Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 11 de abril de 2014

OFICIO PARVO DE LOS SIETE DOLORES DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, EN LATÍN Y ESPAÑOL

Tomado del libro "Coeleste Palmetum", por el Padre Wilhem Nakateni SJ.; y de los manuales de oración de los Siervos de María
     

OFFÍCIUM PARVUM DE SEPTEM DOLÓRIBUS BEÁTÆ MARÍÆ VÍRGINIS
      
AD MATUTÍNUM (Maitines, antes de 06:00h)
Primus Dolor: Ex Simeónis vaticínio. (Luc. 2, 33-35)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
   
V. Dómine, lábia mea apéries.
R. Et os meum annuntiábit laudem tuam.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ cor tuum gládio
Transfigéndum audis, tristi
Senis vaticínio:
Tanti memor fac dolóris,
Mihi sis præsídio,
Ut post vallem hanc mœróris,
Cœli reddar gáudio.
   
Antiphona: Cui comparábo te? Vel cui assimilábo te, fília Jerúsalem? Cui exæquábo te, et consolábor Virgo, fília Sion? Magna est enim velut mare contrítio tua. (Lam. 2, 13)
   
V. Tuam ipsius ánimam dolóris gládius pertransívit:
R. Ut relevéntur ex multis córdibus cogitatiónes. (Luc. 2, 35)
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
     
AD PRIMAM (A la primera hora, 07:00h)
Secúndus Dolor: Ex fuga in Ægyptum. (Mt. 2, 13-15)
    
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
       
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
    
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ præ Regis fúria
Sæviénte, corde tristi,
Fugis exsul pátria:
O Regína beatórum,
Nostri spes exsílii,
Fac infráctus vi malórum
Fiam consors Fílii.
  
Antiphona: Vide, Dómine, quóniam tríbulor: conturbátus est venter meus: subvérsum est cor meum in memetípsa; quóniam amaritúdine plena sum: foris intérfecit gládius, et domi mors símilis est. (Lam. 1, 20)
  
V. Dómine, ante te omne desidérium meum.
R. Et gémitus meus a te non est abscónditus. (Ps. 37, 10)   
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD TÉRTIAM (A la hora tercia, 09:00h)
Tértius Dolor: Ex amísso duodénni Fílio. (Luc. 2, 41-52)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Ave, dulcis Mater Christi,
Natum lugens ínclytum:
O quam tristis quæsivísti
Tríduo jam pérditum!
Hujus memor o dolóris,
Christum fac invéniam;
Et invéntum per amóris
Nexum semper téneam.
   
Antiphona: Plorans plorávit in nocte, et láchrimæ ejus in maxíllis ejus, non est qui consóletur eam ex ómnibus charis ejus. (Lam. 1, 2)
  
V. Posuísti me desolátam.
R. Tota die mœróre conféctam. (Lam. 1, 13)
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD SEXTAM (Al medio día, 12:00h)
Quartus Dolor: ex captivitáte, flagellatióne et bajulatióne Crucis Christi. (Luc. 26, 32)
                 
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
   
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ diléctum Fílium
Capi, cœpi, flens vidísti,
Mánibus crudélium:
O per pœnas Patiéntis,
Nobis fit impunítas:
Per amórem Condoléntis
Matris crescat cháritas!
  
Antiphona: Vide, Dómine, afflictiónem meam; quóniam eréctus est inimícus. Manum suam misit hostis ad ómnia desiderábilia mea. (Lam. 1, 9-10)
   
V. Quis dabit cápiti meo áquam, et óculis meis fontem lacrimárum!
R. Et plorábo die ac nocte. (Jer. 9, 1)
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD NONAM (A la hora nona, 15:00h)
Quintus Dolor: ex Crucifixióne. (Jn. 19, 25-30)
        
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
  
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
  
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ sub Crucis árbore
Gemens, Natum morte tristi,
Vides, heu! succúmbere.
O per ensem hunc dolóris
Qui tunc scidit ánimam
Fac me firmet vis amóris
Mortis ad victóriam.
 
Antiphona: O vos omnes, qui transítis per viam, atténdite et vidéte, si est dolor, sicut dolor meus. (Lam. 1,12)
   
V. Plausérunt super te mánibus omnes transeúntes per viam.
R. Sibi lavérunt et movérunt caput suum super fíliam Jerúsalem. (Lam. 2, 15)
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD VÉSPERAS (Vísperas, 18:00h)
Sextus Dolor: ex Córporis e Cruce sublatióne. (Jn. 19, 31-37) 
        
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
    
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ de Cruce mórtuum
Ulnis natum suscepísti,
Madens unda flétuum
Eja præstet vis dolóris,
Mater plena grátiæ,
Ut suprémis server horis
Grémio cleméntiæ.
  
Antiphona: Ne vocétis me Noémi (id est pulchram), sed vocáte me María (id est amáram), quia amaritúdine valde me replévit Omnípotens. (Ruth 1, 20)
  
V. Fascículus myrrhæ diléctus meus mihi.
R. Inter úbera mea commorábitur. (Cant. 1, 12)   
   
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
       
AD COMPLETÓRIUM (Completas, 21:00h)
Séptimus Dolor: Ex Sepultura. (Jn. 19,38-42)
          
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AVE MARÍA
Ave María, grátia plena, Dóminus tecum. Benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui, Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc, et in hora mortis nostræ. Amen.
   
V. Convérte nos Deus, salutáris noster.
R. Et avérte iram tuam a nobis.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
  
Ave, dulcis Mater Christi,
Quæ sepúlchro cónditum
Plangis Natum, heu quam tristi
Mente volvens óbitum!
In virtúte tot dolórum
Quos tulísti fórtiter,
Omnem contra vim malórum,
Stare nos viríliter:
Demum sorte beatórum
Fac gaudére júgiter.
  
Antiphona: Ídcirco ego plórans, et óculus meus dedúcens áquas: quia longe factus est a me consolátor convértens ánimam meam. (Lam. 1, 16)
  
V. Defecérunt præ lácrimis óculi mei.
R. Conturbáta sunt víscera mea. (Lam. 2, 11)
    
Orémus
Intervéniat pro nobis, quǽsumus, Dómine Jesu Christe, nunc et in hora mortis nostræ apud tuam cleméntiam Beáta Virgo María Mater tua, cujus sacratíssimam ánimam in hora tuæ Passiónis dolóris gládius pertransívit. Per te, Jesu Christe, Salvátor mundi, qui cum Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
  
Commendátio (Encomienda del alma, después de las Completas)
Has Horas canónicas cum devotióne,
Tibi, Virgo, recólo pia ratióne;
Ut matérni péctoris ex compassióne,
Mihi sis auxílio mortis in agóne.
Amen.
     
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
   
TRADUCCIÓN
       
A Maitines
Primer dolor: La profecía de Simeón. (Luc. 2, 33-35)
   
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
    
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Señor, tú abrirás mis labios.
R. Y mi boca anunciará tus alabanzas.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.
   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
   
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que triste escuchaste
Por la profecía del anciano,
Ser tu Corazón traspasado por espada:
Hazme recordar tanto dolor,
Sé para mí un amparo,
Para que después de este valle de llanto,
Alcance el gozo en el Cielo.
   
Antífona: ¿Con quién te compararé? ¿O quién hay semejante a ti, hija de Jerusalén? ¿A quién te equipararé para consolarte, Virgen, hija de Sión? Grande es como el mar tu contrición. (Lam. 2, 13)
   
V. Tu propia alma será traspasada con espada de dolor:
R. Para revelar los pensamientos de muchos corazones. (Luc. 2, 35)
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
     
A la primera hora
Segundo dolor: La huída a Egipto. (Matt. 2, 13-15)
    
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
    
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que ante la violenta furia del rey,
Con triste corazón
Huiste de tu patria al exilio:
Oh Reina de los bienaventurados,
Esperanza de nuestro exilio,
Haz romper el poder del maligno
Y hazme coheredero con tu Hijo.
  
Antífona: Mira, Señor, cuán atribulada estoy: mis entrañas están conturbadas: mi corazón se ha agitado dentro mío, porque estoy llena de amargura: afuera mata la espada, y en casa hay similar género de muerte. (Lam. 1, 20)
  
V. Señor, ante tí están todos mis deseos.
R. Y mi gemido no es oculto a ti. (Salmo 37, 10)   
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
A la hora tercia
Tercer dolor: La pérdida de Jesus. (Luc. 2, 41-52)
   
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
   
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que llorabas por tu ínclito Hijo:
¡Con cuanta tristeza Le buscaste
Perdido ya por tres días!
Por la memoria de este dolor,
A Cristo haz que encuentre;
Y una vez encontrado, le tenga
Siempre con vínculo de amor.
   
Antífona: Con llanto ha llorado en la noche, y sus lágrimas corren por sus mejillas: nadie hay quien la consuele entre todos los que le fueron queridos. (Lam. 1, 2)
  
V. Me pusiste desolada.
R. Lavada con dolor todo el día. (Lam. 1, 13)
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Al medio día, 12:00h
Cuarto dolor: El prendimiento, flagelación y carga de la Cruz de Cristo. (Luc. 26, 32)
                 
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
   
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que llorando viste a tu Hijo
Ser capturado y llevado
Por mano de los crueles judíos:
¡Oh, por las penas padecidas
Obténnos el perdón:
Por amor a la Madre doliente
Crezca en mí la caridad!
  
Antífona: Mira, Señor, mi aflicción, y cómo se ha levantado mi enemigo. El adversario ha puesto sus manos en todo lo que era para mí deseable. (Lam. 1, 9-10)
   
V. ¡Quién le diera agua a mi cabeza, y a mis ojos fuentes de lágrimas!
R. Para llorar día y noche. (Jer. 9, 1)
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
A la hora nona
Quinto dolor: La Crucifixión. (Joann. 19, 25-30)
        
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
  
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que bajo el árbol de la Cruz
Gimiendo viste, ¡ay!, a tu Hijo
Sucumbir con triste muerte.
Por esta espada de dolor
Que entonces traspasó tu alma,
Hazme fuerte en la fuerza del amor
Para vencer a la muerte.
 
Antífona: Oh vosotros todos, que transitáis por el camino, atended y ved, si hay dolor como mi dolor. (Lam. 1, 12)
   
V. Todos los que transitan por la vía te aplauden con sus manos.
R. Se lavan y mueven su cabeza sobre la hija de Jerusalén. (Lam. 2, 15)
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
A Vísperas
Sexto dolor: El descendimiento de la Cruz. (Joann. 19, 31-37) 
        
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
    
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que cubierta de dolor
Recibiste de la Cruz
A tu Hijo ya muerto.
Oh Madre llena de gracia,
Impetra por la fuerza de este dolor,
Que en la hora suprema me conserve
En el gremio de la clemencia.
  
Antífona: No me llaméis Noemí (esto es, hermosa), sino llamadme María (esto es, amarga), porque el Señor me ha colmado de grande amargura. (Rut 1, 20)
  
V. Un haz de mirra es mi amado para mí.
R. Entre mis pechos quedará. (Cant. 1, 12)   
   
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
Completas
Séptimo dolor: La Sepultura. (Joann. 19,38-42)
          
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
AVE MARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
   
V. Conviértenos a ti , Dios, salvador nuestro.
R. Y aparta tu ira de nosotros.
   
V. Dios mío , ven en mi auxilio.
R. Señor, apresúrate a socorrerme.   
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Aleluya, decir: Alabanza a ti, Señor, rey de la eterna gloria.
  
Salve, dulce Madre de Cristo,
Que con llanto pusiste
A tu Hijo en el sepulcro
Y en el corazón resististe las pruebas.
En virtud de este dolor
Que sufriste con fortaleza,
Fortalécenos para resistir varonilmente
Contra el accionar de lis malos:
De nuevo los bienaventurados nos permiten
Hacernos avanzar hacia el cielo.
  
Antífona: Por tanto lloraré, y de mis ojos corra el agua: porque el Paráclito, el consolador de mi alma. está lejos de mí. (Lam. 1, 16)
  
V. Desfallecieron mis ojos de tanto llorar.
R. Conturbadas son mis entrañas. (Lam. 2, 11)
    
Oremos
Te pedimos, Señor nuestro Jesucristo, que ante tu clemencia interceda por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, tu Bienaventurada Madre la Virgen María; cuya sacratísima alma traspasó la espada del dolor en la hora de tu pasión. Por ti, ¡oh Jesucristo, Salvador del mundo!, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
  
Encomienda del alma, después de las Completas
Estas Horas canónicas con devoción
Oh Virgen, con devoción las seguimos;
Para que tu pecho materno y compasivo,
Sean mi auxilio en la agonía.
Amén.
     
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)