NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 19 de agosto de 2015

NOVENA EN HONOR DE SAN AGUSTÍN, OBISPO, PADRE Y DOCTOR DE LA IGLESIA

Tomado más o menos del devocionario "Tesoro Agustiniano", recopilado por el Padre Fray Teófilo Garnica del Carmen, OAR; y publicado en Granada (España), en 1948.
    
ADVERTENCIA DEL EDITOR
Los Santos atienden en todo tiempo las súplicas de sus devotos, así que cualquier momento del año es perfecto para rezar esta novena a San Agustín. Ahora, bueno será rezar esta Novena entre el día diecinueve y el veintisiete del mes de agosto, fiesta de nuestro Padre San Agustín; o nueve días antes del veinticuatro de abril, fiesta de su conversión y bautismo; o antes del veintiocho de febrero, cuando sus Reliquias fueron trasladadas de Cerdeña a la ciudad de Pavía.
  
San Agustín es el Doctor de la Gracia y de la Predestinación, y su corazón estaba ardiendo y se hallaba traspasado por el amor de Dios y el celo por la Iglesia y la salvación de las almas. Por ello, mal haría en obtener para sus devotos algo que esté contra la Voluntad de Dios y por ende, no convenga para nuestra salvación. No se turbe tu corazón por esta causa, pues en cambio, San Agustín intercederá para concederte de Dios aquellas gracias que convengan para la Gloria de su Majestad y para tu eterna salvación. Es conveniente que un día dentro de la novena, confieses y comulgues.
   
NOVENA EN HONOR DE SAN AGUSTÍN, OBISPO, PADRE Y DOCTOR DE LA IGLESIA
  
  
Por la señal + de la Santa Cruz; de nuestros + enemigos líbranos, Señor + Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amen.
    
ACTO DE CONTRICIÓN- PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Senor mio Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Criador y Redentor mio, por ser Vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido: propongo firmemente de nunca más pecar, y de apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, y de confesarme, y cumplir la penitencia que me fuere impuesta: ofrézcoos mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como os lo suplico, así confio en vuestra bondad y misericordia infinita me los perdonaréis por los merecimientos de vuestra preciosísima Sangre, Pasion y Muerte, y me daréis gracia para enmendarme, y para perseverar en vuestro santo servicio hasta la muerte. Amén.
    
ORACIÓN INICIAL- PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
¡Gloriosísimo Padre Agustín, serafín en el amor divino, apóstol en la predicación, segundo San Pablo, Salomón de la Ley de Gracia, el más santo de los sabios y el más sabio de los Santos! Humildemente arrodillados ante tu altar sacrosanto, hoy acudimos para rendirte el homenaje de nuestra admiración y cariño durante esta novena, que deseamos hacer para gloria de Dios Nuestro Señor, que es admirable en sus santos y en ti principalmente, y para el mayor bien espiritual de nuestras almas.
  
Te suplicamos que intercedas con tu poderoso valimiento en favor de la Iglesia Católica, por la que trabajaste incansablemente; por la conversión de los pecadores, herejes, cismáticos e infieles, que tan ardorosamente procuraste atraer al seno de nuestra Religión; por tus hijos y devotos, para que, imitando tus excelsas virtudes, seamos dignos de acompañarte algún día en la gloria eterna. Amén.
  
DÍA PRIMERO (19 de Agosto)
  
Meditación: "PENITENCIA DE SAN AGUSTÍN"
Dos llaves solamente tienen las puertas del cielo, la inocencia y la penitencia. A los que han tenido la desgracia de perder la primera, que son la mayor parte, la casi totalidad del género humano, les queda únicamente la segunda, o sea, la penitencia. Por eso nos la recomienda tanto en las Escrituras el Espíritu Santo. Comprendiéndolo así San Agustín, después de su maravillosa conversión, hizo durante toda su vida una penitencia dolorosa, que ha merecido ser contado entre los mayores penitentes: David, Santa María Magdalena y San Pablo. No cesaba de llorar amargamente todos los días sus fragilidades pasadas; y aun estando enfermo y postrado en el lecho del dolor rezaba con fervor los salmos penitenciales escritos en la pared. “Todo pecado, decía, sea grande o pequeño, es preciso que sea borrado, o por la penitencia del mismo pecador, o por la justicia de Dios”. “Si rehúsas la humildad de la penitencia, no pienses poder acercarte a Dios”. “La penitencia de esta vida es dolor medicinal; en cambio no será más que pena la penitencia del otro mundo”. Y termina con esta apremiante exhortación: “Penitentes, penitentes, penitentes, si efectivamente queréis hacer penitencia y no burlaros del Señor, mudad de vida y reconciliaos con Dios”.
 
Si hemos imitado a San Agustín en nuestra vida pasada, procuremos también aprender de él esta virtud tan necesaria, ya que es la única llave que nos resta para poder entrar en el reino de los cielos.
  
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín.
    

GOZOS EN HONOR DEL GRAN PADRE SAN AGUSTÍN, OBISPO Y DOCTOR
  
Serafín sois en amor,
Y en la ciencia Querubín.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Fuisteis enemigo mortal
De la Iglesia algunos años,
Haciéndole varios daños
Vuestro genio sin igual:
Siendo en argumentos tal,
Que a todos causaba horror.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
     
Con llanto del corazón
Continuamente gemía
Vuestra madre, pues veía
Vuestra total perdición:
Que abrazábais con tesón
El maniqueo error. 
Gran Padre San Agustín, 
Guía y luz del pecador.
     
Mostróse Dios liberal
A los ruegos de la madre,
Pues os dio luz como Padre,
Para llorar tanto mal:
Con que de vaso infernal
Os hizo vaso de honor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
     
Ya el Bautismo recibido,
El Te Deum, Ambrosio santo,
Entonó con dulce canto;
Y vos, muy enternecido,
Ese himno tan lucido
Proseguís con gran primor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
     
Por servir de corazón
Al Señor, os retirasteis
Al desierto, do fundasteis
La ermitaña religión,
Que feliz goza el blasón
De tan alto Fundador.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
      
Setenta y más religiones
Vuestra regla han recibido,
Pues ser ella han conocido
Escala de perfecciones:
Por donde los corazones
Suben al perfecto Amor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
     
En forma de peregrino 
Visteis en carne a Dios,
Que os dijo con dulce voz:
“¡Oh gran Padre Agustino!,
Para custodio os destino
De mi Iglesia y defensor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Otro favor señalado
Cristo y su Madre os han hecho,
Pues con leche de su pecho
María os ha regalado;
Y Cristo de su Costado
Os brindó con el licor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Cuando el desierto apreciáis,
Os elige Dios prelado
De Hipona, porque el ganado
De su Iglesia defendáis,
Y al lobo hereje oprimáis
Como celoso pastor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Es cosa muy singular
Ver que cuando el coro canta
Los tres Sanctus, se levanta
En la urna de cristal
Vuestro corazón leal,
Dando a Dios Trino el honor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Sois el águila africana
Y el sol entre los Doctores,
Que ilustráis con resplandores
Toda la Iglesia romana,
Y la Doctrina Cristiana,
Declaráis con tal primor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Contra el hereje atrevido
Sois de Dios el instrumento,
Pues que con vuestro argumento
Queda siempre confundido:
En toda lucha has sido
Magnánimo vencedor.
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
   
Sednos siempre protector
Para amar a Dios sin fin
Gran Padre San Agustín,
Guía y luz del pecador.
     
V. Ruega por nosotros, bienaventurado padre San Agustín.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que revelando al bienaventurado Padre Agustín los arcanos ocultos de vuestra sabiduría e inflamando en su corazón las llamas de vuestra caridad, renovasteis en la Iglesia el milagro de la columna de nube y fuego, concedednos que pasemos felizmente los escollos de este mundo y merezcamos llegar a la eterna patria de las divinas promesas. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
 
En el nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amen. 
 
DÍA SEGUNDO (20 de Agosto)
  
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
  
Meditación: "HUMILDAD DE SAN AGUSTÍN"
La humildad es la base de la perfección cristiana. Por eso Nuestro Señor Jesucristo se humilló a sí mismo, dice San Pablo. Y por la misma razón eligió a María por madre suya; se fijó en la humildad de su sierva. Con tales antecedentes no es posible aspirar a la santidad, si antes no pensamos en ser humildes de corazón. Así lo comprendió San Agustín, quien, después que se entregó a Dios, procuró ejercitarse tanto en esta virtud, que con dificultad se encontrará quien le supere en la práctica de ella. La humildad le movió a escribir sus maravillosas Confesiones para exponer a la vergüenza pública todos los pecados de su vida. La humildad le obligó a ocultarse, para no ser ordenado de sacerdote, ni consagrado obispo, porque se consideraba indigno de tan elevada dignidad. La humildad le inspiró páginas tan divinas acerca de esta virtud, como no es posible leer semejantes, si no es en la sagrada Escritura: “Sé humilde, dice, porque el primer camino, y el segundo y el tercero y todos los que conducen a Dios, son la humildad”. ¿Quieres ser grande? ¿Quieres levantar un edificio de extraordinaria altura? Piensa primero en el fundamento de la humildad. “Avergüénzate, hombre: tu rey es humilde y soberbio el esclavo; tu cabeza humilde y soberbio el miembro. No puede ser miembro de una cabeza humilde, quien ama la soberbia”. “Mejor es un pecador humilde que un justo soberbio”. “Agrada más a Dios la humildad en las obras malas que el orgullo en las buenas”. “Es mejor una casada humilde que una virgen soberbia”.
Tratemos de imitar esta humildad de San Agustín; si verdaderamente queremos ser santos.
  
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA TERCERO (21 de Agosto)
  
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
    
Meditación: "OBEDIENCIA DE SAN AGUSTÍN"
“Mejor es la obediencia, que las víctimas”, dice el Espíritu Santo; porque, efectivamente, no puede haber víctima, ni ofrenda más grata a los ojos de Dios, que el sacrificio de nuestra propia voluntad. Desde el momento que Agustín se rindió enteramente al divino beneplácito en la quinta de Casiciaco, se despojó de su propia voluntad para no cumplir sino la divina en todos los días de su vida. Por obediencia aceptó la dignidad sacerdotal; y, más tarde, la consagración episcopal, aun costándole gran sacrificio; ubertim eo flente, dice San Posidio; llorando amargamente, pues él hubiera preferido vivir completamente alejado del mundo y de todas las dignidades de la tierra. “Pero nada es más conveniente al alma que obedecer”, escribió más tarde el mismo Santo Doctor. “La obediencia, dice también, es una virtud en la criatura racional, que es en cierto modo la madre y la guarda de todas las demás virtudes”.
Si Dios hecho hombre obedeció hasta la muerte, razón es que nosotros imitemos su ejemplo, porque “solamente la obediencia, concluye San Agustín, es la que nos dará la victoria, así como la desobediencia el castigo”. Hoy más que nunca es precisa esta virtud, para contrarrestar los efectos desastrosos que la independencia y rebeldía están acarreando en los espíritus, en las familias y en la sociedad. El remedio eficaz de todos estos males es la obediencia humilde de los hijos, de los criados, de los súbditos, y, en general, de los inferiores.
 
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
    
DÍA CUARTO (22 de Agosto)
  
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
    
Meditación: "PACIENCIA DE SAN AGUSTÍN"
“Con vuestra paciencia, dice Jesucristo, poseeréis vuestras almas”. No dice, exclama San Agustín, poseeréis vuestros bienes temporales, ni las vanidades, ni los placeres, sino vuestras almas, para que comprendamos el gran tesoro de esta virtud, que el mismo santo Doctor llama: magnum Dei donum, extraordinario don del Señor. Acaso no hay virtud más necesaria, mientras vivimos en este mundo, que la paciencia, para no caer en el abismo de la desesperación. El pobre privado hasta de lo más preciso para su familia; el enfermo postrado en el lecho del dolor largos años, sin recursos y sin esperanza alguna de poder recuperar su salud; el vilmente perseguido o calumniado con saña y crueldad; el que se ve abandonado de todos o víctima de uno de tantos accidentes que ocurren en la vida… todos éstos necesitan de la paciencia, para no perder la paz de su espíritu, ni la salvación de su alma, exclamando con el patriarca Job: “Sea bendito el nombre del Señor”.
Toda la vida de San Agustín está llena de admirables ejemplos de paciencia. La ejercitó en las persecuciones y asechanzas que le prepararon los maniqueos, donatistas, y circunceliones; en las enfermedades corporales que sufría, pues era de una complexión débil; en las infamias y calumnias levantadas contra él por sus enemigos; en los innumerables asuntos que tenía que tratar y resolver todos los días; y, sobre todo, en el asedio de Hipona por los bárbaros en los postreros días de su vida. ¡Oh! ¡Qué ejemplos tan grandes de esta virtud nos dio este nuevo Job de la Ley de Gracia!
  
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
    
DÍA QUINTO (23 de Agosto)
    
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
 
Meditación: "POBREZA DE SAN AGUSTÍN"
La pobreza evangélica es una de las virtudes más recomendadas por nuestro divino Redentor. “El que no renuncia todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo”, nos dice. Y en otro lugar: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque ellos poseerán la tierra”. Bien lo entendió San Agustín, que, vuelto a su tierra después de su conversión, vendió todo su patrimonio para entregarlo a los pobres; y no contento con esto, fundó su Orden que había de descansar sobre la base de la pobreza apostólica. Aun siendo obispo, dice San Posidio, “sus vestidos, su mesa y todos su utensilios eran como convenían a un verdadero pobre de Cristo, gustando vivir de las limosnas de los fieles más que de las rentas y bienes propios de la mitra, que empleaba en socorrer las necesidades de sus prójimos”. Y si alguna vez se notaba algo extraordinario, era en atención a los enfermos o huéspedes que recibía en su casa. No hizo testamento, concluye el mismo Santo, porque, imitador de la pobreza de Jesús, no tenía absolutamente nada que dejar después de su muerte.
“Aprendamos, pues, del gran Doctor de la Gracia como él mismo nos enseña, a ser pobres y necesitados, ya poseamos algo, ya estemos privados de todo; pues mucho deja el que no sólo abandona lo que posee, sino también el que renuncia hasta el deseo o ambición de enriquecerse”; porque la avaricia es, termina San Agustín, velle esse divítem, non jam esse divítem, “no precisamente ser rico, sino sentir un deseo desordenado de serlo.”
 
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA SEXTO (24 de Agosto)

Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Meditación: "PUREZA DE SAN AGUSTÍN"
La virtud angelical por excelencia es la pureza, tan preferida por Nuestro Señor Jesucristo, que quiso nacer de una madre Virgen; que su padre nutricio fuese virgen; su precursor, virgen; y virgen, su discípulo predilecto San Juan. Al eco mágico de su divino llamamiento: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”, han respondido millones de almas de todas las edades y condiciones, que han sacrificado sus pasiones y satisfacciones más legítimas por vivir en la tierra como ángeles en el Cielo, consagrados al amor más puro de Jesús. Uno de éstos era San Agustín, que llevaba, escribe San Posidio, su amor a la pureza a un extremo, que no solamente no permitía que vivieran con él su hermana viuda y sus sobrinas, dedicadas al servicio del Señor; pero ni siquiera hablaba con ellas a solas, sino acompañado de algunos clérigos; porque, aun sin haber peligro alguno, decía, no debemos dar motivo de escándalo a los demás.
En su Regla incomparable recomienda encarecidamente la modestia de los sentidos para conservar la santa pureza: “No digáis que tenéis un corazón puro, si son impuros vuestros ojos, porque el ojo impúdico es señal de un corazón contaminado con el vicio de la deshonestidad”. Otro de los remedios que nos propone es el silencio: “Ibi ergo est ponénda continéntia, ubi et tacéntium lóquitur consciéntia”, la continencia existe allí donde habla el silencio constante. Mortifiquemos, pues, nuestros sentidos y nuestra carne con todas sus pasiones, en la seguridad de alcanzar de este modo nuestra pureza de cuerpo y alma.
  
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA SÉPTIMO (25 de Agosto)
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
    
Meditación: "CELO DE SAN AGUSTÍN"
Entre las muchas actividades que puede abarcar el celo, tres sobresalen especialmente: por la gloria de Dios, por el triunfo de su Iglesia, y por la conversión de los pecadores. Toda la vida de Agustín desde los treinta y tres años aparece consagrada enteramente a tan divino apostolado. A semejanza de San Pablo, su única aspiración era buscar, procurar y trabajar por la gloria de Dios en todas sus cosas. Si hablaba, si escribía, si predicaba, si discutía, si aconsejaba, era para dar a conocer al mundo entero, que para él era pequeño, la magnificencia, la bondad, la grandeza y el amor de su Creador y Redentor. Este mismo celo le impulsaba a defender la Iglesia santa, fundada por Jesucristo, de los ataques e insidias de sus enemigos, entonces quizá más poderosos y numerosos que nunca. Con razón los Papas y los Santos Padres le han aclamado Insigne defensor de la Iglesia Católica, Columna y firmamento de la misma, Candelero de oro puesto en medio de la Iglesia, con otros muchos títulos gloriosos, que demuestran lo que Agustín se afanó y trabajó por ella.
¿Y qué decir de sus esfuerzos por la conversión de los herejes, cismáticos y pecadores? ¿Qué otra cosa fueron sus años de sacerdote y obispo sino una serie no interrumpida de batallas y victorias contra el error y la impiedad? ¿Qué otro objeto tenían sus célebres controversias con los donatistas, sus sapientísimos escritos, sus innumerables cartas y respuestas a consultas, que recibía de todo el mundo?… ¡Oh! ¡Cuánto debemos aprender del celo de Agustín, en estos tiempos tan parecidos a los suyos!
   
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
  

DÍA OCTAVO (26 de Agosto)
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
    
Meditación: "CARIDAD FRATERNA DE SAN AGUSTÍN"
El amor cristiano para con el prójimo, que es el único verdadero y que con el amor de Dios constituye el primero y principal de los preceptos de la ley, consiste en hacerse todo para todos a semejanza de nuestro divino Maestro. San Agustín aprendió tan admirablemente este mandamiento, que lo puso como fundamento de la Regla dada a sus religiosos, y lo practicó durante toda su vida en un grado verdaderamente heroico. Era el padre cariñoso de todos sus hijos, que atendía sus quejas, consolaba sus penas, enjugaba sus lágrimas y socorría sus necesidades. Toleraba pía y santamente, dice San Posidio, las rebeldías de sus hermanos; se lamentaba de las iniquidades de los malos, así de los católicos, como de los herejes; intercedía repetidas veces a favor de ellos ante las autoridades para evitar los castigos; se gozaba del bien ajeno, entristeciéndose con las desgracias de sus prójimos. Su palacio episcopal era la verdadera casa de los pobres; y tanto anhelaba la salvación de sus fieles, que no quería entrar en el Cielo si no era acompañado de todos sus hijos. Estando cercada la ciudad de Hipona por los bárbaros, se ofreció a Dios como víctima por su pueblo para aplacar la divina justicia.
Nada tiene de extraño que un corazón, que así sentía la caridad fraterna, dejara en sus obras páginas tan bellas acerca de esta virtud, escritas verdaderamente por el dedo de Dios, del que Agustín era su pluma en frase de San Paulino de Nola. Con ellas podría escribirse un libro precioso de meditaciones para todos los días del año. Aprendamos nosotros a amarnos los unos a los otros, y así cumpliremos la ley de Cristo, como dice San Pablo.
   
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.
     
DÍA NOVENO (27 de Agosto)
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
      
Meditación: "AMOR DIVINO DE SAN AGUSTÍN"
El amor de Dios es el complemento y la esencia de la santidad; la plenitud de la ley es la caridad, dice San Juan. Será más santo aquel que más ame a Dios. En este caso, ¿quién podrá medir la santidad de Agustín? Para eso sería preciso apreciar la intensidad, la grandeza de su divino amor, Él es el único Santo a quien la Iglesia representa con el corazón en la mano abrasado en llamas celestiales; y ese mismo es el escudo de su sagrada Orden. Dios concedió a Agustín un natural sumamente afectuoso y tierno, que le hizo correr en torcidas peregrinaciones en busca del objeto amado; y cuando lo encontró por fin, se engolfó en él, como en un piélago de dulzura infinita, obligándole a exclamar: “¡Tarde os he amado, Dios mío, hermosura siempre antigua y siempre nueva! ¡Tarde os he amado! ¡Ojalá fueran todos mis huesos, todos mis miembros, todas mis potencias lámparas siempre encendidas en vuestro amor! ¡Tanto os amo, Amor mío que quisiera ser Dios para dejar de serlo y regalaros con la divinidad!”
“No entiendo, nos dice en sus obras, cómo se nos puede recomendar mejor el divino amor, que con estas palabras: Dios es caridad. Breve alabanza y grande alabanza; breve en las palabras y grande en su contenido. Sea Dios tu habitación; procura ser tú la casa de Dios; permanece en Dios, para que Dios permanezca en ti. Donde está el amor de Dios, ¿qué puede faltar? dónde falta la divina caridad ¿qué puede aprovechar? Así como la ambición es la raíz de todos los males; así el amor divino es la fuente de todos los bienes”. ¡Oh si los cristianos leyeran con frecuencia los escritos de Agustín, cómo sentirían las llamas de la divina caridad!
   
Medítese y pídase la gracia particular de esta novena. Luego, rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Glorias a San Agustín. 
  
Los Gozos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)