NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

jueves, 6 de octubre de 2016

NOVENA A SANTA TERESA DE JESÚS, FUNDADORA DE LA ORDEN CARMELITA DESCALZA

La Novena fue escrita por un sacerdote de la Compañía de Jesús, y recibió Imprímatur de la Diócesis de Barcelona en 1856. Y el Arzobispo de Toledo otorgó a cuantos devotamente hicieren la novena, por cada día, cien días de Indulgencia.
  
TIEMPO Y MODO DE HACER LA NOVENA
Los devotos de la estática Santa Teresa de Jesús no necesitan esperar su festividad o algún otro tiempo del año, para explicar su cordial afecto a la seráfica Madre con este corto obsequio. La afectuosa devoción, o la urgencia de alguna aflicción espiritual o temporal prescribirá a los veneradores de esta gloriosísima Santa el tiempo más oportuno para hacer su novenario, pero también podrán escoger los tiempos siguientes: desde el día seis de octubre hasta el día catorce del mismo mes, víspera de su festividad; o nueve dias antes de la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, patrona de la orden que Santa Teresa reformó; o nueve días hasta el día veinte y siete de agosto, día de la transverberación de su corazón; o antes del diecinueve de marzo, el día de San José, al que nuestra santa le tuvo gran confianza y devoción.
   
Estando de rodillas el devoto de la seráfica madre Santa Teresa de Jesús, levantará el corazón a Dios, y se hará presente a la Santísima Trinidad, a Jesús, dulcísimo esposo de la Santa; a María santísima y a toda la corte celestial. Pondrá los ojos de su espíritu en Santa Teresa, a quien dirige la novena, ofreciendo por su intercesión todos los pensamientos, palabras y obras a mayor gloria de Dios.

NOVENA A SANTA TERESA DE JESÚS, FUNDADORA DE LA ORDEN CARMELITA DESCALZA
    
   
Por la señal + de la Santa Cruz; de nuestros + enemigos líbranos, Señor + Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amen.
    
ACTO DE CONTRICIÓN - PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Padre, Criador y Redentor mío, en quien creo, en quien espero, y a quien amo y estimo más que a mi alma, más que a todas las cosas; me pesa, Dios mío, de haber pecado, pésame, Padre mío amorosísimo, de haberos agraviado, pésame de todo corazón de haberos ofendido, por ser quien sois, bondad suma, inmensa e infinita; y digo una y mil veces, Dios mío y Padre mío, que me pesa de haberme apartado de Vos por mis iniquidades. Ayudado de vuestra gracia, propongo firmemente enmendarme, confesarme y primero morir que volver a pecar. Dadme, Dios mío, vuestra gracia; haced por vuestra bondad que en mi corazón arda siempre la llama de vuestro divino amor, a imitación de vuestra escogida y enamorada esposa la santa madre Teresa de Jesús, cuyo inflamado corazón fue traspasado con el dardo de vuestro amor divino, a cuyo honor y gloria consagro la presente novena, y cuyas virtudes deseo imitar en la tierra, para ser después participante de su dicha en el reino de los cielos. Amén.
   
ORACIÓN INICIAL - PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Gloriosísima madre Santa Teresa de Jesús, serafín de las mujeres, modelo perfectísimo de espíritus seráficos, si es para mayor gloria de Dios que yo consiga lo que deseo y pido en esta novena, alcanzadme esta gracia de Jesús vuestro divino Esposo, y si no, dirigid mi petición y pedidle para mí lo que fuere de su mayor agrado, honor vuestro, y bien de mi alma. Amén.
  
DÍA PRIMERO - 6 DE OCTUBRE
   
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien favorecisteis con una fe tan clara de vuestros misterios, que los creía más ciertamente que si los viese con los ojos del cuerpo, quedando tan ilustrada con dicha fe, que le sirvió de lúcida antorcha para caminar segura por las altísimas sendas de favores muy singulares, y tan inflamada que procuró la conversión de todo el mundo; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la fe de vuestra iluminada esposa, una fe viva que me ilustre para creer cuanto me enseña la santa madre Iglesia, me dirija en los pasos interiores de mi espíritu, y me alcance la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
   
Rezar tres Padre nuestros y tres Ave Marías a la Santísima Trinidad, en obsequio del favor singularísimo que recibió Santa Teresa, imprimiéndose este sagrado misterio en su alma de un modo admirable.
   
ORACIÓN
Seráfica y gloriosísima Santa Teresa de Jesús, esposa de Jesucristo, Ángel en la pureza de cuerpo y alma; Arcángel en la solicitud de gravísimos negocios de la mayor gloria de Dios; Principado excelente en la discreción perfecta para el régimen de innumerables almas; Potestad admirable en refrenar los espíritus infernales; Virtud prodigiosa en estupendos milagros; Dominación sagrada en formar de hombres terrenos angélicos espíritus, y ángeles humanos de las mujeres; Trono seráfico en quien descansó vuestro divino esposo Jesús; Querubín luminoso que alumbró con sus escritos al mundo; Serafín fogosísimo, que murió a violencias del amor divino y procuró muerte tan feliz a los mortales; yo me gozo, esposa escogida de Jesús y madre mía amantísima, de los singulares favores con que vuestro finísimo Esposo amó vuestra feliz alma y se desposó con ella, dándoos por arras un clavo sagrado de su mano divina, os encargó el celo de su honra como a fiel esposa suya, os descubrió su apacible y glorioso semblante en tantas ocasiones, os visitó y regaló con inefables secretos, maravillosas visiones y otras gracias en todas líneas admirables, y sobre todo favor, abrasó vuestra alma en el amor divino; confiado en vuestro maternal afecto, imploro vuestra benignísima caridad para que me alcancéis de vuestro omnipotente Esposo, que yo viva una vida verdaderamente cristiana, consiga una muerte dichosa en los brazos de Jesús, en el amparo de María santísima y en vuestra presencia. Espero de vuestra piedad esta gracia, y lo que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, honor vuestro, y bien de mi alma. Amén. (Ahora se hará la petición, alentando la confianza de conseguir lo que se desea por intercesión de esta gloriosísima Santa, a quien su divino esposo Jesús ofreció no negar cosa que ella le pidiese)
  
GOZOS EN HONOR DE LA SERÁFICA MADRE Y DOCTORA SANTA TERESA DE JESÚS
  
Pues del seráfico arpón
Tu corazón fue pavesa,
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Ávila en su clima helado
Te dio cuna, ¿quién creyera
Que de la nieve naciera
Un espíritu abrasado?
Tu apellido hace alusión
A este incendio bien expresa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Eres niña, y tu amor ciego
Hacia el martirio te llama;
No era niña la llama
Que levantó tanto fuego:
Juego fue del niño amor
Con otra niña traviesa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Por la fe, en tan tierna edad
Quieres morir; pero sé
Que no ha de ser por la fe,
Sino por la caridad:
Esa tu ardiente pasión
Es de tu fuego pavesa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Para que todo te cuadre
Logra ser mártir ahora,
Que después serás Doctora
Y serás virgen y madre:
Esta es alta emulación
De la celestial Princesa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Soberanamente altiva
Al monte Carmelo inflamas;
No lo extraño, que las llamas
Siempre suben haca arriba:
De nuevo Vesubio son
Los volcanes que represa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
    
Viendo que en él no tropieza
Tu ardimiento soberano,
Piensas que el monte está llano
Y le añades aspereza:
Con eso a su elevación
Trepa tu ardor más aprisa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
A tus hijas, casa funda
La Corte, el pueblo y ciudad.
¡Oh santa virginidad
Divinamente fecunda!
Toda piadosa afición
En amarla se interesa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Quitóte el amor la vida
Suavemente tirano,
Y te dio muy de antemano
Para matarte, la herida:
Era la respiración
Para un golpe mucha empresa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
En la urna de cristal
Donde está tu corazón,
Causa la palpitación
Continua gota coral:
Quiere romper la prisión
Por irse a la sacra mesa.
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Pues del seráfico arpón
Tu corazón fue pavesa,
Haz que por Dios, oh Teresa,
Arda nuestro corazón.
   
Antífona: Su sabiduría la pregonarán las gentes, y la Iglesia celebrará su gloria.
  
V. Ruega por nosotros, bienaventurada madre Santa Teresa.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Escuchadnos, oh Dios Salvador nuestro, y haced que, al alegrarnos con la fiesta de Santa Teresa, seamos alimentados con el pan de su celestial doctrina y abrasados con los sentimientos de su tierna piedad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

CONMEMORACIÓN DE SAN JUAN DE LA CRUZ, COMPAÑERO FIDELÍSIMO Y COADJUTOR DE LA MADRE SANTA TERESA EN LA FUNDACIÓN DE LOS PADRES CARMELITAS DESCALZOS
   
Antífona: Hijo, esfuérzate y obra varonilmente por la Ley, que por ella serás glorioso.
  
V. Ruega por nosotros, bienaventurado padre San Juan.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que habéis hecho de San Juan de la Cruz, vuestro confesor y Doctor, un amante apasionado de la Cruz y de la perfecta abnegación de sí mismo, concedednos la gracia de llegar, caminando por sus huellas, a la gloria eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
  
En el Nombre del Padre, del Hijo +, y del Espíritu Santo. Amén.  
    
DÍA SEGUNDO - 7 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien fortalecisteis con una esperanza tan segura, que intentó y consiguió obras al parecer humano imposibles, fundó muchos monasterios con las rentas solas de vuestra Providencia, esperó los sucesos prósperos cuando todo el mundo perseguía sus designios, y contra los recelos y temores de hombres en lo humano doctísimos, siguió segura los caminos elevados de su espíritu, firme siempre en vuestras promesas; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la esperanza firmísima de vuestra esposa, una constante esperanza de salvarme, de ejecutar cuanto conduce a vuestra gloria sin temor a respetos humanos, la cual esperanza me asegure la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
  
DÍA TERCERO - 8 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien inflamó de suerte vuestro amor, que parecía un serafín humano, y teniendo su corazón herido y traspasado con el dardo del serafín niño, vivió siempre abrasada en los incendios que hicieron volar al Cielo su feliz alma entre los serafines, quitándole violentamente la vida un ímpetu amoroso; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por el seráfico amor de vuestra esposa, un amor ardentísimo a vuestra majestad, que hiera continuamente mi corazón con los dardos celestiales de inspiraciones fogosas, para que os ame en esta vida sin intermisión y logre la dicha de morir al golpe de algún ímpetu violento del amor divino, y la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA CUARTO - 9 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien disteis un grande celo de la salvación de las almas, como lo muestran tantas almas conducidas a la perfección y a la gloria con los inmensos trabajos de su santa vida, tantos conventos de religiosas perfectas que viven como ángeles de la tierra y han convertido los arenales del siglo en jardines del celestial Esposo, tantos santos religiosos que con su ejemplo y doctrina y laudable celo honran la santa Iglesia y han convertido en paraíso los desiertos; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por el abrasado celo de vuestra esposa, un amor tan perfecto a mis prójimos, que con incansable ardor guie a todos con mis palabras y ejemplos a la gloria eterna, y me facilite la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA QUINTO - 10 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien fortalecisteis con un espíritu heroicamente varonil para que padeciese por vuestra gloria inmensos trabajos; y disteis una paciencia invicta en todos estos, con la cual puso la gloria de esta vida en padecer por vuestro amor, repitiendo con amante y dilatadísimo corazón su sagrado lema “O PADECER O MORIR”; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la invencible paciencia de vuestra esposa, una paciencia tan perfecta, que sea mi consuelo y gloria en los trabajos de esta miserable vida, asegurando la eterna, me incline eficazmente a vivir padeciendo y crucificado con Vos en la cruz, y por ella merezca yo la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA SEXTO - 11 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien disteis una magnánima humildad tan sólida y profunda que pudiese mantener lo celestial y asombroso de su santidad, los singulares dones de gracias muy extraordinarias que gozaba continuamente en su altísima contemplación, y los aplausos que seguían a sus heroicas obras, y portentosos milagros; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la humildad profunda de vuestra esposa, una humildad sólida y verdadera que me dé a conocer mis pecados, alumbre las tinieblas de mi alma, la aparte del aire contagioso de la vanidad y disponga mi corazón a conseguir la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA SÉPTIMO - 12 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien favorecisteis con el altísimo grado de oración, que la colocó entre los querubines y serafines, y la hicisteis iluminada maestra y doctora esclarecida en esta ciencia de los Santos, para que diese reglas seguras a cuantos espíritus caminan por las sendas de la oración, meditación y contemplación en cualquier grado; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la elevadísima oración de vuestra esposa, ser discípulo de esta querúbica y seráfica doctora, y me deis la gracia de aprovechar en su escuela, concediéndome el grado de una oración atenta, ferviente y sólida, que tenga por fruto la observancia perfecta de vuestra santa ley, y me alcance la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA OCTAVO - 13 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien fortalecisteis con un espíritu de rigidísima penitencia, con el cual volvió a poblar el mundo y los desiertos de penitentes y muy santos anacoretas, plantando este espíritu de mortificación en las almas de las doncellas más delicadas y esposas vuestras; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la intercesión de vuestra penitentísima esposa, que me mortifique y castigue con los rigores de una vida verdaderamente cristiana, que abrace muchas austeridades voluntarias de cilicios, ayunos, vigilias, disciplinas y otras semejantes, y así merezca la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días
   
DÍA NOVENO - 14 DE OCTUBRE
   
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración inicial...
     
Jesús mío dulcísimo, Esposo divino de Santa Teresa de Jesús, a quien disteis por madre desde su tierna edad a vuestra Madre santísima y la hicisteis propagadora de su culto, escogiéndola para reformadora de la orden de Nuestra Señora del Carmen, y por cuyos sudores y trabajos reflorecieron innumerables favores del santo monte Carmelo; suplícoos, Jesús mío, me concedáis por la filial y afectuosa devoción de vuestra esposa para con la Virgen Madre, tener por Madre a la Virgen de las vírgenes vuestra Madre santísima, la gracia de servir a su Majestad como verdadero hijo y que con mis ejemplos, súplicas y exhortaciones devotas, gane para fieles siervos e hijos suyos a todos los hombres y mujeres del mundo, y me concedáis la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria vuestra, honor de dicha Santa, y bien de mi alma. Amén.
  
Ahora se dirán los tres Padre nuestros y Ave Marías; la oración y los gozos se rezarán todos los días

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)