Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 7 de mayo de 2020

NUEVA EVIDENCIA SOBRE LA FILIACIÓN MASÓNICA DE BUGNINI

Artículo publicado en Inglés por RORATE CÆLI, traducción tomada de SANTA IGLESIA MILITANTE - SEGUNDA ÉPOCA (imágenes del original, la corrección de estilo es nuestra). Aunque no necesariamente suscribimos la totalidad de los desarrollos del autor, merece una lectura toda vez que reafirma la pertenencia a la masonería del demoledor Annibale Bugnini CM.
  
BOMBA: EMERGE NUEVA EVIDENCIA EN FAVOR DE LA ASOCIACIÓN DE BUGNINI CON LA FRANCMASONERÍA (MENCIONADOS LOS NOMBRES)
  
La última edición de la revista de la Latin Mass Society de Inglaterra y Gales, Mass of Ages, contiene una reseña de Kevin Symonds del libro Infiltration: The Plot to Destroy the Church from Inside de Taylor Marshall (la reseña publicada se puede ver en un PDF de la revista, comenzando en la página 40, así como en el sitio web personal del autor).  Siguiendo pistas en el libro, Symonds va mucho más allá de las conclusiones de Marshall con respecto a Bugnini, habiendo descubierto nuevo material sobre Bugnini que mueve decisivamente la cuestión de su asociación con la francmasonería desde el ámbito de la especulación sombría, donde permaneció tan recientemente como la biografía académica de Yves Chiron, al nivel de una hipótesis muy probable. En lugar de “fuentes sin nombre”, donde Michael Davies dejó el asunto, finalmente tenemos fuentes con nombre, con una evidencia escrita plausible.
   
NUEVA EVIDENCIA SOBRE LA MEMBRESÍA MASÓNICA DE ANNIBALE BUGNINI
Kevin Symonds
   
  
En este libro, Taylor Marshall sostiene firmemente que la Iglesia Católica ha sido literalmente infiltrada por sus enemigos, experimentando así una campaña masiva de disrupción y distorsión. Un área particular en la que Marshall avanza en esta tesis se refiere a la influencia del sacerdote vicentino, y más tarde arzobispo, Annibale Bugnini (1912-1982) en las reformas litúrgicas de mediados del siglo XX. Esta revisión se centra en la presentación de Marshall de la influencia de Bugnini sobre estas reformas y, en particular, en la afirmación de Marshall de que Bugnini estuvo involucrado en la francmasonería. Se argumentará que, a pesar de su afán por encontrar evidencia de ‘infiltración’ y su ánimo contra Bugnini, Marshall realmente pierde algunas pruebas importantes a favor de la membresía de Bugnini de los francmasones italianos.
   
Annibale Bugnini: ¿infiltrado masón en la liturgia romana?
El Arzobispo Bugnini aparece por primera vez en el capítulo nueve de Infiltration, “Infiltración Comunista del Sacerdocio”. La literatura académica disponible sobre este tema volátil no está muy bien desarrollada en este momento. Por lo tanto, Marshall tiene un campo de juego bastante amplio para desarrollar su tesis general. Toma parte de la literatura existente sobre el tema, sobre todo el testimonio de Bella Dodd (la antigua comunista y famosa vuelta al catolicismo), y luego incorpora a Bugnini a la mezcla [1].
   
La admisión de Bella Dodd de haberse infiltrado en seminarios con agentes comunistas le proporciona a Marshall una base sólida sobre la cual construir su argumento. Ahora es un hecho bien conocido que el comunismo soviético, por el diseño de Josef Stalin, intentó infiltrarse en el sacerdocio católico. De hecho, si bien el sacerdocio católico disfrutó de un cierto lugar de honor en los esfuerzos de infiltración del aparato soviético, no fue el único objetivo, el protestantismo también fue un objetivo similar [2]. Sin embargo, tener una base sólida y un marco de casa estructurado de forma segura construido encima son dos cosas separadas.
   
Después de haber mostrado los fundamentos, Marshall trae a Bugnini: «Basta con decir aquí que Bugnini era un sacerdote infiltrado [es decir, un infiltrador] y francmasón» (89). Marshall afirma que esto implica que Bugnini debe haber estado haciendo algo nefasto con su trabajo en las reformas litúrgicas antes, durante y después del Vaticano II.
   
Entonces, ¿fue Bugnini un infiltrado de la Iglesia cuando se convirtió en sacerdote en 1936? Marshall afirma que Bugnini se convirtió en francmasón en 1963 (90), pero no dice si cree que su infiltración precedió a ese paso.
   
   
El maletín de Bugnini
Marshall luego se centra en Bugnini, la masonería y las reformas litúrgicas de mediados del siglo XX. Comienza discutiendo la famosa “historia del maletín”.
    
Según esta historia, a mediados de la década de 1970, se dice que el Arzobispo dejó inconscientemente un maletín en una sala de reuniones en uno de los departamentos curiales del Vaticano. Este caso fue descubierto por un sacerdote que lo abrió para determinar su dueño. Dentro del maletín había documentos que implicaban a Bugnini como Masón o al menos demostrando cierta asociación con los Masones [3]. Los documentos fueron debidamente traídos al Papa San Pablo VI y poco después, Bugnini dejó la Curia romana con destino a Teherán como el nuevo nuncio papal de Irán.
    
Marshall cita una “Carta al Editor” escrita por el p. Brian Harrison OS en 1989 para la publicación AD 2000 [4]. El p. Harrison, entonces en Roma, estaba respondiendo a un artículo escrito por el respetado escritor tradicionalista Michael Davies en AD 2000 que discute, en parte, el asunto de Bugnini y la francmasonería.

Marshall cita la última oración: «Un hombre de Iglesia internacionalmente conocido de integridad intachable también me dijo que escuchó el relato del descubrimiento de la evidencia contra Bugnini directamente del sacerdote romano que la encontró en un maletín que Bugnini había dejado inadvertidamente en un Sala de conferencias del Vaticano después de una reunión». Marshall luego hace referencia a una lista de presuntos masones que fue lanzada por la masonería italiana en 1976. Dice que Bugnini se unió a la Francmasonería el 23 de Abril de 1963 y que su nombre en clave era “Buan”.
    
Es importante destacar que, anteriormente en esta carta, el p. Harrison relata su propia experiencia personal en Roma sobre los francmasones en el Vaticano. Admite, por ejemplo, que hay varias personas en Roma, incluido un prefecto cardenal de una Congregación romana sin nombre «que creen que ha habido y hay francmasones en altos cargos del Vaticano». El p. Harrison admite además estar sorprendido de que los rumores no se originaron en los “‘chiflados’ teóricos de la conspiración”.

Harrison continúa con respecto a una opinión «ampliamente sostenida en Roma de que los francmasones fueron responsables de distribuir la absurdamente larga lista de presuntos miembros de la Logia del Vaticano en 1976». Harrison alegó que la motivación para hacerlo fue «precisamente para hacer que la idea parezca ridícula, protegiendo así a los pocos prelados que realmente eran francmasones». Después de esta declaración sigue la oración final citada anteriormente por Marshall.

Marshall no presenta la advertencia del p. Harrison a sus lectores.
   
P. Brian Harrison OS
   
Después de leer el texto completo, encontré la información presentada por el p. Harrison era muy intrigante. Sabiendo que el p. Harrison todavía vivía, le pedí a un amigo en común que me lo presentara, y quien lo hizo por correo electrónico en Junio de 2019.
   
Durante nuestra conversación, Harrison autenticó su “Carta al Editor” y se comprometió a enviar alguna información adicional, que he recibido el día 28 de Junio. El p. Harrison reveló las identidades de las personas a las que hizo referencia (pero que no había mencionado) treinta años antes:
«Primero, ahora que revuelvo en mi memoria, el “hombre de Iglesia conocido internacionalmente”  que mencioné fue casi seguramente el aristócrata alemán Dr. Eric von Saventhem, predecesor de [Michael] Davies como presidente de Una Voce Internacional y el principal responsable, a través de su incansable y muy pulido cabildeo diplomático con el entonces cardenal Ratzinger y otros, por ganar la puerta abierta de nuevo a la […] celebración de la Misa tradicional (en particular, el Indulto de 1984). Me reuní con De Saventhem varias veces en Roma. Creo que murió en los primeros años del nuevo siglo [2005]. Me pidió que no revelara su identidad, pero ahora es una cuestión de historia y no hay nada de malo en hacerlo…».
Después de este primer nombre, el p. Harrison identificó al cardenal que había mencionado:
«Davies le dijo a [un] grupo de nosotros en [una] fiesta que cuando en 1974 este sacerdote encontró el maletín con el material de Bugnini de aspecto sospechoso, lo llevó al cardenal Dino Staffa (1906-1977), quien entonces era prefecto de la Signatura Apostólica […]. Davies luego dijo que el cardenal Staffa llevó el maletín y su contenido a los carabinieri de Roma, la policía federal italiana cuyo trabajo era investigar posibles crímenes cometidos por sociedades secretas (como la notoria logia P2 [5]). Lo dejó con ellos, pidiéndoles que lo examinaran y le informaran lo antes posible si consideraban que era una evidencia genuina de que Bugnini era francmasón. Pronto volvieron al Cardenal, con un informe que decía que el material era realmente genuino e incriminatorio. Con lo cual Staffa llevó esta información y evidencia a Pablo VI, diciéndole al Papa que si no despedía inmediatamente a Bugnini desde su posición litúrgica clave, él (Staffa) se sentiría obligado en conciencia a hacer público este gran escándalo. En uno o dos días, Pablo VI había fusionado los dos dicasterios litúrgicos vaticanos existentes en uno, dejando a Bugnini sin trabajo [6]. Luego, después de dejar a Bugnini en el limbo durante unos meses y rehusarse a hablar con él nuevamente, Pablo VI finalmente envió a Bugnini a Irán como pro-Nuncio [7]».
  
Cardenal Dino Staffa (1906-1977)   
    
Bugnini y las reformas litúrgicas
Volviendo a la presentación de Marshall del Arzobispo Bugnini, la siguiente ocasión que se mencione al Arzobispo dentro de Infiltration es en el capítulo doce: “Infiltración Comunista de la Liturgia”. Aquí, Marshall explica que «en 1948, Pío XII nombró al controvertido sacerdote Padre Annibale Bugnini a la Comisión para la Reforma Litúrgica» (103). Marshall especifica el año como 1948, pero Bugnini apenas se consideraba “controvertido” en este momento. El texto de Marshall implica que el Ven. Pío XII cometió algunos errores obvios y colosales en la segunda mitad de su papado, siendo uno de ellos el nombramiento de Bugnini en 1948.

Marshall continúa discutiendo a Bugnini en el contexto de las reformas litúrgicas de Pío XII a fines de la década de 1940 hasta mediados de los años 50 [8]. En resumen, Marshall alega que Bugnini fue la fuerza impulsora, de hecho, la razón de ser, para las reformas pías de la década de 1950. El perito (experto) del Vaticano II y más tarde cardenal Ferdinando Antonelli OFM (1896-1993), que estaba estrechamente implicado en la “Comisión pía” de la reforma, tiene una visión muy diferente de la importancia de Bugnini en ese momento. Sugiere que el papel de Bugnini fue en realidad bastante minúsculo [9]. De hecho, Bugnini no había sido muy versado en los caminos de la Curia romana en ese momento, mucho menos se había convertido en un “maestro manipulador” de la maquinaria del Vaticano.
   
P. Charles Murr con el cardenal Gagnon
   
Otra indicación proviene del p. Charles Murr, ex secretario del cardenal Édouard Gagnon (1918-2007), quien fuera presidente del Pontificio Consejo para la Familia de 1974 a 1990. El p. Murr fue ahijado de la Madre Pascalina, la mano derecha de Pío XII durante todo su pontificado. En su libro sobre ella, La madrina, la Madre Pascalina se refirió a las reformas pías y la participación de Bugnini en ellas:
«[Bugnini] cometió dos errores graves. Se atribuyó la reforma de la Vigilia Pascual cuando, de hecho, esos cambios fueron del Santo Padre, no de Bugnini. Además, el cobarde Bugnini criticó abiertamente al Papa Pío XII, después de su muerte, por supuesto, por “interponerse en su camino” y no permitirle avanzar en su reforma de la liturgia. Imagínelo… ¡acusar al Santo Padre de interponerse en su camino! ¡Su camino! [10]».
Para agravar sus afirmaciones descuidadas sobre Bugnini, Marshall observa: «[s]in saberlo el Papa Pío XII, se rumoreaba que [Bugnini] era francmasón». Ahora, quince páginas antes, Marshall cita el Registro de francmasones publicado en 1976, que afirmaba que Bugnini se convirtió en francmasón en junio de 1963. Eso sería poco menos de cinco años después de la muerte de Pío XII. A pesar de este hecho, Marshall procede en el capítulo siguiente a culpar de las malas decisiones de Pio XII (especialmente las que pertenecen a su personal) a sus problemas de salud desde 1954 en adelante [11].
  
Madre Pascalina
   
Conclusión
Tratada durante demasiado tiempo como un tema tabú, la noción de la “infiltración” de la Iglesia Católica por parte de enemigos desde dentro ha recibido una atención cada vez mayor en los últimos años. Este desarrollo ha sido estimulado notablemente por aspectos del pontificado del papa Francisco y por la intensificación de la avalancha de acusaciones de abuso sexual dentro de la Iglesia. Por estas y otras razones, muchos católicos han sido sacudidos.
   
Es natural que el estado mental de los Fieles esté más abierto que antes a todo tipo de ideas y opiniones. En palabras de Gustave Le Bon, en su estudio clásico de psicología de masas, la gente se ha encontrado «cara a cara con las fuerzas ciegas y silenciosas de la naturaleza, que son inexorables para la debilidad e ignoran la piedad». En su búsqueda de respuestas, muchos recurrieron «instintivamente… a los retóricos que les otorgan lo que quieren [12]».
   
En este contexto está Taylor Marshall con su relato de cómo la Iglesia Católica ha sido “infiltrada”. Marshall, como muchos otros, está buscando respuestas al malestar actual en la Iglesia. No se le puede culpar en absoluto por este deseo y se le debe agradecer por llamar la atención sobre un área sensible de investigación. Si bien la infiltración ofrece alimentos, sin embargo, para su consideración, también contiene un sorprendente grado de superficialidad, errores de hecho, así como suposiciones subyacentes. Estos asuntos deben ser cuidadosamente analizados y guiados por manos más experimentadas.
    
Con respecto a la discusión de Marshall sobre el Arzobispo Bugnini, es cierto que Bugnini no está por encima de la cuestión. Bugnini no debe ser absuelto de cualquier defecto que pueda atribuirse adecuadamente a él. Sin embargo, debemos asegurarnos que el registro histórico sobre Bugnini sea exacto para proporcionar una opinión más verdaderamente informada sobre su vida y sus acciones. En este sentido, el aparente intento de Marshall de simplificar temas complejos para una mayor inteligibilidad impactó negativamente su presentación.
    
Los lectores deben tomar en serio la advertencia del obispo Atanasio Schneider de Kazajistán de no tomar demasiado en serio la información en Infiltration. En su prólogo a Infiltration, Schneider señala que, debido a la “falta de recursos suficientes”, «algunos temas considerados en este libro… deben permanecer como hipótesis» (x). La advertencia de Schneider es importante para prestar atención, ya que muchas de las historias descritas por Marshall requieren mucho cuidado, ya que lo que hoy se considera verdad podría ser refutado por la documentación histórica de mañana [13].
  
   
NOTAS
[1] Marshall también maneja mal sus fuentes sobre Dodd, citando un artículo como cita de su conferencia de 1953 en la Universidad de Fordham, la cual no hizo, y afirma que hay una grabación de la conferencia, la cual no pudo ser: ver pág. 86, n. 46)
[2] Manning Johnson testificó sobre este hecho ante un Panel del Congreso en 1953 (Cámara de Representantes, Audiencia ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses [Washington, DC: Oficina de Impresión del Gobierno de los Estados Unidos, 1953], 2278ss). El testimonio de Johnson no especifica el Catolicismo.
[3] Marshall toma la posición de que los documentos implicaron a Bugnini como francmasón.
[4] Ver este enlace.
[5] Propaganda Due o “P2” era una rama de la masonería italiana fundada en 1805. Debido a su  asociación de los miembros con diversas actividades, particularmente del crimen y participación fundada en el escándalo del ‘Banco del Vaticano’ de finales de los años 1970, el Parlamento italiano abolió legalmente la P2 en 1982.
[6]  El 11 de Julio de 1975, el Papa Pablo VI combinó la Congregación para el Culto Divino y las Causas de los Santos, órganos que había separado previamente en 1969.
[7]  Bugnini fue nombrado como Pro-Nuncio Apostólico a Irán el 5 de Enero de 1976 (enlaces añadidos por Symonds).
[8] Marshall dice al final del capítulo que Bugnini «cortó [la liturgia de la Semana Santa] en pedazos como un experimento». También comenta sobre las reformas del Novus Ordo, diciendo que «lo que se convirtió en el Novus Ordo Missæ de 1969-1970 surgió de las semillas plantadas por Bugnini en la Semana Santa de 1955» (Marshall, 106).
[9] Il card. Ferdinando Antonelli e gli sviluppi della riforma liturgica dal 1948 al 1970 (Roma: Centro studi S. Anselmo, 1998). Formaba parte de la serie Studia AnselmianaEl desarrollo de la reforma litúrgica: como lo vio el cardenal Ferdinando Antonelli de 1948 a 1970 (Fort Collins, Colorado: Roman Catholic Books, 2009).
[10] P. Charles Theodore Murr, The Godmother: Madre Pascalina, A Feminine Tour de Force (Middletown, Delaware: Autopublicado con Amazon.com, 2017), 144. En la recopilación del p. Murr de sus conversaciones, la Madre Pascalina no se avergonzaba de su creencia de que Bugnini era, de hecho, Francmasón.
[11] Marshall hace una declaración cuestionable sobre Monseñor Montini (el futuro Papa Pablo VI): «Fue Montini quien dirigió la Santa Sede y el papado desde 1955 hasta la muerte de Pío XII en 1958. Por ejemplo, Montini permitió al médico entrar al departamento papal y fotografiar al moribundo Pío XII…» (108) En 1955, Montini era arzobispo de Milán, después de haber sido nombrado arzobispo en 1954 (cf. AAS 46 [1954], 688, 728). Marshall no proporciona ninguna fuente para su afirmación de que el Dr. Riccardo Galeazzi-Lisi tomó fotos con la ayuda de Montini. Para obtener más información sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Pio, ver Paul Hoffman, The Vatican’s Women: Female Influence at the Holy See (Nueva York, Nueva York: St. Martin’s Griffin, 2002), 42ss.
[12] Gustave Le Bon, The Crowd: A Study of the Popular Mind (Londres, Inglaterra: T. Fisher Unwin, 1907), 125.
[13] El mismo obispo Schneider cita las circunstancias que rodearon la muerte del papa Juan Pablo I. En el capítulo veinticinco, Marshall insinúa que Juan Pablo I fue asesinado. Sin embargo, no les dice a sus lectores que el Santo Padre ya tenía un corazón débil y había estado despierto hasta tarde la noche anterior muy molesto por una pelea a gritos con el cardenal Sebastián Baggio, quien, irónicamente, era un conocido francmasón (véase al P. Charles Murr con Jesse Romero y Terry Barber). Esta información ciertamente circuló antes de la publicación de Infiltration.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)