NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

viernes, 22 de enero de 2016

RABINOS ORTODOXOS AFIRMAN QUE EL CRISTIANISMO “ES PARTE DEL PLAN DE DIOS” (En su retorcida perspectiva judeocentrista)

Normalmente los comentarios de las noticias los damos al final, pero vamos a anticiparnos en parte: ESTO ES UNA CARGA DE PROFUNDIDAD QUE LANZARON CASI SUBREPTICIAMENTE en el diario ABC de España el pasado 10 de Diciembre.
  
Los rabinos ortodoxos reconocen por primera vez al cristianismo como parte del plan de Dios
  
El histórico documento ha recogido en sólo una semana la firma de más de dos mil rabinos ortodoxos
  
Juan Vicente Boo 
Corresponsal de ABC en el Vaticano
 
Por primera vez al cabo de dos mil años de hostilidad, los rabinos ortodoxos reconocen teológicamente que el cristianismo es parte del plan de Dios para la humanidad ya que «Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».
  
El histórico documento, redactado por 25 destacados rabinos ortodoxos de Israel, Estados Unidos y Europa, ha recogido en sólo una semana la firma de más de dos mil rabinos ortodoxos, según manifestó el jueves en el Vaticano el rabino David Rosen, director de Asuntos Interreligiosos del American Jewish Committe (AJC).
  
El breve documento, que lleva por título «Hacer la voluntad de nuestro Padre en el cielo: hacia una asociación entre judíos y cristianos», cita autores clásicos como Maimónides o Yehudah Halevi, para los cuales «al separar el judaísmo y el cristianismo, Dios quería una separación entre socios, no una separación entre enemigos».
  
Los rabinos ortodoxos afirman que 
«ambos, judíos y cristianos, tiene una misión común, basada en la Alianza, para perfeccionar el mundo bajo la soberanía del Todopoderoso. Ninguno de nosotros puede llevar a cabo la misión de Dios en este mundo por separado».
  
El texto deja muy claro que «nuestra asociación no minimiza de ninguna manera las diferencias entre las dos comunidades y las dos religiones. Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».
  
Subraya también, que ambas comunidades comparten la Revelación de la Biblia judía y concluye presentando un programa común: 
«Imitando a Dios, judíos y cristianos deben ofrecer modelos de servicio, amor incondicional y santidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Judíos y cristianos seguimos dedicados a la Alianza jugando un papel activo juntos para redimir el mundo».
  
En una conferencia de prensa conjunta con el cardenal suizo Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, dentro del cual se inserta la Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo, el Rabino Rosen destacó la importancia de que esta iniciativa haya partido de rabinos ortodoxos, y esté siendo aceptada con gran rapidez entre ellos, «porque el gran desafío es que se sumen los ortodoxos».
  
Efectivamente, muchos rabinos del judaísmo liberal miran ya con aprecio a los cristianos, pero el eje doctrinal del judaísmo rabínico, la única corriente después de la destrucción del Templo de Jerusalén, son precisamente los ortodoxos.
  
Rosen quitó importancia al desinterés de los judíos jasídicos, que son pocos y «viven en aislamiento» respecto al resto de la comunidad judía, pero consideró positivo que el documento «haya sido criticado por el ala de la extrema derecha dentro de la ortodoxia». Significa que están en el centro.
  
El nuevo documento, de carácter teológico, es un gran paso respecto al «Dabru Emet» del año 2000, que hacía notar la gran cantidad de puntos comunes y declaraba que el nazismo no era cristiano sino anticristiano.
 
En la misma conferencia de prensa, el cardenal Kurt Koch presentó el documento de la Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo «Los dones y la llamada de Dios son irrevocables» , elaborado con motivo del 50 aniversario de la declaración “Nostra Aetatedel Concilio Vaticano II que reconoció por primera vez los valores del judaísmo y del Islam, y los numerosos puntos comunes ente los creyentes en el Dios Único.
  
El nuevo documento del Vaticano, aprobado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, toma su título de una afirmación de san Pablo en su carta a los Romanos sobre el valor eterno de la Alianza, y resume los grandes pasos en el camino hacia la amistad.
  
Juan Pablo II fue el primer Papa que visitó una sinagoga y llamó a los judíos «hermanos mayores». Benedicto XVI repitió el gesto y les llamó «nuestros padres en la fe». El Papa Francisco es todavía más positivo en varios pasajes de la exhortación apostólica «La alegría del Evangelio», el gran programa de su pontificado, y visitará la sinagoga de Roma el próximo 17 de enero.
  
El documento recuerda que, al margen de la hostilidad externa de las sinagogas oficiales contra los primeros cristianos, la Iglesia primitiva estuvo formada por cristianos judíos y cristianos gentiles, cada uno con sus costumbres, durante los primeros tres siglos.
  
Recuerda también la condena a Marción, por haber afirmado en el siglo II que las Escrituras del Nuevo Testamento reemplazaban y anulaban las del Antiguo. Aun así, durante muchos siglos, la actitud de la Iglesia hacia los judíos estuvo marcada por el desprecio y la hostilidad hasta el Concilio Vaticano II.
  
El proceso de reencuentro histórico se aceleró cuando Juan Pablo afirmó que la Alianza de Dios con el pueblo judío sigue en vigor, y debe ser respetada.
  
El documento confirma, como ya indicó Benedicto XVI, que «la Iglesia católica no desarrolla ni sostiene ninguna misión institucional especifica dirigida a los judíos».
  
Eso no excluye, naturalmente, igual que ante personas de cualquier otra religión, 
«los cristianos están llamados a dar testimonio de su fe en Jesucristo también a los judíos, aunque deben hacerlo de modo humilde y cuidadoso, reconociendo que los judíos son también portadores de la Palabra de Dios, y teniendo en cuenta especialmente la gran tragedia de la Shoah».
 
COMENTARIO DE MILES CHRISTI:
Recapitulamos cuando decíamos que esta noticia fue “UNA CARGA DE PROFUNDIDAD QUE LANZARON CASI SUBREPTICIAMENTE” porque casi no tuvo eco en ningun medio (no profundizaremos en ello). Pero es por eso que resulta más peligrosa aún, toda vez que significa a grandes rasgos que los judíos están más satisfechos con la iglesia conciliar en general y con el pseudo-pontificado de Judas Bergoglio en particular (él ha sido mucho más sionista que Montini y Ratzinger Tauber juntos, y eso que ellos son judíos según la carne). El objetivo que los judíos se trazaron de destruir a la Iglesia y convertirla (al menos en su parte como institución) en una mala imitación está prácticamente logrado: un Cristianismo sin Cruz, que acepta el antidogma de la Shoah (el Holocuento), donde los judíos son los amos. Pero ese triunfo es sólo apariencia, porque la Iglesia Deuterovaticana NO ES LA VERDADERA E INMACULADA IGLESIA UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA, sino la Gran Ramera de la que habla Apocalipsis 17; y no durará porque la Parusía significará el fin del engaño, y esa secta que se aparece Católica sin serlo, será desnudada (esto es, se hará patente a las naciones que era un fraude) y destruida eternamente.
  
Ahora, ¿los judíos forman parte del Plan salvífico de Dios? Sí. Después de todo, son descendientes de Abraham según la carne, fueron los receptores de la Antigua Alianza y a ellos estuvo dirigido inicialmente el Evangelio de Jesús. PERO ellos violaron la Alianza miles de veces (y el pecado de Deicidio fue la peor), y rechazaron a Cristo y su Iglesia, pretendiendo luego destruirla y desacreditarla moviendo persecuciones de fuera y herejías de adentro de la misma, inspirados por el satánico Talmud. Con todo, Dios nuestro Señor es claro que ha permitido que subsistan hasta el presente para que un pequeño remanente se convierta y acepte la Verdad (así debe entenderse III Reyes 19, 18; Isaías 10, 20-23; Romanos 9, 27-29 y 11, 2-5). Y la Iglesia Católica JAMÁS HA ODIADO A LOS JUDÍOS, porque de otra manera no tendría autoridad moral para orar por su conversión, ni de enviar misiones para lograr dicho ideal
  
El Remanente de los judíos se convertirá a la Fe Católica en estos últimos tiempos (quizá dentro de la Gran Tribulación). Así está escrito, y así lo quiere Dios.

1 comentario:

  1. ya que «Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad

    ahhhh jajaja muy ortodoxos esos rabinos si..... me recuerdan a los del vaticano dos..

    ResponderEliminar

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)