Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 8 de mayo de 2018

DOS ARTÍCULOS DE LA PRENSA ITALIANA SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD DE PABLO VI

1º EL SERVICIO SECRETO ITALIANO SABÍA DE LA HOMOSEXUALIDAD DE MONTINI/PABLO VI
 
EL DOSSIER SOBRE UN INTENTO DE CHANTAJE A PABLO VI (Diario CORRIERE DELLA SERA, 27 de enero de 2006)
 El semanario «L’Espresso» relee las cartas del general Manes, contentivas de rumores sobre una relación homosexual de Montini, y que Saragat estuvo dispuesto a aprovechar. Jannuzzi: son solamente murmuraciones.
 
Dino Martiriano
Corresponsal político de CORRIERE DELLA SERA
Las cartas secretas del general Giorgio Manes, dos valijas llenas de sobres amarillentos, sacan a relucir viejas noticias escandalosas que en 1967 describían el intento de chantajear a Pablo VI por su presunta relación homosexual, como escribiese entonces el francés Roger Peyrefitte, con el actor Paolo Carlini: «El Papa presiona sobre Aldo Moro (entonces presidente del Consejo de Ministros, N. del R.)... La Democracia Cristiana quería salvarlo, pero S. está decidido», escribía en su agenda el vicecomandante general de los Carabinieri Manes citando la fuente «Ururi», que era el lugar de origen del ministro socialdemócrata Mario Tanassi. Ahora, aquellos viejos fascículos, ya escandalosos del primer ministro Felice Casson en los tiempos de las investigaciones sobre la Operación Gladio y de la comisión Stragi, han sido individualizados por el Espresso que hoy publica un amplio artículo de Riccardo Bocca y plantea la hipótesis de un mandante excelente para aquella operación de inteligencia: «Es conjeturable que detrás de aquella “S.” esté el presidente de la República Giuseppe Saragat, que de Tanassi era compañero de partido».
 
Pablo VI y Giuseppe Saragat. Es el 21 de marzo de 1966: Pablo VI se reune con el presidente Saragat, en el Quirinal, después que éste pronunciara su discurso de posesión. En los encuentros entre los dos hubo momentos de tensión. A Nixon, en 1969, Saragat dirá que el Papa no es de fiar porque es abierto a los comunistas
  
MONSEÑOR MACCHI - Corría el año 1967, tres años después del presunto intento de golpe de Estado atribuído al general Giovanni De Lorenzo. El general Manes, escribe el semanario, confió a sus familiares otro aspecto del «íncubo de Montini». Refiere Renato Manes, hijo del alto oficial muerto en 1969: «Señaló a una relación de Montini con una monja conocida en África, una situación de la cual poquísimos estaban al corriente y que fue antes de su nombramiento como Pontífice». Eran, aquellos, tiempos difíciles para las instituciones republicanas, se respiraba en todas partes una «atmósfera de SIFAR» [Servicio de Informaciones de las Fuerzas Armadas, organismo de inteligencia italiano creado en la posguerra y disuelto en 1966, N. del T.]. Y aún hoy es difícil encontrar confirmación en aquella intriga de espionaje que habría puesto en seria dificultad al jefe de la Iglesia. No habla monseñor Pasquale Macchi, que fue cercano a Montini casi desde 1954 y después le siguió en el Vaticano hasta el año de su muerte, 1978. «Monseñor Macchi nunca se preocupó sobre estas noticias», dice su asistente, Luciano Vaccaro, que todavía refiere una frase a menudo pronunciada por el ex secretario de Pablo VI ante la circulación de ciertos rumores: «Aquí se necesitaría pasar jornadas enteras para desmentir...».
 
EL PLAN SOLO - Siempre en el 1967, Manes fue encargado por el comandante general Carlo Ciglieri de indagar sobre la fuga de noticias en el interior del Arma que permitían en el Espresso la primicia sobre el «Plan Solo» y sobre la presunta tentativa de golpe de 1964. Uno de los autores de aquel golpe periodístico es Lino Jannuzzi, que en 1969, una vez elegido diputado junto al director Eugenio Scalfari, tuvo la casualidad de ver morir entre sus brazos al general Manes: «Estábamos en la Cámara de diputados y él se cayó así, sobre un diván del Transatlántico [Salón de la Cámara de Diputados en el Palacio de Montecitorio, N. del T.], antes de poder referirse a la comisión Alessi. Fue una muerte absolutamente natural, no tenía nada que agregar al informe escrito que llegó al primer ministro Occorsio pero que no fue nunca leído por el tribunal que nos condenó». Relata Jannuzzi: «La investigación de Manes consideraba los audios de los interrogatorios de los coroneles y de los generales que habían admitido haber sido convocados por De Lorenzo para una serie de reuniones secretas». ¿Y las noticias sobre Pablo VI? Para Jannuzzi, aquella historia «era marginal en el informe Manes: eran murmuraciones. La tesis de Peyrefitte era que Carlini fuese el amigo del Papa pero no me parece que Manes hubiese indagado sobre esto. Incluso, no había prueba alguna que confirmase aquellas voces».
  
Giovanni De Lorenzo. Jefe del SIFAR por 7 años, comandante del Arma de Carabineros, en el 64 ideó el «plan Solo». Descubierto el escándalo, fue destituido.
  
2º ESCRITOR ITALIANO: «PAOLO CARLINI ME DIJO QUE ÉL Y PABLO VI FUERON AMANTES».
  
PABLO VI TUVO UN AMANTE: ERA EL ACTOR PAOLO CARLINI (Diario LA VOCE D’ITALIA, 30 de noviembre de 2009)
La relación, iniciada cuando Montini era arzobispo de Milán, prosiguió también cuando devino en Papa.
 
Marco Marsili
Fundador y director de LA VOCE D’ITALIA.
  
Paolo Carlini y Pablo VI
 
Cuando era arzobispo de Milán, Giovanni Montini tuvo una “afectuosa” relación con un actor. Es una de las historias “escondidas” de Peccati scarlatti -Pecados escarlatas- (Edizioni libreria Croce, Roma), la última novela del escritor sardo Biagio Arixi. El futuro Pablo VI (Montini subirá al solio petrino el 21 de julio de 1963) tuvo una apasionada y sincera relación con Paolo Carlini, iniciada en Milán a mitad de los años 50’, cuando Pío XII nombró a Montini arzobispo de Milán, en remplazo del desaparecido Alfredo Ildefonso Schuster. La relación prosiguió también cuando, a la muerte de Pío XII, el cónclave eligió como papa, el 28 de octubre de 1958, al anciano patriarca de Venecia, Ángelo Giuseppe Roncalli, el cuale tuvo en grande estima a Montini (entre los dos había una amistad consolidada casi desde 1925), hasta el punto de elevarlo al cardenalato. El actor romañol, según cuanto recordó en el programa Voce Arixi, le habría confesado dos tentativas para asesinarlo por parte de los servicios secretos italianos (el Presidente de la Repúbica Giuseppe Saragat habría tenido conocimiento de tal relación clandestina).
  
Carlini comenzó su carrera de actor en el cine, a los 18 años, con un papel secundario en el filme Addio giovinezza! -¡Adiós juventud!- (1940) al cual siguieron una cuarentena de películas, siempre en papeles de no gran importancia, entre las cuales están Vacanze romane -Vacaciones en Roma- (1953), La baia di Napoli -Todo comenzó en Nápoles- (1960) y Don Camillo e i giovani d’oggi -Don Camilo y los jóvenes de hoy- (1972). Luego en los años cincuenta pasó al teatro, donde tuvo buenas críticas. Pero la gran popularidad para Carlini llegó en 1957 con la televisión, gracias al dramatizado Il romanzo di un giovane povero -La novela de un joven pobre-, basado en la novela homónima de Octave Feuillet y dirigido por Silverio Blasi. Por su interpretación obtiene el premio “Micrófono de plata”. Desde entonces tuvo parte en numerosos programas televisivos exitosos, aunque en papeles no siempre protagónicos.
  
La relación secreta entre Pablo VI y Carlini fue narrada por el mismo actor –fallecido como consecuencia de una trombosis el 3 de noviembre de 1979, poco después de la muerte de Pablo VI, sucedida el 6 de agosto del año precedente– a Arixi, que ha querido así rendir homenaje al amigo desaparecido en su último libro, presentado el sábado en la librería milanesa Pier Pour Hom. La novela es la afortunada secuela de Figlio di vescovo -Hijo de obispo-, el libro-escándalo, junto a la sexta edición, que llevado al autor de Villasor a la cima en los años ’90, con 30 mil copias vendidas hasta hoy. Relaciones homosexuales entre altos prelados, sodomía, pedofilia, pero también amor y pasión son algunas de las historias narradas en la última obra del escritor sardo, que mimetiza la realidad entre las líneas de la novela. A los lectores más perspicaces sorprenderán los protagonistas de los escándalos nunca emergidos de la Curia romana.

4 comentarios:

  1. Terrible. He quedado sin palabras. Pero no cedamos al objetivo sionista.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no se puede hacer algo, meter a un abogado del diablo de por medio, visibilizar la incompatibilidad entre santidad y sodomía?

    Tito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tito, igualmente ellos lo ignorarían, como hicieron con los médicos cuando la infame “beatificación” de Teresa Calcutense, quienes afirmaron que la curación que le atribuían no es sino una remisión natural de la enfermedad que padecía.

      Eliminar
  3. Y aunque no fuera cierto esto está lo otro y es que era un comunista modernista de mierda. Ya que le gustaba tanto el comunismo Pío XII lo hubiera tenido que enviar con toda justicia mínimo a Siberia a invernar como un oso, jaja que se muriera de frio y bien torturado el muy ladino.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)