Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 20 de marzo de 2017

LA MANO JUDÍA DETRAS DEL PROTESTANTISMO

 
Contrario a la creencia general, el protestantismo es de origen judío. Fue deliberadamente concebido para dividir a los adherentes del cristianismo y dividir a la gente. Así parece inferirse de unos discursos dados en una convención de la logia judía B'nai B'rith que tuvo lugar en París hacia finales de 1935-inicios de 1936, que luego aparecieron en la revista mensual The Catholic Gazette, de la Sociedad Misionera Católica de Inglaterra, en Febrero de 1936. Desconocemos si fue traducido al español anteriormente, pero con todo, os lo presentamos. EL QUE LEA, ENTIENDA:
“EL PELIGRO JUDÍO Y LA IGLESIA CATÓLICA”
  
Nota del editor inglés: Nadie puede negar que hubo y aún hay un problema judío. Desde el rechazo de Israel, hace 1900 años, los judíos se han esparcido en todas direcciones, y a pesar de las dificultades e incluso persecuciones, ellos se han establecido casi como un poder en casi toda nación de Europa.
 
Teniendo en vista este problema judío, que afecta en forma especial a la Iglesia Católica, publicamos los siguientes fragmentos increíbles de un número de discursos recientemente hechos bajo los auspicios de una sociedad judía en París [El semanario francés Le Réveil du Peuple, poco después, publicó que esa sociedad es la logia B'nai B'rith, vetada a los no judíos. N. del T.]. El nombre de nuestro informante debe permanecer oculto. Él es ampliamente conocido por nosotros, pero en razón de sus relaciones peculiares con los judíos en la hora presente, acordamos no revelar su identidad ni dar detalles adicionales del encuentro en París más allá de los siguientes extractos que, aunque a veces son traducidos libremente, sin embargo reflejan sustancialmente el significado de las declaraciones originales.
“‘Mientras quede entre los gentiles cualquier concepción moral del orden social, y hasta que toda la fe, el patriotismo y la dignidad sean desarraigadas, nuestro reino no podrá comenzar.

Hemos ya cumplido con parte de nuestro trabajo, pero aún no podemos afirmar que lo hemos realizado completamente. Tenemos aún un camino largo antes de que podamos destruir a nuestro principal oponente: la Iglesia Católica...

Debemos siempre tener en mente que la Iglesia Católica es la única institución que ha permanecido, y que, mientras siga existiendo, será un obstáculo en nuestro camino. La Iglesia Católica, con su trabajo metódico y sus enseñanzas morales y edificantes, mantendrá siempre a sus hijos en tal estado mental que los hace ser demasiado respetables para ceder a nuestra dominación, y para inclinarse ante nuestro futuro Rey de Israel...
 
Ese es el por qué hemos estado tratando de descubrir la mejor manera de sacudir a la Iglesia Católica desde sus mismos cimientos. Hemos esparcido el espíritu de la revolución y el falso liberalismo entre las naciones de los gentiles para persuadirlos de negar su fe e incluso de avergonzarse de profesar los preceptos de su religión y de obedecer los madamientos de su Iglesia. ¡Hemos llevado a muchos de ellos a pavonearse de ser ateos, y más que eso, a gloriarse de ser descendientes del simio! Les hemos dado nuevas teorías, imposibles de realizarse, como el comunismo, el anarquismo y el socialismo, que ahora sirven a nuestro propósito... Los estúpidos gentiles las han aceptado con gran entusiasmo, sin percatarse que esas teorías son nuestras, y que ellas constituyen nuestra arma más poderosa contra ellos mismos...
 
Hemos denigrado a la Iglesia Católica con las más ignominiosas calumnias, hemos contaminado su historia y desgraciado incluso sus más nobles actividades. Le hemos imputado los errores de sus enemigos, y así estos últimos están más cerca a nosotros... Tanto así, que nosotros ahora somos testigos con gran satisfacción, de las rebeliones contra la Iglesia en varios países... Hemos tornado a sus clérigos en objeto de odio y ridículo, los hemos sujetado a la burla de la plebe... Hemos causado que la práctica de la Religión Católica sea considerada como desactualizada y una mera pérdida de tiempo...

Y los gentiles, en su estupidez, han sido timados más fácilmente de lo que esperábamos. Uno pudiera esperar más inteligencia y más sentido común práctico, pero ellos no son más que un rebaño de ovejas. Que pazcan en nuestros campos hasta que estén lo suficientemente gordos para merecer ser inmolados a nuestro ‘futuro Rey del Mundo’...
  
Hemos fundado muchas asociaciones secretas, las cuales todas trabajan para nuestro propósito, bajo nuestras órdenes y dirección. Hemos hecho un honor, un gran honor, a los gentiles permitiéndoles entrar en nuestras organizaciones, que, gracias a nuestro oro, están floreciendo ahora más que nunca. Aunque queda nuestro secreto de esos gentiles que traicionan sus propios y más preciosos intereses al unirse a nuestra conspiración, que nunca deben saber que estas asociaciones son de nuestra creación, y que sirven a nuestro propósito.
  
Uno de los mayores triunfos de nuestra Francmasonería es que esos gentiles que se hacen miembros de nuestras logias nunca sospechen que los estamos usando para construir sus propias cárceles, sobre cuyos tejados debemos erigir el trono de nuestro Rey Universal de los Judíos; y nunca deberían saber que los hemos ordenado a forjar las cadenas de su propia esclavitud a nuestro futuro Rey del Mundo.
  
Desde antes, hemos considerado nuestra estrategia en nuestros ataques a la Iglesia Católica desde el exterior. Pero eso no es todo. Dejadnos explicar cómo hemos ido más lejos en nuestro trabajo, para acelerar la ruina de la Iglesia Católica, y cómo hemos penetrado en sus círculos más internos, y llevado incluso a algunos de su clero para ser pioneros de nuestra causa.
 
Aparte de la influencia de nuestra filosofía, hemos tomado otros pasos para asegurar una brecha en la Iglesia Católica. Permitidme explicar cómo hemos hecho: Hemos inducido a algunos de nuestros hijos a unirse al Cuerpo Católico, con la explícita intimación de que deberían trabajar en una forma más eficiente para desintegrar a la Iglesia Católica, creando escándalos en su seno. Así hemos seguido el consejo de nuestro Príncipe de los Judíos, que tan sabiamente dijo: ‘Haced que algunos de vuestros hijos se conviertan en clérigos, para que ellos puedan destruir a la Iglesia’. Infortunadamente, no todos los judíos ‘convertidos’ han probado ser fieles a su misión. ¡Muchos de ellos nos han traicionado! Pero, por otro lado, otros han mantenido su promesa y honrado su palabra. De ahí que el consejo de nuestros Ancianos ha logrado ser un éxito.
 
Nosotros somos los padres de todas las revoluciones, incluso de aquellas que a veces se vuelven en contra nuestra. Somos los amos supremos de la paz y la guerra. ¡Podemos blasonar ser los creadores de la Reforma! Calvino fue uno de nuestros hijos; él era descendiente de judíos, y fue comisionado por autoridades judías y alentado con financiación judía para plasmar su esquema en la Reforma [que era convencer a los cristianos que era correcto el tomar usura, y otras herejías condenables que violan las leyes de Dios, N. del T.].
 
Martín Lutero cedió inconscientemente a la influencia de sus amigos judíos y, de nuevo, con autoridad judía y financiación judía, su complot contra la Iglesia Católica tuvo éxito. Pero desafortunadamente descubrió el engaño, y se convirtió en una amenaza para nosotros, así que dispusimos de él como hemos hecho con tantos otros que se atreven a oponerse a nosotros.
 
Gracias a nuestra propaganda, a nuestras teorías del liberalismo y nuestras malas interpretaciones de la libertad, la mentes de muchos entre los gentiles estuvieron prontas a recibir la Reforma. Ellos se separaron de la Iglesia para caer en nuestras redes. Y así la Iglesia Católica ha quedado sensibemente debilitada, y su autoridad sobre los reyes de los gentiles ha sido reducida casi a la nada.

Estamos agradecidos con los protestantes por su lealtad a nuestros deseos (aunque la mayoría de ellos están, en la sinceridad de su fe, inconscientes de su lealtad a nosotros). Les estamos agradecidos por su maravillosa ayuda que nos han dado en nuestra lucha contra la fortaleza de la Civilización Cristiana, y en nuestras preparaciones para el adviento de nuestra supremacía sobre el mundo entero y sobre los reinos de los gentiles.
 
Hace mucho que hemos tenido éxito en derribar la mayoría de los tronos de Europa. El resto caerán en el futuro cercano. Rusia ya adora nuestro mandato, Francia, con su gobierno masónico, está bajo nuestro pulgar. Inglaterra, en su dependencia a nuestras finanzas, está bajo nuestro talón; y en su protestantismo está nuestra esperanza para la destrucción de la Iglesia Católica. España y México son juguetes en nuestras manos. Y muchos otros países, como los Estados Unidos, han caído ya en nuestros planes.

Pero la Iglesia Católica aun está viva... Debemos destruirla sin dilación y sin misericordia. La mayoría de la prensa mundial está bajo nuestro control; alentémosle por tanto en forma más violenta para que el mundo odie a la Iglesia Católica. Intensifiquemos nuestras actividades para envenenar la moralidad de los gentiles. Esparzamos el espíritu de la revolución en las mentes de la gente. Ellos deben despreciar el patriotismo y el amor de su familia, considerar su fe como una farsa, su obediencia a su Iglesia como una degradante servidumbre, para que ellos se hagan sordos al apelo de la Iglesia y ciegos a sus advertencias contra nosotros. Sobre todo, hagámosle imposible a los cristianos que están fuera de la Iglesia Católica el volver a ella, o a los no cristianos el unirse a la Iglesia; de otro modo la gran obstrucción a nuestra dominación se fortalecerá y nuestro trabajo será inútil. Nuestro complot será develado, los gentiles se volverán contra nosotros con espíritu vengativo, y nuestra dominación sobre ellos jamás se realizará.
  
Recordemos que mientras queden aún enemigos activos de la Iglesia Católica, podemos esperar para convertirnos en Amos del Mundo... Y recordemos siempre que el futuro Rey Judío no reinará sobre el mundo mientras que el Papa de Roma sea destronado, como lo fueron los otros monarcas de los gentiles sobre la tierra...”
 
Nota del Autor: Antes de que estos documentos llegaran a mi conocimiento, yo era menos que descuidado en el cumplimiento de mis deberes religiosos, pero desde entonces, gracias a Dios, mi fe ha crecido más y más fuerte, y mi creencia en la Iglesia Católica como el único baluarte contra los enemigos de nuestra Civilización Cristiana es más firme que nunca. Es por ello que oro para que todo cristiano esté alerta frente a esta inminente conspiración judía, para que todo el mundo cristiano pueda enlistarse bajo el estandarte de la Iglesia Católica, y así pueda unirse frente al único enemigo común. G. G.

3 comentarios:

  1. Es lo que sospechaba, que entre los príncipes alemanes había judíos velados, báh.... judíos no, cabalistas talmúdicos que se dicen judíos y no lo son.

    ResponderEliminar
  2. Comentario del traductor francés: C’est sans compter avec le Sacré-Cœur qui donna la victoire aux Français à la bataille de la Marne.
    Une neuvaine avait été dite par le Maréchal FOCH qui avait revêtu ses soldats du Sacré-Cœur de Jésus ; au neuvième jour la victoire triomphait.

    ResponderEliminar
  3. Los protestantes, masones y comunistas son los idiotas útiles de los judíos, sobre los cuales bien decía Nuestro Señor: “Vos ex patre diábolo estis, et desidéria patris vestri vultis fácere”.

    ¡POR ESO, Y POR TODO LO QUE HAN HECHO Y HARÁN, CONSERVAREMOS Y PROPAGAREMOS EL “Orémus et pro pérfidis Judǽis”!

    ResponderEliminar

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)