NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 2 de noviembre de 2016

LOS QUINCE SALMOS GRADUALES

Presentamos una práctica litúrgica y devocional poco conocida de la mayoría de los fieles y que puede rezarse con mucho fruto espiritual y provecho de los difuntos. Se trata de los 15 Salmos Graduales (o "de la Subida" llamados así por la inscripción hebrea שִׁיר הַמַּעֲלוֹת -Shir hamma'alot-, y en la Septuaginta griega ᾿Οιδὴ τῶν ἀναβαθμῶν. San Jerónimo lo traduce en la Vulgata como "Cánticum Gráduum" y a su vez, Mons. Torres Amat, el Colegio Inglés de Douay y otros lo llaman como "Cánticos Graduales"; aunque Schökel lo vierte como "Cánticos de Peregrinación"), que desde el siglo XIII se recitan en sufragio de los fieles difuntos, para que los viatores, mediante el ejercicio de las virtudes -especialmente la Caridad-, puedan pronto pasar de este valle de lágrimas hacia la Jerusalén celestial (de la cual la peregrinación a Sión temporal es figura), como señala el Cœléste Palmétum:
"figúras fuísse ascensiónis Electórum, qui per gradus virtútum, ac præcípue charitátis, de valle lacrymárum ad cæléstem Jerúsalem ascéndunt".
   
Casi nadie se atreve a negar la davídica paternidad sobre estos salmos, mas su simbología es discutida: Teodoreto de Ciro, San Beda y San Eutimio consideran que representan y anuncian el retorno de los judíos desde Babilonia a Jerusalén, representando el camino del alma desde la cautividad del mundo hacia la visión beatífica en la Gloria; mientras que Guillermo Durando plantea que fueron compuestos para la entrada del Arca de la Alianza al Templo construido por el rey Salomón, de modo que cada descanso en las gradas se recitaba un salmo (el Templo de Salomón tenía quince gradas para su acceso, según San Agustín). El padre Antonio Lobera y Abio, en su libro "El por qué de todas las ceremonias de la Iglesia y sus misterios", plantea que al ser el Arca un tipo o imagen de Santa María, los Quince Salmos prefiguran los quince misterios del Santo Rosario, y cómo darle gracias a Dios Uno y Trino porque nos aparta de todo lo malo y nos conserva en su amistad.
  
Estos salmos son rezados habitualmente antes de Maitines en el coro conventual o capítulo catedralicio (así lo prescribía el Oficio Divino, aunque San Pío X eliminó su obligatoriedad), pero fuera de los precitados lugares, puede ser en cualquier momento del día (desde San Pío V existe esta facultad). Algunos lo rezan al toque de ánimas, o después de las oraciones nocturnas. En este mes de Noviembre, dedicado a la Iglesia purgante, acordémonos especialmente de las Benditas Ánimas del Purgatorio y acostumbrémonos a rezar por ellas frecuentemente. Las ánimas benditas son muy agradecidas y así ejercemos la comunión de los santos en su favor.
 
QUINDÉCIM PSALMI GRADUÁLES
(Ps. 119 usque 133 inclusive)
  
Sicubi recitentur in Choro, congrue dicuntur ante Matutinum diei; extra Chorum vero pro temporis opportunitate. Primi quinque Psalmi dicuntur sine Glória Patri, sed in fine ultimi dicitur Réquiem ætérnam.
 
Psalmus 119
Ad Dóminum cum tribulárer clamávi: et exaudívit me.
Dómine, líbera ánimam meam a lábiis iníquis, et a lingua dolósa.
Quid detur tibi, aut quid apponátur tibi ad linguam dolósam?
Sagíttæ poténtis acútæ, cum carbónibus desolatóriis.
Heu mihi, quia incolátus meus prolongátus est: habitávi cum habitántibus Cedar: multum íncola fuit ánima mea.
Cum his, qui odérunt pacem, eram pacíficus: cum loquébar illis, impugnábant me gratis.
  
Psalmus 120
Levávi óculos meos in montes, unde véniet auxílium mihi.
Auxílium meum a Dómino, qui fecit cælum et terram.
Non det in commotiónem pedem tuum: neque dormítet qui custódit te.
Ecce, non dormitábit neque dórmiet, qui custódit Israël.
Dóminus custódit te, Dóminus protéctio tua, super manum déxteram tuam.
Per diem sol non uret te: neque luna per noctem.
Dóminus custódit te ab omni malo: custódiat ánimam tuam Dóminus.
Dóminus custódiat intróitum tuum, et éxitum tuum: ex hoc nunc, et usque in sǽculum.
  
Psalmus 121
Lætátus sum in his, quæ dicta sunt mihi: In domum Dómini íbimus.
Stantes erant pedes nostri, in átriis tuis, Jerúsalem.
Jerúsalem, quæ ædificátur ut cívitas: cujus participátio ejus in idípsum.
Illuc enim ascendérunt tribus, tribus Dómini: testimónium Israël ad confiténdum nómini Dómini.
Quia illic sedérunt sedes in judício, sedes super domum David.
Rogáte quæ ad pacem sunt Jerúsalem: et abundántia diligéntibus te:
Fiat pax in virtúte tua: et abundántia in túrribus tuis.
Propter fratres meos, et próximos meos, loquébar pacem de te:
Propter domum Dómini, Dei nostri, quæsívi bona tibi.
 
Psalmus 122
Ad te levávi óculos meos, qui hábitas in cælis.
Ecce, sicut óculi servórum in mánibus dominórum suórum,
Sicut óculi ancíllæ in mánibus dóminæ suæ: ita óculi nostri ad Dóminum, Deum nostrum, donec misereátur nostri.
Miserére nostri, Dómine, miserére nostri: quia multum repléti sumus despectióne:
Quia multum repléta est ánima nostra: oppróbrium abundántibus, et despéctio supérbis.
 
Psalmus 123
Nisi quia Dóminus erat in nobis, dicat nunc Israël: nisi quia Dóminus erat in nobis,
Cum exsúrgerent hómines in nos, forte vivos deglutíssent nos:
Cum irascerétur furor eórum in nos, fórsitan aqua absorbuísset nos.
Torréntem pertransívit ánima nostra: fórsitan pertransísset ánima nostra aquam intolerábilem.
Benedíctus Dóminus qui non dedit nos in captiónem déntibus eórum.
Ánima nostra sicut passer erépta est de láqueo venántium:
Láqueus contrítus est, et nos liberáti sumus.
Adjutórium nostrum in nómine Dómini, qui fecit cælum et terram.
 
℣. Réquiem ætérnam dona eis, Dómine.
℟. Et lux perpétua lúceat eis.
   
Postea dicitur flexis genibus:
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
  
Secreto:  Pater noster, qui es in Cælis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cælo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
  
℣. A porta Ínferi.
℟. Erue, Dómine, ánimas eórum.
 
℣. Requiéscant in pace.
℟. Amen.
 
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
  
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
 
Orémus.
ORATIO
Absólve, quǽsumus, Dómine, ánimas famulórum famularúmque tuárum et ómnium fidélium defunctórum, ab omni vínculo delictórum: ut, in resurrectiónis glória, ínter Sanctos et eléctos tuos resuscitáti respírent. Per Chrístum Dóminum nostrum. ℟. Amen.
   
Post Orationem statim dicuntur alii Psalmi Graduales qui sequuntur; et in fine cujuslibet Psalmi dicitur Glória Patri.
  
Psalmus 124
Qui confídunt in Dómino, sicut mons Sion: non commovébitur in ætérnum, qui hábitat in Jerúsalem.
Montes in circúitu ejus: et Dóminus in circúitu pópuli sui, ex hoc nunc et usque in sǽculum.
Quia non relínquet Dóminus virgam peccatórum super sortem justórum: ut non exténdant justi ad iniquitátem manus suas.
Bénefac, Dómine, bonis, et rectis corde.
Declinántes autem in obligatiónes addúcet Dóminus cum operántibus iniquitátem: pax super Israël.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Psalmus 125
In converténdo Dóminus captivitátem Sion: facti sumus sicut consoláti:
Tunc replétum est gáudio os nostrum: et lingua nostra exsultatióne.
Tunc dicent inter gentes: Magnificávit Dóminus fácere cum eis.
Magnificávit Dóminus fácere nobíscum: facti sumus lætántes.
Convérte, Dómine, captivitátem nostram, sicut torrens in Austro.
Qui séminant in lácrimis, in exsultatióne metent.
Eúntes ibant et flebant, mitténtes sémina sua.
Veniéntes autem vénient cum exsultatióne, portántes manípulos suos.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Psalmus 126
Nisi Dóminus ædificáverit domum, in vanum laboravérunt qui ædíficant eam.
Nisi Dóminus custodíerit civitátem, frustra vígilat qui custódit eam.
Vanum est vobis ante lucem súrgere: súrgite postquam sedéritis, qui manducátis panem dolóris.
Cum déderit diléctis suis somnum: ecce heréditas Dómini fílii: merces, fructus ventris.
Sicut sagíttæ in manu poténtis: ita fílii excussórum.
Beátus vir, qui implévit desidérium suum ex ipsis: non confundétur cum loquétur inimícis suis in porta.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
   
Psalmus 127
Beáti, omnes, qui timent Dóminum, qui ámbulant in viis ejus.
Labóres mánuum tuárum quia manducábis: beátus es, et bene tibi erit.
Uxor tua sicut vitis abúndans, in latéribus domus tuæ.
Fílii tui sicut novéllæ olivárum, in circúitu mensæ tuæ.
Ecce, sic benedicétur homo, qui timet Dóminum.
Benedícat tibi Dóminus ex Sion: et vídeas bona Jerúsalem ómnibus diébus vitæ tuæ.
Et vídeas fílios filiórum tuórum, pacem super Israël.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Psalmus 128
Sæpe expugnavérunt me a juventúte mea, dicat nunc Israël.
Sæpe expugnavérunt me a juventúte mea: étenim non potuérunt mihi.
Supra dorsum meum fabricavérunt peccatóres: prolongavérunt iniquitátem suam.
Dóminus justus concídit cervíces peccatórum: confundántur et convertántur retrórsum omnes, qui odérunt Sion.
Fiant sicut fœnum tectórum: quod priúsquam evellátur, exáruit:
De quo non implévit manum suam qui metit, et sinum suum qui manípulos cólligit.
Et non dixérunt qui præteríbant: Benedíctio Dómini super vos: benedíximus vobis in nómine Dómini.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Postea dicitur flexis genibus:
Kýrie, eléison. Christe, eléison. Kýrie, eléison.
  
Secreto:  Pater noster, qui es in Cælis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cælo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
 
℣. Meménto Congregatiónis tuæ.
℟. Quam possedísti ab inítio.
 
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
  
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
 
Orémus.
ORATIO
Deus, cui próprium est miseréri semper et párcere: súscipe deprecatiónem nostram; ut nos, et omnes fámulos tuos, quos delictórum caténa constríngit, miserátio tuæ pietátis cleménter absólvat. Per Christum Dominum nostrum. ℟. Amen.
 
Post Orationem statim, dicuntur alii Psalmi Graduales qui sequuntur; et in fine cujuslibet Psalmi dicitur Glória Patri.
 
Psalmus 129
De profundis clamávi ad te, Dómine: Dómine, exáudi vocem meam:
Fiant aures tuæ intendéntes, in vocem deprecatiónis meæ.
Si iniquitátes observáveris, Dómine: Dómine, quis sustinébit?
Quia apud te propitiátio est: et propter legem tuam sustínui te, Dómine.
Sustínuit ánima mea in verbo ejus: sperávit ánima mea in Dómino.
A custódia matutína usque ad noctem: speret Israël in Dómino.
Quia apud Dóminum misericórdia: et copiósa apud eum redémptio.
Et ipse rédimet Israël, ex ómnibus iniquitátibus ejus.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Psalmus 130
Dómine, non est exaltátum cor meum: neque eláti sunt óculi mei.
Neque ambulávi in magnis: neque in mirabílibus super me.
Si non humíliter sentiébam: sed exaltávi ánimam meam:
Sicut ablactátus est super matre sua, ita retribútio in ánima mea.
Speret Israël in Dómino, ex hoc nunc et usque in sǽculum.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Psalmus 131
Meménto, Dómine, David, et omnis mansuetúdinis ejus:
Sicut jurávit Dómino, votum vovit Deo Jacob:
Si introíero in tabernáculum domus meæ, si ascéndero in lectum strati mei:
Si dédero somnum óculis meis, et pálpebris meis dormitatiónem:
Et réquiem tempóribus meis: donec invéniam locum Dómino, tabernáculum Deo Jacob.
Ecce, audívimus eam in Éphrata: invénimus eam in campis silvæ.
Introíbimus in tabernáculum ejus: adorábimus in loco, ubi stetérunt pedes ejus.
Surge, Dómine, in réquiem tuam, tu et arca sanctificatiónis tuæ.
Sacerdótes tui induántur justítiam: et sancti tui exsúltent.
Propter David, servum tuum, non avértas fáciem Christi tui.
Jurávit Dóminus David veritátem, et non frustrábitur eam: De fructu ventris tui ponam super sedem tuam.
Si custodíerint fílii tui testaméntum meum, et testimónia mea hæc, quæ docébo eos:
Et fílii eórum usque in sǽculum, sedébunt super sedem tuam.
Quóniam elégit Dóminus Sion: elégit eam in habitatiónem sibi.
Hæc réquies mea in sǽculum sǽculi: hic habitábo quóniam elégi eam.
Víduam ejus benedícens benedícam: páuperes ejus saturábo pánibus.
Sacerdótes ejus índuam salutári: et sancti ejus exsultatióne exsultábunt.
Illuc prodúcam cornu David, parávi lucérnam Christo meo.
Inimícos ejus índuam confusióne: super ipsum autem efflorébit sanctificátio mea.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Psalmus 132
Ecce quam bonum et quam jucúndum, habitáre fratres in unum:
Sicut unguéntum in cápite, quod descéndit in barbam, barbam Aaron,
Quod descéndit in oram vestiménti ejus: sicut ros Hermon, qui descéndit in montem Sion.
Quóniam illic mandávit Dóminus benedictiónem, et vitam usque in sǽculum.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Psalmus 133
Ecce nunc benedícite Dóminum, omnes servi Dómini:
Qui statis in domo Dómini, in átriis domus Dei nostri.
In nóctibus extóllite manus vestras in sancta, et benedícite Dóminum.
Benedícat te Dóminus ex Sion, qui fecit cælum et terram.
℣. Glória Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto.
℟. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Postea dicitur flexis genibus:
Kýrie, eléison. Christe, eléison. Kýrie, eléison.
  
Secreto:  Pater noster, qui es in Cælis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cælo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
 
℣. Salvos fac servos tuos.
℟. Deus meus, sperántes in te.
  
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
  
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
 
Orémus
ORATIO
Præténde, Dómine, fámulis et famulábus tuis déxteram cæléstis auxílii: ut te toto corde perquírant, et quæ digne postúlant, conséqui mereántur. Per Christum Dóminum nostrum. ℟. Amen.
  
___+___
  
LOS QUINCE SALMOS GRADUALES
   
Si son recitados en el Coro, se dicen antes de las Maitines; pero fuera del Coro, en el momento que mejor se considere. Los primeros cinco Salmos se recitan sin Glória Patri, pero al final del último de éstos, decir el Réquiem.
  
Salmo 119
Clamé al Señor en mi tribulación, y me atendió.
Libra, oh Señor, mi alma de los labios inicuos, y de la lengua dolosa.
¿Qué se te dará, o qué fruto sacarás de tus calumnias, oh lengua fraudulenta?
El ser traspasada con agudas saetas, vibradas por una mano robusta, y ser arrojada en un fuego devorador.
¡Ay de mí, que mi destierro se ha prolongado! Habitado he entre los moradores de Cedar: largo tiempo ha estado mi alma peregrinando.
Yo era pacífico con los que aborrecían la paz; pero ellos, así que les hablaba, se levantaban contra mí sin motivo alguno.
 
Salmo 120
Alcé mis ojos hacia los montes de Jerusalén, de donde me ha de venir el socorro.
Mi socorro viene del Señor que creó el cielo y la tierra.
No permitirá que resbalen tus pies, oh alma mía; ni se adormecerá aquel que te está guardando.
No por cierto, no se adormecerá, ni dormirá el que guarda a Israel.
El Señor es el que te custodia: el Señor está a tu lado para defenderte.
Ni de día el sol te quemará, ni de noche te dañará la luna.
El Señor te preservará de todo mal: guardará el Señor tu alma.
El Señor te guardará en todos los pasos de tu vida, desde ahora y para siempre.
  
Salmo 121
Gran contento tuve cuando se me dijo: Iremos a la Casa del Señor.
En tus atrios descansarán nuestros pies, oh Jerusalén.
Jerusalén, la cual se va edificando como una ciudad, cuyas partes o habitantes están en perfecta y mutua unión.
Allá subirán las tribus, todas las tribus del Señor, según la ordenanza dada a Israel, para tributar alabanzas al nombre del Señor.
Allí se establecerán los tribunales para ejercerse la justicia, el trono para la casa de David.
Pedid a Dios los bienes de la paz para Jerusalén, y decid: Vivan en la abundancia los que te aman, oh ciudad santa.
Reine la paz dentro de tus muros, y la abundancia en tus torres o palacios.
Por amor de mis hermanos y de mis prójimos, he pedido yo la paz y prosperidad para ti.
Por respeto a la Casa del Señor Dios nuestro te procuré tantos bienes.
 
Salmo 122
A ti, Señor, que habitas en los cielos, levanté mis ojos.
Como los ojos de los siervos están mirando siempre las manos o insinuaciones de sus amos:
Como la esclava tiene fijos sus ojos en la manos de su señora; así nuestros ojos están clavados en el Señor Dios nuestro, para moverle a que se apiade de nosotros.
Apiádate, Señor, ten misericordia de nosotros, porque estamos muy hartos de oprobios:
Llena de ellos está nuestra alma, hecha la mofa de los ricos, y el escarnio de los soberbios.
 
Salmo 123
A no haber estado el Señor con nosotros, confiéselo ahora Israel, a no haber estado el Señor a favor nuestro,
Cuando arremetieron las gentes contra nosotros, nos hubieran sin duda tragado vivos:
Hubiérannos infaliblemente sumergido las aguas, entonces que se inflamó su furor contra nosotros.
Pero ha vadeado nuestra alma el torrente. Seguramente sin el socorro del Señor no hubiera podido vadear unas aguas tan profundas.
Bendito sea el Señor, que no permitió que fuésemos presa de sus rabiosos dientes.
Nuestra alma, o vida, escapó cual pájaro del lazo de los cazadores:
Fue roto el lazo, y nosotros quedamos libres.
Nuestro socorro viene del nombre del Señor, creador del cielo y de la tierra.
  
℣. Dales, Señor, el descanso eterno.
℟. Y brille para ellos la luz perpetua.
   
De rodillas:
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
  
En voz baja:  Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea el tu Nombre. Venga a nos el tu Reino. Hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas, así como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
℣. Y no nos dejes caer en la tentación.
℟. Mas líbranos del mal.

℣. De las puertas del Infierno.
℟. Libra, Señor, sus almas.
 
℣. Descansen en paz.
℟. Amén.
 
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
  
℣. El Señor esté con vosotros.
℟. Y con tu espíritu.
 
Oremos.
  
ORACIÓN
Absolved, os suplicamos, Señor, las almas de vuestros servidores y servidoras, y las de todos los fieles difuntos, de todo vínculo de sus pecados: para que, en la gloria de la resurrección, respiren entre vuestros Santos y elegidos resucitados. Por J. C. N. S. ℟. Amén.
   
Finalicada la Oración, recitar los Salmos Graduales que siguen; y finalizado cada Salmo decir el Glória Patri.
  
Salmo 124
Los que ponen en el Señor su confianza, estarán firmes como el monte de Sion: nunca jamás será derrocado el morador de Jerusalén.
Circuida está Jerusalén de montes, y el Señor es el antemural de su pueblo desde ahora y para siempre.
Porque no dejará el Señor sujeto ya por largo tiempo al dominio de los pecadores el linaje de los justos; para que agobiados no se echen al partido de la iniquidad.
Bendice, oh Señor, a los buenos, y a los rectos de corazón.
Pero a los que se desvían por caminos torcidos, envolverlos ha el Señor con los malhechores. La paz de Dios estará sobre Israel.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Salmo 125
Cuando el Señor hará volver a Sion los cautivos, será indecible nuestro consuelo.
Entonces rebosará de gozo nuestra boca, y de júbilo nuestra lengua.
Diráse entonces entre las naciones: Grandiosas cosas ha hecho por ellos el Señor.
, cosas grandes ha obrado el Señor a favor nuestro: inundados estamos de gozo.
Pero, Señor, libra de la esclavitud a los demás de nuestros hermanos cautivos: vuelvan como torrentes al soplo del Mediodía.
Aquellos que sembraban con lágrimas, segarán llenos de júbilo.
Cuando iban, esparcían llorando sus semillas:
Mas cuando vuelvan, vendrán con gran regocijo, trayendo las gavillas de sus mieses.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Salmo 126
Si el Señor no es el que edifica la casa, en vano se fatigan los que la fabrican.
Si el Señor no guarda la ciudad, inútilmente se desvela el que la guarda.
En vano será el levantaros antes de amanecer: levantaos después de haber descansado, y acudid al Señor los que coméis pan de lágrimas.
Mientras concede Dios el sueño y reposo a sus amados, he aquí que les viene del Señor la herencia, los hijos, las ganancias, y las crías de los ganados.
Como las flechas en mano de un hombre robusto; así los hijos de los justos atribulados.
Dichoso aquel varón que ve cumplidos sus deseos con respecto a tales hijos: no quedará confundido, cuando hubiere de tratar con sus enemigos en las puertas o tribunales.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
  
Salmo 127
Bienaventurados todos aquellos que temen al Señor, que andan por sus santos caminos.
Dichoso tú, oh justo; porque comerás en paz el fruto del trabajo de tus manos: dichoso serás, y todo te irá bien.
Tu esposa será como una parra fecunda en el recinto de tu casa:
Alrededor de tu mesa estarán tus hijos como pimpollos de olivos.
Tales serán las bendiciones del hombre que teme al Señor.
El Señor te bendiga desde Sion, para que contemples los bienes de Jerusalén, y disfrutes de ellos todos los días de tu vida,
Y veas a los hijos de tus hijos, y la paz en Israel.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Salmo 128
Muchas veces me han asaltado los enemigos desde mi tierna edad; dígalo ahora Israel:
Muchas veces me han asaltado desde mi tierna edad; pero no han podido conmigo.
Sobre mis espaldas descargaron crudos golpes los pecadores: por largo tiempo me hicieron sentir su injusticia o tiranía,
El Señor empero que es justo, ha cortado o aplastado la cabeza a los pecadores: confundidos sean, y puestos en fuga todos los que aborrecen a Sion.
Sean como yerba de tejados, la cual antes de ser arrancada, se seca:
De la que nunca llenó su puño el segador, ni sus brazos el que recoge los manojos;
Ni dijeron los pasajeros: La bendición del Señor continúe sobre vosotros, os la deseamos en el nombre del Señor.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
  
De rodillas:
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
  
En voz baja:  Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea el tu Nombre. Venga a nos el tu Reino. Hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas, así como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
℣. Y no nos dejes caer en la tentación.
℟. Mas líbranos del mal.

℣. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia.
℟. Que es desde el principio tu herencia.
 
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
  
℣. El Señor esté con vosotros.
℟. Y con tu espíritu.
 
Oremos.
  
ORACIÓN
Oh Dios, de quien es propio usar siempre de misericordia y de perdón; recibid nuestra súplica, para que a nosotros, y a todos vuestros siervos que se hallan aprisionados con la cadena de sus delitos, los liberte vuestra misericordia, usando con ellos y con nosotros de piedad. Por J. C. N. S. ℟. Amén.
   
Finalicada la Oración, recitar los Salmos Graduales que siguen; y finalizado cada Salmo decir el Glória Patri.
  
Salmo 129
Desde lo más profundo clamé a ti, oh Señor.
Oye, Señor, benignamente mi voz. Estén atentos tus oídos a la voz de mis plegarias.
Si te pones a examinar, Señor, nuestras maldades, ¿quién podrá subsistir, oh Señor, en tu presencia?
Mas en ti se halla como de asiento la clemencia: y en vista de tu Ley he confiado en ti, oh Señor. En la promesa del Señor se ha apoyado mi alma:
En el Señor ha puesto su esperanza.
Desde el amanecer basta la noche espere Israel en el Señor.
Porque en el Señor está la misericordia, y en su mano tiene una redención abundantísima.
Y él es el que redimirá a Israel de todas sus iniquidades.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟.
Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Salmo 130
Oh Señor, no se ha engreído mi corazón, ni mis ojos se han mostrado altivos.
No he aspirado a cosas grandes, ni a cosas elevadas sobre mi capacidad.
Si yo no he sentido bajamente de mí, sino que al contrario se ha ensoberbecido mi ánimo,
Como el niño recién destetado está penando en los brazos de su madre; tal sea la pena dentro de mi corazón.
Espere Israel en el Señor, desde ahora y por siempre jamás.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟.
Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 
   
Salmo 131
Acuérdate de David, oh Señor, y de toda su gran mansedumbre:
De cómo juró al Señor, e hizo voto al Dios de Jacob, diciendo:
No me meteré yo al abrigo de mi casa: no subiré a reposar en mi lecho:
No pegaré mis ojos, ni cerraré mis párpados,
Ni reclinaré mis sienes, hasta que tenga una habitación para el Señor, un tabernáculo para el Dios de Jacob.
Nosotros hemos oído que su morada estaba antes en Silo, tierra de Efrata: la hallamos después en Cariatiarim o Campos de la selva.
Entraremos, pues, en su pabellón: adoraremos la peana de sus pies, y le diremos:
Oh Señor, levántate, y ven al lugar de tu morada, tú y el Arca en que brilla tu santidad.
Revístanse de justicia o santidad tus sacerdotes, y regocíjense tus santos.
Por amor de David, siervo tuyo, no apartes tu rostro de tu Ungido.
Juró el Señor a David esta promesa, que no retractará: Colocaré sobre tu trono a tu descendencia.
Con tal que tus hijos sean fieles a mi alianza y a los preceptos que yo les enseñaré,
Aun los hijos de estos ocuparán tu trono para siempre.
Porque el Señor ha escogido para sí a Sion; la ha elegido para habitación suya, diciendo:
Este es para siempre el lugar de mi reposo: aquí habitaré, porque este es el sitio que me he escogido.
Colmaré de bendiciones a sus viudas; hartaré de pan a sus pobres.
Revestiré a sus sacerdotes de santidad; y sus santos o fieles siervos saltarán de júbilo.
Aquí haré florecer el cetro de David: preparada tengo una antorcha a mi Ungido, esto es, el Mesías que nacerá de su linaje para iluminar al mundo.
A sus enemigos los cubriré de oprobio; mas en él brillará la gloria de mi propia santidad.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟.
Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 
      
Salmo 132
¡Oh cuán buena y cuán dulce cosa es el vivir los hermanos en mutua unión!
Es como el oloroso perfume, que derramado en la cabeza, va destilando por la respetable barba de Aarón,
Y desciende hasta la orla de su vestidura: como el rocío que cae sobre el monte Hermón, como el que desciende sobre el monte Sion.
Pues allí donde reina la concordia, derrama el Señor sus bendiciones y vida sempiterna.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟.
Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 
       
Salmo 133
Ea pues, bendecid al Señor ahora mismo, vosotros todos, oh siervos del Señor.
Vosotros los que asistís en la Casa del Señor, en los atrios del Templo de nuestro Dios,
levantad por las noches vuestras manos hacia el Santuario, y alabad al Señor.
Bendígate desde Sion el Señor que creó el cielo y la tierra.
℣. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espirítu Santo.
℟. Como era en el princípio, y ahora, y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
  
De rodillas:
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
  
En voz baja:  Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea el tu Nombre. Venga a nos el tu Reino. Hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas, así como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
℣. Y no nos dejes caer en la tentación.
℟. Mas líbranos del mal.

℣. Salva a tus siervos.
℟. Que esperan en ti, Dios mío.
 
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
  
℣. El Señor esté con vosotros.
℟. Y con tu espíritu.
 
Oremos.
  
ORACIÓN
Cubrid, Señor, con la diestra de vuestro celestial auxilio a vuestros siervos y siervas; para que con todo su corazón busquen y merezcan conseguir lo que dignamente piden. Por J. C. N. S. ℟. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)