Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 27 de febrero de 2010

SOBRE LOS SUPUESTOS DERECHOS DE CARLOS HUGO

En España (y en las provinvias de ultramar), los seguidores de un tal Carlos Hugo dizque "de Borbón-Parma" (a lo mejor ese tío es de la familia del isabelino usurpador) afirman que debe ser el Rey de las Españas. Lo que no dicen es que el mencionado traicionó los ideales del Carlismo (Dios, Patria, Fueros, Rey), al aceptar el socialismo.

Carlos Hugo dizque "de Borbón-Parma", traidor al Carlismo 

Recordemos que a la muerte de S. A. R. Javier de Borbón-Parma, Carlos Hugo fue proclamado director del Partido Carlista. Pero como éste (Carlos Hugo) salió de izquierda, Don Sixto Enrique declaró el 22 de Septiembre de 1975 que su hermano era traidor a la Causa. En consecuencia, se fundó la Comunión Tradicionalista Carlista.
Hasta el sol de hoy, el traidor Carlos Hugo sigue proclamándose "Heredero de la Corona", causando confusión entre los españoles. Contra esta insidia izquierdista, S. A. R. Don Sixto Enrique de Borbón avaló esta nota de la Secretaría Política, publicada el día 1 de Octubre de 2003, cuyo texto transcribimos a continuación:

Sobre los supuestos derechos de Carlos Hugo
NOTA DE LA SECRETARÍA POLÍTICA
DE S.A.R. DON SIXTO ENRIQUE DE BORBÓN

 

Ante las informaciones que se han publicado estos últimos días relativas a la asunción por parte de los hijos de Carlos Hugo de Borbón Parma, Carlos Javier y Jaime, de los derechos al trono de la Dinastía carlista, en el curso de un acto celebrado en Arbonne, la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón se ve en la obligación de hacer las siguientes precisiones:

Primera. Carlos Hugo de Borbón Parma carece de cualquier derecho a la sucesión legítima de la monarquía española, por haber traicionado hace casi treinta años los fundamentos de la Tradición española, tal como los definió el Rey Don Alfonso Carlos en el Decreto en que instituyó la Regencia en la persona del padre de aquél, el luego Rey Don Javier:
«I. La Religión Católica, Apostólica Romana, con la unidad y consecuencias jurídicas con que fue amada y servida tradicionalmente en nuestros reinos;
II. La constitución natural y orgánica de los estados y cuerpos de la sociedad tradicional;
III. La federación histórica de las distintas regiones y sus fueros y libertades, integrante de la unidad de la Patria española;
IV. La auténtica Monarquía tradicional, legítima de origen y ejercicio;
V. Los principios y espíritu y, en cuanto sea prácticamente posible, el mismo estado de derecho y legislativo anterior al mal llamado derecho nuevo.»

Segunda. El abandono de esos principios para enrolarse en un aventurerismo antes marxistizante, ahora parece que neoliberal y globalizado, siempre desnortado, y su comportamiento indecoroso en todos los terrenos, inhabilitan a Carlos Hugo para presentarse ante los carlistas y los españoles todos como heredero de la Dinastía legítima y para usar los títulos de la misma.
Tercera. Tras esa defección de su hermano, tan dolorosa, S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón ha conservado el depósito de la Tradición hispánica. Sólo él puede usar los títulos y prerrogativas a que se acaba de hacer referencia. En tal sentido, con discreción pero con firmeza, ha venido actuando como Gran Maestre de la Orden de la Legitimidad Proscrita.
Cuarta. En lo que respecta a sus sobrinos, con gran cautela también, en su Manifiesto de 17 de julio de 2001, dirigido en especial a los carlistas, Don Sixto Enrique escribía: «durante años he esperado con vosotros que mis sobrinos, sus hijos (de Carlos Hugo) Don Carlos Javier y Don Jaime, enarbolasen la bandera de la que yo he sido depositario tras la muerte de mi padre, nuestro llorado Rey Don Javier. No he perdido la esperanza.»

Quinta. Aunque cada vez parezca alejarse más tal esperanza, S.A.R. Don Sixto Enrique nada desearía más que verla confirmada, eso sí, sobre las bases sólidas de la Comunión Tradicionalista de siempre, y no sobre la irresponsable trayectoria de Carlos Hugo.

En Madrid, a uno de octubre de dos mil tres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)