NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

jueves, 6 de marzo de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - VIERNES DESPUÉS DE CENIZA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
         
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. André Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
      
VIERNES DESPUÉS DE CENIZA
        
RESUMEN PARA LA VÍSPERA EN LA NOCHE
      
Conforme al espíritu de la Iglesia, en la meditación de mañana meditaremos sobre la coronación de espinas y admiraremos en esta coronación: 1° Un misterio de padecimiento y de humillación; 2º Una lección preciosa para la salvación.
    
—Tomaremos en seguida la resolución: 1º De aceptar con gusto las mortificaciones y humillaciones que se presenten; 2° De hacer a menudo actos de contrición de nuestras sensualidades y amor propio. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras de San Bernardo: "Tengamos vergüenza de ser un miembro delicado bajo una cabeza coronada de espinas".
     
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
     
Adoremos con respeto profundo a Jesús coronado de espinas después de haber sido cruelmente azotado, presentado a los judíos con una caña en la mano como cetro y un jirón de púrpura sobre las espaldas a modo de manto real. ¡Oh Salvador mío! se quiere ridiculizar de esa manera vuestro reino, pero bajo estas exterioridades injuriosas os reconozco por mi Rey y mi Dios; os venero, os alabo y bendigo bajo este indigno disfraz que el amor que me tenéis os hizo aceptar.
   
PUNTO PRIMERO - LA CORONACIÓN DE ESPINAS ES UN MISTERIO DE PADECIMIENTO Y DE HUMILLACIÓN
   
1º Este es un misterio de padecimientos, porque las espinas son gruesas y agudas, y los soldados las hincan a fuerza de golpes en la santísima cabeza, que es la parte más sensible del cuerpo, y las hacen penetrar tan adentro, que sacan la poca sangre que los azotes habían dejado. De todas partes chorrea la sangre por su rostro adorable que está completamente desfigurado; su santo cuerpo está casi sumergido en el sufrimiento, y la profecía de Isaías se cumplió a la letra: "Desde la planta de los pies hasta la coronilla de la cabeza, no hay en El una parte sin dolor". Acepta con calma y resignación estos atroces dolores, ofreciéndoselos a su Padre por la salud de los hombres. ¡Qué heroico desprendimiento! ¡qué amor tan incomprensible! ¡Oh Jesús! ¿cómo agradeceremos jamás tanta caridad?
   
2° Este es un misterio de humillación. Hacen de este gran Dios un rey de burlas, y le exponen a la mofa pública. Le ponen en la cabeza la corona de espinas, para ridiculizar la corona real que tenía derecho a llevar; en la mano una caña por cetro, sobre las espaldas un pedazo de púrpura por manto real; a más de esto, se arrodillan en su presencia, diciéndole: "Salve, rey de los judíos". Del ridículo se pasa a la crueldad: "¡Quitadle, quitadle de este mundo, crucificadle!" —exclamaba la muchedumbre-"No queremos otro rey que a César". ¡Oh mi Dios y mi verdadero rey! perdón por esos gritos, perdón por esas injurias sacrílegas. Para mí no quiero tener ni otro rey ni otro Dios que a Vos.
   
PUNTO SEGUNDO - ENSEÑANZA QUE DEBEMOS SACAR DEL MISTERIO DE LA CORONACIÓN DE ESPINAS
     
1° Este misterio nos enseña a llorar nuestros pecados. De rodillas, delante de Jesús coronado de espinas, debemos decirnos: "Esta es la obra de mis pecados, ved cuántos dolores e ignominia han costado a mi Dios": y con este pensamiento, ¿es posible no aborrecerlos, no llorarlos y lavarlos con nuestras lágrimas, mezcladas con la sangre; de Jesucristo? ¿Es posible no agregar al dolor del pasado el firme propósito para el porvenir de una vida mejor y más cristiana? 2° Este misterio nos predica la mortificación, pues dice San Bernardo: "Es una vergüenza ser un miembro delicado bajo una cabeza coronada de espinas". Este es un contraste irritante: que el Santo de los santos esté en el padecimiento, y yo en el placer y el pecado; que Jesús entregue su cabeza a las espinas, y yo no pierda ocasión de proporcionarme placeres, mientras puedo hacerlo sin pecar mortalmente. 3º Este misterio nos enseña la humildad, porque la corona de ignominia que lleva Jesús, es la condenación de la de orgullo y ambición que forma uno de nuestros más dulces ensueños. Escogiendo por su parte una corona de humillación, Jesús ha querido decirnos cómo reprueba la pasión de brillar, de exhibirse y ser más que los otros; cuánto, al contrario, alaba a las almas humildes, que, contentas con solo Dios, no buscan las miradas de las criaturas y hacen el bien en secreto, sin ruido y sin pensar en la fama, porque la virtud les es suficiente. Recojamos en lo íntimo de nuestro corazón estas experiencias y enseñanzas, y conformemos a ellas nuestros sentimientos y acciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)