NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

lunes, 29 de septiembre de 2014

EXORCISMO CONTRA SATANÁS Y LOS ÁNGELES APÓSTATAS, EN LATÍN Y ESPAÑOL

El 13 de Octubre de 1884, el Papa León XIII experimentó una visión horrible. Después de celebrar la Santa Misa, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedó sumido en una realidad que solo él veía. Su rostro tenía expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporó, levantó su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: “¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?
  
Él respondió: “¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!”, y se encerró en su oficina.
   
¿Qué vio León XIII? “Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al Infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo”. A las peticiones del diablo, el Señor le respondió: “Se te dará el tiempo y el poder”.
  
También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a satanás con sus legiones en el abismo del Infierno.
  
Impactado profundamente por lo que había oído, el Papa León XIII compuso la siguiente Oración a San Miguel (que también es una profecía sobre la Tribulación y la Gran Apostasía en este Fin de los Tiempos), y ordenó que se rezara después de las Misas rezadas como medida de protección para la Iglesia contra los ataques del Infierno.
   
 EXORCÍSMUM IN SÁTANAM ET ÁNGELOS APOSTÁTICOS
 

In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
 
Ps. LXVII
Exsúrgat Deus, et dissipéntur inimíci ejus, et fúgiant qui odérunt eum, a fácie ejus. Sicut déficit fumus, deficiant: sicut fluit cera a fácie ignis, sic péreant peccatóres a fácie Dei.
   
Ps. XXXIV
Júdica Dómine nocéntes me; expúgna impugnántes me. Confundántur et revereántur quæréntes ánimam meam. Avertántur retrórsum et confundántur, cogitántes mihi mala. Fiant támquam pulvis ante fáciem venti: et Ángelus Dómini coárctans eos. Fiat via illórum ténebræ, et lúbricum: et Ángelus Dómini pérsequens eos. Quóniam gratis abscondérunt mihi intéritum láquei sui: supervácue exprobravérunt ánimam meam. Véniat illi láqueus quem ignórat; et cáptio quam abscóndit, aprehéndat eum: et in láqueum cadat in ipsum. Ánima áutem mea exsultábit in Dómino: et delectábitur super salutári suo.
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
    

PRECÁTIO AD SANCTUM MICHAÉLEM ARCHÁNGELUM
Princeps gloriosíssime cœléstis milítiæ, sancte Michaël Archángele, defénde nos in prœ́lio et colluctatióne, quæ nobis est advérsus príncipes et potestátes, advérsus mundi rectóres tenebrárum harum, contra spirituália nequítiæ, in cœléstibus (Ephésios VI, 12). Veni in auxílium hóminum; quos Deus creávit inexterminábiles, et ad imáginem similitúdinis suæ fecit (Sapiéntiæ II, 23), et a tyránnide diáboli emit prétio magno (I Corínthios VI, 23).
  
Prœliáre hódie cum beatórum Angelórum exércitu prœ́lia Dómini, sicut pugnásti olim contra ducem supérbiæ Lucíferum et ángelus ejus apostáticos; et non valuérunt, neque locus invéntus est eórum ámplius in cælo. Sed projéctus est draco ille magnus, serpens antíquus, qui vocátur diábolus et sátanas, qui sedúcit univérsum orbem; et projéctus est in terram, et ángeli ejus cum illo missi sunt (Apocalypsi XII, 8-9).
   
En antíquus inimícus et homicída veheménter eréctus est. Transfigurátus in ángelum lucis (II Corínthios XI, 14), cum tota malignórum spirítuum catérva late círcuit et invádit terram, ut in ea déleat nómen Dei et Christi ejus, animásque ad ætérnæ glóriæ corónam destinátas furétur, mactet ac perdat in sempitérnum intéritum.
   
Virus nequítiæ suæ, támquam flumen immundíssimum, draco maléficus transfúndit in hómines depravátos mente et corrúptos corde; spíritum mendácii, impietátis et blasphémiæ; halitúmque mortíferum luxúriæ, vitiórum ómnium et iniquitátum.
  
Ecclésiam, Agni immaculáti sponsam, vaférrimi hostes replevérunt amaritudínibus, inebriárunt absínthio; ad ómnia desiderabília ejus ímpias misérunt manus. Ubi sedes beatíssimi Petri et Cáthedra veritátis ad lucem géntium constitúta est, ibi thronum posuérunt abominatiónis et impietátis suæ; ut percússo Pastóre, et gregem dispérdere váleant.
  
Adésto ítaquæ, Dux invictíssime, pópulo Dei contra irrumpéntes spiritáles nequítias, et fac victóriam. Te custódem et patrónum sancta venerátur Ecclésia; te gloriátur defensóre advérsus terréstrium et infernórum nefárias potestátes; tibi trádidit Dóminus ánimas redemptórum in supérna felicitáte locándas. Deprecáre Deum pacis, ut cónterat sátanam sub pédibus nostris, ne ultra váleat captívos tenére hómines, et Ecclésiæ nocére. Offer nostras preces in conspéctu Altíssimi, ut cito antícipent nos misericórdiæ Dómini (Psalmus LXXVIII, 8), et apprehéndas dracónem serpéntem antíquum, qui est diábolus et sátanas, ac ligátum mittas in abýssum, ut non sedúcat ámplius gentes (Apocalypsi XX, 3).
    
Hinc tuo confísi præsídio ac tutéla sacri ministérii nostri auctoritáte [si fuerit laicus, vel clericus qui ordinem exorcistatus nondum suscepit, dicat: sacra Sanctæ Matris Ecclésiæ auctoritáte], ad infestatiónes diabólicæ fráudis repelléndas in nómine Jesu Christi Dei et Dómini nostri fidéntes et secúri agrédimur.
  
V. Ecce Crucem Dómini: fúgite, partes advérsæ.
R. Vícit Leo de tribu Juda, radix David. 
     
V. Fiat misericórdia tua, Dómine, super nos.
R. Quemádmodum sperávimus in te.
  
V. Dómine, exaúdi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
  
[si fuérit saltem diáconus subjungat:
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.]
  
ORÉMUS
Deus, et Pater Dómini nostri Jesu Christi, invocámus nomen sanctum tuum, et cleméntiam tuam súpplices expóscimus: ut per intercessiónem immaculátæ semper Vírginis Dei Genitrícis Maríæ, beáti Michaélis Archángeli, beáti Joseph ejúsdem beátæ Vírginis Sponsi, beatórum Apostolórum Petri et Pauli et ómnium Sanctórum, advérsus sátanam, omnésque álios immúndos spíritus, qui ad nocéndum humáno géneri animásque perdéndas pervagántur in mundo, nobis auxílium præstáre dignéris. Per eúmdem Chrístum Dóminum nóstrum. Amen.
  
EXORCÍSMUS
Exorcizámus te, omnis immúnde spíritus, omnis satánica potéstas, omnis infernális adversárii, omnis légio, omnis congregátio et secta diabólica, in nómine et virtúte Dómini nostri Jesu Christi, eradicáre et effugáre a Dei Ecclésia, ab animábus ad imáginem Dei cónditis ac pretióso divíni Agni sánguine redémptis . Non ultra áudeas, serpens callidíssime, decípere humánum genus, Dei Ecclésiam pérsequi, ac Dei eléctos excútere et cribráre sicut tríticum . Ímperat tibi Deus altíssimus , cui in magna tua supérbia te símile habéri adhuc præsúmis; qui omnes hómines vult salvos fíeri, et ad agnitiónem veritátis veníre (I Timothéum II, 4).
   
Ímperat tibi Deus Pater ; ímperat tibi Deus Fílius ; ímperat tibi Deus Spíritus Sanctus . Ímperat tibi majéstas Christi, ætérnum Dei Verbum caro factum , qui pro salúte géneris nostri tua invídia pérditi, humiliávit semetípsum factus obœ́diens úsque ad mortem (Philipénsis II, 8); qui Ecclésiam suam ædificávit supra firmam petram, et portas ínferi advérsus eam númquam esse prævalitúras edíxit, cum ea ipse permansúrus ómnibus diébus úsque ad consummatiónem sǽculi (Mathǽum XXVIII, 20).
  
Ímperat tibi sacraméntum Crucis , omniúmque christiánæ fídei Mysteriórum virtus . Ímperat tibi excélsa Dei Génitrix Virgo María , quæ superbíssimum caput tuum a primo instánti immaculátæ suæ conceptiónis in sua humilitáte contrívit. Ímperat tibi fides sanctórum Apostolórum Petri et Pauli, et ceterórum Apostolórum . Ímperat tibi Mártyrum sánguis, ac pia Sanctórum et Sanctárum ómnium intercéssio .
     
Ergo, draco maledícte et omnis légio diabólica, adjurámus te per Deum vivum, per Deum verum, per Deum sanctum, per Deum qui sic diléxit mundum, ut Fílium suum unigénitum daret, ut omnis qui crédit in eum non péreat, sed hábeat vitam ætérnam (Joánnes III, 16): cessa decípere humánas creatúras, eísque ætérnæ perditiónis venénum propináre: désine Ecclésiæ nocére et ejus libertáti láqueros injícere. Vade sátana, invéntor et magíster omnis falláciæ hostis humánæ salútis. Da locum Christo, in quo nihil invenísti de opéribus tuis; da locum Ecclésia Uni, Sanctæ, Cathólicæ, et Apostólicæ, quam Christus ipse acquisívit sánguine suo. Humiliáre sub poténti manu Dei; contremísce et éffuge, invocáto a nobis sancto et terríbili nómine Jesu, quem ínferi tremunt, cui Virtútes cælórum et Potestátes et Dominatiónes subjéctæ sunt, quem Chérubim et Séraphim indeféssis vócibus láudant, dicéntes: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus Deus Sábaoth.
   
V. Dómine, exaúdi oratiónem meam.
R. Et clamor meus ad te véniat.
   
[si fuerit saltem diaconus subjungat:
V. Dóminus vobíscum.
R. Et cum spíritu tuo.]
   
ORÉMUS
Deus cæli, Deus terræ, Deus Angelórum, Deus Archangelórum, Deus Patriarchárum, Deus Prophetárum, Deus Apostolórum, Deus Mártyrum, Deus Confessórum, Deus Vírginum, Deus qui potestátem habes donáre vitam post mortem, réquiem post labórem: quia non est Deus prǽter te, nec esse potest nisi tu, créator ómnium visibílium et invisibílium, cujus regni non erit finis: humíliter majestati glóriæ tuæ suplicámus, ut ab omni infernálium spirítuum potestáte, láqueo deceptióne et nequítia nos poténter liberáre, et incólumes custodíre dignéris. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
  
V. Ab insídiis diáboli,
R. Líbera nos, Dómine.
   
V. Ut Ecclésiam tuam secúra tibi fácias libertáte servíre,
R. Te rogámus, áudi nos.
  
V. Ut inimícos sanctæ Ecclésiæ humiliáre dignéris,
R. Te rogámus, áudi nos.
     
Et aspergatur locus et præsentibus aqua benedicta.
  
EXORCISMO CONTRA SATANÁS Y LOS ÁNGELES APÓSTATAS
   
En el Nombre del Padre, y del Hijo , y del Espíritu Santo. Amén.
  
Salmo 67
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian. Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.
  
Salmo 34
Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí. Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte. Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición. Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate. Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga. Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales. Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron; que caigan en la misma trampa que me abrieron. Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
   
SÚPLICA A SAN MIGUEL ARCÁNGEL
Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sab. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio.
     
Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstalas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. “Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles” (Apoc. 12, 8-9).
   
He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.
     
Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.
      
La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20, 3).
       
Después de esto, confiados en tu protección y patrocinio, con la sagrada autoridad de nuestro ministerio [si se es laico, o aún no se ha recibido la orden del Exorcistado, se dice: con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia], nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en el Nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor.
     
V. He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.
R. Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.
  
V. Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.
R. Como lo esperamos de Ti.
   
V. Señor, escucha nuestra oración.
R. Y llegue a Ti nuestro clamor.
   
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu. (Sólo si es un sacerdote)
   
OREMOS
Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu santo Nombre y suplicantes imploramos tu clemencia, para que, por la intercesión de la Inmaculada siempre Virgen María Madre de Dios, del Arcángel San Miguel, de San José Esposo de la Santísima Virgen, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, te dignes prestarnos tu auxilio contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que vagan por el mundo para dañar al género humano y para la perdición de las almas. Amén.
  
EXORCISMO 
Te exorcizamos todo espíritu maligno, poder satánico, ataque del infernal adversario, legión, concentración y secta diabólica, en el nombre y virtud de Nuestro Señor Jesucristo , para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa Sangre del Divino Cordero. En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo . Te lo manda Dios Altísimo  , a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (I Tim. 2, 4).
     
Te lo manda Dios Padre, te lo manda Dios Hijo, te lo manda Dios Espíritu Santo. Te lo manda la majestad de Cristo, el Verbo eterno de Dios hecho hombre , quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2, 8); el cual edificó su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mat. 28, 20).
     
Te lo manda el santo signo de la Cruz y la virtud de todos los Misterios de la fe cristiana . Te lo manda la excelsa Madre de Dios, la Virgen María , quien con su humildad desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza. Te lo manda la fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles. Te lo manda la sangre de los mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas .
  
Por tanto, maldito dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios vivo, por Dios verdadero, por Dios santo, que “de tal modo amó al mundo que entregó a su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3, 16); cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición; deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad. Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres. Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras. Retrocede ante la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con su Sangre. Humíllate bajo la poderosa mano de Dios. Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el santo y terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.
    
V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.
   
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu. (Sólo si es un sacerdote)
   
OREMOS 
Dios del Cielo y de la tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin: humildemente te suplicamos que tu gloriosa Majestad se digne libramos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
  
V. De las asechanzas del demonio.
R. Líbranos, Señor.
   
V. Haz que tu Iglesia te sirva con segura libertad.
R. Te rogamos, óyenos.
  
V. Dígnate humillar a los enemigos de tu Iglesia.
R. Te rogamos, óyenos.

(Se rocía con agua bendita el lugar y a los presentes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)