Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 13 de abril de 2018

EL ARREPENTIMIENTO, PRERREQUISITO PARA ACERCARSE A DIOS

Cristo y la mujer adúltera (Peter van Lint)
    
«Cristo demostró ser un amigo de los pecadores, pero sólo de aquellos que reconocían que lo eran. Tenían que descender hasta los despreciados por la sociedad para poder encontrar nobleza de corazón y generosidad sin límites, lo cual, según Él, constituía la misma esencia del amor. Aunque eran pecadores, su amor los elevaba por encima de los que se creían sabios y que se bastaban a sí mismos, los cuales nunca doblaban las rodillas para rezar una oración pidiendo perdón. Jesús llegó a poner una prostituta por encima de un fariseo, a un ladrón arrepentido por encima de un sacerdote, y a un hijo pródigo por encima de su hermano de conducta ejemplar. A todos los charlatanes que le dijeran que no podían ingresar en su Iglesia porque no era suficientemente santa, les preguntaría Él: “¿Qué grado de santidad debe alcanzar la Iglesia para que podáis ingresar en ella?. Si la Iglesia fuera tan santa como ellos querían que fuese, ¡jamás se habría permitido la entrada a ellos! En cualquier otra religión debajo del sol, en cualquier religión oriental, desde el budismo hasta el confucianismo, se ha exigido siempre cierta purificación antes de poder comunicar con la divinidad. Pero nuestro Señor traía al mundo una religión en la que para poder acercarse a Dios es condición indispensable el reconocimiento de los pecados. “Los que están sanos no necesitan de médico, pero sí los que están enfermos».
 
Mons. FULTON J. SHEEN, Vida de Cristo -traducción de Juan Godó Costa-, 5ª edición. Barcelona, ed. Herder, 1968 (Imprimátur otorgado el 16-II-1959 por el P. Juan Serra Puig, Vicario general del Obispado de Barcelona). Cap. XXI: «Sólo los inocentes pueden condenar» (Sobre San Juan VIII, 1-11).

5 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=bzOFbme1uwI
    Explíquenle eso a esta española deformada en el posconcilio que está viviendo en UK.

    ResponderEliminar
  2. «Sólo los inocentes pueden condenar»
    ¿y quien es inocente? luego del pecado original se me ocurre que nadie.

    ResponderEliminar
  3. No me convence ni FS ni Newman, estos ex anglicanos siguen razonando como protestantes y a muchos católicos les encanta por lo que veo. El único que me resulta más potable es Benson.

    ResponderEliminar
  4. Hasta los despreciados no, sino hasta los que se habían desviado por la causa que sea y él venía a salvarlos. Y que todavía no tenían tan torcida la intención o el alma, que todavía eran susceptibles de recibir la salvación, a los que todavía no tenían sus almas del todo maleadas infestadas por el maligno. A los que todavía tenían la posiblilidad de purificar su ojo es decir de rectificar la intención.

    ResponderEliminar
  5. Jesucristo no puso por encima al ladrón ni a la prostituta ni al hijo pródigo. Vino a salvarlos no a ponerlos por encima. Jesucristo se alegra de poder salvarlos en todo caso. Por encima una santa Cecilia un san Luis Gonzaga que no por nada deben tener puestos más elevados que otros en el cielo. Recuerden el treinta sesenta ciento por uno.


    Se olvida FS que al principio de la cristiandad si tenían que estar bien purificados los penitentes antes de ingresar al culto, eran mas prudentes o más exigentes no sé pero era asi. Y eran penitentes públicos y hasta confesaban sus pecados en público.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)