Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 29 de agosto de 2009

AL ANÓNIMO DIZQUE SANTO

Recientemente he visto el comentario de un personaje que, escudándose en el anonimato, escribió que yo soy un sectario y que mi corazón está lleno de odio.
A ese grandísimo cobarde le digo:
  1. Si yo fuera sectario fundaría una Iglesia aparte y me proclamaría Papa (o apoyaría a uno de los tantos grupos sedevacantistas). Pero como yo reconozco al Papa de Roma, es evidente que no quiero separame de la Santa Sede (a menos que me lleguen a excomulgar, lo que me daría pretexto para fundar otra Iglesia).
  2. En el artículo LOS VERDADEROS MÁRTIRES EN ESTOS TIEMPOS, lo que hice fue mostrar a los grandes defensores de la Catolicidad y denunciar que el conciliarismo los ha condenado a lo peor. Por esa razón los presenté, como aquellos que a mi juicio, son mártires, y por consiguiente, dignos de la santidad y veneración; cosa que no puedo decir de muchos que están en proceso de beatificación por parte de la iglesia conciliar.
  3. Los artículos en los que he mostrado la cara oculta de los judíos y el odio que ellos tienen contra la Iglesia, NO SON PROCLAMA ANTISEMITA, sino denuncias que son tan verdaderas como que hay Dios en el Cielo. Además, ¿no fueron ellos quienes crucificaron a Jesucristo? Si dijera que fueron los romanos, sería yo un maldito embustero, porque Pilatos quería darle la libertad. Y si los judíos asesinaron a Nuestro Señor, no se extrañen de que esos sanguinarios quieran asesinar a la Iglesia.
  4. De lo que he escrito hasta el presente (y lo que escribiré en el futuro), no me retracto ni me retractaré jamás, aunque mis enemigos me arrojen a la cárcel, aunque me maten, aunque me exilien (por enésima vez), y aunque me excomulguen con anatema.  
Como consecuencia, he tomado la siguente determinación: Todo comentario que quieran dejar debe ser firmado, en especial si el autor se identifica como anónimo. Si no cumple esta condición, no será publicado.
Le digo a aquel fariseo, que pida a Dios perdón, por ofender a un guerrero de Dios que podría perdonarle la vida cuando llegue la gran batalla del Dios omnipotente.
Ataca, Yahveh, a los que me atacan, combate a quienes me combaten. (Salmo 35, 1)
A los otros lectores, no teman, que aunque soy guerrero de Dios, nunca dejo la compasión a un lado.
Bendiciones,
Jorge de la Compasión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)