Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 9 de diciembre de 2016

OTRA VEZ LO DE "JUDAS SE SALVÓ"

El pasado 6 de Diciembre, explicando la parábola de la Oveja perdida en el Evangelio de San Mateo, en su habitual homilía matinal de la capilla de la Casa Santa Marta, el de facto Palacio Apostólico de Francisco I, éste dijo:
“La figura que más me hace entender la actitud del Señor con la oveja perdida es la actitud del Señor con Judas. La oveja perdida más perfecta en el Evangelio es Judas: un hombre que siempre, siempre tenía algo de amargura en el corazón, algo que criticar a los demás, siempre distante. No conocía la dulzura de la gratuidad de vivir con todos los demás. Y dado que esta oveja no estaba satisfecha –¡Judas no era un hombre satisfecho!– siempre escapaba. Escapaba porque era ladrón, iba por aquel lado, él. Otros son lujuriosos, otros… Pero siempre escapan porque existe aquella oscuridad en el corazón que los separa del rebaño. Es esa doble vida, esa doble vida de tantos cristianos, incluso con dolor podemos decir, sacerdotes, obispos… Y Judas era obispo, era uno de los primeros obispos, ¡eh! La oveja perdida. ¡Pobrecito! Pobrecito este hermano Judas como lo llamaba don Mazzolari, en aquel sermón tan bello: ‘Hermano Judas, ¿Qué cosa sucede en tu corazón?’. Nosotros debemos comprender a las ovejas perdidas. También nosotros tenemos siempre alguna cosita, pequeñita o no tan pequeñita, de la oveja perdida.
 
Lo que hace la oveja perdida no es tanto una equivocación cuanto una enfermedad que está en el corazón y que el diablo explota. Fue al templo a hacer la doble vida, el beso al Señor en el huerto y después las monedas que recibió de los sacerdotes... No es una equivocación. Lo ha hecho... Estaba en el rebaño. Judas, con su corazón dividido, disociado, es “el icono de la oveja perdida” y a la que el pastor va a buscar: “¡Judas!, haz lo que debas hacer, amigo”. Pero Judas no entiende y al  final, cuando ha visto lo que la propia doble vida ha hecho en la comunidad, el mal que ha sembrado con su oscuridad interior, que lo llevaba a escapar siempre, buscando luces que no eran la luz del Señor, sino luces como adornos de Navidad, luces artificiales, “se ha desesperado”. Eso es lo que sucede si las ovejas perdidas no aceptan las caricias del Señor.
 
Hay una palabra en la Biblia –el Señor es bueno, también para estas ovejas, nunca deja de buscarlas–  hay una palabra que dice que Judas se ha ahorcado, ahorcado y ‘arrepentido’. Yo creo que el Señor tomará esa palabra y la llevará consigo, no sé, puede ser, pero esa palabra nos hace dudar. Pero esa palabra ¿qué significa? Que hasta el final el amor de Dios trabaja en aquella alma, hasta el momento de la desesperación. Y esta es la actitud del Buen Pastor con las ovejas perdidas. Éste es el anuncio, el feliz anuncio que nos trae la Navidad y que nos pide esta sincera exultación que cambia el corazón, que nos lleva a dejarnos consolar por el Señor y no por las consolaciones que nosotros vamos a buscar para desahogarnos, para escapar de la realidad, escapar de la tortura interior, de la división interior”. (Antipapa Francisco I, Homilía en la Casa Santa Marta. Radio Vaticana, 6 de Diciembre de 2016)
  
Quizá este sermón fue aderezado por Bergoglio contra los cardenales que le plantearon las cinco dúbias (y que han recibido adhesión, entre otros de los Prefectos del Culto Divino y de la Doctrina de la Fe -Robert Sarah y Gerhard Müller, respectivamente- y del obispo Atanasio Schneider -cuya desesperada defensa implicó la calumnia al Papa San Liberio-), pero eso es lo menos. Lo más es que en éste, ¡insinuó que Judas Iscariote pudo haberse salvado porque se ‘arrepintió’ de su traición!, como hiciera el pretérito 11 de Abril. Y la tapa es que en la edición de L’Osservatore Romano del 7 de Diciembre, se reproduce el cuadro “Judas Iscariote” de Jean Guitton, pintura digna del “Arte Degenerado” que hoy es ley entre la deuterovaticanidad.
 
   
Acéptelo Bergoglio o no lo acepte, la Verdad es que Judas Iscariote llevaba planeando entregar a Jesús por lo menos desde el año 31, al ver que Nuestro Señor no llenaba las expectativas militaristas imperialistas que del Mesías tenían y tienen los judíos, y DESESPERADO PORQUE NO PUDO DESEMBARAZARSE DE LA TRAICIÓN (por ello el autor sagrado usó la palabra μεταμέλλομαι -remordimiento- en vez de μετανοἐω -arrepentimiento- para describir el estado espiritual del traidor). Ítem lo anterior, a Judas Iscariote NUNCA LE FALTÓ LA MISERICORDIA, porque Jesús no escatimó en advertencias, consejos y demás signos para que desistiera de su mal obrar y se convirtiera (hasta le lavó los pies y le habló entretanto, buscando que reconsiderara sus pasos), y María Santísima rogaba a su Hijo por la conversión del traidor (aunque por divinas luces sabía de su diabólica obcecación y su terrible final). Pero como Judas se entregó enteramente a satanás el maldito, les profesó a Jesús y María un grandísimo odio, por eso Dios le dejó endurecerse en su pecado, y cuando sucedió lo que tenía que suceder, se deprimió, maldecía su suerte y se autolesionaba, y finalmente tomó la decisión del suicidio, colgándose de un arbol en Aceldama, al pie de Har HaMashchit (Monte del Escándalo o de Corrupción, donde Salomón construyó el templo a Moloc), cerca al Valle de Ben Hinón a las afueras de Jerusalén (porque no convino que el precio de la Redención cayese sobre la execrable muerte del traidor discípulo que con suma malicia había despreciado a la Divina Majestad); y  su cuerpo reventó al quebrarse la rama de donde se colgó con su propio cinturón, y sus entrañas se esparcieron por el suelo, y su alma fue a parar al Infierno, donde padece el peor de los castigos: ser un demonio humano.
  
Aparte, Bergoglio menciona a un tal “don Mazzolari”. Pues bien, demos un bosquejo de quién se trata: Primo Mazzolari (1890-1959) era párroco en Bozzolo (un pueblo de la Lombardía que entonces era de sentimientos socialistas y anticlericales), y propugnaba por una “Iglesia de los pobres” -llegó a celebrar el 1 de Mayo, efemérides de origen comunista-, la libertad religiosa, el pluralismo político (detestaba el asociacionismo católico y abogó por el voto libre), el “diálogo con los lejanos” (los que rechazan a la Iglesia acusándola de mala conducta), la distinción entre error y errantes, y la “opción preferencial por la no-violencia” (aunque fue enemigo del Duce y participó en las dos guerras mundiales -capellán militar en la primera, y simpatizante de los partisanos en la segunda-).
  
Primo Mazzolari
  
Mazzolari estuvo siempre en contra de la Doctrina de la Iglesia: en 1934 compiló las predicaciones que había hecho en misiones populares entre el 29 y el 32 en un libro llamado La più bella avventura. Sulla traccia del 'prodigo' (La bellísima aventura. Sobre las huellas del hijo pródigo), obra elogiada por el protestantismo y que el Santo Oficio ordenó retirarlo de los mostradores por contener errores doctrinales; su libro Impegno con Cristo también fue censurado en 1943. Fue sancionado en 1951 con prohibición de predicar fuera de la diócesis sin consentimiento de los obispos interesados y revisión preventiva de sus artículos por autoridades eclesiásticas en razón de que en su revista Adesso estaban en contra de la Doctrina Social de la Iglesia, y tres años después se le prohibió predicar fuera de su parroquia y escribir artículos de temática social
  
El 5 de febrero de 1959, Juan XXIII bis le recibió en audiencia y lo llamó “la trompeta del Espíritu Santo en el bajo Po”, invitándole a participar en las sesiones del Vaticano II tan soñado por el obispo Geremia Bonelli -que ordenó a Mazzolari en 1912-; y Montini le llamó (después de salvarle de una censura por los obispos lombardos) a predicar a los universitarios en el marco de la Misión realizada del 4 al 24 de noviembre de 1957 en la sede ambrosiana (al morir Mazzorali el 12 de abril del 59, Montini lo elogió diciendo: “Han dicho que no hemos querido a don Primo. No es verdad: ¡también Nos le hemos querido! Pero vosotros sabéis cómo iban las cosas. Él tenía el paso demasiado largo y a Nos nos costaba trabajo seguirle. Cuánto tuvo que sufrir, y sufrimos también nosotros. Este es el destino de los profetas). El 5 de abril de 2009, el mismo diario L'Osservatore Romano le dedicó un panegírico, y desde el 2 de abril de 2015 se está propugnando su “beatificación”.

8 comentarios:

  1. Apocalipsis 13, 11: “Vi después otra bestia que subía de la tierra, y que tenía dos cuernos, semejantes a los del Cordero, mas su lenguaje era como el del dragón”.

    Me parece que este pasaje se aplica más directamente a Bergoglio que a sus antecesores conciliares, porque subió merced a los poderes mundanos, y lleva mitra sin ser Obispo (ni haber sido Sacerdote) Católico, mas en su hablar solo hay obscenidades y blasfemias que aún a los irreligiosos daría sonrojo y vergüenza siquiera pensarlas.

    ResponderEliminar
  2. Subió merced al terreno que le prepararon los anteriores dessde roncalli. Los anteriores tan blasfemos como bergoglio, vamos ....porfavor, basta de cuentos!

    blasphemoglio NADA hubiera podido hacer, por mas poder mundano que lo sustentara, sin el trabajito de zapa de los anteriores desde roncalli.
    que caminen bajo nuestro estandarte pensando que lo hacen bajo las llaves de Pedro, instrucción permanente de alta vendita. Esto se cumple desde el nefasto roncalli.


    Uno que tiene cuernos como de cordero pero habla como dragón es uno que ostenta la autoridad religiosa, como la mitra de los jerarcas israelitas o los obispos que tiene forma de cuerno, lo ostenta pero no es, y habla como el enemigo de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El eje Soros-Obama-Clinton-Danneels-Martini-Kasper que derrocó a Ratzinger porque no les servía para sus intereses (por cierto, Ratzínger la sacó barata porque, conociendo a esos hijos de puta, lo hubieran matado), fue quien montó a Bergoglio. Investigad.

      Eliminar
  3. El día previo a la clausura del Concilio el 7 de diciembre de 1965,Paulo VI reformó la Sagrada Congregación del Santo Oficio y abolió el Index por medio del motu proprio Integrae servandae. (4) Esta acción significó el establecimiento de la libertad de pensamiento y de expresión dentro de la Iglesia. A partir de entonces, cualquiera podía pensar, decir o escribir lo que quería sin temor al anatema. Es decir, cualquier cosa heterodoxa, inmoral y deshonrosa que se haya dicho o escrito respecto a la Santa Madre Iglesia, a partir de ese momento hasta hoy era, en efecto, permitida por la autoridad pontificia de Paulo VI. El cuerpo del trabajo post-conciliar es, por lo tanto, la expresión autorizada del espíritu del Concilio en la medida en que refleja la tolerancia.
    Lo mismo se puede decir de la creación por Paulo VI de la Comisión Teológica Internacional (CTI) en 1969 como un órgano de alguna manera paralelo a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Antes de su creación, el Santo Oficio – la Congregación responsable por la vigilancia y preservación de la unidad de la fe y de la pureza de la moral – tradicionalmente consultaba a su propio grupo de asesores. La creación de una nueva comisión con privilegios y derechos especiales, autónoma de la autoridad de la Congregación para la Doctrina de la Fe, significaba el fin de la unidad doctrinaria en la Iglesia Católica y el establecimiento de la libertad de opinión en materias religiosas. (5)
    Estos fueron, por tanto, los dos hitos que establecieron la tolerancia dentro de la Iglesia. Fueron los dos actos que soltaron los frenos que contenían los abusos doctrinales y mantenían la unidad de la fe y la moral (2 Tes II, 6).
    De esta forma, Paulo VI cortó el cordón de plata que cerraba la “bolsa de Eolias” que impedía los desenfrenados vientos del error y de la heterodoxia de entraren en el interior de la Iglesia. (6) ¿A quién se debe atribuir la responsabilidad de las tempestades que se desataron? ¿A los mismos vientos? ¿O al Papa que los liberó?
    Cuatro meses después de la creación de la CTI, Paulo VI expresó su intención de establecer una mayor tolerancia, en la misma línea del programa que ya estaba siendo seguido. Él dijo:
    “Tendremos un período en la vida de la Iglesia y, en consecuencia, en la de cada uno de sus hijos, de una mayor libertad, es decir, menos obligaciones legales e inhibiciones internas. La anterior disciplina será reducida, la arbitraria intolerancia y el absolutismo abolidos, la legislación positiva simplificada, y el ejercicio de la autoridad atenuado. El sentido de aquella libertad cristiana, que marcó la primera generación de cristianos cuando entendieron que estaban liberados de la observancia de la ley mosaica y de los complicados preceptos rituales, será fomentado (Gal 5, 1).” (7)
    De hecho, Juan XXIII ya había abierto simbólicamente el camino para que Pablo VI adoptase esa posición. En su Diario del Concilio, Henri Fesquet señala: “Hace algún tiempo, al recibir a un visitante que le preguntó qué esperaba del Concilio, Juan XXIII señaló hacia la ventana y dijo, ‘Una corriente de aire fresco en la Iglesia.’”(8)
    Todo lleva a creer, por lo tanto, que la responsabilidad por la liberación de los nuevos vientos que azotan a la Iglesia Católica debe atribuirse a Juan XXIII y a Pablo VI.
    http://www.traditioninaction.org/tiabk030_AI_1_Span.html

    ResponderEliminar
  4. jasjas
    ustedes también defendiendo veladamente a los putos modernistas que trajeron a bergoglio?

    Pues bien, sobre la base de esa hipótesis se compuso la Plegaria Eucarística II que es, en rigor, una creación nueva, y no, ciertamente, resultado de una madura deliberación por parte del Consilium. Su historia es, en efecto, la siguiente: ante las quejas del P. Louis Bouyer C.O. y de otros miembros del Consilium por el texto que Mons. Bugnini había preparado como Plegaria Eucarística II, Bouyer aceptó el encargo de proponer un texto, pero con un plazo perentorio de unas cuantas horas. Cuenta más tarde Bouyer que sentía cierta aprehensión cuando veía esa Plegaria en el Misal y recordaba las circunstancias concretas de su composición, de manera apresurada en la mesa de una trattoria del Trastevere: Bouyer había salido de la reunión del Consilium con Dom Botte y se fueron a almorzar a una trattoria del Trastevere, y prepararon allí mismo la redacción definitiva de dicha Plegaria, mientras despachaban su almuerzo[11] .
    http://asociacionliturgicamagnificat.blogspot.com.ar/2015/12/la-reforma-liturgica-ii.html

    ResponderEliminar
  5. Nosotros hemos condenado a los antipapas conciliares tantas veces y con tanta vehemencia, así que ¿cómo osáis decir "ustedes también defendiendo veladamente a los putos modernistas que trajeron a bergoglio"? Y por "poderes mundanos" nos referimos desde luego al clero apóstata, que por trabajar en pos del mundo y sus perversidades merecen ese calificativo; pero Bergoglio ha superado con creces a sus antecesores impíos (sumado a que él fue instalado como presbítero con el rito montiniano -que es tan imválido como el anglicano-).

    ResponderEliminar
  6. No hay actualmente en el mundo un lugar con más satánicos, asesinos, blasfemos y sodomitas por metro cuadrado que en la iglesia montini-bergogliana. Ya niegan hasta las leyes y juicios de Dios. ¡¡Arderéis en el Infierno, malditas víboras!!

    ResponderEliminar
  7. Los modernistas pretendieron enmendar la plana a Dios, ser más buenos que Dios.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)