NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

domingo, 2 de noviembre de 2014

NUEVE CONSIDERACIONES DEVOTAS SOBRE LAS PENAS QUE PADECEN LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO

  
En el Nombre del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén. 
  
PRIMERA CONSIDERACIÓN
Muchas son las penas que sufren las benditas ánimas del Purgatorio, pero la mayor de todas consiste en pensar que por los pecados que cometieron en vida han sido ellas mismas la causa de sus propios sufrimientos.
¡Oh Jesús Salvador mío! Yo que tantas veces he merecido el Infierno, ¿cuánta pena no experimentaría ahora si me viese condenado, al pensar que yo mismo había sido la causa de mi condenación? Gracias os doy por la paciencia que conmigo habéis tenido. ¡Oh Dios mío! Porque sois bondad infinita, os amo sobre todas las cosas; me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido, y os prometo antes morir que volver más a ofenderos. Concededme la perseverancia; tened piedad de mí y de las almas benditas que sufren en aquel fuego. Y Vos, ¡oh María, Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos.
      

SEGUNDA CONSIDERACIÓN
La segunda pena que aflige en alto grado a esas benditas almas es el tiempo que en vida perdieron, durante el cual habrían podido adquirir mayores méritos para el Cielo, y el pensamiento que esta pérdida es para siempre irreparable, terminando con la vida el tiempo de merecer.
¡Infeliz de mí, oh Señor, que por espacio de tantos años he vivido en la tierra no mereciendo sino los castigos del Infierno! Gracias os doy porque todavía me concedéis tiempo para remediar el mal que he hecho. Arrepiéntome ¡oh Dios mío!, de haberos ofendido a Vos que sois tan bueno. Concededme vuestro socorro para que lo que me queda de vida lo emplee únicamente en serviros y amaros. Tened piedad de mí y de esas almas benditas que arden en el Purgatorio. Y vos ¡oh María, Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos.
    
TERCERA CONSIDERACIÓN
Otra de las mayores penas que afligen a esas benditas ánimas es la vista espantosa de los pecados que están expiando. En la vida presente no se conoce bastante la fealdad de los pecados pero bien se comprende en la otra; y este conocimiento es uno de los más vivos dolores que sufren las almas en el Purgatorio.
¡Oh Dios mío! Os amo sobre todas las cosas porque sois infinita Bondad; duélome con todo mi corazón de haberos ofendido; os prometo antes morir que volver a ofenderos; concededme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas santas almas que se purifican en aquel fuego. Y Vos, ¡oh María Madre de Dios!, socorredlas con vuestros ruegos poderosos y rogad también por nosotros que estamos aún en peligro de condenarnos.
   
CUARTA CONSIDERACIÓN
Una de las penas que más afligen a aquellas almas esposas de Jesucristo, es el pensar que en vida por sus culpas disgustaron a aquel Dios a quien tanto aman. Se han visto penitentes morir de dolor al pensar que habían ofendido a un Dios tan bueno. Mucho mejor que nosotros conocen las almas del Purgatorio cuán amable es Dios, y por consiguiente lo aman con todas sus fuerzas; por eso, al pensar que le disgustaron en vida, experimentan un dolor superior a todo otro dolor.
¡Oh, Dios mío! Porque sois Bondad infinita me arrepiento con todo mi corazón de haberos ofendido. Os prometo antes morir que volver a ofenderos. Dadme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas santas almas que arden en ese fuego, y que os aman de todo corazón. Y Vos, ¡oh María, Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos. Amén.
    
QUINTA CONSIDERACIÓN
Otra de las grandes penas que afligen a aquellas benditas almas es el sufrir aquel fuego sin saber cuándo tendrán fin sus tormentos: Es verdad que tienen la certidumbre de verse un día libres de ellos; pero la incertidumbre del tiempo en que se han de acabar, les causa un gravísimo tormento.
¡Oh Señor! ¡Qué desgracia tan grande la mía si me hubieseis enviado al Infierno, a esa cárcel de tormentos, teniendo la seguridad de no salir de ella jamás! Os amo sobre todas las cosas ¡oh Bondad infinita!, y me arrepiento con todo mi corazón de haberos ofendido y os prometo antes morir que volver a ofenderos. Concededme la santa perseverancia, tened piedad de mí y de aquellas santas almas que se purifican en el fuego del Purgatorio. Y Vos ¡oh María, Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos. Amén.
   
SEXTA CONSIDERACIÓN
Cuanto mayor es el consuelo que a aquellas benditas almas les causa el recuerdo de la Pasión de Jesucristo, por cuya virtud se salvaron, y del Santísimo Sacramento del Altar, que les proporcionó y aún les proporciona tantas gracias, por medio de Misas y comuniones, tanto más les atormenta el pensamiento de no haber correspondido en vida a estos dos grandes beneficios del amor de Jesucristo.
¡Oh, Dios mío! Vos moristeis también por mí, y os disteis muchas veces a mí en la Sagrada Comunión, y yo siempre os he correspondido con negra ingratitud; más ahora os amo sobre todas las cosas, ¡oh supremo Bien mío! Me arrepiento muy de corazón de haberos ofendido y os prometo antes morir que volver a ofenderos. Dadme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas santas almas que arden en ese fuego. Y Vos, ¡oh María, Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos. Amén.
 
SÉPTIMA CONSIDERACIÓN
Aumentan también la pena de aquellas benditas almas todos los beneficios particulares que recibieron de Dios, como el haber recibido el Bautismo, el haber nacido en país católico, el haberlos esperado Dios a penitencia, y el haber alcanzado el perdón de sus pecados: porque todos esos favores les hacen conocer mejor la ingratitud con que han correspondido a su Dios.
Pero ¡oh Dios mío! ¿Quién ha sido más ingrato que yo? Vos me habéis esperado con tanta paciencia, me habéis tantas veces perdonado con tanto amor y yo, después de tantas promesas, os he vuelto a ofender. ¡Oh! no me arrojéis al Infierno, porque os quiero amar y en el Infierno no podría hacerlo. ¡Oh Bondad infinita! Me arrepiento de haberos ofendido y os prometo antes morir que ofenderos de nuevo. Dadme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas Santas que se purifican en el fuego del Purgatorio. Y Vos, ¡oh María Madre de Dios!, socorredlas con vuestras poderosas súplicas. Amén.
 
OCTAVA CONSIDERACIÓN
Otra pena, en extremo amarga para aquellas benditas almas, es el pensar que durante su vida usó Dios con ellas de muchas misericordias especiales, que no tuvo con los demás; y que ellas con sus pecados le obligaron a que las odiara y condenara al Infierno, aunque después por su misericordia las haya perdonado y salvado.
Vedme aquí, ¡oh Dios mío! Yo soy uno de aquellos ingratos que después de haber recibido de Vos tantas gracias, he despreciado vuestro amor y os he obligado a condenarme al Infierno. ¡Oh Bondad infinita! Ahora os amo sobre todas las cosas; me arrepiento con toda mi alma de haberos ofendido y os prometo antes morir que volver más a ofenderos. Dadme la santa perseverancia; tened piedad de mí y de aquellas santas almas que se purifican en el fuego del Purgatorio. Y Vos, ¡oh María Madre de Dios!, socorredlas con vuestros poderosos ruegos. Amén.
  
NOVENA CONSIDERACIÓN
Grandes son todas las penas que sufren aquellas santas almas: el fuego, el tedio, la oscuridad, la incertidumbre del tiempo que han de verse libres de aquella cárcel; pero de todas, la mayor para esas santas esposas, es la de verse separadas de su divino Esposo y privadas de su vista y presencia.
¡Oh Dios mío! ¿Cómo he podido yo vivir tantos años lejos de Vos, privado de vuestra gracia? ¡Oh Bondad infinita! Os amo sobre todas las cosas, me arrepiento con todo mi corazón de haberos ofendido, y os prometo antes morir que volver más a ofenderos. Dadme la santa perseverancia, y no permitáis que vuelva a caer otra vez en vuestra desgracia. Os suplico tengáis piedad de aquellas santas almas, que las aliviéis en sus tormentos y abreviéis el tiempo de su destierro, ya admitiéndolas cuanto antes a la dicha de amaros para siempre en el Cielo. Y Vos, ¡oh María, Madre de Dios! socorredlas con vuestros poderosos ruegos. Amén.
   
SÚPLICA A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, PARA QUE POR LOS DOLORES DE SU PASIÓN, TENGA MISERICORDIA DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO.
¡Oh dulcísimo Jesús! Por el sudor de sangre que derramasteis en el Huerto de Getsemaní: tened piedad de las almas del Purgatorio.
¡Oh dulcísimo Jesús! Por los dolores de vuestra crudelísima flagelación: tened piedad de las almas del Purgatorio.
¡Oh dulcísimo Jesús! por los dolores que padecisteis llevando hasta el Calvario la cruz a cuestas: tened piedad de las almas del Purgatorio.
¡Oh dulcísimo Jesús! por el inmenso dolor que padecisteis al separarse vuestra alma de vuestro cuerpo: tened piedad de las almas del Purgatorio..
  
Encomendémonos en fin todos a las almas del purgatorio, diciendo:
  
¡Oh, ánimas benditas! Ya que por vosotras hemos rogado, vosotras que tan amadas sois del Señor, y que tenéis la certeza de no poderle ya perder, rogadle por nosotros que nos vemos todavía en peligro de condenarnos y perder a Dios para siempre.
  
V. Dales, Señor el descanso eterno.
R. Y brille para ellos la luz perpetua.
   
V. Descansen en paz.
R. Amén.
   
V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue hasta Ti mi clamor.
   
V. El Señor sea con vosotros
R. Y con tu espíritu.
  
OREMOS
Oh Dios, Creador y Redentor de todos los hombres, conceded a las almas de vuestros servidores y servidoras, la remisión de todos sus pecados, a fin de que obtengan por nuestras humildísimas oraciones el perdón que ellas siempre han deseado. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.
   
V. Descansen en paz.
R. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)