Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 23 de octubre de 2019

MARCEL LEFEBVRE, ARZOBISPO MISIONERO, Y EL PAGANISMO AFRICANO

Tomado de RADIO SPADA.
  
Mientras asistimos al oprobioso espectáculo de la exaltación y de la práctica del chamanismo por parte de la jerarquía católica, actuación de decenios de diálogo interreligioso, ofrecemos a los Lectores un extracto de la biografía de Monseñor Marcel Lefebvre, infatigable Misionero en África. Pocas líneas hacen resaltar la diametral disonancia entre la praxis de la Iglesia Romana consciente de ser depositaria de la Verdad y responsable del anuncio de Ésta a los paganos esclavizados por los demonios, y la praxis de los modernistas que desde el Vaticano II en forma siempre más abominable y criminal hacen estragos y escarnio de la Iglesia con daño a las almas.
«Ciertas noches los tam-tam y otros leños huecos, resonaban a un ritmo endiablado y los hombres, con el estómago lleno de carne de facóquero y de vino de palma, después de haberse reunido en tenebroso conciliábulo, y con la cara cubierta de impenetrables máscaras, se ponían a danzar a la luz de las antorchas, contorsionándose, saltando sobre el fuego ante una multitud que, con las pupilas dilatadas, debido a la asunción del iboga, una planta que “abre la mente” provocando alucinaciones, se reunía alrededor. El Padre Marcel no toleraba todo esto y así, más de una vez, buscó, acompañado de robustos aprendices, intentar dispersar esta gente. Tras la fachada de estas sombrías y malsanas tradiciones, tal vez francamente obscenas, entreveía con casi demasiada claridad el poder de los demonios para tener la mínima voluntad de dialogar. Ciertamente no lo enfrentaba directamente, pero si llegaba a saber que un cristiano o un catecúmeno era relapso en el feticismo, no lo soportaba. Una vez lo veía entrar en la casa del culpable y, a los ojos temerosos de este último, destruía a golpes de machete un fetiche. La degradación de la religión en fetichismo hería mucho al padre Marcel, sobre todo cuando los Africanos ofrecían sacrificios no en señal de sumisión a Dios, sino como medio para alejar a los espíritus malvados que a veces verdaderamente los circundaban. Así hablaba Mons. Lefebvre: “Ellos creen en los demonios, pero viven en el temor, y sus sacrificios son distorsionados desde el principio; llegan incluso a practicar sacrificios humanos. Es la religión desviada de su auténtico objetivo. En la verdadera religión, la oblación de la víctima o de la ofrenda es señal de nuestra oblación interior”». (Mons. BERNARD TISSIER DE MALLERAIS, Monseñor Marcel Lefebvre. Una vida, Albano Laziale, 2018, pág. 145).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)