NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 16 de octubre de 2013

NUEVA CURIA, MISMA GUERRA. ¿SERÁ QUE PACHO I PERSIGUE A LOS ''ECCLESIA DEI'' POR PROTEGER A LOS KIKOS?

Traducción hecha por Helena Faccia Serrano del artículo escrito por Sandro Magister, de CHIESA ESPRESSO-LA REPPÚBLICA (Italia). Imágenes de MILES CHRISTI- NO NECESARIAMENTE COINCIDIMOS CON EL AUTOR Y SU POSICIÓN FRENTE A LA FSSPX, PERO SIRVA ESTE ARTÍCULO PARA REFLEXIÓN SOBRE EL CARACTER IZQUIERDISTA DEL ACTUAL ANTIPAPA.
 
Limosnas y liturgia. Francisco quiere que sean así
He enviado a su limosnero a Lampedusa, con los prófugos. Ha hecho caer en el desaliento a los amantes de la tradición. El grito de alarma de un liturgista "ratzingeriano"
  
Y continúa la excentricidad del miserabilismo bergogliano.
 
ROMA, 11 de octubre de 2013 – Los ocho cardenales aún tienen que realizar la reforma de la curia vaticana para la que han sido destinados. Pero en el ínterin, el Papa Francisco procede por su cuenta. Con hechos.
 
Ha reformado por completo la oficina del limosnero pontificio, colocando un hombre de su confianza y poniéndolo manos a la obra inmediatamente, de un modo nuevo.
 
También en un tema crucial como la liturgia ha empezado a realizar cambios de tal calibre que ha creado una espera febril sobre los que serán los pasos siguientes.
 
MANO DEL PAPA ENTRE LOS POBRES
Desde el 3 de agosto, el nuevo limosnero pontificio es el arzobispo Konrad Krajewski, de 50 años, polaco, que ha sido durante mucho tiempo uno de los ceremonieros de las liturgias papales, pero al que el Papa Francisco ha premiado sobre todo por la actividad voluntaria que desarrollaba contemporáneamente, a saber: confesar cada tarde, visitar a los enfermos y acercarse cada noche a los pobres que viven en los alrededores de la basílica de San Pedro, llevándoles comida y consuelo.
  
Konrad Krajewski, ex-maestro de ceremonias, ahora es el nuevo Limosnero pontificio (el que envía las bendiciones papales en pergamino).
 
Nombrándolo su limosnero, el Papa Jorge Mario Bergoglio le ha dicho también cómo rediseñar las tareas de esta oficina:
"No estarás detrás de un escritorio firmando pergaminos. Quiero que estés siempre entre la gente. En Buenos Aires salía a menudo por la noche para ir a ver a los pobres. Ahora no puedo hacerlo, es difícil para mí salir del Vaticano. Tú lo harás por mí".
 
Así lo ha contado Krajewski a "L'Osservatore Romano" del 4 de octubre, en una entrevista en la que explica sus nuevas funciones.
 
Tradicionalmente, el limosnero pontificio enviaba los pergaminos con la bendición papal a quien lo solicitase. Con lo obtenido, junto a otras ofrendas, distribuía a personas necesitadas "modestas dádivas", que últimamente sumaban poco menos de un millón de euros al año.
 
Con el Papa Francisco, el limosnero llevará las ayudas a las personas. Dice Krajewski:
"Pongo un ejemplo. Si alguien pide ayuda para pagar un recibo [de la luz o del gas], es bueno que, en la medida de lo posible, yo vaya a su casa para llevar materialmente la ayuda, para hacerle entender que el Papa, a través de su limosnero, está cerca de él".
    
Para Krajewski, ser limosnero papal le permitirá ejercer la misericordia con los necesitados, y hacer más cercano al Papa. Como cuota de curiosidad, su escudo se inspira en la devoción polaca a Jesús de la Misericordia; y el lema que escogió es precisamente ''Misericordia''.
 
Los días pasados, después de que centenares de prófugos que huían de Siria, Eritrea y otros países africanos se ahogaran en el Mediterráneo frente a Lampedusa, Krajewski viajó hasta la isla, visitada por Francisco el 8 de julio, para bendecir los cuerpos recuperados en el mar, para visitar a los supervivientes, haciéndoles sentir la cercanía del Papa y "darle a cada uno una ayuda consistente para las necesidades más inmediatas". Cada uno de los buzos que se sumergía para recuperar un cuerpo –ha informado "L'Osservatore Romano"– "llevaba consigo una corona del rosario bendecida por el Papa Francisco".
 
Así pues, para la futura curia reformada, el limosnero pontificio ya existe. Y renovado.
 
En lo que respecta al predecesor de Krajewski, el arzobispo Guido Pozzo, antes estrecho colaborador de Joseph Ratzinger en la congregación para la doctrina de la fe, ha sido enviado a una función que le es más congenial, la de secretario de "Ecclesia Dei", la comisión pontificia que se ocupa de los grupos católicos más tradicionalistas y que se esfuerza en reconciliar con la Iglesia de Roma a los seguidores del arzobispo cismático Marcel Lefebvre.
  
Guido Pozzo, el antecesor de Krajewski, fue enviado a la Comisión Ecclesia Dei (la 'High Church' conciliar), que lidia con la agónica e irreducible FSSPX.
 
Pero con un Papa como Francisco, no sólo parece excluirse una pacificación con los lefebvrianos; también para los católicos tradicionalistas el futuro se perfila incierto. Los primeros movimientos de Bergoglio en campo litúrgico han causado desaliento entre estos últimos.
 
TRE RAZONES PARA UNA ALARMA
En campo litúrgico las decisiones públicas tomadas hasta ahora por el Papa Bergoglio han sido dos.
 
La primera ha sido la que más ruido ha causado: la prohibición impuesta a la congregación de los frailes franciscanos de la Inmaculada sobre la celebración de la misa en rito antiguo.
 
A los Franciscanos de la Inmaculada les prohibieron celebrar la misa indultada
 
Dicha prohibición ha sido vista como una limitación de esa libertad para todos de celebrar la misa en rito antiguo que Benedicto había asegurado con el motu proprio de 2007, "Summorum pontificum".
 
La intención de Papa Ratzinger –expresada en una carta a los obispos de todo el mundo– había sido devolver a la liturgia católica el "esplendor de verdad" ofuscado por tantas innovaciones postconciliares, gracias a un recíproco enriquecimiento entre las dos formas, antigua y moderna, del rito romano.
 
Con "Summorum pontificum", Ratzinger estableció una difícil convivencia entre los Novusordistas y los tradicionalistas tibios
 
La opinión a este propósito del Papa Francisco es, en cambio, más reductiva. En la entrevista a "La Civiltà Cattolica" dijo que la facultad de celebrar en rito antiguo es una simple concesión a la nostalgia de "algunas personas que tienen esta sensibilidad".
 
Para Bergoglio, la Misa Tradicional (mal llamada Tridentina) es "pura sensiblería de gentes chapadas a la antigua". Pero, ¡resulta que es la UNICA MISA QUE CRISTO INSTITUYÓ EL JUEVES SANTO! ¡EL ACTO DE CULTO MÁS AGRADABLE A DIOS!
  
Con los tradicionalistas Bergoglio no es blando. En la misma entrevista ha juzgado "preocupante el riesgo de ideologización del 'vetus ordo', su instrumentalización". Y en otras dos ocasiones los ha tachado de fautores de una "restauración de conductas y formas superadas, que tampoco culturalmente tienen capacidad de ser significativas".
  
Lo que significa el Santo Sacrificio de la Misa: La renovación incruenta del Santo Sacrificio de Cristo en la Cruz. ¿ACASO ESTO LE VALE NADA A BERGOGLIO?
 
*
 
La segunda decisión tomada por el Papa Francisco en campo litúrgico ha sido la sustitución en bloque de cinco consultores de la oficina de las celebraciones papales.
 
Mientras los precedentes estaban en sintonía con el estilo celebrativo de Benedicto XVI, entre los nuevos vuelven a aparecer, en cambio, algunos de los más fervientes fautores de las innovaciones introducidas en los años de Juan Pablo II bajo la dirección del entonces maestro de las ceremonias pontificias, Piero Marini.
 
Una de las misas Novus Ordo en tiempos de Juan Pablo II
 
Corren voces en el Vaticano –para terror de los amantes de la tradición– de que Piero Marini puede incluso ser nombrado por Bergoglio prefecto de la congregación para el culto divino. Aunque estas voces fueran infundadas, queda el hecho de que las actuales liturgias papales se diferencian muy visiblemente de las de Benedicto XVI.
 
Piero Marini (aquí a la izquierda de Benedicto XVI), fue el Maestro de Ceremonias de Juan Pablo II. ¿Regresará ahora que Benedicto fue quitado del medio?
  
El momento cumbre de esta diferencia ha sido la misa celebrada por Francisco en la playa de Copacabana, al término de la jornada mundial de la juventud de Rio de Janeiro, con el "musical" que irrumpió en el corazón mismo de la liturgia, con solistas, coros y ritmos de campos de fútbol.
 
Aún nos asalta la pesadilla de la puesta en escena que se realizó en Copacabana por la clausura de la Jornada Mundial de la Juventud conciliar en Rio de Janeiro
 
Pero sin llegar a estos excesos, hay elementos recurrentes en el estilo celebrativo del Papa actual que han sorprendido negativamente algunos fieles. En la misa, después de la consagración del pan y del vino, el Papa Francisco no hace nunca la genuflexión prescrita por la liturgia, sólo se inclina. Y en Rio de Janeiro, durante la vigilia nocturna transmitida en mundovisión, en la Adoración del Santísimo Sacramento no se arrodilló, sino que estuvo de pie o sentado.
 
Sin embargo, también es verdad que al finalizar la jornada de oración y ayuno por la paz del 7 de septiembre, por él convocada, en la Adoración Eucarística en plaza San Pedro estuvo mucho tiempo de rodillas.
 
Y hay que recordar que en el vuelo de vuelta de Rio de Janeiro, el Papa Francesco expresó admiración por las liturgias orientales, llenas de sacralidad y de misterio, y muy fieles a la tradición, con estas palabras:
"Las Iglesias ortodoxas han conservado esa liturgia prístina tan bella. Nosotros hemos perdido un poco el sentido de la adoración. Ellos la han conservado, ellos alaban a Dios, ellos adoran a Dios. Necesitamos esta renovación, esta luz que viene de Oriente".
 
¡Sí vale el tradicionalismo de la Divina Liturgia Bizantina, sólo por su belleza y mística! ¿Y por qué no la Misa Tridentina? Claro, en los cismáticos ''ortodoxos'' ¡NI HUBO CONCILIÁBULO NI CAMBIO DE MISA!
  
A más inri, Bergoglio dice cínicamente: "Nosotros hemos perdido un poco el sentido de la adoración". ¿Te olvidás que el deuterovaticano concilio produjo LA PÉRDIDA DE LA SACRALIDAD LITÚRGICA por la que tanto lloriqueás?
 
De hecho, entre los cinco nuevos consultores de la oficina de las celebraciones papales, Francisco ha incluido un monje de rito oriental, Manuel Nin, rector del Pontificio Colegio Griego de Roma. A su lado, consultores con otra visión como el servita Silvano Maggiani y el montfortiano Corrado Maggioni, ambos del equipo de Piero Marini.
  
En resumen, hay en Bergoglio una oscilación en los nombramientos, en los gestos y en las palabras que hace difícil interpretar sus decisiones y, sobre todo, prever sus movimientos futuros.
 
*
 
Pero además de las dos decisiones citadas, el Papa Francisco ha tomado otra de manera reservada: ha bloqueado el examen emprendido por la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre las misas de las comunidades neocatecumenales.
  
Con Bergoglio, el Pesaj judío (la "misa" de los neocatecumenales) puede respirar aliviado. La Inquisición conciliar no lo tocará.
 
La orden de verificar si en estas misas había abusos litúrgicos y cuáles, había sido dada personalmente por Benedicto XVI en febrero de 2012.
 
La puesta en marcha de este examen había resultado decididamente desfavorable al "Camino" fundado y dirigido por Francisco "Kiko" Argüello y Carmen Hernández, desde siempre muy desenvueltos modelando las liturgias según sus criterios.
 
Las ceremonias del Camino Neocatecumenal son modeladas al capricho del marrano de Kiko Arguello (que dicho sea de paso, sus cuadros son HORRIBLES).
  
Pero ahora se sienten al seguro, pues han recibido la confirmación de que se han salvado del peligro por el mismo Papa Francisco, que los recibió en una audiencia, acordada para ellos, el 5 de septiembre pasado.
  
*
 
Es cierto que el Papa actual, en esa entrevista a "La Civiltà Cattolica", que es el manifiesto de su inicio de pontificado, al describir la reforma litúrgica postconciliar la concibe en términos puramente funcionales:
"El trabajo de la reforma litúrgica ha sido un servicio al pueblo como relectura del Evangelio a partir de una situación histórica concreta".
 
Si Bergoglio fuera un alumno del profesor Ratzinger –grandísimo estudioso y enamorado de esa liturgia que el Concilio II definió "culmen y fuente" de la vida de la Iglesia– vería estas líneas tachadas en color rojo.
 
*
 
El autor de la nota que sigue es uno de los consultores despedidos de la oficina de las celebraciones papales por el Papa Francisco, el liturgista "ratzingeriano" Nicola Bux.
 
Nicola Bux, S.I., colaborador de Benedicto XVI en las celebraciones papales. En ese tiempo estaba de plácemes. Hoy engrosa la lista de desempleados por Francisco I.
 
Y ha sido escrita como "una invitación a la reflexión para quienes están haciendo correr la voz de que el Papa Francisco está a punto de 'cambiar' la liturgia".
¿"CAMBIAR" LA LITURGIA?, por Nicola Bux
Hoy en día el disentimiento sobre la naturaleza de la liturgia es muy evidente. ¿Es ésta obra de Dios, sobre la que Él tiene competencia, tiene sus derechos? ¿O es un entretenimiento humano donde hacer lo que queramos?
 
Las sombras, los abusos y las deformaciones –términos usados por Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, resultado de un anhelo de innovación– han arrinconado la tradición por lo cual, “lo que para las generaciones anteriores era sagrado, también para nosotros permanece sagrado y grande y no puede ser improvisamente totalmente prohibido o incluso perjudicial. Nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oración de la Iglesia y de darles el justo puesto” (así escribe Benedicto XVI en la carta de presentación a los obispos del motu proprio "Summorum pontificum").
 
Sin "traditio" –la entrega de lo que hemos recibido, como escribe el Apóstol– no se desarrolla orgánicamente lo nuevo. El disentimiento se puede resolver sólo entendiendo que la liturgia es sagrada, es decir, que pertenece a Dios y Él está presente y obra.
 
¿Pero a quién compete salvaguardar los derechos de Dios sobre la sagrada liturgia? A la Sede Apostólica y, como promulga el derecho, al obispo y, dentro de unos determinados límites, a las conferencias episcopales, les compete “moderar” la liturgia: así lo establece el texto latino de la constitución litúrgica del Concilio Vaticano II (n. 22, § 1-2).
 
¿Qué quiere decir “moderar”? Confrontando otros pasajes del Vaticano II, significa salvaguardar la legítima diversidad de las tradiciones en campo litúrgico, espiritual, canónico y teológico: basta pensar en las liturgias occidentales como la romana y la ambrosiana, y en las numerosas liturgias orientales consideradas dentro de la única Iglesia católica.
 
El término puede ser traducido también como “regular”, lo que presume que la operación se realiza "bajo la dirección" de una autoridad suprema. Según otro documento del Vaticano II, el decreto sobre el ecumenismo (Unitatis redintegratio n. 14), sabemos que los redactores del texto con el término "moderante" entendían "bajo la presidencia", o en francés: "intervenant d’un commun accord" (la traducción francesa la hicieron los autores del decreto). La fórmula limita las intervenciones romanas "ad extra", cuando surge un desacuerdo grave sobre la fe o la disciplina.
 
La sacralidad de la liturgia, por tanto, obliga a la constitución litúrgica conciliar a deducir las consecuencias: “Por lo mismo, nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia” (n. 22 § 3).
 
El Catecismo de la Iglesia católica ha precisado ulteriormente que incluso la suprema autoridad de la Iglesia [es decir, el Papa - ndr] no puede cambiar la liturgia a su arbitrio, sino solamente en virtud del servicio de la fe y en el respeto religioso al misterio de la liturgia” (n. 1125).
 
Ha escrito Joseph Ratzinger en el prólogo del libro de Alcuin Reid "Lo sviluppo organico della liturgia" (“El desarrollo orgánico de la liturgia”), Cantagalli, Siena, 2013:
“Me parece muy importante que el Catecismo, mencionando los límites del poder de la suprema autoridad de la Iglesia sobre la reforma, recuerde cuál es la esencia del primado, tal como la resaltan los Concilios Vaticanos I y II: el Papa no es un monarca absoluto cuya voluntad es ley; más bien, es el custodio de la antigua Tradición [una de las dos fuentes de la divina revelación – ndr), y el primer garante de la obediencia. No puede hacer lo que quiere, y precisamente por esto puede oponerse a quienes pretenden hacer lo que quieren. La ley a la que debe atenerse no es el actuar 'ad libitum', sino la obediencia a la fe. Por lo que, en relación a la liturgia, tiene el deber de un jardinero y no de un técnico que construye coches nuevos y tira los viejos. El 'rito', es decir, la forma de celebración y de oración que madura en la fe y en la vida de la Iglesia, es la forma condensada de la Tradición viviente, en la cual la esfera del rito expresa el conjunto de su fe y de su oración, haciendo así que se experimente, al mismo tiempo, la comunión entre las generaciones, la comunión entre los que rezan antes de nosotros y después de nosotros. De este modo, el rito es como un don hecho a la Iglesia, una forma viviente de 'paradosis'".
 
Esta es una invitación a la reflexión para quienes están haciendo correr la voz de que el Papa Francisco está a punto de 'cambiar' la liturgia.
 
En el siglo pasado, en Rusia, el propósito del patriarca Nikon de cambiar los libros litúrgicos ortodoxos produjo un cisma. También entre los católicos el cisma de mons. Lefebvre fue causado, en buena parte, por haber tocado la liturgia. Y aún sufrimos las consecuencias de ello.
 
Además de Nicola Bux, los consultores de la oficina de las celebraciones litúrgicas pontificias despedidos por el Papa Francisco son Mauro Gagliardi, Juan José Silvestre Valor, Michael Uwe Lang y Paul Gunter.
  
En su lugar, el 26 de septiembre, el Papa ha nombrado a Silvano Maggiani, Corrado Maggioni, Giuseppe Midili, Angelo Lameri y Manuel Nin.

2 comentarios:

  1. Dice que si este comentario posse insultos contra Dios o la Iglesia no sera publicado, pero lo que no entienden los dueños de este blog es que todos, de los que hablan tan mal en esta entrada son parte de la Iglesia y que ese Kiko y como lo llaman " marrano", les guste o no, hace parte de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  2. Ellos (Francisco Bergoglio, Kiko Argüello Wirtz, y los demás) forman parte de la herética y apóstata secta del Vaticano II, y por tanto no son Católicos, porque NO PUEDE SER PARTE DEL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO QUIEN NO CONSERVA INTACTA LA ORACIÓN Y CREENCIA TRADICIONAL.

    Kiko es un criptojudío, y en el casticismo español, a los que aparentan ser cristianos conservando las ceremonias y leyes judías es considerado "marrano". Si él se molesta tanto, que reclame él.

    No es hablar mal de nadie el exponer sus obras, máxime cuando sus obras son de las tinieblas. Si a los kikistas y otros como tú les molesta, ya eso es otra cosa. Peor sería si Dios nos acusara de perros mudos, por no hablar.

    ResponderEliminar

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)