NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 2 de abril de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - JUEVES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
     
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. André Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
             
JUEVES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA
    
RESUMEN PARA LA VÍSPERA EN LA NOCHE
    
Mañana meditaremos sobre la parte tercera del Sacramento de la Penitencia, la satisfacción, y veremos: 1° Su importancia; 2° Su extensión; 3° Cómo conducirnos en este particular.
   
—En seguida, tomaremos la resolución: 1º De cumplir siempre nuestra penitencia lo más pronto posible después de la confesión, acompañándola de un gran deseo de hacernos mejores; 2º De sufrir pacientemente todas las cruces que la Providencia nos mande y añadir algunas mortificaciones voluntarias, por ejemplo, en nuestras comidas, en nuestras curiosidades o deseos de ver, en el amor a las comodidades. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras del Concilio de Trento: “Toda la vida cristiana deber ser una perpetua penitencia”.
    
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
   
Adoremos a Jesucristo satisfaciendo nuestras culpas y abrazando para ello una vida de padecimiento. Nace en extrema pobreza, vive en continuos trabajos y muere en los más crueles suplicios. ¡Oh admirable modelo de penitencia! Hermoso ejemplo para los que, animados del celo de la justicia de Dios contra sí mismos, quieren satisfacerle enteramente por sus propios pecados.
   
PUNTO PRIMERO - IMPORTANCIA DE LA SATISFACCIÓN AÚN DESPUÉS DE PERDONADO EL PECADO
    
Toda falta merece un castigo, y toda injuria exige una reparación. Nuestra falta, si es grave, merece una pena eterna; Dios, por el sacramento de la Penitencia, nos perdona la pena eterna, pero queda por satisfacer la pena temporal. “Vos perdonáis, Señor, dice San Agustín, al pecador que confiesa su falta, pero a condición de que el mismo se castigue”. Y, ¿Qué cosa más justa? ¿Es equitativo que el inocente, el Hombre-Dios, sufra por el pecado la más cruel de las muertes y que el culpable recoja el precio de la muerte sin tener parte en la expiación? San Pablo no pensaba de otra manera, cuando decía: “Yo completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Jesucristo. No nos veremos, glorificados con Jesucristo, si no hemos sufrido con Él”. La Iglesia tampoco piensa de otra manera, cuando llama a la penitencia un bautismo laborioso, que no justifica al alma, sino a costa de muchas lágrimas y penas. Así Dios, en su bondad perdona; pero en su justicia exige satisfacción. La satisfacción del hombre es incapaz por su sólo mérito de satisfacer a su justicia; pero en su bondad autoriza al hombre para aprovecharse de las obras satisfactorias del Salvador, añadiéndolas a las suyas y apropiándose por medio de esta unión su valor infinito. De esta manera la justicia y la bondad quedan plenamente satisfechas. Admiremos y bendigamos esta maravillosa economía de la sabiduría divina.
    
PUNTO SEGUNDO - EXTENSIÓN DE LA SATISFACCIÓN DADA AL PECADO PERDONADO
    
Si la penitencia impuesta por el confesor es ordinariamente muy ligera, es únicamente por temor de desalentar al penitente exigiéndole más. Pero, en realidad, se debe una satisfacción muy diferente. “Se debe a Dios, dice Tertuliano, una penitencia que sea una compensación o abreviación de las penas eternas”. Y el Concilio de Trento añade que TODA LA VIDA CRISTIANA DEBE SER UNA PERPETUA PENITENCIA. Si Dios perdonó a Adán y a David, fue sólo con la condición de que serían castigados con penas terribles: El uno en sí mismo y en toda su posteridad, el otro en su persona y en su pueblo. Los santos, aun después de haber recibido el perdón, se consagran para toda la vida a austeras penitencias; en fin, los justos en el Purgatorio, aunque Dios les perdonó la culpa, siempre tienen que soportar penas en cuya comparación todos los padecimientos de la vida son ligeros. ¡Oh justicia de Dios, cuán severa eres, cuán enemigos somos de nosotros mismos, haciendo tan poca penitencia en este mundo!
    
PUNTO TERCERO - MANERA DE SATISFACER A DIOS POR NUESTROS PECADOS
    
1° ES PRECISO CUMPLIR EXACTAMENTE LA PENITENCIA IMPUESTA POR EL CONFESOR. Esta lleva consigo algunas gracias particulares, por formar parte integrante del sacramento; y, por otra parte, faltar a ella sería mutilar el sacramento y, por consiguiente, ofender a Jesucristo. Retardarla sería retardar el mérito, que nos sirve para vivir mejor; sería disminuir la gracia contra los pecados veniales que cometiéramos en el intervalo; sería aún perderla enteramente, si en ese intervalo cayéramos en pecado mortal. Puesto que a menudo ella se nos da como preservativo contra la recaída, o medio de santificar ciertos días de fiesta. 2° ES PRECISO RECIBIR ESTA PENITENCIA CON RESPETO Y SUMISIÓN, como impuesta por Jesucristo en la persona de su ministro, estimarla como infinitamente menor que la que mereceríamos por nuestros pecados y cumplirla devotamente, con aspiración a una vida mejor y con vivos sentimientos de lo pasado. 3º A ESTA PENITENCIA SACRAMENTAL ES NECESARIO AÑADIR LA ACEPTACIÓN DE TODAS LAS MOLESTIAS DE NUESTRA POSICIÓN O DE NUESTRO ESTADO, de todas las enfermedades de nuestro cuerpo, del rigor de las estaciones, de las diversas contradicciones de la vida, de las molestias que nos ocasionan los defectos del prójimo, aceptando todas estas cruces con espíritu de penitencia y diciéndonos a menudo: “¿Qué es esto en comparación con el infierno, donde he merecido arder para siempre?” 4° En fin, ES PRECISO, CON EL MISMO ESPÍRITU DE PENITENCIA, RENUNCIAR LA DELICADEZA Y SENSUALIDAD, A LOS ENTRETENIMIENTOS PELIGROSOS, E INÚTILES O DEMASIADO PROLONGADOS, a las satisfacciones de la curiosidad, de la propia voluntad, del amor propio y del carácter, y poner nuestro placer en el cumplimiento del deber y privamos de lo demás, diciendo con aquel santo penitente a quien le proponían placeres, banquetes y juegos: “Dejo todo eso para las almas justas; pero yo que he pecado y que estoy en peligro de pecar aún, no tengo otro destino que gemir y hacer penitencia” ¿Ponemos nosotros en práctica estas diversas maneras de satisfacer a la divina justicia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)