Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 8 de diciembre de 2014

OFICIO PARVO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

Oficio compuesto por fray Bernardino de Bustis OFM, hacia 1492. Tomado del libro “Cœléste Palmétum”, escrito por el Padre Wilhem Nakateni SJ. (300 días de Indulgencia, otorgada por el Papa Pío IX mediante rescripto del 31 de Marzo de 1876). Traducción tomada del Oracional del Instituto Secular “Alianza en Jesús por María”, 2ª edición de 1953.
  
OFFÍCIUM PARVUM DE IMMACULÁTAM CONCEPTIÓNIS BEÁTÆ VÍRGINIS MARÍÆ
      
AD MATUTÍNUM (Maitines, antes de 06:00h)
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
V. Eja, mea lábia , nunc annuntiáte.
R. Laudes et præcónia Vírginis beátæ.
    
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
    
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Salve, mundi Dómina,
Cælórum Regína,
Salve, Virgo vírginum,
Stella matutína.
Salve, plena grátia,
Clara luce divína:
Mundi in auxílium,
Dómina, festína.
Ab ætérno Dóminus
Te præordinávit
Matrem unigéniti
Verbi, quo creávit.
Terram, pontum, ǽthera.
Te pulchram ornávit
Sibi sponsam, quæ in
Adam non peccávit. Amen.
   
Antiphonam: Elégit eam Deus, et præelégit eam. In tabernáculo suo habitáre fécit eam.
   
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
   
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
 
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
          
AD PRIMAM (A la primera hora, 07:00h)
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
  
Salve, Virgo sápiens,
Domus Deo dicáta,
Colúmna septémplici
Mensáque exornáta.
Ab omni contágio
Mundi præserváta:
Ante sancta in útero
Paréntis, quam nata.
Tu Mater vivéntium,
Et porta es Sanctórum,
Nova stella Jacob,
Dómina Angelórum,
Zábulo terríbilis,
Acies castrórum,
Portus et refúgium
Sis Christianórum. Amen.
  
Antíphonam: Ipse creávit illam in Spíritu Sancto, et effúndit illam super ómnia ópera sua.
   
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
        
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD TERTIAM (A la hora tercia, 09:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
 
Salve, arca fœdéris,
Thronus Salomónis,
Arcus pulcher ǽtheris,
Rubus visiónis,
Virga frondens gérminis,
Vellus Gedeónis,
Porta clausa Núminis
Favúsque Samsónis.
Decébat tam nóbilem
Natum præcavére
Ab origináli
Labe matris Evæ.
Almam, quam elégerat
Genitrícem vere,
Nulli prorsus sinens
Culpæ subjácere. Amen.
 
Antíphonam: Ego in altíssimis hábito, et thronus meus in colúmna nubis.
   
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
       
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD SEXTAM (Al medio día, 12:00h)
                 
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Salve, Virgo puérpera,
Templum Trinitátis,
Angelórum gáudium,
Cella puritátis.
Sólamen mœréntium,
Hortus voluptátis,
Palma patiéntiæ,
Cedrus castitátis.
Terra es benedícta
Et sacerdotális,
Sancta et immúnis
Culpæ originális.
Cívitas altíssimi,
Porta orientális,
In te est omnis grátia,
Virgo singuláris. Amen.
  
Antiphona: Sicut lílium inter spinas, sic amíca mea inter fílias Adæ.
   
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
       
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD NONAM (A la hora nona, 15:00h)
        
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
    
Salve, urbs refúgii
Turrísque muníta
David, propugnáculis
Armisque insígnita.
In conceptióne
Charitáte ígnita,
Dracónis potéstas
Est a te contríta.
O Múlier fortis
Et invícta Judith!
Pulchra Abisag virgo,
Verum fovens David!
Rachel curatórem
Ægýpti gestávit,
Salvatórem mundi
María portávit. Amen.
 
Antiphona: Tota pulchra es, amíca mea, et mácula originális numquam fuit in te.
   
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
        
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD VÉSPERAS (Vísperas, 18:00h)
        
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
    
Salve, horológium,
Quo retrográditur
Sol in decem líneis
Verbum incarnátur.
Homo ut ab ínferis
Ad summa attollátur,
Imménsus ab Ángelis
Paulo minorátur.
Solis hujus rádiis
María corúscat:
Consúrgens auróra
In concéptu micat.
Lílium inter spinas,
Quæ serpéntis cónterat
Caput, pulchra ut luna
Errántes collústrat. Amen.
  
Antiphona: Ego feci in cœlis, ut orirétur lumen indefíciens, et quasi nébula texi ómnem terram.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
       
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD COMPLETORIUM (Completas, 21:00h)
          
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
V. Convértat nos, Domina, tuis précibus placátus Jesus Christus Fílius tuus.
R. Et avérter iram suam a nobis
   
V. Dómina , in adjutórium meum inténde.
R. Me de manu hóstium poténter defénde.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Salve, Virgo flórens,
Mater illibáta,
Regína cleméntiæ,
Stellis coronáta.
Super omnes Ángelos
Pura, immaculáta,
Atque ad Regis déxteram
Stans veste deauráta.
Per te, Mater grátiæ,
Dulcis spes reórum,
Fulgens stella maris,
Portus naufragórum,
Patens, cæli jánua,
Salus infirmórum,
Videámus Regem
In aula Sanctórum. Amen.
  
Antiphona: Óleum effúsum, María, nómen tuum. Servi tui dilexérunt te nímis.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
        
Orémus
Sancta María, Regína cælórum, Mater Dómini nostri Jesu Christi et mundi Dómina, quæ nullum derelínquis, et nullum déspicis, réspice me, Dómina, cleménter óculo pietátis, et ímpetra mihi apud tuum diléctum Fílium cunctórum véniam peccatórum, ut qui nunc tuam sanctam et immaculátam Conceptiónem devóto afféctu recólo, ætérnæ in futúrum beatitúdinis bravíum cápiam, ipso quem Virgo peperísti donánte Dómino nostro Jesu Christo, qui cum Patre et Sancto Spíritu vivit et regnat, in Trinitáte perfécta Deus in sǽcula sæculórum. Amen.
  
V. Dómina, prótege oratiónem meam.
R. Et clámor meus ad te véniat.
     
V. Benedicámus Dómino.
R. Deo grátias.
   
V. Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace.
R. Amen.
    
Commendátio (Encomienda del alma, después de las Completas)
Súpplices offérimus
Tibi, Virgo pia,
Hæc laudum præcónia;
Fac nos ut in vía
Ducas cursu próspero,
Et in agonía
Tu nobis assíste,
O dulcis María. Amen.
R. Deo grátias.
  
Por el rezo de la antífona y oración siguiente, el Papa Paulo V otorga 100 días de Indulgencia:
Antiphonam: Hæc est virga, in qua nec nódus originális, nec córtex actuális cúlpæ fúit.
   
V. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
R. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
  
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.

TRADUCCIÓN
Maitines
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
    
V. Ea, labios míos , anunciad ahora.
R. Las glorias y alabanzas de Santa María.
    
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
   
Salve, Señora del mundo
y del empíreo Reina;
salve, Virgen de las Virgenes;
salve, matutina Estrella.
Salve, Tú, llena de gracia,
que luz divina reflejas:
apresúrate, Señora,
a socorrer a la tierra.
El Señor, desde el principio,
te escogió para que fueras
Madre del Verbo unigénito
por quien todo el mundo hiciera.
Y para sí el mismo Dios
hízote esposa tan bella,
que ni quiso te manchara
de Adán la culpa primera. Amén.   
Antífona: Fue escogida de Dios y preservada, y le da en habitación su tabernáculo.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
     
Hora Prima
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
  
Salve, Virgen sapientísima,
Casa al Señor dedicada,
que adornan siete columnas
y rica mesa de gracias.
Fuiste de todo contagio,
de este mundo preservada,
y en el seno de tu madre
Dios te quiso siempre santa.
Tú eres madre de los vivos,
para los santos entrada,
nueva estrella de Jacob,
de los cielos Soberana.
Ya que eres para el demonio
terrible hueste en batalla,
sé también puerto y refugio
para las almas cristianas. Amén.  
Antífona: El Señor Dios, Éste es el que le dio el ser en el Espíritu Santo, y derramóla sobre todas sus obras.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Hora Tercia
   
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
    
Salve ¡oh, Arca de Alianza!,
y trono de Salomón,
Arco iris hermosísimo,
Zarza que no se abrasó.
Vara de José florida,
gedeónico vellón,
Puerta al Señor reservada,
Panal que Sansón halló.
Preservar era muy justo
a quien nació en tanto honor,
del original pecado
en que Eva nos engendró.
La que por su madre excelsa
escogiera el mismo Dios,
sujeta a culpa ninguna
ni un instante consintió. Amén.
  
Antífona: En los altísimos cielos tengo yo mi morada, y el trono mío sobre una columna de nubes.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Hora Sexta
                 
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
   
Dios te salve, Virgen Madre,
Templo de la Trinidad,
de los Ángeles el gozo,
de la pureza panal.
Consuelo de los que lloran,
Jardín que alegría da,
Palma de la paciencia,
Cedro de la castidad.
Tú eres tierra bendecida,
y herencia sacerdotal,
santa y libre de la culpa
que a todos transmitió Adán.
Tú eres la puerta oriental,
en Ti está toda la gracia,
Tú eres la Virgen sin par. Amén.
  
Antífona: Como azucena entre espinas, así es mi amiga entre las hijas de Adán.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Hora Nona
        
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
   
Salve, ciudad de refugio,
Torre de David provista
de poderosas defensas,
y con armas guarnecida.
En tu Concepción, ardiendo
en la caridad divina,
Tú del infernal dragón
quebrantaste la malicia.
Salve, pues, oh mujer fuerte,
salve Tú, Judit invicta,
Abisag, virgen hermosa,
que al David del cielo aviva.
Raquel llevó en sus entrañas
quien salvó la gente egipcia:
pero al Salvador del mundo
llevó en las suyas María. Amén.  
Antífona: Toda Tú eres hermosa, oh amiga mía, y nunca hubo en Ti la culpa original.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Vísperas
        
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
    
Salve, místico Reloj,
do el Sol de Justicia eterna
retrocediera diez grados,
al tomar Dios carne nuestra.
Para que el hombre subiese
del profundo a suma alteza,
hízose menos que el Ángel
todo un Dios de gloria inmensa.
Con los rayos de este Sol,
¡oh, María!, centelleas;
como Aurora que de Él nace,
ya en tu Concepción te ostentas.
Lirio entre espinas, quebrantas
de la sierpe la cabeza
y hermosa como la luna
la senda al errante muestras. Amén.
  
Antífona: Yo hice nacer en los cielos la luz indeficiente, y como una nieba cubrí toda la tierra.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Completas
          
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
    
V. Conviértanos, ☨ Señora , tu Hijo Jesucristo, aplacado por tus súplicas.
R. Y aparte Él su ira de nosotros.
   
V. Señora , atiende en mi socorro.
R. De mis enemigos defiéndeme con tu diestra poderosa.
   
V. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R. Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a Tí, Señor, Rey de la eterna gloria.
 
Salve, Virgen floreciente;
salve, Madre siempre intacta;
salve, Reina de clemencia,
por estrellas coronada.
Más que los Ángeles todos
eres Tú pura y sin mancha,
y estás del Rey a la diestra
con vestidura dorada.
Oh, Tú, de la gracia Madre,
del reo dulce esperanza,
luciente Estrella del mar,
Refugio del que naufraga.
Oh, puerta del cielo abierta
por Ti que al enfermo sanas,
ver a nuestro Rey logremos
en la celestial morada. Amén.
  
Antífona: Bálsamo derramado es tu nombre, oh María. Tus siervos te amaron sobremanera.
   
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
   
Oremos
Santa María, Reina de los cielos, Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Señora del Mundo, que a nadie desamparas y a nadie desechas; mírame, Señora, benignamente con ojos de piedad, y alcánzame de tu querido Hijo el perdón de todos mis pecados, para que yo, que con devoto afecto celebro ahora tu santa e Inmaculada Concepción, reciba después el premio de la eterna bienaventuranza, concediéndomelo el mismo de quien fuiste Madre, quedando Virgen, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina en unidad perfecta, Dios por los siglos de los siglos. Amén.
 
V. Dígnate, Señora, acoger mis súplicas.
R. Y lleguen a Ti mis clamores.
     
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios démosle gracias.
   
V. Por la misericordia de Dios, descansen en paz las almas de los fieles difuntos.
R. Amén.
    
Encomienda del alma, después de las Completas
Suplicando te ofrecemos,
Madre nuestra y Virgen pía,
estos himnos de alabanza.
Condúcenos en la vida
por el camino más próspero,
y en la agonía tristísima
asístenos con tu amparo
¡oh, dulcísima María! Amén.
R. A Dios démosle gracias.

Por el rezo de la antífona y oración siguiente, el Papa Pablo V otorga 100 días de Indulgencia:
Antífona: Esta es la vara en la cual no hubo ni el nudo del pecado original, ni la corteza de la culpa actual.
   
V. En tu Concecpión, oh Virgen, fuiste Inmaculada;
R. Ruega por nosotros al Padre, cuyo Hijo diste a luz.
  
ORACIÓN
¡Oh, Dios!, que por la Inmaculada Concepción de la Virgen preparaste digna morada para tu Hijo ; rogámoste que, así como preservaste a Ella de toda mancha por la muerte prevista de tu mismo Hijo, así también nos concedas que, mediante tu intercesión, lleguemos limpios de toda culpa a tu presencia. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

1 comentario:

  1. hay la posibilidad que lo hagan en castellano o español gracias

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)