Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 25 de mayo de 2022

TRES DE ITALIA

1.º DETENIDO PRESBÍTERO QUE DESVIÓ PARA SÍ DINEROS DE UN ANCIANATO (Elementos tomados de distintas fuentes). 
   
  
En el marco de la investigación “Avaricia” de la fiscalía de la ciudad de Gela (Sicilia), el presbítero Giovanni Tandurella (foto), de 50 años, párroco de la catedral de Santa María de las Victorias de Piazza Armerina fue arrestado por los delitos de corrupción por actos contrario a los deberes del cargo, blanqueo de capitales, falsedad ideológica cometida por funcionarios públicos, elusión de incapacidad, fraude y malversación al desviar casi 112.000 euros de los fondos del Instituto Público de Asistencia y Beneficencia “Antonietta Aldisio” (de la cual fue director hasta el 2020), para realizar obras de construcción en la iglesia de Santa María de Belén en Gela, donde era párroco entonces, y también habría comprado una propiedad en el distrito de Caposoprano, informó el Giornale di Sicilia. Con él fueron detenidos el ingeniero Renato Mauro, presidente de la sociedad limitada “La Fenice” y los concejales municipales Sandra Bennici y Salvatore Scerra, quienes fueron sancionados por un año de inhabilidad para ejercer dirección en sociedades y empresas, y tienen obligación de presentarse periódicamente ante Policía judicial.
   
Tandurella fue “instalado” presbítero el 2 de Abril de 2005, y había sido director del Instituto Técnico y Edilicio diocesano de Culto. Cuando fue director del IBAP “Antonietta Aldisio”, también se habría beneficiado de una cuantiosa donación de dinero realizada por una anciana adinerada que habría cedido su residencia al instituto. La estructura para ancianos ya había sido puesta en servicio por la Región en diciembre de 2019, luego de las denuncias de los familiares de los huéspedes y los avisos de garantía a los cuatro sospechosos, alcanzados esta mañana por el auto firmado por el juez de instrucción del tribunal de Gela, Roberto Riggio.
  
  
También se ha ordenado el embargo de bienes y cantidades de dinero, 75 mil euros, y de varias cuentas corrientes atribuibles al presbítero, nacido en Gela un 6 de Octubre de 1971. Según la acusación, el presbítero confió la estructura pública a la empresa La Fenice de Mauro, eludiendo los procedimientos previstos en la contratación pública. Además, habría vendido la estructura arrendándola a la empresa La Fenice a una renta inferior a la del mercado, obteniendo a cambio dinero pagado a un familiar. Los familiares de los huéspedes del IPAB ya habían denunciado, en Enero de 2020, el grave empeoramiento de las condiciones de vida de los pacientes ante un aumento notorio de las cuotas para garantizar la estadía.
   
Lucio Greco, alcalde de Gela, se pronunció al respecto ante el diario Il Fatto Quotidiano: Quería esperar a que salieran más detalles de la conferencia de prensa en la Fiscalía, antes de expresarme sobre el grave caso del IPAB Aldisio. Una historia que no es buena para la imagen de la ciudad, pero que es importante porque manda un mensaje muy concreto: el Estado existe y la ley sigue su curso. Nadie puede pensar en actuar ilegalmente y no ser descubierto. Por supuesto, no es el momento de las sentencias en absoluto, pero quiero, sin embargo, expresar mi cercanía a la Fiscalía y a los órganos de investigación por el arduo trabajo realizado en estos dos años, así como, obviamente, al poder judicial. Lo que se desquicia parece ser un sistema fraudulento y corrupto, y es justo que salgan hechos y nombres. Los carabineros, esta mañana, también han llegado al Ayuntamiento y ha sido una oportunidad para dar y garantizar la máxima colaboración para el presente y el futuro de la investigación. En todo esto, creo que el debido agradecimiento va también a las víctimas que no se dejaron intimidar, no dieron la espalda, no aparecieron pasivamente, sino que denunciaron con determinación y valentía. Lo que tenemos que aprender a hacer todos, si queremos entregar a nuestros hijos y nietos una ciudad libre de clientelismo y malversación«».
   
Al respecto, la diócesis de Piazza Armerina publicó un comunicado firmado por el presbítero Carmelo Cosenza, director de la Oficina Diocesana de Comunicaciones Sociales, diciendo que «»Con relación a la noticia de la providencia de la fiscalía de Gela con la cual se dispone arresto domiciliario para el Rev. Padre Giovanni Tandurella, la Diócesis expresa la máxima confianza en la labor de la magistratura esperando que se haga claridad sobre los hechos sucedidos en las sedes oportunas lo más pronto posible.
   
2.º CARDENAL HOMOSEXUALISTA Y New Age MATTEO ZUPPI, PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA (Fuente: GLORIA NEWS).
   
  
El 24 de Mayo Francisco Bergoglio eligió al cardenal de Bolonia, Matteo María Zuppi Fumagalli, de 66 años, como nuevo presidente de los obispos italianos.
  
Antes, el Papa hacía este nombramiento porque es el Primado de Italia, mientras que Bergoglio quería que los obispos eligieran a su presidente, pero éstos se negaron. Entonces, se encontró un compromiso. Los obispos presentan una lista de los tres candidatos que recibieron la mayor cantidad de votos y Bergoglio elige a uno de ellos o a otra persona.
  
Zuppi es visto como un papable. Es homosexualista, cercano a la Comunidad de San Egidio y a los políticos de guerra italianos de izquierda, pero no es un duro ideológico como Francisco Bergoglio.
  
En mayo de 2018 Zuppi reclamó «un nuevo camino pastoral» para los homosexuales, pidiendo «el uso de una sabia pedagogía del gradualismo» que busque «elementos positivos» en el mal.
   
El sitio web IlMessagero.it describe a Zuppi como «ultra progresista». El medio especializado en homosexuales PinkNews.co.uk lo calificó como «un cardenal pro-LGBT+» que es «celebrado por los defensores de los LGBT+».
   
Como un gurú de la Nueva Era, Zuppi habló en 2019 de la otra vida como una «plenitud de luz sin diafragmas», donde «incluso el pecado, la oscuridad, las cicatrices de nuestras vidas, todo es amado plenamente»”. A diferencia de Zuppi, la Iglesia entiende el más allá como la visión beatífica de la Santísima Trinidad (el cielo) y el fuego inextinguible para los que pecan mortalmente (el infierno).
    
En diferentes ocasiones, Zuppi celebró la Misa Romana siendo obispo auxiliar en Roma. Esto muestra que, al fin y al cabo, es un oportunista que hará todo y lo contrario de todo para avanzar en su carrera.
   
  
3.º MUERE ACTIVISTA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL DURANTE PRESENTACIÓN DE LIBRO DE BERGOGLIO.
   
  
El libro “Contro la guerra: Il coraggio di costruire la pace” (Contra la guerra: La valentía de construir la paz), de la autoría de Francisco Bergoglio, fue presentado el 23 de Mayo en el Aula Magna de la Facultad de Economía de la Universidad de Foggia, dentro del evento “È finite la Pace?” (¿Se acabó la paz?), organizado por el Centro cultural Arché, en colaboración con la revista científcia Nuovo Meridionalismo Studi y el patrocinio del Centro de Servicios Voluntarios de Foggia.
 
Al evento concurrieron los principales representantes del régimen de guerra italiano, entre ellos el ex-ministro de Guerra durante el gabinete de Enrico Letta y ex-vicepresidente del Parlamento Europeo Mario Walter Mauro, quien además es miembro del neoconservador Comunión y Liberación.
   
Medios italianos informaron que mientras discutía con Mauro sobre armas y paz, el periodista Cesare Sangalli, de 58 años, nacido en Portoferraio de la Toscana y responsable del grupo Apulia-Matera de la organización Amnistía Internacional (fundada el 28 de Mayo de 1961 por el abogado británico judeoconverso Peter James Henry Solomon Benenson, hijo de la sionista Flora Benenson Goldberg –y por ella emparentado con los Rothschild–), cayó desplomado de espaldas al suelo. Si bien los servicios de emergencia llegaron inmediatamente al lugar, los intentos de reanimación fueron inútiles: murió de un infarto cardíaco.
   
  
Sangalli (quien deja a su esposa Marina y sus dos hijos adoptados Talef y Lemmy, procedentes de Costa de Marfil, donde había sido voluntario) nació el 7 de Febrero de 1964, era aficionado al tabaco, y fue uno de los organizadores del desfile del “Orgullo gay” de Foggia. Las exequias de Sangalli se realizaron en la mañana de hoy 25 de Mayo en la iglesia de San Juan Bautista de Foggia.

¿UNA GUERRA CIVIL BENEPAPISTA?

Traducción del artículo publicado por Steven O’Reilly para ROMA LOCUTA EST.
   
22 de Mayo de 2022 (Steven O’Reilly) – Ha habido un desarrollo interesante y reciente en el mundo de los que arguyen “Benedicto (aún) es papa” o BeP [1]. Llegaré a este desarrollo en un momento. Los lectores de este blog son bien conscientes que nosotros aquí en Roma Locuta Est rechazamos el Benepapismo, y hemos compilado varios artículos argumentando contra esto, incluyendo la Summa Contra BeP y la serie recientemente actualizada El caso contra los que afirman que Benedicto (aún) es papa.
   
Ahora, con respecto al desarrollo interesante, los que siguen la controversia benepapista son, ciertamente, sabedores que hay dos ramas generales del benepapismo.
   
La primera es la que podemos llamar aquí “Benepapismo barnhardtiano”, el cual afirma que la renuncia de Benedicto XVI fue inválida debido al hecho que él sostenía opiniones erróneas del oficio papal, por ejemplo, que puede ser bifurcado, etc. Los “Barnhardtianos” arguyen que las posturas erróneas de Benedicto llevaron a un “error substancial” (cf. Canon 188) en su acto de renuncia en la Declaratio, invalidándola. Los “barnhardtianos” incluyen a los fundadores de este movimiento, la Sra. Ann Barnhardt, el Sr. Mark Docherty (www.NonVeniPacem.com), y el recién llegado a la fiesta Dr. Edmund Mazza (NB: Roma Locuta Est ha publicado recientes refutacione de las distintas y siempre evolucionantes vistas del doctor Mazza sobbre el benepapismo. Ver: Una mirada más de cerca a la evidencia del Sr. Coffin: La tesis 3.0 del Dr. Mazza; y para una versión previa de la teoría del Dr. Mazza: La Summa Contra Dr. Mazza).
   
La segunda rana del benepapismo es la que llamaremos aquí “Benepapismo cionciano”, por el periodista italiano Andrea Cionci. Los “cioncianos” arguyen que Benedicto esencialmente saboteó intencionalmente su renuncia a fin de hacerla inválida —todo para luchar contra la Iglesia modernista, etc. Los líderes ‘cioncianos incluyen al Sr. Andrea Cionci, la Sra. Estefanía Acosta, y Fray Alexis Bugnolo… y ahora aparece, recién llegado al partido, el Sr. Patrick Coffin.
   
Si bien cada uno de los grupos benepapistas han llegado a la misma, aunque errónea, conclusión que “Benedicto aún es papa”, las dos teorías son mutuamente excluyentes sobre la cuestión clave de la intención de Benedicto con respecto a la renuncia. Por algún tiempo, los dos lados habían coexistido pacíficamente uno al lado del otro. Este ha sido el caso aun cuando las posiciones de las lumbreras de cada lado desarrollaron más sus respectivas teorías en los últimos años. Todavía, mientras las posturas de los “líderes pensantes” de cada bando se han endurecido, el creyente benepapista raso parece ser menos dogmático frente a las teorías competidoras que las personalidades benepapistas cuyos blogs, libros, videos y podcasts siguen. De hecho, los creyentes benepapistas parecen abiertos a cualquier argumento, y pueden incluso arguir uno o ambas en la misma ocasión. como si cubrieran sus apuestas.
   
Sin embargo, parece que este período de coexistencia pacífica entre los ‘banhardtianos’ y los ‘cioncianos’ puede estar cerca a su final, hay signos de estar emergiendo una Guerra civil benepapista. La primera salva fue disparada por Andrea Cionci quien en una carta abierta a la Sra. Barnhardt y al Dr. Mazza –publicada en el sitio de Patrick Coffin– presentó el caso de su teoría contra el benepapismo barnhardtiano (ver la carta de Cionci, titulada en el sitio de Coffin como “Andrea Cionci responde a Ann Barnhardt y el Dr. Ed Mazza sobre Error substancial vs. El Código Ratzinger”).
   
El pistoletazo de apertura del Sr. Cionci recibió un contrafuego del Sr. Mark Docherty del sitio NonVeniPacem en un artículo titulado “Cuatro preguntas para la multitud BeP que sostiene que Benedicto sabía lo que estaba haciendo, lo hizo a propósito y sigue siendo el único verdadero papa con pleno conocimiento”. Aunque discrepo totalmente con las creencias benepapistas del Sr. Docherty, puedo concordar con varios puntos que hizo contra la teoría del Sr. Cionci que son paralelos a algunos de los puntos que señalé antes.
   
Por ejemplo, previamente yo sostuve que la teoría de Cionci haría efectivamente a Benedicto en un monstruo que creó una situación en la cual millones de católicos han seguido un antipapa por años, algunos a la perdición. La teoría del Sr. Cionci carece de sentido común y lógica. ¿Cómo puede pretendiendo no ser papa ser un curso de acción más sabio y más preferible que quedarse actualmente como el papa visible y activo? ¿Cómo puede uno hacer más bien por la grey del Señor pretendiendo no ser su pastor en vez de ser ese pastor y hacer precisamente lo que el Señor mandó, ‘apacentar’ y ‘alimentar’ el rebaño (cf. Juan 21, 15-17)? Ver mis argumentos completos contra la tesis del “Plan B” de Cionci (ver El Plan “B” de Benedicto del espacio exterior y El plan B de Benedicto del espacio exterior – La secuela). También, había señalado previamente el aparente gnosticismo del “Código Ratzinger” de Cionci (ver Respecto al “Código Ratzinger”).
    
Aunque los artículos de Cionci y Docherty tienen un tono respetuoso hacia el otro, las diferencias fundamentales entre las dos teorías competidoras no pueden ser ignoradas. Probablemente uno esperaría una serie de artículos para ser lanzados entre cada bando [NB: Actualizado el 5/23/2022. Ann Barnhardt republicó el artículo del Sr. Docherty, introduciéndolo con algunos comentarios de su autoría (ver aquí). En este punto, es probablemente garantizada la respuesta del Sr. Cionci]. Mientras esto una vez parecía suficiente entre los benepapistas coincidir en que “Benedicto (aún) es papa”, parece que este ya no sea más el caso. Las mecánicas de por qué “Benedicto (aún) es papa” parecen estar tomando una mayor importancia, al menos entre algunos de los líderes del movimiento.
   
Por qué esta cuestión surgiría ahora es algo interesante. Parte de la explicación puede yacer en la revelación del Sr. Cionci en su artículo que pronto estará publicando un “libro investigativo de 340 páginas titulado el “Código Ratzinger””. Sin embargo, que ese desacuerdo pueda emerger ahora puede también deberse al hecho que Benedicto se ha hecho cada vez más frágil, y que hay rumores que Francisco tiene mala salud.
   
Así, puede haber una conclusión naciente entre los benepapistas que su mensaje debe pronto hacerse más inteligible y más fino de lo que es para tener éxito con una audiencia católica más grande si su causa quiere sobrevivir, y prevalecer siguiendo la previsiblemente partida relativamente inminente de Benedicto o de Francisco.
    
Esto es, los benepapistas no pueden esperar ser tomados en serio si el argumento público es “Benedicto aún es papa porque, o es un genio estratégico, o un tonto teológico”. Así, quizá sea inevitable que pueda llegar una guerra civil benepapista para decidir la cuestión de una vez por todas, y si es así, los ‘cioncianos’ abrieron fuego.
   
Pensamientos finales 
Aunque pueda ser divertido preparar las palomitas de maíz [crispetas, cotufas, pororós, rosetas, etc., N. del T.] y ver a los benepapistas ir ahora uno contra el otro, los líderes benepapistas pueden haber mejor servido a sus seguidores si hubieran puesto más esfuerzo en tratar de resolver algunas de las cuestiones que los dejan perplejos. Como sostuve en Una sugerencia para los beneplenistas antes que sea demasiado tarde, los principales benepapistas pudieron haber acordado conjuntamente una lista de 5-10 preguntas simples para enviarle a Benedicto que pudiera resolver sus dudas, de una forma o de otra. Habían formas de llevárselas a él.
   
En cambio, como mencioné antes, estas lumbreras de la teoría BeP están haciendo declaraciones absolutas como ‘definitivamente Benedicto aún es papa’, y que ‘definitivamente Francisco es un antipapa’. Algunos han lanzado una petición para que los católicos la firmaran (ver aquí), en la cual los peticionantes declaran que ellos “permanecen fieles al Papa Benedicto XVI”. Increíblemente, su petición, entre otras cosas, ¡declara que cualquier futuro cónclave realizado bajo ciertas condiciones contrarias a las especificadas por ellos sería inválido! Las condiciones invalidantes especificadas son dichas para incluir cualquer cónclave realizado mientras Benedicto siga vivo, cualquer cónclave con la participación de cardenales nombrados por Jorge Bergoglio, o cualquier cónclave realizado bajo las provisiones creadas por Jorge Bergoglio.
   
Decir que esto es imprudente sería una grosera hipérbole. Es una gran necedad. Uno puede fácilmente ver que el potencial para el cisma es muy real. Uno solo puede esperar que alguno entre las luminarias en el movimiento BeP pueda arrastrar a alguno de sus colegas del borde del abismo que se abre ante ellos, y al cual ellos, como tantos flautistas de Hamelin, están conduciendo a otros. Algunos benepapistas prominentes están arrinconándose o mejor, emparedándose en un rincón; uno de donde ellos y sus seguidores pueden hallar difícil salir.
   
Como un recurso para los interesados en argumentos contra los benepapistas, por favor mirar en El Caso contra los que afirman que Benedicto (aún) es papa. Esta serie de artículos revisa los argumentos de los distintos benepapistas mencionados en este artículo.
  
Steven O’Reilly es graduado de la Universidad de Dallas y del Instituto Tecnológico de Georgia. Ex-funcionario de inteligencia, él y su esposa Margaret viven cerca de Atlanta con su familia. Él ha escrito artículos de apologética y es autor del Libro I de la trilogía Pia Fidélis, Los dos Reinos (Seguirlo en Twitter en @fidelispia para actualizaciones). Él pide vuestras oraciones por sus intenciones. Puede ser contactado en StevenOReilly@AOL.com  o StevenOReilly@ProtonMail.com (o seguirlo en Twitter: @S_OReilly_USA o en Parler o Gab: @StevenOReilly). 
   
NOTA
[1] Aunque yo acuñé el acrónimo “BeP” en 2017 (ver https://romalocutaest.com/2017/09/14/benedict-is-still-not-pope/), al menos un prominente benepapista pensó que había planeado el término como un peyorativo, incluso cuando es literalmente un acrónimo para la teoría “Benedicto es papa”. Si bien uso ocasionalmente BeP, he optado crecientemente en los últimos meses por el término “Benepapista” o “Benepapismo”, que me parecen ser ambos más adecuados y descriptivos que otros términos en uso, tales como “Beneplenista” o “Benevacantista”.

martes, 24 de mayo de 2022

“NUEVOS OBISPOS, TABERNÁCULO VACÍO” (Sobre una defensa del padre Grégorie Celier FSSPX al Nuevo Rito de Consagración Episcopal)

Traducción del artículo publicado por el padre Anthony Cekada en 2007.
   
“NUEVOS OBISPOS, TABERNÁCULO VACÍO”
El Distrito francés de la FSSPX publica una editorial defendiendo el Rito de Consagración Episcopal de 1968.
    
El debate sobre la validez del Rito de Consagración Episcopal de 1968 continúa en los círculos tradicionalistas católicos, particularmente en Francia.
     
Porque la mayoría del clero operante bajo el indulto de la “Misa Tridentina” de 1984 y la égida de distintas organizaciones sacerdotales “tradicionales” aprobadas por el Vaticano (FSSP, ICR, etc.) fueron ordenados por obispos consagrados con el nuevo rito, el resultado de este debate afectará eventualmente el número de tradicionalistas que desean recibir los sacramentos de estos sacerdotes, como también de cualquier sacerdote que funcionará bajo el anticipado Motu Próprio “liberando” la Misa Latina pre-Vaticano II. Si estos sacerdotes fueron ordenados por obispos inválidamente consagrados, entonces los sacramentos que confieren y dependen del carácter sacerdotal (la Penitencia, la Eucaristía y la Extremaunción) son inválidos también.
   
El problema también se ha caldeado en las capillas de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX). En los Estados Unidos, por ejemplo, instaló a un sacerdote así como párroco en Richmond, Virginia. Además, el superior de distrito de la FSSPX permite a los sacerdotes ordenados por obispos del nuevo rito ofrecer la Misa dominical en San Vicente en Kansas City después que ellos se han “graduado” de un curso de la FSSPX sobre cómo decir la Misa tradicional. No se requiere la ordenación condicional previa en el rito tradicional (una injusticia no sólo para los laicos, sino para los sacerdotes también, que probablementes son inconscientes de cualquier problema y actúan de buena fe) [1]. Parece que algunos laicos han protestado o dejado la capilla de Kansas City por esta causa.
   
En Francia, el Rev. Grégoire Celier FSSPX publicó recientemente un artículo defendiendo la validez del nuevo rito de consagración episcopal, y atacando a los tradicionalistas que lo han puesto en duda, notablemente el Comité Rore Sanctífica (un grupo de investigación europeo) y yo mismo. Porque apareció tanto en la publicación insignia de la Fraternidad [2] y como un editorial en el sitio web del Distrito de Francia de la FSSPX [3], se puede estar seguro que el artículo del P. Celier fue aprobado por el Superior General de la FSSPX, Mons. Bernard Fellay, y que por tanto expresa cuál es ahora la línea partidista oficial de la FSSPX sobre el nuevo rito.
      
Presenté mi propio caso contra la validez del nuevo rito en dos artículos: “Absolutamente nulo y Totalmente inválido” (Marzo de 2006) y “Aún nulo y Aún inválido” (Enero 2007), una réplica a las objeciones hechas posteriormente al primer artículo. Ambos están disponibles en www.traditionalmass.org.
    
La disputa se basa en la forma sacramental esencial para el episcopado, la única oración en el rito que contiene lo que es necesario y suficiente para consagrar a un verdadero obispo. Poniéndolo muy simplemente, mi argumento era este:
  • En su Constitución Apostólica Sacraméntum Órdinis, Pío XII enseñó que una forma para conferir las Órdenes Sagradas debe significar unívocamente (sin ambigüedad) los efectos sacramentales: la potestad del Orden recibido (diácono, sacerdote u obispo) y la gracia del Espíritu Santo.
  • En 1968, los reformadores post-Vaticano II cambiaron completamente la forma sacramental esencial para la consagración episcopal. En el proceso, removieron una de estas ideas esenciales: la potestad de las Órdenes Sagradas (potéstas Órdinis) que recibe un obispo.
  • Según los principios generales de la teología sacramental católica, si una forma sacramental es cambiada en tal modo que se remueve una idea esencial, la forma se vuelve inválida.
  • Por tanto, concluí que la nueva forma es inválida. Consecuentemente, los consagrados con este rito no son verdaderos obispos.
    
Un punto clave de la disputa en el debate implicaba el significado en la nueva forma de la frase latina Spiritus principális — vertido al Inglés como “governing Spirit” (Espíritu Goberbante) y en Francés como “l’Esprit qui fait les chefs” (el Espíritu que hace los jefes).
    
Aquellos que defendieron la validez del nuevo rito sostuvieron que esta expresión significaba inequívocamente el episcopado. Yo demostré que no lo hacía —desenterré por lo menos una decena de interpretaciones para esto— y que en la misma nueva forma, la expresión no significa nada más que el Espíritu Santo, meramente uno de los elementos requeridos para una forma sacramental válida para las Órdenes Sagradas.
    
En mis artículos yo había presentado todo esto en una forma sistemática y cité varios tratados para apoyar cada punto de mi argumento.
    
Sin embargo, el P. Celier en su editorial no respondió con un argumento teológico sistemático propio. En cambio, lanzó un ataque personal contra los miembros de Rore Sanctifica y mi persona [4], y luego recicló las objeciones de un benedictino modernista [Ansgar Santogrossi OSB] que ya yo había respondido. Como la editorial del P. Celier será traducida y publicada ampliamente, responderé estas objeciones una vez más. Concluiré señalando cómo el uso de estos argumentos por el P. Celier y otros indica un problema más grande dentro de la FSSPX.
   
1. ¿Rito oriental? El P. Celier declara que la forma sacramental esencial prescrita por Pablo VI «no es más que un re-uso de una fórmula usada para consagrar obispos en las Iglesias Católicas de rito oriental Copto y Siríaco… El nuevo rito contiene la substancia de los dos ritos copto y siríaco».
   
¿El P. Celier siquiera se tomó la molestia de leer mis dos artículos? Al comparar los dos textos mencionados, he demostrado dos veces que esto es falso.
    
La forma esencial promulgada por Pablo VI: (a) no es un “reuso” de la forma para la consagración episcopal prescrita por el sínodo copto y aprobada por León XIII, y (b) aparece en el rito siríaco como una oración no-sacramental para la entronización de un Patriarca, quien ya había sido consagrado obispo.
    
2. ¿Fórmulas “ambiguas” en el Rito antiguo? El P. Celier argumenta por analogía como sigue: Si aplicamos la forma pre-Vaticano II para la ordenación sacerdotal el entendimiento del “unívoco” que el P. Cekada aplica a la forma de Pablo VI para la consagración episcopal, tendríamos que concluir que la antigua forma para la ordenación sacerdotal era inválida, porque usa el término presbítero, que es derivada de lapalabra griega para “anciano” en vez de “sacerdote”.
   
Nuevamente, ¿el P. Celier leyó lo que escribí? En mi segundo artículo, señalé que esta analogía falla por dos razones:
(a) La etimología griega del término presbítero en la forma antigua es irrelevante. La antigua forma está escrita en latín eclesiástico cristiano, donde el término presbítero significa el segundo rango del sacerdocio católico.
(b) El P. Franz Hürth SJ, uno de los teólogos que escribió Sacraméntum Órdinis para Pío XII, señaló que la forma especifica esto aún más al mencionar explícitamente también «“el oficio de segundo rango” (como opuesto al oficio del primer rango, que es el episcopado)» (Periódica 37 [1948], 26).
    
3. ¿Significado derivado del contexto? El P. Celier enuncia el siguiente principio: «En realidad, las palabras de la fórmula sacramental deberían ser referidas a un triple campo de significado. POr eso es erróneo requerir que un texto exprese un sentido en una forma comprensible fuera de cualquier otro contexto».
    
Aquí el P. Celier toma el nebuloso doble discurso de la teología sacramental modernista, que desprecia la doctrina pre-Vaticano II sobre las formas sacramentales esenciales como una teología de “palabras mágicas”.
    
Como el P. Celier, los modernistas en cambio proponen un “contexto más amplio” que efectúa el sacramento. En mis días en un seminario modernista, muchas veces escuché a sacerdotes y compañeros seminaristas decir que pronunciar las Palabras de la Consagración en la Misa no era importante porque «toda la Plegaria Eucarística era consagratoria».
    
Esta es la misma teología que permitió a Ratzinger y Juan Pablo II declarar en 2001 que cuando los cismáticos nestorianos usan la Anáfora (Canon) de Addai y Mari para sus Misas, es válido, aun cuando no contenga las Palabras de la Consagración, o si quiera mencione el Cuerpo y la Sangre de Cristo [5].
    
Pero según la teología sacramental católica tradicional, el “contexto” no puede suplir la validez cuando un elemento esencial es omitido de la forma sacramental.
    
Así, por ejemplo, aunque el “contexto” del rito bautismal tradicional contiene oraciones que explícitamente mencionan el bautismo, la purificación y la vida de la gracia, este contexto no puede hacer válido el sacramento si el sacerdote cambia sustancialmente u omite una palabra esencial (v. g., “bautizo”, “yo”, “te”, “Padre”, etc.) en la fórmula sacramental esencial. El rito es inválido, punto.
    
Ni tampoco la significación “implícita” que propone el P. Celier para una forma sacramental esencial produce un bautismo válido. Si un sacerdote dice: «Yo te bautizo en el nombre de Dios», el bautismo seguirá siendo inválido, aun cuando el contexto circundante “implica” al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    
4. ¿Asociado con el oficio episcopal? Respecto a la frase disputada “espíritu gobernante”, el P. Celier sostiene: «Los diccionarios de griego patrístico y latín asocian hegemonikón and principális con el oficio episcopal».
    
Esto ni siquiera es una media verdad. Yo demostré que en griego y latín, el término tiene al menos una decena de significados diferentes. Entre ellos, encontramos uno que connota la potestad jurisdiccional del obispo (poder de gobernar) pero ninguno que connota la potestad sacramental del Obispo (potéstas Órdinis). Es esta última que una forma sacramental válida para conferir Órdenes Sagradas debe significar en forma clara.
     
5. ¿Establecer la Iglesia = Potestad sacramental? En este punto, el P. Celier recicla un argumento hecho por el P. Pierre-Marie de Kergorlay OP: «Con referencia tanto a la realidad (a la tradición del vocabulario cristiano) como al contexto del rito como un todo, esta petición por la efusión del Spíritus principális sobre el ordenando —el Espíritu de Jesucristo que Él mismo transmitió a los Apóstoles para establecer la Iglesia en todos los lugares— perfectamente significa el significado de la gracia del episcopado» [6].
    
Más galimatías.
    
Y nuevamente, ¿el P. Celier leyó mi artículo? Yo señalé en “Aún nulo y Aún inválido” que tal afirmación es falsa por al menos dos razones:
(a) Los Apóstoles fundaron iglesias solo porque tuvieron una jurisdicción extraordinaria para hacerlo. El teólogo Emilio Dorsch SJ dice específicamente que este poder no es comunicado a los obispos: «no todas estas funciones propias de los apóstoles son también propias de los obispos, por ejemplo, establecer nuevas iglesias» [7].
(b) Establecer “iglesias” (diócesis, en terminología moderna) es un ejercicio de la potestad de jurisdicción, no la de orden, como ordenar sacerdotes. Este poder jurisdiccional es propio solamente del Romano Pontífice [8].
    
6. ¿Un “enfoque interesante”? El P. Celier usa esta frase para describir el argumento del P. Álvaro Calderón para la validez de la nueva forma, la cual resume a continuación: «Así se sigue que la imposición de las manos es una materia suficiente para las Órdenes Sagradas porque son las manos de un obispo, y que una fórmula aunque sea un poco vaga es suficiente porque es la boca de un obispo, la voluntad de un obispo que expresa su determinación de transmitir el poder que posee en su plenitud, para producir de su propio sacerdocio pleno un sacerdote o un obispo» [9].
   
Un laico que lea tal pasaje puede pensar que contiene algo verdaderamente “profundo” o algo inspirado, menos el inefable destello de mirada teologica.
    
De hecho, es solo más bagatela. El P. Calderón, si juzgas por su artículo en el Ángelus de Noviembre de 2006, parece incapaz de presentar un argumento claro o, en ese caso, siquiera escribir una oración clara. La esencia del buen escrito teológico es la claridad. El P. Calderón escribe como un modernista.
   
Pero el problema no es solo de estilo. El “enfoque” del P. Calderón, citado arriba y tomado por el P. Celier, derroca totalmente lo que la teología católica enseña sobre las formas sacramentales esenciales (una forma debe significar unívocamente el efecto sacramental) y lo sustituye con un “contextualismo sacramental” modernista, casi gnóstico.
    
Una vez más, su declaración pudo haber venido justo de uno de mis profesores modernistas a fines de los 1960’s o, en ese caso, incluso de algún extraño tratado teósofo, justo antes de describir cómo las palabras de un obispo católico producen “burbujas púrpura” en el “plano astral”.
    
Ítem, llevado a su conclusión lógica, este principio derroca la condenación del Papa León XIII a las órdenes anglicanas en la bula Apostólicæ Curæ. ¿Ahora las fórmulas anglicanas que eran “un poco vagas” serán consideradas retroactivamente revalidadas debido a la “boca” del obispo William Barlow en 1559?
   
¿Realmente creen el P. Celier y el P. Calderón que respecto a un sacramento, “que una fórmula vaga es suficiente porque es la boca de un obispo”? ¿O están canalizando a George Tyrell, Pierre Teilhard de Chardin y a Madame Blavatsky?
   
* * * * *
   
Este último punto nos lleva a un problema mayor que existe en la Fraternidad San Pío X. Para los sacerdotes de la FSSPX involucrados en controversias como esta, parece que investigar en la biblioteca y el dicho de San Pablo «Os he transmitido primero lo que recibí» (1.ª Cor. 15, 3) no satisface. Siempre deben jugar al gran “intelectual” que sueña una idea teológica “original” [10].
    
Así, el P. Celier no traza sus argumentos para la validez del nuevo rito (como se esperaría) de los manuales de teología sacramental pre-Vaticano II. En cambio, los basa en las nuevas teorías del Hno. Ansgar Santogrossi OSB, quien (aunque “conservador”) adhiere al Novus Ordo y los errores del Vaticano II, y es un miembro pleno de la nueva religión.
    
Similarmente, el P. Calderón no se apoya en los principios claros enunciados por los autores antiguos. En su lugar, se siente obligado a inventar un “enfoque” que atribuye a Santo Tomás, pero que en realidad derroca la doctrina católica estándar sobre la forma sacramental.
    
Para los sacerdotes que se sostienen a ellos mismos y sus organizaciones como defensores de la tradición, esto es profundamente, profundamente extraño. ¿Por qué no solo argumentar desde los principios de la teología católica tradicional?
    
Aparte del deseo por la “originalidad”, pienso que la respuesta es que la praxis general y las “posiciones” que la Fraternidad ha desarrollado desde su fundación no pueden ser reconciliadas con el estándar, la teología pre-Vaticano II.
    
Así, los superiores de la Fraternidad y los pretendidos “intelectuales” en sus rangos fueron obligados a inventar una serie de tenues teorías que permitirían a la organización rehusar la sumisión al Romano Pontífice (¡El papa es como un mal padre!), despreciar sus leyes universales como malas (¡La Nueva Misa es veneno, pero inválidamente promulgada!), “examinar” las enseñanzas del magisterio ordinario universal (¡podemos juzgar y rechazar lo que esté en conflicto con la “tradición”!), pronunciar excomuniones inválidas (¡La tesis de derecho canónico del P. Gerald E. Murray derroca una declaración papal!), advocar la resistencia al Sucesor de San Pedro (¡justificados por “Belarmino” y “Vitoria”!), operar un apostolado paralelo a los Ordinarios nombrados por el Papa (¡estado de necesidad!), y consagrar obispos en 1988 contra la voluntad expresa del Papa (Operación Supervivencia, y —mi favorito personal— «Las carpas están alquiladas»).
    
Si puedes inventar nuevos principios teológicos para todo esto, ¿por qué no para la teología sacramental también? Así, los “triples campos de significado”, formas “implícitas pero inequívocas”, nuevos “enfoques” para la Suma y fórmulas vagas transfiguradas por labios episcopales pueden ser aducidos para defender una forma sacramental que, según todos los principios de la antigua teología, no significa unívocamente la potéstas Órdinis, y por tanto es inválida.
    
Estoy seguro que hay sacerdotes en la Fraternidad (y de hecho, laicos en las capillas de la Fraternidad) que rechazan o son altamente escépticos sobre los argumentos “originales” que el P. Celier y el P. Calderón han hecho para la validez del Rito de Consagración Episcopal de 1968.
   
Ellos no deberían pensar que esto es un problema “sedevacantista”. Los que aún consideren a Pablo VI y sus sucesores ser verdaderos papas deberían recordar que incluso un verdadero papa carece de poder para cambiar la sustancia de un sacramento.
   
Además, en 1975 Mons. Lefebvre me dijo personalmente que el nuevo rito era inválido. Más de tres décadas después, mi investigación y mis artículos confirman esa conclusión, y cito documentos que los lectores pueden verificar por sí mismos.
    
Si los nuevos obispos en realidad no son verdaderos obispos, entonces el problema más acuciante que tales tradicionalistas enfrentan (a despecho de las instancias del P. Celier y otros proveedores de teología “original”) no es la sede vacante. Es el tabernáculo vacío.
   
(Publicado en internet en Mayo de 2007).
   
NOTAS
[1]. Los funcionarios de la FSSPX afirman que conducen una “investigación” sobre la validez en cada caso. Yo estimo que esto es una bazofia de relaciones públicas que no está conectada a ningún principio objetivo de teología sacramental, y lleva nada más que a la cuestión de si el mismo sacerdote desea someterse a la ordenación condicional. Si él no lo desea, no se hará. Este fue el caso a comienzos de los 1980’s con el padre Philip Stark SJ, un episodio que finalmente condujo a la expulsión de “Los Nueve” en 1983.
[2]. “De la Validité du Sacre” (De la Validez de la Consagración), en Fideliter 177 (Mayo-Junio de 2007).
[3]. La Porte Latine, editorial, Mayo de 2007.
[4]. El P. Cekada dejó la FSSPX “en una forma que fue moralmente cuestionable”.
[5]. Ver “O Sacrament Unholy” (Oh Sacramento non sancto) de Mons. Donald J. Sanborn en www.traditionalmass.org
[6]. «En référence, tant à la réalité, à la tradition du vocabulaire chrétien qu'au contexte de l’ensemble du rite, cette demande d’une effusion du Spiritus principalis sur l’ordinand, Esprit de Jésus-Christ qu’il a lui-même transmis aux Apôtres pour établir l’Église en tous les lieux, est parfaitement significative de la grâce épiscopale».
[7]. De Ecclésia Christi (Innsbrück: Rauch 1928), pág. 290.
[8]. Ver el Canon 215.1.
[9]. «De là vient que l’imposition des mains est une matière suffisante pour l’ordre, parce que ce sont des mains d’évêque; qu’une formule même un peu vague suffit, parce que c’est une bouche d’évêque, une volonté d’évêque qui exprime sa détermination de transmettre le pouvoir qu’il possède en plénitude, d’engendrer de son propre sacerdoce plénier un prêtre ou un évêque».
[10]. Irónicamente, la cita de San Pablo está escrita en la lápida del Arzobispo Lefebvre en el seminario de Écone: «Trádidi enim vobis in primis quod et accépi». Aparentemente, el sentimiento nunca se filtró a los salones cercanos de teología…

MÉDICO QUE OPERÓ A BERGOGLIO, ACUSADO DE VIOLENCIA DOMÉSTICA


El médico Luigi Sofo, de 66 años, un experto en cirugía abdominal que asistió a Sergio Alfieri en la operación de Francisco Bergoglio el 4 de Julio de 2021 en el Policlínico Agostino Gemelli de Roma (vinculado a la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Milán), fue conducido al tribunal el día de ayer.
   
Sofo, natural de Villa San Giovanni (Calabria), está acusado de violencia doméstica por golpear a su ex-compañera, una abogada hoy con 48 años, en la cabeza, morderle la espalda y golpearla con un zapato en medio de una discusión el 5 de Mayo de 2018, por una cena de beneficencia. Alegadamente, los asaltos duraron años hasta que la mujer denunció a Sofo. También es acusado de hackear los correos electrónicos de la mujer y decirle «Eres una nulidad y un cero social».
   
Los dos se conocieron en 2007 mientras ella se recuperaba de una cirugía, y vivieron juntos por 10 años. En la cena de Navidad de 2017, el médico la abofeteó porque había roto un plato del servicio de la familia. Sofo la echó de su casa en Noviembre del año siguiente.

PEQUEÑAS ALEGACIONES: EL CARDENAL ZEN APARECE EN EL TRIBUNAL

Noticia tomada de GLORIA NEWS.
   

El cardenal Joseph Zen Ze-kiun SDB apareció el 24 de Mayo en un tribunal de Hong Kong. Se le acusa de no registrar correctamente el Fondo de Ayuda Humanitaria 612, un fondo de defensa de protesta, como “sociedad”.
   
Se trata de una simple infracción administrativa sancionable con una multa de unos 1.200 euros (1.274 dólares). Sin embargo, Zen fue arrestado inicialmente bajo la ley de seguridad nacional de la ciudad por “conspiración para colaborar con fuerzas extranjeras”, que podría ser castigada con la pena de prisión de por vida.
   
Zen y los otros cuatro acusados no se declararon culpables. El juicio comenzará el 19 de Septiembre. La fiscalía anunció que tienen “diez cajas de hallazgos” y “ocho horas de vídeo” para apoyar su caso.
    
El vicario general de Hong Kong, P. Joseph Chan Wing-chiu, y diplomáticos de múltiples países de la Unión Europea incluyendo Alemania, Francia, Suecia e Italia asistieron a la audiencia a fin de usar al cardenal para sus propios juegos políticos.
  
Chan dijo que estaba preocupado principalmente por la salud de Zen. Sin embargo, el nonagenario cardenal parece estar en buen semblante.

MUERE PIONERA DE LA “TEOLOGÍA FEMINISTA”

  
El 21 de Mayo de 2022, después de una larga enfermedad, falleció la activista eco-feminista disfrazada de “teóloga” Rosemary Radford Ruether a los 85 años de edad en su casa de Pomona, California.
   
Rosemary Radford Ruether nació en Saint Paul, Minesota el 22 de Noviembre de 1936, la menor de tres hijos en un matrimonio mixto. Su padre Robert Armstrong Radford, de religión episcopaliana, murió cuando ella tenía 12 años, y poco después, su madre católica Rebecca Cresap Ord se mudó con ella a Washington y California. Su formación fue con las Hermanas de la Providencia en Saint Mary of the Woods, Indiana, y en la preparatoria femenina de Scripps en Claremont, California. Contrajo matrimonio en 1957 con el politólogo e historiador cultural Herman J. Ruether y tuvo tres hijos: Rebecca, David Christopher y Mimi.
   
Radford Ruether se hacía presentar como teóloga católica, pero sus opiniones y enseñanzas distaban mucho de esta fe (e incluso de la fe conciliar), como quiera que, además del liberacionismo, profesaba la ideología feminista, y negaba la veracidad de las Sagradas Escrituras, llegando incluso a rechazar como machista el carácter mesiánico de Jesucristo. Por otra parte, apoyaba el presbiterado femenino y fue parte de la mesa directiva del lobby abortista Católicas por el Derecho a Decidir (en el año 1965, fue despedida de la escuela católica del Inmaculado Corazón en Los Ángeles por un artículo en que defendía el control de la natalidad). Una reseña desenmascarándola fue publicada en la edición de Noviembre de 1994 del informe de la organización Human Life International, que traemos traducido al español:
ROSEMARY RADFORD RUETHER DESENMASCARADA
Especial para Human Life International.
   
Rosemary Radford Ruether es continuamente referida como una “teóloga”, una “teóloga feminista”, y reconocida como católica. Fue bajo estos rótulis que ella fue invitada el mes pasado a dar una conferencia titulada «La imagen de María y el feminismo en la cultura estadounidense»  en un simposio internacional mariológico en Roma [1]. Toda la carrera de Ruether ha sido una de activismo en los círculos católicos, o círculos que se autodenominan católicos. Ella habló en el primer encuentro de la Conferencia de Ordenación de Mujeres, y desde 1985 ha sido miembro de la mesa directiva de la organización feminista pro-aborto Católicas por el Derecho a Decidir (CFC) [2]. Ruether estuvo en el comité organizador para los dos avisos del CFC en el New York Times [3]. Ella fue una de las firmantes, junto con otros miembros de la CFFC, de la «Declaración de Apoyo» para un aviso pro-aborto publicado en el New York Times el 7 de Octubre de 1984. Ese aviso fue firmado por 97 «importantes estudiosos, religiosos y activistas sociales católicos» [3].
     
Pero las pretensiones católicas de CFFC son un fraude. La Conferencia Nacional de Obispos Católicos publicó una declaración el 4 de Noviembre de 1993 negando que CFC era católica. Se lee en la declaración: «Muchas personas pueden ser llevadas a creer que esta es una organización católica genuina. No lo es. No tiene afiliación, formal o de otra forma, con la Iglesia Católica» [4]. Como C. Joseph Doyle ha informado, los obispos señalaron que CFC está asociada con la camarilla pro-aborto en Washington y comparte una dirección y fuentes de financiación con la Federación Nacional de Aborto, la asociación comercial de la industria abortista [5]. Citando el apoyo de CFC a «la destrucción violenta de seres humanos inocentes no nacidos... durante todos los nueve meses de embarazo y por cualquier razón», los obispos insistieron que CFC «ha rechazado la unidad con la Iglesia» y sostiene posiciones que «contradicen deliberadamente las doctrinas esenciales de la Fe Católica». Ellos concluyeron que «Católicas por el Derecho a Decidir no merece reconocimiento o apoyo como organización católica» [6].
    
El tiempo ha venido a quitarle la máscara a Ruether también. La “teología” feminista que ella representa está arraigada en falsos principios contrarios a cualquier semejanza de doctrina católica. Frecuentemente, Ruether salta para exaltar las religiones y prácticas paganas por encima de lo que ella llama la naturaleza “patriarcal opresora” de la Iglesia Católica. Los siguientes comentarios y declaraciones hechos por Ruether develan su oposición a la Iglesia Católica y desenmascaran su obra como mera subversión de sus instituciones.
     
Para comenzar, Ruether cree que la Palabra de Dios es una mentira –una colección de mitos– y que «la Biblia tiene que ser desmitologizada», esto es, reescrita desde la perspectiva feminista [7].
    
«Ruether fue una fundadora de Mujeres-Iglesia, y en 1983 ayudó a unir muchos de los grupos feministas en [una coalición llamada] Convergencia de Mujeres-Iglesia» [8]. «Como parte de su estrategia, importantes teólogas feministas como Elizabeth Schussler Fiorenza de la Escuela de Teología de Harvard ahora nombran al movimiento feminista en religión como “mujeres-iglesia”, un movimiento de “mujeres autoidentificadas y hombres identificados como mujeres” de todas denominaciones cuyo objetivo común es reinterpretar el Evangelio desde la perspectiva de la liberación femenina. Lideradas por Rosemary Ruether del Seminario Teológico Evangélico Garret, en Evanston, Illinois, las mujeres han creado sus propias ceremonias de  ciclos de vida. Incluyen rituales para señalar el comienzo de la menopausia, la unión de una pareja lesbiana, el duelo por un natimuerto y la recuperación de un aborto» [9].
   
Desde el comienzo de su carrera académica, Ruether había anunciado su disposición desfavorable hacia la Iglesia Católica y rechazó una de sus creencias más fundamentales. «Según un ensayo biográfico en 1975, ella descartó “la doctrina de la inmortalididad personal del alma... el mismo núcleo sobre el cual se articula toda disciplina y doctrina”, durante su primer año en el Scripps College» [10]. Ruether «vino a ver los dogmas no como declaraciones de verdades ontológicas sino como símbolos útiles, y la Iglesia “no como un repositorio de la verdad... sino como un ejemplo terrible de lo que somos todos”» [11]. Años después, en un discurso clave, titulado «Mujeres-Iglesia emergentes: el desafío de las comunidades litúrgicas feministas», ella ofreció un sumario de la “historia opresora” de la Iglesia contra las mujeres y llamó a las congresistas a «exorcizar de sí los profundos estratos de conformidad con la opresión patriarcal» [12].
    
Ruether ha rechazado las creencias más fundamentales de la Iglesia Católica. Como una “cristología feminista”, ella propone que la «mitología sobre Jesús como Mesías o Logos divino, con su imaginería masculina tradicional» sea desechada [13]. En su libro “Sexismo y  la Palabra de Dios”, ella declara: «La Eucaristía no es una pieza de pan o copa de vino objetificada que es mágicamente transformada en el cuerpo y la sangre de Cristo. Es el pueblo, el que está siendo transformado en el cuerpo de la nueva humanidad, infundida con la sangre de la nueva vida» [14]. En una entrevista de 1985 con el mal llamado US Catholic, ella admitió que «difícilmente yo podría decir (a una monja) que mi devoción a María era de alguna forma menor que mi devoción a mujeres mucho más poderosas que conozco: Isis, Atenea y Artemisa» [15]. Ruether también rechaza el sacerdocio católico. Esa es la razón por qué su causa, al igual que la de muchas otras feministas, no es la ordenación de las mujeres como sacerdotes en el sentido presente (e histórico) de la palabra. Ellas quieren algún tipo de nuevo sacerdocio. De hecho, ella ha declarado abiertamente que «la mayoria de mujeres católicas romanas ni pueden ni desean ser ordenadas al sacerdocio como está definido actualmente» [16].
    
Algunas de sus otras creencias incluyen:
  1. Los Sacramentos son solamente símbolos.
  2. La potestad sacerdotal viene no de la ordenación sino de la experiencia colectiva de la comunidad.
  3. El mismo nombre de Dios debería ser remplazado con Dios/a [17].
Estas ideas contradicen la misma esencia del Catolicismo, y Ruether continúa haciendo pasos que en últimas tienen como finalidad destruir la institución tradicional de la Iglesia Católica y cambiarla desde adentro. En las propias palabras de Ruether, la destrucción del patriarcado “blasfemo” «es el objetivo primario del feminismo» [18].
    
Una de las principales áreas de disputa entre Ruether y la Iglesia Católica es el área de los “derechos reproductivos”, el aborto y la sexualidad. En una conferencia en México el 14 de Junio de 1994, organizada por la CFC, Ruether dio una conferencia titulada “Derechos Reproductivos” e indicó que había una necesidad de luchar contra las enseñanzas tradicionales de la Iglesia Católica, especialmente contra su ética oficial y su cultura maternal. Ella también afirmó que el uso de anticonceptivos es una elección responsable y que el aborto es un derecho [19]. Ruether ve la raíz de la postura anti-aborto de la Iglesia como una «devaluación de las vidas de las mujeres, de las personas de las mujeres» [20]. Ella también acusa a la Iglesia de promover el aborto al rechazar apoyar políticas como la promoción de investigaciones sobre la anticoncepción “segura y efectiva”, el uso comprensivo de la anticoncepción, y una cultura que afirme a la mujer como una agente moral en las decisiones que afectan su vida [21].

Ruether afirma que la «anti-elección es anti-vida» y urge que los «católicos pro-elección deben desenmascarar la fácil y engañosa retórica y táctica de aquellos católicos que igualan anti-elección con anti-guerra y que afirman que ambos tipos de activismo son una continuidad 'inconsútil' en la defensa de la vida» [22]. Es obvio que Ruether desea ocultar la creencia sin fundamento de que la Iglesia está destruyendo finalmente nuestra sociedad cuando declara que «la combinación de una cultura anticonceptiva, combinada con la hostilidad hacia la sexualidad y autodeterminación femenina, promueve las condiciones de embarazo no deseado y por ende el recurso al aborto como la solución no deseada sino forzada...» [23].
    
A la luz del rechazo de Ruether de las doctrinas católicas tradicionales, la pregunta que surge es: ¿por qué ella y otras feministas radicales permanecen en la Iglesia Católica? Según la escritora católica Donna Steichen, la respuesta en el caso de Ruether es simple: «Las agencias de la “revolución espiritual” deben recordar, ella advirtió, que 'a menos que logremos insertar lo que estamos haciendo ... dentro de ... los principales vehículos institucionales del ministerio y la comunidad ... no tendra un impacto duradero”. Los revolucionarios religiosos deberían “permanecer en la Iglesia y usar cualquier parte de ella que caiga en sus manos'. Así ellos “tendrán mucho más impacto, tanto en la Iglesia como en el mundo... que lo que posiblemente pudieran ganar si se separan de esta”» [24].

Ruether por lo menos ha mantenido la ilusión que ella está “dentro” de la Iglesia Católica. Pero los hechos respecto a su autodenominada postura teológica muestra que Rosemary Radford Ruether ni es una teóloga católica ni cualquier otro tipo de católica. Ella es una feminista pagana poniéndose la máscara de una católica.

NOTAS
[1] Pontificia Facultad de Teología “Mariánum”, Roma, 4-7 de Octubre de 1994.
[2] Donna Steichen, “Ungodly Rage: The hidden face of the Catholic feminism”/Ira impía: La cara oculta del feminismo católico (San Francisco: Ignatius Press, 1991), pág. 304.
[3] Loc. cit.
[4] “Pluralism, Dissent and Abortion”/Pluralismo, Disenso y Aborto (20 de Marzo de 1986): pág. 652.
[5] C. Joseph Doyle, “Agent of Influence”/Agente de influencia, (Enero de 1994): pág. 42.
[6] Loc. cit.
[7] Cornelia R. Ferreira, “The Feminist Agenda within the Catholic Church”/El plan feminista para la Iglesia Católica, (Toronto: Life Ethics Centre, 1987), pág. 4.
[8] Steichen, pág. 304.
[9] Kenneth L. Woodward, “Feminism and the Churches”/Feminismo y las Iglesias, (13 de Febrero de 1989): pág. 60.
[10] Steichen, pág. 32. El ensayo autobiográfico de Ruether aludido aquí es “Beginnins: An Intellectual Autobiography”/Comienzos: Una autobiografía intelectual, en Gregory Baum, ed., “Religion and Alienation”/Religión y Alienación (Nueva York: Paulist Press, 1975), pág. 34.
[11] Loc. cit.
[12] Ibid., pág. 33.
[13] Ruether, “Sexism and God-talk: Toward a Feminist Theology”/Sexismo y la Palabra de Dios/Hacia una teología feminista (Boston: Beacon Press, 1983), pág. 137; citado por Steichen, pág. 302.
[14] Ibid., pág. 208, citado por Steichen, pág. 302.
[15] “The Hideous Error of Women Priests”/El atroz error de las mujeres sacerdotes, Otoño de 1992: pág. 4.
[16] Ruether, “Women-Church: Theology and Practice of Feminist Liturgical Communities”/Mujeres-Iglesia: Teología y practica de las comunidades litúrgicas feministas, (San Francisco: Harper & Row, 1985), pág. 66.
[17] “Hideous Error”, pág. 4.
[18] Ruether, 73, citado por Steichen, 303.
[19] Rosemary Radford Ruether, “Derechos Reproductivos”, 14 de Junio de 1994. Información basada en un fax enviado a Vida Humana Internacional por Rocío Gálvez Sánchez de Lara, del Comité Nacional Pro-Vida, A.C. de México, el 27 de Junio de 1994.
[20] Ruether, “Women, Sexuality, Ecology, and the Church”/Mujeres, Sexualidad, Ecología y la Iglesia, (Primavera/Verano de 1993): pág. 6.
[21] Ibid., pág. 10.
[22] Ruether, “Prochoice is Prolife: Winning the Propaganda War for Reproductive Rights”/Proelección es provida: Ganar la guerra de propaganda para los derechos reproductivos, (Septiembre/Octubre de 1993): pág. 9.
[23] Ibid.
[24] Ruether, “Crises and Challenges of Catholicism Today”/Crisis y desafíos del Catolicismo de hoy (1 de Marzo de 1986): pág. 152, citado por Steichen, pág. 78.
Como en vida no mostró señales ciertas e inequívocas de arrepentimiento ni se retractó de sus errores, es de inferir que murió en impenitencia final, y SU ALMA FUE AL ENCUENTRO DE SU MENTOR SATANÁS EL MALDITO EN EL INFIERNO, DONDE ESTARÁ POR TODA LA ETERNIDAD.

lunes, 23 de mayo de 2022

DE LA NEGACIÓN DE LA “COMUNIÓN” A NANCY PELOSI POR EL “ARZOBISPO” DE SAN FRANCISCO


Salvatore Joseph Cordileone Giardina, quien declara ser arzobispo de San Francisco, CA, emitió el 19 de Mayo de 2022 una notificación en la que se informaba a la presidenta de la Cámara Baja estadounidense Nancy Patricia D’Alessandro Lombardi de Pelosi (más conocida como Nancy Pelosi), representante demócrata por el estado de California.
   
   
TRADUCCIÓN:

 
ARCHIDIÓCESIS DE SAN FRANCISCO 
OFICINA DEL ARZOBISPO
  
NOTIFICACIÓN
A la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos Nancy Pelosi
  
El Concilio Vaticano II, en su Decreto sobre la Iglesia en el Mundo Moderno, Gaudium et spes, reiteró la antigua y constante enseñanza de la Iglesia de que «la vida desde su concepción ha de ser salvaguardada con el máximo cuidado; el aborto y el infanticidio son crímenes abominables» (n. 51). De hecho, los cristianos siempre han defendido la dignidad de la vida humana en todas las etapas, especialmente en las más vulnerables, comenzando con la vida en el útero. Su Santidad el Papa Francisco, en consonancia con sus predecesores, también ha sido bastante claro y enfático al enseñar sobre la dignidad de la vida humana en el seno materno.
   
Esta verdad moral fundamental tiene consecuencias para los católicos en la forma en que viven sus vidas, especialmente aquellos encargados de promover y proteger el bien público de la sociedad. El Papa San Juan Pablo II también fue bastante consistente en defender esta enseñanza constante de la Iglesia, y con frecuencia nos recordaba que «aquellos que están directamente involucrados en los órganos legislativos tienen una “obligación grave y clara de oponerse” a cualquier ley que atente contra la vida humana. Para ellos, como para todo católico, es imposible promover tales leyes o votar por ellas» (cf. Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas a la participación de los católicos en la vida política [24 de noviembre de 2002], n. 4, §1). Un legislador católico que apoya el aborto procurado, después de conocer la enseñanza de la Iglesia, comete un pecado manifiestamente grave que es motivo de gravísimo escándalo para los demás. Por lo tanto, la ley universal de la Iglesia establece que tales personas “no deben ser admitidas a la Sagrada Comunión” (Código de Derecho Canónico, can. 915).
   
Con respecto a la aplicación de estos principios a los católicos en la vida política, el entonces cardenal Joseph Ratzinger, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió a los obispos de EE. UU. en 2004 explicando el enfoque a seguir:
«… cuando se manifiesta la cooperación formal de una persona (entendida, en el caso de un político católico, como su constante campaña y voto a favor de leyes permisivas del aborto y la eutanasia), su Pastor debe reunirse con él, instruyéndolo sobre la enseñanza de la Iglesia, informándole que no debe presentarse a sí mismo para la Sagrada Comunión hasta que ponga fin a la situación objetiva del pecado, y advirtiéndole que de lo contrario se le negará la Eucaristía. Cuando “estas medidas cautelares no han producido su efecto…” y la persona en cuestión, con obstinada persistencia, todavía se presenta a recibir la Sagrada Eucaristía, “el ministro de la Sagrada Comunión debe negarse a distribuirla”».
  
Al esforzarme por seguir esta dirección, le agradezco el tiempo que me ha dado en el pasado para hablar sobre estos asuntos. Desafortunadamente, no he recibido tal acomodo a mis muchas solicitudes de volver a hablar con usted desde que prometió codificar la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema en la ley federal luego de la aprobación del Proyecto de Ley 8 del Senado de Texas en septiembre pasado. Es por eso que le comuniqué mis preocupaciones a través de una carta del 7 de abril de 2022 y allí le informé que, si no repudiaba públicamente su defensa del “derecho” al aborto o si no se abstenía de referirse a su fe católica en público y recibir la Sagrada Comunión, no me queda más remedio que hacer una declaración, de acuerdo con el canon 915, de que no debe ser admitida a la Sagrada Comunión.
   
Como no ha repudiado públicamente su posición sobre el aborto y continúa refiriéndose a su fe católica para justificar su posición y recibir la Sagrada Comunión, ese momento ha llegado. Por lo tanto, a la luz de mi responsabilidad como Arzobispo de San Francisco de estar «preocupado por todos los fieles cristianos confiados a [mi] cuidado» (Código de Derecho Canónico, can. 383, §1), por medio de esta comunicación estoy notificándole que no debe presentarse para la Sagrada Comunión y, si lo hace, no debe ser admitida a la Sagrada Comunión, hasta el momento en que repudie públicamente su defensa de la legitimidad del aborto y confiese y reciba la absolución de este pecado grave en el sacramento de la Penitencia.
  
Tenga en cuenta que estoy listo para continuar nuestra conversación en cualquier momento y continuaré ofreciendo oración y ayuno por usted.
  
También pido a todos los fieles de la Archidiócesis de San Francisco que oren por todos nuestros legisladores, especialmente los legisladores católicos que promueven el aborto procurado, para que con la ayuda y bajo la guía del Espíritu Santo, experimenten una conversión de corazón en este gravísimo asunto y la vida humana puede ser protegida y fomentada en cada etapa y condición de la vida.
  
Dado en San Francisco, a los diecinueve días del mes de mayo, en el Año del Señor 2022.
  
(Fdo.) SALVATORE J. CORDILEONE
Arzobispo de San Francisco        

(Fdo.) Mons. C. MICHAEL PADAZINSKI
Canciller
  
One Peter Yorke Way San Francisco, CA 94109 | sfarchdiocese.org | (415) 614-550
La notificación generó mucho despliegue mediático tanto por la prensa seglar como por la religiosa conciliar, como quiera que para mediados de Junio está por decidirse la suerte de la sentencia “Roe vs. Wade” de 1973 en la Corte Suprema y en medio de la campaña por las elecciones de medio término en el Congreso. Aquí en esta tribuna, nos proponemos analizar detenidamente la cuestión:
    
La prohibición (que no excomunión, como algún medio seglar la ha calificado –recordemos que para la Iglesia Conciliar, la excomunión solo existe para los que cuestionan el dogma deuterovaticano y bergogliano–) solo cobija la archidiócesis de San Francisco, donde teóricamente pertenece Nancy Pelosi. En teoría, porque su diócesis territorial es Washington DC, donde ella pasa la mayor parte de su tiempo en cuanto congresista. Allá sí puede atragantarse de la galleta y el Kool Aid cuantas veces quiera, porque su ordinario local, Wilton Daniel Gregory Duncan, no se lo ha negado (ni se lo negará). En efecto, el domingo 22 de Mayo, ella los recibió en la iglesia de la Santísima Trinidad en Georgetown (iglesia perteneciente a la archidióceis de Washington y bajo la dirección de los jesuitas) en el servicio de las 9:00h presidido por el presbítero Benjamin Hawley SJ, como se ve en el vídeo de la transmisión en vivo de ese día:
   
  
De otro lado, citar a Francisco Bergoglio para condenar el aborto, no tiene ningún asidero en la realidad, porque es documentado que él adhiere a la postura contraria: mencionemos por ejemplo que condecoró a la neerlandesa Elisabeth Maria Josepha “Liliane” Ploumen en Junio de 2017 con la Pontificia Orden Ecuestre de San Gregorio Magno en el grado Dama Comendadora, tiene amistad cercana con Emma Bonino (la “Margaret Sanger” italiana), dijo al periodista españor Carlos Herrera Crusset que esta era una lucha de segundo plano y que «no le gusta entrar en discusiones que si hasta aquí se puede, que hasta allí no se puede» (abriendo la puerta a su licitud moral) y permitió la “comunión” a los “católicos devotos” Joe Biden y Nancy Pelosi, ha dado impulso a la “canonización” de la comunista Dorothy May Day Satterley (patrona de las abortantes) y un largo etcétera.
   
Pero el problema de fondo no es que Nancy Pelosi no pueda “comulgar”, sino que aun si ella mañana se convirtiera públicamente y se arrepintiera, el Novus Ordo no tendría “comunión” ni “absolución” que darle, ni “sacerdote” que se las dé, porque sus sacramentos son inválidos al adulterar la materia y la forma de los mismos. Además, y por esa misma razón, su clero no es más válido que los ministros protestantes, y no tienen autoridad ni jurisdicción ninguna. Recomendamos la lectura del artículo “Nuevos obispos, Tabernáculo vacío”, del padre Anthony Cekada.
   
Por otra parte, y sin desconocer que Pelosi es inmoral por su apoyo al aborto, la eutanasia, la ideología de género, el inmigracionismo y toda la agenda del Partido Demócrata (que se puede asegurar es la versión “legal” del Partido Comunista de Estados Unidos), Salvatore Joseph Cordileone tampoco puede erigirse en paladín de la moral. Cuando fue obispo de Oakland, intentó defender a Ratzinger de las acusaciones de complicidad al haber mantenido en el estado presbiteral a Stephen Kiesle, convicto de abuso sexual de menores. Y el 26 de Agosto de 2012, poco antes de su posesión como “arzobispo” de San Francisco (la cual tuvo lugar el 4 de Octubre), Cordileone fue arrestado por conducir en estado de embriaguez en un puesto de control policial en San Diego. Iba manejando un coche Ford Taurus con su madre Mary Rose Giardina y un sacerdote venido de Alemania, y cuando fue requerido por la policía, dijo que pudo haber tomado una copa de vino adicional por error, pero en el examen de alcoholemia que le practicaron, hallaron que el contenido de alcohol en sangre era el equivalente a cuatro tragos de whisky, teniendo que pasar la noche en la estación de policía. En una audiencia posterior, se declaró culpable de conducción temeraria, dándole tres años de probatoria y se le ordenó pagar una multa, además de ir a un panel de la organización Madres contra la Conducción en Embriaguez, y un programa de tres meses del Departamento de Vehículos del estado. Además de una contravención que pudo haber culminado en un delito, Cordileone incurrió con tal conducta en pecado mortal contra el 5.º Mandamiento de la Ley de Dios porque se puso innecesariamente en riesgo a sí mismo y a quienes lo acompañaban, y en escándalo público porque dio mal ejemplo y puso la dignidad sacerdotal (que de todos modos, NO POSEE) al escarnio y murmuración de la sociedad.
   
Así pues, Católicos tradicionales, concluimos que este episodio fue muy poco y demasiado tarde. Si acaso, una farsa política sin sentido disfrazada de religión. Y así es la moral en la Iglesia Conciliar, de Bergoglio para abajo: señalar con el dedo a otros, y excusarse a sí mismos. Pero como siempre pasa, los pseudotradicionalistas y neocones aguardan tales escenarios, desesperados por encontrar alguien que esté de acuerdo con ellos, y entregarse a ellos sin importar si sea delincuente sexual (o cómplice), malversador, o (en este caso) un borracho público. Quiera Dios nuestro Señor, y su Madre santísima, que no caigamos nunca en esa trampa.
   
JORGE RONDÓN SANTOS
23 de Mayo de 2022
Lunes de las Rogativas Menores. Fiesta de San Desiderio de Langres, Obispo y Mártir de la Fe; de San Juan Bautista de Rossi, Sacerdote y Confesor. Tránsito de fray Jerónimo Savonarola OP. Captura de Santa Juana de Arco por los borgoñones, aliados del rey de Inglaterra. Entrada de los Cien mil Hijos de San Luis a Madrid.

SI Nostra Ætáte HUBIESE VERSADO SOBRE EL DIABLO…

Traducción del artículo publicado en NOVUS ORDO WATCH. Imagen tomada de internet.
    
Parodia de la declaración deuterovaticana ‘Nostra Ætáte’…
SI EL VATICANO II HUBIERA PUBLICADO UN DOCUMENTO SOBRE EL DIABLO, ASÍ ES COMO SE LEERÍA…
  
    
Probablemente el documento más chocante de todos los 16 del Concilio Vaticano II (1962-65) es su “Declaración sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas”. Tomando las primeras palabras del texto latino original, viene el título Nostra Ætáte, el cual básicamente significa “en nuestra era” o “en nuestro tiempo”.
   
Aunque la declaración es atípicamente corta, contiene errores espeluznantes y ambigüedades evidentemente contrarias al magisterio católico pre-conciliar. Entre estos está la afirmación que «en el Hinduismo los hombres investigan el misterio divino y lo expresan mediante la inagotable fecundidad de los mitos y con los penetrantes esfuerzos de la filosofía, y buscan la liberación de las angustias de nuestra condición mediante las modalidades de la vida ascética, a través de profunda meditación, o bien buscando refugio en Dios con amor y confianza» (Nostra Ætáte, n. 2).
   
Otro planchazo monumental es la insistencia de la declaración que «no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras» (n. 4), cuando eso es por supuesto precisamente lo que se deduce de la Escritura (ver Mat. 21, 43; 27, 25; Rom. 11; 2 .ª Tim. 2, 12; 1.ª Juan 4, 3; 2.ª Juan 7).
    
Nostra Ætáte incluso tiene la osadía de afirmar: «La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones [no cristianas] hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres» (n. 2).
   
Cuán diabólicos y absurdos son los errores del Vaticano II respecto a la relación de la Iglesia Católica con las otras religiones, es quizá mejor ilustrado por una pieza satírica que fue compuesta hace muchos años por un autor desconocido. Intitulada “Nostra Ætáte Parte 2: Declaración sobre la relación de la Iglesia con Satanás”, el texto es una parodia excepcionalmente bien hecha de Nostra Ætáte y en efecto, de la dicción y estilo del Vaticano II en general.
    
El texto de la parodia, que hemos modificado y expandido un poco, puede encontrarse abajo, junto con un enlace al original.

INVESTIGADORES BASADOS EN CHICAGO REVELAN PORCIÓN PREVIAMENTE INÉDITA DE Nostra Ætáte, EL DOCUMUENTO DEL VATICANO II SOBRE LAS RELACIONES INTERRELIGIOSAS
 
El señor Hugh Moore, Director ejecutivo de la Fundación San Lafadis en Chicago anunció hoy en una conferencia de prensa el descubrimiento de una versión previamente inédita de Nostra Ætate, la declaración del Vaticano II sobre las relaciones interreligiosas. En Alemania, un cardenal ecuménico que prefirió no dar su nombre dio fantasmagóricos elogios al documento recién descubierto, llamándolo «un descubrimiento en el viaje de la Iglesia Católica hacia la reconciliación plena de sí misma con los muchos dones que aquellos que rechazan a Cristo traen a nuestra herencia cultural».
   
###
   
NOSTRA ÆTÁTE (Parte II): Declaración sobre la relación de la Iglesia con el Diablo
   
En nuestra época, en la que el género humano se une cada vez más estrechamente y aumentan los vínculos entre los diversos pueblos, la Iglesia considera con mayor atención en qué consiste su relación con respecto a Satanás, anteriormente llamado Lucifer.
   
Cuando Dios creó a los ángeles, Él designó a Lucifer, cuyo nombre significa “portador de luz”, el “querubín ungido” sobre el paraíso (Ezeq. 28, 14). Puesto que “los dones y la llamada de Dios son irrevocables” (Rom. 11, 29), se sgue que, en virtud de su oficio original, el diablo gozará siempre de un lugar y dignidad especial ante Dios, y por ende los hombres deberán mostrar respeto hacia él en todo tiempo. De hecho, ni siquiera el Arcángel Miguel se atrevió a acusarlo de iniquidad (ver Judas 8-9).
   
El Apóstol Santiago nos recuerda que el diablo todavía posee la fe, algo que ni siquiera todos los hombres poseen (ver Santiago 2, 19; cf. 2.ª Tes. 3, 2). De hecho, no fue Pedro o cualquiera de los Apóstoles quienes primero reconocieron y confesaron la identidad de Jesús, fue el diablo y sus demonios quienes testificaron de esta (ver Mat. 4, 1ss.; 8, 29; Marcos 1, 24). Por tanto, Satanás ha retenido un profundo sentido religioso, el cual es manifestado también en sus esfuerzos para establecer instituciones religiosas alrededor del mundo.
   
Al investigar el misterio de la Iglesia, este Sagrado Concilio recuerda los vínculos con que el Pueblo del Nuevo Testamento está espiritualmente unido con el diablo. Este vínculo es muy puntualmente observado en la naturaleza angélica del diablo. La Iglesia de Cristo reconoce que en el plan de salvación de Dios el comienzo de su fe y elección debe encontrarse en los ángeles que fueron la primera de todas las creaturas racionales de Dios (cf. Job 38, 7). Ella también profesa que en la resurrección todos los fieles de Cristo serán “como los ángeles” (Mat. 22, 30).
   
Muchos de los primeros Padres, incluyedo Orígenes, San Gregorio de Nisa, San Máximo el Confesor, Dídimo el Ciego y Evagrio Póntico, especularon que el diablo sería un día restaurado a su lugar original en el Cielo.
   
¿La Iglesia no debería compartir esta esperanza? ¿No al menos resonará una cuerda profunda dentro del espíritu humano, experimentada por todas las personas de buena voluntad, sin importar cuán dispersas puedan estar por el mundo?
   
La Iglesia no rechaza nada de lo que en el diablo hay de santo y verdadero. Considera altamente su naturaleza, oficio, fe y dignidad. Aunque difiera con él en muchos puntos de doctrina, sin embargo él refleja frecuentemente un rayo de esa verdad que ilumina a todas las criaturas de Dios. De hecho, aún hoy él se “transforma en un ángel de luz” (2.ª Cor. 11:14), reflejando así la bondad inherente de la creación primordial (cf. Gén 1:3-4).
   
Por consiguiente, todos los cristianos no pueden impedir reconocer, guardar y promover las verdades espirituales y morales halladas en la persona del diablo, mientras incesantemente testifican gozosamente su propia fe y modo de vida.