NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

viernes, 9 de enero de 2015

SANTA MARCIANA DE CESAREA, VIRGEN Y MÁRTIR

Martirio de Santa Marciana de Cesarea
   
Santa Marciana, originaria de "Rusuccuru" (actualmente Tigzirt), en Mauritania Cesariense (Noroeste de Argelia), abandonó valientemente todas las ventajas que procura el mundo para ir a encerrarse en una celda en Cesarea y guardar intacta su virginidad, bajo la mirada de Dios.
  
Sin embargo, ella creyó que era su deber declarar la guerra a la idolatría que entonces reinaba en África. Un día, al atravesar la plaza pública, no pudo soportar ver expuesta una estatua de Diana y le rompió la cabeza.
  
La apresaron, y como rechazó ofrecerle al ídolo un sacrificio expiatorio, la golpearon con varas, y, después, la condenaron a morir en el anfiteatro, desgarrada por los dientes de las fieras. Cuando esperaba este último suplicio, la entregaron a los gladiadores para que violaran su castidad, pero Dios no permitió esta infamia.
  
En aquel tiémpo, el jefe de la sinagoga, un tal Budario, quien instigó a los paganos para que apresaran a Marciana, asuzó a unos judíos para que, asomándose a la prisión, le reprocharan por su actuación y la obligaran a blasfemar contra Cristo. Y ella, en nombre del Señor, anunció que la casa de Budario sería arrasada con fuego y que no quedaría piedra sobre piedra.
  
Al llegarse la fecha del suplicio, Marciana fue expuesta primero a un león que no le hizo daño alguno; después, un toro se lanzó sobre ella y le hundió los cuernos en el pecho, con lo que cayó de bruces sobre el suelo, casi sin sentido. Por último, un leopardo la destrozó y en este tormento expiró. Justo en ese instante, cayó fuego del Cielo sobre la casa de Budario, destruyéndola enteramente y dando muerte al blasfemo y a los suyos; y cuantas veces intentaban reedificar la casa, otras tantas se arruinaba.
  
Los manuscritos de las Actas no están de acuerdo sobre la fecha del martirio, 9 de enero, 9 ó 12 de julio. César Baronio, en sus notas al Martirologio Romano, estima que el 12 de julio marca una traslación de reliquias y el 9 de enero, el aniversario del martirio. El 12 de julio el Martirologio menciona una santa Marciana, virgen y mártir, en Toledo. Baronio piensa que se trata de santa Marciana de Mauritania, venerada en Toledo, lugar donde se trasladaron sus reliquias. En el Breviario Mozárabe se encuentra un bello himno en su honor:
  
Sacrae triúmphum mártyris.
Célebret vox Ecclésiae:
Cámaena sit cunctis una
Martiánae in laudem vírginis.
    
Quae, passiónis praemium,
Dum tendit adipísci:
Ultro ad palaestram glóriae
Audet prompta concúrrere.
    
Haec namque adstántem daemonis
Cernens adlisit effígiem;
Sub cujus larga perpétim
Fluébat unda gréssibus.
   
Mox flagris caesa tráhitur
Celsa ad Praetóris atria:
Atque ille ludis állicit,
Prostérnit membra Vírginis,
   
Quam praedo pudicítiae,
Dum inter umbras séquitur,
Oblectáta extémplo coélitus
Seclúditur macéria.
   
Vincta deínde stípite
Pro vana voce inclúditur;
Sed poenas fert blasphémia,
Ruínas, et incéndia.
    
Emissa namque béstiis,
Leo praecúrrit percitus;
Adoratúrus véniens,
Non consumpturus Vírginem.
   
Taurus dehinc prosíliens
Forma et mugítu horríbili
Sulcábat ejus téneras
Papíllas, ictu vúlnerans.
   
At fera pernix cúrpore
Et maculóso tégmine
Letáli dente ad últimum
Membra Puéllae lániat.
    
Post hos triúmphos ánima
Vinclis elápsa córporis,
Plaudens petit ad líbera
Summi Poli fastígia.
    
Deo Patri sit glória,
Ejúsque soli Fílio,
Sancto simul Paráclito
In sempitérna saecula.
Amen.