NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

sábado, 26 de julio de 2014

MARTÍN LUTERO, HOMICIDA Y SUICIDA

Este texto fue publicado en forma de folleto en la colección "Fe Íntegra" (N° 9), por Licinio Rangel (sucesor de Mons. Antonio de Castro-Mayer en la Unión Sacerdotal San Juan Vianney), cuando los "Padres de Campos" defendían la Fe Católica tradicional. Hoy, que han caído en las garras del modernismo (por ende, del Vaticano II), queda el recuerdo de su antigua lucha por la Fe, y una lección de lo nocivo que es hacer componendas con el enemigo.
 
Traducción del original en Portugués publicado en el MOVIMIENTO DE LA JUVENTUD CATÓLICA DE BRASIL (FSSPX)
  
Martín Lutero, homicida y suicida
 
   
Estos son algunos datos históricos de la triste vida del fundador del protestantismo, y de su trágico final, después de una de sus muchas borracheras con sus amigos los príncipes.
  
Martín Lutero nació en Eisleben, de la Sajonia (Alemania) en 1483, y puso fin a su propia vida en 1546, cerca de 25 años después de su revuelta contra la Iglesia de Nuestro Señor. Su madre Margarita fue muy religiosa, pero, muy supersticiosa y dada a brujerías y encantamientos, lo que influyó mucho en el comportamiento de su hijo. El joven Lutero, después de sus estudios de humanidades en las escuelas locales de Mansfeld, fue a estudiar filosofía y derecho en la Universidad de Erfurt, donde se formó, en el año de 1505. En junio de este año entró al Convento de los Agustinos, "no por vocación, mas por miedo a la muerte". Él mismo habló varias veces de ese "miedo a la muerte" que determinó su entrada en la religión, como lo veremos.
  
LUTERO HOMICIDA
El Dr. Dietrich Emme, en su libro: "Martín Lutero - su juventud y sus años de estudios, entre 1483 e 1505", Bonn, 1983, afirma que Lutero entró al Convento sólo para no ser sometido a la justicia criminal, cuyo resultado habría sido, probablemente, la pena de muerte, por haber matado en duelo a un compañero de estudios llamado Jerónimo Buntz. De ahí su "miedo a la muerte" al cual se refería frecuentemente. Posteriormente un amigo le aconsejó refugiarse en el Convento de los Eremitas de San Agustín, que entonces gozaba del derecho civil de asilo, que lo colocaba al abrigo de la justicia. Fue aquí que se convirtió en monje y padre agustino.
     
Lutero parecía haberse convertido. Pero no. Siempre perturbado y contradictorio, él se declara reo confeso en una prédica en 1529: "Yo fui monje, quería seriamente ser piadoso. Al contrario, me hundía siempre más: yo era un gran trapacero y homicida" (WAW, 29, 50, 18). Y un discurso transcrito por Veit Dietrich, afirma: "Me hice monje por un designio especial de Dios, a fin de que no me prendiesen; lo que hubiera sido muy fácil. Mas no pudieron porque la Orden se ocupaba de mí" (esto es, los superiores del Convento lo protegían) (WA Tr 1, 134, 32). Por tanto, Lutero fue reo de un homicidio que cometió cuando era estudiante en Erfurt. Y según sus biógrafos, el motivo habría sido despecho porque su colega obtuvo mejor nota en los exámenes.
     
LUTERO EBRIO E IMPÍO
Él lo confiesa: "Yo aquí me encuentro insensato, y endurecido, ocioso y bebido de mañana a noche... En suma, yo que debía tener fervor de espíritu, tengo ansias de la carne, de la lascivia, de la pereza y de somnolencia". En el ínterim, llamaba al Papa de "asno".
   
Sobre la oración decía: "No puedo rezar, pero sí puedo maldecir. En lugar de decir 'santificado sea el tu Nombre', diría: 'maldito e injuriado sea el nombre de los papistas..., que el papado sea maldito, condenado y exterminado'. En verdad es así que rezo todos los días sin descanso".
    
Sobre los mandamentos, decía: "Todo el Decálogo debe ser apagado de nuestros ojos, de nuestra alma y de nosotros tan perseguidos por el diablo... Debes beber con más abundancia, y cometer algún pecado por odio y para molestar al demonio...". Lutero no sólo afirmaba que las buenas obras nada valen para la salvación, sino que las maldecía.
    
Pero sobre el pecado, él decía: "Sé pecador y peca fuertemente, pero cree com más fuerza y alégrate con Cristo vencedor del pecado y de la muerte... Durante la vida debemos pecar".
     
Sobre la castidad, Lutero incentivó a que los monjes, sacerdotes y religiosas saliesen de sus Conventos y se casaran. "El celibato -decía- es una invención maldita". "Del mismo modo que no puedo dejar de ser hombre, así tampoco puedo vivir sin una mujer".
    
Sobre la Virgen María, "la pluma" rehusa escribir las blasfemias que profirió contra su pureza (originalmente este texto fue publicado en forma de folleto. N. del E.).
    
Sobre Jesucristo, afirma que "cometió adulterio con la samaritana en el pozo de Jacob, con la mujer adúltera que perdonó..., y con la Magdalena...".
    
Sobre Dios: "Ciertamente Dios es muy grande y poderoso, bueno y misericordioso..., pero es muy estúpido; y un tirano".
    
Su último sermón en Wittenberg, en mayo de 1546, fue un furioso ataque contra el Papa, el sacrificio de la Misa y el culto a Nuestra Señora.
    
LUTERO SUICIDA
Lutero tenía un temperamento extremamente mórbido y neurótico. Después de su revuelta contra la Iglesia, su neurosis alcanzó los límites extremos. Estudios especializados le atribuyen una "neurosis de angustia gravísima", del tipo que lleva al suicidio (Roland Dalbies, en "Angustia de Lutero").
     
El suicidio de Lutero es afirmado tanto por católicos como por protestantes. Este es el testimonio de su criado, Ambrosio Kudtfeld, que más tarde se hizo médico:
"Martín Lutero, en la noche que antecedió a su muerte, se dejó vencer por su habitual intemperancia, y en tal exceso, que fuimos obligados a cargarlo totalmente embriagado, y a colocarlo en su lecho. Después nos retiramos a nuestro aposento sin presentir nada de desagradable. Por la mañana volvimos a nuestro patrón para ayudarlo a vestirse, como de costumbre. Pero, ¡que dolor! Vimos a nuestro patrón Martín colgando de su cama y estrangulado míseramente.
  
Tenía la boca torcida y la parte derecha del rosto oscura; el cuello morado y deformado. Ante tan horrendo espectáculo, fuimos invadidos por un gran terror. Corrimos sin demora a los príncipes, sus convidados de la víspera, para anunciarles aquel execrable fin de Lutero. Ellos quedaron aterrorizados como nosotros. Y luego se empeñaron com mil promesas y juramentos, que observásemos sobre aquel acontecimiento, eterno silencio, y que colocásemos el cadáver de Lutero en su cama, y anunciásemos al pueblo que el 'Maestro Lutero' había imprevistamente abandonado esta vida".
    
Este relato del suicidio de Lutero fue publicado em Amberes, en el año de 1606, por el sensato Enrique Sedalius. Dos médicos comprobarán los sintomas de suicidio relatados por su criado Kudtfeld. Fueron ellos Cester y Lucas Fortnagel. Las informaciones de este último fueron publicadas por el escritor J. Maritain, en su libro: "Los Tres Reformadores". En ese libro el autor ofrece también una impresionante lista de amigos y compañeros de Lutero que se suicidaron.
     
Por tanto, "hermanos separados" (sic) de la Iglesia Católica por ese falso y ebrio reformador, abran los ojos, y vuelvan a la verdadera Iglesia de Jesucristo. Es fácil de reconecerla. Está claro en los Santos Evangelios que a la verdadera Iglesia de Cristo es una sola (Mt. 16, 16). Es lo que aquí leemos: "Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia". (Cf "Folletos Católicos" - nº 1).
    
Inútil imaginar que Cristo señalaba para Sí cuando hablaba a Pedro. Sabemos que Cristo es la "Piedra Angular" principal de su Iglesia. Pero Él tornó a Pedro participante de esa condición. Sus palabras "son palabras de vida y de verdad". Solo Él, como único Mediador "de Redención" (1 Tim 2, 5-6), puede fundar, y realmente fundó su única y verdadera Iglesia teniendo también por fundamento visible, en este mundo, a Pedro y sus sucesores, los Papas (NOTA DEL TRADUCTOR: mientras conservasen el Dogma de la Fe). Como hay un solo Señor, una sola Fe, un solo Bautismo (Ef. 4, 5), tambien una sola tiene que ser la Iglesia de ese único Señor. Es la Iglesia de los primeros cristianos, es la Iglesia de los mártires, es la Iglesia Católica de siempre, la única que es Apostólica, porque es la única que viene desde los Apóstoles.
     
Es la única que existió desde Cristo y de los Apóstoles hasta Lutero, y hasta hoy, y que existirá "hasta el fin de los siglos" (Mt 28, 28-30). Al paso que las de los protestantes son "una legión". Ellas comenzaron a partir de ese falso reformador, en el año de 1521, que fue el primero en atreverse a hacer lo que solo Dios puede hacer: fundar una religión. La primera de las religiones de esa "legión" de iglesias llamóse iglesia luterana. Mas, ya en el tiempo de Lutero, algunos luteranos imitarán su mal ejemplo.
   
Así, Calvino fundó el calvinismo en Ginebra. Luego surgieron los anabaptistas, los anglicanos, los baptistas, los metodistas, etc., etc. (Cf. "Folletos Católicos", nº 14). Se calcula hoy en varios millares el número de sectas nacidas de los errores luteranos. Y hoy en su nueva versión, con sus "Tiendas de bendición", praticando un verdadero curanderismo de Biblias en la mano. La mala simiente sembrada por el ebrio y neurótico monje continuó a producir sus malos frutos.
     
Pero la tentación de pretenderse reformar la irreformable obra de Nuestro Señor Jesucristo, su Iglesia, continúa. Y hasta en los medios católicos autoproclamados "progresistas", se está pretendiendo reformar, no a los hombres de la Iglesia, sino a la propia Iglesia. Ellos se asemejan hoy a los "católicos reformados" de los tiempos de Lutero, con su falsa reforma. Ante esto, la Biblia afirma que la única Iglesia de Cristo, en sí misma, "es... santa e inmaculada" (Ef. 5, 27).
     
Nota: Los datos de este folleto son de "Martín Lutero, homicida y suicida", P. Luigi Villa, rev. "Chiesa Viva", nº 258, Brescia, Italia; y de "Lutero", P. Pedro de I. Muñoz, rev. "Tradición Católica", nº 137, Barcelona, España.
  
Dom Licinio Rangel, OVS

4 comentarios:

  1. Pregunta: porque lo del suicidio de Lutero y su vida atormentada y pecadora no se conoce oficialmente? Wikipedia por ejemplo dice que murió agotado y enfermo y por un derrame cerebral

    ResponderEliminar
  2. Simple y llanamente porque al mito alimentado por el correctismo político no le conviene que la Verdad se conozca. Por eso es que publicamos aquí.

    ResponderEliminar
  3. Martín Lutero no se apellidaba originalmente Lutero sino Ludero (en alemán Luder y en noruego Ludder), que significa pobre diablo, cabrón, y puta.

    ResponderEliminar
  4. Algunas de las blasfemias que ese maldito Lutero escupía contra la Bienaventurada Siempre Virgen Santa María:

    “Que la Virgen María haya sido concebida sin pecado original, de esto no hay una sola palabra ni en el evangelio ni en otras partes de las Escrituras” (Martín Lutero, Sermón sobre Lc. 11:27-28)
    “La Madre María es, en verdad, digna de alabanza; pero al alabarla debemos tener mucho cuidado de no perder de vista al Hijo que Ella os dio”. (Martín Lutero, Sermón sobre Is. 9:1-7)
    Cuanto más méritos y dignidad se atribuyen a María, tanto más mengua la gracia divina y se reduce la verdad del Magníficat” (Obras de M. Lutero, Tomo VI, pág. 402).
    “El papa quiere que se ore en el nombre de la Virgen María; esto no significa alabar a María, sino deshonrarle de la peor manera y convertirla en un ídolo” (Martín Lutero, Segundo sermón sobre el Magníficat).
    María, la amada y santa Virgen y Madre de Dios, fue convertida en el papado en execrable ídolo" (Martín Lutero, Comentario de Gén. 6:1-5).
    El cántico Salve Regína es una gran blasfemia contra Dios pues allí se la llama a María «madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra». Y no mucho mejor es el cántico Regína Cœli, donde llaman a María «Reina del Cielo»”” (Martín Lutero, Sermón sobre Mat. 1:1-16).

    ResponderEliminar

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)