Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 11 de julio de 2009

TRASLACIÓN DE LAS SAGRADAS RELIQUIAS DE SAN BENITO ABAD

Dichosos los siervos a los cuales el amo al venir encuentra velando.
(Lucas, 12, 37).

San Benito Abad

San Benito abandonó el mundo a la edad de 14 años para retirarse al desierto. Esforzóse el demonio por encender en su corazón el fuego de las pasiones impuras. Para vencer, San Benito revolcábase entre espinas y zarzas. Su fama de santidad extendióse a lo lejos y le atrajo una multitud de discípulos. Hizo muchos milagros que lo han hecho célebre; mas el mayor de los prodigios fue el establecimiento de su orden, que ha dado un sinnúmero de santos a la Iglesia. Murió hacia la mitad del siglo VI.


MEDITACIÓN SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE DE SAN BENITO


I. Desde que hubo comprendido la vanidad del mundo, retiróse San Benito a la soledad, y allí mortificó su cuerpo mediante continuas austeridades.¡Hace ya tanto tiempo que tú conoces los peligros del mundo, y lo amas todavía! ¡Sabes que es infiel, y en él te fías! ¡Estás persuadido de que no hay recompensa para sus adoradores, y ansiosamente buscas sus favores! Engañó ya a muchos otros con sus falsos bienes; mas, los que antes lo honraban lo desprecian ahora. ¿Por qué no lo dejas? Apenas si tiene el mundo lo que es preciso para engañar; carece de bienes, hasta de bienes frágiles. (San Euquerio).

II. San Benito despreció al mundo, y el mundo le honra; los reyes, los príncipes, numerosos fieles acuden a verlo en la soledad, para encomendarse a sus oraciones o para imitar su género de vida. Tú amas al mundo y él te desprecia; lo desprecias y él te prodiga sus alabanzas. Pareciera que Dios, impaciente por recompensar a sus servidores, no puede esperar la vida futura para hacerlo. ¡Cuán apurada estáis, oh bondad divina, en glorificar a vuestros santos! (San Eusebio).

III. San Benito, vencedor del mundo, lo abandona, y muere en una iglesia en medio de sus religiosos, advertidos por él de la hora de su muerte. ¿Te ha sido revelado cuándo y cómo morirás? Mantente siempre preparado. Los religiosos de este santo son sus hijos y su corona. Tus hijos y tu corona son tus obras: ellas te seguirán hasta el trono de Dios, para acusarte o defenderte.

El amor de la soledad
Orad por la Orden de San Benito.


ORACIÓN

Haced, Os lo rogamos, Señor, que la intercesión de San Benito, abad, nos haga agradables a Vuestra Majestad, y que obtengamos por sus oraciones la que no podemos esperar de nuestros méritos. Por J. C. N. S. Amén.

TRASLACIÓN DE LOS RESTOS DE SAN BENITO


Además del Tránsito o Muerte de San Benito, del día 21 de marzo, la Orden Benedictina celebra en el día de hoy una segunda fiesta en honor de su Fundador, fiesta que, en algunos países lleva el nombre de Solemnidad de San Benito, y en otros Traslación de las Reliquias.

La fiesta de la Traslación conmemora el hecho histórico del hallazgo de los cuerpos de San Benito y de Santa Escolástica, entre los escombros del monasterio de Montecasino, y su solemne traslación a Francia, al monasterio de Fleury. Es, pues, en realidad, fiesta de los dos santos hermanos, si bien sólo lleva el título de San Benito. Sus Reliquias, en rigor, ya no están ni en Fleury ni en Montecasino solamente, sino desparramadas en todos y en cada uno de los numerosos monasterios benedictinos, en los que, constantemente, y en especial en el día de hoy, reciben culto especial.

ORACIÓN

Santísimo Confesor del Señor, Padre y Jefe de los monjes, intercede por nuestra salud. Destierra de esta casa las asechanzas del maligno espíritu. Líbranos de funestas herejías; y de malas lenguas y hechicerías. Pídele al Señor que remedie nuestras necesidades espirituales y temporales. Pide también por la Santa Iglesia Católica y porque mi alma no muera en pecado mortal para que así confiado en tu poderosa intercesión pueda algún día en el Cielo cantar las eternas alabanzas. Amén, Jesús, María y José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)