Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 15 de agosto de 2017

SECUENCIA “Índuant Justítiam”, EN HONOR A LA ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN SANTA MARÍA

Secuencia introducida en el Misal Parisino por el Cardenal Louis Antoine de Noailles en 1706.


LATÍN
Índuant justítiam,
Prædícent lætítiam
Qui minístrant Númini.
 
It in suam réquiem,
Infert cœlo fáciem
Arca viva Dómini.
  
Christum, cum huc vénerat,
Quo mater suscéperat,
Non est venter púrior.
  
In quo, dum hinc révocat,
Matrem Christus cóllocat,
Thronus non est célsior.
  
Quæ te, Christe, génuit,
Quæ lacténtem áluit,
Nunc beátam dícimus.
  
Immo, quod credíderit,
Quod sibi vilúerit,
Hinc beátam nóvimus.
 
O præ muliéribus,
Quin et præ cœlítibus,
Benedícta fília.
 
Hauris unde plénior,
Hoc e fonte crébior
Stillet in nos grátia.
 
A Deum ut ádeant,
Per te vota tránseant:
Non fas matrem réjici.
  
Amet tuam Gálliam,
Regi det justítiam,
Plebi pacem súpplici.
Amen. Allelúja.
 
TRADUCCIÓN
Revestidos de justicia
Proclaman la alegría
Los ministros del Altísimo.
  
Yendo a su retiro,
Dirige su faz hacia el Cielo
El Arca viva del Señor.
 
Ningún seno más puro
Que el que recibió a Cristo
Se encontró en este mundo.
 
Ningún trono el más elevado
Este que Cristo a su Madre le ofrece
Luego de llamarla de aquí abajo.
 
A la que te engendró, oh Cristo,
Y con su leche te alimentó,
Nosotros llamamos Bienaventurada.
  
Mas ¡quién podrá creer
Que aquella que se humilló
es la que nosotros proclamamos Bienaventurada!
 
Tú, oh Hija, eres bendita,
Más que las mujeres de la tierra,
Más que los moradores del Cielo.
 
En la fuente de la gracia,
De la cual tú eres llena,
Infúndela en nosotros abundantemente.
 
Para llegar hasta Dios,
Que por ti atiende nuestras oraciones:
Él no puede rechazar a su Madre.
    
Ámete la Galia tuya,
Dale justicia a sus reyes,
Y paz a su pueblo orante.
Amén. Aleluya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)