Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 16 de julio de 2021

MES EN HONOR A SANTA ANA (DÍA 16)

Recopilado por el P. Dr. Vicente Alberto Rigoni, Cura Párroco de Santa Ana en Villa del Parque (Buenos Aires), el 12 de Mayo de 1944. Tomado de RADIO CRISTIANDAD.
    
DÍA DECIMOSEXTO
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Dios os salve, ¡oh gloriosa Santa Ana, cuyo nombre significa la gracia de la que fuiste por Dios llena, gracia que distribuís a vuestros devotos. Nosotros, postrados a vuestros pies, os rogamos que aceptéis estos humildes obsequios con los cuales pretendemos honraros, como a madre de nuestra amantísima Madre y Reina y como abuela de nuestro dulcísimo Redentor Jesús. Y Vos, en señal de que os agradan nuestros homenajes, libradnos del maldito pecado alcanzándonos la gracia de modelar nuestra vida conforme a vuestros ejemplos, y obtenednos luz, fervor y constancia para que con la meditación que vamos a hacer, crezcamos en virtud y seamos más y más gratos al Señor. Amén.
     
MEDITACIÓN: Afecto y diligencia de Santa Ana para con María.
Los cuidados de Santa Ana para con su Hija fueron eminentemente santos. Conocida, tal vez por divina revelación, la sublime dignidad a la que María estaba destinada y el grande  amor que Dios le profesaba, a ella se dedicó enteramente: sus cuidados, sus solicitudes, sus pensamientos, sus afectos, su sonrisa, sus besos, sus ternuras, todo fue para Ella.
    
A aquel milagro de santidad, a aquella belleza de Paraíso, a aquella sonrisa de cielo Santa Ana vertía todo su amor y cumplía con inefable alegría todos sus cuidados maternales para con María.
    
¡Hermoso es imaginar  como Santa Ana transfundía sus sentimientos al corazón de aquella graciosa Niña, que se abría a las caricias maternales como el lirio se abre al calor del sol!
    
Admirable ejemplo de armonía espiritual que enseña, a quienes deben tener a su cuidado criaturas inocentes, como deben portarse para conducirlas al Señor por los senderos de la virtud y de la piedad.
    
¡Oh!, si los padres cristianos comenzaran a interesarse por la santificación de su prole, aun antes de recibirla, ¡qué frutos de bendición se cosecharían en la tierra! Ellos con frecuencia son descuidados; y ¿por qué admirarse, si después esa prole es causa de su amargura…? De cualquier modo que sea, recuerda, oh cristiano, que al iniciarse en ti el uso de la razón, ya estabas obligado a honrar y amar con todo tu corazón a Dios, que sin mérito tuyo te dio la existencia, ¿fuiste en esto negligente? ¡Ah!, no tardes. Agradece al Señor, que todavía te da tiempo de cumplir este ineludible deber.
    
Dile hoy mismo con San Agustín: “Haced, Señor, que os conozca y me conozca; para ti, honor; para mí el desprecio”.
   
EJEMPLO: Santa Ana alcanza para sus devotos gracias y favores temporales, como lo demuestra evidentemente en la inesperada curación de S.S. el Papa Gregorio XV.
    
Estaba en los extremos de la enfermedad, los médicos declararon ser un caso perdido, más él tuvo la inspiración de recurrir a Santa Ana.
    
Al instante se hicieron rogativas especiales para obtener la curación del Santo Padre; él por su parte se puso con fe en manos de su poderosa Madre.
    
He aquí que curó de repente, consolando a todos; y que está curación milagrosa fue obtenida por intercesión de Santa Ana lo atestiguan los médicos, los que allí se encontraban y los historiadores de aquel tiempo.
    
Para perpetuar su reconocimiento, el Papa quiso que el 26 de julio de cada año fuese consagrado a festejar y conmemorar a la poderosísima Santa Ana, que de tal modo había intercedido en favor de su causa.
   
OBSEQUIO: Invoquemos a Santa Ana a fin de que nos asista a prestar cuidados espirituales a aquellos a quienes debemos acercarnos.
   
JACULATORIA: Bondadosísima Santa Ana, obtenednos diligencia en la práctica de la virtud.
   
ORACIÓN
¡Oh, humildísima Ana, tan engrandecida hasta encerrar en vos un cielo más espacioso que los cielos mismos!; todas las gentes os bendicen por ser madre de la Inmaculada. Todos los espíritus celestiales y mortales dicen: Bienaventurados los brazos que la sostuvieron, los pechos que la alimentaron, los labios que le imprimieron y recibieron sus primeros y purísimos besos. Mientras todos os tributamos honor y gloria, y a Vos volvemos nuestros ojos, confiados y devotos, ¡ay!, bajad los vuestros hacia nuestros gemidos en este valle de llanto. Atraednos tras el olor de vuestras virtudes sobre todo de vuestra humildad, a fin de que el Señor, hallándonos gratos a sus ojos nos bendiga ahora y siempre. Amén. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
    
℣. Ruega por nosotros, bienaventurada Santa Ana.
℞. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
        
ORACIÓN
Oh Dios, que te dignaste conceder a Santa Ana la gracia de dar al mundo a la Madre de Vuestro Unigénito Hijo, haz, por tu misericordia, que nos ayude junto a Ti la intercesión de aquélla cuya fiesta celebramos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)