Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 3 de octubre de 2022

COLONIA, A UN PASO DE OÍR LLAMADO DE ORACIÓN ISLÁMICA

Noticia tomada de INFOCATÓLICA.
   
Mezquita turca Ditib (Colonia, Alemania).

Hace un año, el ayuntamiento de Colonia concedió a las comunidades de la mezquita de la ciudad la posibilidad de que un almuecín haga el llamado a la oración de los viernes. Ahora la expedición del primer permiso es inminente y podría darse el primer llamamiento a mediados de este mes de octubre.

La Unión Islámica Turca Ditib podría hacer que el almuecín de la mezquita central de Colonia llame a la oración por megafonía a partir del 14 de octubre. Una portavoz de la ciudad de Colonia confirmó al periódico de Düsseldorf «Rheinische Post» que sólo quedan por realizar consultas menores, pero que la ciudad daría en principio luz verde. El requisito formal para la llamada del muecín es un contrato de derecho público entre la ciudad y Ditib. Si se firma en los próximos días, las llamadas a la oración se permitirán durante cinco minutos todos los viernes entre las 12 y las 15 horas.
    
A principios de octubre de 2021, la ciudad de Colonia declaró que las comunidades de mezquitas estarían autorizadas a convocar a sus fieles a la oración del viernes al mediodía si lo solicitan y bajo ciertas condiciones. Las condiciones incluyen que la llamada a la oración no dure más de cinco minutos. Existe un límite máximo de volumen, que se establece en función de la ubicación de la mezquita. Además, la comunidad de la mezquita respectiva debe informar al vecindario con suficiente antelación mediante folletos y nombrar a una persona de contacto que pueda responder a las preguntas o recibir quejas. El proyecto modelo se limita inicialmente a dos años.
    
El permiso es controvertido. La alcaldesa Henriette Reker (sin afiliación partidista) está detrás. El deán católico de la ciudad de Colonia, Robert Kleine, también está a favor del proyecto. En mayo dijo que el derecho fundamental al libre ejercicio de la religión también se aplica a «las comunidades islámicas en forma de llamada del muecín. Es un derecho constitucional que no se puede relativizar aludiendo a la intolerancia religiosa o a la instrumentalización política de la religión en otras partes del mundo. No tomamos como vara de medir a los Estados autoritarios». Por su parte, el ministro presidente de Renania del Norte-Westfalia, Hendrik Wüst (CDU), expresó sus críticas. Teme por la paz social si otras muchas mezquitas solicitan ese permiso.

TRASLACIÓN DE LAS RELIQUIAS DE SANTA CLARA DE ASÍS


Santa Clara murió el 11 de agosto de 1253 en el monasterio de San Damián en Asís, y su cuerpo fue enterrado en la iglesia de San Jorge, al interior de la ciudad amurallada, en el mismo sepulcro en que había sido enterrado San Francisco. Pero el 3 de octubre de 1260, el cuerpo de la Santa fue trasladado a la nueva basílica levantada en su honor. Al mismo tiempo la comunidad de San Damián se trasladó a la Basílica y Protomonasterio de Santa Clara, dentro de las murallas de Asís. Luego de seis siglos, el 3 de septiembre de 1850, las reliquias de Santa Clara fueron trasladadas por Mons. Joaquín Pecci (futuro Papa León XIII) de debajo del altar mayor hasta la cripta dedicada a ella en la misma Basílica.
   
ORACIÓN
Te suplicamos, Señor, concédenos a nosotros tus siervos, que recordamos la traslación de tu bienaventurada virgen Clara, que por sus intercesión y la imitación de sus virtudes, merezcamos participar de las alegrías eternas y ser coherederos con tu Unigénito, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

domingo, 2 de octubre de 2022

LETANÍA DE LOS SANTOS ÁNGELES, TOMADA DE LA SAGRADA ESCRITURA

Tomado del devocionario Flores ascétici et priváta exercítia pietátis, publicado en Turín por la imprenta de Francesco Marietti en 1838.
   
Kýrie, eléison. 
Christe, eléison. 
Kýrie, eléison.
  
Christe, áudi nos. 
Christe, exáudi nos. 
 
Pater de cœlis Deus, miserére nobis. 
Fili Redémptor mundi Deus, miserére nobis. 
Spíritus Sancte Deus, miserére nobis. 
Sancta Trínitas unus Deus, miserére nobis.
  
Sancte Míchaël, Princeps cœléstis exércitus, ora pro nobis.
Qui prǽlium magnum in cœlo cum Dracóne commisísti, ora pro nobis.
Qui Dracónem cum Ángelis apóstatis de cœlo projecísti, ora pro nobis.
Qui cum Diábolo dispútans, de córpore Móysi altercátus es, ora pro nobis.
   
Sancte Gábriel, qui Daniéli divínam visiónem patefecísti, ora pro nobis.
Qui cum Azaría, et sóciis ejus in fórnacem descéndens, flammam ignis excussísti, ora pro nobis.
Qui Zacharíæ Joánnis ortum, et ministérium prænunciásti, ora pro nobis.
Qui missus a Deo ad Maríam in Názareth, Incarnatiónis Verbi Dei núncius extitísti, ora pro nobis.
  
Sancte Ráphaël, unus e septem spirítibus qui adsístunt ante Dóminum, ora pro nobis.
Qui Tobíam juniórem fidus viæ comes salvum duxísti, ora pro nobis.
Qui Dæmónium a Sara depulísti, ora pro nobis.
Qui Tobiæ senióri visum restituísti, ora pro nobis.

Sancte Seraphíne, qui ígnito carbóne os Isaíæ purgásti, oráte pro nobis.
Sancte Cherubíne, qui ad custodiéndam viam ligni vitæ constitútus fuísti, ora pro nobis.
Qui super sólium Dei excélsum et elevátum statis, oráte pro nobis.
Qui júgiter Deo, Sanctus, Sanctus, Sanctus, concínitis, oráte pro nobis.
Qui ad Ábraham hábitu peregrinórum hospítio suscépti estis, oráte pro nobis.
Qui Sodomítas cæcitáte percussístis, oráte pro nobis.
Qui Loth cum suis, de médio impiórum eduxístis, oráte pro nobis.
Qui Ábraham cógnita ejus obediéntia ab immolatióne únici fílii revocásti, ora pro nobis.
Qui per scalam Jacob ascendístis et descendístis, oráte pro nobis.
Qui cum Jacob luctátus, eum in fémore percussísti, ora pro nobis.
Qui Jacob de cunctis malis eruísti, ora pro nobis.
Qui domos Israëlitárum pertránsiens, primogénita Ægyptiórum percussísti, ora pro nobis.
Qui Israëlítas ex Ægýpto per mare rubrum, et desértum in terram promissiónis deduxísti, ora pro nobis.
Qui Móysi legem Dei tradidístis, ora pro nobis.
Qui Bálaam cum asína, ad maledicéndum Israëlítis pergénti restituísti, ora pro nobis
Princeps exércitus Dómini, qui in auxílium Jósue missus fuísti, ora pro nobis.
Qui ob peccátum Davídis septuagínta míllia virórum de pópulo pestiléntia percussísti, ora pro nobis
Qui Daniélis in lacum Leónum cibum procurásti, ora pro nobis.
Qui una nocte in castris Assyriórum centum octogínta quínque hóminum míllia peremísti, ora pro nobis
Qui Æliodórum thesáuros templi rápere voléntem, ácriter castigásti, oráte pro nobis.
Qui Joseph trépidum ad conjúgium Maríæ Vírginis animásti, ora pro nobis
Qui Christi Nativitátem Pastóribus annunciásti, oráte pro nobis.
Qui nato Salvatóre glóriam Deo, et pacem homínibus gratulándo decantásti, oráte pro nobis.
Qui Joseph de fuga cum púero Jesu, et Matre ejus in Ægýptum monuísti, ora pro nobis.
Qui Christo in desérto, post depúlsum tentatórem, ministrásti, oráte pro nobis.
Qui Christum in agonía pósitum confortásti, ora pro nobis
Qui lápidem a sepúlchro Christi revolvísti, ora pro nobis.
Qui juxta sepúlchrum Christi in albis sedéntes, Christum redivívum muliéribus prædicástis, oráte pro nobis.
Qui Christo in cœlos ascendénte ejus Discípulis apparuístis, oráte pro nobis.
Qui Apóstolos e cárcere edúctos palam in templo statuísti, oráte pro nobis.
Qui Petrum e vínculis et manu Heródis mirabíliter liberásti, ora pro nobis.
Qui Heródem divínos honóres usurpántem percussísti, ora pro nobis
Qui Lázarum in sinum Ábrahæ deportástis, oráte pro nobis.
Qui hóminum curam et custódiam a Deo mandátam accepístis, oráte pro nobis.
Qui semper fáciem Patris, qui in cœlis est, vidétis, oráte pro nobis.
Qui super uno peccatóre pœniténtiam agénte gaudétis, oráte pro nobis.
Administratórii spíritus, qui capiéntibus hæreditátem salútis in ministérium missi estis, oráte pro nobis.
Minístri Dei, qui fácitis voluntátem ejus, oráte pro nobis.
Qui Cornélio Centurióni per Petrum salútis mónita procurástis, ora pro nobis.
Qui orántium preces ad Deum defértis, oráte pro nobis.
Qui cum Christo in majestáte sua ad judícium procédente, ventúri estis, oráte pro nobis.
Qui ad suprémum tribúnal totum mundum tuba citábitis, oráte pro nobis.
Qui eléctos in fine sǽculi congregatúri estis, oráte pro nobis.
Qui de Christi regno ómnia scándala collígetis, oráte pro nobis.
Qui malos de médio justórum separábitis, oráte pro nobis.
Omnes sancti beatórum Spirítuum Órdines, oráte pro nobis.

A cunctis perículis, per Sanctos Ángelos tuos, líbera nos Dómine.
Ab insídiis Diáboli, per Sanctos Ángelos tuos, líbera nos Dómine.
A peste, fame, et bello, per Sanctos Ángelos tuos, líbera nos Dómine.
A subitánea, et improvísa morte, per Sanctos Ángelos tuos, líbera nos Dómine.
   
Peccatóres, te rogámus audi nos.
Ut nobis parcas, te rogámus audi nos.
Ut Ecclésiam tuam sanctam régere, et conserváre dignéris, te rogámus audi nos.
Ut Reipúblicæ Christiánæ pacem, et unitátem lárgiri dignéris, te rogámus audi nos.
Ut ómnibus fidélibus defunctis requiem æternam donare digneris, te rogámus audi nos.

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exáudi nos, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis.
    
Pater noster, qui es in cœlis: Sanctificétur nomen tuum: Advéniat regnum tuum: Fiat volúntas tua, sicut in cœlo, et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hódie: Et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.  Et ne nos indúcas in tentatiónem, sed líbera nos a malo. Amen.
 
ORATIO
Deus, qui miro órdine, Angelórum ministéria hominúmque dispénsas: concéde propítius; ut, a quibus tibi ministrántibus in cœlo semper assístitur, ab his in terra vita nostra muniátur, per Christum Dóminum nostrum. Amen.

DEL “CASO BECCIU” AL “CASO BERGOGLIO”

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   
Un tribunal vaticano ha reasumido las vistas del caso de funcionarios vaticanos acusados de fraude por la malversación de 350’000.000 de libras esterlinas en una estafa de bienes raíces en 2014, pero los testimonios de varios testigos de cargo han implicado no al cardenal Becciu (quien aparentemente fue hecho el chivo expiatorio), sino el mismo Francisco Bergoglio como el “determinador” de todo el timo de las donaciones caritativas de los fieles conciliares lavadas por el fondo bergogliano del Óbolo de San Pedro.
    
Después de dos meses de receso, el tribunal vaticano reasumió el 30 de Septiembre de 2022 el juicio en la responsabilidad por la malversación de 350’000.000 de libras esterlinas (500’000.000 de dólares) en la estafa de bienes raíces de Londres en 2014, donde fondos donados por los fieles conciliares para la caridad (pensaban) acabaron en las arcas de representantes y funcionarios vaticanos. La acusación está llamando ahora a los estrados a 41 testigos más. Sin embargo, la atención está ahora pasando de la parte supuestamente culpable, el cardenal Angelo Becciu, que fue el N.º 2 de Francisco Bergoglio en la Secretaría de Estado vaticano y quien dicen muchos que está siendo hecho un chivo expiatorio para la propia complicidad de Bergoglio, hacia el mismo Bergoglio como el “determinador” de la malversación.
   
Fue revelado que se perpetró un fraude de libros contables para ocultar la malversación, cuando la Secretaría de Estado vaticano “absorbió” la gran pérdida, que originalmente había sido adscrita al falso Fondo del Óbolo de San Pedro bajo el control personal y exclusivo de Bergoglio. Se suponía que este fondo estaba reservado para programas de caridad para ayudar a los pobres más extremos, no para llenar las arcas del Vaticano [Parte de la información para este Comentario proviene del National Catholic Register].
   
Católicos tradicionales, Alessandro Cassinis Righini, el auditor general de Francisco Bergoglio originalmente testificó que Bergoglio no sabía nada sobre el fraude de Londres, pero cuando fue contrainterrogado, se apartó del estrado y retractó de su exoneración de Bergoglio, quien ya ha sido señalado de ser el “determinador” de todo el fraude por otros testigos de acusación.

ALEMANIA: PRESBÍTERA VETEROCATÓLICA PREDICANDO EN LA “SEMANA DE LA CRUZ”

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   
  
Como cada año alrededor de la Exaltación de la Santa Cruz, el decanato de Coesfeld, Alemania, invitó a la “Kreuzwoche” (Semana de la Cruz), en la que la Bienaventurada Ana Catalina Emmerick († 1824) ya participaba.
   
La inauguración fue el 11 de Septiembre por el obispón de Münster Felix Genn. Se “consagró” en la comuna de San Lamberto una nueva mesa de comedor en la forma gruesa de un cubo masónico de piedra arenisca de Baumberg. La cosa parece un bloque brutal en el santuario.
  
 
El 12 de Septiembre, el canónigo Jürgen Lenssen, consejero artístico de la diócesis de Wurzburgo, presidió la Eucaristía seguida de un espectáculo de arena a cargo de Elena Handel.
    
El 13 de Septiembre, el político del Partido Verde, Benedikt Öhmann, predicó en la Eucaristía sobre sobre «Las verduras saludables en la crisis climática», esta vez sin un espectáculo de arena. A Renania del Norte-Westfalia no le gusta el suelo arenoso. Öhmann dirige la asociación registrada “CrowdSalat e.V.”, traducida libremente: “Alborotador”. Ya al comienzo de la Eucaristía, él quería hablar y quitó el micrófono al presbítero que presidía. Su discurso después del Evangelio comenzó con «Buenas noches», en el espíritu del secular Novus Ordo.
   
  
El 14 de Septiembre, para la Fiesta de la Exaltación de la Cruz, la presbítera laica veterocatólica Klara Robbers predicó diciendo que «como veterocatólica quiere dar forma a la Iglesia para las mujeres cristianas de hoy».
  
  
El 15 de Septiembre, Anne Arntz, la madre del decano de distrito Johannes Arntz de Coesfeld, predicó en San Lamberto «como un capellán retirado y una mujer experimentada en la iglesia".
  
La última mujer que habló fue la doctora Andrea Qualbrink el 18 de Septiembre, también en una Eucaristía, al tren. Es originaria de Münster, pero es contratada por el obispón Franz-Josef Overbeck para el desarrollo de la pastoral en la diócesis de Essen. Ella cuida allí del personal adúltero y homosexual, de acuerdo con el decadente camino sinodal alemán y los obispones que colaboran con él.

ESCRITOR ARGELINO: «LA FRANCIA HA PACTADO CON LOS ISLAMISTAS, EL ISLAM ES EL MAL DE NUESTRO TIEMPO»

Por Mauro Zanon para TEMPI (Italia). Traducción tomada de INFOVATICANA.
  
«LA FRANCIA HA PACTADO CON LOS ISLAMISTAS, EL ISLAM ES EL MAL DE NUESTRO TIEMPO»
El escritor Boualem Sansal, que vivió de cerca la guerra civil argelina, lanza un grito de alarma: «Arabia Saudí y Catar financian las periferias, el gobierno francés ha perdido el control. Pronto la policía ya no será suficiente».
   
Protesta contra la islamofobia (París, 2019).
   
París. Boualem Sansal es uno de los mejores escritores argelinos contemporáneos. Eligió el francés como lengua para sus novelas, y fue en Francia donde alcanzó el éxito literario y el reconocimiento internacional, pero sigue viviendo en su querida Argelia, aunque esté amenazado de muerte y sus libros estén allí prohibidos por ser críticos con el islam político y el poder argelino.

Occidente es «el motor de la progresión del islam»
Desde hace varios años, Sansal interviene regularmente en el debate de ideas francés: para alertar a la opinión pública de los peligros que corre Francia por la laxitud y la rendición de su clase dirigente ante el islamismo. Autor de 2084. La fine del mondo, Sansal vivió en primera persona la guerra civil argelina y teme que Francia, a este ritmo, pueda verse desbordada por la islamización.
    
«Francia ha pactado con los islamistas: antes había diez mezquitas en el país, hoy hay tres mil. Arabia Saudí y Catar financian las banlieues [extrarradios poblados por migrantes, N. del E.]. El gobierno francés ha perdido el control», dijo Sansal a Sud Radio. El escenario pintado por el escritor argelino da escalofríos. «En Francia se ha intentado dividir el islam en dos: por un lado el islam supuestamente bueno y amable, lleno de amor y tolerancia y, por el otro, el hombre del saco llamado islamismo. Pero en realidad son la misma cosa», subrayó antes de añadir: «Pensé que Occidente podía ser una barrera contra el islamismo. Por el contrario, se ha convertido en un vector, un motor de la progresión islamista».

«El islam ha conmocionado y aterrorizado al mundo».
El autor de Lettre d’amitié, de respect et de mise en garde aux peuples et aux nations de la terre, ha publicado, también en estos días, una intervención muy dura en el semanario Express como si sintiera que la situación puede irse de las manos en el país de la Ilustración y, en general, en todo Occidente. «Si tuviera que elegir una palabra para describir el mal de nuestro tiempo, diría ‘islam’. Ningún fenómeno ha transformado, desfigurado, pervertido y aterrorizado tanto al mundo. Ninguna enfermedad se ha cobrado tantas víctimas, ha sumido a tantos países en la confusión y ha llevado a la gente al camino del exilio».
   
Y de nuevo: «En este mundo de paz, amor y tolerancia, se dispara el número de personas que viven bajo protección policial porque son amenazadas en nombre del islam». En París, la lista de librepensadores bajo protección policial por criticar el islam sigue creciendo. Desde el filósofo Robert Redeker hasta el abogado Richard Malka y el ex director de Charlie Hebdo, Philippe Val, hay muchos «Salman Rushdie franceses».
   
Pero los que hablan como Sansal son ‘islamófobos’
«Para hablar solo de Francia», continúa Sansal, «la policía pronto no será suficiente, será necesario reclutar batallones y compañías, o más bien formar un nuevo cuerpo de guardaespaldas que conozca el islam y sepa reconocer bajo qué ropajes se presenta. La lista de «expedientes S» [la letra «S» es colocada por la inteligencia parisina a todos los individuos potencialmente peligrosos para la seguridad del Estado, N. de R.] sigue creciendo y a este ritmo acabará incluyendo a todos los musulmanes de Francia. Ahorremos tiempo y no hablemos más de esta diabólica disyuntiva «islam de Francia contra islam francés», como Kramer contra Kramer. Tendremos dos en uno, la Francia islámica».
     
Mientras el debate de ideas francés dé voz a figuras como Sansal, la esperanza de una sacudida seguirá viva. Pero una gran parte del país, la que ha votado a Jean-Luc Mélenchon, sigue pensando que los verdaderos enemigos son los «islamófobos»: una palabra inventada para silenciar a todos los críticos del islam. Como Boualem Sansal.

sábado, 1 de octubre de 2022

BREVE “Super soliditáte petrae”, SOBRE EL PAPADO Y CONDENANDO LA COLEGIALIDAD

El obispo retirado Juan Nicolás de Hontheim († 1790, más conocido por el pseudonónimo de Justino Febronio) negaba en su obra de 1763 “De statu Ecclésiæ deque legitíma potestáte Románi pontíficis liber singuláris ad reuniéndos dissidéntes in religióne constitútus” el primado de gobierno de San Pedro y era partidario de una organización eclesiástica cuya potestad suprema radicaba en la colegialidad de los obispos. Febronio afirmaba que no quería combatir al Papa, sino el centralismo de la Curia Romana, a la cual quería contraponer los sínodos episcopales, nacionales y provinciales. Siguiendo sus postulados (que influyeron la política religiosa de José II de Austria y su hermano el gran duque Pedro Leopoldo de Toscana –futuro Leopoldo II de Austria–), el publicista austriaco Joseph Valentin Sebastian Eybel († 1805) publicó en 1782 el folleto „Was ist der Papst?“ (¿Qué es el Papa?), criticando el viaje que Pío VI Bracchi hizo a Austria.
   
Pío VI publicó el breve “Super soliditáte petræ” el 28 de Noviembre de 1786, donde explica la doctrina católica del papado citando a los Padres y los Concilios (cuyo sentido Eybel había tergiversado), y condena el folleto de Eybel, que recibió la excomunión y vio sus obras en el Índice de Libros Prohibidos.
  
Traemos este breve en atención a que los errores de Febronio y Eybel, en particular el de la Colegialidad episcopal, hoy son parte de la eclesiología del Vaticano II y su constitución “Lumen Géntium”, que esconde esta herejía en su ambigua fraseología, como demostró el fallecido sacerdote Brunero Fiorello Gerardini († 2017) en su obra del 2009 “El Concilio Ecuménico Vaticano II: Un discurso que hacer”, donde demuele el reclamo de infalibilidad de este y aquella (de cuyas “Notificaciones” y “Nota prǽvia sobre el capítulo III” bien se puede decir «No aclares, que oscureces»).
 
BREVE “Super soliditáte petræ” DEL SUMO PONTÍFICE PÍO VI, QUE CONDENA Y PROSCRIBE EL LIBRO, EDITADO EN ALEMÁN, CUYO TÍTULO ES „Was ist der Pabst?“, EN GRIEGO “Τί ἐστίν ὀ Παπας”, Y EN LATÍN “Quid est Papa?”, PUBLICADO EN VIENA EN LA OFICINA DE JOSÉ EDLEN DE KURZBECK, 1782
   

Papa Pío VI. Para futura memoria.

1. Que la Iglesia fue fundada por Cristo sobre la solidez de la piedra, y que Pedro, por don singular de Cristo, fue elegido con preferencia a todos los demás para ser Príncipe del Coro Apostólico con potestad para reemplazarlo, y que en consecuencia tomaría el supremo cuidado y autoridad para apacentar todo el rebaño, para confirmar a sus hermanos y para desatar y atar por todo el mundo, ES UN DOGMA CATÓLICO que, recibido de boca de Cristo, enseñado y defendido con continua predicación por los Padres, fue considerado santísimo en todas las épocas por la Iglesia universal, y muchas veces confirmado con los decretos de los Sumos Pontífices y los Concilios contra los errores de los innovadores.
   
En este Principado de la Cátedra Apostólica, Cristo afirmó el vínculo de la unidad, para que la Iglesia, que debía extenderse por todo el mundo, estuviera unida por sus componentes, por muy distantes que estuvieran, con una asociación mutua de todos bajo una sola cabeza; y luego sucedió que la fuerza de este poder era válida no sólo para la amplitud de la primera Sede, sino sobre todo, para la integridad y la salvación de todo el cuerpo. Por eso no es de extrañar que aquellos que en todos los siglos pasados, cuando el antiguo enemigo de la humanidad derramaba su odio contra la Iglesia, se lanzaran en primer lugar contra esta Sede, en la que está contenida la firmeza de la unidad, para que, habiendo desintegrado –si era posible– el fundamento, y destruyendo la conexión de las Iglesias con la Cabeza, en la que sobre todo se sostienen vigorosas y florecientes, despojarían a la misma Iglesia, miserablemente afligida y lacerada por las fuerzas rotas, de esa libertad que Cristo le ha dado, y la someterían a una indigna esclavitud.
  
2. Hace algunos años [1782], un hombre de vivo talento, ya demasiado conocido por panfletos largamente condenados, Eybel, dio un nuevo testimonio de su espíritu agresivo contra Nosotros y esta Sede Apostólica: habiendo recibido noticias del viaje emprendido por Nosotros por razones religiosas, se apresuró a difundir entre sus compatriotas un panfleto con este descarado título: “¿Qué es el Papa?”. Con él pretendía rebajar ese compromiso lleno de piedad que había creado la llegada de Nosotros, y hacer que la dignidad pontificia fuera odiosa para el orden sacerdotal, y despreciable para la clase popular. Pero el Dios misericordioso no le permitió cumplir su despreciable voto, ya que fuimos recibidos con tanta solemnidad y participación por sus compatriotas, que había querido alejar de nosotros, y con tal consideración y aplausos por parte de todos, que se puso de manifiesto que, aunque sin ningún mérito propio habíamos sido elevados por voluntad de la divina providencia a la sede de Pedro, sin embargo, por decisión divina del mismo Señor se había dispuesto que la indignidad del sucesor no perjudicara el honor debido a Pedro.
   
3. Pero en aquel momento creímos oportuno abstenernos de censurar aquel panfleto con la merecida condena, en primer lugar, para que no pareciera a los más suspicaces, que nunca dejan de serlo, que más bien habíamos dado rienda suelta a Nuestra pena que cumplido con Nuestro deber; y en segundo lugar, porque podría pensarse que el panfleto caería pronto en el olvido, ya que no tenía ningún valor en sí mismo, y no añadía nada más allá de una cierta licencia, más que impúdica, para volver a tejer las viejas calumnias. Pero recientemente hemos sabido que ciertos enemigos, siempre dispuestos a sembrar abundantes disensiones, se esforzaban por hacer que la obra, de modesta sustancia, se reimprimiera repetidamente, no sólo en el idioma original, sino que se tradujera a varios otros, incluso al griego vernáculo, y se difundiera ampliamente. Les movía la intención y la esperanza de que la licencia del ridículo escrito atrajera a muchos a leerlo, y que la audacia del escritor en sus afirmaciones pudiera engañar a los incautos, que son muchos. Nos dimos cuenta de que, por nuestra parte, no debíamos demorarnos en contrarrestar, en la medida de nuestras posibilidades, el mal que crecía día a día; debíamos esforzarnos con todo empeño y por todos los medios para que los que pretenden (Dios quiera que no sean enemigos internos) golpear la paz y la unidad de la Iglesia fueran llamados de nuevo a intenciones más sanas, para que los buenos fieles, atrapados por las falsedades de los mismos, no se vieran miserablemente alejados de la seguridad de la Fe Ortodoxa hacia las novedades profanas de los errores nacientes.
   
4. Ciertamente, como enseña San Agustín (Epístola 505, n.º 16; edición de los Benedictinos de San Mauro), Dios colocó la doctrina de la verdad en la cátedra de la unidad, por el contrario este infeliz escritor no descuida nada para atormentar y oponerse en todo sentido a esta Sede de Pedro, en la que los Padres, con unánime consentimiento, honraron esa Cátedra «en la que sólo la unidad debe ser conservada por todos; de la que derivan todos los demás derechos de la venerable comunión; a la que toda Iglesia y todos los fieles, dondequiera que se encuentren, deben unirse» (San Optato Milevitano, Libro II contra Parmenio. San Ambrosio, Epístola 6.ª, 1.ª Clase. San Ireneo, Contra las Herejías, libro III, cap. 3.º, 2). El infeliz no temía llamar fanática a la muchedumbre, que, como preveía, estallaría en estas expresiones a la vista del Pontífice: Es el hombre que ha recibido de Dios las llaves del reino de los cielos, con el poder de atar y desatar; ningún otro obispo puede ser igualado por él; los mismos obispos reciben de él su autoridad, del mismo modo que él recibió de Dios la suya, la suprema, para ser el vicario de Cristo, la cabeza de la Iglesia visible, el juez supremo de los fieles.
  
Así que, horrible decirlo, ¿habría sido fanática la misma voz de Cristo prometiendo a Pedro las llaves del reino de los cielos con el poder de atar y desatar? ¿Esas llaves que debían pasar a otros y que, después de Tertuliano (Antídoto contra el aguijón del escorpión, cap. 10.º), San Optato Milevitano (libro VII, n. 3.º) no dudó en afirmar que habían sido recibidas sólo por Pedro?
 
Los fanáticos, ¿tendrán que calificar tantos decretos solemnes, tantas veces repetidos por Pontífices y Concilios, con los cuales fueron condenados los que negaron que el Romano Pontífice, cabeza visible de la Iglesia y vicario de Jesucristo, había sido constituido por Dios como sucesor del bienaventurado Pedro, Príncipe de los Apóstoles; que a él se le ha confiado el pleno poder de gobernar la Iglesia, y que a él se le debe la verdadera obediencia de los que se consideran cristianos; y que es tal el valor del primado que posee por derecho divino, que supera a los demás obispos no sólo en rango honorífico sino también en la extensión de su poder supremo?
  
De ahí la precipitada y ciega temeridad de este hombre, que ha emprendido la tarea de volver a proponer con su inauspicioso panfleto los errores condenados por tantos decretos, y que ha dicho e insinuado aquí y allá, a través de muchos giros y vueltas, que: cualquier obispo llamado por Dios para el gobierno de la Iglesia no es inferior al Papa, ni está dotado de menos poder; Cristo, por sí mismo, dio a todos los Apóstoles el mismo poder; algunos creen que ciertas cosas pueden ser obtenidas y concedidas sólo por el Pontífice que de la misma manera, tanto en materia de consagración como de jurisdicción eclesiástica, pueden ser obtenidas por cualquier obispo; Cristo habría querido que la Iglesia se administrara como una república, y que ese régimen tuviera un presidente en aras de la unidad, pero que no se atreviera a intervenir en los asuntos de otros que gobiernan al mismo tiempo. Sin embargo, tiene el derecho de exhortar a los negligentes a cumplir con sus deberes; el poder del primado está contenido en la única prerrogativa de suplir la negligencia de los demás y proveer a la preservación de la unidad mediante la exhortación y el ejemplo; los pontífices no pueden hacer nada en otras diócesis excepto en algunos casos extraordinarios; el pontífice es un líder que recibe su fuerza y firmeza de la Iglesia; los pontífices han hecho legal la violación de los derechos de los obispos, reservándose para sí las absoluciones, las dispensas, las decisiones, las apelaciones, la concesión de beneficios, en una palabra todos los deberes que uno a uno va enumerando, presentándolos como reservas indebidas y perjudiciales para los obispos.

5. Para no tanto asegurar la credibilidad de sus afirmaciones, sino robarlas de algún modo, presenta en una larga serie los nombres de los santísimos Padres, de los cuales, con considerable engaño, usa arbitrariamente frases mal captadas aquí y allá; entre las citas, recoge dos que suenan a realzar la dignidad episcopal, y pasa en silencio otras con las que los Padres ensalzaban la pertinente superioridad del poder papal.

Si los Padres estuvieran presentes, rechazarían la insolente calumnia de este hombre con aquellas palabras con las que no sólo predicaron el primado de la Sede Apostólica y su respeto por ella, sino que dejaron testimonio con escritos inmortales para la memoria futura. El mismo San Cipriano, de quien son estas palabras: «Dios es uno, Cristo es uno, la Iglesia es una, y la Cátedra es una, fundada en Pedro por la palabra del Señor», declara abiertamente que la Cátedra de Pedro es la Iglesia principal, de donde se originó la unidad sacerdotal, a la que la perfidia no puede tener acceso (Epístolas 44 y 55).

6. San Juan Crisóstomo (Homilía 3.ª sobre el cap. I de los Hechos de los Apóstoles) declara abiertamente que Pedro por su propio derecho podría elegir al sucesor en lugar del traidor. El mismo Pedro y los primeros sucesores de Pedro hicieron uso de este derecho, derivado del primado, cuando fundaron Iglesias para todo Occidente, y a éstas, ante cualquier sínodo, les pusieron a la cabeza obispos, a los que asignaron la rebaño para cuidar; a determinadas regiones designaban una sola Sede, cuyo obispo presidía también otras con autoridad apostólica. Inocencio I (Epístola a Decencio, obispo de Gubbio) da un testimonio muy amplio del establecimiento de estas Iglesias, del cual cada uno puede confiar para comprender que la autoridad pontificia no apareció siguiendo la disciplina previamente establecida por los sínodos, sino que brilló ante la disciplina establecida por los decretos sinodales. También se sabe que el mismo Pontífice ordenó a la Iglesia de Antioquia, cabeza de la diócesis oriental, con sus propios decretos (Epístola a Alejandro, Obispo de Antioquía).

7. San Epifanio (Contra los herejes, 68) da fe de que Ursacio y Valente, inducidos a la penitencia, llevaron al Papa Julio Romano los panfletos con los que pedían perdón por su error y pedían ser admitidos a la comunión y la penitencia.

8. San Jerónimo, para quien era profano cualquiera que no estuviera en comunión con la Cátedra de Pedro –piedra sobre la que bien sabía que había sido edificada la Iglesia–, con motivo de disputas muy importantes, sólo pedía a San Dámaso (Epístola 67) que se le concediera autoridad para hablar y comunicarse.

9. San Agustín da fe de haber aprendido de las Sagradas Escrituras que el primado de los Apóstoles se suscita en Pedro por una gracia extraordinaria (Sobre el Bautismo, libro II, cap. 1.º); que el principado del apostolado se anteponga a cualquier episcopado; la Iglesia romana, sede de Pedro, es en sí misma una piedra que las orgullosas puertas del inframundo no pueden vencer. Con esto se refuta otra calumnia del escritor, según la cual el nombre de la piedra sobre la que Cristo edificó su Iglesia no debe entenderse como la persona, sino como la fe o confesión de Pedro, como si aquellos Padres –usando la admirable fecundidad de la Escritura– hubieran atribuido a esto la palabra piedra; hubieran abandonado el sentido literal con el que se refiere directamente a Pedro y no lo hubiera mantenido explícitamente.

Así también San Ambrosio, maestro de San Agustín: «A Pedro le dijo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”; por lo tanto, donde está Pedro, allí está la Iglesia”» (Explicación sobre el salmo XL, n.º 30). Esta es la voz unánime de los Padres, esta es la tradición consolidada de los doctores; San Bernardo lo recogió de los ancianos y lo resumió con las siguientes palabras dirigiéndose a Eugenio: «Tú eres aquel a quien se le han dado las llaves, a quien se le han confiado las ovejas… A otros se les han confiado los rebaños, un rebaño para cada uno: todos os han sido confiados; un rebaño y uno solo. No solo eres el pastor de las ovejas, sino también el único pastor de todos los pastores» (De la consideración, libro II, cap. 8.º). Con la leche de esta doctrina se nutrieron los que crecieron en la Iglesia de Cristo; si quieren recordarlo, los que ahora se dejan llevar por todo viento doctrinal, están imbuidos de él desde la adolescencia. También en el Evangelio se da a conocer que las ovejas para apacentar fueron encomendadas a Pedro por Cristo.
  
10. En verdad, nunca ha sucedido que los sínodos ecuménicos se hayan desligado de la tradición de los Padres. Los Padres de Calcedonia estaban dispuestos a escuchar a Pedro hablando por boca de León; ni pensaron que la solidez de sus acciones pudiera derivar, con la implorada confirmación, de algún obispo, sino de León como cabeza.
   
11. El octavo Concilio general [año 869], como primera acción, aprobó un memorial cuidadosamente examinado, que es una norma por la cual, después de muchos asuntos notables relacionados con la autoridad del Romano Pontífice, prescribió que «Aquellos que no consientan con la Sede Apostólica, sean separados de la comunión con la Iglesia Católica y que sus nombres no sean leídos durante los sagrados Misterios». Además, como quedaba por decidir sobre ciertas dispensas que el interés de la Iglesia requería en gran medida, los Padres no se atrevieron a darse la facultad de conceder tal licencia: en efecto, consideraron que ésta debía ser implorada a la Sede Apostólica a través del Patriarca Ignacio; reconocieron así que ni siquiera los propios patriarcas tienen la facultad de dispensar de los cánones.
   
12. El cuarto Gran Concilio de Letrán [año 1215], cap. 5, enseña que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, tiene el principado de la potestad ordinaria sobre todas las demás, como madre y maestra de todos los cristianos.

13. En el segundo Concilio de Lyon [año 1274] se publicó la profesión de fe de los griegos, con la cual dan fe de reconocer que la Iglesia Romana tiene el supremo y pleno primado y principado sobre toda la Iglesia Católica; y que los recibió con la plenitud del poder conferido por el mismo Señor al Bienaventurado Pedro, príncipe de los Apóstoles y cumbre suprema, del cual es sucesor el Romano Pontífice. El Concilio de Florencia [año 1439], siguiendo los Sínodos anteriores, sancionó entonces el dogma católico de la primacía con un famoso decreto.
  
14. Inspirados por el mismo espíritu divino, los Padres del Concilio de Trento (Sesión XIV, cap. 7) declararon que «los Sumos Pontífices, en virtud del poder supremo que les había sido conferido sobre la Iglesia universal, podían reservar algunas causas criminales más graves para sus circunstancias particulares». En consecuencia, esta potestad, que se extiende a todas las Iglesias y para otros oficios similares –y que el autor del libelo hace un mal esfuerzo en rechazar– pertenece igualmente a los Pontífices, no adquirida de otro modo ni conferida por los inferiores, sino vinculada al primado por derecho ordinario: a esto deben remitirse quienes no dudan de que la sabiduría celestial de los Sínodos debe anteponerse con mucho a las disputas de la ignorancia humana.
  
15. Eybel se refiere al Concilio de Constanza [año 1414]. Pero era necesario que recordara que en él se condenaban tanto los errores de Wicleff, quien afirmaba que no era necesario para la salvación creer que la Iglesia Romana es la más alta entre las demás Iglesias y que el Papa es el próximo e inmediato vicario de Cristo, y los errores de Juan Huss según los cuales Pedro no es ni fue la cabeza de la santa Iglesia Católica. Frente a estos errores con una serie de palabras sensatas, Martín V prescribía que los sospechosos debían ser interrogados: si creían que el Bienaventurado Pedro es el vicario de Cristo y está dotado del poder de atar y desatar en la tierra. Asimismo, que el Papa electo canónicamente es el sucesor del Bienaventurado Pedro y tiene autoridad suprema en la Iglesia de Dios. Asimismo, que el Papa puede conceder indulgencias a todos los cristianos y también a obispos individuales a sus súbditos según los límites de los cánones sagrados. Esto refuta claramente el error de este hombre que discutiendo temerariamente sobre las indulgencias, se atrevió a escribir que cualquier obispo, al igual que el Papa, puede conceder indulgencias. Quien quiera considerar los documentos de los Padres y de los Sínodos con más atención, con una mente equilibrada y serena, notará ciertamente que prevén una autoridad mucho más eminente que la contenida en los límites de un mero Directorio –como se dice– con la tarea de exhortar, amonestar y reparar.

16. En efecto, los mismos padres de Basilea en la respuesta sinodal al obispo de Tarento declaran abiertamente que confiesan y creen que el Romano Pontífice es cabeza y primado de la Iglesia, vicario de Cristo y elegido por Cristo, no por los hombres ni por otros sínodos, como pastor de los cristianos: el Señor le dio las llaves; sólo a él se le dijo «Tú eres Pedro»; él solo fue llamado a la plenitud del poder; los otros fueron llamados a participar en el deber. Por lo tanto, él [Eybel] debería avergonzarse de su propia impotente audacia, con la que se dispone a golpear esa plenitud de poder que los basileenses exponen entre los fundamentos de la doctrina, tan conocidos y difundidos que no sería necesario enumerarlos.

En verdad, lo dicho anteriormente por San Agustín: en la Sede Romana ha estado siempre en pleno vigor el primado de la Cátedra Apostólica, y este primado del apostolado es de anteponer a cualquier episcopado, como se ve –con tantos otros– por el signo extraordinario en virtud del cual el sucesor de Pedro, por el hecho de suceder en lugar de Pedro, encuentra asignado a sí mismo, por derecho divino, el rebaño universal de Cristo, y al mismo tiempo que el episcopado, recibe la potestad de gobierno universal. Posteriormente, es necesario que a los demás obispos se les asigne su parte particular del rebaño, no por derecho divino, sino por ley eclesiástica, no por boca de Cristo, sino por ordenación jerárquica, para que por ella cada uno pueda cumplir el poder ordinario de gobierno. Quien quiera sustraer al Romano Pontífice la autoridad suprema de este cargo, necesariamente vulnerará la legítima sucesión de los obispos en todo el mundo, que gobiernan las Iglesias enteramente fundadas por la autoridad apostólica: recibieron del Romano Pontífice la misión de gobernarlas, ya sea que estén separados de otros o que estén unidos entre sí. Por lo tanto, no se puede atacar este admirable consorcio de poder atribuido a la Cátedra de Pedro por designación divina, sin causar grave perturbación a la Iglesia y sin peligro para el mismo gobierno episcopal, como dijo San León Magno (Sermón 3.º en el aniversario de su asunción al Papado), es decir, que gobierna Pedro exactamente a los que también Cristo gobierna fundamentalmente. Y si Cristo quiso que hubiera algo en común entre Pedro y los demás Príncipes, nunca dio nada a los demás sino a través de él. La sucesión legítima de los obispos, que gobiernan las Iglesias fundadas enteramente por la autoridad apostólica, afectará necesariamente al mundo entero: recibieron del Romano Pontífice la misión de gobernarlas, ya sea separadas de las demás o unidas entre sí.
  
17. [Eybel] elogia a los obispos y doctores galicanos, completamente en vano. ¿Piensa, entonces, que de ellos puede obtener apoyos para sí mismo? ¿Quizás los más antiguos, o los que en la Edad Media o en tiempos más recientes brillaron en esa ilustre Iglesia con alabanzas de piedad o doctrina? Pero entre esos ancianos, por recordar a algunos entre muchos, no lamenta escuchar a un San Cesáreo de Arlés, un Avito de Vienne, el primero de los cuales se dirige al Papa Símaco [año 538] con un escrito suplicante: «Como el episcopado partió de la persona del bienaventurado Pedro, es necesario que Vuestra Santidad exponga claramente a las Iglesias individuales lo que deben observar».
 
Avito a Hormisdas: «Os pido que me instruyas cómo debo responder a vuestros hijos y a mis hermanos, es decir a los galos, si me consultan, para que yo, ya seguro, hable no sólo de la devoción de los vieneses sino de toda la Galia, y puedo prometer que todos aceptarán vuestra sentencia sobre el estado de fe».

Los Padres de Arlés (canon 3.º) repiten que las modalidades canónicas que deben observarse para la elección de los metropolitanos están establecidas por los decretos de la Sede Apostólica.

18. Escuchad desde la Edad Media a Hincmaro de Reims cuando atestigua que ha sido siempre fiel y sujeto en todo a la Sede Apostólica, madre y maestra de todas las Iglesias, y a sus gobernantes: con esto quiso ver lo que se debe a la Sede Apostólica y declara abiertamente cuánto siente que se debe (Epístola al Papa San Nicolás, en Labbé, tomo X, edición de Venecia, col. 356).

Escuchemos también a San Ivo de Chartres (Epístola 8.ª, a Riquerio de Sens) que condena severamente la osadía de quienes levantan la cabeza contra la Sede Apostólica: «Oponerse a sus juicios y a sus constituciones significa claramente caer en una manifestación de perversidad herética; es primera y fundamentalmente responsable de confirmar o reprobar la consagración tanto de los obispos metropolitanos como de otros, corrigiendo las constituciones y juicios de los demás, manteniendo firmes sus propias decisiones y no permitiendo que ningún inferior las altere o corrija» . Esto también lo prueba con la autoridad de Gelasio.
   
19. Si desde aquella antigüedad avanzamos hacia tiempos más cercanos, no deben serle desconocidas las gravísimas quejas contra el célebre apóstata espalatense [Marco Antonio De Dóminis] emitidas por la distinguida facultad teológica de París [año 1617]: en ellas bien podría haber reconocido la condenación anticipada de su libelo. Estos fueron los errores del espalatense en los que la facultad no dudó que debería imprimir la marca del pragmatismo herético y cismático. «La disparidad de poder entre los apóstoles es una invención humana, que no aparece en lo más mínimo en los sagrados evangelios y en las divinas escrituras del nuevo testamento» (hace esta declaración herética y cismática según la jurisdicción apostólica ordinaria que existía solo en San Pedro). «Un solo jefe supremo y monarca que no sea Cristo no puede ser admitido en la Iglesia. Todos los obispos juntos, en solidaridad, y los individuos deben gobernar la misma Iglesia con pleno poder. La Iglesia Romana fue y es la principal por nobleza, estima, fama y dignidad autoritaria, no por primacía de gobierno y jurisdicción» (Él hace esta declaración herética y cismática, ya que insinúa abiertamente que la Iglesia Romana no tiene poder sobre otras Iglesias por derecho divino). «Todo obispo es universal por derecho divino. La forma monárquica no fue instituida inmediatamente en la Iglesia por Cristo; es falso que la unión de la Iglesia católica consista en la unidad de un gobernante visible». Como Spalatese había añadido que la doctrina de los parisienses, correctamente entendida, no difería en nada de la suya, inmediatamente rechazaron la escandalosa calumnia «como una clara impostura contra la facultad de París».
   
20. Un testimonio atroz, en línea con la citada sentencia de los doctores parisienses y con la tradición constante de los mayores sobre el primado del Romano Pontífice, dieron los Prelados galicanos en las asambleas de 1681. Dijeron: «Él es el jefe de la Iglesia, centro de unidad; tiene sobre nosotros la primacía de autoridad y jurisdicción, conferida por Jesucristo en la persona de San Pedro; quien disienta de esta verdad, sería cismático, incluso hereje».
  
21. Ciertamente, el autor del libelo no ignoraba en absoluto los luminosos documentos sobre el Romano Pontífice extraídos de todos los recuerdos de la antigüedad. Por eso su persistencia contra la Sede Romana es más obstinada: no pudiendo oscurecer y destruir los espléndidos testimonios de los Padres, con suprema desfachatez no vaciló en hacerlos pasar por alegorías mal entendidas; en consecuencia, en parte sucedió que durante una larga serie de siglos se creyó que el Papa es lo que no es, como si fueran los santísimos Padres, a quienes Dios dio a su Iglesia como pastores y doctores en un asunto de gravísima importancia que de común acuerdo pertenece a la constitución de la Iglesia, o se habrían equivocado ellos mismos o habrían dado a los fieles razón para errar.
   
22. Siguiendo en iguales causas los ejemplos de nuestros predecesores, hemos creído oportuno extender un poco más estas cosas, como lo exige la razón de nuestro deber, buscando no nuestros beneficios, sino los de las almas, estando comprometidos con mantener la unidad, en el vínculo de la paz, atentos a que –desvelando los fraudes de los que abusan del nombre de los Padres para trastornar sus sentencias– todos entiendan que a los mismos Padres antiguos nada les importaba más que conservar la unidad en aquella Cátedra que por Cristo se constituyó en madre y maestra de todos los demás.
   
23. Ciertamente un rebaño es la Iglesia de Cristo, de la cual el único pastor supremo es el mismo Cristo que reina en los cielos; dejó en la tierra un solo vicario supremo, un pastor visible, en cuya voz las ovejas escuchaban la voz de Cristo, para que, seducidas por voces extrañas, no se dispersaran en pastos envenenados y mortíferos.
  
Por lo tanto, para que los fieles encomendados a Nuestro cuidado eviten con mayor cautela las cosas profanas y las tonterías que sirven a la impiedad, y permanezcan constantemente unidos a esta Cátedra, en la que Pedro vive todavía como en su propia Sede, y preside y asegura la verdad de la fe a los que la buscan (San Pedro Crisólogo, Epístola a Eutiques), y para que no se dejen arrastrar a este fraude, pensando que ha sido arrancado por ambición, confiado por ignorancia o adulación, o procurado con malas artes lo que ha sido establecido por orden de Cristo, Hemos dispuesto que el mencionado librito, traducido del idioma germánico al latín, sea sometido al examen de muchos maestros de sagrada teología; en posesión de sus consultas, oídos los votos de nuestros Venerables Hermanos, motu próprio y por cierta ciencia, con la plenitud del poder apostólico tratamos de nuevo y condenamos el citado libelo cuyo título en latín es “Quid est papa?” Con dispensa de la Cesárea comisión real de censuras por la aposición del nombre del autor. Viena, en la oficina de José Edlen de Kurzbeck, 1782, y título equivalente en griego Τι ἐστίν ό Πάπας, por contener proposiciones respectivamente falsas, escandalosas, temerarias, insultantes, inductoras del cisma, erróneas, inductoras de la herejía, heréticas y otras ya condenadas por la Iglesia; queremos y decretamos que este libelo sea reprobado y condenado para siempre.
   
24. Concedemos también que ningún fiel de Cristo, de cualquier rango y dignidad, aunque sea digno de muy especial mención, se atreva o presuma leer o conservar el mencionado folleto ya impreso o manuscrito, ya sea en su texto original o en cualquier otra versión, o se atreva a reimprimirlo o hacerlo imprimir, bajo pena de suspensión a Divínis en el caso de las personas eclesiásticas, y bajo pena de excomunión mayor en el caso de las personas seculares: penas en que se incurre ipso facto sin ninguna otra declaración. Nos reservamos la absolución y remisión de tales penas a Nosotros y a los Romanos Pontífices Nuestros sucesores, salvo –en cuanto a la excomunión antes mencionada– que cualquier confesor pueda absolver de esta censura in artículo mortis.
   
25. Mandamos también a los libreros, impresores, todos y particulares de cualquier grado, condición y dignidad, eclesiásticos y seglares, aunque necesiten mención especial y personal, que si alguna vez el citado libelo, impreso en el idioma original o en cualquier idioma, o aun manuscrito, llegare a sus manos, lo llevarán inmediatamente a los Ordinarios del lugar, bajo las mismas penas impuestas respectivamente de suspensión a Divínis y de excomunión.
    
26. Para que esta carta sea más fácilmente conocida por todos, ni pueda nadie dar pretexto que no la conozca, queremos y mandamos que, como de costumbre, por medio de algún cursor nuestro se publique en las puertas de la Basílica del Príncipe de los Apóstoles, de la cancillería apostólica, de la curia general en Montecitorio y en la plaza del Campo de Flora en Roma, y ​​que las copias permanezcan allí fijadas. Publicada de esta manera, se entiende que obliga a todos y a los particulares interesados, como si hubiera sido notificada e insinuada personalmente. Las transcripciones de esta carta, es decir, las copias, incluso impresas, firmadas por la mano de algún notario público y que lleven el sello de una persona constituida en dignidad eclesiástica, tendrán la misma fe –tanto en el tribunal como en cualquier otro lugar– que se le daría a esta carta si fuera exhibida y mostrada.
   
Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el 28 de noviembre de 1786, año duodécimo de Nuestro Pontificado. PÍO PAPA VI.

EL ORIGEN DE LAS VIÑETAS DEL SÍNODO DE LOS “OBISPOS” CONCILIARES

La página oficial del Sínodo de los Obispos del Vaticano ha presentado en sus redes sociales cinco caricaturas en que promueven la homosexualidad y la soberbia, una de las cuales presenta una mujer con alzacuellos, casulla gótica y estola (desafiando incluso el documento “Ordinátio Sacerdotális” de 1994, y el canon 1379 § 3 wojtyliano).
  

Las caricaturas, parodiando los carteles de protesta de los años 60, “El submarino amarillo” de los Beattles y el arte psicodélico de Peter Max Finkelstein (judío), tenían consignas como «Animad esta floreciente misión que es más grande que cualquiera de nosotros. Deseamos estar en los consejos consultivos para tomar decisiones», o «Somos los jóvenes del futuro y el futuro es ahora» (aun cuando la mayoría de los que participaron en las fases diocesanas del Sínodo ya superan los 60 años). Todas contaban con la marca de agua “Sýnodus Episcopórum” enmarcando las llaves de San Pedro y la tiara de tres coronas (emblema del papado), y tenían la siguiente presentación:
«En #Frascati22 nuestros expertos están trabajando en las síntesis producidas durante la fase de consulta local. Páginas y páginas llenas de historias, miradas, pero también en algunos casos verdaderas obras de arte. ¡Míralas!».
   
Catholic News Agency logró rastrear las imágenes al Sínodo de Educación Superior Católica de Filadelfia, que reunió a 11 universidades católicas (Universidad Cabrini, Colegio Chestnut Hill, Universidad De Sales –de la Diócesis de Allentown–, Universidad Gwynned Mercy, Universidad de la Sagrada Familia, Universidad Immaculata, Universidad La Salle, Universidad Neumann, Colegio Rosemont, Universidad San José y la Universidad Villanueva) y los Centros Newman de las acatólicas Universidad de Pensilvania, Universidad Drexel y la Universidad West Chester; que incluyó las imágenes en su informe publicado el 16 de Mayo próximo pasado, donde dice que estas «reflejan y preceden cada uno de los temas organizadores incluidos aquí». Más, las imágenes fueron hechas por Becky McIntyre (nombre artístico “Sanaartista”), una artista del noroeste de Filadelfia y egresada de la jesuita Universidad de San José.
  


La izquierda seglar (y la de alzacuellos) no tolera el disenso: El cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo de los Obispos, bloquea a los católicos en las redes sociales y eventos, mostrando cómo entienden el “acompañamiento” y la “escucha” tan cacareadas por Bergoglio.

viernes, 30 de septiembre de 2022

REFUTACIÓN DEL MITO PROTESTANTE «El Concilio de Tolosa prohibió la Biblia».

Una de las afirmaciones de los protestantes (sobre todo de los testejehovistas, que dedicaron un artículo al respecto) es afirmar que la Iglesia Católica prohibió de plano la lectura de las Sagradas Escrituras, incluso citando el canon XIV del Concilio de Tolosa de 1229:
«Prohibémus étiam ne libros Véteris et Novi Testaménti láicis permittántur habére, nisi forte Psaltérium, aut Breviárium pro divínis offíciis, aut Horas Beáta Vírginis áliquis ex devotióne habére velit, sed ne præmíssos libros hábeant in vulgári translátos» [Prohibimos también que se permita a los laicos tener los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, a menos que alguien por motivos de devoción quiera tener el Salterio o el Breviario para los oficios divinos o las Horas de la Santísima Virgen; pero prohibimos estrictamente que tengan cualquier traducción de estos libros en lengua vulgar].
El canon después fue ratificado por el canon II del Concilio de Tarragona de 1233, promulgado por el Rey Jaime I de Aragón:
«Ne áliquis libros Véteris vel Novi Testaménti in románcio hábeat; et si áliquis hábeat; infra octo dies post publicatiónem ejúsmodi constitutiónis a témpore sciéntiæ tradat eos loci Epíscopo comburéndos. Quid nisi fecérit, sive cléricus fúerit, sive láicus, támquam suspéctus de hærési, quoúsque se purgáverit, habeátur» [Nadie tenga en romance los libros del Antiguo ni del Nuevo Testamento. Y si alguno los tuviere, entre los ocho días después de la publicación de esta constitución en tiempo de sentencia, los entregará al Obispo local para quemarlos. Quien no lo hiciere, sea clérigo o laico, téngase como sospechoso de herejía hasta purgarse].
   
Al igual que como hacen con los versos de la Sagrada Escritura, si no se lee en su contexto esta disposición, se distorsiona el sentido de la misma. Y para comprenderlo, hay que recordar que en el Mediodía francés cundían dos herejías: los albigenses y los valdenses. Ambas herejías habían hecho traducciones de la Biblia al vernáculo, contaminadas con los errores de sus sectas, y las difundían entre sus seguidores. De otra parte, con la propagación de las herejías corría lanza pareja la rebelión contra los gobernantes.
   
Ítem lo anterior, por lo que refiere al canon II del Concilio de Tolosa, este se entiende mejor si se lee también el canon I, que establecía que ningún laico podía disputar pública o privadamente sobre la Fe Católica, so pena de excomunión y sospecha de herejía.
   
¿Significaba esto que la lectura de la Biblia estuviese prohibida de plano? ¡Nada más lejos de la realidad! El mismo Papa Inocencio III, en su carta Cum ex injúncto del 12 de Julio de 1199 alaba la práctica de la lectura de las Sagradas Escrituras por las gentes de la diócesis de Metz, reprobando eso sí, que los laicos disputasen públicamente contra los sacerdotes o predicasen en conventículos secretos (hoy llamados células, comunidades de base o grupos de oración) rechazando a los que no son miembros de ellos:
«Licet áutem desidérium intelligéndi divínas Scriptúras, et secúndum eas, stúdium adhortándi reprehendéndum non sit, sed pótius commendándum, in eo tamen appárent mérito argüéndi, quod tales occúlta conventícula sua celébrant, offícium sibi prædicatiónis usúrpant, sacerdótum simplicitátem elúdunt et eórum consórtium aspernántur qui tálibus non inhǽrent» [Aunque el deseo de entender las Divinas Escrituras y el afán de exhortar según estas no es de reprender, sino más bien de recomendar, en esto también tienen mérito de reprensión los que realizan sus conventículos secretos, los que se usurpan el oficio de la predicación, los que se burlan de la sencillez de los sacerdotes y los que desdeñan la compañía de los que no adhieren a estas prácticas].
Y a fines del siglo XIII, en tiempo de Felipe el Hermoso (hijo de San Luis Rey de Francia), un canónigo llamado Guyart des Moulins tradujo al francés la Vulgáta latina, entretejiendo las Glosas y anotaciones de Pedro Comestor en la Hisoria Eclesiástica, y posteriormente se hicieron varias copias en los dialectos de la Picardía y Valonia. Inclusive, se hacían traducciones no solo para la instrucción y devoción privada de los fieles, sino para la lectura pública. Joaquín Lorenzo de Villanueva, en su obra De la Lección de la Sagrada Escritura en lenguas vulgares refiere que Juan de Vignay hizo traducir las Epístolas y los Evangelios en el año 1306 para ser leídos en la iglesia de París, a orden de la duquesa Juana de Borgoña, futura esposa del rey Felipe de Valois, lo que demuestra que la prohibición solo era para un caso puntual, y cesada la causa (los albigenses se extinguieron para esa época), no tenía sentido la prohibición.
  
Sobre el canon del rey Jaime I, el médico y filósofo español Andrés Piquer Arrufat entre sus apuntes (citado por Villanueva en su obra), comenta el canon siguiente:
«Esta prohibición de la Biblia en lengua vulgar se hizo por evitar las disputas que la gente popular y ruda tenían con los herejes de aquel tiempo; pues los albigenses habían cundido mucho, y por estas partes infestaban la Iglesia. Sucedía esto hacia la mitad del siglo XIII, en que estaba la Europa sumergida en profundísima ignorancia. Los seculares querían disputar con los herejes sobre cosas de Religión, y no teniendo la sabiduría necesaria para hacerlo, cometían gravísimos errores, de modo que el papa Alejandro IV prohibió esto severísimamente, como se ve en el cap. Quicúmque § Inhibémus de hæréticis in VI. Esta prohibición solo se ha de extender a las personas laicas (así las nombra la Ley Canónica) que no estén bien instruidas, porque en aquel tiempo era costumbre era costumbre llamar Clérigos a los hombres sabios, y por eso a ellos solos se les permitía disputar con los herejes, como concluyentemente lo prueba Muratori en su II. Parte del Buen Gusto, cap. 7, pág. 225. El rey D. Jaime prohibió la Biblia en lengua vulgar, por evitar que las personas legas disputasen de Religión con los herejes, y se conoce esto en que inmediatmente a la prohibición de la Biblia hay otra prohibición rigurosa, y en los mismos términos, para que los seculares legos no tengan controversias con los herejes».
Y en ese tiempo también habían en circulación y posesión versiones de las Escrituras hechas por autores católicos: San Pedro Pascual O. de M., obispo de Jaén y mártir de la Fe, escribió el Libro de Gamaliel, una traducción de la Pasión de Cristo en lengua catalana; el beato Raimundo Lulio OFM tradujo el Breviario de Nuestra Señora al mallorquín; y el cartujo fray Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer, tradujo toda la Biblia al valenciano (Biblia que fue impresa por Lambert Palmart en 1478 tras correcciones de estilo hechas por el inquisidor Jaime Borrell y el judeoconverso Daniel Vives –quizá por esto último se hicieron quemar los ejemplares impresos, sobreviviendo un ejemplar en Suecia, que a su vez desapareció por un incendio en 1697–). Sobre todo, se destaca que en 1269, el rey Alfonso X de Castilla (hijo de San Fernando III) ordenó traducir la Vulgáta al castellano (es de advertir también que, por una parte, el patriarca latino de Antioquía Emerico de Limoges en su Fazienda de Ultramar del año 1200 al arzobispo de Toledo incluye textos bíblicos en castellano. Por otra, en la Corona de Castilla, la lectura de las Escrituras y obras de devoción era más extendida entonces que en épocas posteriores, como se ve en el reproche que el Arcipreste de Talavera hace de las mujeres que en sus arcas no guardaban las versiones existentes de los Libros Sagrados, y sí cantos profanos, joyas y maquillaje).
      
¿Y el Índice de Libros Prohibidos? Habrá que esperar 330 años después, a su publicación en 1559, que incluye todas las biblias protestantes, como también aquellas que no tuviesen imprimátur ni notas explicativas. Y en eso ha sido constante la Iglesia de siempre, como vemos también en la encíclica Inter præcípuas machinatiónes de Gregorio XVI, quien condenó las sociedades bíblicas protestantes como enemigas de la Fe Católica y subvertoras del orden social.
  
Y recientemente, el padre Manuel de Matos e Silva Soares de Almeida, más conocido como el Padre Matos Soares, escribe así en el prólogo de su traducción de la Vulgáta de 1927 (traducción elogiada por el entonces Secretario de Estado vaticano Eugenio card. Pacelli, futuro Papa Pío XII):
«Hace mucho tiempo que los protestantes acusan a la Iglesia Católica de prohibir a los fieles la lectura de la Biblia en lengua vulgar. Es fácil sin embargo reconocer la falsedad de esta acusación. Son innumerables las versiones de la Biblia, que han sido hechas en todos los siglos, y en todos los países y lenguas de la tierra con la aprobación y aplauso de la Iglesia Católica, la cual no se cansa de recomendar la lectura y la meditación de este libro admirable, todo escrito para nuestra enseñanza, como dice San Pablo (Rom. XV, 4).
  
Prohíbe, sí, la Santa Iglesia la lectura de algunas versiones de la Biblia, en que es mutilada la palabra de Dios, y falseado su verdadero sentido. Están en este número las que son profusamente distribuidas por las sociedades bíblicas protestantes, acompañadas muchas veces de panfletos en que se dan al texto sagrado interpretaciones falsas, que mucho mal hacen a las almas».
En conclusión, la Iglesia Católica NUNCA PROHIBIÓ LA BIBLIA COMO TAL (jamás y nunca podría hacerlo). Prohibió sí, las malas traducciones, entre ellas las de los herejes protestantes y los apóstatas modernistas, porque, como dijo San Roberto Belarmino: «Las escrituras de los herejes son escrituras de muerte y testimonio infernal, similares a aquella carta que portaba Urías Heteo (II Reg. 11, 15-16), y que no contenía otra cosa que su condena a muerte» (Gran Catecismo de la Doctrina Cristiana, cap. 6.º: De la gloria de los milagros).
   
JORGE RONDÓN SANTOS
30 de Septiembre de 2022.
Fiesta de San Jerónimo, Presbítero, Confesor y Doctor de la Iglesia; de San Honorio de Canterbury, Arzobispo y Confesor; de San Antonino de Plasencia, Mártir de la Fe; de San Gregorio I “El Iluminador”, Obispo y Apóstol de Armenia; de los Santos Mártires Víctor y Urso de Solothurn; de Santa Eusebia de Marsella, Virgen; Santa Sofía Romana, Viuda; de San Amadeo de Nusco, Obispo y Confesor; de San Simón de Crépy, Monje; y del Beato Conrado de Urach O. Cist., Abad y Obispo de Porto‐Santa Rufina. Tránsito de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz OCD, y de San Francisco de Borja SJ.

MÁS DEL CASO XIMENES BELO


Según el Servicio Católico de Noticias, Matteo Bruni, Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, declaró respecto al caso de Carlos Filipe Ximenes Belo SDB, revelado por el semanario neerlandés De Groene Amsterdammer el día de ayer, que
«la Congregación para la Doctrina de la Fe estuvo involucrada primero en este caso en 2019, y a la luz de las acusaciones recibidas respecto a la conducta del obispo, en Septiembre de 2020, la congregación impuso ciertas restricciones disciplinarias sobre el: Las restricciones incluyeron limitaciones a sus movimientos y al ejercicio de su ministerio, la prohibición de contacto voluntario con menores, de entrevistas y contactos con Timor Oriental.
  
En Noviembre de 2021, estas medidas fueron modificadas y reforzadas. En ambos casos, las medidas fueron formalmente aceptadas por el obispo».
Con todo, no explicó por qué Juan Pablo II Wojtyła le aceptó tan prontamente la renuncia a Belo en 2002 (tenía 54 años de edad), pocos años después de ganar el Nobel de Paz (cuyo comité declinó hacer declaraciones por su política de no comentar sobre pasados ganadores –política que rompieron en 2019 ante el primer ministro de Etiopía Abiy Ahmed–), y por qué el cardenal Cresenzio Sepe (entonces prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos –antigua Propaganda Fide, hoy Dicasterio para la Evangelización–) ir a misionar en Mozambique donde «enseñó Catecismo a los niños y dirigió retiros juveniles»; mucho menos si lo sabía la Congregación para los Obispos o la Secretaría de Estado del Vaticano.
   
La Inspectoría (Provincia) salesiana “San Antonio” de Portugal expidió un comunicado diciendo que desde su llegada al país, Belo «no ha tenido ninguna responsabilidad educativa o pastoral al servicio de nuestra congregación». Agregaron que «su solicitud de hospitalidad fue aceptada por nosotros como un asunto lógico, porque es una persona conocida y estimada por todos»; no obstante, dijeron «no tener conocimiento del contenido de la noticia para hacer pronunciamiento sobre ella».
   
Norberto Araújo do Amaral, obispo de Maliana y presidente de la Conferencia Episcopal de Timor Oriental, dijo que ellos respetarán y cooperarán con cualquier proceso legal que emerja en torno a las alegaciones. Por su parte, el presidente del país regresando de la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo: «Prefiero esperar más acciones de la Santa Sede».
   
Pillar Catholic señala que las restricciones impuestas a Belo en 2020 se asemejan a las impuestas en su momento al hoy laicizado cardenal Theodore McCarrick en 2008, sumándose así a otros casos de impunidad tras la Muralla Leonina como a Gustavo Óscar Zanchetta o Marc Ouellet (con la diferencia que no se abrió proceso canónico contra Belo). Cuestionó además si la renuncia de Belo tiene que ver con las acusaciones que estaban empezando a salir a la luz, como quiera que 2002 fue el año en que el diario “The Boston Globe” reveló la red de encubrimiento de presbíteros pederastas en los Estados Unidos.
 
Antes de Carlos Filipe Ximenes Belo, Timor Oriental había afrontado otro caso de pederastia: El 22 de Julio de 2022, el Tribunal de apelación de Timor Oriental ratificó la condena de 12 años de prisión impuesta por el tribunal de distrito de Oecusse contra Richard James Daschbach, un ex-presbítero verbita estadounidense de 85 años, acusado por cinco cargos de abuso sexual de menores en el orfanato “Topu Honis” (“Guía de la vida” en meto, un idioma local) que fundó en la aldea de Kutet en 1993 para proteger a los menores de los rigores de la guerra que entonces se libraba contra la ocupación indonesia (Timor Oriental se independizó de Portugal en 1975 luego de la “Revolución de los Claveles”, pero fue ocupada pocos días después por Indonesia), y dejó 200.000 muertos..
   
Richard James Daschbach
 
Daschbach (nacido en Pittsburgh, PA, y ordenado sacerdote en Chigago en 1964 con el Rito Romano Tradicional) fue reducido al estado laico en 2018 por el Vaticano, y expulsado de la congregación verbita. Su caso fue además polémico porque era reverenciado en la provincia de Oecusse [donde era llamado “Uis Neno” (literalmente “Señor del Cielo”, un apelativo meto para los misioneros)] y apoyado incluso en Dili, la capital del país, por gente de la élite política como José Alexandre “Kay Rala Xanana” Gusmão, tercer presidente del país y héroe de la guerra de independencia contra Indonesia. Sumado a lo anterior, es buscado en su natal Estados Unidos al ser acusado de tres cargos de fraude por correo y cable, y siete cargos de conducta sexual ilícita en el extranjero, por lo que tiene circular roja de la Interpol.
  
Timor Oriental es con Filipinas el único país católico en el continente asiático, y el que tiene más proporción de católicos por habitante después del Vaticano. Si bien el país es laico, la Constitución del 2002 reconoce en su preámbulo que la Iglesia Católica «siempre ha sido capaz de tomar con dignidad el sufrimiento de todo el pueblo, poniéndose a su lado en defensa de sus derechos más fundamentales» durante la lucha independentista contra Indonesia (1975-1999).

ANTE LA NOSTALGIA DEL PASADO

Caricatura tomada de GLORIA CARTOON.


DIÓCESIS DE OAKLAND: «CERREMOS IGLESIAS, TENEMOS DEMASIADOS CULTOS».

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
  
El informe de la diócesis conciliar de Oakland, como otras cientos de diócesis en los Estados Unidos, y muchas miles alrededor del mundo, indica que la asistencia a los servicios conciliares se ha desplomado por casi la mitad en cinco años, las cifras para otros pseudosacramentos conciliares han caído mucho peor, y más y más templos están siendo cerrados.
Los resultados son para celebrar, no para lamentarse, como quiera que la Iglesia del Nuevo Orden muy ciertamente no es la Iglesia Católica.
La apóstata antiiglesia justamente estará fuera del negocio y del dinero en cuestión de pocas décadas.
 
El 10 de Septiembre de 2022, la diócesis de Oakland, CA, anunció que estaba cerrando o fusionando muchas de sus 81 parroquias: El promedio de asistencia en los últimos cinco años muestra que la asistencia al falso (inválido) servicio protestante-masónico-pagano novusordita de 1969 se ha desplomado en casi la mitad, el 47%.
  
En 1955, cuando la Iglesia Conciliar, fundada en 1964 en el Anticoncilio Vaticano II, no existía, la única Misa era la Misa Latina Tradicional (ni siquiera la semi novusordiana “Misa Latina” de 1962), y el 75% de los Católicos asistían a la Misa Verdadera cada semana. Después que la Nueva Iglesia suplantara a la Iglesia Católica como la Iglesia “institucional”, para el 2017 la cifra se desplomó al 39%. En 2022 se desplomó más hasta el 17%. La cifra de conciliares que nunca asisten al servicio Novus Ordo se incrementó al 62%.
  
     
Para acabar de rematar, los presbíteros conciliares [porque la Iglesia Conciliar no ha tenido sacerdotes católicos desde 1968, cuando adoptó un falso (inválido) Nuevo Ordinal protestantizado] han estado saliendo a una tasa acelerada. Desde 1985, el 25% de los presbíteros de Oakland se fueron. El obispón jesuita de la diócesis, Michael Charles Barber Butt (foto), formó una fuerza de tarea para atender la emergencia. Sus conclusiones y decisiones son reveladoras [Parte de la información para este Comentario provino del Servicio Católico de Noticias]:
  1. La diócesis tiene “demasiados” cultos.
  2. Dos tercios de las parroquias están en bancarrota.
  3. Los horarios de los cultos deben ser reducidos a tal punto que los conciliares sean forzados a estar juntos en una “experiencia dominical”, y no tendrán la oportunidad para una experiencia espiritual individual.
  4. Aunque el número de “bautismos” (actualmente la Iglesia Conciliar entregó el tradicional Sacramento del Bautismo en 1972 y lo remplazó con un “Rito de Iniciación” a la moda de las logias masónicas), el número de Primeras “Comuniones” (en relalidad, en la Iglesia Conciliar no hay “Comunión” porque no hay Misa) y falsas (inválidas) Confirmaciones se han desplomado hasta la virtual inexistencia.
Católicos tradicionales, las estadísticas de la diócesis de Oakland se repiten en otras cientos de diócesis en los Estados Unidos, y muchas miles alrededor del mundo. Para los conciliares, pocos de los que quedan, son un desastre, pero para los Católicos tradicionales muestran que la verdad de Dios prevalece. A esta tasa, la Iglesia Conciliar estará justamente fuera del negocio y del dinero en cuestión de pocas décadas. Este resultado es para celebrar, no para lamentarse, como quiera que la Iglesia del Nuevo Orden muy ciertamente no es la Iglesia Católica y ha llevado, y continúa llevando, descarriadas a muchas almas con pseudosacramentos falsos (inválidos), blasfemos, idólatras y sacrílegos. Como la Sagrada Escritura nos enseña: «Magna est véritas, et prævalébit» [Grande es la verdad, y prevalecerá] (III Esdras IV, 41).

CARLOS JAVIER (DE BORBÓN PARMA) DESCONOCE Y AFRENTA SUS PROPIOS ANTEPASADOS

  
A principios del último verano tuvo esta Secretaría conocimiento de que el expríncipe Carlos Javier (de Borbón Parma) había otorgado o reconocido el supuesto título de Marqués de Arana. En aquel momento parecía más urgente ocuparse de la traicionera entrega de archivos de la Dinastía legítima a una universidad holandesa que el propio Carlos Javier acababa de llevar a cabo. Las implicaciones de este otro asunto hacen que también merezca atención.
  
El supuesto marqués Carlos Marañón de Arana y el expríncipe Carlos Javier
  
El documento, fechado en Madrid el cinco de mayo de 2018, es una verdadera antología del disparate. Dice así: 
«Como Jefe de la dinastía Carlista, dispongo que Don Carlos Marañón de Arana, pueda ostentar el título de Marqués de Arana que mi antepasado el Rey Carlos VIII otorgó a su bisabuelo en agradecimiento de los servicios rendidos a la Causa. Podrá transmitirlo a su sobrino. 
   
Carlos Javier de Borbón-Parma».  
La extravagante «carta de sucesión» del supuesto marquesado octavista
   
El «Rey Carlos VIII» era nada menos que el Archiduque Carlos Pío de Habsburgo-Lorena quien, en una operación auspiciada por Francisco Franco y F.E.T. y de las J.O.N.S., se pretendía «rey carlista» en desafío a las leyes sucesorias y a la Regencia instituida por el Rey Don Alfonso Carlos de Borbón en 1936, y en abierta oposición al abuelo paterno de Carlos Javier, Don Francisco Javier de Borbón. Reconocerlo es negar la legitimidad de la sucesión Borbón Parma a la corona española.
   
Pero es que además el expríncipe Carlos Javier llama al Archiduque Carlos Pío (fallecido en 1953) «mi antepasado», cuando no lo es en absoluto: Carlos Javier no desciende de aquel impostor. Su ignorancia de su propia familia resulta increíble.
   
En el documento citado arriba, Carlos Javier se proclama «Jefe» (con mayúscula) de la «dinastía» (con minúscula) «Carlista» (otra vez con mayúscula); además de firmar «Borbón-Parma», con guión, que no es usanza española. Detalles, si se quiere, que añadidos al asunto principal certifican que el expríncipe y su entorno padecen de ignorancia extrema y de no menos extrema desvergüenza.
   
Según el falangista Vicente de Cadenas (Títulos del reino concedidos por los monarcas carlistas, Madrid, 1956), quien actuaba como secretario de gracia (o cosa parecida) del Archiduque Carlos Pío de Habsburgo-Lorena, alias «Carlos VIII», éste concedió con fecha 31 de diciembre de 1944 el título de «Marqués de Arana» a Teodoro de Arana y Beraustegui. Ése es el título de fantasía que Carlos Javier (de Borbón Parma) ha otorgado, reconocido o rehabilitado (del breve texto del documento no queda claro) a Carlos Marañón de Arana; negando de paso a su abuelo, el Rey Don Javier, de quien en otras ocasiones el propio Carlos Javier dice recibir sus supuestos derechos —ésos tan extraños que le permiten afirmarse «Jefe de la dinastía Carlista» al tiempo que reconoce a los «reyes» constitucionales Juan Carlos y Felipe Juan—. Pero es que en esta ocasión, al proclamar antepasado suyo a Carlos Pío de Habsburgo-Lorena, Carlos Javier desconoce que su abuelo era el Rey Don Javier, no el impostor octavista: el expríncipe niega a su propia familia.
   
Unos pocos sedicentes carlistas insisten en llamar rey a quien no conoce ni sus apellidos.
  
Secretaría Política de Don Sixto Enrique de Borbón 
Madrid, festividad de la Dedicación de San Miguel Arcángel, 2022