Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 11 de julio de 2021

MES EN HONOR A SANTA ANA (DÍA 11)

Recopilado por el P. Dr. Vicente Alberto Rigoni, Cura Párroco de Santa Ana en Villa del Parque (Buenos Aires), el 12 de Mayo de 1944. Tomado de RADIO CRISTIANDAD.

DÍA UNDÉCIMO
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Dios os salve, ¡oh gloriosa Santa Ana, cuyo nombre significa la gracia de la que fuiste por Dios llena, gracia que distribuís a vuestros devotos. Nosotros, postrados a vuestros pies, os rogamos que aceptéis estos humildes obsequios con los cuales pretendemos honraros, como a madre de nuestra amantísima Madre y Reina y como abuela de nuestro dulcísimo Redentor Jesús. Y Vos, en señal de que os agradan nuestros homenajes, libradnos del maldito pecado alcanzándonos la gracia de modelar nuestra vida conforme a vuestros ejemplos, y obtenednos luz, fervor y constancia para que con la meditación que vamos a hacer, crezcamos en virtud y seamos más y más gratos al Señor. Amén.

MEDITACIÓN: Disposición de Santa Ana a los Portentos Divinos.
Virtudes escogidas y singulares enriquecían cada día el corazón de Ana: la fe inquebrantable en aquel Dios que no permitió se apagara la luz de su progenie, el amor más ardiente y la más completa confianza en Él, atraían sobre Ella la plenitud de los celestiales favores.
   
Escrito está que las gracias descienden sobre nosotros según sean nuestras disposiciones. Imaginémonos de cuantas gracias sería colmada Santa Ana cuyo corazón emanaba continuamente, como de un templo, el delicado perfume del más aceptable holocausto.
   
Si para todos es elocuente el ejemplo de nuestra Santa, séalo de un modo especial para las almas generosas y aprendamos cómo el Señor es generoso con las almas que, dotadas de fe ardiente y caridad humilde, se someten agradecidas a sus divinas disposiciones.
    
Dios da sus gracias según la medida del mérito que cada alma tiene ante Él y cuanto más ella se muestra digna de recibirlas, tanto más copiosamente infunde sus gracias, sobre los corazones que le son fieles y les muestra su predilección.
  
Ahora, mira ¡oh cristiano!, cuál es tu paciencia, sin la cual no puedes cumplir la voluntad divina, ni llegar a la posesión del reino eterno. Tú sabes que al Cielo se llega por la senda de muchas tribulaciones. Con que así sufre perseverante las fatigas que de cualquier lado te vengan; sufre porque Dios así lo permite y así lo quiere tu profesión de cristiano.
    
Observa con frecuencia cuánto ha padecido tu divino Maestro y piensa que rehúsa pertenecer al cuerpo el que rehúsa sufrir con la cabeza. Reflexiona especialmente en el premio que te está preparado, considerando que pasan las enfermedades, las persecuciones, las pérdidas, pero que la recompensa es eterna.
   
EJEMPLO: En la ciudad de Borgo en Sicilia una jovencita llamada Lucía enfermó de viruelas quedando ciega de dicha enfermedad. Su madre, convencida de que todos los remedios humanos eran inútiles, la puso bajo la protección de Santa Ana a fin de alcanzar de Ella aquella curación que inútilmente había esperado de la ciencia mediática.
   
A tal fin se postró ante el altar de la Santa y con lágrimas le suplicó fervorosamente restituyera la vista a la pobre ciega.
  
Y Santa Ana, que nunca desoye a quien a Ella recurre con fe inquebrantable, atendió los ruegos de aquella madre.
 
Acabada la súplica y enjugándose las lágrimas, la buena mujer levantóse para volver a su casa, cuando de improviso ve a su lado a la hija, que feliz al ser curada, postróse a los pies de la Santa dándole gracias, le prometió eterno reconocimiento.
   
OBSEQUIO: Recitemos tres Glorias a la Santísima Trinidad para que nos conceda perfecto abandono a su santísima voluntad.
   
JACULATORIA: Dulcísima Santa Ana, hacednos sumisos a las divinas inspiraciones.
   
ORACIÓN
¡Oh invicta Santa Ana, luciente espejo de santa resignación y paciencia!; por aquel fruto bendito de eterna gloria y honor que recibisteis, haced que yo saque provecho de todos los males que afligen esta mísera vida ¡Ah, sì! Por vuestros méritos no me debiliten los trabajos; reciba con gozo y resignación las tribulaciones; y en medio de los sufrimientos, bese siempre la mano que me hiere. Así después de las angustias de esta vida, alegre recibiré la inmarcesible corona que Dios ha preparado para aquellos que con su auxilio soportan la inevitable prueba. Así sea. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
    
℣. Ruega por nosotros, bienaventurada Santa Ana.
℞. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
        
ORACIÓN
Oh Dios, que te dignaste conceder a Santa Ana la gracia de dar al mundo a la Madre de Vuestro Unigénito Hijo, haz, por tu misericordia, que nos ayude junto a Ti la intercesión de aquélla cuya fiesta celebramos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)