Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 15 de febrero de 2020

AFRICANOS AYUDARON A LOS ESPAÑOLES EN LA CONQUISTA DE AMÉRICA

Por César Cervera para ABC.
 
LA OTRA LEYENDA NEGRA: LOS ESCLAVOS AFRICANOS QUE AYUDARON A ESPAÑA A CONQUISTAR AMÉRICA
Aparte de los indios que estaban aliados con los españoles, los conquistadores incluían en sus filas a tanto esclavos como hombres libres de raza negra.
 

Bartolomé de Las Casas, cuyos textos fueron usados y retorcidos por la propaganda extranjera para tejer la Leyenda Negra sobre la Conquista de América, fue uno de los primeros frailes españoles en denunciar que algunos españoles, desobedeciendo las órdenes explícitas de la Corona, estaban abusando de los indios y cometiendo toda clase de fechorías. El fraile dominico aconsejó, para evitar más daño a los indígenas americanos, el trasplante esclavista «de Guinea» a las Indias. Al igual que sus contemporáneos, de Las Casas pensaba que todo hombre, negro o blanco, capturado en «justa guerra» se convertía en esclavo del vencedor, no así los indígenas que estaban dispuestos a convertirse al cristianismo. Por ello proponía sustituir al hombre libre (el indio) por el hombre esclavo (el negro) para las labores propias de la esclavitud.
   
Sería injusto tachar por estas opiniones de hipócrita o de negrero a de Las Casas, que, además, hacia 1560 tomó conciencia de que los negros de Guinea estaban «injusta y tiránicamente hechos esclavos, porque la misma razón es dellos que de los indios» y empezó a denunciarlo). Su forma de pensar era la representativa de su tiempo y explica el por qué miles de esclavos africanos fueron trasladados a América tras la llegada de Cristóbal Colón. El propio navegante siempre viajó en sus expediciones con un esclavo personal africano y, según recientes investigaciones, es posible que en la tripulación de su segundo viaje hubiese africanos libres recogidos en las islas Canarias o inmigrantes de este continente que vivían en España.
   
Un negocio portugués 
Desde mediados del siglo XV, Portugal empezó a capturar a grupos de esclavos en la costa africana y a venderlos, entre otros países europeos, a los reinos españoles. La Corona lusa se hizo en 1455 con los derechos de este comercio por bula papal y, con ello, se garantizó un negocio millonario en América. Los primeros africanos llegarían en 1502 y, ocho años después, la Corona autorizó el envío de 250 esclavos a La Española. Solo un siglo después se calcula que 100.000 se habrían enviado al continente americano, aunque, según el historiador británico Eric Hobsbawm, la cifra podría alcanzar el millón en el siglo XVI, tres millones en el XVII y durante el siglo XVIII los 7 millones si se computan tanto los del norte como los del sur. Sus labores iban desde las tareas domésticas a ser auxiliares de los conquistadores en combate.
 

Frente a la imagen uniforme de las conquistadores blancos y barbudos abriéndose paso por el continente, la realidad fue mucho más diversa. Aparte de los indios que estaban aliados con los españoles, los conquistadores incluían en sus filas tanto esclavos como hombres libres de raza negra. En esas fechas se distinguía en las crónicas entre esclavos «ladinos», o «de Castilla», es decir, los que llevaban viviendo antes de ir América al menos un año en la península, y los esclavos «bozales», o «de Guinea» o «de Cabo Verde», aquellos recién sacados de sus propios países y que eran «infieles». Obviamente los primeros eran más fiables y, dada la fama de buenos guerreros que tenía esta raza, suponían una fuerza muy apreciada en las expediciones más arriesgadas.
  
En un artículo titulado «Black Conquistadors: Armed Africans in Early Spanish America», publicado en la publicación universitaria The Americas, Matthew Restall repasa la presencia de estos africanos en las grandes aventuras españolas en América, entre ellas la conquista de Cuba o la de México, donde solo participaron unas pocas docenas debido al elevado precio que tenían en ese momento. No obstante, otras expediciones en el futuro contarían con cientos de africanos y en algunos casos hasta sobrepasarían al número de españoles.
   
En la incursión de Pedro de Alvarado a Perú (1534) había 200 esclavos y sirvientes y un pequeño grupo de voluntarios africanos. En la batalla de Cajamarca contra los incas la única baja entre los españoles fue un esclavo negro. Ellos también murieron en la empresa imperial. Distintos cronistas relatan que, asombrados por el color oscuro de la piel de los indígenas, en varios casos intentaron lavarlos hasta matarlos.
 

Entre estos miles de esclavos de raza negra que llegaron a América, muchos lograron la manumisión gracias a la laxa legislación española y se establecieron como colonos con empleos que iban desde los propios del ámbito civil al militar. Ya en la expedición en que Juan Ponce de León descubrió Florida en 1513 viajaban con él dos africanos libres, llamados Juan Garrido y Juan González.
   
Un africano llamado Juan Garrido, convertido al cristianismo en Lisboa, jugó un papel importante en la expedición mexicana de Hernán Cortés y ayudó a introducir el cultivo del trigo en Norteamérica. Durante la exploración de la Baja California, fue el responsable y copropietario de un batallón de esclavos negros e indígenas.
   
Otro nombre propio fue Juan Valiente, un africano que vino a Chile a su «costa y minción», es decir, participó con sus bienes en las expediciones de Almagro y Pedro de Valdivia. Se dice que huyó de su amo, Alonso Valiente, quien le había bautizado, en Los Ángeles, Nueva España, aunque según otras fuentes éste le dio permiso, a cambio del botín que obtuviese, para luchar en la conquista del territorio americano más hostil a la presencia española: Chile...
   
En los distintos combates contra las tribus de la Araucana Juan Valiente llegó a ejercer como capitán. El africano sería recompensado con tierras en la ciudad de Santiago de Chile y una encomienda. Se casó con Juana de Valdivia, posiblemente esclava africana del gobernador de Chile. Valiente murió combatiendo en la batalla de Tucapel cuando su situación legal todavía estaba en trámites.
  
Un refugio para los esclavosLa ley y las costumbres españolas garantizaban a los esclavos ciertos derechos y protecciones que no se hallan en otros sistemas de esclavitud. Tenían el derecho a la seguridad personal y mecanismos legales por los cuales podían escapar de los abusos de sus amos. Se les permitía poseer y transferir propiedades y emprender procesos legales, lo que derivaría en el «derecho a la autocompra».
   
Esta legislación más laxa que otras potencias hizo que algunas ciudades fronterizas con las colonias británicas se terminaran convirtiendo en refugio de esclavos. Bastante conocido es el caso de La Florida, cuya primer asentamiento estable lo fundó en 1565 Menéndez de Avilés. En el desarrollo de la que hoy en día es la ciudad más antigua de EE.UU., San Agustín, medio centenar de esclavos africanos se ocuparon de tareas que iban desde la obtención de la madera, el cultivo de la tierra, la ganadería y el servicio doméstico. También participaban en las tareas defensivas frente a los franceses, los piratas británicos y las tribus más hostiles.
 

A raíz de que Carlos II permitiera en 1693 que todos los esclavos si se convertían al catolicismo podían alcanzar el estatus de hombres libres, la Florida española se elevó como una esperanza de libertad para los esclavos de las colonias británicas del sur. En pocas décadas se disparó el número de negros que escapaban de la esclavitud en las plantaciones británicas camino de La Florida.
  
Para recibir a tantos huídos, el gobernador de la región creó el poblado de Gracia Real de Santa Teresa de Mose en 1738, la primera comunidad autogestionada por negros libres y nativos americanos con respaldo de las autoridades en el territorio de lo que ahora son los Estados Unidos. En esta comunidad, situada a tres kilómetros de San Agustín y más conocida como fuerte Mose, vivieron hombres, mujeres y niños de diversas etnias y todos los varones participan en la milicia, que capitaneaba un africano mandinga llamado Francisco Menéndez.
   
El fuerte Mose era un desafío para las colonias británicas y su modelo económico, de manera que Inglaterra lanzó un ataque desde Georgia en 1740 que acabó temporalmente con el fuerte y obligó a sus habitantes a refugiarse en San Agustín. En 1752 se reconstruyó y decenas de afrocamericanos pudieron vivir allí en libertad hasta que Florida pasó a manos británicas en merced del Tratado de París que siguió a la Guerra de los Siete Años. El cambio de soberanía supuso la introducción en Florida del modelo de plantaciones esclavistas de Carolina del Sur y Georgia.
   
Entre 1784 y 1821, España recuperó La Florida y restableció este modelo favorable al mestizaje y donde, aunque seguía habiendo esclavos, algunos negros lograron ascender y hacer prosperar sus negocios comerciales. Cuando en virtud del Tratado Adams-Onís Florida se convirtió definitivamente en territorio estadounidense, muchos negros se exiliaron a la cercana isla de Cuba, entonces española.


viernes, 14 de febrero de 2020

CARDENAL BRANDMÜLLER: «EL SÍNODO ALEMÁN ES LA MONA DE LUTERO».

Traducción de la noticia publicada en GLORIA NEWS.
  
   
El Camino Sinodal alemán es sobre el “poder”, escribió el cardenal Walter Brandmüller (91) en Die-Tagespost.de (14 de febrero).
   
Para él, los cuatro temas sinodales: “poder”, “mujeres”, “celibato” y “sexualidad” son un diagnóstico de la enfermedad del catolicismo alemán: la autoreferencialidad que remplaza el Evangelio.
   
Él observa que el Sínodo está repitiendo a Lutero llamando a una “igualdad fundamental de todos los miembros de la Iglesia”, mientras ignoran el sacramento de las Órdenes Sagradas.

Lutero escribió (1520): «porque quien ha salido del Bautismo puede presumir que ha sido ya ordenado sacerdote, obispo y papa…» y «todos somos igualmente sacerdotes».
   
Brandmüller está sorprendido de que la extensión del Sínodo “corresponde a las intenciones de Lutero”.
   
Él concluye que el Sínodo atenta con imponer estructuras democráticas  y mundanas, pero esto es contrario a la naturaleza de la Iglesia.
   
      
COMENTARIO: Walter Brandmüller tampoco se las venga con el “j’accuse” al modernismo, máxime si recordamos que en el año 2006, cuando la revista National Geographic y la Mæcenas Foundation for Ancient Art de Basilea (Suiza) presentaron la traducción del gnóstico “Evangelio de Judas”, el periódico THE TIMES le atribuyó a Brandmüller, entonces presidente del Comité Pontificio de Ciencias Históricas, que lideraba desde el Vaticano una campaña para rehabilitar a Judas Iscariote, y de paso mejorar las relaciones con los judíos. Aunque él mismo salió corriendo a desmentir los rumores ante ZENIT, no obstante afirmó que «su descubrimiento es de todos modos muy interesante, desde el punto de vista del conocimiento de la literatura paleocristiana»; y que el diálogo de la Santa Sede con los judíos «proseguía sobre otras bases, como recordó Benedicto XVI en la visita a la Sinagoga de Colonia, en el verano de 2005 durante la Jornada Mundial de la Juventud, y como subrayó este lunes [16 de enero de 2006] en el encuentro con el rabino jefe de Roma», “bases” que incluyen -siempre bajo Ratzinger- la prohibición de celebrar la Misa Tradicional durante el Triduo Sacro (aunque igualmente, no pasaría de ser una usurpación sacrílega y paródica porque los presbíteros conciliares NO SON SACERDOTES VÁLIDOS NI LEGÍTIMOS) incluida en el Motu, la alteración de la Oración por los judíos el Viernes santo, y la “excomunión” y expulsión de Mons. Williamson de la FSSPX por cuestionar el “dogma de los 6 millones”.

COLOMBIA: PROFAMILIA GANA MÁS DINERO CUANTOS ABORTOS PRACTICA

Noticia publicada por EL NODO.
   
   
Un reciente informe publicado por LA FM reveló, que los ingresos recibidos por una de las empresas abortistas más grandes del país, Profamilia, aumentaron durante los últimos años a medida que aumentaban también los casos de abortos practicados.
   
De acuerdo al informe presentado por la emisora, los datos recibidos tanto por el ADRES como por la misma entidad Profamilia revelaron que a medida que aumentaban los casos practicados de abortos aumentaban también sus ingresos lo que se habría converido en un conflicto de intereses.

Como lo señala el informe y directamente la FM:
«Profamilia obtuvo en ambos regímenes en el 2016 $ 20.358 millones de pesos. Ese año la entidad realizó un total de 6.440 interrupciones del embarazo. En el 2017 Profamilia recibió cerca de $ 22.400 millones, y realizó 10.514 interrupciones. Al rededor de 4.000 más que el año anterior junto con más de $ 2.000 millones de aumento en sus ingresos».
Así mismo señala la emisora, textualmente que:
«En el 2018 la entidad recibió $ 26.970 millones y 16.870 procedimientos de aborto. Mientras que las interrupciones aumentaron en más de 6.000, paralelamente los recursos aumentaron esta vez en más de $ 4.000 millones»
 
«El año pasado Profamilia recibió en recursos del sistema de salud $ 29.993 millones y realizó 22.146 procedimientos de aborto. Los ingresos volvieron a aumentar en más de $ 3.000 millones y la cifra de interrupciones en 5.276».
El informe así mismo señala que durante los últimos cuatro años la clínica abortista recibió 56000 casos de abortos recibiendo recursos del sistema de salud colombiano por alrededor de los $100.000 millones de pesos.

Cabe resaltar, como lo ha señalado El Nodo que
«La decisión de la Corte de Colombia, finalmente, activa automáticamente un multimillnario negocio liderado por las filiales en Colombia de Planned Parenthood, organización apoyada financieramente por la Ford Foundation, Bill & Melinda Gates Foundation, y directamente por George Soros a través de la Open Society Foundation. De hecho, las filiales en Colombia de Planned Parenthood, han recibido por años ingresos internacionales y realizado convenios con la organización en los Estados Unidos».

PABLO VI TAMBIÉN QUERÍA RENUNCIAR

El día 2 de Mayo de 1965, luego de una Misa a un grupo de obreros italianos y de un discurso de Regína Cœli donde se advertía de la paz amenazada (el presidente estadounidense Lyndoln B. Jhonson –demócrata– enviaba a sus tropas a Vietnam, y en la URSS Leónidas Brezhnev dirigía el país y el partido), contando casi sólo dos años después de su elección y mientras seguía su curso la IV Sesión del Concilio, Montini redactó una carta de renuncia anticipada, para entregar al cardenal decano (a la sazón, el francés Eugène Tisserant). Esta carta inédita aparece por primera vez en el libro “La barca de Pablo” (San Pablo, págs. 240, 16 euros), editado por el regente de la Casa Pontificia, padre Leonardo Sapienza RCJ.
  
La carta de dimisión –o más bien, las cartas, porque junto a aquella con la renuncia hay una de acompañamiento dirigida al Secretario de Estado, Amleto Giovanni Cicognani– representa ciertamente el inédito más fuerte. Se sabe que diversos reclamantes al Papado del siglo pasado habían pensado en la renuncia en distintas circunstancias: Pío XII en riesgo de rapto por parte de Hitler, Juan XXIII por enfermedad, y después Pablo VI. Pero con Montini tenemos finalmente un documento escrito. Un documento que ciertamente ha podido leer Juan Pablo II, el cual, aunque afectado del Parkinson, decidió no retirarse. Será su sucesor Benedicto XVI el primero en dos mil años de historia de la Iglesia en dimitir porque no se sentía más en capacidad de llevar el peso del pontificado [en eso hay su más y su menos, N. del T.].
   
El texto montiniano en el libro del padre Sapienza viene comentado también por Francisco Bergoglio (texto tomado de L’OSSERVATORE ROMANO):
«He leído con estupor estas cartas de Pablo VI, que me parecen un testimonio humilde y profético de amor a Cristo y a su Iglesia; y una ulterior prueba de la santidad de este gran Papa.
   
Frente a la tremenda misión que le fue confiada; frente a las contestaciones, y a una sociedad en vertiginoso cambio, Pablo VI no se sustrae a sus responsabilidades.
  
Lo que a él le importa son las necesidades de la Iglesia y del mundo. Y un Papa impedido por una grave enfermedad, no podría ejercitar con suficiente eficacia el ministerio apostólico.
  
Por esto, en conciencia, y después de madura reflexión, indica su voluntad precisa, para el bien superior de la Santa Iglesia.
  
Debemos agradecer a Dios, el único que guía y salva a la Iglesia, por haber permitido a Pablo VI continuar hasta el último día de su vida, el ser padre, pastor, maestro, hermano y amigo.
  
Ciudad del Vaticano, 8 de diciembre de 2017
  
Francisco».
  
El texto de la misiva principal, «reservada» y dirigida al Decano del Sacro Colegio, sobre la carta encabezada con el emblema papal, se abre con un párrafo digno de un Padre de la Iglesia: «Nos Pablo sexto, por la divina Providencia Obispo de Roma y Pontífice de la Iglesia universal, en presencia de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, –invocado el nombre de Jesucristo, nuestro Maestro, nuestro Señor y nuestro Salvador…». Sigue una encomienda a María y a San José. Luego la formulación verdadera y propia de la renuncia, con sus detalles. «Declaramos: en el caso de enfermedad, que se presuma incurable o de larga duración, y que nos impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico; o en el caso que otro impedimento grave y prolongado nos lo impida igualmente, renunciar a nuestro sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Iglesia Católica, en las manos del Sr. Cardenal decano… dejando a él, conjuntamente al menos por los señores cardenales prepuestos en los dicasterios de la curia romana y a nuestro Cardenal Vicario para la ciudad de Roma… la facultad de aceptar y de volver operante esta nuestra dimisión, que solamente el bien superior de la Santa Iglesia nos sugiere». Al final la carta fue firmada autógrafa y dada, «junto a San Pedro, en el domingo del Buen Pastor, en la domínica del Buen Pastor, el 2 de Mayo de 1965».
  
Es interesante notar que Pablo VI no hacía solamente referencia a una enfermedad, sino también a la posibilidad de «otro impedimento grave y prolongado». «Don Pasquale Macchi, el secretario del Papa –explica a la Stampa monseñor Ettore Malnati– me dice que Pablo VI había pensado en cuanto estableció Pío XII en caso de deportación durante la guerra: quien lo hubiese raptado, no habría tenido como prisionero al Papa, sino solamente al cardenal Pacelli».
  
A continuación, las cartas inéditas del Papa Pablo VI (la transcripción italiana fue tomada de L’OSSERVATORE ROMANO):
 
ITALIANO
«La lettera qui unita, rivolta al Signor Cardinale Decano del Sacro Collegio, potrà essere letta dal Signor Cardinale nostro Segretario di Stato, e sarà da lui consegnata, per i relativi effetti, al medesimo Signor Cardinale Decano, nel caso di nostra malattia, o di altro grave impedimento, che non ci consenta, secondo le previsioni, per un lungo periodo di tempo, di esercitare con sufficiente efficacia il nostro apostolico ufficio.
  
Paulus PP. VI
  
2 maggio 1965.
  
Riservata
  
Al Signor Cardinale Decano del Sacro Collegio
  
Noi Paolo sesto, per divina Provvidenza Vescovo di Roma e Pontefice della Chiesa universale,
 
alla presenza della santissima Trinità Padre, Figlio e Spirito Santo,,
  
–invocato il nome di Gesù Cristo, nostro Maestro, nostro Signore e nostro Salvatore, a lui dobbiamo tutto l’amore e tutto il servizio a noi possibili e della cui somma potestà pastorale siamo indegnamente, ma autenticamente rivestiti,
–fiduciosi nella assistenza benigna di Maria Santissima, di San Giovanni Battista e di San Giuseppe, di San Pietro apostolo, le cui chiavi ci sono state affidate, e di San Paolo apostolo, di cui volemmo assumere ad esempio e a protezione il nome, dei Santi e degli Angeli tutti,
  
coscienti della nostra responsabilità dinanzi a Dio, e pieno il cuore della riverenza e della carità, che ci uniscono alla santa Chiesa cattolica, né immemori della missione evangelica nostra verso il mondo,
  
dichiariamo:
— nel caso di infermità, che si presuma inguaribile, o di lunga durata, e che ci impedisca di esercitare sufficientemente le funzioni del nostro ministero apostolico;
— ovvero nel caso che altro grave e prolungato impedimento a ciò sia parimente ostacolo,
  
di rinunciare al nostro sacro e canonico ufficio, sia come Vescovo di Roma, sia come Capo della medesima santa Chiesa cattolica, nelle mani del Signor Cardinale Decano del sacro Collegio Cardinalizio, lasciando a lui, congiuntamente almeno ai Signori Cardinali preposti ai Dicasteri della Curia Romana, ed al Cardinale nostro Vicario per la città di Roma, (sempre che siano normalmente convocabili; e in caso contrario ai Signori Cardinali Capi degli ordini del Sacro Collegio), la facoltà di accettare e di rendere operanti queste nostre dimissioni, che solo il bene superiore della santa Chiesa ci suggerisce, ed al quale bene noi scongiuriamo con tutto il cuore quanto meglio possibile di provvedere, auspice la nostra apostolica benedizione.
  
Paulus PP. VI
  
Dato a Roma, presso San Pietro, nella domenica del buon Pastore, II dopo Pasqua, il 2 maggio 1965, II del nostro Pontificato».
 
TRADUCCIÓN
«La carta aquí unida, dirigida al Señor Cardenal Decano del Sacro Colegio, podrá ser leída por el Señor Cardenal nuestro Secretario de Estado, y será por él entregada, para los efectos relativos, al mismo Señor Cardenal Decano, en el caso de nuestra enfermedad, o de otro grave impedimento, que no nos consienta, según las previsiones, por un largo período de tiempo, ejercitar con suficiente eficacia nuestro apostólico oficio.
  
Paulus PP. VI
  
2 de mayo de 1965.
  
Reservada
  
Al Señor Cardenal Decano del Sacro Colegio
  
Nos Pablo sexto, por divina Providenca Obispo de Roma y Pontífice de la Iglesia universal,
 
en presencia de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
  
–invocado el nombre de Jesucristo, nuestro Maestro, nuestro Señor y nuestro Salvador, al que debemos todo el amor y todo el servicio posibles a nos y de cuya suma potestad pastoral hemos indignamente, pero auténticamente revestidos,
–confiando en la asistencia benigna de María Santísima, de San Juan Bautista y de San José, de San Pedro Apóstol, cuyas llaves nos fueron confiadas, y de San Pablo Apóstol, de quien queremos asumir a ejemplo y a protección el nombre, de los Santos y de los Ángeles todos,
  
conscientes de nuestra responsabilidad ante Dios, y con el corazón lleno de la reverencia y de la caridad, que nos unen a la Santa Iglesia Católica, y recordando nuestra misión evangélica ante el mundo,
  
declaramos:
— en el caso de enfermedad, que se presuma incurable, o de larga duración, y que nos impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico;
— o en el caso que otro grave y prolongado impedimento sea igualmente obstáculo a ello,
  
renunciar a nuestro sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Santa Iglesia Católica, en las manos del Señor Cardenal Decano del sacro Colegio Cardenalicio, dejando a él, conjuntamente al menos a los Señores Cardenales prepuestos a los Dicasterios de la Curia Romana, y al Cardenal nuestro Vicario para la ciudad de Roma (siempre que sean normalmente convocables; y en caso contrario a los Señores Cardenales Jefes de las órdenes del Sacro Colegio), la facultad de aceptar y de hacer operantes estas nuestras dimisiones, que solo el bien superior de la Santa Iglesia nos sugiere, y a cuyo bien nos conjuramos con todo el corazón cuanto provea lo mejor posible, concediendo nuestra apostólica bendición.
  
Paulus PP. VI
  
Dado en Roma, junto a San Pedro, en la domínica del Buen Pastor, II después de Pascua, el 2 de mayo de 1965, II de nuestro Pontificado».
Según escribieron Sławomir Oder y Saverio Gaeta en su libro Perché è santo. Il vero Giovanni Paolo II raccontato dal postulatore della causa di beatificazione, Wojtyła leyó la carta de Montini y la cita en su manuscrito de 1989:
«Siguiendo el ejemplo del S. Padre Pablo VI (cf. texto del 2.II.1965), declaro:
– en el caso de enfermedad, que se presuma incurable, o de larga duración, y que me impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico;
– o en el caso que otro grave y prolongado impedimento sea igualmente obstáculo a ello,
– renunciar a mi sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Santa Iglesia Católica, en las manos del Señor Cardenal Decano del sacro Colegio Cardenalicio, dejando a él, conjuntamente al menos a los Señores Cardenales prepuestos a los Dicasterios de la Curia Romana, y al Cardenal nuestro Vicario para la ciudad de Roma (siempre que sean normalmente convocables; y en caso contrario a los Señores Cardenales Jefes de las órdenes del Sacro Colegio), la facultad de aceptar y de hacer operante esta mi dimisión.
  
En el nombre de la Santísima Trinidad.
 
Roma, 15.II.1989.
Joannes Paulus PP. II».
Y en un discurso que leería ¿a los Cardenales en 1994?, se refiere otra vez a la renuncia:
«Ante Dios he reflexionado mucho sobre qué cosa debe hacer el Papa por sí mismo en el momento en que cumplirá los 75 años. Al respecto, os confío que cuando, dos años ha, se perfiló la posibilidad que el tumor [referencia al tumor benigno en el colon que le fue extraído el 12 de Julio de 1992, N. del T.] del cual debía ser operado fuese maligno, pensé que el Padre que está en los cielos quería proveer él mismo a resolver anticipadamente el problema. Pero no fue así.
  
Después de haber orado y reflexionado mucho sobre mis responsabilidades ante Dios, considero obligatorio seguir las disposiciones y el ejemplo de Pablo VI, el cual, prospectándose el mismo problema, juzgó no poder renunciar al mandato apostólico sino en presencia de una enfermedad incurable o de un impedimento tal que obstaculice el ejercicio de las funciones de Sucesor de Pedro.
  
Por tanto también yo, siguiendo las huellas de mi Predecesor, ya he puesto por escrito mi volutad de renuciar al sagrado y canónico oficio de Romano Pontífice en el caso de enfermedad que se presuma incurable y que impida ejercitar [suficientemente] las funciones del ministerio petrino.
   
Fuera de estas hipótesis, advierto como grave obligación de conciencia el deber continuar desarrollando el encargo al que Cristo Señor me ha llamado, hasta cuando él, en los misteriosos designios de su Providencia, quiera».

jueves, 13 de febrero de 2020

EL RÉGIMEN SÁNCHEZ-IGLESIAS EXPULSARÁ A LOS MONJES DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

Por Fernando Beltrán para INFOVATICANA.
  
Tras la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos, que tuvo lugar el pasado 24 de octubre, el Gobierno quiere dar otro paso en el desmantelamiento del Valle. Esta vez atacando el corazón del mismo, la Abadía.
   
  
Según eldiario.es, la previsión del Gobierno PSOE-UP es que la reforma de la Ley de Memoria Histórica comience a tramitarse en el Congreso en el mes de marzo, habiéndola fijado como prioritaria en este arranque de legislatura.
   
El departamento que dirige la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, quiere poner en marcha las exhumaciones de víctimas de la Guerra Civil y crear un banco de ADN. Pero la reforma de la ley que pusiera Zapatero en 2007 también pretende expulsar a los monjes benedictinos del Valle de los Caídos. Y esto podría suceder antes de verano.
   
El Ejecutivo estaría determinado, según informa eldiario.es a expulsar a los monjes y conseguir al mismo tiempo una resignificación del lugar, y en ello está trabajando ya Carmen Calvo. Según este mismo medio el Gobierno no desacralizaría el lugar, si no que designaría, negociando con el arzobispado madrileño, alguna orden religiosa que pudiera hacerse cargo del lugar.

GRACIAS AL CONCILIÁBULO…


  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados tienen una liturgia protestantizada e inválida.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados tienen sacramentos protestantizados y algunos de ellos invalidados.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados ven más y más católicos abandonar la Fe y formarse una religión a su medida.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… cayó espantosamente la cantidad y calidad de conversiones –en cambio decenas de millones se pasaron a sectas–.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados reciben la Comunión en la mano y tienen ministros eucarísticos laicos y femeninos, cosa que se consideraba sacrílega e impensable un tercio de siglo atrás.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados ven a sus pastores conducir liturgias ecuménicas con toda clase de religiones acatólicas, consagrando la herejía de que todas las religiones son buenas, y llenando de escándalo y confusión a los que siguen siendo fieles.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados reciben de manera aguada o sustancialmente envenenada los dogmas católicos necesarios para la salvación.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… se destruyó todo el concepto de Iglesia Militante.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados tienen el Movimiento Carismático con ellos, cuyas raíces protestantes y espiritistas siempre se habían considerado la antítesis del Catolicismo.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… se debilitaron o desaparecieron mil devociones santísimas y bellísimas, para lo cual el pueblo extraviado buscó compensación en supersticiones o en otras religiones.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos se han hecho mucho más paganos, en tanto que los paganos lo son más que nunca.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados, sacerdotes y laicos, sufren una enorme crisis de Fe.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados están envueltos por una religión maligna y engañosa empleada para subvertir todo el Catolicismo hasta su última molécula.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados van a una mesa protestante y ya no al altar católico; no tienen reclinatorios; comulgan de pie; inventan liturgias groseras y abominables.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… el Ofertorio ha sido totalmente desnaturalizado y judaizado.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… se entiende otra cosa por el misterio de nuestra fe: ya no la transubstanciación, sino “anunciamos tu muerte, Señor, y proclamamos tu resurrección hasta que vuelvas”.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados no entienden la necesidad de confesarse con profundo dolor si cayeron en pecado mortal.
  • GRACIAS EL CONCILIÁBULO… los católicos engañados asisten a templos profanos con poco o ningún sentido de reverencia ante Dios.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… la Iglesia Católica ha sido puesta en pie de igualdad con toda religión falsa de la tierra.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… el dogma católico de que fuera de la Iglesia no hay salvación no solamente se ignora, sino que se combate con energía.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados están con un pie en una Iglesia Mundial.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados están con un pie en un Gobierno Mundial.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados se embeben de la influencia demoníaca del Movimiento New Age.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados se reúnen para rezar con hindúes, budistas, judíos y musulmanes, todos los cuales niegan la Divinidad del Señor y Salvador Jesucristo.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados se embeben de la religión humanista de la Razón a través de sermones y catecismos insípidos o heréticos.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados rechazan ampliamente muchas enseñanzas católicas sobre Fe y Moral. Dicen: “Si se condona el pluralismo afuera de la iglesia, ¿qué tiene de malo tenerlo adentro de ella?”.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados no entienden nada del Reinado Social de Jesucristo, que enseña que todos los gobiernos y autoridades deben someterse a Cristo y su Iglesia verdadera.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… se ha demolido la magnífica estructura jerárquica de la Iglesia.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… no hay más sermones dominicales que defiendan la Verdad Católica contra los errores de que está lleno el mundo moderno.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados coexisten en su comunidad con todo tipo de ideas religiosas erróneas admitidas por las falsas autoridades eclesiásticas.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados difícilmente pueden creer que haya errores religiosos que la Iglesia deba condenar.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados tienen un rey desnudo con falsas vestimentas ecuménicas, y no hay quién les diga la verdad.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los Católicos fieles que con toda razón critican los efectos catastróficos de eso, son perseguidos, despreciados, y acusados de irrespetuosos, enfermos, soberbios, sectarios, divisivos y cismáticos.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los católicos engañados no tienen nada que agradecer a la Eclesialidad Post-Conciliar.
  • GRACIAS AL CONCILIÁBULO… los no católicos no tendrían nada que agradecer a la Eclesialidad Post-Conciliar si se pasaran a ella.

   
¡¡¡POCAS GRACIAS!!!

Ing. PATRICIO SHAW

MISA DEL HALLAZGO DE NUESTRO SEÑOR EN MEDIO DE LOS DOCTORES

Del Misal Propio de Jerusalén, donde se celebraba el 13 de Febrero. En otros lugares, la Misa era el 9 del mismo mes o el Sábado antes de Septuagésima.
 
Die 13 Februarii
Inventiónis Púeri Jesu in médio Doctórum
Duplex Majus.
 
Introitus. In excélso throno vidi sedére virum, quem adórat multitúdo Angelórum, psalléntes in unum: ecce, cujus impérii nomen est in ætérnum. (T.P. Allelúja, allelúja.) Ps. 99, 1. Jubiláte Deo, omnis terra: servíte Dómino in lætítia. ℣. Glória Patri.

ORATIO
Deus, qui in húmilem Fílii tui puerítiam cœlésti clarére sapiéntia voluísti: præsta, ut spíritu prudéntiæ repléti, sincéra tibi humilitáte placeámus. Per eúndem Dóminum nostrum.
  
Léctio Áctuum Apostolórum.
Act. 3, 22-26.
 
Móyses dixit: Quóniam prophétam suscitábit vobis Dóminus Deus vester de frátribus vestris, tamquam me: ipsum audiétis juxta ómnia quæcúmque locútus fúerit vobis. Erit autem: omnis ánima quæ non audiérit prophétam illum, exterminábitur de plebe. Et omnes prophétæ, a Sámuel et deínceps, qui locúti sunt, annuntiavérunt dies istos. Vos estis fílii prophetárum, et testaménti quod dispósuit Deus ad patres nostros, dicens ad Ábraham: Et in sémine tuo benedicéntur omnes famíliæ terræ. Vobis primum Deus suscítans fílium suum, misit eum benedicéntem vobis: ut convértat se unusquísque a nequítia sua.
 
Graduale. Sap. 8, 10-11. Habébo propter sapiéntiam claritátem ad turbas, et honórem apud senióres júvenis; et in conspéctu poténtium admirábilis ero.
℣. Col. 2, 3. In Christo sunt omnes thesáuri sapiéntiæ et sciéntiæ abscónditi.
 
Allelúja, allelúja. ℣. Luc. 2, 13. Stupébant autem omnes, qui Jesum audiébant, super prudéntia et respónsis ejus. Allelúja.

Post Septuagesimam, omissis Allelúja et Versu sequenti, dicitur: 
Tractus. Ps. 79, 8. Deus virtútum, convérte nos, et osténde Fáciem tuam, et salvi érimus.
℣. Cant. 2, 14. Sonet vox tua in áuribus meis: vox enim tua dulcis, et fácies tua decóra.
℣. Cant. 1, 2. Óleum effúsum nomen tuum, Jesu, ídeo adolescéntulæ dilexérunt te.
 
Tempore autem Paschali emittitur Graduale, et ejus loco dicitur:
Allelúja, allelúja.
℣. Luc. 2, 13. Stupébant autem omnes, qui Jesum audiébant, super prudéntia et respónsis ejus. Allelúja.
℣. Col. 2, 3. In Christo sunt omnes thesáuri sapiéntiæ et sciéntiæ abscónditi. Allelúja.
 
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
Luc. 2, 42-52.
 
Cum factus esset Jesus annórum duódecim, ascendéntibus illis Jerosólymam secúndum consuetúdinem diéi festi, consummatísque diébus, cum redírent, remánsit puer Jesus in Jerúsalem, et non cognovérunt paréntes ejus. Existimántes autem illum esse in comitátu, venérunt iter diéi, et requirébant eum inter cognátos et notos. Et non inveniéntes, regréssi sunt in Jerúsalem, requiréntes eum. Et factum est, post tríduum invenérunt illum in templo sedéntem in médio doctórum, audiéntem illos et interrogántem eos. Stupébant autem omnes, qui eum audiébant, super prudéntia et respónsis ejus. Et vidéntes admiráti sunt. Et dixit Mater ejus ad illum: Fili, quid fecísti nobis sic? Ecce, pater tuus et ego doléntes quærebámus te. Et ait ad illos: Quid est, quod me quærebátis? Nesciebátis, quia in his, quæ Patris mei sunt, opórtet me esse? Et ipsi non intellexérunt verbum, quod locútus est ad eos. Et descéndit cum eis, et venit Názareth: et erat súbditus illis. Et Mater ejus conservábat ómnia verba hæc in corde suo. Et Jesus proficiébat sapiéntia et ætáte et grátia apud Deum et hómines
 
Et dicitur Credo.
 
Offertorium. Joel. 2, 23. Fílii Sion, exsultáte, et lætámini in Dómino Deo vestro, quia dedit vobis Doctórem justítiæ. (T.P. Allelúja.)
 
SECRETA
Devotiónis nostræ múnera tibi offérimus, Dómine, majestátem tuam humíliter deprecántes; ut, qui Fílii tui tempáralem puerítiam sapiéntiæ et sciéntiæ donis fecísti clarescére, corda nostra ad percipiénda ex ore ejus salútis documénta dispónas. Per eúndem Dóminum.
 
Præfatio de Nativitáte.
Vere dignum et justum est, ǽquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine sancte, Pater omnípotens, ætérne Deus: Quia per incarnáti Verbi mystérium nova mentis nostræ óculis lux tuæ claritátis infúlsit: ut, dum visibíliter Deum cognóscimus, per hunc in invisibílium amorem rapiámur. Et ideo cum Ángelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus cumque omni milítia cœléstis exércitus hymnum glóriæ tuæ cánimus, sine fine dicéntes:
 
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus, Deus Sábaoth. Pleni sunt cœli et terra glória tua. Hosánna in excélsis. Benedíctus, qui venit in nómine Dómini. Hosánna in excélsis.
 
Communio. Joann. 6, 69-70. Verba vitæ ætérnæ habes: et nos credídimus, et cognóvimus quia tu es Christus Fílius Dei. (T.P. Allelúja.)

POSTCOMMUNIO
Deus, cujus Unigénitus se velúti proficiéntem sapiéntia et gratis mortálium sénsibus exhíbere dignátus est; quǽsumus, ut, quotidiána nobis spirituálium proféctuum increménta per hæc, quæ súmpsimus, mystéria propítius largiáris. Per eúndem Dóminum.

miércoles, 12 de febrero de 2020

LA “GOSPA” DICE: «LOS NIÑOS ABORTADOS NO VAN AL LIMBO».

Aún sin salir del estupor por la noticia de que en Popayán (Colombia) la joven Angela “Angie” Tatiana Palta Sanjuan (22) abortó a su hijo Juan Sebastián de siete meses de gestación en una clínica de Profamilia (y en el contexto de que la Corte Prostitucional que no Constitucional de Colombia está estudiando la posibilidad de liberalizar el aborto), traemos a colación este episodio, protagonizado no por asesinos vestidos con bata, toga o saco y corbata, sino por la “Gospa” mesoropolitana y su vidente Mirjana Dragicevič (desde el minuto 1:15):


Sucedió el 1 de enero de 2012. Un hombre le pregunta:
«Cuando eras joven y volviste a Sarajevo, sufriste mucho porque te diste cuenta que muchas conocidas tuyas, muchas amigas, se hacían abortos como si fuese nada. Tú has hablado con la Virgen sobre esto, y sobre todo la Virgen te ha respondido a propósito de las responsabilidades sobre estas cosas
A lo que Mirjana responde:
«Sí, porque se hacían el aborto como si nada. Un día, recuperé las fuerzas y le pregunté a la Virgen: “¿Cómo es posible que estos niños no deseados no vayan al Paraíso, si ellos no escogieron ser asesinados?”. Y ella me ha dicho: “No te preocupes, ellos están conmigo. No en el limbo, están conmigo en el Paraíso”. Aquello me lo dijo la Virgen antes, hace 27 años, y ella me ha dicho también que el pecado es de la madre y del padre, de todos dos, que ellos responderán a Dios por esto, que los niños están con ella».
  
La “Gospa” dice que los niños abortados van con ella al Paraíso, no al Limbo de los Infantes. Si eso es así, entonces se torna irrelevante la distinción entre el pecado original y el pecado actual –uno de los puntos fundamentales de la Fe–.
  
Contrario sensu, la Iglesia Católica tradicionalmente ha sostenido lo contrario, esto es, la necesidad absoluta de recibir el Bautismo para borrar el pecado original (y los actuales, si los hubiere), incorporar a la persona en la Iglesia Católica e imprimir el carácter que distingue a los cristianos de los que no lo son; y que es pecado grave omitir estas diligencias cuando hay peligro de muerte. Por ejemplo reciente, Pío XII manifestó en forma inequívoca:
«En la presente economía [salvífica] no hay otro medio para comunicar esta vida [sobrenatural] al niño, que no tiene todavía uso de razón. Y, sin embargo, el estado de gracia en el momento de la muerte es absolutamente necesario para la salvación: sin él no es posible llegar a la felicidad sobrenatural y a la visión beatifica de Dios. Un acto de amor puede bastar al adulto para conseguir la gracia santificante y suplir el defecto del bautismo; al que todavía no ha nacido o al niño recién nacido este camino no le está abierto. Si se considera, pues, que la caridad hacia el prójimo impone asistirle en caso de necesidad, que esta obligación es tanto más grave y urgente cuanto más grande es el bien que hay que procurar o el mal que hay que evitar, y cuanto menos el necesitado es capaz de ayudarse y de salvarse por sí mismo, entonces es fácil comprender la grande importancia de atender al bautismo de un niño, privado de todo uso de razón y que se encuentra en grave peligro o ante una muerte segura. Sin duda este deber obliga, en primer lugar, a los padres; pero en los casos de urgencia, cuando no hay tiempo que perder y no es posible llamar a un sacerdote, os toca a vosotras el sublime oficio de conferir el bautismo». [PAPA PÍO XII. Discurso a la Unión Católica Italiana de Obstétricas, 29 de octubre de 1951]

EL DELIRIO PAPÓLATRA POR “Querida Amazonía”

Ayer se filtró el texto de la Exhortación Apostólica Post-sinodal “Querida Amazonía”, cuya publicación oficial se espera para hoy 12.
 
   
El documento, que no incluye mención explícita de los temas más polémicos del Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía (“Viri probáti”, ordenación de mujeres como “Diaconisas”, Rito Amazónico, et cœ́tera), incluye el poema «Amazonas» del chileno “Pablo Neruda” (Neftalí Reyes Basoalto); otro de Pedro Casaldáliga Pla CMF “Mons. Hoz y Martillo” («Carta de navegar (Por el Tocantins amazónico)»); y una parte de un prólogo de «El Hablador», de Mario Vargas Llosa.
  
Aquí algunos apartes del texto:
  • “Sobre los sacerdotes casados”: «89. En las circunstancias específicas de la región amazónica, particularmente en sus bosques y lugares más remotos, se debe encontrar una manera de garantizar este ministerio sacerdotal. Los laicos pueden proclamar la palabra de Dios, enseñar, organizar comunidades, celebrar ciertos sacramentos, buscar diferentes formas de expresar la devoción popular y desarrollar la multitud de dones que el Espíritu derrama en medio de ellos. Pero necesitan la celebración de la Eucaristía porque “hace a la Iglesia”. Incluso podemos decir que “no se construye una comunidad cristiana que no crezca ni dependa de la celebración de la Santísima Eucaristía”. Si estamos realmente convencidos de que este es el caso, entonces se debe hacer todo lo posible para garantizar que los pueblos amazónicos no carezcan de este alimento de nueva vida y el sacramento del perdón.
       
    90. Esta necesidad urgente me lleva a instar a todos los obispos, especialmente a los de América Latina, no solo a promover la oración por las vocaciones sacerdotales, sino también a ser más generosos para alentar a aquellos que muestran una vocación misionera a optar por la región amazónica. Al mismo tiempo, es apropiado que la estructura y el contenido de la formación sacerdotal inicial y continua se revisen a fondo, para que los sacerdotes puedan adquirir las actitudes y habilidades exigidas por el diálogo con las culturas amazónicas. Esta formación debe ser preeminentemente pastoral y favorecer el desarrollo de la misericordia sacerdotal».

  • “Sobre la ordenación de mujeres – diaconisas”: «100. Esto nos convoca a ampliar nuestra visión, para no restringir nuestra comprensión de la Iglesia a sus estructuras funcionales. Tal reduccionismo nos llevaría a creer que a las mujeres se les otorgaría un mayor estatus y participación en la Iglesia solo si fueran admitidas en las Ordenes Sagradas. Pero ese enfoque de hecho reduciría nuestra visión; nos llevaría a clericalizar a las mujeres, disminuir el gran valor de lo que ya han logrado, y hacer que su contribución indispensable sea menos eficaz.
       
    103. En una Iglesia sinodal, aquellas mujeres que de hecho tienen un papel central que desempeñar en las comunidades amazónicas deberían tener acceso a puestos, incluidos los servicios eclesiales, que no impliquen órdenes sagradas y que puedan significar mejor el papel que les corresponde. Aquí debe notarse que estos servicios implican estabilidad, reconocimiento público y una comisión del obispo. Esto también permitiría a las mujeres tener un impacto real y efectivo en la organización, las decisiones más importantes y la dirección de las comunidades, mientras continúan haciéndolo de una manera que refleje su feminidad».
Como veréis, ante la filtración, el ambiente neocón y papólatra están que brincan de un pie dándole a su Bergoglio un mérito que no tiene (hasta elevándolo a Confesor de la Fe), y haciendo burla de los “profetas del desastre” que advertían sobre la introducción de estas novedades.
 
 
Pero el hecho que no salieran publicadas NO SIGNIFICA QUE NO EXISTIERAN (acordaos, por ejemplo, del proceso que hubo hasta llegar al polémico y heterodoxo Humánæ Vitæ). Lo que pasa es que Bergoglio QUISO (y todavía lo QUIERE), pero NO PUDO, toda vez que las múltiples protestas, cruzadas de oraciones y el libro de Ratzinger y Sarah (por el cual fue despedido Georg Gänswein),  le impidieron tocar el tema del celibato (que de todas maneras quedó reducido a lo disciplinario en el Sínodo de Octubre de 2019).
  
Así pues, esto es sólo una anestesia en preparación al surgimiento de la Iglesia Amazónica, la implementación de los pactos Económicos (Encuentro “Economía de Francisco”, del 26 al 28 de Marzo en Asís) y Educativos (Encuentro “Reconstruir el Pacto educativo global”, el 14 de Mayo) a la luz de Laudato Sii y del documento de Abu Dhabi, y una reforma a la Curia Romana que difundirá mayor libertad a las Conferencias Episcopales (del cual el Sínodo Alemán es un botón de muestra).

Finalmente, exhortamos a no dejarse engañar por la Jerarquía apóstata ni por los papólatras, y a que abandonen de una vez por todas ese barco encallado que hace agua en el modernismo que es la secta deuterovaticana.
 
JORGE RONDÓN SANTOS
12 de Febrero de 2020 (Año Santo Josefino)
Miércoles de Septuagésima. Fiesta de los Siete Santos Fundadores de la Orden de los Siervos de María.

martes, 11 de febrero de 2020

CONGRESO DE EDUCACIÓN RELIGIOSA EN LOS ÁNGELES HOMENAJEA A PRESBÍTERO BLASFEMO

Noticia tomada de SONS OF SAINT JOSEPH. Traducción tomada de RELIGIÓN LA VOZ LIBRE.
  
SACERDOTE GAY QUE PINTÓ EL ULTRABLASFEMO “CRISTO SODOMITA” EXHIBIRÁ SU OBRA EN EL LA REC 2020
  
[ADVERTENCIA: Enlaces gráficos].
  
Del 21 al 23 de febrero de 2020, durante el Congreso Anual de Educación Religiosa de Los Ángeles (LA REC), la obra de arte del iconógrafo gay William Hart McNichols se exhibirá en el “Arena Living” del Centro de Convenciones de Anaheim. McNichols es un sacerdote gay exjesuita. Según Kittredge Cherry, autor del sitio web de espiritualidad LGBT QSpirit, que a menudo presenta la obra de McNichols, "… McNichols es un artista de Nuevo México y sacerdote católico romano cuyos iconos gay-positivos han causado controversia".
   
William “Bill” Hart McNichols
  
A través de sus cuentas oficiales de medios sociales, el jesuita James Martin (que ha hablado sobre el tema LGBT en el LA REC de 2018-2020) ha alabado y recomendado repetidamente el trabajo de McNichols. En un post de Facebook de Martin, con fecha 23 de enero de 2018, anunció que un libro que se publicará próximamente presentará la obra de McNichols que pinta en un estilo que recuerda a los iconos bizantinos. Martin escribió:

"Queridos amigos: Pensé que podría empezar a recomendar algunos nuevos libros que podrían disfrutar… Aquí hay uno nuevo sobre alguien cuyo trabajo disfrutan muchas personas en esta página: el Rev. William Hart McNichols, el gran iconógrafo. Un nuevo libro, “Image to Insight”, recoge muchos de sus más bellos iconos y los empareja con reflexiones del filósofo John Dadosky, junto con un prólogo de Mirabai Starr. Si eres un fan del asombroso arte del Padre Bill, apuesto a que disfrutarás de este libro, que está publicado por la University of New Mexico Press.
(En un post de Facebook del 2 de diciembre de 2019, Martin describió a McNichols como “mi querido amigo”).
   
    
McNichols entró en los jesuitas en 1968 y se ordenó en 1979. A principios de los 80, fue voluntario del grupo disidente Dignity y trabajó con hospicios de SIDA en la ciudad de Nueva York. Al igual que muchos sacerdotes de esa época, que se sintieron atraídos por el ministerio del SIDA, aunque su trabajo era muy admirable, estos sacerdotes a menudo estaban en conflicto y o bien
“salían” como gays o comenzaban a desatender las enseñanzas católicas sobre la homosexualidad; por ejemplo, los compañeros jesuitas Robert Carter y John J. McNeill. En 1989, McNichols contribuyó al libro de Jeannine Gramick “Homosexuality in the Priesthood and the Religious Life”, que también contenía contribuciones del historiador y defensor del matrimonio gay John Boswell; en ese momento, Gramick fue objeto de una larga investigación del Vaticano que más tarde exigió que se dejara de participar en su ministerio con la comunidad “gay”; ella hizo caso omiso de la directiva. En 2017, James Martin pidió la canonización de Jeannine Gramick.
    
Con respecto al libro de Gramick, y todo el impulso para la afirmación gay en la Iglesia Católica, en 1990, el difunto Richard John Neuhaus escribió:

La campaña de la iglesia por los derechos de los homosexuales, como se les llama, es por definición un ataque frontal a la enseñanza y práctica de la iglesia y a los patrones culturales que se cree que la iglesia ha bendecido en el pasado. La homosexualidad en el sacerdocio y la vida religiosa (editado por Jeannine Gramick, Crossroad) es una guía útil para el desarrollo de actitudes, argumentos y estrategias de la campaña. Contiene ocho ensayos de los defensores de un enfoque radicalmente cambiado de la homosexualidad, y catorce capítulos de testimonios de lesbianas y homosexuales masculinos en el sacerdocio y las órdenes religiosas.
En 2002, McNichols se pronunció en contra de cualquier tipo de asociación entre el creciente escándalo de abuso sexual de niños por parte de sacerdotes gays y homosexuales en el sacerdocio; dijo en una entrevista:
El estatus paria de las personas gais puede proporcionarles una tendencia nacional hacia la escucha. Ellos pueden ser reconciliadores; ellos pueden entender los sufrimientos de ambos sexos. Ellos son sacerdotes naturales.
Respecto a los sacerdotes “gais” en la Iglesia Católica, McNichols continuó:
Somos como la familia de Ana Frank, arriba en el ático, esperando que vengan los nazis. Y eso está mal… La Iglesia de Cristo no debería ser un lugar aterrador.
También, en 2002, McNichols renunció a la Orden Jesuita, pero sigue siendo un sacerdote en la Arquidiócesis de Santa Fe.
   
Aunque sus habilidades como iconógrafo son notables, la elección del tema de McNichols sigue siendo muy problemática. Ha pintado imágenes de individuos no canonizados como santos, incluyendo a los controvertidos activistas anti-guerra y gais hermanos Berrigan, la víctima de asesinato Matthew Shepard, un sacerdote gay anónimo de Sachsenhausen, la profesora de budismo Zen Maura Soshin O
Halloran, y el mismo Buda. Pero su obra más controvertida (ilustrada arriba) es probablemente un dibujo de 1986 titulado Crucifixión del SIDA”, que representa a Cristo en la cruz en ropa interior moderna de hombre con su madre, un joven San Juan de pelo rubio, y María Magdalena en un vestido escotado sin mangas; encima del cuerpo de Jesús se lee un letrero: “SIDA, homosexual, maricón, pervertido, sodomita”.
  
 
[…]
 
Anualmente, el LA REC acompaña a varios activistas católicos LGBT que hablan en el Congreso; ellos incluyen: el sacerdote gay Bryan Massingale, Chris Ponnet, y Arthur Fitzmaurice.
   
En 2017, el obispo Robert Barron, quien también habla cada año en el LA REC, dijo al periodista y podcaster gay Dave Rubin, cuando fue cuestionado sobre el matrimonio del mismo sexo:
”No quisiera acabar solamente diciendo que es grandioso que se fueran, al mismo tiempo tampoco quisiera que fueran en un tanque cruzado y trataran de reversarlo…”
Aunque Dave Rubin parecía genuinamente interesado en lo que lo que la Iglesia enseña, en el mejor caso, Barron fue reluctante en ⁷seguir adelante con la discusión.
    
Según el libro de Barron en 2017, To Light a Fire on the Earth: Proclaiming the Gospel in a Secular Age, tomando su taco del Papa Francisco, Barron quiere desenfatizar los denominados “temas sexuales”. Él dijo:
Mientras leo a Francisco, es un momento tipo Gallipoli… Sí, deberíamos dejar de gastar toda nuestra energía en los temas sexuales, sino que debemos cambiarla al ambiente, cambiarla a los pobres, a la inmigración, y a las otras partes de nuestra Iglesia.
Barron continuó:
Él [Francisco] no es suave con el transgenerismo o el matrimonio homosexual, sino que ha cambiado la materia. Es Gallipoli: Look we’re getting mowed down over here. No estamos haciendo ningún progreso, así que tal vez dejemos algunos hombres y materiales en otro lugar en esta gran lucha. Eso es lo que veo que hace, y me señala como justamente el movimiento correcto.
En recientes LA REC’s, el tema de la inmigración y el ambiente tuvieron un escenario central, incluyendo un discurso en 2019 por el arzobispo emérito de LA Roger Michael cardenal Mahony Baron sobre “Asuntos volátiles de Inmigración”; y en 2017, “una exhibición multimedia de arte ecológico sobre el cuidado de la Madre Tierra, basado en la encíclica del Papa Francisco sobre el ambiente, ‘Laudato sii’”.
 

INCULTURACIÓN PRÁCTICA: EL PROTOCOLO DE LOS NATIVOS AMERICANOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE LOS ÁNGELES

   
El pasado 28 de Marzo de 2018, en el Centro Cultural Kuruvungna Springs en West Los Ángeles, el arzobispo de L.A. José Horacio Gómez Velasco y los jefes nativos Teresa M. Romero (banda juaneña de indios misioneros de la Nación Acjachemen), Anthony Morales (banda de indios misioneros gabrielinos/tongva de la Misión San Gabriel), la miembro del ‘Consejo de Ancianos’ Elise Tripp (banda Santa Inés de los indios Chumash) y Rudy J. Ortega Jr. (presidente tribal de la banda de indios fernandeños Tataviam), firmaron un protocolo mediante el cual se permite a los indígenas del área de Los Ángeles efectuar sus ceremonias en instalaciones propiedad de la arquidiócesis en los condados de Los Ángeles, Ventura y Santa Bárbara, incluyendo la quema ritual de salvia y tabaco.
  
PROTOCOLOS DE LOS NATIVOS AMERICANOS Y LA ARQUIDIÓCESIS DE LOS ÁNGELES

INTRODUCCIÓN
La Arquidiócesis de Los Ángeles reconoce que los Nativos Americanos de California son los Primeros Pueblos de la Tierra y que los límites de la Arquidiócesis de Los Ángeles están establecidos sobre los terrenos sagrados indígenas tradicionales para los pueblos de cuatro naciones nativas americanas. Estos pueblos fueron los constructores de las misiones históricas que están hoy bajo el cuidado de la iglesia en la Arquidiócesis de Los Ángeles.
   
La Arquidiócesis reconoce que estas tribus mantienen una relación especial con estas misiones construidas por sus antepasados –Misión San Gabriel, Misión San Buenaventura, Misión Santa Bárbara, Misión San Fernando, y Misión Santa Inés, Misión San Juan Capistrano (ahora bajo el cuidado de la  Diócesis de Orange), como también de la iglesia de la subestación misionera de Nuestra Señora La Reina de Los Ángeles (La Placita). Por estas razones la Arquidiócesis honra una relación especial con los pueblos de las naciones Chumash, Tongva, Tataviam y Acjachemen.
   
Adicional a esto, la Arquidiócesis reconoce que más de 150.000 autoidentificados como Nativos Americanos urbanos representan a más de cincuenta tribus americaas viviendo en el condado de Los Ángeles, la mayor asamblea de Nativos Americanos urbanos en los Estados Unidos, y que estos Nativos Americanos urbanos merecen un especial reconocimiento y preocupación pastoral (la población actual Nativa Americana en el Condado de Los Ángeles está probablemente entre 200.000 y 250.000).
   
La Arquidiócesis, consultando a representantes de los pueblos indígenas Nativos Americanos que tienen una presencia tradicional en la Arquidiócesis, desea establecer entendimientos comunes y un marco de participación para la Iglesia de Los Ángeles, sus instituciones y comunidades de fe para respetar y honrar, dentro de sus estructuras, regulaciones, prácticas y liturgias las tradiciones y prácticas sagradas de los pueblos Nativos Americanos. Los protocolos resultantes están entendidos para ofrecer líneas guías y parámetros para la comunidad de fe compartida a fin de acoger e incluir diversas perspectivas tradicionales indígenas que puedan enriquecer la oración, fe, tradiciones y ceremonias de la Iglesia y sus instituciones y facilidades.
   
Los protocolos son estándares o normas de acción o conducta. Estos protocolos expresan “el modo de proceder usual y aceptado” en la Iglesia de Los Ángeles y sus distintas comunidades de fe. Ellos también reconocen que las obligaciones civiles y seculares, leyes y regulaciones dirigen algunas de las materias subrayadas en ellos. Por ende, los requerimientos seculares pueden determinar cómo ciertos protocolos deben ser dirigidos o implementados por todos. Sin embargo, en sí mismos, estos protocolos no pretenden ser legalmente vinculantes o modificar estas leyes civiles o regulaciones a las cuales están sujetos. Como tal, estos protocolos no están sujetos a acción legal, litigio o demanda.
   
El liderazgo de la Arquidiócesis, aprobando la promulgación de estos protocolos, y los representantes de las comunidades Nativas Americanas participantes, recibiéndolos, comparten un compromiso mutuo de dialogar y consultar en orden a asegurar su apropiada implementación. Así mismo comparten un compromiso mutuo de informar y educar a sus constituyentes con respecto a los valores y procedimientos reflejados en los protocolos.
   
Dadas las diferencias de desarrollo concernientes al contenido o implementación de los protocolos, la Arquidiócesis convendrá una mediación con representantes del pueblo Nativo Americano y cualquiera otra parte impactada por la materia, a fin de lograr una justa y equilibrada resolución del asunto precipitante y para asumirlo en diálogo para mitigar futuras diferencias o disputas.

PROTOCOLOS
  1. Los pueblos étnicos indígenas Nativos Americanos, y especialmente aquellos cuyas tierras tradicionales coincidan en todo o en parte con los límites designados de la Arquidiócesis de Los Ángeles, son con respecto de sus personas, tradiciones, historia, protocolos tribales y expresiones culturales, serán tratados con el respeto debido a ellos como el “primer pueblo” de la tierra.
  2. Los líderes Nativos Americanos o representantes de las tribus o bandas locales serán incluidos en todos los planes de la Arquidiócesis de Los Ángeles que involucren directamente a la comunidad Nativa Americana. Además, los Nativos Americanos serán incluidos con los representantes de otros grupos étnicos en todos los eventos y planes que involucren una sección cruzada de representación étnica.
  3. Para todas las liturgias y otras ceremonias y eventos eclesiásticas que involucren directamente la asistencia de tribus o bandas locales de Nativos Americanos, o que reconozcan públicamente su asistencia u honren su presencia, se dará una consideración consciente a las tradiciones y protocolos de la tribu o banda local Nativa Americana en cuyas tierras locales tome lugar la liturgia, ceremonia o evento; serán consultados respecto a las tradiciones y protocolos el coordinador de la Oficina Arquidiocesana del Ministerio de Asuntos Nativos Americanos y, si es necesario, un representante de la tribu o banda local de Nativos Americanos específica involucrada específica.
  4. Cuando la Arquidiócesis o cualquiera de sus parroquias, escuelas, organizaciones u otras entidades oficiales plaeen conducir una liturgia o evento que involucre la presencia públicamente reconocida de tribus o bandas de Nativos Americanos o sus representantes, se enviará con anticipación una carta formal de solicitud al liderazgo tribal de la tribu o banda local de Nativos Americanos en cuyas tierras tradicionales se piense tomará lugar la liturgia o evento.
  5. Los Católicos Nativos Americanos que son descendientes directos de las tribus o bandas de Nativos Americanos y, especialmente, de los miembros tribales que construyeron las misiones originales de California, incluyendo La Placita en Los Ángeles, y sobre cuyas tierras tradicioales se construyeron estas misiones (v.g., Tongva de la Misión San Gabriel y Nuestra Señora de los Ángeles, Tataviam de la Misión San Fernando, y Chumash de varias bandas distintas asociadas con las Misiones San Buenaventura, Santa Bárbara y Santa Inés) pueden solicitar la celebración de los sacramentos y servicios Católicos, notablemente el bautismo, la confirmación, el matrimonio y la sepultura cristiana en las iglesias de la misión a la que estén históricamente asociados, sin tener membresía vigente en la parroquia de la misión local y, reuniendo todos los requerimientos canónicos, serán acomodados en su solicitud.
  6. Los Nativos Americanos cuyos registros familiares, en todo o en parte, estén contenidos en los libros de cualquier misión, parroquia, iglesia o archivos asociados con la Arquidiócesis de Los Ángeles tendrán acceso acordado a estos archivos, directamente o por transcripción, con el propósito de rastrear y mantener sus historias familiares y tribales.
  7. Cuando los Nativos Americanos sean invitados a participar en liturgias, ceremonias o eventos asociados con la Arquidiócesis de Los Ángeles, sus parroquias, o cualquiera de sus entidades reconocidas, ellos deben ser invitados no solamente para propósitos de demostración o expresión cultural, sino para una participación apropiada, completa y activa en la planeación e implementación de la liturgia o evento.
  8. Es apropiado que las liturgias, celebraciones, ceremonias o eventos que involucren la participación pública formal de Nativos Americanos, comiencen con el reconocimiento de la tribu o banda en cuyo territorio tradicional tome lugar el evento, el saludo por un representante de la tribu o banda asociada con esta tierra tribal indígena particular, el reconocimiento a los Ancianos Nativos Americanos y dignatarios que estén presentes, y una bendición tradicional con hierba sagrada (salvia, tabaco) por un miembro o miembros de la tribu o banda Nativa Americana. Es adecuado que estos protocolos tengan lugar entre la procesión de entrada y el comienzo formal de la Liturgia, que comienza con la “Señal de la Cruz”.
  9. En conformidad con otras bendiciones litúrgicas específicas en el Misal Romano, una bendición purificadora Nativa Americana al comienzo de la Misa puede preceder a la “Señal de la Cruz” entonada por el celebrante y puede tener lugar antes o siguiendo a la procesión de entrada de la Liturgia. Es preferible que sea siguiendo la procesión de entrada, para que toda la asamblea pueda estar presente para la bendición.
  10. Al planear y conducir ritos funerarios para los Católicos Nativos Americanos, incluyendo el velorio y el servicio en la tumba, se dará consideración a aquellas costumbres funerarias Nativas Americanas que no sean incompatibles con la creencia Católica, especialmente durante los ritos de entierro en la tumba.
  11. En las liturgias celebradas con comunidades Nativas Americanas o que involucren la inclusión de tradiciones Nativas Americanas, se permite usar como cálices y ciborios vasos de cerámica no porosa específcica y solamente reservadas para uso litúrgico.
  12. Para las iglesias y otras facilidades de la Arquidiócesis que están localizadas en sitios ceremoniales tradicionales de Nativos Americanos, en particular las Misiones asociadas a la Arquidiócesis, será preferido el protocolo de la acomodación que se haga para las comunidades de Nativos Americanos asociadas a estos sitios particulares para usar estos sitios para ceremonias y celebraciones tribales; y para acoger su participación en la Arquidiócesis de Los Ángeles, cuando sea apropiado, en las celebraciones y eventos generales de toda la conunidad Católica. Adicionalmente, a los Nativos Americanos se les permitirá un libre acceso a los sitios de sepultura Nativos Americanos localizados en  propiedades que ahora son de la Iglesia Católica, para el propósito de orar y honrar a sus ancestros.
  13. Cuando se particione un terreno para un nuevo sitio de construcción por la Arquidiócesis o por una de sus parroquias, escuelas u otras entidades, se preferirá, aunque no sea requirido, el protocolo de que la ceremonia de partición de terreno incluya una bendición tradicional del sitio por un miembro de la tribu o banda de Nativos Americanos en cuyas tierras tradicionales se locarlizará el nuevo sitio.
  14. Los sitios de entierro Nativos Americanos históricamente identificados y autenticados serán respetados y no serán utilizados como sitios de construcción por la Arrquidiócesis, sus parroquias y todas las demás counidades Católicas, organizaciones y entidades asociadas con la Arquidiócesis. Si se logra con la banda de Nativos Americanos local un acuerdo alternativo que garantice una excepción, por ejemplo, la relocación de restos, la excepción será revisada y aprobada primero por el liderazgo de la Arquidiócesis. Se seguirán y respetarán las líneas guía y directivas de la Comisión de Herencia de Nativos Americanos.
  15. En todos los arreglos que se asocien de alguna manera con la Arquidiócesis, si la relocación de restos de Nativos Americanos es acordada por la tribu o banda de Nativos Americanos local y el desarrollador del sitio, la relocación de los restos tendrá lugar en una forma respetuosa involucrando oraciones y ritos de reinhumación apropiados a la fe Católica y a las tradiciones de la comunidad Nativa Americana local. La Arquidiócesis acuerda esto respecto a los sitios de sepultura de todas las tribus y bandas de Nativos Americanos, y no limita este respecto solamente a aquellas tribus que son reconocidas y protegidas por las leyes federales de los Estados Unidos.
  16. En las misiones, parroquias y escuelas dentro de la Arquidiócesis de Los Ángeles, donde se hagan pantallas culturales e históricas y se conduzcan presentaciones relacionadas con los Nativos Americanos, estas serán concientemente asociadas con las tribus o bandas locales específicas de Nativos Americanos, y tendrán lugar consultas con los líderes de la tribu o banda local a fin de asegurar la precisión en la presentación.
  17. Las misiones localizadas dentro de la Arquidiócesis de Los Ángeles incluirán presentaciones comprensivas y adecuadas sobre las culturas, vida e historia Nativas Americanas, incluyendo la interacción histórica entre los pueblos nativos y la Iglesia Católica. Las presentaciones deberán ser apropiadas y respetuosas, y deberán enfocarse primariamente en la tribu o banda local de Nativos Americanos asociada con la construcción de la misión. Los miembros de la tribu o banda local de Nativos Americanos deben ser consultadas en la selección y disposición de tales presentaciones a fin de asegurar la precisión, integridad de la presentación y respeto.
  
NOTAS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LOS PROTOCOLOS PARA LOS NATIVOS AMERICANOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE LOS ÁNGELES
  • PROTOCOLO 4: La Oficina de Asuntos Nativos Americanos de la Arquidiócesis de Los Ángeles proporciona información respecto a los límites de las tierras tradicionales de las cuatro Naciones Nativas Americanas y las tribus locales que correspondan a los límites de la Arquidiócesis de Los Ángeles y las parroquias, escuelas e instituciones eclesiales locales, como también los nombres e información de contacto para el incumbente liderazgo tribal.
  • PROTOCOLO 7: Los Nativos Americanos son respetuosos de las tradiciones y prácticas litúrgicas de la Iglesia Católica, y desean similar respeto para sus tradiciones y prácticas ceremoniales. Ellos no querrán interjectar en la liturgia Católica ninguna práctica que no sea aceptable o compatible con las normas litúrgicas Católicas. Cuando son invitados a participar demostrativamente en la liturgia Católica, un miembro Católico de su tribu que esté familiarizado con las formas de culto Católico deberá ser incluido como miembro del comité o grupo de planeación para asegurar la integridad tanto de la liturgia Católica como de las costumbres y protocolos Nativos Americanos locales. Tanto la Oficina de Asuntos Nativos Americanos de la Arquidiócesis de Los Ángeles como la Oficina de Liturgia y Culto de la Arquidiócesis están disponibles para asistir y aconsejar cuando sea necesario.
  • PROTOCOLO 10: Las costumbres de sepultura de los Nativos Americanos que son compatibles con las normas litúrgicas Católicas incluyen “salviar” el sitio de entierro (bendecir el sitio en las cuatro direcciones –norte, sur, este y oeste– con el humo de salvia ardiendo), el ofrecimiento de una oración por un líder tribal o anciano al Gran Espíritu (el espíritu divino, el Espíritu Santo, el mensajero del Creador), el canto de una “canción de envío” al “Abuelo Creador” (Dios Padre), poner en la tumba objetos sagrados para la tribu y/o la persona, asperjar tabaco sobre el ataúd cuando es descendido al sepulcro (siendo el tabaco un signo de la vida y los dones enviados por Dios), y el canto de otras canciones tradiconales de envío, bendición y gratitud luego de que la tumba es rellenada. Todas estas tradiciones son prácticas aceptables y compatibles puesto que los Nativos Americanos Católicos relacionan cada una de ellas a las personas de la Trinidad –el Abuelo Creador, el Hermano Salvador, y el Espíritu Mensajero–. La Oficina de Asuntos Nativos Americanos de la Arquidiócesis de Los Ángeles puede ofrecer explicaciones específicas y consejería bajo petición.
  • PROTOCOLO 13: Una bendición tradicional Nativa Americana de un sitio en una forma simple adaptable y compatible con las normas Católicas puede incluir “salviar” el sitio (como se explicó arriba), ofrecer una oración invocando la bendición del Abuelo Creador (una oración de bendición), y asperjar tabaco sobre el sitio en el que spot donde es ofrecida la oración de bendición. Puesto que las tradiciones pueden variar de tribu en tribu, la Oficina de Asuntos Nativos Americanos de la Arquidiócesis de Los Ángeles puede ofrecer explicaciones específicas y consejería bajo petición.