PON UNA CRUZ EN TU BLOG

PON UNA CRUZ EN TU BLOG
Será la Cruz nuestra bandera y el Evangelio nuestra ley.

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!
NO AL ABORTO

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

domingo, 14 de septiembre de 2014

LAS SIETE HORAS DE LA SANTA CRUZ DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


Atado fue Jesús en Maitines, vilipendiado en Prima,
Condenado a muerte en la hora Tercia,
Clavado en la Cruz en la Sexta,
A la hora Nona Su sagrado Costado fue traspasado,
Le bajan de la Cruz en las Vísperas,
Y colocado en el sepulcro a las Completas.
Por ello propone su Iglesia de ahora en adelante
Observar estas siete horas para siempre.
     
Oficio compuesto a partir del himno escrito por Egidio Romano, O.S.A., Arzobispo de Bourges (Francia) y discípulo del angélico doctor Santo Tomás de Aquino. El Papa Juan XXII otorgó un año de indulgencia a quienes devotamente lo recen.
  
SEPTEM HORAE SANCTAE CRUCIS JESUS CHRISTUS DÓMINUM NOSTRUM
  
AD MATUTINUM (Maitines, antes de 06:00h)
   
 In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
  
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
       
V. Dómine, lábia mea apéries.
R. Et os meum annuntiábit laudem tuam.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
Patris sapientia, veritas divina,
Deus homo captus est hora matutina:
A notis discípulis cito derelíctus:
A Judaeis tráditus, vénditus, et afflíctus.
  
Antiphona: O Crux venerábilis, quae salútem attulísti míseris, quibus te efféram praecóniis? Quóniam vitam nobis caelitum praeparásti.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD PRIMAM (A la primera hora, 07:00h)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
Hora prima Dóminum ducunt ad Pilátum,
A falsis téstibus múltum accusátum,
Coláphis percútiunt mánibus ligátum,
Vultum Dei cónspuunt lumen caeli gratum.
  
Antiphona: O crucis victória, et admirábile signum, in caelésti cúria fac nos captáre triumphum.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD TERTIAM (A la hora tercia, 09:00h)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
Crucifige clámitant hora tertiárum:
Illúsus indúitur veste purpurárum:
Caput ejus púngitur coróna spinárum.
Crucem portat húmeris ad locum poenárum.
  
Antiphona: Funéstae mortis damnatur supplícium, dum Christus in cruce nostra destrúxit víncula críminum.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD SEXTAM (Al medio día, 12:00h)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
Hora sexta Jesus est cruci conclavátus,
Et est cum latrónibus pendens deputatus:
Prae torméntis sitiens felle saturátus,
Agnus crímen diluens sic ludificátus.
  
Antiphona: Per lignum servi facti sumus, et per sanctam Crucem liberáti sumus: fructus árboris sedúxit nos, filius Dei redémit nos.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD NONAM (A la hora nona, 15:00h)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
Hora nona Dóminus Iesus expirávit:
Eli clamans, spíritum Patri comméndavit:
Latus eius láncea miles perforávit.
Terra tunc contrémuit, et sol obscurávit.
  
Antiphona: O magnum pietátis opus! Mors mórtua tunc est, in ligno quando mórtua vita fuit.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD VESPERAS (Vísperas, 18:00h)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.
   
De cruce depónitur hora vespertina.
Fortitúdo latuit in mente divína.
Talem mórtem subiit vitae medicína:
Heu! Córona glóriae iácuit supína.
  
Antiphona: O Crux benedícta, quae sola fuísti digna portáre taléntum mundi: dulce lignum, dulces clavos, duúlcia ferens póndera: super ómnia ligna cedrórum, tu sola excélsior: in qua mundi salus pepéndit, in qua Christus triumphávit, et mors mortem superávit in aeternum.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AD COMPLETORIUM (Completas, antes de acostarse)
  
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
          
V. Per sígnum crucis, de inímicis nostris.
R. Líbera nos, Deus noster.
   
V. Convérte nos Deus, salutáris noster.
R. Et avérte iram tuam a nobis
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Alleluia, decir: Laus tibi, Dómine, Rex aeternae glóriae.    
  
Hora completórii datur sepultúrae
Corpus Christi nóbile, spes vitae futúrae
Condítur arómate: compléntur scriptúrae:
Iugi fit memóriae mors haec mihi curae.
  
Antiphona: Salvator mundi salva nos, qui per Crucem et Sánguinem tuum redemísti nos, auxiliare nobis, te deprecamur Deus noster.
    
V. Adorámus te Christe, et benedícimus tibi.
R. Quia per sanctam Crucem tuam redemísti múndum.
  
Orémus:
Dómine Jesu Christe fili Dei vivi, pone passiónem, crucem, et mortem tuam inter judícium tuum et ánimam meam, nunc, et in hora mortis meae: et mihi largíri dignéris grátiam et misericórdiam: vivis et defúnctis réquiem et véniam: Ecclésiae tuae pácem et concórdiam, et nobis peccatóribus vitam et glóriam sempiternam. Qui vivis et regnas cum Deo patre in unitáte Spíritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculórum. Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
Commendatio (Encomienda del alma, después de las Completas)
Has horas canónicas cum devotióne,
Tibi, Christe, récolo pia ratióne:
Ut qui pro me passus es amóris ardóre,
Sis mihi solátium, mortis in agóne, Amen.
   
In nomine Patris, et Filii, et Spíritus Sancti. Amen.

sábado, 13 de septiembre de 2014

DE LAS TEOLOGÍAS LATINOAMERICANAS DE LA LIBERACIÓN, POR EL PADRE MIGUEL PORADOWSKI

   
Desde ECCE CHRISTIANUS

El pensamiento político-religioso autodenominado “teologías latinoamericanas de la liberación” (en adelante TLL), formalmente aparece en América Latina algunos años después de la Segunda Conferencia Episcopal Latinoamericana, que tuvo lugar en Medellín en 1968. No obstante, según la opinión del sacerdote José Comblin,(1) compartida por el Padre Roger Vekemans, S.J.,(2) este pensamiento de hecho ya se manifiesta varios años antes del mencionado evento y se hace presente en varias reuniones de carácter internacional, como por ejemplo en la Conferencia Mundial del Consejo Ecuménico de Iglesias (una institución protestante), en Ginebra en 1966 y en el “diálogo de cristianos y marxistas”, celebrado en varios lugares, entre los años 1965-67.
     
Casi todos los investigadores de la génesis o historia de las TLL concuerdan en la opinión de que la aparición de este pensamiento político-religioso se debe, al menos parcialmente, a una especial situación social-económica-política en la cual se encontró el continente latinoamericano después del fracaso de las tentativas del Plan de Desarrollo, lanzado por el malogrado presidente J. F. Kennedy.
     
Incluso se vincula las TLL con la así llamada “teología del desarrollo” (en adelante TD).(3) Al respecto hay dos opiniones distintas: una que ve, hasta algún punto, en las TLL, la continuación de la TD, la cual es cronológicamente anterior a las TLL,(4) mientras que la otra opinión considera las TLL como conceptos completamente opuestos a la TD, pues tiene por finalidad reemplazarla; consideran que la TD demostró su incapacidad en el aporte de un pensamiento político-religioso, apto para la solución de los urgentes problemas sociales en América Latina. Según esta opinión la situación social-económico-política del continente latinoamericano no puede encontrar solución por el desarrollo, sino exclusivamente por la revolución marxista, y por ende la TD, elaborada en relación con la encíclica del Papa Paulo VI, Populorum Progressio, la que coincide con el “Plan Kennedy”, ya no sirve y debería ser reemplazada por las TLL, consideradas como una etapa preparatoria para la revolución marxista; una etapa que también, después de cumplir su papel, deberá ser seguida por la “teología de la revolución” (en adelante TR), como el necesario apoyo ideológico-religioso a la revolución marxista en marcha. Esta es la opinión de Hugo Assmann, el más destacado representante de las TLL.(5)

Lo curioso es que este pensamiento político-religioso, de evidente carácter marxista, aparece bajo la protección y tutelaje del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), pues casi todos los autores de las principales obras al respecto están vinculados con el CELAM, sea como consejeros permanentes de esta institución de la Iglesia Católica, sea como colaboradores de distintas obras suyas, sea como participantes de los eventos organizados por ella, como son los Seminarios, Cursos, Jornadas, etc., como consta en las publicaciones oficiales del CELAM; incluso están apoyados y protegidos por el CELAM. El actual (1978) secretario general de esta institución, Monseñor Alfonso López Trujillo, en sus varios trabajos sobre estos temas(6), aplaude a estos autores y los presenta como genuinos representantes del pensamiento cristiano latinoamericano, haciendo raras veces algunas observaciones críticas. De creer a Mons. López Trujillo(7), lo más valioso de este pensamiento todavía no está publicado; sin embargo, nosotros aquí tenemos que limitarnos sólo a lo presentado por escrito, sea en los libros y folletos sea en los innumerables artículos(8). Lo más importante de lo publicado es de la autoría de Gustavo Gutiérrez, peruano; de Hugo Assmann, brasileño; de Alex Morelli, francés; de Juan Luis Segundo, uruguayo; de Leonardo Boff, brasileño; de Rafael Ávila, español (?); de Rolando Muñoz, chileno; además de dos obispos argentinos: Mons. Eduardo Pironio (cardenal de la curia romana) y Mons. Jerónimo Podestá.

Conviene anotar que también existen varios trabajos sobre el mismo tema de autores protestantes, los cuales básicamente no difieren de las obras de los autores arriba mencionados (que se presentan como católicos). Tal vez, el más importante entre ellos sea Rubén A. Alves, teólogo protestante brasileño; al menos es el más citado por los autores de las TLL, pero, a nuestro juicio, él pertenece más bien a la “teología de la revolución” y por esta razón no nos vamos a ocupar de él en esta ocasión. Las obras principales que vamos a tomar aquí en cuenta son las siguientes: de Gustavo Gutiérrez, Teología de la liberación, Lima, 1971; de Hugo Assmann, Opresión-Liberación, Montevideo, 1971; de Alex Morelli, Libera a mi pueblo, México-Buenos Aires, 1971; de Leonardo Boff, Jesús Cristo Liberador, Vozes, Petrópolis, 1972; de Rafael Ávila, Elementos para una evangelización liberadora, Sigúeme, Salamanca, 1971; de Rolando Muñoz, Nueva conciencia de la Iglesia en América Latina, Santiago, 1973. Además, los varios ensayos y artículos de Juan Luis Segundo.

No vamos a analizarlas por separado, porque ya lo hemos hecho antes en nuestro ensayo Sobre la “Teología de la Liberación’ y en nuestros libros: El marxismo invade la Iglesia y El marxismo en la teología(9). Aquí solamente queremos destacar que, a nuestro juicio, todas las actuales teologías de la liberación no son ni teologías, ni latinoamericanas, ni nos hablan de la liberación, en el sentido cristiano de la palabra.

NO SON TEOLOGÍAS

En primer lugar, estas TLL no son “teologías” en el sentido tradicional de esta palabra y aceptado en la Iglesia. Con sinceridad lo confiesan tanto Gustavo Gutiérrez como Hugo Assmann, Gustavo Gutiérrez (en adelante GG) dedica todo el primer capítulo de su libro a este tema.

Empieza por recordar los conceptos de teología más aceptados en la Iglesia Católica y, después, por comprobar que lo presentado por él como “Teología de la Liberación” no cabe en ninguno de estos conceptos tradicionales; en consecuencia, para justificar el título de su obra “Teología de la Liberación”, propone su propio concepto de “Teología”, a saber: “la reflexión crítica sobre la praxis”(10). Vamos a ver más adelante que esta definición de la teología es absolutamente inaceptable. Pero no se trata sólo de conceptos o definiciones, sino del contenido de la obra de GG. Pues a este contenido nadie, fuera de su autor, se atrevería a llamar “teológico”. Un auténtico teólogo, con la valentía y honestidad que lo honran, en un minucioso y detallado estudio ha demostrado que la “Teología de la Liberación” de GG es la “evaporación de la teología”(11).No menos severos juicios sobre la obra de GG tienen los teólogos españoles Armando Bandera(12) y Teodoro Ignacio Jiménez Urresti(13). El teólogo Fernando Moreno, al referirse a las obras de GG, Hugo Assmann (en adelante HA) y Juan Luis Segundo, dice: “Hoy aparece casi banal calificar de marxistas-leninistas tales posiciones”(14). El doctor Palumbo, después de un largo análisis de la obra de GG, llega a,la conclusión de que “… la teología de la liberación expuesta por el P. Gutiérrez no es teología, no es liberadora, no es filosofía, no es exégesis; es una penetración marxista en la Iglesia”(15). Coinciden con estos juicios negativos sobre las TLL también otros autores, como Galat-Ordóñez(16) y Clodovis Boff(17).

Las mencionadas obras de las TLL no son teológicas en el sentido tradicional de la palabra “teología”, forjado por la tradición cristiana, pues el concepto tradicional de la teología no importa de qué manera se exprese en las aceptadas definiciones de ella(18), exige que las obras “teológicas”, tanto por su objeto, como por su método, sean directamente relacionados con Dios.

El objeto propio de la teología es Dios, como lo indica el mismo nombre “teología”, que viene de las raíces griegas Theós (Dios) y logos (pensamiento, ciencia). Sólo Dios y nada más que Dios es el objeto propio de la teología, lo que no impide que dentro de ella se estudie todo(19), con tal de que lo estudiado sea directamente vinculado con Dios, sea como Creador (Dios-Padre), sea como Redentor (Dios-Hijo), sea como Santificador (Dios-Espíritu Santo).

También el método propio y exclusivo de la teología cristiana reflexiona a la luz de la Revelación; y la Revelación divina es Dios mismo, quien se comunica, sea por la luz que otorga al hombre para iluminar su entendimiento humano, su inteligencia (que por sí sola es incapaz de penetrar en los misterios divinos)(20), sea por la inspiración que infunde en el autor bíblico, sea por las mismas pa-labras-conocimientos con las cuales comunica al hombre las verdades sobrenaturales, por intermedio de las Escrituras Santas, sea por la Palabra suya que es Él mismo, su pensamiento personificado, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, encarnada en Jesucristo, la “plenitud de la Revelación” (2 Cor. 1, 20 y 3,16-4,6), lo que exige de la teología cristiana una reflexión en los misterios de la vida de Cristo y especialmente en su obra redentora, es decir el Misterio Pascual: la Pasión, la Muerte, la Resurrección y la Ascensión de Cristo. De esta manera, también la segunda raíz de la palabra “teología”, es decir “logos”, que en griego significa “pensamiento”, “concepto”, “palabra”, y que San Juan Evangelista, en el Prólogo a su Evangelio, usa en el sentido del pensamiento divino personificado, es decir el nombre de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo de la Vulgata, encarnado en Jesucristo, se refiere al método; siendo la luz de la Revelación, el “logos” hace diferir esencialmente a la teología de otras ciencias, pues dirige y vincula cada obra teológica con Dios. En este sentido ambas raíces de la palabra “teología” indican a Dios: la raíz “trieos” indica a Dios (y en la teología cristiana al Dios que es la Santísima Trinidad) como a su objeto, y la raíz “logos” indica a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo Encarnado, la plenitud de la Revelación, como a su método, a Cristo, la Verdad, a la luz de la cual la sabiduría cristiana reflexiona sobre Dios.

Pues bien, ninguna de las obras mencionadas de las TLL pretende ser “teológica” en el sentido tradicional de esta palabra. Al contrario, varios de los mencionados autores, especialmente GG y HA, insisten en que hablan de la “teología” en otro sentido y no en el tradicional. GG define su seudoteo-logía como “reflexión sobre la praxis”(21); es decir que en la definición de GG no hay ninguna referencia a Dios, ni como objeto, ni como método. Analizando esta definición, HA llega a la conclusión de que “... en realidad se está definiendo (a la Teología de la Liberación) como Praxeología. La Praxeología —define T. Kotarbinski— es la teoría general de la acción eficaz”(22). ¿Qué tiene que ver eso con la teología?

Ahora bien, se podría plantear la pregunta: si estas teologías no son tales en el sentido tradicional del término, ¿podrían corresponder, al menos hasta algún punto, al concepto actual de la teología que tiene la Iglesia postconciliar?La posición oficial de la Iglesia postconciliar al respecto está expresada en un documento reciente, emitido por la Sagrada Congregación para la Educación Católica, titulado “La formación teológica de los futuros sacerdotes”, firmado por el Prefecto de esta Congregación, el cardenal Gabriel Carroñe, con fecha 22 de febrero de 1976. Pues bien: en este documento se insiste en que “… pese a que se renueve y adapte a las exigencias de los tiempos, la teología permanece, en la línea de la continuidad de la Tradición, fiel a sí misma como «ciencia de la Revelación cristiana». La fides quarens intellectum, es decir, la fe que impulsa a buscar y a ampliar la propia inteligibilidad, consigue su meta, mediante la teología, de una forma más elevada y sistemática. El objeto de que se ocupa la teología no son las verdades adquiridas con la ayuda de la razón, sino aquellas reveladas por Dios y conocidas a través de la fe. El ámbito de la fe es, en todo caso, invadeable por la teología. El progreso de la misma no puede consistir en confundirse con las demás ciencias, al margen de la perspectiva de la fe”. (23)

Y más adelante el mismo documento agrega: “Como ciencia que nace de la fe y que se desarrolla en el ámbito de la fe y al servicio de la fe, la teología asume el discurrir de la razón y los datos de las culturas para comprender mejor el propio objeto. Por eso goza de un estatuto particular en la articulación de las distintas ciencias, incluso las religiosas, con las cuales no puede ser confundida, como tampoco puede ser restringida en sus métodos. En particular, no puede ser confundida y reducida a la historia de las religiones o de los dogmas, a la psicología religiosa, a la sociología de la Iglesia, sino que conserva su naturaleza y su función tambien en el cuadro epistemológico de las materias que se ocupan de la religión”. (24)

Estas citas ya bastan para darse cuenta de que la posición de la Iglesia no ha variado en esta materia después del Concilio Vaticano Segundo, y que, a la luz de este documento, las TLL no son teologías. Especialmente conviene destacar que, según este documento de la Santa Sede, cada teología, como ciencia, “nace de la fe”, “se desarrolla en el ámbito de la fe” y “está al servicio de la fe”. Las TLL no nacen de la fe cristiana sino de la fe marxista; no se desarrollan en el ámbito de la fe, sino en el de la lucha de clases; no sirven a la fe cristiana, sino a la revolución marxista, o, en el mejor de los casos, suponiendo la buena voluntad de sus autores, sirve al temporalismo, es decir a la solución de los problemas sociales y políticos.

De todo este larguísimo documento (de 52 páginas) de la Santa Sede es evidente que la Iglesia de hoy tiene el mismo concepto de la teología que la Iglesia de ayer, con la única diferencia de que lo profundiza y actualiza (es decir, adapta a las exigencias de la ciencia), haciéndolo todavía más exigente y más elevado, de manera que si las TLL no pueden ser aceptadas como teológicas desde el punto de vista del concepto de la teología tradicional, menos pueden ser aceptadas desde el punto de vista de la Iglesia postconciliar. Lo que ocurre es que los autores de las supuestas TLL, en la definición tradicional de la teología mantenida por la Iglesia postconciliar, reemplazan la palabra “Revelación” por “revolución” y la palabra “cristiana” por “marxista”, de manera que para ellos la teología, en vez de ser, como para la Iglesia, “la ciencia de la Revelación cristiana”, es la “ciencia de la Revolución marxista”. Hugo Assmann lo dice sincera y abiertamente, mientras que GG lo hace solapadamente. En efecto, HA insiste sobre la necesidad de “centralizar toda la teología en la Revolución, haciendo de ésta la clave única de la teología entera”; (25) es decir que, según HA, no solamente las TLL deberían servir a la revolución marxista, sino “toda la teología”. Y lo curioso es que invoca al respecto la autoridad de Karl Rahner. (26) Para poder adaptar la teología a esta tarea subversiva y ponerla completamente al servicio de la revolución marxista, HA postula la necesidad de hacer una revolución en la teología. Dice al respecto: “por eso, lo que queda claro es que necesitamos una «Revolución de la teología» (lo subrayado es de HA) para que ésta … pueda … ocuparse válidamente de la problemática de la Revolución”. (27)

En las TLL no hay ni Dios, ni Revelación, ni ciencia, pues ésta última está reemplazada por la muy cómoda “reflexión”, la cual a su vez está reducida sólo a la “función crítica de la acción”. (28) Y, por muchas citas que estas obras tengan de las Escrituras Santas y de los grandes pensadores cristianos, no son teológicas, pues todo este material tiene en ellos un carácter sólo decorativo y sirve de disfraz bajo el cual se encuentra un pensamiento antiteológico. (29)

Algunos querían ver en las obras de las TLL la reducción de la teología a la sociología. Hay que protestar contra esta opinión, pues llamar a los escritos de las TLL “sociológicos” es una ofensa para la sociología. Desde hace cien años, y especialmente desde la magistral obra de Durkheim sobre el método sociológico, Les regles de la méthode socio-logique (1895), ya no puede cualquier ensayo social-político pasar por un estudio sociológico. La sociología es una ciencia seria y responsable, tiene innumerables y eminentes representantes y miles de obras estrictamente científicas; y ningún auténtico sociólogo puede aceptar la calificación de “sociológicos” para los ensayos socio-políticos de los autores de las TLL, pues para calificar algunos ensayos como tales no basta que ellos traten de lo social, sino que lo social-religioso sea estudiado con el rigor del método sociológico, el cual es esencialmente inductivo, aposteriorista y empírico, basado sobre el estudio de los hechos concretos, mientras que los mencionados autores escriben lo que se les antoja y como se les antoja, y parece que tienen por principio no respetar ningún método. Las mencionadas obras de las TLL no son ni teológicas, ni sociológicas; simplemente son ensayos político-reli-gioso-socíales; y deberían ser tratados como tales, es decir sin comprometer ni a la teología ni a la sociología. Hay que tratarlas como expresiones de las opiniones arbitrarias de sus autores. El uso que éstos hacen del nombre de “teología”, es un simple abuso. El juicio del teólogo Juan Gutiérrez sobre la obra de GG Teología de la liberación, que es la “evaporación de la teología”, debería extenderse a casi todas las mencionadas obras de las TLL.

LAS TLL NO SON LATINOAMERICANAS

Las pretendidas “teologías latinoamericanas de la liberación” tampoco son “latinoamericanas”. Este calificativo lo recibieron primero de parte de los críticos europeos, los cuales hablando de ellas les dieron este adjetivo en el sentido puramente geográfico, pues aparecieron primero publicadas en América Latina y por autores latinoamericanos. En el sentido de una calificación del pensamiento como genuinamente latinoamericano, original, propio de la Iglesia en América Latina, parece que por primera vez así las llamó el P. Vekemans (30) en su libro Teología de la liberación y cristianos por el socialismo, pero el hecho de que la mayoría de los autores de las TLL son latinoamericanos todavía no justifica esta calificación, porque todos ellos, sin excepción ninguna, tienen formación europea, sea por los estudios en las universidades europeas, sea por el pensamiento europeo sobre el cual se basan. Ni Karl Marx, ni Friedrich Engels, ni Herbert Marcuse, ni Louis Althusser son latinoamericanos; tampoco lo son Karl Barth, Karl Rahner, J. B. Metz, O. Cullmann o Bultmann, para sólo mencionar a los autores más citados en las mencionadas obras. Las raíces de las TLL están en la “teología política” europea de postguerra y en las anteriores corrientes del pensamiento de algunos católicos franceses promarxistas. A pesar de que el P. Vekemans las considera “innegablemente latinoamericanas”, el material bibliográfico que él mismo proporciona (31) comprueba más bien lo contrario.

Prácticamente las TLL son solamente unas nuevas formulaciones de la antigua trampa marxista, que consiste en llevar a los cristianos a la revolución marxista. De eso los marxistas ya se preocupaban al final del siglo XIX (para que los cristianos se caven su propia tumba) y las obras de muchos de ellos, incluso las de Engels, tenían esa finalidad. Cuando Engels insiste en que el verdadero (¡sic!) cristianismo, el de los primeros siglos, hasta la época constantiniana, es lo mismo que el comunismo marxista del siglo XIX, tiene en la mente la conquista de los obreros cristianos para la judía revolución marxista. Es sabido que estos esfuerzos de los marxistas del siglo xrx han dado resultados muy satisfactorios, pues les trajeron a las filas de la Segunda Internacional (en esa época completamente dominada por los marxistas) a muchísimos cristianos, especialmente a los protestantes, hasta el punto de que varios pastores protestantes entraron en su plana mayor. (32)

Cuando Karl Barth se vincula con el marxismo e incluso traba una estrecha amistad personal con Lenin, en Suiza, (33) sólo sigue el ejemplo de los muchos pastores protestantes que lo preceden. Este acercamiento de los cristianos a los marxistas se extiende al clero católico, especialmente en Francia y Bélgica, casi inmediatamente después de la primera guerra mundial. La Cruz de Cristo, vinculada con el emblema comunista de la hoz y del martillo; eso que nos escandaliza tanto hoy en día en América Latina, ya aparece en la portada de una publicación “católica” de Francia varios años antes de la segunda guerra mundial. Es el caso de la revista abiertamente marxista-comunista Terre Nouvelle. (34)

Las drásticas e inmediatas medidas de la Santa Sede en los tiempos de las Papas Pío XI y Pío XII, ponen freno al entusiasmo de algunos clérigos por la revolución marxista; pero después de la segunda guerra mundial hay un nueva brote del filocomunismo “católico” en Europa, esta vez manifestado por un seudo-personalis-mo del comunistoide Emanuel Mounier y su revista Esprit, casi abiertamente fomentado por FAX, una organización fundada con este propósito por la policía secreta política del gobierno comunista de Polonia, con el apoyo de la NKVD de la Unión Soviética. (35) La oportuna denuncia al respecto, hecha por el Cardenal Primado de Polonia, el arzobispo de Varsovia Stefan Wyszynskí -en un memorándum secreto trasmitido a la Santa Sede y por ella comunicado al Episcopado de Francia, por el cual fue divulgado— dificulta, por algún tiempo, la colaboración de los católicos franceses con la revolución marxista. Las abundantes publicaciones de PAX en Polonia (36) se encuentran con el casi unánime repudio por parte del clero y los laicos polacos; pero estos mismos escritos, divulgados en Francia, tenían bastante influencia, especialmente desde que sus ideas están acogidas por la muy leída revista ilustrada La Vie Catholique y después por la pro-marxista Les Informations Catholiques Internationales, ambas dirigidas por el simpatizante del marxismo Georges Hourdin. (37) Hay que recordarlo, porque precisamente de este ambiente salen los futuros autores de las TLL.

Al leer los escritos de los autores de las TLL se nota también la importante influencia de un grupo de pastores protestantes marxistas checoslovacos, especialmente las obras de Hromadka, Machovec, Gardavski. (38) Los GG, HA, Juan Luis Segundo y otros en realidad presentan el mismo pensamiento de algunos seudoteólogos europeos marxistas, sólo que en una nueva forma y bajo un nuevo enfoque, y de esta manera elaboran su propia seudo-teología marxistoide y la ponen al servicio de la revolución marxista en América Latina; y lo hacen de manera muy parecida a la labor de sus compañeros y consejeros europeos, los cuales, en el mismo tiempo, la presentan bajo el nombre de la “teología de la revolución”, o de la “teología de la violencia”, o de la “teología política”, o de la “teología de la política”, como los comunistas-marxistas-leninistas confesos y declarados Paul Blanquart, fraile dominico y profesor de la Universidad Católica de París, quien no cree en Dios ni en el alma inmortal, (39) y J. Girardi, fraile salesiano, en su tiempo profesor de la Universidad Gregoriana de Roma y después de la Universidad Católica de París.Además, durante la elaboración de sus TLL, estos autores han estado asesorados no por el clero latinoamericano, sino por el europeo, canadiense y norteamericano. Es sabido que la elaboración de estas TLL se ha efectuado, durante un período de más de diez años, en muchísimos encuentros, jornadas y seminarios, organizados con ese propósito en distintos lugares de América Latina y de Europa. Pero ante todo las TLL no son latinoamericanas por el hecho de estar basadas en el pensamiento marxista, es decir no latinoamericano, sino judío-europeo, el cual —siendo formulado en relación con algunos problemas judíos y sociales de la primera mitad del siglo XIX— nunca llegó a tener dimensiones universales, y es ajeno por completo a la idiosincrasia de los pueblos latinoamericanos. Esta es también la principal razón por la que estas TLL no llegan a insertarse en la realidad latinoamericana. Tampoco son originales, pues, como lo demostró el interesante estudio del padre jesuíta H. Bojorge, (40) ya hay una “teología de la liberación” en el blasfemo y anticristiano libro de Strauss Das Leben Jesu, del año 1835 (que tanto impactó a Marx y sus compañeros), donde se habla de la liberación política por la liberación teológica, es decir, por “liberar” a la religión de la Revelación. Esta idea pasa después a Marx y se manifiesta en uno de sus primeros escritos: Zur Judenfrage (1843/4), donde también plantea su “teología de la liberación” (sin usar esta expresión), es decir la liberación política de los judíos por la liberación de la religión.

LAS TLL NO TRATAN DE LA LIBERACIÓN

Las TLL, en realidad, no tratan de la liberación, en el sentido que esta palabra tiene para los cristianos. Las TLL no tratan de la liberación en el sentido cristiano-teológico, como liberación del hombre de la esclavitud del pecado, una vez y para siempre efectuada por la Pasión y Muerte de Jesucristo. Pues según la teología cristiana, Dios ha creado al hombre como un ser plenamente libre, dotado de razón y libre voluntad. Es por la tentación de Satanás por lo que el hombre cae en el pecado de orgullo y desobediencia, perdiendo su libertad y convirtiéndose en un esclavo de Satanás.

Este estado de pecado hace del hombre un esclavo de Satanás y, en consecuencia, un esclavo de sus propias debilidades (las cuales también son consecuencias del pecado), y genera toda clase de corrupciones, de dependencias y esclavitudes intelectuales, morales, sociales, económicas y políticas.

Jesucristo, el Hombre-Dios, un nuevo Adán, plenamente libre pues es sin pecado, es decir sin dependencia de Satanás, por su Pasión y Muerte en la Cruz libera al hombre del pecado y, en consecuencia, de la esclavitud, como dependencia de Satanás, y de sus propias debilidades humanas, consecuencias del pecado. Pero se trata de una liberación que no se realiza “mecánicamente”, pues no afecta la dignidad humana, sino que la respeta y afirma, permitiendo a cada hombre personalmente hacer efectiva la liberación efectuada por Jesucristo, aplicándola conscientemente a su propia vida, por la cooperación con la gracia divina. El ser humano integrado por el bautismo en el Cuerpo Místico de Cristo tiene la posibilidad de conquistar su propia libertad interior por el trabajo y la lucha, independizándose del poder de Satanás y entregándose en las manos de Dios. Esta conquista de su propia libertad tiene que desarrollarse ante todo en el plano intelectual, pues, según la expresa enseñanza de Cristo, es la Verdad la que nos hará libres; la Verdad, que es el mismo Cristo.

Pues bien, en las TLL no hay ni la más remota alusión a esta liberación del pecado, como base y principio de cualquier liberación humana.

Tampoco las TLL tratan de la liberación en el sentido derivado de lo anterior, es decir, de la liberación del pecado. A pesar de que para cada cristiano todas las ilegítimas y abusivas dependencias entre los hombres, es decir las que le quitan su libertad o la limitan, tienen sus raíces en esta única dependencia del pecado, dependencia de Satanás. El hombre, siendo creado por Dios corno un ser sociable, a raíz de su naturaleza esencialmente sociable entra necesariamente en relaciones con los demás, lo que lleva a algunas dependencias que por sí solas son legítimas y no contrarias a la libertad, pero que pueden degenerar en esclavitudes, pues esta naturaleza sociable humana está corrompida por el pecado. De ahí la necesidad de distinguir entre las dependencias legítimas y las ilegítimas; las que no menoscaban la dignidad y la libertad humanas, y las que degeneran en esclavitudes. Eso se ve ya claramente en la sociedad familiar. La mutua interdependencia de los esposos, como también de los padres e hijos y más todavía de los domésticos, hasta donde se desarrolla en el ambiente de mutuo respeto y de amor, excluyendo el pecado (ante todo el abuso del poder paternal o la desobediencia de los hijos), no solamente no es contraria a la libertad, sino que la afirma y perfecciona. Analógicamente se pueden analizar otras formas de la vida social, todavía más complicada, pues la sociabilidad humana, siendo sociabilidad del ser razonable y libre, lleva a una socialización de la vida cada vez más extendida, profunda y multiplicada, facilitando la formación de dependencias en las cuales se hace cada vez más difícil respetar adecuadamente la dignidad de la persona humana y su plena libertad. (41) Sin embargo, para los cristianos es posible salvar la libertad en estas difíciles situaciones sociales, siempre que tomen en cuenta las consecuencias sociales del pecado (como dependencia de Satanás) y de la Redención (como liberación del hombre de la esclavitud que implica depender de Satanás), cooperando con la gracia divina.

En realidad, tampoco las TLL tratan el problema de la liberación ni siquiera en el plano desacralizado, laico, secularizado, temporalista y terrenalista, en el cual ellas mismas conscientemente se sitúan, pues, colocándose en el plano puramente materialista, se vinculan, conscientemente y por principio, con la corriente ideológica más esclavizante que hubo en la historia: con la ideología marxista, la cual aboga por una esclavización total, pues suprimiendo la propiedad privada y estatizando toda la vida social, económica, cultural y política, impone un régimen en el cual el hombre está reducido a la condición de animal o de insecto, siendo sacrificado completamente a la sociedad, al Estado.Por el mismo hecho de que todas las TLL, unas parcial y otras totalmente, se vinculan con el marxismo materialista, ateo y totalitario, y se acoplan al carro de la satánica revolución marxista, ya se ponen del lado de la esclavitud total. Es difícil creer que los autores de las TLL sean hasta ese punto ingenuos y desinformados, que no sepan adonde quiere llevar a todos la revolución marxista. Hablar de la liberación y verla en la revolución marxista es una contradicción.

¿QUÉ SON, ENTONCES, LAS TLL?

Son ensayos político-religiosos profundamente impregnados por el temporalismo. Es un nuevo brote de este antiquísimo mal que ya cegaba la vista espiritual de los judíos a lo largo de la historia bíblica; el mismo temporalismo que tanto caracterizaba a los inmediatos discípulos de Jesucristo y que les impedía comprender su espiritual misión de Redentor de la humanidad; es el mismo temporalismo que en los ojos de los judíos de los tiempos de Jesucristo colocaba el Reino de Dios —anunciado ya por los profetas, recordado por San Juan Bautista y predicado por Cristo— sólo aquí en la tierra y sólo en forma de una sociedad puramente humana; es el mismo temporalismo-miopía que no permite ver nada más allá de la tumba; es el temporalismo de los saduceos, para los cuales todo se termina en el sepulcro.

Es un temporalismo tan ciego, tan miope, que ni siquiera permite a los autores de las TLL darse cuenta que, planteando el problema de la liberación del hombre de la esclavitud del régimen económico-social, llamado por ellos mismos “capitalista”, lo que le oponen es también el capitalismo, pero en su forma más odiosa y más inhumana, pues es nada más que el capitalismo de Estado; y que la relativamente pequeña dependencia del trabajador respecto del empresario que se da en el régimen capitalista de la propiedad privada, la quieren trocar por la total y absoluta dependencia que hay entre el hombre y el Estado dentro del régimen comunista-marxista.

Algunas corrientes de las TLL abogan abiertamente por poner a la Iglesia al servicio de la revolución marxista, y en la práctica sólo a eso reducen la función de la “teología de la liberación”, fingiendo que se olvidan de la principal finalidad de la revolución marxista, planteada ya por Marx y afirmada por Lenin, que es la destrucción de todo lo cristiano.

Parece que los estrategas de la revolución marxista se esfuerzan por aprovechar la dinámica de la Iglesia para dar más vigor al proceso revolucionario en América Latina. (42) Cuando hoy en día, en Europa, el marxismo está abandonado casi por todos y especialmente por la juventud, (43) algunos trasnochados católicos-temporalistas de América Latina sólo ahora descubren en el marxismo algo atractivo. ¡Qué ridículo y vergonzoso es todo esto!

Que el marxismo, odiado por todos los que lo conocieron en carne propia, fracasado, desmitificado por sus propios ex-dirigentes, (44) desesperadamente busque el apoyo de la Iglesia a la que tanto odia y pretende destruir, es fácilmente comprensible, pues se da cuenta de que, comprometiendo a los cristianos en su proceso revolucionario, más rápidamente destruye a la Iglesia. Pero que, para esta tarea destructora, encuentre entre el clero colaboradores, dispuestos, como Judas Iscariote, a vender sus servicios, es algo tan horroroso y tan doloroso como el crimen del traidor de Cristo. ¿Acaso estos autores de las TLL no se dan cuenta de que con sus “teologías” ofrecen un excelente “apoyo logístico” a la anticristiana revolución marxista.

HACIA UNA AUTÉNTICA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

No hay mal que por bien no venga. Quiera Dios que estas marxistoides TLL, tan destructoras y deformadoras en sí mismas de todo lo cristiano-teológico, contribuyan a despertar, entre los auténticos teólogos, el deseo de elaborar una verdadera teología de la liberación. Y parece que ya empezamos a caminar en esa dirección, pues en realidad en las críticas publicadas de las TLL ya se perfilan cada vez más las ideas concretas al respecto, de manera que quien realmente se interesa por este tema puede en esas críticas encontrar un material riquísimo. Me refiero a las críticas de Teodoro Ignacio Jiménez Urresti, (45) de Juan Gutiérrez, (46) de Maximiliano García Cordero, (47) de Nicolás López Martínez, (48) de Wilhelm Weber, (49) de Cándido Pozo, (50) de José Antonio Aldama, (51) de Armando Bandera, (52) de Fernando Moreno, (53) de R. Vekemans, (54) del Dr. Carmelo E. Palumbo, (55) de José Galat Nourner y Francisco Ordóñez Noriega, (56) de Clodovis Boff, (57)de la Conferencia Episcopal Colombiana, (58) de monseñor Franz Hengsbach, (59) de Ivés Congar, (60) de Gastón Fessard, (61) para mencionar solamente algunos ejemplos.

Pero el material más precioso se encuentra, fuera de la Biblia, en los textos litúrgicos, en la patrística y en los documentos del Magisterio. (62)

La Iglesia necesita una sólida teología de la liberación, no solamente como un complemento lógico de toda la teología cristiana, sino también para poder motivar teológicamente su perenne lucha, a lo largo de la historia, por la plena y verdadera libertad humana; una teología de la liberación como reflexión científica, a la luz de la Revelación, sobre las miseriosas palabras de Cristo: Veritatis liberabit vos y Ego sum Veritas, que tan claramente nos indican que sólo por la Verdad, que es Cristo, podemos alcanzar la auténtica libertad.
______________________________________
   
 NOTAS

* Este trabajo fue publicado como “separata” de VERBO, de España, Serie XVII, núrn. 169-170, noviembre-diciembre, Speiro, 1978, (N. del E.)

(1) J. COMBLIN, Théologie de la révolution. Théorie. PUF. París, 1970, p. 297. (Citado por R. VEKEMANS: Teología de la liberación y cristianos por el socialismo. CEDIAL. Bogotá, 1976, p. 72).
(2) Ob. cit. p. 72,
(3) ALFONSO LÓPEZ TRUJILLO. Teología Liberadora en América Latina. Bogotá, 1974, p. 13.
(4) Al respecto, anota Vekemans: “... es indudable que la teología de l!a liberación ha sucedido, cronológicamente, a la teología del desarrollo y que, por ahora, lleva muchas de sus huellas”.
Ob. cit. p. 112.
(5) En su obra Opresión – Liberación, desafio a los cristianos. Montevideo, 1971. p. 109.
(6) Mons. LÓPEZ TRUJILLO tiene publicados varios trabajos sobre las TLL; fuera de la obra ya mencionada arriba, los más importantes son: Análisis marxista y liberación cristiana. IDES, Bogotá, 1973; La liberación y el compromiso cristiano ante la política. Bilbao, 1973; Liberación marxista y liberación cristiana, BAC. Madrid, 1974; “Panorama de la teología de la liberación en América Latina”, en Teología de la liberación. Conversaciones de Toledo. Madrid, 1974.
(7) “Nuestra Teología de la Liberación es más oral que escrita. Quizá las reflexiones en Encuentros, Seminarios, etc., no han dejado huellas escritas. Puede darse que aportes muy valiosos y profundos y tal vez los más representativos no hayan pasado por el bautismo de la imprenta. Frecuentemente se trata de estudios objetivos, serenos, que reflejan las riquezas de un estilo nuevo de hacer teología en América Latina. Su publicación serviría notablemente para quitar la impresión de que la modalidad imperante en la Teología de la Liberación puede rozar, y en casos traspasar, los límites de un compromiso por la justicia sin radicaciones”. Ob. cit. p. 12.
(8) Hay varias bibliografías de las TLL; una de las primeras es la de RODOLFO VALENZUELA, de 200 títulos, publicada por CIDOC, Cuernavaca, México, 1972; una de las últimas es de ROGER VEKEMANS e incluida en su obra Teología de la Liberación y cristianos por el socialismo. CEDIAL. Bogotá, 1976, pp. 221 a 281 y 553 a 588.
(9) Sobre la “Teología de la Liberación”, Santiago, 1974; El marxismo invade la Iglesia, Valparaíso, 1974; El marxismo en la teología, Madrid, 1976.
(10) Ob. cit. p. 20.
(11) JUAN GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, MSPS. Teología de la liberación – evaporación de la teología. México, 1975. Al final de su obra el autor dice: “Pero lo que no podernos aceptar es el cambio de la supuesta teología que el autor quiere ofrecernos, sencillamente porque lo que nos ofrece no es teología”. Lo subrayado es del autor, p. 138.
(12) La Iglesia ante el proceso de liberación. BAC, Madrid, 1975.
(13) La teología de liberación: antecedentes, causas y contenidos, en la obra colectiva Teología de la Liberación. Conversaciones de Toledo. Madrid, 1974. A la “teología de la liberación” de GG el autor, como crítica, opone su propio estudio Teología de la Liberación del Vaticano II, incluida en el mismo volumen.
(14) Cristianismo y marxismo en la teología de la liberación. ILÁDES. Santiago, 1977, p. 15. El autor, de manera parecida a nosotros en el opúsculo sobre la “Teología de la Liberación”, respecto a los trabajos mencionados, usa el término “las teologías de liberación marxista”, p. 11 y otras.
(15) En su obrita “Teología de la, liberación o el marxismo enancado en el progresismo teológico”, Buenos Aires, 1975 (mimeógrafo). El doctor CARMELO E. PALUMBO es profesor titular de Doctrina Social de la Iglesia en la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica Argentina.
(16) Estos autores colombianos tienen publicados varios libros sobre las TLL. Me refiero aquí al excelente estudio “Liberación de la liberación”, dedicado a la crítica de las obras de GG, HA y Rolando Muñoz, haciendo referencias también a las otras obras. En el otro trabajo, “Liberación integral”, JOSÉ GALAT NOUMEB y FRANCISCO OHDÓÑEZ MORIEGA oponen su propio concepto de la “liberación” al pre-septado por los mencionados autores marxistas,.
(17) En su excepcional libro “Teología e práctica. Teología do Político e suas mediaçoes”. No hay que confundirlo con el antes mencionado Leonardo Boff.
(18) La definición más corriente de los diccionarios y de las enciclopedias para todas las teologías es “estudio de Dios y de las cosas divinas”, y para la teología cristiana “estudio de lo divino a la luz de la Revelación”. Desde el siglo XIII, en el mundo católico se sigue el concepto de teología de Santo Tomás, como “ciencia sagrada, que ordena el conjunto de verdades de fe en una síntesis racional, pero a partir de un reconocimiento más neto de las verdades propiamente sobrenaturales, y como tales, recibidas de la Revelación sola, por oposición a las verdades sobre Dios que pueden ser alcanzadas por las solas fuerzas de la razón”. Esto, evidentemente, no era posible si no se llegaba a una clara noción de una naturaleza metafísica de las cosas y de los seres que permitiera distinguir radicalmente en ellos las realidades sobrenaturales como tales. Esto es precisamente lo que constituye quizá el punto más brillante del pensamiento teológico tomista. Santo Tomás sostiene que la teología como ciencia sigue siendo ciencia de la fe, y como tal no puede proseguirse más que a la luz de la fe. L. BOUYER, Diccionario de teología, Herder, Barcelona, 1973, p. 622-3.
(19) Con razón dice al respecto Clodovis Boff: “Nao existe, em principio, objeto ou acontecimiento algum que nao possa ser teologizado. Tudo é teologizavel” (ob. cit. p. 85) y cita la opinión de Santo Tomás: “Quia igitur sacra Scriptura considerat aliquia secundum quod sunt divinitus revelata. . ., omnia quecumque sunt divinitus revelabilia, communicant in una ratíone formali obiecti huius scientiae”, S. T. I, p.l, a.3, c. agregando el comentario de este texto publicado por M. J. Congar, en Bulletin Thomiste, 1938, p. 496: “O termo revelabile… é un termo formado, como scibile, credibile, sensibile, amabile, para designar una terminada ordem de objetos; neste caso, tudo o que é sus-ceptível de ser conhecido a luz da Revelacáo. O equivalente é dado pelo propio Santo Tomás, a.4 (in. c.) prout sunt divino lamine cognoscibilia”.
(20) Esta es la diferencia entre la Teología y la Teodicea, pues esta última se limita a estudiar a Dios valiéndose solamente de la experiencia y la razón, si se trata de la teodicea contemporánea, la que empieza con la obra de Leibniz: Essais de Théodicée, de 1710.
(21) La más completa definición de GG es la siguiente: “La teología como reflexión crítica de la praxis histórica a la luz de la fe”. Ob. cit. p. 31.
(22) Ob. cit. p. 90.
(23) Párrafo 18.
(24) Párrafo 20.
(25) Ob. cit. p. 109.
(26) Ob. cit. p. 109.
(27) Ob. cit. p. 112/3.
(28) Ob. cit. p. 60.
(29) Sobre el abuso de los textos bíblicos por parte de los autores de las TLL, véase la crítica del P. Vekemans: Debilidad de la fundamentación bíblica, en su libro Teología de la liberación y cristianos por el socialismo, pp. 174-183. El autor completa sus críticas con las opinionesde muchísimos teólogos, como Yves Congar, Armando Bandera, Robert Spaemann y otros.
(30) “En la historia de la teología, escasos son los fenómenos propiamente latinoamericanos. La «teología de la liberación» sí es latinoamericana”. Y más adelante agrega: “La Teología de la Liberación es latinoamericana, no sólo de hecho, sino primordialmente por voluntad deliberada, casi se podría decir por nacionalismo continental” (p. 84). Dice en seguida: “Hugo Assmann titula la primera parte de su libro «Hacia una teología política latinoamericana»” (p. 84). Pero el P. Vekemans no se fijó en que se trata del titulo solamente y nada más, pues el contenido de ese capítulo está basado sobre el pensamiento alemán, lo que el mismo HA reconoce y lo que se confirma por las citas de los autores alemanes. Menos sé puede compartir la opinión del P. Vekemans respecto del origen latinoamericano de la pretendida “teología de la revolución” (ob. cit. p. 85), pues esta última, con su enfoque anticristiano, empieza con los escritos y las actividades de Tomás Münzer, en los tiempos de Lutero, e inspira el pensamiento marxista al respecto, como lo reconocen los mismos escritores marxistas del siglo xx, encabezados por Ernst Bloch y su libro Thomas Münzer ais Theologe der Revolution.
(31) Ob. cit. pp. 221-281.
(32) FRIEDRICH-WILHELM MARQUARDT. Theologie und So-zialismus, Das Beispiel Karl Barth, Mündhen, 1972. EDUABD THÜRNEYSEN, Christoph Blumhardt, Stuttgart, 1972. H. KUTTER, Sie müssen. Jena, 1910, H. KUTTEH, Die Revolution des Christentums. Leipzig, 1908.
(33) F. W. MARQUARDT, ob. cit.; GEORGES CASALIS, Theologie et socialisme, l’exemple de Karl Barth, en Etudes théologiques, 1974, nº2.
(34) Es muy sintomático que actualmente en América Latina haya también varias revistas, publicadas por distintas corrientes “católicas” de extrema izquierda, bajo el mismo título. Hay también en Montevideo una editorial de este nombre, y que publica con preferencia las obras de los “cristianos” marxistas. El libro de HA está publicado por esta editorial.
(35) Véase: Espionaje soviético en la Iglesia, Católica. Textos y documentos publicados por la revista Itineraires. Madrid, 1955.
(36) Una larga serie de los artículos y ensayos sobre estos temas se empieza, en las publicaciones de PAX en Polonia, ya en 1949, en su mayoría escritos por Janusz Zablocki, y una parte de ellos se publica después en forma de libro: Na polskim skrzyzowaniu dróg, Warszawa, 1972.
(37) Los vínculos existentes, tanto ideológicos como financieros, entre esta prensa “católica” de Francia y el Partido Comunista francés, la embajada soviética en París y… el diario Le Monde, lo demuestra, con lujo de detalles, el gran escritor francés JEAN MADIRAN en sus libros lis ne savent pas ce qu’ils disent (1953) y lis ne savent pas ce qu’ils font (París, 1955).
(38) V. GAKDAVSKI, Dios no ha muerto del todo. Salamanca, 1972. J. HROMADKA, El evangelio para los ateos. Montevideo, 1970; M. MACHOVEC, Vom Sinn des menschlichen lebens, 1971.
(39) “Je ne crois pas en un Étre métaphysique en dehors de l’histoire, ni a une survie personnelle aprés la mort”. Citado por la revista francesa Introibo, Nº 20, p. 3.
(40) Revelación, interpretación bíblica y teología de la liberación”, en la revista brasileña Perspectiva teológica, NO 20, abril 1978, publicada por la Facultad de Teología Cristo Rei, Universidad* do Vale do Rio dos Sinos.
(41) Este problema está ampliamente tratado en la encíclica Mater et Magistra, del Papa Juan XXIII, en el capítulo “Socialis vitae processus”.
(42) En casi todos los partidos políticos de izquierda europea ya se ha abandonado al marxismo como base ideológica y doctrinaria; en Inglaterra y en Francia lo rechazaban siempre; en Alemania lo hicieron muy solemnemente durante el congreso de Bad Godesberg, en noviembre de 1959. Recientemente lo ha hecho también el partido socialista obrero español.
(43) Véase al respecto el estudio de C. NORTHCOTE PARKINSON, Left Luggage – From Marx to Wilson. London, 1967.
(44) Las obras al respecto llegan a varios centenares; para los latinoamericanos la más interesante es, tal vez, la de EUDOCIO RAVINES, La gran estafa.
(45) La teología de la liberación: antecedentes, causas y Contenidos, como también La teología de la Liberación, del Vaticano II. Ambos estudios en Teología de la liberación, Conversaciones de Toledo (junio 1973), Burgos, 1974.
(46) Teología de la liberación – evaporación de la teología, ob. cit.
(47) Teología bíblica de la liberación, en Teología de la liberación, ob. cit.
(48) Encarnacionismo y escatologismo: dos tendencias a la raíz del problema, ibidem.
(49) La actual controversia sobre la teología política,ibidem.
(50) La teología de la fiesta, ¿ocaso de la teología de la liberación? Ibidem.
(51) La teología de la liberación y la secularización, ibidem.
(52) La Iglesia ante el proceso de liberación, ob. cit.
(53) Cristianismo y marxismo en la teología de la liberación, ob. cit.
(54) Una serie de artículos en la revista Tierra Nueva y en el libro Teología de la liberación y los cristianos por el socialismo, cit.
(55) Teología de la liberación, ob. cit.
(56) Liberación de la liberación, ob. cit.
(57) Teología e práctica, ob. cit.
(58) Identidad cristiana en la acción por la justicia, del 12 de noviembre de 1976.
(59) Befreiung durch Christus, wovon und wosu? en L’Osservatore Romano, N? 51/52, 1972.
(60) Liberación y salvación, en Teología de la liberación,ob. cit.
(61) La Théologie de la Liberation. Ed. Kyrios, 1973.
(62) Sólo del Papa León XIII hay tres encíclicas que directamente se refieren a este tema: Libertas, In plurimus y Ecclesiae Catholicae.

BERGOGLIO: "ME TIRÉ ESTA FARSA, A MIS ADORADORES LES ESCANDALIZAN MIS HOMILÍAS"

Traducción del comentario de los Padres de TRADITIO
   
¿SE ACABÓ LA LUNA DE MIEL PARA BERGOGLIO? ÉL ADMITE QUE ALGUNOS DE SUS FELIGRESES SE ESCANDALIZAN DE SUS HOMILÍAS
  
¿De qué clase de entrenamiento anti-católico está empapado Bergoglio? Admitió que sus adoradores están "escandalizados" por sus "Homilías"
Mientras alaba a los Marxistas y Homosexuales como "Cristianos", demuestra falta de respeto a los teológos que fueron a las otrora prestigiosas Universidades Pontificias y siquiera recibieron alguna instrucción católica?
   
Francisco Bergoglio hizo una asombrosa declaración el pasado 2 de Septiembre: Los fieles están ahora "escandalizados" por sus "homilías". También lo harían, aún si él no elogiara a los Marxistas y los homosexuales como "Cristianos", el mostraría que no entiende nada sobre el verdadero Católicismo. Sus "homilías" no son más que una colcha de retazos sobre muchas cosas, sin sustento en los Santos y los Concilios de la Iglesia Católica.
  
Obviamente a la defensiva, Bergoglio ha estado faltándole el respeto a los fieles que recibieron la enseñanza tradicional, sobre todo a los teólogos: "San Pablo no predicaba porque hubiese estudiado en una universidad pontificia, como la Lateranense o la Gregoriana", dijo Bergoglio una vez. [Alguna información empleada en este comentario viene de la Catholic News Agency de Estados Unidos].
  
No tanto. San Pablo no touvo acceso a esas universidades pontificias una vez prestigiosas, sino que fue estrictamente entrenado como uno de los principales fariseos del Templo en su tiempo, antes de su conversión al Cristianimo en el camino a Damasco. San Pablo tuvo tal entrenamiento que el Sumo Sacerdote depositó su confianza en él cuando envió cartas para encontrar a los Cristianos y llevarlos a Jerusalén para juzgarlos.
   
Cuando San Pablo estuvo en el fariseísmo, fue instruido por el rabino Gamaliel, una gran autoridad teológica para los judíos (aún en la actualidad).
  
Buenos Católicos, Francisco Bergoglio evade la pregunta real: ¿Recibió alguna instrucción Católica, o fue por entero del Marxismo, la radical Teología de la Liberación (del tipo insurreccionario de Oscar Romero-), y otras enseñanzas anti-católicas, que fueron generosamente difundidas después del Vaticano II (1962-1965) en su nativa Argentina?

viernes, 12 de septiembre de 2014

EL SITIO DE VIENA, GRAN VICTORIA DE NUESTRA SEÑORA

Desde EX ORBE. Vía CATÓLICOS ALERTA
  
En el "Misal" de Pablo VI (1969) desapareció la fiesta del Dulce Nombre de María, que se repuso en la edición del "Misal" Romano del año 2002, bajo Wojtyla Katz/Juan Pablo II, entre las 'memorias' (memoria libre) dedicadas a la Santísima Virgen. Aunque se celebraba en el siglo XV-XVI, se instituye como fiesta universal, para toda la Iglesia, por el Papa Beato Inocencio XI con motivo de la victoria de los ejercitos cristianos contra los turcos en la batalla de Kahlemberg, a las puertas de Viena.
  
Batalla de Kahlemberg, durante el segundo sitio de Viena (1683)
    
Desde mediados del mes de Julio, Viena sufrió un implacable asedio. La corte imperial y 80.000 vieneses abandonaron la ciudad, que quedó defendida por una fuerza militar de 11.000 soldados y los 5.000 irreductibles que se negaron a abandonar su capital. Mandaba las fuerzas el general conde von Starhemberg. A primeros de Septiembre, la resistencia parecía insostenible, imposible por momentos. El cerco de Viena suponía el primer paso para la penetración brutal de los mahometanos en el corazón de Europa, debilitada por la fragmentación de estados y confesiones que siguó a la crisis protestante y la Guerra de los Treinta Años. Si caía Viena, con la derrota del Austria de los Habsburgo se abrían al Imperio Otomano las puertas del Sacro Imperio y de toda la Europa Central.
    
Como cuando la crisis final de Bizancio, sólo la Santa Sede comprendía el riesgo e intentaba movilizar a las potencias católicas. En Francia, Luis XIV se negó en absoluto, incluso comenzó una serie de hostilidades contra ciertas plazas de los Habsburgo en la Alsacia, forzando al emperador Leopoldo I a distraer parte de los efectivos militares que eran necesarios para resistir en Viena. La España languideciente de Carlos II, ya en plena tensión por la controversia de la sucesión del rey, sólo ayudó a sus primos austriacos con recursos económicos, incapaz de movilizar ningún ejercito auxiliar.
     
Fueron los principados alemanes (Sajonia, Franconia, Baden, Baviera y Suabia) quienes se coaligaron con Leopoldo I. Destacaban brillantes personalidades como Carlos V de Lorena, Luis Guillermo de Baden-Baden, y el ya emergente Eugenio de Saboya. La coalición se hizo efectiva gracias a las instancias del Papa Inocencio XI, tan consciente de la gravedad de la acometida turca y de lo que suponía el sitio de Viena. A pesar del esfuerzo, la empresa parecía inútil, con los turcos bien asentados en torno a la capital austriaca, con tropas suficientes para poder tomarla y continuar luego su avance.
     
El 15 de Agosto, dia de la Asunción de la Virgen, el rey de Polonia, Juan III Sobieski salía de Cracovia con un animoso ejercito, que encomendó a Nuestra Señora al pasar por el santuario de Czestochowa. Llegados a Viena, los efectivos totales de la Liga Santa sumaban un total de entre 70.000 y 80.000 hombres; los turcos contaban con más de 130.000, con una formidable artillería, una sólida retaguardia y suministros asegurados.
  
Juan III Sobieski, rey de Polonia y héroe de Viena
   
Siguiendo un imprevisible y casi temerario plan de batalla, el ejercito sitiado, con el empuje heróico de Juan Sobieski, lanza un ataque en la madrugada del 12 de Septiembre, antes de las primeras luces, sobre las 4 de la mañana. Se batalló el día entero. A las cinco de la tarde, entraba el victorioso Juan Sobieski en la lujosa tienda del pashá Kara Mustafá. En una de esas frases destinadas al bronce de la historia, el gran Sobieski parafraseó en cristiano la sentencia del César: 'Venimus, vidimus, Deus vincit' (llegamos, vimos, pero fue Dios quien venció).
   
Quedaron en el campo los cuerpos de 15.000 turcos y unos 4.500 cristianos. El Imperio Otomano no se recuperó del golpe. La lucha, a instancias también de Inocencio XI, seguiria más tarde con la reconquista de Hungría, y Belgrado volvería a manos cristianas antes de acabar el siglo. La Liga Santa propiciada por Inocencio XI unió a reinos católicos, príncipes protestantes e incluso la Rusia de Pedro el Grande se unió a la coalición. El tratado de Paz de Karlowitz sería el punto final de este crucial episodio.
   
El Beato Inocencio XI entendió que todo fue una obra de la fe, un providencial triunfo por gracia de la intercesión de Nuestra Señora, por lo que solemnizó la fiesta del Nombre de María extendiéndola a todo el Orbe Católico. En Roma, se celebró especialmente la victoria del 12 de Septiembre de 1683.
   
El Beato Inocencio XI estableció la universalidad de la fiesta del Santísimo Nombre de la Bienaventurada Virgen Santa María en agradecimiento a que por su intercesión, la Europa cristiana se liberó del estandarte de la media luna.
   
He querido recordarla por su patente incorrección política: Una fiesta de exaltación de la Cristiandad unida frente a la violencia invasora del islam mahometano. Una efemérides católica que desafía a ese novedoso 'espíritu de Asís' que invade el mundo confundiendo y desvirtuando tantas cosas.
   
Una cosa fue el espíritu victorioso y creyente de aquel 12 de Septiembre, y otro el timorato y acomplejado espiritu que derivó del trágico 11-S que se ha recordado en estos días.
   
Como dije al empezar, la Misa del Nombre de María desapareció en el Misal reformado del Vaticano II y reapareció en la edición del 2002. Pero sin referencias, sin encuadre, sin verdadera 'memoria' de la efemérides de Viena. Incluso la oración propia quedó sub mínimis:
   
"Concéde, quæsumus, omnípotens Deus, ut cunctis gloriósum beátæ Maríæ Vírginis nomen celebrántibus misericórdiæ tuæ benefícia ipsa procúret. Per Dóminum".
  
En la auténtica y venerable Liturgia Romana, en el Breviario y el Misal se leen estos luminosos textos y oraciones:
 
"Venerábile Vírginis Maríæ nomen, quod interpretátum maris stella dícitur, Matri Vírgini valde conveniénter aptátur. Ipsa namque aptíssime síderi comparátur, quia, sicut sine sui corruptióne sidus suum emíttit rádium, sic absque sui læsióne Virgo parturívit Fílium. Nec síderi rádius suam mínuit claritátem, nec Vírgini Fílius suam integritátem. Ipsa est ígitur nóbilis illa stella ex Iacob orta, super hoc mare magnum et spatiósum necessário subleváta, micans méritis, illústrans exémplis. O quisquis te intélligis in huius sæculi proflúvio magis inter procéllas et tempestátes fluctuáre, quam per terram ambuláre, ne avértas óculos a fulgóre huius síderis. Maríam cógita, Maríam ínvoca, ut sic in temetípso experiáris, quam mérito dictum sit: ET NOMEN VÍRGINIS MARÍA. ~ Quod quidem dulcíssimum nomen, iamprídem in quibúsdam christiáni orbis pártibus speciáli ritu cultum, Innocéntius undécimus Románus Póntifex, ob insígnem victóriam de immaníssimo Turcárum tyránno, cervícibus pópuli christiáni insultánte, Viénnæ in Austria partam, et in perénne tanti benefícii monuméntum, in Ecclésia universáli síngulis annis celebrári præcépit". (El nombre venerable de la Virgen María, que se dice que significa Estrella del Mar, es el más adecuado para la Virgen Madre. Que bien puede ser comparado con una estrella, pues, como una estrella refleja adelante sus rayos sin ninguna disminución de su brillo propio, también la Virgen dio a luz al Hijo sin pérdida de su virginidad. Ni los rayos disminuyen el brillo de la estrella, ni el Hijo de María su virginidad intacta. Ella es la estrella que brilló antiguamente sobre Jacob y fue puesta por encima de este grande y anchuroso mar. Ella brilla con sus méritos, e ilumina con su ejemplo. Vosotros todos, los que bregais entre las tormentas y tempestades del mar proceloso, para que arribeis a la tierra firme, no aparteis los ojos de la brillante luz de esta estrella. Pensad en María, invocad a María, para que podáis probar el valor de aquello que está escrito: '...EL NOMBRE DE LA VIRGEN ERA MARÍA' ~ El Papa Inocencio XI ordenó que la fiesta de este Santísimo Nombre, que ya era honrada con un rito especial en algunas partes del mundo cristiano, se celebrara cada año en toda la Iglesia Universal como un monumento perpetuo por la gran bendición de la insigne victoria ganada en Viena, Austria, sobre el crudelísima tiranía de los turcos, opresores del pueblo cristiano. -Lección III de Maitines)
   
ORACIÓN
Concédenos te suplicamos, oh Dios omnipotente, a tus fieles que nos alegramos del Nombre y de la protección de la Santísima Virgen María, obtener de Ella su piadosa intercesión para ser liberados de todos los males terrenos, y merecer alcanzar el gozo eterno en los Cielos. Por J. C. N. S. Amén.

lunes, 8 de septiembre de 2014

A LA NATIVIDAD DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN SANTA MARÍA, POR LOPE DE VEGA

Desde MILES CHRISTI
  
Imagen de "María Bambina" (la Niña María), venerada en la catedral de Milán
  
Canten hoy, pues nacéis vos,
los ángeles, gran Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
   
Canten hoy, pues a ver vienen
nacida su Reina bella,
que el fruto que esperan de ella
es por quien la gracia tienen.
  
Digan, Señora, de vos,
que habéis de ser su Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
  
Pues de aquí a catorce años,
que en buena hora cumpláis,
verán el bien que nos dais,
remedio de tantos daños.
    
Canten y digan, por vos,
que desde hoy tienen Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
  
Y nosotros, que esperamos
que llegue pronto Belén,
preparemos también,
el corazón y las manos.
  
Vete sembrando, Señora,
de paz nuestro corazón,
y ensayemos, desde ahora,
para cuando nazca Dios. Amén.

domingo, 7 de septiembre de 2014

CARTA DEL PADRE EUGÈNE ROBIN AL MALAVENTURADO PABLO VI

El Padre Basilio Méramo nos remitió esta comunicación, con motivo de la inminente “beatificación” de Pablo VI por “Francisco I”:
      
Le reenvío para su publicación, la siguiente carta del Padre Eugène Robin, que apareció ayer 5 de Septiembre en el Blog La Sapinière, desconocido para mí hasta ahora, pero que es un excelente e insuperable escrito por su concisión y contundencia, dado el momento en que se escribió y además con una óptica eminentemente apocalíptica que resume mi pensamiento. Esta carta es la que habría que de nuevo reescribir y enviársela a “Francisquito” y hacerla suya, todo fiel íntegro, verdadero católico, sin resabios liberales, que acaban por aceptar las premisas del enemigo.
     
Sin más, un abrazo en Cristo.
    
(He aquí el artículo de La Sapinière: http://www.lasapiniere.info/archives/1996)
   
Pablo VI, nuevo “beato” conciliar
   
En 2012, el Papa Benedicto XVI reconoció las “virtudes heroicas” de Pablo VI. El 19 de octubre de 2014 Francisco procederá a su ‘beatificación’ a raíz de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, el 27 de abril. Mientras que la secta conciliar celebra a los héroes que abrieron “la Iglesia a otras religiones y la sociedad”, las autoridades de la Fraternidad San Pío X tratan de llegar a un acuerdo canónico…
   
En este contexto de abandono de la batalla de la fe y de su testimonio, es bueno leer y releer la “Carta a Pablo VI” escrita por el padre Eugène Robin, fiel sacerdote de Deux-Sèvres quien murió en Saint Maixent en 1979.
   
Este sencillo cura de aldea es un ejemplo de fuerza, fe y de sentido común. Entonces, como ahora, puede fortalecernos y consolarnos en nuestra lucha agotadora de la fe. Fue un sacerdote del Señor, desprendido de todo, con “el bastón de la cruz y la honda del Santo Rosario en la mano para derribar a todos los enemigos de Dios. Lúcido y celoso, él escribió:
     
En la tormenta actual de la Iglesia, sólo los héroes y santos desobedecen… Los sacerdotes que arrullan la misa judía y pagana de Pablo VI están marcados con el hierro candente por el diablo”.
    
Es preciso ahora y siempre hasta la muerte, amar a Dios más que todo, más que a los superiores, más que al pecado, más que a nosotros mismos. Resistir, hacerse matar en el acto, puede convertirse en el simple, banal y oscuro deber del riesgo cotidiano, para los tiempos que vivimos, que son los últimos y que veremos muy pronto peores… se tiene raramente en ésta vida la ocasión de ser bravos, pero todos los días tenemos la de no ser laxos; peor aún, rara vez hay una oportunidad única para ser valiente, pero cada día hay una para no ser un cobarde”.
   
Evitar los problemas, combinar, huir, desertar, traicionar, qué horrible destino para el que deberá pagar su bajeza en el otro mundo, donde sólo el coraje será recompensado, si el soldado ha combatido del lado del vencedor definitivo, del lado del Eterno”.
    
El católico liberal, adoptando las palabras y las formas del adversario, acaba ordinariamente por aceptar para sí y para los otros el sentido y los principios mismos del adversario… El Católico liberal siembra la división. Desintegra junto con la doctrina, las filas de los que la defienden, sin remordimientos”.
  
Este valiente luchador también ha escrito dos libros bajo el seudónimo de Marie Michel: “El Cisma de Los Eunucos” y “Liberalismo, Mentalidad Liberal y Duplicidad en el Padre Georges de Nantes”. Es en el segundo que encontramos su carta a Pablo VI y algunas citas que hacemos.
    
Su estilo combativo es remarcable. Incluso si todos los argumentos que utiliza no son del mismo peso, las palabras son claras, la fe está protegida y la Iglesia continúa. Podremos marchar sobre sus trazos.
    
CARTA DEL PADRE EUGÈNE ROBIN A PABLO VI
     
El 3 de septiembre de 1976, la Fiesta de San Pío X.
      
Santo Padre,
         
Tengo el honor de solicitar de vuestra rareza, la gracia infinita de ser excomulgado con Monseñor Lefebvre, a fin de poder ir directamente al cielo.
        
Yo, fundador de una capilla de San Pío V, no tendré ninguna cuenta de vuestra excomunión, tomada de la tesorería del infierno. Soy un sacerdote para la eternidad.
     
Conocemos demasiado vuestras transgresiones más sacrílegas contra la Sagrada Escritura revelada (vuestra religión del hombre, “maldito el varón que confía en el hombre” Jer. XVII, 5), contra el Catecismo dogmático reducido a casi nada, y sobre todo contra el Santo Sacrificio de la Misa, a pesar de las reglas inmutables de San Pío V. La verdadera Iglesia sólo puede ser fiel a sus papas canonizados.
    
Puesto que de estas Verdades inalienables se trata, vuestra cena protestante fue anunciada 700 años antes de Cristo por el profeta Isaías: “En el tiempo del Anticristo, a causa de los pecados de los hombres, se le dará al diablo el poder de atacar el Santo Sacrificio y de destruir su Lugar Santo” (Is. VII, 10-12). ¡Ya está hecho! Y es Vuestra Santidad destronada quién es el único responsable ante el Juez eterno.
    
Por vuestra magia, los fieles inconscientes e ignorantes del mundo entero han pasado al protestantismo sin ni siquiera darse cuenta. Vuestros sacerdotes, vaciados de su sustancia sacerdotal, ya no ofrecen el Cuerpo y la Sangre de Cristo. No es por ignorancia, sino por complacer a los poderes fácticos, que ellos han perjurado. Vos habíais confiado en su temor. Allí, teníais razón… Pero el castigo será terrible.
      
Así pues, pisoteando el Santo Sacrificio de la Cruz en la Misa, habéis ido a tomar vuestro modelo a partir del de Lutero, monje que colgó los hábitos, insultador de Cristo del Calvario y su Santísima Madre, concubinario notorio manteniendo cinco esposas a la vez, y venimos a descubrir por los escritos de dos testigos (1552), que este miserable inventor del protestantismo se ahorcó en su cama, después de que lo habían llevado y acostado como de costumbre cada noche, borracho como una cuba. Obligados al secreto bajo la coacción de amenazas, estos dos testigos libraron su conciencia sobre un pergamino, seis años después de la muerte de Lutero (1546).
       
Mezclar la religión de un hombre, y ¡qué hombre! con la del Hijo de Dios, es un crimen de apostasía. El Papa Pablo VI murió en vos, si alguna vez lo fue, porque erais un hereje antes de ser Papa, y además sois un judío, de ahí la incompatibilidad jurídica, según las decisiones a perpetuidad de Pablo III y de Pablo IV. Ya que portáis sobre vuestro pecho el efod que portaba Caifás al condenar a Jesús, probáis que no sois más que un falso converso y que habéis tenido siempre el odio judío contra Cristo. Es por eso que atacáis todos los sacramentos con el fin de destruir la Iglesia. De todos modos, os habéis depuesto vos mismo, según la enseñanza de San Roberto Belarmino, Doctor de la Iglesia, por vuestras herejías después de vuestra elevación desastrosa al Soberano Pontificado. La Iglesia sigue sin vos, en el único pequeño rebaño fiel, seguro de la realización de la promesa de Cristo: “Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. “No temas pequeño rebaño”. “¿Pero cuando el Hijo del hombre regrese sobre la tierra, encontrará aún la fe?” (Palabras del Evangelio).
      
El Espíritu Santo no podría reversar a Iglesia después de dos mil años. Él no puede contradecirse, porque Él no puede ni engañarse ni engañarnos. Vuestro nuevo ecumenismo o melaza de todas las religiones es la negación de la Revelación, a la que vos deberíais ser el primer y más sumiso. Citadme una sola palabra de la Biblia o de los Evangelios recomendando éste género de reconciliación con el diablo. “Debemos juzgar el árbol por sus frutos”. ¡Es muy sencillo! ¡Frutos de muerte espiritual por miles de millones! Algunos quieren hacernos creer, como el Corriere de Roma, que vos no lo sabéis porque estaríais mal informado. Mal argumento, la única injuria que podríamos todavía ahorraros, es la de creeros iletrado…
     
El obispo de Poitiers, Rozier Pigalle, predica con la primera serpiente del Génesis, la sexualidad abierta, así los pocos sacerdotes que le quedan no se privan de esto. Muy pronto en la Iglesia de Pablo VI, inexistente en teología, excepto para el Padre de Nantes, no habrá más que obispos sin sacerdotes… ¿A esto es a lo cual también vos queréis llegar?… Pero en la Iglesia de Cristo, Monseñor Marcel Lefebvre contará con muchos verdaderos sacerdotes sacrificadores, religados a San Pedro y a Nuestro Señor Jesucristo, Cabeza invisible de la Iglesia, por encima de la cabeza de Pablo, perseguidor de los cristianos.
    
Que Santa Juana de Chantal, que vivió desde sus 15 a sus 20 años en éste lugar bendito donde habito me dé la fuerza de guardar y de defender mi Fe hasta el martirio, con Monseñor Marcel Lefebvre despedazado por los tigres.
    
¡Le ruego acepte, Su Santidad, la expresión de mi profunda conmiseración!
   
Eugène Robin + Sacerdote.