NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 23 de septiembre de 2015

WALTER KASPER CONTRA LA COMUNIÓN ANGLICANA TRADICIONAL

En el año 2007 un grupo denominado Comunión Anglicana Tradicional (TAC por sus siglas en inglés) que agrupaba a 400.000 clérigos y fieles inconformes con el modernismo impuesto por el 'Arzobispado' de Canterbury, expresó por carta a Benedicto XVI su deseo de dejar la Comunión Anglicana y ser recibidos en la Iglesia Conciliar. Aquel hecho fue el principio de un movimiento que acabo (en el Vaticano) en la publicación de la Constitución "Anglicanórum Coétibus" y sus Normas complementarias por Benedicto XVI que marcaba los términos para dicho recibimiento (un paso previo de esta recepción fue la "Provisión Pastoral" de 1980 para algunos episcopalianos de Estados Unidos y Canadá). A éste se acogieron varios obispos y presbíteros anglicanos creándose los Ordinariatos Personales de Nuestra Señora de Walsingham (Inglaterra y Gales), la Cátedra de San Pedro (Estados Unidos y Canadá), y Nuestra Señora de la Cruz del Sur (Australia y una comunidad en Japón), con una Liturgia y Oficio propios, que son llamados "Uso Anglicano".
   
Pues bien, cuando la TAC expresó su deseo de una unión con Roma, Walter Kasper (entonces presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de lo Cristianos) no les recibió precisamente con los brazos abiertos, sino que los espetó diciendo "No es nuestra política traer a tantos anglicanos a Roma", justificándose porque
"Tenemos una muy buena relación con el 'Arzobispo' de Canterbury y en tanto que podamos, estamos ayudándole a mantener la comunidad anglicana unida".
 
La fuente de estos declaraciones era un artículo publicado en el periódico inglés "The Catholic Herald". El artículo ya no se encuentra en la página del diario, pero se puede leer un análisis hecho por Tradition in Action aquí y una traducción al español acá
  
Nada nueva es esta posición de los prelados conciliares: Cuando se estableció la posibilidad de ordenar a mujeres en la Comunión Anglicana (1992), un grupo de obispos y sacerdotes de esa iglesia pidió ser admitido en la Iglesia Romana. Pero al año siguiente, el 'Arzobispo' de Westminster y Primado de Inglaterra y Gales, el Cardenal Basil Hume, desalentó estas conversiones afirmando 
"No hay duda que no deberíamos interrumpir nuestro diálogo ecuménico y las amigables relaciones con la Iglesia de Inglaterra".
    
A la larga, la TAC prefirió continuar siendo una Iglesia anglicana tradicionalista que ser parte de una iglesia que les dio la espalda y que, de todos modos, es más corrupta que la Comunión Anglicana de la cual querían salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)