NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

sábado, 29 de marzo de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - CUARTO DOMINGO DE CUARESMA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
     
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. Andrés Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
   
CUARTO DOMINGO DE CUARESMA
   
+ EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 1-15)
En aquel tiempo, pasó Jesús al otro lado del mar de Galilea, que es el lago de Tiberíades y, como le siguiese una muchedumbre de gentes porque veían los milagros que hacía con los enfermos, subióse a un monte y sentóse allí con sus discípulos. Acercábase ya la Pascua, que es la gran fiesta de los judíos. Habiendo pues Jesús levantado los ojos y viendo venir hacia Sí a un grandísimo gentío, dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos panes para dar de comer a toda esa gente?” Mas esto lo decía para probarle, pues bien sabía El mismo lo que había de hacer. Respondióle Felipe: “Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno de ellos tome un bocado”. Dícele uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro: “Aquí está un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; mas ¿qué es esto para tanta gente?” Pero Jesús dijo: “Haced sentar a esas gentes”. El sitio estaba cubierto de hierba. Sentáronse, pues, al pie de cinco mil hombres. Jesús entonces tornó los panes y, después de haber dado gracias a su Eterno Padre, repartiólos por medio de sus discípulos entre los que estaban sentados, y lo mismo hizo con los peces, dando a todos cuanto querían. Después que quedaron saciados, dijo a sus discípulos: “Recoged los pedazos que han sobrado, para que no se pierdan”. Hiciéronlo así y llenaron doce cestos de los pedazos que habían sobrado de los cinco panes de cebada, después que todos hubieron comido. Visto el milagro que Jesús había hecho, decían aquellos hombres: “Este, sin duda, es el gran Profeta que ha de venir al mundo”. Por cual, conociendo Jesús que había de venir para llevársele por fuerza y levantarle por rey, huyó Él solo otra vez al monte.
    
RESUMEN DE LA VÍSPERA EN LA NOCHE
     
Mañana meditaremos: 1° En la bondad de Jesucristo al multiplicar el pan material que alimenta al cuerpo: 2° En su bondad, mucho mayor aún, en la multiplicación del pan eucarístico que alimenta al alma.
   
— Tomaremos las siguientes resoluciones: 1º De acompañar nuestras comidas con sentimientos de reconocimiento con la Providencia que nos las da; 2º De honrar la santa Eucaristía por medio de Comuniones más fervorosas y frecuentes, y con visitas al Santísimo Sacramento más regulares y recogidas. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras del Salmista: “¡Cuan bueno es el Señor para con los que tienen un corazón recto!”
   
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
     
Adoremos la ternura de Jesucristo con los pueblos que le siguen en el desierto: su corazón dulcísimo se conmueve al ver sus necesidades y las remedia de una manera verdaderamente milagrosa. Adoremos su bondad, que se muestra más grande aún en la institución del pan eucarístico que alimenta nuestras almas. ¡Oh! ¡Cuán digna es de nuestras alabanzas y de nuestro amor tanta bondad!
     
PUNTO PRIMERO - BONDAD DE NUESTRO SEÑOR EN LA MULTIPLICACIÓN DEL PAN QUE ALIMENTA EL CUERPO
   
Es, sin duda, un gran milagro multiplicar cinco panes y dos peces, hasta satisfacer a cinco mil hombres y llenar todavía doce cestos con las sobras. Todo el pueblo, testigo de tal prodigio, tenía razón para querer proclamar rey al autor de semejante maravilla y llegarse a él para no separarse jamás de su lado. Pero todos los días Jesús renueva y continuará hasta el fin de los siglos renovando un milagro mucho más sorprendente: La multiplicación anual de los granos y de los frutos, hasta hacerlos bastar al alimento de todo el género humano y darle, no solamente lo necesario, sino lo útil, y lo agradable; acción divina que, cada año, hace germinar las semillas, las hace crecer y madurar de manera que provean a todas las necesidades en todos los puntos del globo. Este brillante milagro apenas es notado por los hombres ingratos. Muy pocos dan gracias a Dios por él con verdadera efusión. Muchos llegan aun a servirse de sus favores para ofenderle. Y, sin embargo, ¡Oh prodigio! Tanta ingratitud no debilita su amor, porque siempre derrama su rocío y su calor sobre el campo del pecador y sobre la propiedad del justo. ¡Oh! ¡Cuán bueno es Dios! ¡Cómo cuida de los suyos! ¡Cuán justo es amarle, bendecirle y darle gracias continuamente!
   
PUNTO SEGUNDO - BONDAD DE NUESTRO SEÑOR EN LA MULTIPLICACIÓN DEL PAN EUCARÍSTICO QUE ALIMENTA EL ALMA
    
Hay, en este solo hecho, un mundo de milagros. Aquí Jesucristo multiplica su presencia en tantos puntos como altares hay en que el sacerdote celebra el sacrificio; en tantas hostias, cuantas se contienen en todas las custodias del mundo; en tantas partículas como encierra cada hostia. Aquí Jesucristo se encuentra siempre presente y continúa, después del sacrificio, despreciado, solitario, desconocido, abandonado, abrumado de irreverencias, de profanaciones, de ultrajes y, en medio de todo esto, ruega y se inmola por los hombres que corresponden tan mal a su amor. Se deja distribuir como alimento a todos los que se presentan, aun a los más indignos; se deja llevar a los enfermos que desean recibirlo; hasta en la más humilde cabaña. Acoge a todo el que desea hablarle, llama a los afligidos para consolarlos, a los débiles para sostenerlos, y no hay un momento del día o de la noche en que no se considere feliz con dar audiencias. Pone sus gracias a disposición del que quiera recibirlas, y todo el que recurre a Él puede decirle como Job: “Nada temo mientras estoy cerca de Vos”. ¿Puede el amor ir más lejos? Y en presencia de estos milagros, ¿qué debe hacer el corazón, sino amar y alabar al Dios que tanto ha amado a los hombres, y qué partido debe tomar, sino el de recibirle a menudo y piadosamente? Si su deseo es darse a nosotros, nuestro supremo deseo sea también darnos a Él.