Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 31 de julio de 2020

ARGENTINA: CIERRAN SEMINARIO DE SAN RAFAEL (+ CARTA DE Mons. VIGANÒ EMPLAZANDO AL OBISPO ANTE EL JUICIO DE DIOS)

En respuesta al rechazo mostrado por el padre Alejandro Miguel Ciarrocchi, antiguo rector del Seminario Diocesano “Santa María Madre de Dios” en San Rafael (Mendoza, Argentina) –que renunció el 30 de Junio, siendo remplazado por el peruano Víctor Torres Jordán–, 40 de los 80 sacerdotes diocesanos y de los fieles a la imposición de la comunión en la mano so pretexto del coronavirus wuhanense (que dicho sea de paso, NUNCA tuvo circulación comunitaria en la provincia de Mendoza, donde se encuentran la Archidiócesis de Mendoza y la Diócesis de San Rafael) por parte del obispo neoconservador Eduardo María Taussig en cumplimiento de las órdenes del gobernador Rodolfo Suárez  y el presidente Alberto Fernández, este ordenó el cierre del seminario con cuarenta seminaristas, según se desprende del comunicado del 27 de Julio:
  


COMUNICADO DE PRENSA DEL OBISPADO DE SAN RAFAEL
   
San Rafael, 27 de julio de 2020 (Oficina de Prensa).
   
En el día de la fecha, el Sr. Obispo de San Rafael, Mons. Eduardo María Taussig, ha puesto en funciones al oportunamente nombrado nuevo Rector del Seminario Diocesano “Santa María Madre de Dios”. Se trata del Pbro. Lic. Víctor Torres Jordán, quien ya tomó posesión de su cargo.
   
Al presentar al nuevo Rector a los sacerdotes formadores del Seminario y a los seminaristas, les ha comunicado también que, siguiendo precisas instrucciones emanadas de la Santa Sede, ha tomado la decisión de cerrar el Seminario a fin de este año, una vez terminado el ciclo lectivo de estudios del presente semestre.
   
El Obispo, junto al Rector y los formadores, acompañarán a los seminaristas en un camino de discernimiento, durante todo este semestre, a fin de ubicarlos, oportunamente, en diversos Seminarios del país de tal modo de asegurarse que puedan continuar su formación al sacerdocio.
   
A toda la Diócesis se invita a rezar por nuestros seminaristas, por su perseverancia en el proceso de formación y por sus familias y comunidades. La medida, aunque muy dolorosa para todos, resulta necesaria. Dios sabrá dar nuevos frutos de santidad a toda la Diócesis, en tanto que perseveremos en la comunión con la Jerarquía que el mismo Señor ha dispuesto para guiar a la Iglesia.
  
El comunicado fue presentado por el vocero del obispado, José Antonio Álvarez, dijo que la decisión “sigue las instrucciones precisas emanadas de la Santa Sede” (aun cuando este no es el modo de proceder del Vaticano, sino una “represalia típica de mentalidades inmaduras o enfermizas, o ambas cosas”, como señaló el blog CAMINANTE WANDERER) y que las protestas realizadas el 6 de Julio por los fieles rezando de rodillas el Santo Rosario en la puerta del seminario (y por la cual el fiscal Fabricio Sidotti imputa a su organizador, Fernando Álvarez, de “violación de medidas contra epidemia”, arriesgándose a una pena entre seis meses y dos años de prisión) “no [son] la forma de manifestarse. Uno puede disentir y solicitar, pero hay caminos para hacerlo. No se puede pretender algo que está prohibido por la ley civil. Y la restricción de derechos constitucionales en pandemia es legítima”.
  
La diócesis de San Rafael es considerada el centro conservador de la Iglesia argentina, desde los tiempos de Mons. León Kruk y el padre Alberto Ignacio Ezcurra Uriburu, quienes resistieron el aggiornamento postconciliar a tal punto que atrajo muchas vocaciones, haciendo que en los ’80 el seminario (fundado por Mons. Kruk en terreno donado por la familia Campi para tal fin) se convirtiera en el más numeroso del país.

Por su parte, Taussig, que según conocidos era un joven sacerdote muy callado y circunspecto, siempre vestido con ropa clerical, y que se reunía regularmente junto a otros como él en Buenos Aires que se reunía regularmente con Bergoglio, quien los instruía metodicamente en cómo hacer carrera para llegar a Obispos, se doctoró en teología en el Angélicum de Roma en 1986, y fue instalado Obispo en la Basílica Nacional de Ntra. Sra. de Luján, el 25 de septiembre de 2004, en ceremonia presidida por el entonces Arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio Sívori y con Mons. Estanislao Karlic (arzobispo emérito de Paraná), Mons. Héctor Aguer (arzobispo de La Plata), Mons. Eduardo Mirás (arzobispo de Rosario) y Mons. Juan Alberto Puiggari (obispo de Mar del Plata) como co-consagrantes, tomando posesión de la diócesis el 11 de Octubre.
 
Eduardo María Taussig
  
La decisión de Taussig (de quien se dice temiendo correr la misma suerte que Mons. Pedro Martínez Perea, a quien días después de expulsar de Bose a Enzo Bianchi, Bergoglio expulsó de la diócesis de San Luis por “incapacidad para gobernar” y “falta de comunión con el Episcopado argentino” –y sobre todo, porque a Bergoglio le fue negada la diócesis en cuestión para uno de sus presbíteros “paniaguados”–, decidió, cual Salomé, ofrecer el Seminario a cambio de su continuidad en la sede episcopal), que se suma a la destitución de un vicario de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús tras ser denunciado por su párroco Horacio Valdivia –vicario diocesano en General Alvear– de seguir la liturgia more antiquo y al entredicho impuesto a la parroquia de San Francisco Solano por negarse a dar la comunión en la mano, se basa en que él tomó el control del Seminario el 28 de Junio luego que, por no aceptar las presiones del ordinario para imponer en él la comunión en la mano, el padre Ciarrocchi renunciara al cargo de rector y licenciara al vicerrector padre Fernando Martínez, suscitó por un lado, la respuesta en forma de carta por dos fieles de la Diócesis de San Rafael:
Reverendísimo Mons. Eduardo Maria Taussig
Obispo de la diócesis de San Rafael, Mendoza, Argentina.
     
Su excelencia:
    
Junto con saludarlo respetuosamente, nos motiva enviarle la presenta carta el hecho de haber leído el comunicado de prensa del Obispado de San Rafael del día de ayer.
     
Como Cristianos Bautizados en dicha diócesis queremos transmitirle un profundo sentimiento de tristeza y dolor ante la profundo decisión comunicada de cerrar el Seminario, considerando que la misma atenta tanto contra los cristianos que viven en la diócesis como contra a la Iglesia en su totalidad.
     
Los laicos Católicos que pretendemos ser fieles a las enseñanzas del Catecismo de la Iglesia Católica, que defendemos las verdades de siempre más elementales y que intentamos transmitir a nuestros hijos la fe recibida en su integridad, tratando de evitar los errores de todas las novedosas impiedades que día a día se filtran en la Iglesia y en la sociedad, nos sentimos presionados y perseguidos por este mundo cargado de violencias, agravios y blasfemias contra el Dios Creador y Redentor y contra su obra evangelizadora; pero la carga se hace especialmente pesada cuando en las filas del enemigo se alistan aquellos que debieran ser nuestros guías y pastores.
     
Sepa usted que no es la primera vez que nos sentimos dolidos por sus comunicaciones; anteriormente, fuimos profundamente ofendidos por su mensaje emitido en formato audiovisual en las redes sociales donde comunicaba que se prohibía la comunión en la boca, y en especial  nos hirió el punto en el que explicaba que quienes insisten en no aceptar la comunión en la mano, lo hacen desde una formación catequética equivocada; por si faltase algún argumento que contradiga sus palabras transcribimos al final de la presente los artículos del Código de derecho Canónico y de la Instrucción “Redemptionis Sacramentum” donde consta con clarida la argumentación Eclesial legislativa al respecto (nota 1). De ellas surge a las claras que el hecho de querer recibir la comunión en la boca no representa de ninguna manera una justificación para negar la administración del Sacramento, encontrándonos así ante una orden que contradice a lo que la Iglesia manda, y no sabemos si su imperativo responde a un total desconocimiento de la legislación precitada o, lo que es peor, a una maliciosa omisión, o consciente y voluntaria contradicción con los mismos.
     
Respecto del Seminario Diocesano “Santa María Madre de Dios” además de reconocer el valor espiritual inmensurable que representa en cada Sacramento administrado a lo largo de más de 35 años y su obra santificante y evangelizadora en la región cuyana del sur mendocino; tiene también la fuerza de ser parte de la historia, el presente y el futuro del pueblo cristiano de San Rafael y por tanto, amerita su defensa por esta doble e irrenunciable razón; así, como nativos de estas tierras, nos duele doblemente ver que un foráneo ejecute esta destrucción tal patrimonio, debemos entonces defender no solo lo ya recibido, sino aquello que recibirán las generaciones futuras.
     
Queremos decirle que no somos hijos descarriados como usted nos ha dicho, más bien somos hijos que queremos cumplir con la obediencia debida, pero como tales nos vemos en la obligación de obrar la corrección fraterna si lo que nos manda obedecer es en contra de una ley canónica, de nuestras conciencias y de la perfección cristiana.
     
Sepa que estaremos firmes en la defensa de la formación piadosa y ortodoxa, que los sacerdotes egresados del Seminario han impartido por décadas en nuestra comunidad, por la gracia de Dios, la protección de Nuestra Madre del cielo la Santísima Virgen María y la intercesión evidente de quien fue su fundador el recordado y amado Mons. Dr. León Kruk.
     
Queremos comunicarle que así como lo advirtió Nuestro Señor estamos atentos a la verdadera doctrina para no ser confundidos por los “falsos cristos” y advertidos también de que la “cizaña” crece junto al trigo y recién será cortada y separada el “día de la siega” mientras tanto nos obliga el mandato evangélico de “enseñar todo lo que Cristo enseño” y defender la casa de Dios como Él mismo lo hizo, desenmascarando a los fariseos, usando la virtud de la buena ira para echar a los mercaderes y defendiendo la verdad a cualquier costo. Abundan los ejemplos en la historia:
  • Levantamiento de los cristianos de La Vendée en Francia contra la Revolución Francesa y su ataque a la Fe.
  • Resistencia del Alcázar de Toledo en España.
  • Levantamiento de los Cristeros en contra de un Gobierno anticristiano en México.
  • La pueblada de los cristianos de Tama y de Anillaco en la Rioja contra un obispo que ponía la ideología marxista por encima de la verdad evangélica. Etc.
Sabe Dios que con estas palabras salidas de lo más profundo de nuestro corazón buscamos moverlo a la reflexión y debe usted saber que está especialmente presente en nuestras oraciones diarias.
     
Sin más le saludan atentamente en Argentina el día de San Pedro Poveda Castroverde presbítero y mártir asesinado el 28 de julio de 1936 por quienes odiaban la verdadera educación y culturas cristianas que él defendió hasta con su sangre:
     
Alberto Sebastian Verdugo DNI 32.133.047
Lucas Danilo Paez DNI 27.270.251
    
Nota 1:
a) la Instrucción “Redemptioni Sacramentum” emitida por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y publicada por la Conferencia Episcopal Argentina en abril del 2004; dice en su Capitulo Sexto: “La Sagrada Comunión” Punto Segundo: “La Distribución de La Sagrada Comunión” Artículo 91: “en la distribución de la sagrada comunión se debe recordar que los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes lo pidan de modo oportuno; estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos. Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohíba, debe ser admitido a la Sagrada Comunión. Así entonces, no es licito negar la sagrada comunión a un fiel, por ejemplo, solo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie.”
b) Código de Derecho Canónico, Libro IV de La Función de Santificar de La Iglesia, Parte I De los Sacramentos, Título III de la Santísima Eucaristía (cann. 897 – 958), Capítulo I de la Celebración Eucarística, Art. 2 de la participación en la Santísima Eucaristía, Canon 915: “No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave.”   
Y una dura carta de Mons. Carlo Maria Viganò, en la que básicamente Taussig es emplazado al Tribunal de Dios:

A Su Excelencia Reverendísima
Mons. Eduardo María Taussig
Obispo de San Rafael

Excelencia,
 
He quedado confundido y herido al enterarme por la prensa internacional de la decisión de cerrar el Seminario de la Diócesis de San Rafael y despedir a su Rector, el P. Alejandro Miguel Ciarrocchi.
 
Esta decisión habría sido tomada, trámite su celosa recomendación, por la Congregación para el Clero, que consideró inadmisible la negativa de los clérigos bajo su jurisdicción a administrar y recibir la Sagrada Eucaristía en la mano y no en la boca. Me imagino que la conducta loable y consecuente de los sacerdotes, clérigos y fieles de San Rafael le ofreció un excelente pretexto para cerrar el mayor seminario argentino y dispersar a los seminaristas para reeducarlos en otro lugar, en seminarios tan ejemplares que están vacíos. Su Excelencia fue admirablemente capaz de traducir en la práctica esa invitación a la parresía, en nombre de la cual la plaga del clericalismo denunciada por el Santo Padre, debería ser derrotada.
 
Puedo entender su decepción al ver que, a pesar de la martilleante labor de adoctrinamiento ultramoderno realizada en estas décadas, todavía hay buenos sacerdotes y clérigos que no anteponen la obediencia cortesana al debido respeto al Santísimo Sacramento; y me imagino su despecho al ver que incluso los fieles laicos y familias enteras –de lo que se llama “la Vendée de Los Andes”– siguen a los buenos pastores, de los que, como dice el Evangelio, “reconocen la voz”, y no a los mercenarios que no se preocupan por las ovejas (Jn 10,4. 13).
 
Estos episodios confirman la acción del Espíritu Santo en la Iglesia: el Paráclito infunde el don de la Fortaleza en los humildes y los débiles y confunde a los orgullosos y a los poderosos, haciendo manifiesta la fe en el Santísimo Sacramento del Altar por un lado, y su profanación culpable por el respeto humano por otro. Conformarse a la mentalidad del mundo tal vez merezca a Vuestra Excelencia la alabanza fácil e interesada de los enemigos de la Iglesia, pero no evitará ni la desaprobación unánime del bien, ni el Juicio de Dios, que bajo los velos de la Eucaristía está presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Y que pide a los Sagrados Pastores que sean sus testigos, no sus traidores y perseguidores.
 
Su Excelencia me permitirá señalar cierta incoherencia en su comportamiento con el lema que ha elegido para su escudo: Patérna atque fratérna charitáte. No veo nada paternal en castigar a los sacerdotes que no quieren profanar la Sagrada Eucaristía, ni ninguna forma de verdadera caridad para los que han desobedecido una orden inadmisible. La caridad se ejerce para el Bien y para la Verdad: si tiene el error como principio y el mal como fin, no es más que una grotesca parodia de la Virtud. Un Obispo que, en lugar de defender el honor que se debe al Rey de Reyes y de alabar a los que trabajan para este noble propósito, termina cerrando un floreciente Seminario y reprendiendo públicamente a sus clérigos, no realiza un acto de Caridad, sino un deplorable abuso, por el que será llamado a responder ante el tribunal de Dios. Rezo para que entienda cómo su gesto, evaluado sub specie æternitátis, es grave en sí mismo y escandaloso para los sencillos. Sus estudios en el Angelicum deberían ayudar a Su Excelencia en este trabajo de sano arrepentimiento, que también impone sub gravi también la necesaria reparación.
 
La prensa informa que en la Diócesis de Basilea, en la iglesia de Rigi-Kaltbad, una mujer [Anita Wagner, N. del E.] vestida con ropas sagradas solía simular la celebración de la misa en ausencia de un sacerdote ordenado, omitiendo sólo las palabras de la Institución. Me pregunto si Monseñor Félix Gmür se distinguirá por el mismo celo que le animó a usted, y recurrirá a los Dicasterios romanos para que la puesta en escena sacrílega sea castigada de manera ejemplar.
   
Me temo, sin embargo, que la inflexibilidad mostrada por usted al castigar a los sacerdotes que han desobedecido obedientemente no encontrará émulos en Suiza. Ciertamente, si en ese altar un sacerdote hubiera celebrado la misa en el rito tridentino, los secuaces del Ordinario no habrían tardado en golpearlo; pero una mujer que celebra la misa de manera abusiva y sacrílega es considerada hoy en día una cosa insignificante, tanto como exponer el Santísimo Sacramento del Altar a la profanación.
 
Junto con los clérigos y los laicos de vuestra Diócesis, a los que habéis golpeado injustamente y ofendido gravemente, rezo por Vos, Excelencia, por los jerarcas de la Santa Sede, y en particular por el Cardenal Beniamino Stella, a quien conocí como devoto sacerdote y como fiel Nuncio Apostólico, al que visité en Bogotá como Delegado de las Representaciones Pontificias. Alguna vez fue amigo mío, trabajé con él durante años en la Secretaría de Estado: desgraciadamente desde hace algún tiempo ya no puedo reconocerlo como tal, debido a su participación en los trabajos de demolición de la Iglesia de Cristo 
Rezamos por su conversión, una conversión a la que todos estamos llamados, pero que es inevitable para aquellos que trabajan no para la gloria de Dios, sino contra el bien de las almas y el honor de la Iglesia.
 
Todos rezamos por los seminaristas y por los fieles de San Rafael a los que usted, Su Excelencia, ha declarado la guerra.
 
Con caridad fraternal, en la verdad,
 
+ Carlo Maria Viganò

RUSIA Y SANTA SOFÍA

1º SIRIA: CON APOYO RUSO, AVANZA EL PLAN DE CREAR UNA “MINI SANTA SOFÍA”. (Elementos tomados de VALORES RELIGIOSOS y GLORIA NEWS).
  
Los presidentes Bashar al-Assad y Vladímir Putin visitan a Juan X Yazigi, Patriarca Greco-Ortodoxo de Antioquía en la catedral de Santa María en Damasco (7 de Enero de 2020).
 
Con el consentimiento del gobierno de Damasco, y con el apoyo de sectores políticos y militares rusos, pronto podría entrar en una fase operativa, la construcción de una iglesia dedicada a la Sabiduría Divina, erigida con la intención declarada de reproducir, aunque con dimensiones reducidas, el perfil arquitectónico de Hagia Sophia, la antigua basílica bizantina de Constantinopla –hoy Estambul–, recientemente convertida en mezquita por las autoridades turcas.
 
La “mini-Hagia Sophia” siria, según los promotores del proyecto, podría surgir en la región de Hama. La noticia ha sido dada por medios sirios y libaneses, citando información publicada por fuentes cercanas al gobierno de Damasco, que presentan la operación como una especie de respuesta ruso-siria a la elección turca de reabrir Hagia Sophia al culto islámico.
  
Según la agencia Fides –aunque aclaran que no han podido verificar esa información– a través de las redes sociales activistas y propagandistas cercanas al gobierno sirio, anunciaron que la colocación de la primera piedra de la futura iglesia ya habría tenido lugar en As-Suqaylabiyah (Seleucia ad Belum, una ciudad en la gobernación de Hama habitada antes de la guerra por unos 20 mil cristianos ortodoxos), en presencia de representantes de la Duma de Moscú (el Parlamento ruso) y con el consentimiento de las jerarquías del patriarcado greco ortodoxo de Antioquía (con sede en Damasco).
 
Según los informes, los soldados rusos estacionados en la base de Khmeimim, a 40 km al oeste de de Latakia, ya están preparando los planes para la construcción de la nueva iglesia, que estará justamente a pocos kilómetros de las bases ilegales del Ejército turco, patrocinador del terrorismo yihadista.
  
Nadel al Abdullah, conocido por liderar las Fuerzas de Defensa Nacional Siria, una milicia que se presentó como una fuerza de autodefensa compuesta por cristianos ortodoxos –uno de los grupos paramilitares desplegados con el gobierno de Assad en el conflicto contra los militantes yihadistas del autodenominado Estado Islámico (Daesh) o de Jabhat al Nusra–, se presentó como el promotor de la iniciativa. Abdullah declara que, con permiso del metropólita Nicholas Baalbaki, arzobispo de Hama y exarca del Norte de Siria de los greco-ortodoxos, puso a disposición la tierra en la que debe levantarse la “Mini-Hagia Sofia” siria.
 
Los medios sirios y libaneses también han relanzado las declaraciones del parlamentario ruso Vitaly Milonov, conocido en su país por las campañas destinadas a restaurar el antiguo nombre de Constantinopla en las publicaciones oficiales rusas para indicar la actual ciudad turca de Estambul, y por haber usado camisetas con la inscripción “Ortodoxia o muerte”, según la cual los ortodoxos rusos están dispuestos a apoyar generosamente la construcción en Siria de una iglesia con las características de Hagia Sophia.
 
Esta operación es presentada por los medios sirios como una respuesta a la decisión turca de volver a islamizar la antigua Basílica Cristiana, convertida en mezquita después de la conquista otomana de Constantinopla y transformada en un simple complejo de museos en 1934 por voluntad de Mustafá Kemal Atatürk, fundador de la moderna República de Turquía.
  
Milonov, en tono controvertido contra el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, también enfatizó que el presidente sirio Bashar al-Assad nunca ha soñado con convertir los templos de una determinada comunidad de fe en lugares de culto vinculados a otras afiliaciones religiosas.
  
La agencia Fides concluye que «la historia de la antigua Basílica de Hagia Sophia, convertida en una mezquita, y más en general la condición de los cristianos en muchos países de Oriente Medio, es cada vez más claramente, terreno para operaciones geopolíticas de todo tipo, con efectos actualmente indescifrables en el presente y futuro de los bautizados de esas tierras».
  
2º SANTO SÍNODO DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA: «LA USURPACIÓN TURCA DE SANTA SOFÍA NOS ENCONTRÓ A LOS ORTODOXOS DIVIDIDOS POR LA CUESTIÓN UCRANIAN (Fuetner: BYZANTINE TEXAS).
En su sesión del 16 al 17 de Julio, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa emitió un comunicado en relación a la decisión del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan de reconvertir en mezquita la catedral de Santa Sofía:
«El Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa expresa su profundo pesar sobre la decisión del liderato estatal de Turquía de revocar el estatus de museo de Santa Sofía y darlo a la comunidad musulmana para su culto público.
 
La decisión fue tomada sin tener en cuenta las peticiones y posiciones explícitas de los Primados y jerarcas de las Iglesias Ortodoxas Locales, representantes de gobiernos extranjeros, numerosas organicaciones no gubernamentales y de dereechos humanos, y clérigos de varias confesiones y tradiciones religiosas. Ha herido los sentimientos religiosos de millones de cristianos alrededor del mundo, los cuales pueden causar disturbio en el balance interreligioso y deteriorar lel entendimiento mutuo entre Cristianos y Musulmanes tanto dentro como fuera de Turquía.
 
En un tiempo cuando la Cristiandad está siendo perseguida en muchos lugares del planeta y mientras el éxodo de Cristianos desde los países del Medio Oriente, la decisión de las autoridades turcas infligen dolor particular. Santa Sofía fue construida en honor a Jesucristo el Salvador, permaneciendo la conciencia de millones de Cristianos. Y para la Iglesia Ortodoxa, esta catedral es de importancia histórica y espiritual.
 
Apelando a las Iglesias Locales hermanas, notamos con gran tristeza que este evento desalentador ha encontrado al mundo ortodoxo dividido, como consecuencia directa de la decisión anticanónica del cisma en Ucrania, que debilitó nuestra capacidad de oponernos juntos a las nuevas amenazas espirituales y desafíos civilizacionales. Ahora, en un tiempo de creciente Cristianofobia y de creciente presión a la Iglesia por la sociedad seglar, la unidad es necesaria más que nunca. Llamamos a las Iglesias Locales hermanasa a trabajar juntos en espíritu de paz y caridad en Cristo a fin de buscar formas de superar la crisis.
 
Esperamos que las autoridades turcas tomen los pasos necesarios para preservar los invaluables mosaicos cristianos que han milagrosamente sobrevivido hasta el presente y asegurar el acceso a ellos para los peregrinos Cristianos.
 
Expresando nuestra esperanza por una mayor promoción y fortalecimiento del respeto y entendimiento entre los creyentes de las distintas religiones mundiales, también llamamos a la comunidad internacional para brindar toda la asistencia posible para mantener el estatus especial de Santa Sofía, que es de intemporal importancia para todos los Cristianos».

NOVENA EN HONOR A SAN JUAN MARÍA VIANNEY

Traducción y adaptación de la Novena publicada en The life of the Blessed John B. Marie Vianney, Curé of Ars, compilado por Joseph Schaefer en Nueva York, año 1911. Nihil Obstat por el censor archidiocesano Dr. Thomas B. Cother, e Imprimátur por Mons. John M. Farley, Arzobispo de Nueva York, el 22 de Octubre de 1910.
 
NOVENA EN HONOR DE SAN JUAN MARÍA VIANNEY, CELOSO TRABAJADOR DE LA VIÑA DEL SEÑOR

  
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA PRIMERO – 31 DE JULIO
FE
En este primer día de la Novena consideraremos la fe de este santo varón. Una fe viva es necesaria a fin de agradar a Dios. Creamos cada palabra que Dios ha hablado por su Santa Iglesia. Debemos practicar esta fe también con las obras. La fe sin obras está muerta. Sin las obras será solamente una declaración vacía de lo que creemos. En una fe firme e inquebrantable, San Juan María Vianney vivió y murió, y se hizo santo.
    
ORACIÓN POR LA FE
Derrama en mi alma, oh Dios, por la intercesión de San Juan María Vianney, pastor de Ars, una fe viva y cordial. Esa fe será mi salvación, como fue la salvación de todos los santos que están en el Cielo. Amén.
       
ORACIÓN A SAN JUAN MARÍA VIANNEY
Te doy gracias, Dios mío, por la gracia de esta novena a tu bienaventurado siervo, San Juan María Vianney. Te suplico, primeramente, que me enseñes las singulares virtudes de este hombre santo: su piedad, mortificación, pobreza y amor a Dios y a nuestro prójimo. Que me convierta, de esta forma, en un miembro útil de la familia humana. He pedido, Señor, por tu siervo San Juan María Vianney, para que pueda rogar por mí y por mi intención (Mencionar aquí la intención).
 
Se ha sabido que muchas gracias han sido concedidas a aquellos que han orado con este espíritu. Incluso has obrado milagros, oh Dios, en aprobación de esta devoción. Alentado por los méritos de la vida de San Juan María Vianney, te suplico, oh Señor, obtenerme la gracia y el favor de esta novena, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
  
LETANÍA EN HONOR A SAN JUAN MARÍA VIANNEY, CURA DE ARS (Para devoción privada)

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
  
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios, ten piedad de nosotros.
 
Santa María, ruega por nosotros.
San Juan María, ruega por nosotros.
San Juan María, revestido con gracia desde tu infancia, ruega por nosotros.
San Juan María, modelo de piedad filial, ruega por nosotros.
San Juan María, siervo devoto del Inmaculado Corazón de María, ruega por nosotros.
San Juan María, lirio inmarcesible de pureza, ruega por nosotros.
San Juan María, fiel imitador de los sufrimientos de Cristo, ruega por nosotros.
San Juan María, abismo de humildad, ruega por nosotros.
San Juan María, Serafín en la oración, ruega por nosotros.
San Juan María, fiel adorador del Santísimo Sacramento, ruega por nosotros.
San Juan María, ardiente amante de la santa pobreza, ruega por nosotros.
San Juan María, tierno amigo de los pobres, ruega por nosotros.
San Juan María, penetrado con el temor del Juicio de Dios, ruega por nosotros.
San Juan María, fortificado con visiones divinas, ruega por nosotros.
San Juan María, que fuiste atormentado por el espíritu maligno, ruega por nosotros.
San Juan María, perfecto modelo de virtud sacerdotal, ruega por nosotros.
San Juan María, pastor firme y prudente, ruega por nosotros.
San Juan María, inflamado por el celo, ruega por nosotros.
San Juan María, fiel asistente de los enfermos, ruega por nosotros.
San Juan María, catequista infatigable, ruega por nosotros.
San Juan María, que predicaste con palabras de fuego, ruega por nosotros.
San Juan María, sabio director de las almas, ruega por nosotros.
San Juan María, especialmente agraciado con el espíritu de consejo, ruega por nosotros.
San Juan María, iluminado por luz celestial, ruega por nosotros.
San Juan María, formidable a satanás, ruega por nosotros.
San Juan María, compasivo con toda miseria, ruega por nosotros.
San Juan María, providencia de los huérfanos, ruega por nosotros.
San Juan María, favorecido con el don de milagros, ruega por nosotros.
San Juan María, que reconciliaste a muchos pecadores con Dios, ruega por nosotros.
San Juan María, que confirmaste a muchos justos en el camino de la virtud, ruega por nosotros.
San Juan María, que gustaste las dulzuras de la muerte, ruega por nosotros.
San Juan María, que ahora te regocijas en la gloria del Cielo
San Juan María, auxiliador de todos los que te invocan, ruega por nosotros.
San Juan María, patrono del clero, ruega por nosotros.
 
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros, Señor.
  
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
  
℣. Ruega por nosotros, San Juan María.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN
Dios omnipotente y misericordioso, que hiciste admirable a San Juan María en su celo pastoral y en su constante amor a la penitencia, concédenos te suplicamos, la gracia de ganar para Cristo, por su ejemplo e intercesión, las almas de nuestros hermanos y alcanzar con ellos la gloria eterna.

Oh San Juan María, incomparable trabajador en el campo confiado a ti, obtén para la Iglesia la realización del deseo de Jesús. La mies es abundante, pero los obreros pocos. Ruega al dueño de la mies que envíe trabajadores a su viña. Oh San Juan María, intercede por el clero. Que tu patrocinio y tu oración multipliquen las verdaderas vocaciones sacerdotales. Que el Espíritu Santo te conceda emuladores; ¡que Él nos de santos! Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

DÍA SEGUNDO – 1 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
ESPERANZA CRISTIANA
Considera las bendiciones de la esperanza cristiana. Es una confianza en Dios, en Su Providencia, una sumisión viva, filial y confiada a la voluntad de Dios, sabiendo que Dios ordenaá las cosas a su mayor gloria y a nuestro provecho espiritual. ¡Qué consolación se encuentra en la esperanza cristiana! ¡Cuán dulce es! No podemos ser decepcionados si confiamos en Dios, que no puede engañar. La esperanza es nuestra vida espiritual y el principio de nuestra perseverancia activa en ella. ¡Cuán horrible es el mundo sin esperanza! ¡Cuán gloriosa vida comienza con la esperanza! Dios pone la esperanza en nuestros corazones.
    
ORACIÓN POR LA ESPERANZA
Dame, oh Señor, esa esperanza que elevó el espíritu de San Juan María Vianney, esa esperanza que le dio paciencia en el largo de su sufrimiento. Él lo hizo todo con la esperanza que tu gloria sea aumentada. Infunde en mi corazón el deseo de hacer buenas obras en tu nombre.
  
La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA TERCERO – 2 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
AMOR A DIOS
En el tercer día debemos considerar el amor de Dios. Debemos amar a Dios sobre todas las cosas, vivir en este amor, y continuar amándolo hasta el final. Ama al Hijo de Dios, Jesucristo, ama a la Iglesia, la Esposa de nuestro Señor. El amor de Dios nos llevará al Cielo. Dios nos dará todo si lo amamos a Él. Es tan razonable amar a Dios; de hecho, el hombre si no ama a Dios, es un tonto. Es nuestra religión, nuestra felicidad y nuestra bendición suprema. Es nuestro mismo Cielo aquí sobre la tierra. La felicidad del Cielo, comenzada en este mundo aun imperfectamente, si perseveramos hasta el fin, continuará por toda la eternidad.
    
ORACIÓN POR EL AMOR A DIOS
Oh Dios mío, te amo con todo mi corazón y sobre todas las cosas porque Tú, oh Dios, eres el Sumo Bien, y porque tus propias perfecciones infinitas son dignísimas de todo amor.
   
La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
   
DÍA CUARTO – 3 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
AMOR AL PRÓJIMO
Este día será dado a la consideración del amor que debemos tener a nuestro prójimo. Que el amor al prójimo se imprima profundamente en nuestra mente. Esto es muy importante. Es el segundo sólo al amor de Dios. No puedes hacer nada agradable a Dios a menos que lo hagas por un motivo, sea por amor a Dios o por nuestro prójimo. Estos han sido los mayores seres humanos que han amado a Dios sobre todas las cosas y a sus prójimos como a sí mismos.
    
ORACIÓN PARA OBTENER EL AMOR A NUESTRO PRÓJIMO
Querido Jesús mío, amador de todos los hombres, enséñame a amar a mi prójimo como Tú amaste incluso a tus enemigos. San Juan María Vianney fue tu fiel seguidor en la práctica de esta virtud. Él amó a las almas. Que me consuma también, por una devoción a él, el mismo amor por las almas.

La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA QUINTO – 4 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
HUMILDAD
La gran virtud de nuestro santo es la humildad. Tratemos de imitar y entender esta virtud. Hallaremos algunas buenas almas que nunca piensan mucho de sí mismas. Ellas quieren siempre estar en el último lugar. Ellas no quieren ser consideradas en lo absoluto. Sin embargo, siempre están haciendo el bien. Ellas son preciosas a la vista de Dios.
    
ORACIÓN POR LA HUMILDAD
Oh dulce y humilde Jesús, dame también la preciosa virtud de la humildad, la cual diste tan abundantemente a tu siervo San Juan María Vianney, para que también pueda ser agradable a tu vista y agradable ante los hombres. Nunguna virtud es tan atrayente como la humildad. Tú, oh Señor, exaltas a los humildes. Ser grande ante tu vista y aprobado por Ti es el objeto de mi deseo.

La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA SEXTO – 5 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
AMOR DE LA POBREZA
El amor de la pobreza es un amor sincero y activo. La falta de posesiones, el deseo de no tener nada, dar a los pobres lo que tenemos, o lo que no necesitamos, es pobreza. Practica la autonegación. Ahorra para dar a los pobres, para construir hospitales, asilos para huérfanos o iglesias. Haz decir misas por las pobres ánimas sufrientes en el Purgatorio.
    
ORACIÓN POR LA POBREZA
Señor, Tú has dicho: “Bienaventurado el que piensa en los pobres”. Que yo tenga ese conocimiento, que es el camino práctico para mostrar mi amor al prójimo en dificultad. Que, como Tú, sea también un buen samaritano haciendo el bien y socorriendo a quien lo necesite. No sólo debo ser pobre en el espíritu, sino qu también debo amar ser pobre en realidad, porque los pobres son los hermanos de Cristo.

La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA SÉPTIMO – 6 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
MORTIFICACIÓN
Este día debe ser dedicado a la virtud de la mortificación. Aparta las comodidades de comer y beber, la extravagancia de la vida y los lujos personales. Vive sencillamente y como un hombre pobre. Sé simple en los vestidos, pero está bien vestido. Sé abstemio en tu mesa. Especialmente guárdate de toda indulgencia en el beber. La abstinencia en el beber es una virtud muy recomendable. Niégate muchas cosas que son innecesarias. No cedas a todas las incitaciones del apetito. Sé templado.
    
ORACIÓN PARA OBTENER LA GRACIA DE LA MORTIFICACIÓN
Tú, Señor, desde el comienzo has mandado la mortificación de la carne. Desde el comienzo, los deseos de la carne han sido el bane de una vida piadosa. Cuando consiga tu gracia, oh Señor, inspírame con al gún grado de esta firmeza y fiel adhesión a Ti. No sufras que mi corazón sea vencido por esa inconstancia que es tan natural a él, ni permitas que mi vida sea una perpetua sucesión de malas prácticas e infidelidades. Concédeme que mi corazón sea todo tuyo, todo el tiempo y para siempre. Y que por la mortificación pueda merecer la bienaventuranza eterna.

La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA OCTAVO – 7 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
ORACIÓN
Debemos orar en todo tiempo. Cada acto debe ser una oración. El espíritu de oración debe estar en toda nuestra vida cristiana. Debemos orar si queremos hacer algo grande en la vida espiritual. Una vida sin oración es un período mayormente improductivo. La oración es la conversación íntima con Dios. Nuestro Santo siempre estuvo íntimamente unido a Dios en la oración. San Juan María Vianney nunca dejó de orar.
    
ORACIÓN POR UN VERDADERO ESPÍRITU DE DEVOCIÓN
Cuán dulce, oh Señor, respirar solamente tu amor y decirte con todo mi corazón: ¡Mi Dios y mi todo! ¡Concédeme que esas palabras puedan entrar en mi alma! Haz pues, imprimirlas en tal modo sobre mi mente y mi corazón, para que pueda entenderlas y practicarlas. Que yo sea devoto a la oración. Haz que mi delectación sea conversar contigo, que ore por todo lo que necesite y ante toda empresa, para que con la oración pueda empezar toda obra y sea felizmente concluida con la oración. Tú eres mi Salvador. Que yo te posea en la oración aquí en la tierra, y que seas Tú mi porción por toda la eternidad en el Cielo.

La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

DÍA NOVENO – 8 DE AGOSTO
Por la señal,…
Acto de contrición.
      
DEVOCIÓN A MARÍA SANTÍSIMA
En el último día de la novena debemos intentar aprender y comenzar a cultivar una devoción, que apela al corazón de cada católico, esto es, la devoción a la Madre de Dios. ¡Qué es la vida católica sin el amor a Santa María! ¡Cuán oscura y horrible es una vida sin la consolación espiritual de la Comunión de los Santos! En resumen, ten una gran devoción a María. Ora a ella con confianza como uno que tiene el derecho a ser escuchado y el derecho de dirigirse a ella. Ama a María con el más sincero afecto. Que no pase un día sin haberle dicho una oración. Reza el Rosario cada día. Viste en su honor el escapulario. Acude a la Confesión y a la Santa Comunión en sus fiestas. Realiza muchos pequeños actos de religión por motivo del amor a la Santísima Virgen.
       
ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA
Mi querido Salvador, Jesucristo, Hijo de la Virgen María, concédeme la gracia de amar a tu Madre. Esta gracia es tal distinción, tal gracia de salvación, que debo tenerla por todos los medios. Dios te salve, Santa Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva. A Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Vuelve, graciosísima abogada, tus ojos de misericordia hacia nosotros, y después de este destierro muéstranos el fruto bendito de tu vientre. Oh amantísima, piadosísima y dulcísima Virgen María. Ruega por nosotros, oh Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
 
La Letanía y la Oración se rezarán todos los días.

jueves, 30 de julio de 2020

MÉXICO: ABORTADA LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO EN VERACRUZ

Elementos tomados de EL ECONOMISTA, AL CALOR POLÍTICO, LIBERTAD BAJO PALABRA y EL UNIVERSAL (México), entre otras fuentes.
  
Con 4 votos en contra y 1 a favor se rechazó por parte de la Primera Sala Civil y Penal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, órgano de cierre de la rama judicial mexicana, el proyecto de sentencia del ministro (magistrado) Juan Luis González Alcántara Carrancá, que pretendía legalizar el aborto en el estado de Veracruz.
  
La ponencia de amparo en revisión 690/2019 de González Alcántara Carrancá pretendía confirmar la medida cautelar otorgada el 2 de Julio de 2018 por el juez federal 18 de Distrito de Xalapa (VE) José Enrique Santos Álvarez a favor de las Asociaciones Civiles Justicia, Derechos Humanos y Géneros; Colectivo Aquelarre; y Colectivo Feminista de Xalapa, contra el director de Servicios Jurídicos de la LXIV Legislatura de Veracruz que ordenaba al Congreso del estado la modificación de los artículos 149, 150 y 154 del Código Penal de Veracruz, en el sentido de, además de la despenalización del aborto hasta la semana 12 de gestación, ampliar también las causales relacionadas con la salud de la mujer, y la eliminación del límite de 90 días para interrumpir el embarazo en el caso de violación. La SCJN asumió la competencia luego que el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Séptimo Circuito (Veracruz) declinara conocer de la revisión al juicio de amparo 1191/2017 por asuntos de competencia.
   
Con todo e intimidación de la Secretaria de Gobernación Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila (que el día anterior dijo en su intervención durante “La Mañanera” del presidente MALO, valiéndose de su condición de ministra en retiro: «Mi opinión la conocen y la han conocido desde hace muchos años, y esta es que la mujer no debe enfrentar un proceso penal por haber tomado una decisión de esa naturaleza, o sea, simplemente es recriminazarla nuevamente. Entonces yo estaría totalmente de acuerdo con la ponencia del señor ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, que establece para el estado de Veracruz esta situación»), el proyecto fue rechazado por los ministros Ana Margarita Ríos Farjat, Norma Lucía Peña Hernández, Mario Pardo Rebolledo y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, bajo el entendido de que el Congreso de Veracruz no ha omitido legislar sobre el aborto puesto que no hay obligación constitucional de legislar al respecto en un sentido o en otro. Los ministros Pardo Rebolledo y Ríos Farjat señalaron que sus votos eran por cuestiones de forma y no de fondo en el proyecto de González Alcántara Carrancá.
  
Aunque la improbación de la ponencia significa que la Secretaría de Acuerdos de la Primera Sala Civil y Penal de la SCJN debe asignar el caso a uno de los ministros mayoritarios (y que los colectivos abortistas pueden subsanar la demanda), el presidente del Frente Nacional por la Familia, Rodrigo Iván Cortés, celebró la decisión. «Hoy ha triunfado la vida; esto no quiere decir que aquí pare la lucha, la lucha a favor de la vida va a continuar, ya que tenemos 28 estados con la amenaza de aborto, con iniciativas de ley en sus congresos», dijo, refiriéndose a que se está debatiendo el aborto en los Congresos estatales de Coahuila, Guanajuato, Hidalgo, México, Michoacán, Quintana Roo y Tlaxcala. En el DF, el aborto es legal desde el 25 de Abril de 2017, y en Oaxaca, desde el 25 de Septiembre de 2019, ambas con ponencias del Partido de la Revolución Democrática.
  
Por su parte, el presbítero José Manuel Suazo Reyes, vocero de la Archidiócesis de Xalapa, expresó: «Estamos muy felices porque la ciudadanía se involucró; en todo México hubo reacciones, porque se trataba de una situación muy delicada y qué bueno que los ministros de la Suprema Corte entraron en razón. México es Provida, México da un voto y un paso muy importante para favorecer la cultura de la vida y eso es motivo de alegría y gozo», al tiempo que exhortó a los legisladores del estado a «presentar iniciativas de prevención de la violencia contra las mujeres, de protección a las mujeres embarazadas y de hacer políticas públicas con perspectiva de familia» y negó que en Veracruz se arrestara a las mujeres por abortar, afirmación que constantemente esgrimen los abortistas para exigir su despenalización.

Se prevé también que este revés judicial signifique un duro golpe para el gobernante Movimiento de Renovación Nacional (MORENA), sobre todo a vista de las elecciones para la legislatura en el mayoritariamente conservador estado de Veracruz, que se realizarán 6 de junio de 2021.
 

BEATO MANÉS DE GUZMÁN, HERMANO DE SANTO DOMINGO

Beato Manés de Guzmán
 
Caleruega, en el corazón de la provincia burgalesa, se nos ofrece todavía como un ejemplar de aquellas aldeas, con su caserío agrupado junto a la silueta recia y protectora de un viejo torreón medieval, maltratado por los siglos, pero aún erguido con noble apariencia retadora. Caleruega es, en la actualidad, un pueblecito de unos mil habitantes que mira por el Mediodía hacia una vasta llanura, árida y monótona, y distingue hacia el Norte una agreste región que a lo lejos se empina en sierras fieramente dentadas de riscos y precipicios. Adosado a su torreón, de trazo rectangular, que conserva cierta inflexible esbeltez, se levantó en un tiempo el castillo de los Guzmanes, finalmente destinado, en 1270, por Alfonso el Sabio, para monasterio de dominicas.
   
Muchos años antes, a mediados del siglo XII, habitaba el castillo una familia que dio a la Iglesia dos santos y un beato en sólo el curso de dos generaciones.
   
Suena bien el apellido de Guzmán en oídos españoles. Las páginas de nuestra historia le recuerdan con frecuencia y aparece entre las estrofas del Romancero por mor de la hazaña de Guzmán el Bueno en la defensa de Tarifa. Pero en los tiempos a que nos referimos ya no se luchaba por los campos de Burgos, y don Félix de Guzmán, a quien el monarca había confiado la defensa de aquella plaza, pudo cultivar en paz las sólidas virtudes de religiosidad y dulzura hogareña que anidaban en su corazón, profundamente fervoroso y cristiano.
   
Noble apellido el de don Félix. Pero nada tenía que envidiarle el de su esposa, doña Juana de Aza, dama acaudalada, cuyos padres residían y mandaban en la villa de este nombre, entre Aranda y Roa, y de dotes tan elevadas y escogidas que la llevaron, tras una vida ejemplar, a los altares, donde hoy la ofrece la Iglesia a la devoción de los fieles entre la corte admirable de sus santos.
   
Unidos por el amor, don Félix de Guzmán y doña Juana de Aza, en un tiempo en que los valores del espíritu resplandecían sobre toda clase de apreciaciones materialistas, y compitiendo sus almas en celo religioso y nobleza de sentimientos, era lógico que formaran un hogar donde Dios recogiera frutos de evangélica belleza y la Iglesia encontrara paladines para sus empresas y moradores para sus cenáculos.
   
Así fue, en efecto. Félix de Guzmán murió en olor de santidad y su cuerpo duerme el sueño de los justos en el monasterio de San Pedro, de Gumiel de Izán. Doña Juana, elevada, como hemos dicho, a los altares, fue sepultada primero al lado de su esposo, y descansa ahora en San Pablo de Peñafiel. De tres hijos suyos nos habla la historia. El mayor, Antonio, se consagró a Dios en el sacerdocio, y, desdeñando altos beneficios y dignidades eclesiásticas, muy posibles dada la posición de su noble familia, se enterró en vida en un hospital, para cuidar de los pobres y los peregrinos que acudían por entonces en gran número al sepulcro de Santo Domingo de Silos. El menor fue aquella gran figura de la hagiografía hispana que el mundo conoce por Santo Domingo de Guzmán. Entre ambos Manés, a quien están dedicadas las presentes líneas.
   
A menudo resulta difícil discriminar lo histórico de lo legendario cuando se pretende presentar la biografía de los santos de la Edad Media. Ello ocurre aun con figuras del más destacado relieve, de aquellos que brillaron con acusado fulgor en el firmamento de las glorias cristianas. Bien conocido parece ser Santo Domingo de Guzmán y harto evidentes resultan la mayoría de sus hechos, andanzas y milagros. Y, sin embargo, sus propios biógrafos suelen hacer constar esta premisa de carácter general y los más escrupulosos se afanan en presentar por separado lo que en sus investigaciones han hallado como historia cierta de aquello otro que no se atreven a desarraigar totalmente del campo de la leyenda, tan fecundo en profundos barroquismos de maravillas, éxtasis y revelaciones.
   
Si tal sucede con el propio fundador de la Orden de Predicadores y creador del rezo del rosario, imagínense las dificultades que se encontrarán para sacar a luz la existencia de su hermano Manés que, sencillo y humilde como florecilla perdida en ubérrimo valle, pasó por el mundo sin apenas dejar otro recuerdo que el olor de una bondad fragante y una abnegación silenciosa.
   
Su propio nombre resulta dudoso, pues hay quienes le llaman Mamés y otros Mamerto, y hasta la fecha de su nacimiento se ignora, aunque hubo de ser antes, probablemente no mucho, del año 1170, en que, según todas las probabilidades (tampoco esto es seguro), vino al mundo su hermano Santo Domingo.
   
Ocupa, pues, Manés, en la cronología familiar, el puesto intermedio entre sus dos hermanos Antonio y Domingo, y este lugar parece encerrar cierto simbolismo que refleja algunas de las particularidades de su carácter. De lo que no cabe duda es de que fue callado y de pocas iniciativas: hombre de ideas sencillas y dulce carácter: firme en su profunda devoción y amor a Dios y a sus semejantes: aficionado a la oración y meditativo. Se le conoce como Manés el contemplativo: su alma era transparente como el cristal y nunca perdió la pura inocencia, que es una de las características de muchos de los elegidos del Señor.
    
Manés se sintió atraído y como subyugado por la férrea voluntad y el trepidante dinamismo de Domingo: se unió a éste, y a su lado permaneció largos años, siempre dispuesto a secundarle en sus empresas y a obedecer sus indicaciones, tan calladamente que apenas se le nombra de tarde en tarde por los historiadores del fundador de los dominicos, pero con una efectividad operante que surge como con destellos propios cada vez que esto ocurre.
   
Gran parte de su juventud la pasó Manés al lado de su santa madre, entregado a la práctica de la piedad y de las virtudes cristianas y a la lectura de los libros santos hasta que marchó a unirse a su hermano Domingo en tierras francesas del Lanquedoc, donde aquél trabajaba en la conversión de los herejes, a lo que también se entregó Manés, prodigando sus sermones y sus exhortaciones, que alternaba con la oración fervorosa y las más severas penitencias.
   
Tarea había, ciertamente, para todos en la gran empresa en que Santo Domingo se encontraba enfrascado. Sus luchas contra los errores y las malicias de los albigenses requerían el mayor número posible de auxiliares, y, al fundar aquél la Orden dominicana, a la que dio como especiales características las del estudio y la contemplación, Manés fue uno de los primeros miembros de la misma que en manos de su propio hermano hizo profesión de seguirle y cooperar al acrecentamiento de la obra de Dios.
   
Sabido es que Domingo, una vez confirmada la Orden por el Papa Honorio III, decidió dispersar sus frailes por el mundo, haciéndoles salir del monasterio de Prulla, verdadera cuna de la Orden, para que establecieran en diversos países nuevas casas que sirvieran de centros irradiadores de la verdad evangélica.
   
La dispersión tuvo lugar el día de la Asunción de Nuestra Señora, de 1217, fecha que ha pasado a las crónicas de la Orden con el calificativo de Pentecostés dominicano. La despedida del fundador fue tierna y patética. Se apartaban de él quienes primero se le habían unido y a su lado habían rezado y predicado, y entre ellos se encontraba el hermano, Manés, que formaba parte del grupo que salió con dirección a París, para, como atestigua Juan de Navarra, "estudiar, predicar y fundar un convento" en la capital de Francia.
   
Es curioso que, a la par que estos religiosos, salieran otros para España y que Manés figurase, no obstante, entre los primeros. No parece arriesgado presumir que Santo Domingo lo decidiera así por parecerle más difícil la lucha evangélica en Francia que en España, dando con ello una prueba de la confianza que tenía en su hermano. No era, por otra parte, Manés el único español que figuraba en el grupo, sino que había otros dos más entre los siete que lo componían. La labor que todos ellos llevaron a cabo fue magnífica. A su llegada a París se acomodaron en una vivienda modesta, frente al palacio del obispo; pero poco más tarde les concedieron una casa de mayor amplitud, donde fundaron el convento de Santiago, que no tardó en convertirse en uno de los de más nombradía de la Orden, tanto por aquel tiempo como en los posteriores.
   
Pero aún había de conferir Domingo a su hermano otra misión, si no de tanta trascendencia, quizá más delicada y difícil, y a la que el santo fundador concedía importancia singular.
     
Iniciadas las Comunidades de dominicas, Santo Domingo tuvo decidido interés en destinar a cada una de ellas algún vicario de la propia Orden que las gobernase, dirigiese y santificase. "Proveyólas principalmente –dice a este respecto el grave historiador Hernando del Castillo– de maestros y padres espirituales que las enseñasen, guardasen, amparasen, alumbrasen, consolasen y desengañasen en los muchos y varios casos y cosas a que en la prosecución de tan santa y nueva vida se les habían de ofrecer. Y, después de pintar cuáles son las virtudes que deben hacer de las comunidades religiosas, "congregaciones de ángeles", añade: "Para tales las criaba Santo Domingo, y por eso fue su primer cuidado dejar en su guarda y compañía a quien pudiese ser maestro y padre de la perfección que buscaron dejando el mundo y de la que prometieron buscando a Dios".
   
Si éstos eran el pensamiento y los deseos de Santo Domingo, puede suponerse con cuánto cuidado elegiría a aquellos de sus monjes que habían de encargarse de la función de vicarios en las Comunidades religiosas dominicas. Para esto también resultaban insuperables las dotes de Manés, virtuoso, prudente, reflexivo y fiel cumplidor de las reglas de la Orden y de las advertencias de su fundador.
   
Por eso, sin duda, cuando en Madrid se estableció la primera Comunidad de dominicas en el monasterio que más adelante se conoció con el nombre de Santo Domingo que gozó de la protección del rey San Fernando, designo para vicario de la misma a su hermano Manés, que con este motivo se reintegró a la madre patria para continuar en ella su vida religiosa.
   
Manés cumplió su misión a plena satisfacción de Santo Domingo, que, desde Roma, dirigió a la superiora de la Comunidad de Madrid una carta, en la que desborda el cariño que experimentaba por su hermano y la alta estima que las dotes y virtudes de éste le merecían. Dice así aquella tierna misiva:
"Fray Domingo, maestro de los frailes Predicadores, a nuestra muy amada priora y hermanas del monasterio de Madrid, salud y acrecentamiento de virtudes.
 
Mucho nos alegramos y damos gracias a Dios por haberos favorecido en esa santa vocación y haberos librado de la corrupción del mundo. Combatid, hijas, el antiguo enemigo del género humano, dedicándoos al ayuno, pues nadie será coronado si no pelease. Guardad silencio en los lugares claustrales, esto es, en el refectorio, dormitorio y oratorio, y en todo observad la regla. Ninguna salga del convento, y nadie entre, no siendo el obispo y los superiores que viniesen a predicar y hacer visita canónica. Aficionaos a vigilias y disciplinas; obedeced a la priora; no perdáis tiempo en inútiles pláticas. Como no podemos procuraros socorros temporales, tampoco os obligamos a hospedar religiosos ni otras personas, reservando esta facultad a la priora con su consejo. Nuestro carísimo hermano fray Manés, que no ha omitido sacrificio alguno para conduciros a tan santo estado, adoptará cuantas disposiciones le parezcan convenientes para que llevéis santa y religiosa vida. Le autorizamos para visitar y corregir a la Comunidad y, si fuese preciso, para sustituir a la priora, con el parecer de la mayoría de vosotras, y para dispensar en algunas cosas, según su discreción. Os saludo en Cristo".
   
Después de la muerte de Santo Domingo, ocurrida en el convento de San Nicolás, en Bolonia, el 6 de agosto de 1221, apenas se vuelven a tener noticias del Beato Manés. Consta, sin embargo, que siguió su vida religiosa en España y que guardó siempre un inextinguible cariño y una profunda veneración por aquel hermano que había sido su estrella y su guía y a cuyo amparo, y, por así decirlo, a sus inmediatas órdenes, estaba acostumbrado a actuar. Muchos de sus esfuerzos debieron dirigirse a procurar que los fieles le tributaran culto y a que su memoria perdurara en el discurrir de los tiempos.
   
A este respecto refiere Rodrigo de Cerrato, contemporáneo del Santo, que, "cuando en España se supo que era canonizado el bienaventurado Domingo, su hermano fray Manés vino a Caleruega, y, predicando al pueblo, los excitó a que en el lugar donde el Santo había nacido edificaran una iglesia, y añadió: "Haced ahora una iglesia pequeñita, que será ensanchada cuando a mi hermano le placiere".
   
Efectivamente, se construyó la iglesia y, según el mismo historiador, "lo que el varón venerable predijo con espíritu de profecía de que aquella pequeñita iglesia sería agrandada lo vemos en nuestros días cumplido, pues Don Alfonso, rey ilustrísimo de Castilla y de León, hizo que allí se edificase un monasterio con toda magnificencia, donde sirven al Señor Dios religiosas de nuestra Orden".
   
Manés continuó su vida humilde de oración, predicación y estudio, hasta el año 1234, en que, hallándose de nuevo en Caleruega, Dios le llamó a compartir en el cielo la gloria del hermano a quien tanto había amado y ayudado en la tierra, y fue enterrado en el panteón de su familia, en el monasterio de San Pedro, del cercano pueblo de Gumiel de Izán.
   
El dominico Bernardo Guidón lo confirma así: "Descansa en un monasterio de los monjes blancos en España, donde es esclarecido con milagros. Es reputado santo y conservado en una sepultura cerca del altar. Así lo refirió un religioso español, socio del prior provincial de España, que asistió al Capítulo general celebrado en Tolosa el año 1304, y había visitado dicho sepulcro".
   
Cuando principiaron a darle culto trasladaron sus reliquias del panteón de su familia al altar mayor, y allí estaban expuestas a la veneración pública, juntamente con otras muchas de otros santos, traídas de Colonia. El padre fray Baltasar Quintana, prior del convento de Aranda de Duero, enviado por el padre provincial a Gumiel para examinar lo referente al sepulcro de los Guzmanes, dice en carta escrita el año de 1694, al padre maestro fray Serafín Tomás Miguel, autor de una vida de nuestro padre Santo Domingo, que "la venerable cabeza de San Manés y otras reliquias suyas se hallaban en el altar mayor y tenían esta inscripción: Sancti Mamérti Órdinis Prædicatórum, Fratris Sancti Domínici de Caleruéga in Hispánia".
   
Después las benditas reliquias pasaron por varias vicisitudes y, a excepción de un pedazo del cráneo que conservaron las dominicas de Caleruega, se desconoce lo ocurrido con el resto, si bien es muy probable que desapareciera cuando los desórdenes y quemas de conventos de los años 1834 y 35 en Barcelona, adonde, según todas las apariencias, las había llevado el por entonces procurador general de la Orden, padre fray Vicente Sopeña.
   
Como quiera que fuese, el culto a San Manés se difundió mucho después de su muerte. Canonizada su madre por el Papa León XII, a ruegos del rey de España Don Fernando VII y de los magnates de la nación, estos mismos grandes señores elevaron a Roma sus solicitudes para que el segundo hijo de Santa Juana de Aza recibiera también los honores del culto y, efectivamente, Manés fue proclamado Beato por el Papa Gregorio XVI, sucesor de León XII.
 
ALFREDO LÓPEZ. Año Cristiano, Tomo III, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1966.
    
ORACIÓN (del Misal Dominico)
Oh Dios, que por caminos admirables conduciste a tu confesor el bienaventurado Manés en el camino de la perfección, por esta misma graciosa misericordia dirige nuestras acciones, para que podamos ser capaces de buscar lo que ordenas y obtener lo que prometes. Por J. C. N. S. Amén.

martes, 28 de julio de 2020

NOVENA A SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA

Novena dispuesta por un Carmelita Descalzo, y publicada en Barcelona en 1800, con aprobación eclesiástica. Se publica en esta bitácora a instancias de un devoto de San Joaquín y Santa Ana, en desagravio al manto de duda que Bergoglio tendiera sobre ellos el domingo 26 de Julio de 2020.
  
ADVERTENCIA QUE DEBE OBSERVAR EL DEVOTO DE SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA, PARA CONSEGUIR POR MEDIO DE ESTOS DEVOTOS SANTOS LO QUE DESEA
Antes de prescribir algunas deprecaciones con que el devoto de San Joaquín y Santa Ana explique su afecto a estos Gloriosos Santos, es menester advertirle que para lograr su proteccion más cumplidamente, se determine a imitar en cuanto le fuere posible sus Virtudes, para que así tenga mas cumplido efecto su petición.
   
Pues, como dijo Cristo Señor nuestro por San Mateo, c. 7. n. 21: «Non omnis qui dicit mihi, Dómine, Dómine, intrábit in Regnum Cœlórum: sed qui facit voluntátem Patris mei, qui in Cœlis est, ipse intrábit in Regnum Cœlórum», que quiere decir: no aquel que dice: Señor, Señor, invocando a Dios solo con las palabras, merecerá que Dios le asista para que entre en el Reino de los Cielos, sino aquel que haciendo la voluntad de Dios, observa sus preceptos, logrará el Reino de su Gloria. Porque como dice el mismo Señor en el capitulo, aquel que oyendo los ejemplos de Virtudes, se mueve a ejercitarlas, ese es semejante al que edifica su casa sobre piedra: «Omnis ergo qui áudit verba mea hæc, et facit ea, assimilábitur viro sapiénti, qui ædificávit domum suam supra petram». Y ya se ve que este es un Varón Sabio, que logra con mucha firmeza el fruto de su trabajo.
   
Pero al contrario, el que oye las palabras de Dios y no las pone por obra, perseverando en sus vicios, este, dice el mismo Señor, es semejante a un varón necio, que edifica su casa sobre arena: «Et omnis qui áudit verba mea hæc, et non facit ea, símilis erit viro stulto, qui ædificávit domum suam super arénam»: pues, si no queremos parecer al necio en su obra, sino al Sabio en la suya, menester es que veamos los ejemplos y virtudes de los Santos y los imitémos en cuanto pudiéremos, para entrar en el Reino de su verdadera devoción, y lograr por su medio lo que pretende.
   
Pues para que el verdadero devoto de San Joaquín y Santa Ana muestre con obras su amor, contemple sus Virtudes e imite sus ejemplos, limpiando primero su conciencia con un verdadero arrepentimiento de sus pecados; y si fuere (a juicio prudente del Confesor) más conveniente hacer confesión general, la haga, para que así logre mejor el fin de su Novena.
   
Hecho esto, dará cada uno según su posibilidad algunas limosnas, acordándose de las que hacían estos Santos, distribuyendo su hacienda en tres partes: la una para el Templo, en culto del Señor: la otra para los pobres; y la restante para el decente alimento de su familia, como dice San Jerónimo. Algunas nobles personas han experimentado su devoción, convidando el día de su Fiesta, o el de su Novena a un hombre, a una mujer, y a una hija suya, en memoria y culto de San Joaquín, Santa Ana y María Santisima su hija, regalándoles en ese día, y dalándoles algún decente vestido de limosna: y no dudo que la apreciará mucho Dios, y la estimarán en tanto grado estos Santos, que en la presencia Divina la corresponderán solicitando del Señor muchos auxilios y gracias para bien de sus almas: Y lo que pretenden conseguir por su medio lo alcanzarán del Señor, si conviene para gloria suya, que este norte hemos de llevar siempre en nuestras peticiones, para que sean aceptas en la presencia Divina. Dios nuestro Señor por su gran piedad y misericordia, prevenga a todas las almas con las bendiciones de su dulzura, para que le alaben. Amén.
   
NOVENA A SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA, PADRES DIGNÍSIMOS DE MARÍA SANTÍSIMA
 
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa en el alma de haberos ofendido, y propongo firmemente la enmienda, ofreciendo confesarme y apartarme de las ocasiones de ofenderos, y espero me perdonareis por los infinitos méritos de vuestra preciosa Sangre, dándome auxilios para perseverar en gracia hasta la muerte. Amén.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Gloriosos Santos Joaquín y Ana, Padres dignísimos de María Santísima, Madre de Dios y Señora nuestra, y Abuelos felicísimos de nuestro Divino Redentor Jesús. Yo, el más indigno de vuestros Devotos, postrado a vuestros pies, con rendido y humilde corazón os pido no despreciéis mis ruegos, sí antes bien con benignos ojos atended a mi necesidad y presentadla a vuestra Dulcísima Hija, para que sea introducida por su medio en la presencia del Santísimo Jesús su Divino Hijo: que con esta recomendación, no dudo será oída mi petición, y despachada en mi favor, para gloria suya. ¿Cómo puedo yo dejar de valerme de vuestra soberana protección, sabiendo que tenéis tanta mano en la presencia de Dios? ¿Cómo puedo yo dudar del favor, si interpone sus méritos vuestra Dulcísima Hija? ¿Y cómo he de juzgar yo os niegue esta Señora lo que justamente pedís? ¿Y cómo vuestro Divino Nieto, siendo tan rico en misericordia, os ha de negar lo que solicitáis en beneficio de vuestros Devotos? Aunque mis pecados lo desmerezcan, no obstante eso, Santos míos, interponed vuestros mérito con los de vuestra Santísima Hija, que con ellos ciertamente espero conseguir la gracia que por medio de vuestra poderosa intercesión suplico. Sea para alabar a Dios, sirviéndole perfectamente en esta vida, para gozarle después eternamente en la Gloria. Amén.
  
DÍA PRIMERO
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, gloriosos Santos Joaquín y Ana, de la grande y sublime dignidad para que Dios os crió, eligiéndoos entre todas las criaturas para que fueseis Padres de María Santísima, y Abuelos felicísimos de nuestro Divino Redentor Jesús. Y pues con esta ilustre regalía os hizo Dios manantiales de las gracias y misericordias que había de comunicar al cuerpo místico de su Iglesia: Os suplico, Santos míos, os sirváis de conseguir a mi alma (aunque sea la más indigna de todas) los favores que acostumbráis repartir entre aquellas que os sirven con rendido afecto y obsequioso cariño. Y así, por esa tan gran gloria con que sois venerados de toda la Corte del Empíreo, os pido me alcancéis del Señor el perdón de todos mis pecados, con un dolor grande en mi corazón, para que viviendo ajustado a todas las obligaciones de mi estado, merezca lograr en esta vida la divina gracia, con todas aquellas que necesito, para que persevere en su santo servicio, hasta conseguir la eterna gloria. Amén.
   
GOZOS A SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA
   
Pues por Hija os dio el Señor
A su Madre Soberana,
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
   
Entre las Familias todas
Os escogió el Padre Eterno,
Porque de tan santas Bodas
Naciese contra el Infierno
A ser su espanto y terror
La Estrella de la mañana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Siendo de Jesús Abuelos,
Disteis remedio eficaz
A los venenosos duelos
De la Serpiente sagaz,
Endulzando el sinsabor
De aquella triste manzana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
En vuestra vida Santa
Jamás cupo reprehensión
Pues si toda fue perfección,
Según Jerónimo canta:
No manchó vuestro candor,
Ninguna culpa liviana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Estériles estuvisteis
Por años muy dilatados,
Y teniéndoos por culpados
Grave penitencia hicisteis,
Castigándoos con rigor
En Oración cotidiana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Siendo del Templo arrojados,
En un Desierto habitasteis,
Y en la soledad lograsteis
El ser de Dios consolados;
Gabriel fue el anunciador
De MARÍA Soberana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Con tan alegre Embajada
A vuestra casa volvisteis,
Y a Dios mil gracias le disteis
Junto a la Puerta Dorada,
Recuperando el honor
Que os quitó turba villana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Llorando de noche y día,
A Dios agradasteis tanto,
Que lograsteis a MARÍA,
Por fruto de vuestro llanto:
Siendo admiración mayor
En vuestra edad tan anciana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Su Celestial Compañía,
Más frutos en breve rato
Os causó, que os causaría
De los Ángeles el trato
Así lo enseña un Autor,
Con devoción pura y sana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
De amor singular fineza
Fue el ofrecerla en el Templo,
Oara dar al Mundo ejemplo
Privándoos de su belleza,
Porque sirviese al Señor
Desde su Niñez temprana.
Sed nuestro amparo y favor,
Gloriosos Joaquín y Ana.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
      
LETANÍAS LAURETANAS
Señor, ten piedad de nosotros.
Jesucristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
   
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos.
  
Dios Padre celestial, ten piedad de no­sotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten pie­dad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad que eres un sólo Dios, ten piedad de nosotros.
  
Santa María, ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.
Santa Virgen de vírgenes, ruega por nosotros.
Madre de Cristo, ruega por nosotros.
Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.
Madre de la Divína gracia, ruega por nosotros.
Madre purísima, ruega por nosotros.
Madre castísima, ruega por nosotros.
Madre inviolada, ruega por nosotros.
Madre incorrupta, ruega por nosotros.
Madre amable, ruega por nosotros.
Madre admirable, ruega por nosotros.
Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros.
Madre del Creador, ruega por nosotros.
Madre del Salvador, ruega por nosotros.
Virgen prudentísima, ruega por nosotros.
Virgen venerable, ruega por nosotros.
Virgen laudable, ruega por nosotros.
Virgen humildísima, ruega por nosotros. 
Virgen poderosa, ruega por nosotros.
Virgen clemente, ruega por nosotros.
Virgen fiel, ruega por nosotros.
Espejo de justicia, ruega por nosotros.
Trono de la Sabiduría, ruega por nosotros.
Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
Vaso espiritual, ruega por nosotros.
Vaso honorable, ruega por nosotros.
Vaso de insígne devoción, ruega por nosotros.
Rosa mística, ruega por nosotros.
Torre de David, ruega por nosotros.
Torre de marfil, ruega por nosotros.
Casa de oro, ruega por nosotros.
Arca de la Alianza, ruega por nosotros.
Puerta del Cielo, ruega por nosotros.
Estrella de la mañana, ruega por nosotros.
Arca de salvación, ruega por nosotros.
Mística ciudad de Dios, ruega por nosotros.
Adoratriz perpetua de Jesús Sacramentado, ruega por nosotros.
Salud de los enfermos, ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.
Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros.
Corredentora del género humano, ruega por nosotros.
Medianera de todas las gracias, ruega por nosotros.
Terror de los demonios, ruega por nosotros.
Exterminadora de todas las herejías, ruega por nosotros.
Reina Inmaculada, ruega por nosotros.
Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
Reina de los Patriarcas, ruega por nosotros.
Reina de los Profetas, ruega por nosotros.
Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.
Reina de los Mártires, ruega por nosotros.
Reina de los Confesores, ruega por nosotros.
Reina de las Vírgenes, ruega por nosotros.
Reina de todos los Santos, ruega por nosotros.
Reina concebida sin mancha de pecado, ruega por nosotros.
Reina asunta a los Cielos, ruega por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.
Reina del clero, ruega por nosotros.
Reina de la Iglesia, ruega por nosotros.
Reina de la familia, ruega por nosotros.
Reina de la paz, ruega por nosotros.
  
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.
  
℣. Salva, Señor, a tu siervo.
℟. Que espera en ti, Dios mío.
℣. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
   
ORACIÓN
Protege, oh Señor, a tus siervos con las armas de paz: y haz que quienes confían en el patrocinio de la Bienaventurada siempre Virgen Santa María, estén seguros contra todos los enemigos. 
   
Oh Dios, que preferiste ante todos tus Santos al bienaventurado San Joaquín para ser el Padre de la Madre de tu Hijo: concédenos te suplicamos, que cuantos veneramos su Fiesta podamos gozar siempre de su patrocinio.
   
Oh Dios, que te dignasteis conceder a Santa Ana la gracia de dar al mundo a la Madre de tu Unigénito Hijo, haz, por tu misericordia, que nos ayude junto a Ti la intercesión de aquélla cuya fiesta celebramos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos, y gozaos, Gloriosos Santos Joaquín y Ana, de la incomparable gloria que gozáis en premio de las heroicas virtudes que ejercitasteis, habiendo merecido por ellas el que Dios os uniese en casto y santo Matrimonio, para que de él naciese la pureza de las Vírgenes y ejemplar de toda virtud y santidad, María Santísima, vuestra dulcisima Hija. Por esta tan grande gloria, os pido me alcancéis de vuestro benignísimo Jesús una conformidad y unión grande con la voluntad de Dios, para que enlazado con este Señor el vínculo de la caridad y amor, merezca conseguir todo aquello que me puede conducir para verle y alabarle por eternidad de siglos en la Gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
    
DÍA TERCERO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, gloriosos Santos Joaquín y Ana, abogados míos y dulce consuelo de mi corazón, por aquel inefable gozo que tuvisteis cuando después de aquellas amargas lágrimas, austeros ayunos, continuadas afrentas y rigurosas penitencias, merecisteis el que Dios oyese vuestros clamores, y por medio del Arcángel San Gabriel os anunciase la más fecunda virtud que admiró el mundo, para un universal regocijo y alegría de todo el género humano, de que yo también os doy la feliz enhorabuena: por esta tan suma alegría con que Dios enjugo vuestras lágrimas y atendió a vuestros clamores, os pido atendáis a mis suplicas y me alcancéis del Señor una feliz y dichosa muerte, para que llorando mis culpas, con el auxilio de la gracia, merezca acompañaros en la alegría eterna de la Gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
   
DÍA CUARTO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, Gloriosos Santos Joaquín y Ana, de aquel grande y extremado gozo que ocuparía vuestras Almas, con la noticia de la Concepción Purísima, sin mancha de pecado original, con que había de ser privilegiada vuestra Santísima Hija, para que fuese digno Tabernáculo donde se había de reclinarla Majestad Inmensa de un Dios. Por esta tan grande alegría y singularísimo gozo, os pido me alcancéis de Dios una pureza grande en mi conciencia, para que sujetos mis apetitos y pasiones, pueda sin tropiezo alguno caminar mi alma por los caminos rectos de la virtud, hasta conseguir el Celestial Reino, a donde espero alabar a Dios en compañía vuestra. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
   
DÍA QUINTO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, Gloriosos Santos Joaquín y Ana, por la singular gloria e inefable gozo que tuvisteis. Y especialmente, ¡oh Santísima Ana!, del que gozasteis, cuando sin dolor alguno sacaste a luz a la que había de ser gozo, alegría y luz del mundo todo María Santísima, vuestra Dulcísima Hija. Por esta tan suma gloria, con que entre ambos visteis cumplida la promesa de Dios, con tanta honra entre todos los Santos Patriarcas, y Profetas del antiguo Testamento: os pido me alcancéis de Dios una ilustración en mi alma, para que conociendo y amando su gran bondad y misericordia, le agradezca las divinas gracias y soberanos Dones que comunicó a esa Señora, de que yo me gozo y alegro; pues por su intercesión espero gozar la luz clara de la eterna gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
    
DÍA SEXTO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, dichosísimos entre todos los Santos Joaquín y Ana, por el sumo e imponderable gozo con que tenderíais en vuestros brazos, dando tiernos ósculos de dulce y santo amor, a vuestra hermosísima Hija María Santísima, criatura la más perfecta y agraciada que creó la mano poderosa de Dios, a quien el Eterno Padre adoptó por Hija, el Hijo por Madre y el Espíritu Santo por Esposa. Por este inefable gozo con que estarían bañadas vuestras almas, alabando a Dios, y magnificando su gran bondad y misericordia, os pido asistáis a mi alma en todas sus angustias y tribulaciones, librándola de las astucias de mi enemigo, para que, gozándome con esta protección en la tierra, le alabe eternamente en la gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
    
DÍA SÉPTIMO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, Gloriosos Santos Joaquín y Ana, por el inefable gozo que tendríais con la noticia de que vuestra dulcísima Hija había de ser Madre del Redentor del mundo, ilustrada con la suprema regalía de los Ángeles y Abogada de los pecadores; por cuyos medios innumerables almas, dejando el miserable estado de la culpa, habían de llegar a tanta eminencia de perfección y gracia, que con ella llenasen las sillas que dejaron vacías los apostatas Ángeles en el Cielo. Por este tan sumo gozo que siempre tenéis, os pido me alcancéis del Señor un ardentísimo amor de Dios, para que alabando y magnificando su gran bondad y misericordia, merezca conseguir en esta vida su gracia, para alabarle después eternamente en su gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
    
DÍA OCTAVO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, Gloriosos Santos Joaquín y Ana, dignísimos Padres de María Santísima, por el grande obsequio y divino amor con que este abrasaría vuestras almas, cuando ofrecisteis a Dios del fruto de vuestras Virtudes, para que en el ejercicio de la castidad y altísima contemplación, alabase a su Divino Creador en el Templo. Por esta Santísima caridad con que la desprendisteis de vuestros brazos para volverla agradecidos al Señor, os pido presentéis a Dios mis necesidades y este corto obsequio, rendido a vuestra grandeza, para que vuestro benignísimo Jesús, compadecido de mi alma, ilustre mi entendimiento, inflame mi voluntad y rectifique mi corazón, para que, con toda mi alma, voluntad, amor y entendimiento, le sirva, alabe y venere, hasta llegar a gozarle en el Templo de su gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.
   
DÍA NOVENO
Por la señal...
Acto de contrición y Oración para todos los días.
   
ORACIÓN
Alegraos y gozaos, Gloriosos Santos Patrones míos, Joaquín y Ana, por la suma gloria e inefable gozo que tenéis en el Cielo, viendo a vuestra Santísima Hija exaltada sobre todos los Coros de los Ángeles, Arcángeles, Tronos, Potestades, Virtudes, Dominaciones, Querubines y Serafines, con todos los Santos y Cortesanos del Empíreo, venerándola como a su Reina y Señora. Por aquel sumo e imponderable gozo que tenéis cuando esa hermosísima Señora inclina sus cariñosos ojos a vuestra presencia, reconociéndoos por dignísimos y amantísimos Padres: os suplico le pidáis el remedio de todas mis necesidades, así espirituales como temporales, si han de servir para gloria de Dios, y vuestra. Y con este seguro quedo consolado, Santos míos, esperando por medio de vuestra intercesión el remedio, que sea para alabar a Dios con toda esa Familia Sacra por eternidad de siglos en la gloria. Amén.
  
Pedir la gracia que se desea recibir. Los Gozos, la Letanía y la Oración se rezarán todos los días.