NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

martes, 1 de abril de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - MIÉRCOLES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
     
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. André Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
            
MIÉRCOLES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA
   
RESUMEN PARA LA VÍSPERA EN LA NOCHE
    
Mañana meditaremos sobre la confesión, y veremos que ella debe ser: 1° Humilde; 2° Sincera; 3° Completa.
   
Tornaremos la resolución de cumplir estas tres condiciones en nuestras confesiones, y tomaremos como ramillete espiritual el consejo del Espíritu Santo: “No os ruboricéis de confesar vuestros pecados”.
    
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
   
Adoremos a nuestro Señor Jesucristo, que instituyó, llevado de su amor a nosotros, el sacramento de la Penitencia; démosle gracias por una institución tan preciosa. Es ella como un baño sagrado que lava nuestras manchas, como un canal, divino que hace correr la gracia sobre nosotros; es una escuela de sabios consejos y de impulsos hacia el bien; es, en fin, el medio más eficaz de corregir nuestros defectos y de hacernos avanzar en la práctica de la virtud.
   
¡Ojalá siempre sepamos hacer buen uso de esta maravillosa invención del amor divino!
    
PUNTO PRIMERO - NUESTRAS CONFESIONES DEBEN SER MUY HUMILDES
    
Debemos presentarnos ante el sacerdote llenos de respeto y de confusión, como un pecador ante el ángel de Dios, o ante otro Jesucristo; como un enfermo cubierto de horrorosas llagas ante el médico que puede curarlas, si se las declara tales como son; como un criminal de lesa majestad divina ante el Juez supremo, que tiene en sus manos la sentencia de nuestra vida o de nuestra muerte eterna. No pudiendo obtener nada a título de justicia, sino solamente a título de clemencia y de misericordia, no debemos presentarnos sino con una profunda humildad interior y exterior, confesando humildemente nuestras faltas y declarándolas, no con la indiferencia del que relata una historia, sino con la vergüenza y el dolor de un alma que comprende sus errores; no excusándonos para evitarnos la confusión de parecer culpables, sino acusándonos sin esas precauciones que tienden a hacer las faltas menores de lo que son ante Dios; no con orgullo y con arrogancia, como si hubiéramos hecho una buena acción, sino con modestia y gemidos en vista de nuestra miseria, temiendo más los juicios de Dios que los de los hombres. ¿Es así como nos confesamos?
    
PUNTO SEGUNDO - NUESTRAS CONFESIONES DEBEN SER SINCERAS
    
La sinceridad de la acusación consiste en confesar con todo candor y simplicidad lo que recordamos, sin inquietarnos de lo que pueda olvidarse, puesto que la falta de memoria no es falta ante Dios. Es malo exagerar las propias faltas con el pretexto de que vale más decir más que menos: No hace bien el enfermo que exagera al médico lo que sufre. Es más malo aún velar las faltas envolviéndolas artificiosamente con otras acusaciones menos penosas y pasando rápidamente sobre lo que cuesta más confesar, para que el sacerdote no lo perciba bien. El penitente sincero no aspira sino a darse a conocer tal cual es, y aborrece la malicia y el artificio. Es igualmente malo excusar las faltas, aun diciéndolas tales como son, o tratando de hacerlas parecer menores, imputándolas a otro como hicieron Adán y Eva; eso no es franqueza. Pero el grado supremo del mal es ocultar las faltas por falsa vergüenza. Entonces el sacramento de misericordia se convierte en anatema; la obra de salvación en obra de reprobación, y la sentencia de vida es sentencia de muerte. Valdría mil veces más no confesarse. Se puede engañar al hombre, pero no se puede engañar a Dios, que conoce el secreto de los corazones; por un pecado grave callado al confesor, todos los que se han cometido aparecerán un día a las miradas del universo, y por un poco de vergüenza que se piensa evitar en esta vida, seremos cubiertos en la otra de eterna confusión. Examinemos aquí nuestras confesiones. ¿Hemos declarado nuestras culpas sin disfraz, sin excusa, sin darles ingeniosamente colores que encubran su deformidad? ¿Hemos declarado las cosas ciertas como ciertas, las dudosas como dudosas, y evitando las palabras superfinas e inútiles, los términos vagos, oscuros o equívocos que impiden que el confesor vea bien la verdad?
    
PUNTO TERCERO - NUESTRAS CONFESIONES DEBEN SER COMPLETAS
    
Para que tenga la integridad requerida, no es bastante confesar los pecados mortales; importa también: 1° Decir cuántas veces se ha caído en ellos, declarar las circunstancias que mudan la especie del pecado; las malas consecuencias que ha traído, por ejemplo, si ha ocasionado escándalo, si la maledicencia ha sido en materia grave, ante muchas personas, contra un superior o un sacerdote; si ha sido inspirado por odio, resentimiento o venganza; y cuando se confiese una desobediencia, si ésta ha sido acompañada de arrogancia, desprecio o mal humor. Sin eso, el confesor no conoce lo bastante el estado del penitente para formar juicio acerca de él. Importa, 2º, Confesar los pecados veniales. Aunque no sea de precepto riguroso, es siempre más ventajoso hacerlo; 1º Porque no confesar un pecado que no se sabe si es mortal o venial, sería un sacrilegio, y a menudo hay lugar a duda; 2º Porque el confesor, no conociendo bien al penitente, no podría dirigirlo con seguridad, ni para los otros actos de la vida cristiana, ni para la reforma de sus defectos y la adquisición de las virtudes; 3º Porque la confesión de los pecados veniales hace que el penitente ponga más cuidado en evitarlos; y para esto ayudarán la gracia del sacramento, los consejos del confesor y la vergüenza de la acusación. Examinemos si han sido tales nuestras confesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)