NUESTRO ESTANDARTE

NUESTRO ESTANDARTE
LA CRUZ ES ESTABLE MIENTRAS QUE EL MUNDO DA VUELTAS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS

LOS QUE APOYAN EL ABORTO NO FUERON ABORTADOS
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

miércoles, 14 de octubre de 2015

ORACIÓN A SAN EDUARDO EL CONFESOR, POR LA CONVERSIÓN DE INGLATERRA

San Eduardo el Confesor (de blanco), intercediendo por Ricardo II (Díptico de Wilton, pánel izquierdo)
     
Bienaventurado San Eduardo el Confesor, tú representas al pueblo en quien Gregorio Magno prevé al émulo de los ángeles; tantos reyes santos, tantas vírgenes ilustres, tan egregios obispos y tan excelentes monjes, que fueron gloria suya, son los que hoy forman tu corte. ¿Dónde están ahora los insensatos ante los cuales tú y tu estirpe parecían muertos (cf. Sabiduría III, 2)? La historia debe juzgarse con luces celestiales: Mientras tú y los tuyos reináis perennemente en el Cielo, juzgando a las naciones y dominando a los pueblos (Sabiduría III, 8), las dinastías de tus sucesores en la tierra, por celos contra la Iglesia y abrazando el cisma y la herejía, se han extinguido una en pos de otra, se han vuelto estériles por la cólera de Dios en esa fama inútil de la que no queda rastro alguno en el libro de la vida. 
  
¡Cuánto mejores y más duraderos se nos ofrecen, oh Eduardo, los frutos de la virginidad santa! Enséñanos a ver en el mundo presente la preparación del otro que no tendrá fin, a juzgar los acontecimientos humanos con vistas a sus resultados eternos. Con los ojos del alma, nuestra devoción te busca y te encuentra en tu real Abadía de Westminster, y deseamos contemplar, anticipadamente, tu gloriosa resurrección en el día del Juicio, cuando a tu alrededor, todas esas falsas grandezas reconozcan su vergüenza y su insignificancia. Arrodillados en presencia o espíritu junto a esa tumba, de la cual pretende inútilmente alejar la oración la herejía recelosa, imploramos tu bendición. Presenta a Dios las súplicas que se elevan hoy de todos los puntos del orbe, por las ovejas descarriadas a las que llama la voz del pastor con repetidas instancias en nuestros días para que vuelvan al único redil (San Juan X, 16). 
  
Dom Prósper Gueranger, OSB. El Año Litúrgico (Edición inglesa), Tomo XIV pág. 386. Editorial Loreto Publications (Fitzwilliam, Nueva Hampshire, USA), 2000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tu comentario posee insultos contra Dios y contra la Iglesia, no será publicado.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)