NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 20 de julio de 2016

HIMNO DE MAITINES DE SAN ELÍAS PROFETA

Himno de Maitines de San Elías Profeta, tomado del Breviario Carmelita. Traducción de D. Narciso de Guindos, tomada de la Versión castellano-prosaica de los himnos del Rezo Divino.
 
San Elías Profeta, Padre y fundador de la Orden Carmelita
     
Te, magne rerum cónditor,
Mens nostra gliscit láudibus,
In hoc Thesbíte máximo,
Quem díligis extóllere.
 
Hic namque sacri Nóminis
Tui zelátor próvocat
Vates Baal nequíssimos,
Victosque jure intérficit.
 
Illo precánte, víctimas
Absúmit ignis cœ́litus:
Hi perstrepéntes ácriter
Sunt ómnibus ludíbrio.
  
Tum Jezabélis ímpiæ
Vitans furórem noxium,
Sub junípero dórmiens,
Adésse cernit Ángelum.
  
Panem sibi qui próferens
Lymphámque, jussit pérgere
Cibo reféctum strénue
Ad montis Horeb vérticem.
  
Hoc in cibo jejúnium
Tulit quadragenárium;
Hac vi dapes sunt prædite,
Quas dextra Dei porrigit.
 
Omnis tibi sit glória,
Verbum, Pater, Paráclite,
Inseparáta Trínitas,
Quæ condidísti ómnia.
Amen.

TRADUCCIÓN
A Ti, oh Creador Infinito de todas las cosas,
Nuestro espíritu canta alabanzas,
Por Elías, este gran Tesbita
A quien has querido exaltar.
 
Él, pues, como Celador que es
De tu santísimo Nombre,
Desafió a los perversísimos sacerdotes de Baal
Y venciéndolos, juntamente les dio muerte.
    
Por su oración fervorosa, la víctima
Fue consumida por celestial fuego.
Y ellos, alborotando inútilmente,
A todos sirvieron de ludibrio.
 
Entonces huyó de la impía Jezabel
Para evitar su obstinada furia,
Y estando durmiendo bajo un enebro,
Despertó viendo a un Ángel.
 
Quien dándole pan
Y agua, le mandó ascendiese,
Fortificado por aquel alimento,
A la cima del Monte Horeb.

Este alimento le sostuvo en su ayuno
Durante cuarenta días,
Porque así son preparadas las viandas
Que la diestra de Dios ofrece.

Toda gloria te sea dada,
Padre, Verbo y Paráclito,
¡Oh indivisa Trinidad!,
Que creaste todas las cosas.
Amén.

1 comentario:

  1. miren esto
    http://quienrespetaadios.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)