Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 9 de octubre de 2019

SCALFARI: «BERGOGLIO NO CREE QUE JESÚS SEA DIOS».

Noticia tomada de INFOVATICANA.
   
 
Aunque la fuente no sea de confianza, nos dice Marco Tosatti, y el papel en el que está impreso aún menos -La Repubblica-, la fuente se ha tomado la molestia de citar una frase atribuida al Sumo Pontífice, que tiene una cierta relevancia para todos los católicos. Citamos a Eugenio Scalfari:
«Cualquiera que haya tenido, como me ha pasado varias veces, la suerte de encontrarse con él y hablarle con la máxima confianza cultural, sabe que el Papa Francisco concibe a Cristo como Jesús de Nazaret, hombre, no Dios encarnado. Una vez encarnado, Jesús deja de ser un Dios y se convierte en hombre hasta su muerte en la cruz.
 
Cuando discutí estas frases, el Papa Francisco me dijo: «Son la prueba de que Jesús de Nazaret, una vez que se convirtió en hombre, aunque era un hombre de virtud excepcional, no era un Dios en absoluto».
Les dejamos el artículo completo:
Su Santidad el Papa Francisco ha convocado un Sínodo en el que más de doscientos cardenales y arzobispos participan en el tratamiento del problema de la Amazonía. El tema es de fundamental importancia para toda la humanidad. Francisco ha estado lanzando la idea del Dios Único durante años.
  
Es una idea obviamente revolucionaria que implica el examen de una seria problemática que interesa a todos, a los pueblos ricos y evolucionados culturalmente, así como a los pobres y desesperados. La unificación radica en el hecho de que hay una comunidad interior: todos deben vivir y todos deben hacerlo, los unos ayudando a los otros, que a su vez deben corresponder adecuadamente. Ricos y pobres, hombres y mujeres: este es nuestro mundo de humanos y esto el Papa continuamente lo tiene en cuenta. «Hemos llegado para contemplar, para comprender, para servir a los pueblos». Así el Papa Francisco ha abierto los trabajos del Sínodo.
   
La Amazonía es un caso muy grave ya que representa la historia de la humanidad, hace ya seis años que Francisco señala este tema dramático.
  
«No hemos venido aquí para inventar programas para el desarrollo social o la conservación de la cultura. Esa no es nuestra tarea o al menos no la principal», han sido las palabras de Francisco. «Nuestro trabajo será lo primero de todo rezar y luego reflexionar, dialogar, escuchar con humildad y hablar con valentía. No necesitamos demostrar nuestro posible poder sobre los medios. Esto configuraría una Iglesia sensacionalista, pero esto no es lo que concebimos, sabemos que los humanos son todos iguales en su diversidad externa».
  
El Papa Francisco nunca ha hablado del Yo como el elemento determinante del hombre. Cualquiera que haya tenido, como me ha pasado varias veces, la suerte de encontrarse con él y hablarle con la máxima confianza cultural, sabe que el Papa Francisco concibe a Cristo como Jesús de Nazaret, hombre, no Dios encarnado. Una vez encarnado, Jesús deja de ser un Dios y se convierte en hombre hasta su muerte en la cruz. La prueba que confirma esta realidad es que crea una Iglesia completamente diferente de las demás y que está demostrada por algunos episodios que merecen ser recordados.
  
El primero es lo que sucede en el Huerto de Getsemaní, donde Jesús va después de la Última Cena. Los apóstoles que están a pocos metros de él lo escucharon rezar a Dios con palabras que fueron referidas a su tiempo por Simón Pedro: «Señor -dijo Jesús- si puedes quitarme este amargo cáliz, hazlo, pero si no puedes o no quieres que lo beba hasta el final». Fue arrestado por los guardias de Pilato tan pronto como salió del jardín.
  
Otro episodio, también bien conocido, ocurre cuando Jesús ya está crucificado y una vez más se repite y es escuchado por los apóstoles y por las mujeres arrodilladas al pie de la cruz: «Señor, me has abandonado». Cuando discutí estas oraciones, el Papa Francisco me dijo: «Son la prueba de que Jesús de Nazaret, una vez que se convirtió en hombre, aunque era un hombre de virtudes excepcionales, no era un Dios en absoluto».
  
Recuerdo estos eventos que me permitieron encontrarme con el Papa Francisco varias veces, discutir con él temas y problemas que conciernen a la historia de la humanidad en su conjunto, pero sobre todo, aquella más cercana a nosotros, comenzando por la Ilustración y terminando en nuestros días. El Papa Francisco quería tener una imagen sin prejuicios de la cultura moderna y me pidió que se lo señalara y afrontar el examen.
  
Estas conversaciones fueron todas y siempre publicadas en la carta en nuestro periódico y es por esta razón que hoy siento la necesidad de recordarlas, porque Francisco trata el tema de la Amazonía pero extiende su alcance y llega a la conclusión de que los hombres son esencialmente todos iguales y todos diferentes.
  
Este es el rasgo que nos diferencia del género animal al que pertenecemos, también estamos dotados de instintos, pero no nos limitamos a estos: tenemos sentimientos. Pueden ser buenos o malos, egoístas o altruistas; nuestro cuerpo y nuestros órganos vitales desarrollan estas diferencias de tipo moral y crean un órgano precioso, aunque sea completamente incorpóreo, que es nuestra Mente. Esta es la razón por la cual una vez más recordé el interés de Francisco en el conocimiento corporal y espiritual del hombre.
  
Le encanta la cultura y quiere saber tanto como sea posible de la sociedad moderna por la razón evidente de que también la Iglesia que dirige debe adquirir la modernidad en su parte más elevada, lo que mejor contribuye a una humanidad que hace que nuestra existencia sea digna de ser vivida.
 ACTUALIZACIÓN (Tomada de GLORIA NEWS)
Matteo Bruni, el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el 9 de octubre, se abstuvo de negar o rectificar la afirmación de Francisco de que Jesús «no era en absoluto un Dios».
  
Francisco le contó esto a su amigo, el periodista Eugenio Scalfari (artículo en la foto).
  
   
Bruni dijo: «Como ya se dijo en otras ocasiones, las palabras que el Dr. Eugenio Scalfari atribuye entre comillas al Santo Padre durante las entrevistas con él no pueden considerarse como un relato fiel de lo que realmente se dijo, sino más bien una interpretación personal y libre de lo que escuchó, como parece completamente evidente por lo que escribió hoy sobre la divinidad de Jesucristo».
  
La explicación de Bruni no tiene sentido. ¿Por qué Francisco seguiría dando entrevistas a Scalfari si este último (supuestamente) lo tergiversa sistemáticamente? Y si Scalfari da una interpretación libre de lo que le explica el argentino, ello no implica sustituir lo que oye por lo opuesto.
  
Esta fue la sexta entrevista de Francisco a Scalfari. 
  
En marzo de 2018, Scalfari reveló que Francisco le dijo que «no hay infierno». Ya entonces, el Vaticano intentó salvar a Francisco culpando a Scalfari por la declaración. Pero tampoco corrigió el pensamiento de Bergoglio que según Scalfari, niega la existencia del Infierno.
  
Pienso que Bergoglio disfruta haciendo sufrir a los católicos, y se deleita en provocar ríos de tinta que le tengan a él como protagonista absoluto en los medios de información, como sucedió cuando negó el Infierno o permitió a los adúlteros comulgar. Eso, y sobre todo sembrar la duda en los católicos débiles y poco formados, dudas que los pueden llevar a la condena eterna, condena en la que Francisco no cree, porque no le conviene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)