NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

domingo, 20 de octubre de 2013

ALERTA A TODOS LOS DOMINICANOS: HAITÍ BUSCA EXTERMINARLOS Y CONQUISTAR SU PAÍS

No sabemos si sea real, pero vale estar preparados. 
Desde MACORISSERIES (Aquí es la fuente)

 Los haitianos buscan exterminar a la población de República Dominicana para ampliar su país
 
Fueron escalofriantes los datos ofrecidos por la antropóloga y catedrática universitaria Luz Brito sobre el destino que le espera a cada dominicana y dominicano cuando Haití toque el teclado, anunciado el inicio de una guerra pendiente con nuestra nación, en un plan orquestado por ellos y en contubernio con países poderosos; para haitianizar la parte este de la isla (República Dominicana) bajo la doctrina revolucionaria ¨El Teclado de Guerra¨. Tanto ¨en las escuelas como en los hogares haitianos se adiestran a sus gentes desde temprana edad bajo dicha doctrina.

En cuyos principios rezan los objetivos de establecer y ocupar esta parte de la isla, para fusionarla en una sola nación, con un único gobierno, para lo que ya formaron el Partido Dominico-Haitiano, lo que demuestra el forcejeo de las actas de nacimientos ante la Junta Central Electoral¨ afirma la profesora Brito.

Si el degüelle en la Iglesia del Rosario de Moca encarnizado por Henry Crisptophe en donde los haitianos violaron las mujeres, ensartaban en sus bayoneta a los niños como si fuera carne para un asadero y luego los quemaron a todos nos da escalofrio solo su mención, no quieran ni siquiera imaginarse cuando den inicio al teclado de guerra en donde ellos pretenden reproducirlo a escala muchísimas veces mayores a la de esa época, relata la investigadora.

Asimismo la catedrática universitaria, historiadora e investigadora señaló que la inteligencia haitiana está siendo entrenada en Francia y luego llega al país, vestida de mendigo para conocer nuestras costumbres, donde viven los principales líderes religiosos, económicos, políticos y sobre todo saber con suma precisión los lugares de depósitos de armas del país.

El teclado de guerra también consiste en superar la población dominicana sobre todo en los lugares menos vulnerables para cuando den la sonada de guerra, la emboscada sea más fácil, continua relatando la investigadora en una amena charla celebrada en la sala capitular del ayuntamiento de Moca.

Otra de las enseñanzas de la doctrina del teclado de guerra que prepara Haití para hacer los sueños de Toussan de Levorture realidad, de que la isla entera sea negra, es la de envenenar los acueductos de agua potable de todas las provincias para que cuando la usemos se nos desgarre la piel en pedazos, algo que las autoridades locales ya han detectado enormes cargamentos de un químico que puede provocar esos daños, tratando de introducirse a la hermana nación haitiana.

Además dice la historiadora que ellos tienen una red de Ton-Ton Macut (la maquinaria más sanguinaria que ha pasado por América Latina) para cuando estalle la guerra, un sector de ellos se dedicara a matar a las niñas, muchachas y jovencitas en edades reproductivas para borrar la población dominicana por cualquier medio.

Algo que me pareció importante y que pocos nos damos cuenta es el hecho de que el mercado informar está repleto de haitiano, los que lo han hecho con un propósito letal y no nos damos cuenta. Cuenta la señora Brito que eso obedece a que ellos están censando la población que consume (dulces, frutas, vegetales, yunyun, jugos, entre otros productos que venden), en donde cuantifican el número de dominicano que consume estos productos para luego envenenarlos.

Posicionarse en los cuarteles, fortalezas y demás lugares donde hayan depósitos de armas (Pedro Brand, San Isidro, el 12 de Azua, etc.) es para que cuando suene el teclado de guerra en la noche, asaltarlas, al igual que a los empresarios, dirigentes políticos, religiosos, y todo el sector que pueda hacerle frente en su marcha fúnebre para exterminar a los dominicanos.

Otra de las estrategias utilizadas en el teclado de guerra, es mover las teclas para debilitar el Estado Dominicano, instigando a potencias como Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Canadá, por medio de una diputada madrileña para que presente propuestas ante la ONU de facilitarnos visas para que salgamos del país y residir en otros países, lo que reduciría la población dominicana haciéndose más vulnerables y de hecho más fácil su intervención.

Según la charlista, los casos de la Bahía de Manzanillo donde se encontraron más de 400 armas de guerras a los haitianos, así como químicos que envenenan para ponérselo a los sueros a pacientes dominicanos internos en nuestros hospitales, atendidos por médicos o estudiantes de medicinas haitianos, no son hechos aislados, esos hallazgos forman parte de la estrategia de guerra y el gran número de haitianos estudiando medicinas en universidades criollas lo explica todo.

Para finalizar, la destacada investigadora e historiadora, quien además es una de las más prominentes catedrática universitaria, dio la voz de alerta a todos los presentes en el acto, diciendo que: ¨cuidémonos de los 31 de diciembre, pues un día así fue declarado la noche de los cuchillos largos (colines y machetes), aprovechando la festividad del año nuevo donde habían muchas personas embriagadas de origen francés, los cuales exterminaron en una sola noche, decapitándolos y quemándoles sus viviendas, señalando que esa podría ser el primer ritmo que se baile cuando el teclado de guerra toque su marcha fúnebre en contra de todos los dominicanos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)