Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 3 de agosto de 2009

SEÑOR RATZINGER, LAS CRUZADAS NO FUERON "MALOS ENTENDIDOS" COMO Vd. DICE

¿Todas las religiones agradan a Dios?
 
Por Julio Alvear Téllez para Denuncia Profética
 
9 de mayo de 2009. S.S. Bendedicto XVI ingresa a la principal mezquita de Amán, Jordania, para pronunciar uno de esos discursos ecumenistas tan característicos de su Pontificado. Benedicto XVI se encuentra en el significativo templo de una religión cuya historia -quiérase o no- consiste en haber casi aniquilado a la Cristiandad de Oriente (salvo en los lugares donde se levantó una resistencia salvífica apenas tolerada) y en haber puesto en jaque a la Cristiandad de Occidente. Los pueblos hispánicos saben muy bien de ésto pues su propia supervivencia y alma les vino en ello: desde el siglo VIII hasta el siglo XV, las Españas configuraron su unidad a partir de la heroica resistencia al Islam invasor y de la posterior reconquista religiosa y política. Desde Don Pelayo hasta el Cid, desde San Fernando III hasta Isabel La Católica y Don Juan de Austria, España se convirtió en la espada de la Cristiandad contra los ataques del Islam.
  
Momento del dscurso de Benedicto XVI en la Mezquita Rey Hussein (Amán, Jordania)
 
Pero hoy ¡qué tiempos! Tiempos vanos en donde todo es fluido. La modernidad necesita ser líquida (Z. Bauman) para dominar. Y los católicos nos hemos integrado a este proceso claramente a partir del Concilio Vaticano II. Hemos terminado por licuar nuestras antiguas convicciones. Pero no lo hemos hecho solos. Y ese es nuestro mayor drama. Desde las sagradas alturas de la Cátedra de Pedro se nos ha instado a ello. Y es ese nuestro mayor dolor. Porque es un dato certísimo que desde la maléfica declaración Nostra Aetate, del Concilio Vaticano II, promulgada el 28 de octubre de 1965 por Pablo VI, los Pontífices -Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI- han sembrado en el pueblo católico el ideario del ecumenismo humanista y naturalista, soñado por los revolucionarios del siglo XVIII. En la teología conciliar este ideario se llama propiamente "ecumenismo" cuando se refiere a las religiones cristianas; tratándose de religiones no cristianas le llaman "diálogo inter-religioso", pero viene a ser lo mismo. En pocas palabras: se nos sugiere, se nos simboliza y a veces se nos dice como en susurro y discretamente que todas las religiones son más o menos iguales en lo que se refiere a sus aspectos salvíficos.
  

En el encuentro de Asís de 1982, la cumbre ecuménica organizada por Juan Pablo II, se sustituyó la cruz de Nuestro Señor Jesucristo por un "arbusto de la paz", por obra del propio Pontífice. Los líderes religiosos del mundo aparecieron con el árbusto como si no fuera verdad que Dios fundó una única Iglesia para salvar a los hombres y sanar a las sociedades temporales con el don de la paz cristiana.
 
Se me dirá que los Papas conciliares nunca han renunciado a la Fe. Que se sigue profesando el Credo. Que Benedicto XVI sigue rezando el Angelus todos los miércoles en audiencias generales. Pero no puedo dejar de observar que cada vez que el Santo Padre reza el Credo o el Angelus de acuerdo al ideario ecumenista, profesa nuestra fe amoldada a una verdad relativa: la que afirma que cada cual se salva según su propia religión, porque en el fondo todas las religiones son buenas, y no es cierto que exista una sola religión verdadera, única salvífica. Asimismo, no puedo dejar de recordar que el término "diálogo inter-religioso" no aparece ni una sola vez en las Escrituras. Nuestro Señor dijo "Id y predicad a todos los pueblos", no "Id y dialogar". Predicar significa "decir fuerte", "decir con voz alta" las verdades de la fe. No es delicuescencia, sino consecuencia, lo que se nos pide.Benedicto XVI cada vez que entra a un lugar de culto no católico "dialoga", y no "predica". En eso es muy moderno. Modernidad líquida. El Pontífice siempre muestra señales explícitas de que considera tales lugares como sagrados por derecho propio, es decir, lugares donde se encuentra al verdadero Dios. Por ello, en sus discursos ecumenistas -que no ecuménicos- el Pontífice siempre hace alguna reserva sobra alguna actitud militante de la Iglesia en el pasado.
 
Su discurso en la Mezquita de Amán no fue una excepción. Se refirió a los siglos de lucha de la fe católica contra el Islam sólo como ‘malentendidos.’ Estas fueron sus palabras (Para un informe más completo sobre esta visita y otras partes de su discurso -en inglés-, hacer click aquí):
“Musulmanes y cristianos, precisamente por la carga de nuestra historia común tan a menudo marcada por la incomprensión, debemos hoy hacer lo posible para ser conocidos y reconocidos como siervos de Dios fieles a la oración deseosos de conservar y vivir por los decretos del Todopoderoso, misericordioso y compasivo…”
 
Sólo desde el ideario ecumenista se comprende por qué el actual Pontífice renuncia en este discurso (como en tantos otros del género) a mostrar a los seguidores de Alá la verdad esencial de nuestra Fe: la Santísima Trinidad. Benedicto XVI no dice "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" sino que habla, invoca, los "decretos del Todopoderoso, misericordioso y compasivo", es decir, en un lugar de culto islámico invoca al Dios del Islam, el Dios de Alá. Para comunicarse con ellos, habla como lo haría un mulá seguidor de Mahoma. Sin embargo, cuando los seguidores de Mahoma hablan con el Santo Padre invocan al Dios de ellos, no a la Santísima Trinidad, que como se sabe, consideran una blasfemia, un residuo de paganismo politeísta.
  
Ese es el final del ecumenismo en la actual situación. Es algo peor que el cuento de los tres anillos de Boccaccio. Porque por el ecumenismo terminamos por licuar -progresivamente y casi sin darnos cuenta- nuestras convicciones más caras. Por él se nos insta a reducir su lógica. A detener todas las exigencias universales del amor de Dios.Ya quisieran los maestros laicos del espíritu ecumenista que todas las religiones se plegaran a él. ¿Lo lograrán? Es una incógnita. Mientras tanto, el Santo Padre sirve a sus deseos, y el catolicismo autodemuele su propia regla de fe mientras reza el Credo. Sí señores! Seguimos siendo católicos, pero no en Belén, en el Tabor y en el Calvario sino cooperando con un "stand" en el gran supermercado mundial de las religiones.

1 comentario:

  1. Entonces, entre los malentendidos deberían incluirse todas las Cruzadas, las batallas de Lepanto, Viena, Belgrado, entre muchas otras y el gran número de mártires que perdieron sus vidas dando testimonio de su fe, asesinados por los seguidores de Mahoma. Esta falsa presentación de la Historia del Catolicismo no puede pasar sin nuestra enérgica protesta, una vez que consideramos uno de nuestros más gloriosos títulos el ser católicos militantes y herederos del espíritu de aquellos heroicos cruzados.

    Además, es oportuno recordar que también los musulmanes suelen llamar a Dios “misericordioso y compasivo.” Por lo tanto, en las palabras citadas, Benedicto XVI se refirió a Dios de una manera que dio a su audiencia la falsa impresión de que tanto católicos y musulmanes adoran al mismo Dios –premisa del falso ecumenismo adoptado por la Iglesia post-Vaticano II–, lo que es absolutamente falso, tal como está demostrado en el post siguiente. Esto no es sino otra lamentable constatación de que Benedicto XVI es un Papa igual de progresista que los Papas postconciliares.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)