Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 26 de mayo de 2018

POEMA “Vanidad de vanidades”, DE SAN FELIPE NERI

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
  
 
San Felipe Neri (Florencia, 21 de Julio de 1515 – Roma, 26 de Mayo de 1595), rutilante estrella de la Restauración Católica del siglo XVI, era «áspero y penitentísimo consigo mismo … manso con los otros, y en la necesidad, constante» (Alfredo Ildefonso Schuster OSB, Liber Sacramentórum, Vol. VII, Marietti Ed., 1930, pág. 198). Con sabiduría claramente católica, San Felipe Neri, mientras la árida tristeza protestante hacía estragos en las almas y los cuerpos en el Septentrión europeo, supo unir la alegría y la penitencia en la formación de los jóvenes romanos, alimentada por la frecuencia de los Sacramentos y por las prácticas devotas y penitenciales, iluminada por la exposición de la Escritura y de la Historia Eclesiástica, confortada por alegres recreaciones con entretenimientos poéticos que acompañaban las visitas a las iglesias de la Urbe. El mismo San Felipe fue autor de algunas composiciones poéticas, una de las cuales –reproducida abajo– fue dada a conocer al gran público por Ángelo Branduardi, quien la reelaboró en 1983 para el filme de Luigi Magni “State buoni se potete” (Sed buenos si podéis) sobre la figura del Santo.

“Vanidad de vanidades”(SAN FELIPE NERI)
 
Vanidad de vanidades,
Todas las cosas son vanidad.
Todo el Mundo, y cuanto tiene,
Toda cosa es vanidad.
  
Si del mundo sus favores
Te llevaren a donde quieres,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
  
Si reinases por mil años
Sano, feliz, sin afanes,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
  
Si tuvieses en torno tuyo
Mil siervos, noche y día,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
  
Si tuvieses más soldados
Que no tuvo Jerjes armados,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si tuvieses todas las lenguas,
Y fueres tenido por sabio,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si estuvieres con todas las comodidades,
En las Villas y en los Palacios,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Y si en fiestas, juegos y cantos
Pasaras todos los días,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Satisfechas todas tus ansias,
Sano, alegre y sin dolores,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Por tanto, a Dios vuelve el corazón,
Dale a Él todo tu amor,
Esto nunca faltará,
Todo el resto es vanidad.
   
Si gozases a tu gusto
Cada anhelo, cada placer,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si tuvieses todo tesoro
De riquezas, plata y oro.
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si vivieses en este mundo
Siempre alegre, a todas horas jocundo,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si lejos de penas y dolores
Desahogaras todos tus deseos,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
   
Si aquí abajo estuviere tu corazón
Jubiloso a todas horas,
En la muerte, ¿qué serán?
Todas las cosas son vanidad.
  
Por tanto frena tus deseos,
Corre hacia Dios, que en toda hora te recibe,
Esto nunca faltará,
Todo el resto es vanidad.
 
En GIUSEPPE DE LIBERO, Vita di S. Filippo Neri, Apostolo di Roma (Vida de San Felipe Neri, Apóstol de Roma), Ed. Oratorio de Roma, 1960, pág. 191 y s. - Traducción nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)