NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

sábado, 15 de marzo de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
    
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. André Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
      
SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA
      
+ EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (XVII, 1-9)

En aquel tiempo, tomó Jesús consigo a Pedro y a Santiago y a Juan, su hermano, y subiendo con ellos solos a un alto monte, se transfiguró en su presencia. De modo que su rostro se puso resplandeciente como el sol, y sus vestidos blancos como la nieve. Y al mismo tiempo les aparecieron Moisés y Elías, conversando con Él de lo que debía padecer en Jerusalén. Entonces Pedro, tomando la palabra, dijo a Jesús: "Señor, bueno es estarnos aquí: si te parece, formemos aquí tres pabellones: uno para Ti, otro para Moisés y otro para Elías". Todavía estaba Pedro hablando cuando una nube resplandeciente vino a cubrirlos. Y al mismo tiempo resonó desde la nube una voz que decía: "Este es mi querido Hijo, en quien tengo todas mis complacencias; a El habéis de escuchar". A esta voz los discípulos cayeron sobre su rostro en tierra y quedaron poseídos de un grande espanto. Mas Jesús se llegó a ellos, les tocó y les dijo: Levantaos y no tengáis miedo. Y, alzando los ojos, no vieron a nadie, sino sólo a Jesús. Y al bajar del monte les puso Jesús precepto, diciendo: "No digáis a nadie lo que habéis visto, hasta tanto el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos".
       
RESUMEN PARA LA VÍSPERA EN LA NOCHE
      
Consagraremos toda la semana próxima a meditar el Evangelio de mañana, que contiene la relación del misterio de la Transfiguración. Meditaremos mañana las dos primeras circunstancias, que son la elección que Jesucristo hizo para transfigurarse: 1º De un lugar apartado y solitario: 2° De una elevada montaña.
    
—En seguida tomaremos la resolución: 1º De no frecuentar el mundo sino por necesidad, y preferir estar a solas con Dios; 2º De desprendernos de todo aquello a que está apegado nuestro corazón. Nuestro ramillete espiritual serán las dos palabras de nuestra meditación: "Jesús condujo a sus Apóstoles a un alto monte".
    
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
     
Transportémonos en espíritu al Tabor, admiremos la elección que Nuestro Señor hace de este lugar solitario y apartado del mundo, de esta alta montaña que se acerca al cielo. En esta doble elección hay dos razones secretas. Pidamos a Nuestro Señor nos dé inteligencia para comprenderlas.
      
PUNTO PRIMERO - ¿POR QUÉ ESCOGIÓ NUESTRO SEÑOR, PARA TRANSFIGURARSE, UN LUGAR APARTADO DEL MUNDO?
     
Por esta elección quiere Nuestro Señor enseñarnos que no es en medio del mundo y de los pasatiempos del mundo en donde Dios se manifiesta al alma y la hace pasar de las miserias del hombre viejo al esplendor y las virtudes del nuevo. Para ver a Dios, oírle, gustarle y ser transformado en Él por su gracia, la primera condición que se requiere es la soledad interior, es decir, el sosiego del alma encerrada al tumulto de las criaturas y abierta a Dios solo y a sus divinas inspiraciones, la paz del recogimiento bajo las miradas de Dios. Mientras nos dejemos llevar de la disipación del espíritu, de las divagaciones de la fantasía, de la preocupación de las novedades, de los apegos del corazón, del tumulto de los pensamientos inútiles; mientras, en fin, no vivamos retirados en la soledad del corazón, Dios no se mostrará a nosotros y será para nosotros como el "dios desconocido" de Atenas. Sus amabilidades y perfecciones infinitas no nos enternecerán; no le amaremos ni tendremos ningún deseo de amarle. Extraños para Dios, no seremos menos extraños para nosotros mismos; no nos conocemos y no encontraremos nada que corregir en nosotros, nada que reformar, ninguna razón para humillarnos, mortificarnos o renunciarnos; y toda nuestra vida se pasará en el olvido de Dios y en la ignorancia de nosotros mismos. ¡Oh disipación, cuánto mal haces al alma! ¡Oh santo recogimiento, cuan necesario le eres! Conducidme, Señor, a la soledad, como a vuestros Apóstoles, y tened allí siempre encerrados mi espíritu y mi corazón.
    
PUNTO SEGUNDO - ¿POR QUE ESCOGE NUESTRO SEÑOR, PARA TRANSFIGURARSE, UNA MONTAÑA ENCUMBRADA?
       
Este elevado lugar, desde donde dominan los Apóstoles los objetos en medio de los cuales vivían antes, significa que, para gozar de Dios, merecer la gracia y santificarse, es necesario tener un corazón levantado sobre todas las cosas sensibles, un corazón más grande y más alto que el mundo; es preciso pisotear lo que antes nos atraía. Mientras tengamos aquí algún apego, mientras haya en la tierra algún objeto que nos encadene, no haremos más que arrastrarnos miserablemente en las mismas vías, y vagar en el laberinto de nuestras miserias, en vez de avanzar en los caminos de la virtud; languideceremos, en vez de vivir y de fortificarnos. Aunque nuestra alma tuviera las alas de la paloma que pedía el Profeta Rey para volar al seno de Dios, mientras quede apegada, aunque no sea más que por un hilo, no hará más que forcejear y atormentarse penosamente alrededor de lo que la detiene, sin tender jamás su vuelo. Pero también, si esta alma tiene, en fin, el valor de romper sus ligaduras, si se deja conducir por Nuestro Señor hasta la cumbre de la montaña, y allí pisotea todos los vanos objetos que amaba, pronto comenzarán para ella los progresos en la perfección. En un solo día y con menos trabajo, hará más camino que el que ha hecho durante el tiempo que arrastraba el peso que la sujetaba. Nada retardará su carrera, nada turbará ni distraerá su marcha; avanzará libremente, pues dice la Imitación de Cristo: "¿Quién más libre que el que nada desea en la tierra?" Si queremos hacernos de todo lo que halaga la vanidad, de todo lo que mantiene la molicie, de todo lo que pica la curiosidad, de las inutilidades que divierten, de las novedades que distraen, de los hombres que disipan; es preciso renunciar a la pasión del placer y del goce y no apegarnos tanto a las comodidades de la vida; es preciso no satisfacer las necesidades sino con discernimiento, no tomar de las cosas más que lo muy necesario y no usar de ellas, por decirlo así, más que ligeramente y de paso, como los soldados de Gedeón, o como Jonatás, que tomaba la miel con la punta de su lanza, sin detenerse. Sobre todo, es preciso desprendernos de nosotros mismos, de nuestros gustos, de nuestro honor, de nuestra propia voluntad y de sus fantasías, de nuestro amor propio y de su ambición, que busca cómo tomar parte en todo lo que se dice encontrarse en todo lo que se hace: es preciso romper con el excesivo cuidado de la salud, que nos hace delicados y difíciles de contentar sobre todo, en lo que contraría y mortifica los sentidos; en fin, es preciso elevarse sobre sí ministro y, so pena de perderse, vaciar el corazón de todo lo que no es Dios. ¿Cómo nos encontramos en este desprendimiento universal? Es esto más grave de lo que se piensa. Pensemos en esto seriamente y trabajemos cada día en realizarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)