Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 6 de diciembre de 2020

DÍA SEIS DE CADA MES, EN HONOR A SAN NICOLÁS DE BARI

Dispuesto por José María Díaz de Gamboa, impreso en Puebla con las licencias necesarias por Pedro de la Rosa en 1820. Mediante decreto del 17 de Noviembre de 1810, Mons. Dr. Don Antonio Joaquín Pérez y Martínez, Obispo de la Puebla de los Ángeles, por sí y por el pacto de hermandad con los Obispos de Monterrey, Quito y Oaxaca, concedió ciento sesenta días de Indulgencia por cada oración y gozo a quien lo rezare, y otros ciento sesenta días por cualquier Padre nuestro, Ave María u otra oración aprobada por la Iglesia que se rezare delante de cualquier imagen de San Nicolás.
     
MOTIVO DE ESTA DEVOCIÓN
Siempre el Señor ha sido maravilloso en sus Santos, pero parece que la Diestra del Omnipotente se prodigó en favorecer al Glorioso Nicolás, pues la Iglesia nuestra Madre dice que lo adornó con el don de innumerables milagros: y siendo tan favorecido de Dios, ¿qué le podremos pedir por medio de este su Santo siendo para gloria suya y bien de nuestra alma que no lo conceda? Y así, avivando la Fe, digamos el siguiente
    
DÍA SEIS DE CADA MES, PARA VENERAR AL TAUMATURGO SEÑOR SAN NICOLÁS, ARZOBISPO DE MIRA Y PATRÓN DE BARI
   
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Crucificado bien mío, que pendiente en un madero diste la vida por salvarme, ¿y cuál ha sido la recompensa?, multiplicar ofensas. Pequé, Señor, contra tan suprema bondad: me pesa, y protesto la enmienda. Para lavar mi iniquidad derramaste tu Sangre: pues ella me limpie de la lepra del pecado, para que limpio te goce eternamente. Amén.
    
ORACIÓN
Augusta Trinidad, Ser incomprehensible, ante cuya presencia postrados los ángeles cantan Santo, Santo, Santo: ruégote, Deidad sacrosanta, por los méritos de tu precioso Hijo, por la intercesión de tu amada Hija, Madre y Esposa María Santísima, y por los ruegos de tu fiel siervo mi Patrón San Nicolás, me concedas un limpio corazón para servirte, y una buena y santa muerte para gozarte. Amén. Tres Credos.
    
ORACIÓN
Dulcísima María, concebida en gracia, Reina de los ángeles y Abogada de los pecadores: aquí está el mayor de ellos a implorar tu favor: ruega, dulce Madre, a tu santísimo Hijo, nos libre del pecado mortal, y nos dé una buena muerte, principio de la bienaventuranza. Amén. Una Salve.
   
ORACIÓN
Dios y Señor mío todopoderoso, que tuviste por bien de hermosear a vuestro siervo y glorioso Confesor y Obispo Nicolás con tanto número de virtudes e innumerables milagros: suplícoos humildemente, que por los ruegos e intercesión del glorioso San Nicolás defiendas tu Iglesia y a sus prelados, y me libres de las tentaciones del demonio y de todos los peligros, así de alma como de cuerpo, para que de este modo pueda alabaros en vuestro santo en la tierra, y merezca acompañarle en la gloria. Amén. Un Padre nuestro y Ave María.
    
GOZOS
     
Pues sois de Dios tan amado,
Que dispensáis sus favores,
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Apenas naces al mundo
Cuando hacia el Cielo mirando,
Para Dios te ibas formando
Despreciando al mundo inmundo:
Y habías de ser sin segundo
Del hereje los terrores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Por tu oración fervorosa
A una enferma das salud,
Y desde tu juventud
Fue tu caridad fogosa:
Y ardiendo cual mariposa
Rindes a Dios tus amores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Azotes, destierros, penas,
Oprobio, llanto y dolor
Por la fe del Redentor
Sufres en tierras ajenas:
Pero aun entre las cadenas
Sois modelo de pastores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Con prodigio singular
En el concilio niceno,
Que es Dios Uno, Trino y bueno
Supo tu lengua explicar:
Con esto hiciste callar
Los herejes ladradores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
A tres niños salpresados
A la vida los recobras,
Y tales milagros obras
Que todos quedan pasmados:
Los pobres son remediados
Confesando tus favores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Tu entierro triunfo se vio,
Y de la muerte el horror
Huye, al ver el resplandor:
Con que tu alma relució:
De milagros te adornó
El Señor de los Señores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
    
Tantas son las maravillas
Con que a ti el Señor te ha honrado,
Que falta papel y tinta
A poder ser numerado:
Y pues mi amor te he dedicado,
Dispénsame tus favores:
¡Oh glorioso Nicolás,
Rogad por los pecadores!
 
     
ORACIÓN
Dios, que al bienaventurado Nicolás Obispo lo adornaste con el don de innumerables milagros: concede a tus fieles que por sus méritos y ruegos seamos libres de las llamas eternas. Por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)