Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 29 de agosto de 2009

EL SÍMBOLO DE LA FÉ: CONTRA EL FALSO ECUMENISMO

Tomado del Apostolado Eucarístico, citando a Semper Fidelis.
Cuando rezamos el Credo hacemos una profesión resumida de nuestra fe, una fe que es nuestro estandarte y emblema –símbolo–, y que nos distingue claramente de los que profesan las falsas creencias y las herejías.

Este credo de la Fe Católica –bien sea el Apostólico, el Niceno-Constantinopolitano, o los menos usuales actualmente como el Atanasiano–, es por designio de Dios, el único que contiene sin mezcla alguna de error el resumen de la divina revelación, transmitido fielmente por los apóstoles y sus legítimos sucesores, los obispos del orbe católico en comunión con el Romano Pontífice.

En efecto, el único Dios verdadero se ha revelado a sí mismo y su doctrina, por medio de los santos profetas, y en la plenitud de los tiempos, por medio de su Hijo Unigénito: Nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero.

Como la Verdad sólo puede residir en una proposición y no en una que le es contraria, se deduce que los otros “credos” distintos de lo que proclama el dogma católico, como son los de las falsas religiones y las herejías, a la fuerza están en el error.

Nuestra Fe católica es la única verdadera. Las creencias de las otras religiones son creencias humanas de sus impíos fundadores (Mahoma, Buda, Confucio...) incluidos los herejes (Lutero, Arrio, Eutiques, Marción...), lo que las convierten en lo que son: falsas religiones y herejías que hacen gran injuria a la única fe verdadera: la Fe católica.

¿O es qué Mahoma, Buda, o siquiera Arrio, Nestorio, Lutero o Calvino, tienen el mismo credo que nosotros, los católicos, y creen lo mismo? ¡Ni pensarlo!

Si las falsas religiones no tienen la misma doctrina que la Iglesia Católica, es que no tienen el mismo Dios que revela, luego el dios de los mahometanos, budistas, hinduistas y demás paganos, no es nuestro Dios Uno y Trino.

Los paganos IGNORAN a Cristo; los mahometanos BLASFEMAN a Cristo; los judíos ODIAN a Cristo; los herejes de toda especie DESFIGURAN a Cristo y destruyen su doctrina.

Ahora bien, ignorar, blasfemar, odiar y desfigurar a Cristo, son obras impías propias de Satanás. ¿Cómo va a ser lo mismo todo eso, que los católicos que adoramos a Cristo Dios y conservamos íntegra e inmaculada toda su doctrina?

¿Qué clase de ecumenismo cabe que no sea procurar la conversión de todos los que están en el error, como manda Nuestro Señor Jesucristo? La mayor obra de misericordia que se puede hacer por todos esos pobres desgraciados, que profesan la impiedad de las falsas religiones y la herejía, es llevarles la sana doctrina para que alcancen la salvación eterna: “Id y predicad el evangelio...”; “El que crea y se bautice se salvará...”.

Nada de estériles diálogos, que eso no lo mandó Nuestro Señor. Predicar y convertir, que es lo que enseña el propio Evangelio, y nada más en cuanto al ecumenismo.

Nuestro credo es claro:

“Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe Católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.” (Simb. Atanas. Dz. 39)
“Ésta es la fe Católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse.” (Simb Atanas. Dz. 40)
Es todo cuestión de salvación eterna, en la que las medias tintas no llevan a ninguna parte.Por mi parte, jamás consentiré con el ecumenismo; jamás consentiré con la impiedad; jamás consentiré con Satanás.¡Gloria y adoración sólo a Ti, Santísima Trinidad único y verdadero Dios!

Autor: José Andrés Segura Espada

“En el Verbo estaba la vida y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilló en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron” (San Juan 1, 4-5)

3 comentarios:

  1. Mucha soberbia es lo que tú tienes, al pretender que las creencias de los demás son falsas y sólo tu religión es la verdadera.
    Yo soy católica pero respeto a los seres humanos que no comparten mi misma fe, y nunca los ofendería con las vanidosas palabras que tu pronuncias, desprestigiando su cultura y su historia.
    Estan muy equivocado en todas las afirmaciones que haces, encasillando con estereotipos rancios propios del racismo más aberrante a las demas religiones.
    Tengo compasion de ti y de su intransigente soberbia. Que Dios te perdone, pues Él enseñó el amor y el respeto, no el pisoteo a los que no piensan como yo.

    ResponderEliminar
  2. Si piensas que yo soy soberbio por transmitir lo que he recibido, y tienes el descaro de decirlo, ¿tendrías ese mismo valor si tuvieras en frente tuyo a San Atanasio?

    Yo no vine a traer paz, sino espadas. Por eso digo la verdad tal y como la he recibido, tal como lo hizo el santo padre y maestro Marcel Lefebvre.

    Ahora veo que tú eres de la iglesia conciliar (de la que gracias a Dios me liberé), porque no sufres a los buenos católicos, sino que los persigues y destierras per secula secularum. Tu tienes una venda en los ojos, por eso ruego a mi Dios para que te haga ver tu miseria y vuelvas al verdadero catolicismo.

    Si no te gusta mi blog, ¿qué ganas leyendo lo que dice un "soberbio"? Busca oficio.

    ResponderEliminar
  3. No necesito tu compasión, porque uno no puede dar lo que no tiene. Yo sí te compadezco, en primer lugar, soy caballero y no un maldito mercenario, porque nosotros perdonamos a los heridos en batalla y peleamos por un ideal justo; mientras que los mercenarios matan incluso a los que a su bando se pasan y van a la guerra sólo por la paga.

    Segundo, ¿por qué crees que mi nombre religioso es Jorge de la Compasión?

    Que Dios perdone tu obcecación.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)