NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 28 de enero de 2015

BIENAVENTURADO CARLOMAGNO, SACRO EMPERADOR ROMANO

Bienaventurado Carlomagno, Emperador del Sacro Imperio
   
La biografía de Carlomagno (nació en 742; fue rey de los francos desde 786 y primer emperador del Sacro Imperio Romano en 800; murió en 814), forma parte de la historia general, y resulta un tanto sorprendente encontrar su nombre en un libro de la vida de los santos. No parece que se le haya tributado ningún culto antes del año 1166, época en que empezó a introducirse, bajo los siniestros auspicios de Federico Barbarroja. El antipapa Guido de Crema (Pascual III) sancionó dicho culto en 1165, aunque San Gregorio VII consideraba que su coronación y glorificación eran una recompensa por sus servicios a la Iglesia. Es digno de notarse que Santa Juana de Arco asociaba a "Monsigneur San Carlomagno" en su devoción a San Luis de Francia, y que en 1475, la fiesta de Carlomagno empezó a ser de obligación en toda Francia, llegando a ser codificada su memoria en el Missale Parisiense. Próspero Lambertini, que fue más tarde Benedicto XIV, discute el punto con cierta extensión en su obra sobre la beatificación y canonización, y concluye diciendo que puede atribuirse con justicia el título de bienaventurado a tan gran defensor de la Iglesia y del Papado. Sin embargo, en la actualidad sólo celebran la fiesta de Carlomagno la diócesis de Aquisgrán y dos abadías suizas. 
   
ORACIÓN
Oh Dios, que en la superabundante riqueza de vuestra bondad, revestisteis con la túnica de la vida inmortal al bienaventurado emperador Carlomagno tras dejar éste el velo de la carne, os suplicamos nos concedáis, de quien elevasteis sobre la tierra con la dignidad imperial para llevar a cabo la propagación de la Fe, ser dignos de su intercesión desde el Cielo. Por J. C. N. S. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)