NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 4 de diciembre de 2013

ABORTO Y EUGENESIA: LA VERDADERA HISTORIA

Desde SIGNOS DE ESTOS TIEMPOS-FOROS DE LA VIRGEN


El movimiento abortista en EE.UU., que luego se extendió por el mundo, partió de hombres activistas de la eugenesia, que tenían interés en limitar los nacimientos de las razas que consideraban inferiores y problemáticas, en especial los negros, y que luego idearon la estrategia de meter a las feministas – las que al principio eran anti aborto -, en el proyecto de terminar con las leyes que prohibían el aborto.

La eugenesia (cercana a la eutanasia), es una filosofía social que busca la existencia de una raza humana “mejorada” (como la raza aria para los nazis).

Planned Parenthood (Planificación Familiar), la mayor organización abortista del mundo, fue originariamente una asociación eugenésica, y cuando surgió el movimiento pro aborto se plegó a él. Uno de sus iniciadores fue el padre de Bill Gates, hoy Director de la Fundación Bill y Melinda Gates, que financia planes de vacunación en los países del tercer mundo con fines aparentemente de curar algunas enfermedades y que también tiene otros planes para la introducción de la anticoncepción.
 
William Henry Gates II, padre de William Henry Gates III (Bill Gates). Figuró en la abortista y eguenésica Planned Parenthood, y hoy dirige la Fundación Bill y Melinda Gates (especializada en vacunas mortales)

Un reciente libro, que comentamos, cuenta esta historia.

UNA ÉPICA MAL CONTADA

Las feministas han estado diciendo a los hombres que se mantengan fuera del debate sobre el aborto durante décadas. La propiedad de su cuerpo femenino, dicen las activistas, les da el derecho exclusivo de decidir sobre la cuestión.

“No hable si usted no tiene los ovarios”, dijo una representante del estado de Florida a sus colegas masculinos en 2010, mientras debatían un proyecto de ley que requería exámenes de ultrasonido antes de los abortos.

Pero hablar así está en desacuerdo con la historia reciente, sostiene Brian Fisher en su libro reciente “Aborto: La última explotación de la mujer”

El aborto está “más relacionado con los hombres y sus agendas que con las mujeres y sus agendas”, afirma Fisher, co-fundador y presidente de Online for Life, que utiliza la tecnología de Internet para proteger a las mujeres y a los niños del aborto.

Fisher descubre hechos inconvenientes en su libro, que demuestra que la legalización del aborto fue una empresa dominada por los hombres que luego incorporaron a las feministas.

LOS HOMBRES COMENZARON CON LA PROMOCIÓN DEL ABORTO

La cultura piensa que las mujeres lo empezaron y lo promovieron, pero hubo hombres detrás de la escena que estuvieron realmente orquestando todo el proyecto”.

Fisher cita a Bernard Nathanson, el ginecólogo de Manhattan quien se unió a finales de 1960 con el escritor Lawrence Lader para desmantelar las leyes de aborto de Estados Unidos.

Nathanson fue cofundador de la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes de Aborto con Lader en 1969. Pero Nathanson más tarde cambió de bando y habló de las maquinaciones de Lader para poner a las mujeres en el frente y al centro.

“Si vamos a mover el aborto fuera de los libros y en las calles, vamos a tener que reclutar a las feministas” dijo Lader a Nathanson en 1967.

“Friedan tiene que poner sus tropas a esta cosa”, dijo Lader sobre Betty Friedan, la entonces presidente de NOW y autora de “La mística de la feminidad”.

Nathanson dijo a Rosemary Oelrich Bottcher, ex presidenta de Feministas por la Vida, que él y Lader persuadieron a las feministas que el aborto legal era fundamental para sus intereses.

“Tenemos que ver el aborto legal como un asunto de derechos civiles, tema de los derechos básicos de las mujeres”, le dijo Nathanson.

Esa postura fue un cambio total para las feministas, que lucharon contra el aborto en el siglo XIX. La feminista Alice Paul, que escribió la enmienda original de Igualdad de Derechos en 1923, llamaba al aborto

“la explotación máxima de las mujeres” y “matar a las mujeres no nacidas”.

Es cierto que algunas mujeres no necesitaban la insistencia de hombres como Nathanson y Lader para asumir la causa del aborto. Patricia Maginnis hizo campaña por el derecho al aborto en la década de 1960 y se quejaba de que las mujeres no hacían nada para cambiar la ley. Ella le dijo al cofundadorde la American Civil Liberties Union, Morris Ernst, que

“los hombres son los que nos han dado el mayor apoyo.”

LOS HOMBRES DE BUENA EDUCACIÓN Y POSICIÓN SOCIAL ERAN LOS MAS FAVORABLES AL ABORTO


Fisher revela en su libro que la investigación de opinión realizada entre 1960-70 encontró que “hombres, no católicos, de buena educación” eran los más fuertes partidarios de levantar las restricciones al aborto.

Los hombres de clase alta tienen mucho que ganar y muy poco que perder por una flexibilización de las restricciones legales en contra del aborto”, dijo la demógrafa Judith Blake, que revisó los resultados de las encuestas en un artículo de 1971.

Fisher escribe que dos agendas –la de libertad sexual y de la eugenesia– alimentaron el impulso liderado por el hombre para derrocar las leyes estadounidenses que prohíben los abortos.

Hugh Hefner utilizó su Fundación Playboy y la revista para desafiar las leyes del aborto e instó a los lectores a presionar a los legisladores para relajar los límites del aborto.
 
Hugh Hefner, fundador y decano de la pornografía en los Mass Media, apoyó la legalización del aborto.

Hefner, ahora de 87 años, ha dicho que la revolución sexual dio

“libertad a ambos sexos no sólo en el dormitorio, sino en todas partes”.

No todas las feministas aplauden los esfuerzos de Hefner. La jurista Katharine MacKinnon señala que el aborto “no libera a las mujeres, sino que libera la agresión sexual masculina”.

Por eso, escribe,

la Fundación Playboy ha apoyado el derecho al aborto desde el primer día”.

EL ABORTO COMO CARA MÁS ACEPTABLE DE LA EUGENESIA

Fisher también muestra en su libro que los hombres blancos ricos, preocupados por las masas en los países en desarrollo, vieron aborto como una forma de aplacar “el crecimiento en las poblaciones de las que no queremos tener demasiados”, como la juez del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg dijo en una entrevista New York Times en 2009.

“Si nos fijamos en la historia de Planned Parenthood y los hombres que participaron en este proyecto”, dijo Fisher, “ellos estaban intencionalmente tratando de fomentar la propagación de lo que consideraban razas más fuertes, principalmente blancos, y tratando de disminuir las razas que veían como inferiores, sobre todo los negros”.
 
Planned Parenthood sigue la misma línea del grupo supremacista Ku Klux Klan: EXTERMINAR A LOS NO BLANCOS (Recordemos que Margaret Sanger, su fundadora, odiaba a los negros).

La fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger quería acabar con “las malas hierbas humanas” y se rodeó de hombres con ideas afines, el principal de ellos el británico defensor del amor libre Havelock Ellis, un “discípulo amado” de Francis Galton, fundador de la eugenesia. Ellis dirigió a Sanger en sus primeros años de apoyo al aborto, aconsejándole, Fisher escribe, “que la sociedad industrial no estaba lista para cruzar ese umbral”.

Planned Parenthood no apoyó la legalización del aborto hasta 1969, cuando fue dirigido por Alan Guttmacher, MD, un propulsor del control de la población y la eugenesia, que había servido como vice presidente de la Sociedad Americana de Eugenesia.

Frederick Osborn, un filántropo y co-fundador del Consejo de Población y la Sociedad Americana de Eugenesia, vio al aborto como una forma de eliminar tensiones no deseadas de la humanidad.

“El control de la natalidad y el aborto están resultando ser los grandes avances eugenésicos de nuestro tiempo”, dijo en 1974.

“Si hubiera sido propuesto por razones eugenésicas”, admitió, “habría retardado o detenido su aceptación.”

EL ABORTO NO SE TERMINARÁ HASTA QUE LOS HOMBRES SE LEVANTEN

Fisher sostiene que lo que algunos hombres empezaron, otros hombres deben terminar.

No creo que el aborto se termine en Estados Unidos hasta que los hombres no se levanten”, dijo Fisher, cuya organización ha ayudado a salvar más de 1.200 niños del aborto en los últimos tres años.

Fisher cree que los hombres post aborto, una población considerable después de los 55 millones de abortos en Estados Unidos desde 1973,

tienen la mejor oportunidad para avanzar en la causa que afirma la vida, más que cualquier otro grupo”.

Cree que sus honesta su mea culpa y su determinación son lo que se necesita para limitar el aborto legal en Estados Unidos.

Necesitamos que los hombres se pongan de pie, para proteger a las mujeres, proteger a sus familias, proteger a las familias de los otros en su comunidad y liderar”, dice Fisher.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)