANTOS
15 de Septiembre de 2020 (Año Santo Josefino).
Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores; de San Nicomedes Mártir y San Nicetas Godo, Máritr. Aparición de la Milagrosa Imagen de Santo Domingo en Soriano Calabro. Fiesa del Señor del Milagro de Salta. Tránsito de Santa Catalina Flisca Adorno, Viuda; y Martirio de los Bienaventurados Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles. Fundación del Reino de Castilla.

HIMNO DEL PAPA INOCENCIO III A NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

El Papa Inocencio III fue muy devoto de Nuestra Señora de los Dolores, y según se cuenta en la Vida de Santa Lutgarda de Aywières OSB, la Virgen le obtuvo al Papa el poder arrepentirse de varios pecados graves antes de morir, y estar en el Purgatorio y no en el Infierno (donde debía estar por esos pecados). Tomada de Migne, Patrología Latina, tomo CCXVII, cols. 917-920.
  
INNOCÉNTII III PAPÆ HYMNUS DE CHRISTO ET BEATÍSSIMA VÍRGINE MARÍA DIGNÍSSIMA MATRE EJUS: AD QUEM CERTAS ET MAGNAS CONTÚLIT REMISSIÓNES ET INDULGÉNTIAS.
  
Ave mundi spes María,
Ave mitis, ave pia,
Ave charitáte plena.
Virgo dulcis et seréna,
Sancta parens Jesu Christi,
Elécta sola fuísti.

Esse mater sine viro,
Et lactáre modo miro,  
Angelórum imperátrix.
Peccatórum consolátrix,
Consoláre me lugéntem,
In peccátis jam fœténtem.
  
Me defénde peccatórem,
Et ne tuum des honórem
Aliéno et crudéli.
Precor te regína cœli,  
Me habéto excusátum,
Apud Christum tuum natum:

Cujus iram pertimésco,
Et furórem expavésco,
Nam peccávi illi soli.
O María Virgo, noli
Esse mihi aliéna,
Omni grátia tu plena.
  
Esto custos cordis mei,
Signa me timóre Dei,
Confer vitæ sanitátem.
Da et morum honestátem,  
Da peccáta me vitáre,
Et quod justum est amáre.

O dulcédo virginális,
Núnquam fuit, nec est talis,  
Inter natas muliérum.
Ómnium Creátor rerum
Te elégit genitrícem,
Qui Maríam peccatrícem.
  
Emundávit a reátu,
Ipse tuo me precátu,
A peccátis cunctis tergat.
Ne inférnus me demérgat,  
Eja, rosa sine spina,
Peccatórum medicína.

Pro me Deum interpélla,
Ut me salvet a procélla.
Hujus mundi tam immúndi:
Cujus fluctus furibúndi
Omni parte me impíngunt,
Et peccáti zona stringunt.
  
Christe Fili summi Patris
Per amórem tuæ matris,
Cujus venter te portávit.
Et te dulci lacte pavit:
Te per ipsam oro supplex,
Quia tu es salus duplex.
Rerum dator mundanárum,
Atque salus animárum,
Te nunc precor licet reus:
Miserére mei, Deus,
Miserére, miserátor:
Quia vere sum peccátor.
  
Tu peccáta dele mea,
Et cor mundum in me crea:
Da spem firmam, fidem rectam.
Charitátem da perféctam,
O Jesu da finem bonum,
Quod est super omne donum.
Ut in corde sic compúngar,
Tibi Christe quod conjúngar, 
Fac me digne manducáre.
Corpus tuum salutáre
Ira tua non me gravet,
Sánguis tuus sic me lavet.
  
In sénsibus et in corde
A peccatis et a sorde,
Ut dum instat hora mortis.
Ángelus tunc astet fortis,  
A te mihi datus custos,
Qui me locet inter justos.
Mors si carnem meam frangat,
Mors secúnda non me tangat,
Licet caro computréscat.
Spíritus in te quiéscat,
Ut resúrgens te visúrus,
Semper tecum sim mansúrus.
  
V\. Audi nos, pia mater Christi.
R\. Nam te Fílius nihil negans honórat.
  
ORATIO
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe: nunc, et in hora mortis nostræ, apud tuam cleméntiam beáta Virgo María Mater tua; cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ passiónis dolóris gládius pertransívit: Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitáte Spíritus Sancte, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.

TRADUCCIÓN
Dios te salve, María, esperanza del mundo,
Salve, mansa, salve, piadosa,
Salve, llena de caridad.
Virgen dulce y serena,
Tú sola fuiste elegida para ser
La santa Madre de Cristo Dios.
Fuiste madre sin conocer varón,
Y lactaste de modo admirable,
Emperatriz de los Ángeles.
  
Consoladora de los pecadores,
Consuélame, que estoy sufriendo,
Apestando ya en pecados.
Te ruego, reina del cielo,
Defiéndeme a mí, pecador,
Y no des tu honor
A extraños y crueles.
Tenme por excusado
Ante Cristo, nacido de ti:
  
Cuya ira temo grandemente,
Y su furor me aterra,
Porque solo pequé contra Él.
Oh Virgen María,
Tú que eres llena de toda gracia,
No seas extraña para conmigo.

Sé la custodia de mi corazón,
Séllame con el temor de Dios,
Concédeme vida y salud,
Dame costumbres honestas,
Oh dulzura virginal,
Que nunca hubo, ni hay igual.
 
Dame evitar el pecado,
Y que ame lo que es justo.
Entre las mujeres nacidas,
El Creador de todas las cosas
Te eligió como madre suya.
  
Él, que a María la pecadora
Limpió de su reato,
A tus ruegos por mí,
Me lavará de mis muchos pecados,
No me hundirá en el Infierno.
Ea, rosa sin espinas,
Medicina de los pecadores.
  
Pro me Deum interpélla,
Ut me salvet a procélla.
Hujus mundi tam immúndi:
Cujus fluctus furibúndi
Omni parte me impíngunt,
Et peccáti zona stringunt.
Christe Fili summi Patris
Per amórem tuæ matris,
Cujus venter te portávit,
Et te dulci lacte pavit:
Te per ipsam oro supplex,
Quia tu es salus duplex.
  
Rerum dator mundanárum,
Atque salus animárum  
Te nunc precor licet reus:
Ten misericordia de mí, oh Dios,
Ten piedad de mí, piadosísimo:
Que verdaderamente soy pecador.
Borra mis pecados,
Y crea en mí un corazón puro:
Dame esperanza firme, fe recta,
Dame caridad perfecta.
Oh Jesús, dame un buen fin,
Don que es sobre todo don.
  
Ut in corde sic compúngar,
Tibi Christe quod conjúngar.
Hazme comer dignamente
De tu Cuerpo salvífico,
No me cargues con tu ira,
Pues me lavaste con tu Sangre.
En los sentidos y en el corazón
De los pecados y de inmundicia,
Para que en el instante de mi muerte,
El Ángel que como custodio me diste
Me eleve hacia Ti,Y que me coloque entre los justos.
   
Si la muerte vence mi carne,
Que no me toque la muerte segunda.
Aunque la carne se pudra,
El espíritu en ti descanse,
Para que resucitado, pueda verte,
Y siempre permanezca contigo.
 
Escúchanos, oh piadosa Madre de Cristo.
Porque tu Hijo se honra en no negarte nada.
 
ORACIÓN
Te suplicamos, ¡oh Señor Jesucristo!, que la bienaventurada Virgen María, tu Madre, cuya santísima alma fue traspasada por la espada de dolor en el momento de tu Pasión, intervenga por nosotros ante tu clemencia, ahora y en la hora de nuestra muerte. Tú que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo, y eres Dios, por los siglos de los siglos. Amén.