NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

martes, 11 de marzo de 2014

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA - MIÉRCOLES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
    
Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. André Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.
       
MIÉRCOLES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA
     
RESUMEN PARA LA VÍSPERA EN LA NOCHE
     
Como la primera condición para confesarse bien es examinar bien la conciencia, consagraremos a este examen las meditaciones siguientes. Consideraremos mañana: 1º La importancia del examen diario de la conciencia; 2° La importancia del examen preparatorio para la confesión.
    
— En seguida tomaremos la resolución: 1º De hacer exactamente, todas las noches, nuestro examen de conciencia; 2° De poner un especial cuidado para examinarnos bien antes de la Confesión. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras del Salmista: “Examinando mis caminos es como me he convertido a vuestra santa ley”.
  
MEDITACIÓN DE LA MAÑANA
    
1° Adoremos a Nuestro Señor que, para hacernos comprender la importancia del examen de conciencia, nos enseña por sus santos que el hacerlo bien es la señal de los escogidos, y descuidarlo es el carácter de los réprobos. 2º Agradezcámosle un aviso tan útil, y en vista de esto tributémosle toda suerte de homenajes.
   
PUNTO PRIMERO - IMPORTANCIA DEL EXAMEN DIARIO DE CONCIENCIA
    
Todos los Santos y maestros de la vida espiritual están contestes en presentarnos el examen diario de la conciencia como el medio más eficaz de corregir los defectos y de adelantar en la virtud. Aun los filósofos paganos prescribían a sus discípulos que se examinaran cada día sobre estos tres puntos: ¿Qué he hecho; cómo lo he hecho; qué he dejado de hacer? Es que, efectivamente, sin este examen bien hecho cada día, no nos conocemos. Hay en nosotros vicios tan disfrazados, desarreglos tan ocultos, desórdenes tan sutiles, que no se conocen sino a fuerza de serias reflexiones. El alma que no se examina, o que se examina mal, es como una viña descuidada que, por falta de cultivo, se cubre de abrojos y espinas; o como el comerciante que, por no tomarse cada día cuenta de sus negocios, deja empeorar su fortuna sin sospecharlo. Por falta de examen, los vicios crecen en el alma y las virtudes desaparecen; sin que se note, el estado de la conciencia va siempre empeorando; y es tal la ignorancia de sí mismo en que se está, que ni aun se sospecha. El alma desfallece, pierde su fuerza, ya no se pone en guardia contra las tentaciones y las ocasiones peligrosas, y, en este estado, corre a su perdición. Con el examen diario, al contrario, se notan las faltas y se las repara. Cada noche puede uno decir: "Hoy he cometido tal falta, mañana me corregiré; observo en mi corazón tal inclinación mala y voy a combatirla". Cada día dice: "Esta noche tengo que darme cuenta del empleo de mi tiempo, de mi fidelidad a la gracia", y este pensamiento aviva la vigilancia, excita la atención e impide formarse los malos hábitos. Además, la vista de las propias miserias, que el examen diario pone continuamente delante de los ojos, conserva la humildad, aleja la presunción, dispone a confesarse bien, por un conocimiento más claro de las faltas. En fin, el examen diario, cuando va acompañado de la contrición perfecta, como debe ir siempre, pone al alma al abrigo del peligro de una muerte súbita o imprevista, puesto que la contrición suple al Sacramento cuando no se le puede recibir. Examinemos si damos a este ejercicio toda la importancia que merece y si todos los días lo hacemos a una hora determinada.
     
PUNTO SEGUNDO - IMPORTANCIA DEL EXAMEN DE CONCIENCIA ANTES DE LA CONFESIÓN
     
De aquí depende una Confesión santa o una Confesión sacrílega. Si por una falta notable de examen se omite en la acusación un solo pecado mortal, la confesión es sacrílega y la absolución nula: ¿qué cosa más grave? Si al contrario, en cada Confesión, el examen se hace como es debido, la confesión purifica el alma por lo pasado y la hace fuerte para el porvenir. ¿Hay algo más consolador? Sin embargo, ¡Cuántas veces nos sucede que hacemos este examen a la ligera, nos contentamos con una mirada rápida, echada como de paso sobre el tiempo transcurrido desde la última Confesión! Pensemos en esto seriamente. La cosa es de lo más grave: DE AQUÍ DEPENDE NUESTRA ETERNIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)