NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

sábado, 14 de diciembre de 2013

LA PASIÓN DEL PADRE MANELLI

Traducción del Italiano de la noticia publicada en LA NUOVA BUSSOLA QUOTIDIANA (Aquí está en el idioma original)-  Desde MILES CHRISTI
 
El padre Stefano María Manelli, fundador del Instituto de Frailes Franciscanos de la Inmaculada, intervenido desde el pasado mes de Julio, ha sido mantenido bajo aislamiento total por disposición del Comisario apostólico padre Fidenzio Volpi; ha denunciado a La Nuova Bussola Quotidiana el director de la clínica en la cual el padre Manelli fue intervenido quirúrgicamente. Las palabras del médico desmienten parcialmente la explicación dada por Volpi, a propósito del estado de salud del padre Manelli. 
  
Padre Stefano María Manelli, Fundador de los Franciscanos de la Inmaculada (hoy condenado al ostracismo por orden de Fidencio Volpi -EN ÚLTIMAS, POR BERGOGLIO/FRANCISCO I-).
 
Es este el último acto del tira y afloje mantenido entre el Comisario Apostólico y los frailes franciscanos de la Inmaculada reunidos en torno a su fundador, que en las últimas semanas ha visto un aumento de tensiones que dio lugar a las medidas dramáticas tomadas por el mismo comisario (el 8 de Diciembre pasado, Volpi mandó cerrar el Seminario de los Franciscanos de la Inmaculada y prohibiendo la administración de las Sagradas Órdenes).

Días pasados, el periodista Marco Tosatti publicó en La Stampa el intercambio epistolar entre un fiel cercano al Instituto y el Comisario Volpi.
 
El laico enumeró los hechos que se han sucedido desde el principio de la intervención del Instituto:
 
  1. Despues de haber acusado al padre Stefano María Manelli, fundador del instituto de los Franciscanos de la Inmaculada (FI) de haber desviado a los hermanos de su carisma fundacional, sin explicarse en que consiste ese desvío.
  2. Después de haberles prohibido celebrar el Vetus Ordo, prohibición aún vigente, seguida con obediencia total por parte del instituto, después de haber destituido de sus cargos, transferido y alejado, con furia y precipitación, a los hermanos fieles al carisma de los Padres Fundadores, y de haber promocionado a todos los hermanos que apoyan la "nueva" línea en los diferentes conventos FI diseminados por el mundo.
  3. Después de haber, sin motivo claro, apartado de la enseñanza al padre Apollonio, Procurador General, Presidente del Seminario Teológico y Guardián del convento de Roma-Boccea, y haberlo transferido a Portugal.
  4. Después de haber apartado de la enseñanza al padre Lanzetta, vice-delegado de FI para Italia, superior en Florencia y profesor en el seminario, y haberlo transferido a Austria. 
  5. Después de haber transferido al padre Settimio Manelli y al padre Siano, respectivamente rector y vice-rector del seminario, destituidos de sus cargos y reemplazados por dos hermanos de la "nueva" línea, uno de ellos ni siquiera bachiller en teología.
  6. Después de haber expedido para Africa, de la noche a la mañana, al padre Budani, que estudiaba Derecho Canónico y se le impide continuar sus estudios. 
  7. Después de haber exiliado al padre Stefano, siempre obediente; y de haberle prohibido recibir visitas, incluso de sus familiares, bajo pena de pecado grave, y de haberle prohibido recibir llamadas telefónicas o cualquier contacto directo con el mundo exterior.
  8. Después de todo ésto, por una carta de 27 de noviembre, el padre Fidenzio Volpi, con el apoyo del padre Alfonso Bruno, ha considerado oportuno extender su guerra total también contra los laicos. Y ha suspendido todas las actividades de los laicos pertenecientes a la MIM (Misión de la Inmaculada Mediadora) y de la Tercera Orden Franciscana de la Inmaculada, prohibiendo a los terciarios llevar el hábito.
 
En la respuesta al laico, que Tosatti calificó de "extremadamente dura", el Comisario afirma, entre otras cosas, que "el fundador y Superior General, padre Stefamo Manelli, que ya en Enero de 2012 había evitado tanto el diálogo constructivo con los religiosos que se quejaban por la deriva criptolefebvrista y seguramente tradicionalista, como también mi reciente invitación aclaratoria del pasado 16 de Noviembre en busca de una recompocisión y, al mismo tiempo, a fin de rendir cuentas de todas las operaciones y de todos los bienes muebles e inmuebles del Instituto a cargo de sus familiares e hijos espirituales durante el comisariato, me respondió con un certificado médico extendido por una clínica privada a petición suya, que certifica que todavía se estaba recuperando.

En realidad, estas afirmaciones son en parte desmentidas por una carta con fecha 18 de Noviembre, que obra en nuestro poder y se puede ver abajo de esta nota, dirigida por el Comisario Volpi al Dr. John De Luca, director médico del hospital privado "Villa Floria", en la localidad de Campizillone, en Mignano Montelugo, Provincia de Caserta, en el cual de fundador de los Frailes fue hospitalizado recientemente.
 
De hecho, la clínica había presentado al padre Volpi, "una detallada certificación médica", para demostrar el precario estado de salud del padre Manelli; tanto que el mismo Comisario, en su carta, agradece al profesor De Luca por su profesionalismo, al mismo tiempo que declara haber podido "valorar y apreciar el punto de vista científico" contenido en la certificación.
 
De lo cual se deduce que el Comisario Volpi era plenamente consciente de la gravedad del cuadro y de la imposibilidad de que el padre Manelli pudiera asistir a la reunión aclaratoria de la que habla.

En la misma carta, el padre Volpi agrega a la normal prohibición médica de visitas, otra canónica "conociendo el celo sacerdotal de nuestro hermano temo, en efecto, que impulsado por su deseo de procurar el bien de las almas, tenga la tentación de transgredirla".

Llamamos telefónicamente al Dr. De Luca:

NuovaBQ: ¿Qué nos puede decir de la salud del padre Manelli?
Dr. De Luca: El padre ha sido dado de alta el sábado y regresó a su residencia (el comisario le ha ordenado vivir en la diócesis a la que pertenece el Santuario Casalucense, en Santeliafiumerapido, cerca de Cassino), después de someterse a una cirugía delicada por una formación tumoral. Su estado es estable.

NuovaBQ: El Comisario de los Frailes afirma que el padre Manelli fue hospitalizado por su propia decisión...
Dr. De Luca: Como médico, sigo al padre Stefano desde hace veinte años (el profesor De Luca es terciario franciscano desde hace 10 años).
No tenía ninguna intención de internarse, para no alejarse de sus hermanos. Le impuse la hospitalización, porque su condición lo exigía, y la certificación médica enviada al Comisario aclara la grave situación de su salud. El Comisario puede decir lo que quiera.
Por mi parte, puedo afirmar que durante la internación del padre Stefano, no se ha realizado ninguna forma de caridad cristiana a su favor: no hubo ni una sola llamada del Comisario a fin de asegurarse cuál era el estado de su salud.


NuovaBQ:
En la carta que le envió el Comisario el 18 de Noviembre, dice que es consciente "de la detallada certificación médica" acerca del estado de salud del Padre. ¿Lo puede confirmar?
Dr. De Luca: Ciertamente, él fue informado, de forma exhaustiva, sobre la salud del padre, de lo cual era muy consciente.

NuovaBQ: En la misma carta el Comisario se ha referido a la prescripción sanitaria por la cual se le vedaban las visitas al padre Manelli, ¿de qué se trata?
Dr. De Luca: Es la praxis normal que se sigue en estos casos en todas las clínicas y hospitales del mundo. Pero lo grave es otra cosa.

NuovaBQ: ¿Cuál?
Dr. De Luca: La prescripción canónica emitida por el Comisario sin motivo alguno, que le ordenaba no celebrar la Santa Misa ni confesar durante todo el tiempo de su hospitalización. Un hecho gravísimo que creo no tiene precedentes.
 
 Carta del dictador Volpi al Dr. De Luca, prohibiéndole al Padre Manelli oficiar Misa y confesión durante su convalecencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)